Guerra Civil Española

Historia de España. Golpe de Estado del 18 de Julio. Asedio a Madrid. Dimensión internacional del conflicto. Terror fascista

  • Enviado por: Jandro
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

Tema 4.22 La Guerra Civil Española

  • El desarrollo militar del conflicto.

  • El golpe de Estado del 18 de Julio

  • Los planes se basaban en dos premisas obvias: Sorpresa y coordinación. Tal y como lo veía Mola, “el director”, las posibilidades de éxito eran grandes. El golpe consistiría en la proclamación del Estado de Sitio en todas las ciudades con guarnición, la sustitución de los poderes civiles por los militares y la anulación violenta de la resistencia. La escasez de fuerzas de choque sería contrarrestada con civiles, falangistas o requetés carlistas.

    Donde los generales no estuviesen a favor de la conspiración se introducía una variante que consistía en el arresto y ejecución de estos mandos por oficiales subalternos que los suplantaría inmediatamente.

    Para el caso de Madrid y Barcelona, las fuerzas sublevadas resistieron en los cuarteles hasta la llegada de refuerzos, en ciertos cuarteles se almacenaban gran cantidad de fusiles y de munición.

    De las guarniciones del Norte saldrían cuatro columnas, que convergerían sobre Madrid, en la capital los espías estarían preparando la entrada. Una vez tomada la capital de España se esperaba que la resistencia terminase en pocos días. El mando sería asumido por San Jurjo, exiliado en Portugal.

    El levantamiento estaba pensado para que se realizase entre el sábado 18 y domingo 19 de Julio, de tal forma que pillara a las autoridades civiles y a las organizaciones obreras lo más desprevenidas posible. El asesinato de Calvo Sotelo el día 13 de Julio por agentes del orden de extrema izquierda, sirvió para decidir a los conspiradores y para que no se produjera un nuevo retraso del golpe militar.

    En la tarde del día 17 se produjo la primera sublevación en Melilla, la rebelión se extendió al resto del Protectorado de Marruecos. El día 18 Franco declaró el estado de guerra en Canarias y salió hacia Marruecos, donde no llegaría hasta el día 20, tras una escala en Casablanca.

    Ese mismo día Queipo de Llano, toma Sevilla e inicia un combate contra el movimiento obrero, que se había declarado en huelga. En Castilla y León, Navarra y Aragón las guarniciones militares se hacen con el control de la situación. En Baleares se hicieron con Mallorca e Ibiza. En Oviedo, Córdoba y Granada los militares acabaron por controlar las capitales. El día 20 se unieron todas las guarniciones de Galicia.

    Las guarniciones de Levante y el Cantábrico acabarán siendo controladas por los republicanos. En Madrid y Barcelona la conjunción de masas populares y fuerzas del orden público fieles acorralaron a los militares en las calles y en los cuarteles, dándose de paso inicio a una revolución popular.

    Las columnas destinadas a enlazar con Madrid fueron detenidas en la Sierra del Norte. El día 20 España está dividida en dos bandos.

  • La guerra de columnas y el terror.

  • La convergencia hacia Madrid:

  • La ventaja aparente estaba en manos del gobierno. La reacción republicana no llegó. En toda su zona había estallado una revolución popular con milicias armadas, la mayor parte de las instituciones del Estado habían dejado de funcionar. Y en realidad no contaba con un ejército efectivo, y con muy poca oficialidad. La Fuerza Aérea era muy débil para combatir en solitario y en la Marina estaban sin oficiales que dirigieran sus barcos y artillería.

    En este momento la iniciativa va a pasar al general Franco, que está desarrollando una estrategia para continuar la guerra con un replanteamiento del plan inicial.

    Había que montar un puente aéreo entre Marruecos y Sevilla, dado que los barcos de la marina republicana hacía inviable el paso del estrecho de Gibraltar. Esto se conseguiría con la ayuda extranjera. Con los contactos de la trama civil golpista se consiguió la ayuda alemana y poco después la italiana. Con estos medios aéreos miles de legionarios y regulares fueron pasados a la península. De esta manera el ejército de África se acaba de convertir en la única fuerza capaz de ser usada de forma estratégica en este tramo de la guerra.

    Se plantea una doble estrategia: lanzar columnas de asalto con destino a Madrid enlazando con la zona norte a través de Extremadura, en segundo lugar lanzar columnas secundarias para enlazar otros puntos aislados. La táctica de combate fue una columna de asalto montada en camiones de legionarios y regulares que ante cualquier resistencia entablaban combate en oleadas de ataque frontal y envolvente. Se trataba de una táctica primitiva, considerada como colonial (pues se usó en la guerra de Marruecos), pero fue realmente efectiva contra las milicias. En el mes de octubre los nacionales estaban ante Madrid.

  • El terror fascista y el terror rojo:

  • En los planes golpistas, las instrucciones de mola eran muy claras en como se debía de tratar a los que no se uniesen a la rebelión, todos debían de ser muertos para facilitar el triunfo de los sublevados.

