Guerra Civil Española. Dimensión interna e internacional del conflicto español

Historia de España. Desarrollo bélico. Evolución política. Franquismo. Exilio

  • Enviado por: Charini
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad

SUBLEVACIÓN Y GUERRA CIVIL.DESARROLLO MILITAR Y EVOLUCIÓN POLÍTICA. 72 DIMENSIÓN INTERNA E INTERNACIONAL DEL CONFLICTO ESPAÑOL

Del golpe militar a la guerra

Aunque las reuniones conspirativas habían comenzado a finales d 1935, el triunfo electoral del Frente Popular precipitó en los cuarteles los preparativos d la insurrección armada antirrepublicana, d cuya planificación se encargó con gran eficacia el general Mola desde su destino en comandancia Militar d Pamplona.La participación d elementos civiles en la trama del Golpe fue limitada y poco significativa, puesto q los mandos militares se reservaron en todo momentos el protagonismo en la dirección y toma d decisiones.

Los generales conspiradores se proponían derribar el régimen republicano democrático mediante un golpe d fuerza, cuyo objetivo era tomar rápidamente las principales ciudades españolas.El levantamiento comenzó el 17 d julio, pero el fracaso inicial ad los sublevados y la incapacidad del gobierno republicano para derrotarlos durante las 1ª h. convirtiendo el golpe militar en una larga y sangrienta Guerra Civil.

Los apoyos a la sublevación y la movilización popular en defensa d la República

Falangistas, carlistas, monárquicos alfonsinos, la mayoría d la CEDA y parte d la Lliga Catalana fueron las fuerzas políticas q se sumaron ala sublevación.

Los grupos tradicionalmente dominantes impulsaron y financiaron el golpe militar, pues temían perder el control económico y político a causa d las reformas frentepopulistas.Otros sectores sociales q apoyaron a los militares sublevados fueron los pequeños propietarios agrarios castellanos y casi todos los católicos.

Dentro d las fuerzas armadas, la mayor parte d los oficiales y la totalidad d las fuerzas acuarteladas en Marruecos se unieron al alzamiento, mientras q algo + d la mitad d los efectivos del ejército en la Península permaneció leal al gobierno republicano.

El proletariado urbano, los jornaleros y la pequeña burguesía progresista integraron la resistencia popular a la sublevación.El gobierno entregó armas a las organizaciones sindicales y a los partidos proletariados q formaron unidades d combate compuestas x voluntarios civiles denominadas “milicias”.En estas fuerzas se frenó la insurrección militar durante las 1ª semanas d guerra.

Dimensión internacional d la guerra.

La duración y el resultado del conflicto dependieron d la intervención d las potencias extranjeras.

Ambos bandos enfrentados buscaron suministros y armamentos en el exterior.En septiembre d 1936, se alcanzó un compromiso internacional para aislar el conflicto, impedir su expansión a todo el continente, evitar la participación d otros países en la Guerra Civil y prohibir la venta d material bélico a los bandos en lucha.Para ello se creó un Comité d No Intervención al q se adhirieron casi todos los estados europeos.Este acuerdo se convirtió en un farsa continuamente saboteada x Alemania, Italia y la Unión Soviética.

Los sublevados recibieron al ayuda d Italia, Alemania y Portugal.Hitler respondió inmediatamente a la petición d Franco enviando material bélico y aviones, indispensables para el trasporte del ejército d África desde Marruecos hasta la Península.Esta maniobra fue decisiva para la suerte d los sublevados durante las 1º h. del alzamiento.Posteriormente los alemanes mandaron un cuerpo d tropas d combate y + d 600 excelente aviones.Los motivos q impulsaron a Hitler a intervenir fueron económicos y estratégicos.

La Italia fascista d Mussolini también colaboró con tanques, cañones, aeroplanos, munición, combustible y unos 50 mil hombres q lucharon contra las fuerzas leales a la República.Las razones d la ayuda italiana fueron la simpatía ideológica y la posibilidad d ganar un aliado en el área mediterránea.

El bando d Franco pagó los envíos italo-alemanes recibidos a crédito con divisas, materia primas y minerales.Mussolini perdonó generosamente gran parte d la elevada deuda.

El bando republicano solicitó ayuda a Francia y Gran Bretaña.El gobierno conservador británico se negó a exportar armamento x temor al triunfo d una revolución comunista en España y para evitar tensiones con Hitler y Mussolini.El gobierno francés suspendió las entregas presionados Gran Bretaña y x temor a un enfrentamiento con alemanes e italianos.

