Guerra Fría

Historia universal contemporánea. EEUU (Estados Unidos). Unión Soviética. Plan Marshall. Guerra de Vietnam

  • Enviado por: Fdelsol
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 13 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información


La Guerra Fría

INTRODUCCION:

Los crímenes de los nazis habían causado al menos un propósito inquebrantable entre los aliados: eliminar el azote del nazismo.

Los propósitos de los aliados eran demasiado divergentes: Churchill deseaba impedir que la Unión Soviética dominara Europa Central y Stalin quería que sus victorias militares y sufrimientos del pueblo ruso fueran pagados en moneda territorial. El nuevo presidente, Harry Truman, al principio se esforzó por llevar adelante el legado de Roosevelt y mantener unida la alianza.

Sin embargo hubo un desvanecimiento en cuanto a los aliados: Estados Unidos y la URSS, los dos grandes situados en la periferia, ahora se enfrentaban en el corazón mismo de Europa.

Truman presidió el comienzo de la Guerra Fría y el desarrollo de la política de contención. Abrazo el Plan Marshall y el Programa de los Cuatro Puntos, por el cual los Estados Unidos dedicaron sus recursos y su economía a la recuperación y el desarrollo de las sociedades distantes.

Stalin aprovecho el debilitamiento de la Europa Occidental y el planeado retiro de las fuerzas norteamericanas para avanzar la frontera soviética 1000 kilómetros al oeste hasta el Elba.

La historia del comienza de la Guerra Fría consistió en hacer frente al hecho de que las tensiones entre la Unión Soviética y los Estados Unidos no habían sido causadas por algún equivoco sino que, de hecho, eran genéricas.

Truman comenzó su presidencia intentando llevar adelante la idea de los Cuatro Policías. Truman estableció un contraste entre la comunidad mundial y el caos, y no vio otra alternativa que la anarquía a la seguridad colectiva global. Se rededicó en la obligación especial de los aliados: conservar su unidad para establecer y mantener un nuevo orden internacional pacifico.

Stalin volvió a su viejo sistema de dirigir su política exterior y exigió el pago por sus victorias en la única moneda que le interesaba: dominio territorial.

Para Stalin la diplomacia no era más que un aspecto de una lucha general e inevitable por definir la relación de fuerzas.

Se puede observar que a partir de la Guerra Fría aparece un nuevo equilibrio del poder en donde hay una reducción numérica de las grandes potencias con Estados Unidos y la Unión Soviética a la cabeza. Vemos claramente que existe una bipolaridad del poder.

El poderío de los Estados Unidos y la Unión Soviética, en comparación de sus actuales o futuros aliados, se ha vuelto tan arrolladoramente superior que tan solo mediante su propio peso preponderante determinan el equilibrio de poder entre ellos. El equilibrio del poder se ha transformado de multipolar a bipolar.

Hay una tendencia hacia un sistema de dos bloques. Como resultado de esta bipolaridad ha desaparecido la flexibilidad del equilibrio del poder. Dos superpotencias, cada una de ellas incomparablemente mas fuerte que cualquier otra potencia o combinación de potencias, se oponen entre sí. La disparidad de fuerzas entre las potencias mayores y menores es tan grande que han perdido fuerzas para poder participar en el papel del equilibrio de poder.

La desaparición del mediador, es otra de las consecuencias de esta bipolaridad del poder, es decir, es otro de los cambios en la estructura del equilibrio de poder.

Hoy Gran Bretaña ya no es capaz de cumplir esa función ("sostenedor de la balanza"), porque la moderna tecnología bélica ha arrebatado a la fuerza naval su incontestable dominio de los mares.

Se puede deducir que la declinación del poder relativo de Gran Bretaña, y su resultante incapacidad para mantener su posición clave en el equilibrio de poder, no es un hecho únicamente atribuible a Gran Bretaña.

El problema de la " Tercera Fuerza". No hay una tercera fuerza que pueda destacarse como "sostenedor del equilibrio de poder".

DESARROLLO:

Orígenes y naturaleza.

La alianza de la Unión Soviética con Gran Bretaña, Estados Unidos y Francia en la II Guerra Mundial era un pacto circunstancial. La convivencia prolongada entre los regímenes comunistas y democráticos se hacía imposible.