    En otros muchos casos la represión se convirtió en un objetivo en sí mismo: La eliminación física del adversario personal o político.

    La represión fue decisiva y útil para los sublevados pues hacía que el enemigo huyese o se ocultase. En la zona republicana el miedo y la rabia por las matanzas nacionalistas se tomaron en determinación a resistir.

    Donde vencieron a los golpistas los republicanos, la represión también se desató. Una diferencia sustancial es que corrió a cargo de particulares. En un estado de caos sin que funcionasen ni la política ni los jueces, bandas incontroladas de civiles, se dedicaron a matar a los supuestos enemigos. Así murieron muchísimos clérigos, propietarios y militantes de partidos de derecha. Lugar destacado lo tuvieron la CNT y UGT.

    Este represión en la zona republicana fue totalmente inútil. Los asesinatos eran fruto del deseo de vengarse. Las agencias de prensa y las embajadas daban cuenta a todo el mundo de esos asesinatos.

  • El asedio a Madrid

  • Había llegado la hora de tomar la capital. Sin embargo Franco decide desviar sus tropas hacia Toledo, ciudad en la que el alcázar servía de refugio a un grupo de militares. La ciudad es tomada y el alcázar liberado, Franco prefiere repetir las actuaciones de gran efecto moral para su bando. Al día siguiente de la toma de Toledo será designado jefe de los nacionales por los generales sublevados. Ha optado por acrecentar su fama entre los civiles y poder entre los otros generales.

    Franco retoma los planes para Madrid. Piensa en un asalto directo. Las fuerzas republicanas están mucho mejor organizadas, está llegando material ruso y la defensa ha sido reforzada con las Brigada Internacionales y Milicias Catalanas. Se lanzan asaltos contra el Puente de los Franceses, la Casa de Campo y la Ciudad Universitaria. Los combates se prolongan sin conseguir romper las defensas de Madrid.

    El gobierno se traslada a Valencia dejando un comité de Salvación. En plena ofensiva sobre Madrid, este comité decide sacar de prisión a los políticos derechistas y a los oficiales presos y darles muerte en la zona de Paracuellos del Jarama.

    Los mandos franquistas realizan una maniobra que corte la carretera nacional III, que abastece a los defensores de Madrid. La batalla del Jarama se desarrolla entre el 5 y el 25 de febrero de 1937. Los nacionales tomaron mucho terreno y llegaron hasta el río Jarama, pero los republicanos contraatacaron y recuperaron parte del terreno perdido.

    Mientras tanto, las fuerzas nacionales, tomaron la ciudad de Málaga siendo la huída de la población civil otro de los episodios más sangrientos de la guerra, pues la carretera de Motril fue cañoneada, ocasionando un número altísimo de bajas entre los civiles.

    La batalla de Guadalajara, fue otro intento de alcanzar la nacional III. El peso de las operaciones lo llevaron las tropas italianas. Avanzaron en gran profundidad sin consolidar el terreno conquistado, al recibir una contraofensiva republicana no pudieron contenerla y se retiraron en desorden, dejando sobre el terreno abundante material intacto.

  • La guerra de desgaste

  • Con ambos bandos bien surtidos de armamento, Franco decidió cambiar de estrategia y convertirla en una guerra larga de desgaste.

    Franco era incapaz de planear estratégicamente una batalla, esta circunstancia era una clara evidencia de las pocas dotes de un militar de segunda clase. Para otros su estrategia fue una manifestación más de un carácter de un hombre mediocre pero con astucia para no precipitarse nunca en iniciativas peligrosas, su estrategia de guerra le sirvió a Franco para consolidar su poder personal.

    Lo más fácil era la conquista de la franja cantábrica que estaba totalmente aislada. Así también se capturarían las minas de hierro y de carbón. La campaña se desarrolló con una tremenda resistencia de los republicanos, siempre a la defensiva.

    El gobierno republicano no podía permitir la caída del Cantábrico. El general Llano de la Encomienda no pudo hacer nada ante los diversos gobiernos y milicias que estaban desunidos y enemistados.

    Las ofensivas organizadas fueron las de Brunete en el frente de Madrid y la de Belchite para tomar Zaragoza. Fueron ideadas por el general Vicente Rojo. El planteamiento estratégico era atacar al enemigo en su flanco para atraerlo a un combate decisivo que acabase sus fuerzas.

    Con la conquista del norte completada en octubre del 37 Franco volvió a plantearse la conquista de Madrid. Pero Rojo ideó otra ofensiva sobre Teruel.

