Guerra de Marruecos

Historia de España contemporánea. Crisis de 1917. Conde de Romanones. Desastre de Annual. Semana trágica

  • Enviado por: Najwara
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

12.1. REGENERACIONISMO Y REVISIONISMO POLÍTICO. CRISIS DE 1909 Y 1917. GUERRA DE MARRUECOS Y DESASTRE DE ANNUAL.

El regeneracionismo se extiende desde 1898 como respuesta al sistema político de la Restauración, el cual, no soluciona nada. Representa a las clases medias y la burguesía, que esta ligada a una pequeña oligarquía. Mas que una filosofía era un planteamiento ético ante la sociedad y la política con 2 respuestas diferentes:

  • Un regeneracionismo político desde dentro del sistema que propone Silvela a Maura y que admitían su seguimiento al sistema ( querían seguir con el sistema canovista, aunque mejorándolo)

  • Salir del sistema, como Joaquín Costa, el cual criticaba el sistema canovista. Era partidario de que desapareciera.

  • El revisionismo es la actuación seguida desde el poder y que pretendía revisar el sistema modificando lo necesario para superar los vacíos y adaptarlo a las nuevas demandas sociales y políticas.

    Crisis de 1917

    La crisis del verano de 1917 puso de golpe todos las cuestiones grandes y pequeñas, que se habían manifestado a lo largo de los años para conseguir una España entre lo “oficial “ y la “real”. Fueron tres revoluciones, aunque no coincidieron todas en las mismas fechas. Todo comenzó con una revolución de los militares, siguió con otra de la burguesía y acabo con la del proletariado. Tras estas crisis la monarquía se debilitó y empezó a formarse una unión de izquierdas que culminaría en 1931.

    Tal vez el punto mas importante, aparte de las Juntas de Defensa y la Asamblea de Parlamentarios, fue la huelga general de 1917, que tenía como principales motivos el atraso que tenia España con el resto de Europa en todos los sentidos. Se intentó poner fin al abaratamiento de las subsistencias, pero Romanones no solucionó nada.

    La política africanista española

    En el siglo XIX, España participo en acciones bélicas en África: la “guerra de África” de 1859-1860 giró en torno a Ceuta, con el general Prim como principal protagonista, y la de 1893, en torno a Melilla y acabó en un tratado hispano-marroquí firmado en Sevilla en 1894.

    A Francia, le interesaba mantener buenas relaciones con España y llegar solamente con ella a un “reparto marroquí”. Para ello colaboro eficazmente en el tratado que regulaba las fronteras del enclave español en el golfo de Guinea y del territorio sahariano de Río de Oro.

    El historiador Jover, señala que, España optó, “a regañadientes” y por necesidad, con una opinión publica mayoritariamente en contra, por embarcarse en la aventura de Marruecos para renovar su prestigio frente a los que en Europa la consideraban una nación moribunda. Habría que añadir que estaban por medio muchos intereses económicos, entre los cuales la minería y la construcción de ferrocarriles eran los incentivos mas poderosos para la oligarquía financiera de la Restauración, que deseaba resarcirse de las perdidas coloniales.

    Desde 1904 la penetración española en Marruecos había sido “pacífica”, sustentada en pactos individuales con las cabilas. Esta fracasó en 1909 y. a partir de entonces, se entró casi por obligación en lo que en los círculos diplomáticos europeos se denominaban ”avispero marroquí”. Lo que en ese año se llamó “guerra de Melilla”- y que provocó la “Semana Trágica” de Barcelona- no fue mas que la respuesta militar del Gobierno para proteger los intereses económicos españoles ante los ataques de las cabilas insumisas.

    Maura envió a Melilla desde Barcelona unidades de refuerzo de Barcelona y Madrid formadas por soldados que habían pasado a la reserva seis años antes, para responder a una agresión de los marroquíes a los trabajadores españoles empleados en la construcción del ferrocarril de la Compañía de Minas del Rif. La campaña socialista en contra se radicalizó y comenzaron los incidentes. El agravamiento de la situación de Marruecos condujo a que las fuerzas obreras -socialistas y anarquistas- proclamasen la huelga general; fue declarado el estado de guerra en Barcelona y entre el 25 de julio y el 1 de agosto se vivieron jornadas de lucha hasta que pudo restablecerse el orden.

    El desastre de Annual

    La guerra llegó en 1921 y con ella el desastre de Annual. La Gran Guerra de 1914-1918 había supuesto para España un forzoso paréntesis en su acción en Marruecos por la misma neutralidad que se había impuesto; pero en 1919, Francia intensificó su acción, apuntando la amenaza de instalarse en toda la región sin respetar sus pactos anteriores con España. En respuesta a esto el gobierno español inició una especie de carrera de toma de posesiones desde las bases de Ceuta y Melilla.

    También entre los marroquíes repercutió el fin de la Gran Guerra porque apareció un nacionalismo revolucionario que se iba a enfrentar simultáneamente con la autoridad “oficial” del sultán y con la administración española.

    El general Dámaso Berenguer, alto comisario de España en Marruecos, fue el encargado de ocupar la zona occidental, y al general Fernández Silvestre, inclinado a tomar iniciativas por cuenta propia y mas antiguo en el escalafón de Berenguer, se le confiaron las operaciones de la zona oriental. Entre 1920 y 1921 se ocuparon importantes posiciones - Xauen, Annual, Sidi, Idris, Abarrán…

    Abd-el Krim, fue reuniendo tribus y cohesionando la resistencia rifeña, y finalmente desencadenaría la ofensiva desde Alhucemas sobre Igueriben, que fue ocupada como Annual. El general Silvestre ordenó la retirada de esta plaza., donde murieron 14000 hombres. A Silvestre le mataron o se suicidó

    Consecuencias de Annual

    Las consecuencias de Annual fueron dilatadas y profundas. Se especulaba sobre determinados mensajes de aliento que habría enviado Alfonso XIII a Silvestre incitándole a actuar en contra de lo convenido con Berenguer.

    En agosto de 1921 se designó al general Picasso para que abriera un expediente gubernativo sobre las responsabilidades de los mandos en la derrota de Annual.

    Importante consecuencia de la guerra y de Annual fue el descrédito final de la Juntas Militares de Defensa. Si a su comienzo habían contado con su simpatía popular, en los años siguientes la fueron perdiendo cuando empezó a comprobarse que el movimiento era un mas para controlar los mandos y adquirir prebendas. La crudeza de las operaciones del Rif y el sacrificio de los soldados que allí luchaban y morían se volvieron en contra de los egoísmos de las Juntas de Defensa, que desaparecieron en 1922.

    Vídeos relacionados