El ataque alemán al territorio soviético, en el verano de 1941, provocó un giro de la diplomacia stalinista hacia Gran Bretaña. Tuvo un marcado acento utilitarista: Londres fue requerida por Stalin para que el ejército británico abriese un frente occidental. Esto fue imposible; pero sí consiguió transigencia ante las anexiones a la Unión Soviética, de los territorios de Polonia oriental en 1939 y de los Estados Bálticos en 1940.

Las victorias del ejército soviético se combinaron con una diplomacia, cargada de ambigüedades, que trataba de tranquilizar a británicos y norteamericanos. Moscú garantizaba ante sus aliados la libre determinación de aquellos territorios de los que expulsara a los germanos. La intención real era muy distinta. Después de Yalta (1945), Stalin, Renunciando a la ambivalencia, se negó a la celebración de elecciones libres en Polonia. Churchill, tras este hecho, llegaba al claro convencimiento de que el término democracia tenía una lectura radicalmente distinta para las democracias occidentales y para el bloque soviético. Su idea de unos Estados Unidos de Europa se mostraba inviable. Fue el primero en prever la inmediata política de bloques y sus riesgos inherentes.

Características:

  • La estructuración de un sistema bipolar rígido, en el que no cabían las posiciones intermedias, que alineaba a dos bloques de países agrupados en torno a dos potencias imperiales, Estados Unidos y la Unión Soviética. El mundo de la posguerra había sido preparado para contemplar la hegemonía de los tres grandes, pero el agotamiento del Reino Unido y los graves problemas que le acarreó su proceso descolonizador, le forzaron a descargar paulatinamente sus responsabilidades internacionales en los norteamericanos, que se convirtieron así en los gendarmes occidentales frente al bloque soviético.

  • La tensión permanente entre los dos polos, motivada por la búsqueda del equilibrio estratégico en un mundo profundamente alterado por la II Guerra Mundial y sometido a continuos cambios en la posguerra. La necesidad de una reafirmación permanente del liderazgo de las dos superpotencias, el forzado alineamiento de las demás naciones y el continuo rearme militar e ideológico son las consecuencias más importantes de la búsqueda del equilibrio, que halla en la carrera nuclear su máxima expresión.

  • Una política de riesgos calculados destinada en un primer momento a la contención de los avances del adversario y luego a disuadirle de cualquier acto hostil pero evitando provocar un conflicto de carácter mundial. Esta política condujo a la continua aparición de puntos calientes.

  • Corea, Berlín, Cuba, etc.-, donde los bloques midieron sus fuerzas, dispuestos a reconstruir el "status quo" por la vía de la negociación, en cuanto a la asunción de riesgos fuera excesiva para ambos. La incertidumbre ante las intenciones y la capacidad de resistencia del adversario forzaban a un continuo incremento de la capacidad ofensiva de los bloques; ya que el último riesgo a asumir, presente siempre en los planes de los Estados Mayores, sería la Tercera Guerra Mundial.

  • El papel asignado a la Organización de las Naciones Unidas como foro de discusión entre los bloques, último recurso ante la crisis y escenario de la propaganda de los adversarios. Pese a los efectos negativos del veto, el "directorio mundial" que representaban los miembros permanentes del Consejo de Seguridad y el creciente protagonismo de la Asamblea General y del Secretario, convirtieron a la ONU en una vital plataforma de diálogo en unos años en los que el lenguaje internacional aparecía cargado de connotaciones bélicas.

Evoluciones mundiales de la guerra fría.

Truman y la política de contención (1946-1953).

Churchill reconocía en 1946 la evidencia del control soviético en buena parte de los Estados de Europa central y oriental, detrás de lo que denominó telón de acero.

En 1946, bajo la presión de la ONU, la Unión Soviética tuvo que retirar sus tropas de Irán, donde estaban desde 1941. No obstante, exigió el reconocimiento de la República Popular de Azerbaján, que pasaba a integrarse en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Sin embargo Stalin vio frustrado su proyecto de instalar bases en los Dardanelos, una vieja aspiración de la Rusia zarista.