Al no encontrar auxilio entre las potencias democráticas, el gobierno republicano intentó compara armas a la URSS, con lo q ni siquiera mantenía relaciones diplomáticas.Stalin aprobó el envío d cientos d aviones y carros d combate; los motivos d esta decisión fueron:

  • Compensar la ayuda anterior d Alemania e Italia al bando antirrepublicano.

  • Desviar la atención d las potencias fascistas del área centro-oriental europea.

  • Mantener la credibilidad internacional d al URSS como potencia impulsora d la revolución proletaria a escala mundial, lo q quedaría probado auxiliando a los camaradas del PCE.

Las consecuencias d la ayuda materia soviética, q el gobierno republicano pagó al contado con las reservas d oro y plata depositadas en el Banco d España, fueron trascendentales.En 1º lugar, evitó el hundimiento del ejército republicano, contribuyendo d este modo a prolongar la guerra.En 2º lugar, 73 reforzó al posición d poder e influencia d los comunistas españoles en gobierno republicano.

Los soviético movilizaron la opinión pública izquierdita d Europa y América e impulsaron la creación d las Brigadas Internacionales, una fuerza militar compuesta exclusivamente x voluntarios procedentes d todo el mundo para luchar a favor d la República.

Desarrollo militar del conflicto

Observamos 3 fases en el desarrollo d la Guerra Civil:

Desde el 17 d julio d 1936 hasta mediados d 1937

El general Franco se trasladó en avión desde las islas a Marruecos para ponerse al frente del ejército d África, cuyo efectivos sumaban unos 50 mil hombres entre legionarios y mercenarios marroquíes.Estas tropas cruzaron el estrecho d Gibraltar en aviones alemanes para unirse a los sublevados en Andalucía, q estaban comandados x el general Queipo d Llano.

Las fuerzas sublevadas avanzaron hacia Madrid desde el N. y desde el S, pero fueron detenidas en los alrededores d la capital.Esto supuso un importante revés para los insurrectos, q consideran esencial su conquista x rezones políticas, económicas, diplomáticas, propagandísticas y simbólicas.

Durante las 1ª semanas d combate ya se comprobó q el ejército rebelde superaba en organización, disciplina y suministros al ejército republicano, formado x improvisados batallones mixtos d soldados, guardias y civiles voluntarios.José Miaja y Vicente Rojo fueron los generales + destacados en el bando gubernamental.

En la retaguardia d ambos bandos se procedió a la persecución y ejecución d todos aquellos considerados enemigos.

Desde la mitad d 1937 hasta el verano d 1938

Las tropas d Franco tomaron la iniciativa y conquistaron toda la zona N. peninsular a mediados d 1937.Para quebrar la moral y la capacidad d resistencia del enemigo, los ataques y bombardeos aéreos contra la población civil en Valencia, Madrid y Barcelona.La ciudad vizcaína d Guernica resultó completamente destruida x la aviación alemana, un objetivo carente d interés militar pero con un enorme valor simbólico para el pueblo vasco.

A lo largo d las 1ª semanas d 1938 se produjeron fuertes enfrentamientos en la zona del Ebro; Aragón y Castellón fueron ocupadas x el ejército d Franco, quedando la zona republicana partida en 2 y Cataluña aislada.

Fase final (d julio d 1938 hasta abril d 1939)

El fracaso d la audaz ofensiva planeada x el general Vicente Rojo en el frente del Ebro durante el verano d 1938 dejó a la República prácticamente derrotada, acentuando las disensiones internas entre los partidarios d la resistencia a ultranza y negociación d paz.Aunque Franco rechazó categóricamente esta posibilidad.

En diciembre d 1938 las unidades militares d Franco ocuparon Cataluña y el 28 d marzo d 1939 caía Madrid.La guerra había terminado

Evolución política en la zona republicana

El levantamiento militar provocó en la zona republican un profundo proceso revolucionario.El gobierno presidido desde el 19 d julio d 1936 x José Gira fue incapaz d imponer su autoridad y quedó desplazado d hecho x nuevos centros d poder revolucionario d carácter local o regional.En pueblos, ciudades y provincias d la España republicana surgieron espontáneamente diferentes comités revolucionarios populares q tomaron las decisiones políticas, económicas y militares x su cuenta.

Desde el principio, el bando republicano careció d unidad política y con el tiempo las divisiones internas entre los distintos partidos políticos y fuerzas sindicales se acentuaron.Anarquistas y comunistas llegaron incluso a enfrentarse con las armas.