Después de las peticiones de los dirigentes occidentales, el Presidente de Estados Unidos, Truman, en discurso pronunciado ante la Cámara del Congreso, en Marzo de 1947, anunciaba el cambio de la política exterior de su país. En realidad fue un acto formal. La intervención de Estados unidos en la II Guerra Mundial, había roto su política de distanciamiento de los asuntos europeos. La primera potencia mundial no pudo considerar esa participación como un paréntesis y retraerse del nuevo orden, que en gran medida había gestado. Lo que podemos llamar la doctrina Truman se concretó en el principio de contención del comunismo; así lo demostró en Grecia.

Desde 1946 los británicos luchaban en apoyo de la economía helena contra la guerrilla comunista, el Ejército democrático Griego (ELAS). El cierre de la frontera yugoslava a este movimiento, tras la ruptura de Tito con Moscú en 1948, y el envío de la VI Flota americana al Egeo -aunque no actuó directamente- significaron la salvación: el apuntalamiento de la corona griega. La Unión Soviética veía frustrado su intento de controlar el Egeo y los Balcanes con la instalación en Grecia de una República Popular. En contrapartida Estados Unidos recogían de los británicos, con graves problemas económicos, el control del Mediterráneo y del Próximo Oriente.

En Junio de 1947, el Plan Marshall nacía como una importante iniciativa dentro de la política de contención. Su alcance económico no estaba exento de implicaciones políticas. El colaborador de Stalin, Andrei Jdanov, condenó la iniciativa americana: "El imperialismo americano se esfuerza, como un usurero, en explotar las necesidades de posguerra de los países europeos. Pero tal control económico entraña una dependencia política del imperialismo americano" (Septiembre de 1947).

El Plan Marshall, como hecho eminentemente económico - aunque no exclusivo en su alcance -, fue el disparador histórico de la Guerra Fría. Polonia y Checoslovaquia, aceptaron la ayuda económica norteamericana. Stalin, que no podía consentir fisuras en su bloque, las obligó a retirarse.

Como respuesta al plan norteamericano, la Unió Soviética, arruinada por la guerra, tomó iniciativas. La primera, crear una solidaridad ideológica con sus países satélites. La Oficina de Inteligencia Soviética (Kominform) velaría por su cohesión. Luego, ya en 1949, se configura el COMECOM o CAME, estructura económica autárquica, cuyo objetivo básico y real era el desarrollo económico de la Unión Soviética, a través del control de los países miembros. A veces se presentó como un mercado común.

La sovietización del Este se reafirma por estas dos vías, que tratan de eliminar cualquier influencia norteamericana en la zona. Si 1947 es considerado, casi unánimemente, el año de la ruptura entre Estados Unidos y la Unión Soviética, 1948 se convirtió en el primer año de la guerra fría.

El golpe de Praga.

Después de 1946 Checoslovaquia estuvo regida por gobiernos de coalición. En 1947 aceptaba el plan Marshall, pero fue obligada por la Unión Soviética a la renuncia. El clima de intransigencia comunista desembocó en el Golpe de Praga (1948), que significaba la formación de un gobierno comunista, la eliminación violenta de la oposición política, la destitución del presidente de la República -demócrata y prooccidental- y, por último, se hacía Moscú con el control de la economía más prospera de los países del Este europeo.

La crisis de Berlín.

Uno de los acuerdos adoptados en la Conferencia de Postdam (1945), dividió a Alemania en cuatro zonas de ocupación.

Como efecto de la política de vigilancia mutua a que se sometían las dos superpotencias, nació en la idea en americanos, británicos y franceses, de dotar de una Constitución a Alemania Occidental, dividida en tres partes desde 1945 y a las ¾ partes de Berlín que estaban en su poder. La meta teórica era la reunificación de toda Alemania, en realidad conocían la postura de la Unión Soviética contraria a este fin. A lo más que aspiraban era a la reunificación de sus territorios, y conseguir de esta manera un Estado Tapón, poderoso y coaligado a las potencias occidentales, frente al empuje soviético.

La creación de un Banco estatal único y la aparición del marco como unidad monetaria, en junio de 1948, tuvieron en Moscú una respuesta contundente: el bloqueo terrestre del Berlín occidental, el día 24 del mismo mes. La medida llevó a norteamericanos y británicos a tender dos puentes aéreos militares de abastecimiento a Berlín Oeste. El primero desde Francfort, el segundo desde Hannover. A estos sumaba un tercero de carácter civil desde Hamburgo. Truman amenazó a Stalin con la guerra si esta ayuda era interceptada. Mientras tanto el mundo observaba estremecido la movilización de los ejércitos de ambos bloques y el posterior desarrollo de los acontecimientos. El 12 de Mayo de 1949 Stalin decidió el final del bloqueo. Durante este tiempo, una media de 1400 vuelos diarios abastecieron al Berlín Occidental de todo lo necesario.

En Mayo de1949 nació la República Federal Alemana (RFA) y los soviéticos, a su vez, proclamaron la República Demócrata Alemana (RDA), en Octubre. Dos acontecimientos geopolíticos de extraordinario magnitud en la agudización de la Guerra Fría.

La guerra de Corea.

La salida de Yugoslavia del bloque comunista (1948) pronto se vio contrapesada con el ascenso de Mao-Tse-Tung a la jefatura de China (1949).

La retirada japonesa del territorio chino, después de la II Guerra Mundial dio paso a un conflicto civil (1945-1949), que enfrentó al partido liberal chino Kuo Ming-Tang de Chiang Kai-Check, con el comunista de Mao. Tras los intentos fracasados de un gobierno de coalición, se produjeron las primeras confrontaciones armadas.

El apoyo de la Unión Soviética prestó a Mao desde 1947 fue decisivo para su triunfo. Chiang Kai -Check, derrotado instauró un nuevo Estado en la isla de Formosa (Taiwán): la China Nacionalista, frente a la República Popular China proclamada el 1 de octubre de 1949.

En 1950 la Unión Soviética y China firmaron un doble pacto económico y político. En el primero, Mao devolvía Port Arthur y los ferrocarriles de Manchuria a los soviéticos y a cambio recibía ayude financiera y técnica, especialmente militar. En el segundo se comprometían con los movimientos nacionalistas de Corea e Indochina. El paralelo 38 dividió a la península de Corea en dos zonas ocupadas por la Unión Soviética el Norte y por Estados Unidos el Sur, después de desalojar a los japoneses en 1945. Japón la había retenido, hasta entonces, como dominio desde 1894.

Los soviéticos se negaron a la celebración de elecciones libres, base de la unificación de Corea. Las tropas de ocupación de ambas zonas se retiraron. En el Norte quedaba instalado un régimen comunista en el Sur otro prooccidental y ultra conservador.

El carácter irreconciliable de estos dos regímenes, llevó al ejército del Norte a la invasión del Sur en Junio de 1950. De manera inmediata, el Consejo de Seguridad de la ONU condenaba la agresión y sugería el envío de una fuerza multinacional que actuaría bajo la bandera de este organismo. Esta maniobra fue posible al no estar presente la Unión Soviética, con derecho a veto, en el Consejo. Su ausencia se debía a la actitud de protesta contra la postura de apoyo de Estados Unidos a la China Nacionalista; la única China reconocida por la ONU.

La invasión norcoreana parecía incontenible y Truman ordenó el desplazamiento de tropas norteamericanas desde el Japón. Junto a un ejército de catorce países desembarcaron en las proximidades de Seúl, el día 15 de septiembre. El mando supremo de este contingente, fundamentalmente de tropas americanas, recayó en el general Mac Arthur. Los norcoreanos comenzaron el repliegue hasta la frontera china. Este momento aprovechó Mao para intervenir, alegando la defensa y la supervivencia de su Estado, no reconocido por la ONU.

La intervención del ejército popular chino hizo retroceder a las fuerzas internacionales, hasta el punto que Mac Arthur propuso a Truman el bombardeo atómico de enclaves estratégicos de Manchuria. Mac Arthur fue destituido. El conflicto de Corea había que mantenerlo dentro del marco de una guerra localizada.

Las negociaciones de paz comenzaron en 1951 y no se firmó el armisticio hasta 1953. LA guerra dejó un saldo global de un millón de muertos. El paralelo 38 volvía a ser la línea divisoria de dos Estados que en nuestros días mantienen un enfrentamiento latente.

La OTAN y el pacto de Varsovia.