Los anarquistas entendían q vencer la guerra y completar la revolución económico-social debían ser procesos paralelos e inseparables.Impulsaron la colectivización d la tierra, d forma q la comunidad local explotara los campos repartiéndose los beneficios y excedentes agrarios d acuerdo con el trabajo realizado x cada individuo y según sus necesidades familiares.Muchas fabricas fueron socializadas y pasaron a ser controladas x comités sindicales.

Los comunistas y los socialistas consideraban q el desarrollo d la revolución impedía una lucha eficaz y preferían aplazar la liquidación del sistema capitalista hasta derrotar al enemigo.

Largo Caballero intentó posponer la experiencia revolucionaria, frenar la colectivización d los medios d producción, reforzar la disciplina militar y concentrar todos los esfuerzos en vencer la guerra.

El PCE, gracias al respaldo d la URSS, fue incrementando poco a poco su influencia, situando a sus hombres en puestos clave e imponiendo así sus decisiones militares, ideológicas y políticas en la zona. republicana.Esta tendencia de acentuó con la llegada a la presidencia del gobierno del socialista Juan 74 Negrín en muyo d 1937.

Una d las + destacadas y carismática figuras del PCE era Dolores Ibárruri utilizó toda su popularidad y entusiasmo en tareas d propaganda animando a las combatientes a resistir a ultranza.

La quiebra del poder central gubernamental y la fragmentación política debilitaron al bando republicano, convirtiéndose así en una d las causas d su derrota final.La falta d unidad d mando impidió una derección ordenada y eficiente tanto d las operaciones militares, como del esfuerzo económico necesario para la victoria.

Los orígenes del estado franquista

Los sublevados carecían d un proyecto político definido para reemplazar a las instituciones republicanas en caso d un rápido triunfo.Todos los generales pronto comprendieron la necesidad d unificar generales ponto comprendieron al necesidad d unificar el mando d las tropas, d manera q todo el poder quedara acumulado en un único jefe para garantizar así una dirección estratégica + eficaz d las operaciones bélicas.

En septiembre d 1936 se reunieron los principales mandos militares y eligieron en votación al general Francisco Franco como “jefe del Gobierno del Estado”.Franco se convirtió en máximo dirigente con poderes ilimitados y absolutos tanto militares como políticas, pues se reservaba en exclusiva la capacidad para imponer disposiciones con rango d ley.

Encontramos varios factores q favorecieron al rápida ascensión d Franco a la dictadura unipersonal y al mando supremo indiscutido d los sublevados:

  • Sus espectaculares éxitos militares al frente del ejército d África durante las 1ª semanas d combate.

  • Su astucia y habilidad para entablar contactos y obtener ayuda material d alemanes e italianos.

  • La falta d rivales, pues otros generales d prestigio como Sanjurjo, Goded y Fanjul murieron al principio d la guerra.

  • Desmontar el sistema parlamentarios democrático constitucional derogando la legislación reformista republicana + progresista, defender los intereses socio económicos inequívocamente conservadores d los grupos q apoyaban el alzamiento y construir las bases d un nuevo estado autoritario tomando como modelo el régimen fascista italiano fueron los objetivos inmediatos d las 1ª disposiciones adoptadas x los sublevados:

  • Anulación d la ley Agraria mediante la devolución d todas las fincas expropiadas a sus antiguos propietarios y la expulsión d todos los campesinos asentados en esas tierras.

  • Prohibición d todos los partidos políticos y agrupaciones sindicales, o q significaba el final d la libertad d asociación.

  • Creación en abril d 1937 d un partido único, sometido al Estado y denominado Falange española Tradicionalista y d las JONS reforzando aún + la autoridad d Franco.Los pocos dirigentes carlistas o falangistas q se resistieron a esta forzosa unificación fueron silenciados o encarcelados.Esta fuerza política aportó al nuevo Estado sus símbolos, canciones, vestuario, y saludos.

  • Supresión del derecho d huelga y declaración d la misma como un delito grave contra la patria.

  • Anulación d la libertad d expresión y establecimiento d la completa censura d todo tipo d publicaciones escritas y prensa.

  • Abolición d los estatutos d autonomía regionales.

  • Actitud d la Iglesia católica

    El clero católico español prestó decidido apoyo ideológico y propagandístico a los militares sublevados.

    La jerarquía eclesiástica elaboró y difundió una teoría para contribuir al triunfo del bando nacional.En diferentes documentos los obispos legitimaron el golpe militar convirtiéndolo en una necesario rebelión “contra la tiranía d los sin Dios” y justificaron el conflicto d calificándolo d Santa Cruzada para “salvar la civilización cristiana” y la religión amenazadas x los enemigos “comunistas y anarquistas q querían acabar con Dios y gozaban con el asesinato y la destrucción”.

    la Iglesia bendijo a bando antirrepublicano y realizó una auténtica apología doctrinal d los sublevados, exaltando a Franco como Caudillo providencial e “instrumento d los planes d Dios”.