En un clima de preguerra entre el bloque occidental y el oriental, los países que en 1949 se alineaban en el primero, firmaron el Pacto Atlántico que en 1950 dio lugar a la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN). Fue firmado pro Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Francia, Italia, Bélgica, Países Bajos, Luxemburgo, Portugal, Noruega, Dinamarca e Irlanda. Turquía y Grecia lo harían en 1952, la RFA en 1955 y España en 1982.

La integración de la República Federal Alemana en la OTAN fue el disparador histórico que provocó, que en 1955, la Unión Soviética formará el Pacto de Varsovia. Estuvo éste compuesto originariamente por la Unión Soviética, Hungría, Rumania, Polonia, Bulgaria, Checoslovaquia y Albania. En 1956 se produjo la adhesión de la República Democrática de Alemania.

El Pacto, con fines parecidos a la OTAN, mantuvo diferencias notables con ella, porque también se utilizó para reprimir las disidencias internas en el bloque socialista. Así lo demostraron las intervenciones en Hungría (1956) o Checoslovaquia (1968). Su organización interna era fuertemente centralista; tuvo carácter más restringido que el bloque militar capitaneado por Estados Unidos, pues éstos desplegaron, en otras alianzas militares, su red de defensa por todo el mundo: Organización de Estados Americanos (OEA), Tratado de Defensa del Sudeste de Asia (SEATO), Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos (ANZUS), Organización del Tratado Central (CENTO), localizada en Oriente Medio y Próximo.

Jruschov y la Coexistencia pacífica (1953-1964).

Malenkov, sucesor de Stalin, anunciaba el nuevo eje de la política internacional de su país: le negociación de todos sus problemas. Consecuentemente propugnó para la Unión Soviética el fomento de la industria de bienes de consumo y de la desaceleración de la industria pesada, básica en la fabricación de material bélico, pero no todos estaban de acuerdo: Nikita Jruschev, Secretario del PCUS, desde 1953, consideraba esta política industrial contraria al fomento del poder militar soviético, en plena carrera armamentista con Estados Unidos. El ejército apoyó la caída de Malenkov como presidente de gobierno.

En el XX Congreso del PCUS (1956), Kruschev reafirmaba la orientación de la política internacional, que sin lugar a dudas trascendía cualquier tipo de personalismo. Allí quedó expresado el principio de coexistencia pacífica, basada "en la lucha política, económica e ideológica pero no militar", según sus propias palabras. Los soviéticos promovían el deshielo de las relaciones con el bloque adversario, pero desde una postura de fuerza: poder militar comparable al de Estados Unidos, contactos diplomáticos con líderes de un arco importante de naciones de ideologías variadas, apoyo a los movimientos de liberación nacional de lo que se denominará Tercer Mundo, y lucha por la conquista del poder político de Occidente a través de la mecánica democrática. Esta línea de actuación explica la alternancia de momentos de tensión y coexistencia pacífica del período.

Las elecciones de 1953 llevaron a Eisenhower, representante del ala moderada del Partido Republicano, a la Casa Blanca. Fue un Secretario de Estado, Foster Dulles, quien marcó las directrices de la política exterior. La administración norteamericana siguió en la década de los cincuenta con la política de contención, pero dentro de una nueva estrategia. Dulles formuló la política al borde del abismo, que conllevaba la doctrina de la represalia masiva.

El acercamiento al bloque soviético de los territorios descolonizados o en vías de hacerlo, preocupaban especialmente a Washington. Por ello la presencia norteamericana en antiguas colonias se redobla como expresión de la Teoría del Dominó propuesta por Dulles. Estados Unidos ampararía no sólo a las democracias, sino a cualquier forma de gobierno autoritario o dictatorial contra el comunismo. El caso vietnamita parecía dar argumentos suficientes a la tesis del secretario de Estado norteamericano.

La batalla de Dien-Bien-Fú (1954) significó la derrota del ejército colonial francés de Indochina. El nacionalismo independentista de la zona estuvo amparado por Moscú y Pekín, que consiguieron que las posesiones francesas del Sudeste asiático se convirtieran en cuatro Estados: Camboya, Laos, Vietnam del Sur y Vietnam del Norte, este último bajo un régimen comunista personificado en Ho-Chi-Minh y en el general Giap. Régimen, que en los años setenta, extendió el comunismo a los otros tres Estados citados.

En 1949 la Unión Soviética contaba con la bomba atómica y cuatro años más tarde con la de hidrógeno. La carrera nuclear quedaba abierta en un duelo de capacidad destructiva. En 1956 los soviéticos habían desarrollado la balística intercontinental y en 1957 lanzaron al espacio el primer satélite artificial Sputnik; era el inicio de otra carrera de poder técnico y de prestigio. El gobierno norteamericano replicó con la instalación de cohetes de medio alcance, dotados de cabezas nucleares, en Europa (Gran Bretaña, Italia, Turquía). Asistimos al Equilibrio del Terror. El miedo mutuo a una guerra en la que no habría vencedores ni vencidos. En Ginebra, 1955, las dos grandes potencias entablan conversaciones de desarme nuclear.

En 1959, muerto Foster Dulles, Jruschov se entrevistó en Camp David con Eisenhower: Desarme, negociación, diálogo fueron los términos que definieron el encuentro. En el que no se llegó a ningún avance práctico.

La crisis de Suez.

La nacionalización del Canal de Suez por Egipto en Junio de 1956 debe interpretarse a la luz de la Conferencia de Bandung (1955) y del liderazgo que el Presidente egipcio Nasser ostentaba en el Tercer Mundo afroasiático y panislamista. Desde una postura neutral entre los dos bloques, Egipto se había acercado a Estados Unidos en busca de ayuda económica para la construcción de la presa de Assuan. Foster Dulles quería a cambio un giro significativo de la política de aquel país hacia los intereses norteamericanos. Nasser no transigió y encontró el apoyo que buscaba en la Unión Soviética.

Este acercamiento a Moscú parecía decantar la política exterior egipcia en la línea contraria a Occidente, a pesar de su neutralismo oficial. Eso parecía indicar la colaboración con Argelia en la guerra de la independentista con Francia.

El Canal, construid bajo el II Imperio Francés, se había configurado como una Sociedad francesa con participación egipcia. Problemas económicos en Egipto provocaron la venta de sus acciones a Gran Bretaña. En 1956, el Canal era propiedad de una Sociedad internacional con franceses e ingleses como socios mayoritarios.

Israel estaba cercado por el panislamismo de Nasser. La nacionalización del Canal se consideró como un peligro para su Estado y, en la noche del 29 al 30 de Octubre, los israelitas arrasaron a las tropas egipcias acantonadas en el Sinaí. Tropas de la elite francesa y británicas tomaron el Canal. En Noviembre, el Consejo de Seguridad de la ONU pedía a soviéticos y norteamericanos la mediació0n en Suez. La Unión Soviética se dispuso enviar su flota a la zona, previa autorización turca para surcar los estrechos, y llegó a amenazar a los invasores con utilizar armas atómicas.

Foster Dulles terminó por pedir, contundentemente, a sus aliados que se retiraran de la zona.

Por primera vez las dos superpotencias eran afines en un problema internacional. Egipto recuperaba el control del Canal. Echo que había sido ratificado por el Consejo de Seguridad de la ONU. Los israelíes se replegaron a su territorio y la ONU creaba una fuerza internacional de vigilancia en Suez.

La crisis húngara.

Jruschov, con su declaración sobre los distintos caminos hacia el socialismo en el XX Congreso del PCUS, abría la posibilidad de un comunismo humanizado. Desde este postulado se estableció en Polonia un gobierno nacional comunista (1956), pero siempre dentro de la soberanía limitada, o lo que era lo mismo, dependiente de Moscú.

Alentado por el caso polaco, en Budapest, también en 1956, Imre Nagy protagonizaba, un intento democrático. Nagy contó en su intento con los sindicatos, con un sector del Partido Comunista Húngaro, la Universidad y parte del ejército. Hungría se declaraba neutral, abandonaba el Pacto de Varsovia y pedía la salida del país de las tropas soviéticas.

El Kremlin ante esta postura consideró que el caso húngaro podía provocar una brecha irreparable en la solidez del bloque y el día 5 de noviembre el ejército soviético dominaba Budapest en una lucha desigual con la población. Nagy, sería ejecutado, en Rumania, tras un juicio sumarísimo y secreto.