    Los cierto es q la Iglesia apenas tuvo otra opción, pues en zona republicana pronto se desencadenó una sangrienta persecución incontrolada e indiscriminada contra el clero católico.

    Este importante espaldo del clero católico fue premiado al finalizar la Guerra Civil x el estado Franquista garantizando a la iglesia una situación privilegiada y derogando las leyes aprobadas durante la República sobre divorcio o enseñanza.

    El fin d la guerra y el mantenimiento d la represión 75

    En un discurso pronunciado en julio d 1938 el presidente Azaña decía q los muertos en la guerra transmitían el mensaje d la Patria eterna: paz, piedad, perdón.Ni se escuchó la dolorida voz del presidente ni la d la Patria ya q el 1 d abril d 1939, se dio x terminada la Guerra Civil, ese final no fue + q el d las confrontaciones bélicas; no hubo paz xq oficialmente el estado d guerra, y con él la actuación d los durísimos tribunales militares se mantuvo hasta abril, d 1948; y si no hubo para mucho - hubo piedad y perdón.

    Poco antes d finalizar la guerra Franco dictó la Ley d responsabilidades políticas, q con efectos retroactivos estaba destinada a perseguir a quienes desde octubre d 1934 había colaborado “con actos u omisiones graves a forjar la subversión roja”.Para ello se habrían d constituir tribunales especiales formados x el Ejército, la Judicatura y el Partido.

    Ante el efecto retroactivo d la ley el tribunal no tenía q demostrar la culpabilidad del acusado, sino q éste tenía q desmotar su inocencia.

    Los tribunales militares partía del principio d culpabilidad; todo aquel q no pudiera demostrar su inocencia será considerado culpable.Las penas d muerte eran frecuentes, así como las d largos años d prisión.Las mayores cotas d represión x parte d estos tribunales se alcanzaron entre 1939 y 1942 pero estuvieron en vigor asta 1948.

    Los tribunales especiales fueron - radicales y su acción consistió en decretar penas d prisión o la separación d sus empleos d las personas consideradas culpables.En estos tribunales no hubo demasiadas garantías procesales: hasta enero d 1940 se pudo juzgar a cualquier persona sin q previamente existiese denuncia x escrito contra ella.

    Para q nadie pudiese quedar libre d sospecha, en marzo d 1940 se promulgó la Ley d represión d la masonería y el comunismo, esta ley se convirtió en cajón d sastre q se utilizó para condenar a todo aquel a quien no se lo pudiese probar otra cosa.

    Con el armazón legal d las leyes citadas el régimen d Franco procedió a una represión sistemática y selectiva d todas aquellas personas q pudiesen hacer cualquier tipo d oposición; no se vislumbra el menor atisbo d reconciliación entre vencedores y vencidos.

    No hay acuerdo sobre el nº d persona ejecutas y cuántas sufrieron penas d prisión.En cualquier caso siempre será un nº excesivo.

    Las consecuencias demográfica, económicas y sociales d la Guerra Civil y la postguerra

    Las consecuencias demográficas

    Es difícil cuantificar el nº d muertos como consecuencia directa d la guerra.Durante un tiempo en ambos directa d la guerra.Durante un tiempo en ambos bandos se redondeó hablando d un millón d muertos, incluso se escribió una gran novela con ese título.La cantidad + comúnmente acepta es la q aporta Ramón Salas Larrazábal, quien cifra el nº d muertos españoles en 243 mil.

    A efectos puramente demográficos también fueron importantes los fallecidos x enfermedad o malnutrición, los emigrados e incluso los nacidos como consecuencia d la guerra.

    La disparidad d criterios es muy grande ente los estudiosos del tema.Se estima q las pérdidas demográficas x las razones antedichas oscilan entre las 750 mil y el millón d personas; una pérdida cuantitativamente muy significativa.

    Las consecuencias económicas

    Sin contar la pérdida d productividad q supuso la población reclusa la producción d la economía española descendió en todos los sectores en forma casi dramática.

    La agricultura se redujo en un 30 %, y la cabaña en cantidades q oscilan ente un tercio y la mitad.Esa reducción sometió a la población española d la postguerra el hambre y el racionamiento d los alimentos.

    La producción industrial se redujo en un 30 %; su recuperación fue lenta y difícil.