La tribuna internacional de la ONU condenó la intervención, pero el bloque occidental mantuvo una actitud tibia ente el caso. El paralelismo cronológico con la crisis de Suez pudo contribuir a que así fuera. En última instancia un pacto implícito definía las áreas de influencia de los bloques.

La II crisis de Berlín.

En 1958 Jruschev abría un debate con los antiguos aliados de su país, Berlín debía ser desmilitarizada y proclamada ciudad libre. La Unión Soviética firmaría un pacto de paz, por separado, con la República Democrática Alemana, si en el plazo de seis meses no se iniciaban negociaciones. Tampoco había unidad de criterio sobre la reunificación de las dos Alemanias. El gobierno soviético quería que se produjera por un acuerdo entre los dos Estados, en tanto que Occidente quería un plebiscito libre de todos los alemanes. La diferencia de enfoque estribaba en el hecho de que la población de la RFA era el doble que en la República Democrática Alemana.

El debate hizo crisis en el año 1961. Moscú reiteraba su intención de firmar la paz con la República Democrática Alemana, unilateralmente, lo que significaba la negativa de la unidad alemana. En el mes de agosto se inició la construcción del mundo berlinés, símbolo de la política de bloques. El derribo de un avión espía norteamericano sobre territorio soviético, en 1960, dificultó aún más las relaciones y las conversaciones antinucleares fueron suspendidas.

La crisis Cubana.

El régimen revolucionario cubano que terminó con el poder del dictador Batista (1959), establecía acuerdos económicos y militares con la Unión Soviética en 1960. El 1 de Mayo de 1961, Fidel Castro proclamaba la República Socialista marxista. El Partido Unido, único en el país después de la eliminación de los grupos no comunistas, cambiaría su nombre de Partido Comunista en 1965.

El acercamiento de Castro, en un primer momento, a Estados Unidos hizo dudar sobre las intenciones reales de la revolución que encabezaba. En la actitud hostil de la administración americana hacia la Cuba castrista, que inició muy pronto las nacionalizaciones, se ha buscado el origen del acercamiento al bloque comunista. Esta hostilidad se puso abiertamente de nuevo con el nuevo presidente americano John F. Kennedy (1961). Aunque no aprobó la invasión de la isla por el ejército, consintió operaciones preparadas por la CIAL: un desembarco anti-castrista de exiliados cubanos en bahía Cochinos (abril-1961) que fue un completo fracaso.

En Octubre de 1962 se conoció en la Casa Blanca la existencia en Cuba de rampas de lanzamiento destinadas a cohetes de alcance medio, susceptibles de llevar cabezas nucleares.

Las alternativas que se barajaron fueron: el bombardeo de las bases el desembarco o el bloqueo naval. Prevaleció esta opción que se hizo efectiva el 22 de octubre. El 26, la Unió Soviética admitía la existencia de misiles nucleares en Cuba, matizando su carácter defensivo y su control directo. La situación fue tensa y el mundo temía el estallido inmediato de una guerra nuclear.

Los buques soviéticos que se acercaban al bloqueo, recibieron de Moscú órdenes de volver proa. El 28, las bases habían sido desmanteladas, el día siguiente se retiraron los navíos americanos. Las decisiones de Kruschev habían contado con el pleno respaldo del Soviet Supremo. Kennedy trató de suavizar esta derrota soviética a los ojos del mundo, comprometiéndose a retirar el armamento nuclear de las bases de Turquía. En realidad la medida carecía de importancia estratégica pues el poder operativo nuclear -los cohetes Polaris- era transportado por los submarinos atómicos tipo Nautilus.

El Equilibrio del Terror ante la permanente amenaza de una guerra atómica cimentaba lo que denominaremos Paz Nuclear, una nueva fase, la última, dentro del contexto de la Guerra Fría, que habría paso a la suspensión de experimentos nucleares en 1963, interpretada por Mao como traición ideológica de la Unión Soviética, un paso notable en el distanciamiento chino de Moscú.

Vietnam

Vietnam fue el conflicto mas largo y duro de la guerra fría.

Japón ocupó este territorio durante al segunda guerra mundial, en el momento de la recapitulación el vietminh (movimiento de resistencia anticolonialista, de inspiración comunista) ocupo el vacío de poder, implantando la república popular de Vietnam. Mientras en el sur Gran Bretaña ocupó Saigón aunque la cedió a Francia antigua colonia, esta delineo una estrategia para conquistar el norte y recuperar a su vez toda la península de indochina

La primera guerra de indochina (1946-1954)

Enfrento a Francia con los guerrilleros del vietminh. Fue una guerra de recuperación colonial, esta guerra culmino con la derrota francesa en indochina.

Por los acuerdos de ginebra en julio de 1954 indochina fue dividida en tres estados (Vietnam, laos y Camboya) hasta unas próximas elecciones libres que reunificarían el país. Se reconoció en el norte el régimen comunista de ho chi minh y se preservaron los intereses franceses.

Los orígenes de la guerra de Vietnam

Estados unidos contrario al comunismo en Asia inició una operación de sustitución de Francia como potencia en la zona, para lograrlo derroco al emperador bao-dai en Vietnam del sur e implanto al católico, y más allegado a la ideología estadounidense, ngo dinh diem, esta fue la primera fase. En 1955 se proclamo la república de Vietnam del sur, quedando así dividida Vietnam en dos parte el norte comunista y el sur de apoyo estadounidense. Al elegir un gobernante católico en el sur de Vietnam se encararon las tendencias budistas, mayoritarias en el país, el vietminh aprovechando esta situación constituyo, en 1960, el frente de liberación nacional de Vietnam del sur.

La intervención estadounidense

La acinación de campesinos en el campo y el derrocamiento del jefe católico ngo dinh diem propiciaron la intervención estadounidense, que apoyada por el senado estadounidense se llevo a cabo en 1964 a partir de hay se fueron intensificando el número de tropas y bombardeos, en 1965 la guerra se extendió a laos y Camboya pero la guerrilla era incontrolable y en 1968 estados unidos comenzó a reducir el numero de tropas en Vietnam e intensificando el numero de bombardeos, también abrió una vía al diálogo y en 1973 se acabo el conflicto tras la cumbre de París. Como consecuencia de la guerra las tropas revolucionarias tomaron Saigón, china ingreso en la ONU (1971) y se acabo, a los meses, el conflicto en laos y Camboya. Como mayor consecuencia, los estados unidos sufrieron la mayor derrota militar de su historia.

CONCLUSION:

Cómo conclusión de la Guerra Fría se puede decir que más allá de estos dos bloques se encontraba un tercer mundo, los países no alineados, pero sus respuestas a los conflictos estaban realmente condicionados por algún bloque.

La Guerra Fría evitó una confrontación directa generalizada.

La tensión permanente se puso en marcha, la amenaza militar constante, tanto convencional como nuclear, junto a la confrontación ideológica y la guerra económica.

La Guerra Fría alteró profundamente el tejido social, económico y político del conjunto de países que forman la sociedad internacional y alteró la psicología colectiva de los pueblos.

Una de las causas de esta llamada "Guerra Fría" es la incapacidad de las naciones para cooperar y realizar las políticas pactadas, al acabar la segunda guerra mundial, hacia prever algo por el estilo. Estados unidos temían que URSS sacase partido de Europa y Asia y las sometiese variando así su mercado internacional y la URSS viceversa con lo que ambas estaban en permanente tensión.

El control nuclear pudo establecerse durante la guerra fría por un equilibrio de terror: una cosa es aceptar los riesgos de un ataque convencional; otra muy distinta es provocar con ello nuestra propia y segura destrucción. Además, los miembros del club nuclear internacional eran pocos y sus sistemas políticos permitían minimizar las posibilidades de decisiones suicidas. En esas circunstancias, la eventualidad del aniquilamiento total significó, paradójicamente, garantía de paz. El mundo conoció uno de los períodos históricos más prolongados sin un choque frontal entre grandes potencias.

Todas las definiciones del interés nacional en los asuntos internacionales tienden a la suavidad y a lo irrecusable: todas parecen caer, de una u otra forma, la necesidad de crear un entorno internacional que conduzca a la supervivencia.

BIBLIOGRAFIA:

  • encarta

  • http://www.dibam.cl

  • La Guerra Fría, Ronald Powaski

  • Enciclopedia Aristides Quillet.

  • Atlas de la Historia Universal.

Vídeos relacionados