    Las comunicaciones fue necesaria en una guerra; x ello mismo fueron gravemente dañadas x los adversarios d uno y otro signo, quedaron muy maltrechas; la marina mercante perdió 1/3 del tonelaje; los daños en las infraestructuras d los ferrocarriles y la red d carreteras debieron ser también muy importantes, aunque no se han cuantificado.

    Consecuencia d las pérdidas en el sector productivo fue el descenso d la renta nacional un 30%; hasta 1959 no se recuperó el nivel d renta anterior al d la guerra.

    En el bienestar social, se ha d destacar la destrucción d viviendas; se estima q unas 500 mil fueron destruidas; 200 localidades sufrieron destrucciones superiores al 60 % d sus edificios; d las grandes ciudades la q sufrió + daños fue Oviedo.

    Los gastos d guerra d ambos ejércitos se estiman en un equivalente d 6 billones d Ptas. d 1995; d esa gran cantidad d dinero una parte considerable fue la deuda contraída con los países q ayudaron a ambos bandos.

    Las consecuencias sociales 76

    Ya se ha dicho antes q la producción agrícola descendió sensiblemente; la consecuencia + directa fue la carencia d alimentos; o q obligó al racionamiento d éstos; la dieta se redujo a 1/3; el pueblo sufrió hambre; se produjeron fenómenos d acaparamiento y venta fraudulenta en el mercado negro d productos esenciales, lo q enriqueció a unos cuantos: los nuevos ricos, cuyo signo externo d riqueza era el haiga.

    Un aspecto importante del nuevo régimen establecido tras la Guerra Civil fueron las depuraciones: expulsión del empleo d aquellos funcionarios públicos q hubiesen permanecido fieles a la República o d quienes no se hubiesen mostrado ardientes defensores del nuevo régimen.Cientos d miles d empleados públicos fueron separados del servicio.En cuerpos administrativos tan poco revolucionarios como el diplomático + d la 4ª parte d sus componentes fue sancionada; sanciones q fueron mucho + amplias en cuerpos tradicionalmente + izquierdas como los d correos o la enseñanza.

    En las oposiciones convocadas tanto par reemplazar a los funcionarios expulsados como para cubrir las vacantes q d manera natural se producían en la administración se reservaron plazas para quienes habían combatido en el ejército franquista y a todos se les exigió una declaración expresa d lealtad al nuevo régimen.

    La significación del exilio

    Los miles d exiliados como consecuencia d la Guerra Civil supusieron una importante pérdida demográfica; el exilio supuso q miles d españole dejaran d prestar sus servicios al país; x este otro aspecto el exilio fue una importantísimo pérdida económica para España.

    Los principales países d acogida fueron Francia, México y Rusia.

    En marzo d 1939 había en Francia 450 mil refugiados acogidos en campos d concentración en pésimas condiciones.El gobierno francés pidió a Franco q los acogiese; cuando se les aseguró una cierta impunidad regresaron uno 300 mil; d ellos uno 20 mil marcharon al Oranesado donde se encontraban refugiados ya otros 15 mil; quienes se encontraban en edad militar fueron presionados para alistarse en la Legión Extranjera, aunque no lo hicieron demasiados; quienes permanecieron se integraron relativamente bien en la sociedad francesa.

    Al comenzar la II GM volvieron otros 20 mil.Después d la capitulación francesa ante las tropas del III Reich bastante fueron entregados a Franco y algunos fueron ejecutados, otros fueron encarcelados y unos 13 mil fueron a parar al terrible campo d concentración d Mathausen d los cuales únicamente sobrevivieron 2 mil.Otros 10 mil ayudaron con el maquis francés frente a los alemanes, colaborando tiempo después en la toma d París x los aliados.

    Los acogidos en Rusia fueron unos 8 mil formando x niños, maestros y dirigentes del Partido Comunista Español; todos acabaron integrándose con relativa facilidad en la Rusia soviética, con la q compartieron la dureza d la II GM.

    En México del presidente Lázaro Cárdenas acogió, además d las instituciones republicanas, unos 22 mil exiliados formados x catedráticos d Universidad, profesores d enseñanza media, maestros, médicos, abogados, ingenieros y técnicos, escritores y periodistas, militares profesionales....

    A pesar d las diferencias entre los políticos exiliados aglutinados en torno a Negrín y su SERE o a Indalecio Prieto con JARE, ese brillante planes d expertos contribuyó en forma decisiva a la modernización d México tanto en la enseñanza como en la investigación.Los + significativos d ellos fundaron la Casa d España, transformada x Lázaro Cárdena en Colegio d México, principal centro cultural del país.