    La caída de Teruel no suponía ningún tipo de peligro para la solidez del ejército, Franco decide suspender los planes para la toma de Madrid y responder a los republicanos en Teruel. El motivo de esta decisión tiene una doble explicación; en primer lugar Franco no tenía la suficiente seguridad en sí mismo para una operación de tan gran calibre, tampoco tenía claro el resultado de un nuevo asedio sobre la capital; en segundo lugar la ofensiva republicana sobre Teruel permite a Franco la prosecución de su estrategia de guerra de desgaste. La máquina de guerra nacionalista realizó una gran contraofensiva que cogió a los republicanos agotados, en pocos meses ocuparon todo Castellón y partes Lérida y Tarragona, dividiendo en dos zonas el territorio controlado por los republicanos.

    Los republicanos tenían ya la guerra perdida, aunque se facilitó la llegada de un verdadero torrente de armas para su ejército al abrirse la frontera francesa al paso de armas para la república. Rojo planeó la batalla del Ebro, su primer objetivo era desviar la ofensiva nacionalista que amenazaba Valencia y el último era restablecer la unión entre los dos sectores republicanos, terminó en el mes de noviembre fracasando todos los intentos republicanos de romper el frente. Además el ejército republicano de nuevo quedó agotado y sin material.

    El 10 de febrero cesaba la resistencia republicana en Cataluña. El 27 de febrero de 1939 Gran Bretaña y Francia reconocen al gobierno de Franco.

    Ya sol quedaba en manos de los republicanos el triángulo Madrid-Valencia-Almería, con un tercia de la población española. Franco esperó que esta zona cayera por sí misma sin combatir.

    En el seno de los republicanos se planteó la disyuntiva de resistir o de intentar una rendición que garantizase al menos la vida de los vencidos. Finalmente fuerzas republicanas partidarias de la rendición se sublevaron contra el gobierno republicano. Franco, viendo el camino libre hacia la capital, no transigió y avanzó sobre Madrid. La guerra había durado mil días y se dio por concluida el 1 de abril del 1939.

  • Dimensión internacional del conflicto

  • En el campo internacional también llevaron ventaja los nacionales, supieron administrar la ayuda material y humana y dar la impresión de que los nacionales eran firmas luchadores contra el comunismo. Mientas, el gobierno republicano, sembró la desconfianza entre las potencias democráticas que abandonaron la República a sus suerte.

    La política de las democracias respecto a la guerra en España estuvo controlada por el gobierno británico. La actitud inglesa fue de neutralidad. Aquella república en manos de masas revolucionarias no despertaba ninguna simpatía. La derecha francesa veía más peligro en que España cayera en el comunismo que en que triunfase las fuerzas fascistas, en Francia el tema de la guerra en España se convirtió en una agria y dura polémica, que llegó a amenazar la propia estabilidad de la república francesa. Las decisiones de Francia se subordinaron a las de Gran Bretaña.

    Gran Bretaña desplegó una política de apaciguamiento ante Alemania que consistía en ceder en la pretensiones de los nazis. Se organizó un comité para bloquear las ayudas a la república, mientras que los fascistas se saltaban los acuerdos y enviaban tropas a España para ayudar a Franco. Franco garantizó en 1938 que en futuro España seguiría siendo tan neutral como lo había sido en el último siglo, a finales de la guerra apostaron por Franco para que acabase con el “avispero” español. Francia siguió con su política errática respecto a España. Baste decir que Negrín consideró a Gran Bretaña como el principal responsable internacional de la derrota republicana.

    Alemania e Italia alcanzaron tres objetivos:

    1º) Entraron en la política internacional de una manera decidida, después de estar aislados pos su política exterior agresiva.

    2º) Forjaron una alianza anticomunista y militarista entre la propia Alemania e Italia para dar lugar al Eje Roma-Berlín-Tokio, responsable des inicio de la guerra mundial.

    3º) Probaron sus nuevas armas u tácticas de guerra. Los alemanes enviaron la “Legión Cóndor”. Los italianos enviaron aviación y varias divisiones completas hasta 75.000 hombres.

    La dictadura portuguesa también ayudó a Franco prestando su territorio para el movimiento de material de guerra.

    El estado Vaticano, se manifestó abiertamente a favor de Franco, aunque se intentó que el clero español suavizara su discurso fanático.

    La única democracia que ayudó a la República fue Méjico. Dio cobertura diplomática a las comprar de armas para la República.

    La Unión Soviética intervino en la guerra de España como parte de su política exterior de buscar una alianza frente al peligro que representaba para ella la amenaza de la Alemania nazi. Por eso vino a España para aparecer como defensora de las democracias europeas. Los rusos enviaron cantidades ingentes de materiales de guerra que tenían muchas dificultades para llegar. Como pago se enviaron más de $ 600.000.000 de la época en oro, la URSS concedió créditos que nunca se llegarían a pagar. Sus aportes humanos fueron solo 3.500 instructores políticos y tanquistas.

    La dimensión internacional del conflicto fue tan importante que incluso los dos bandos llegaron a defender su legitimidad aduciendo que hacían la guerra en defensa de la nación española; los franquistas ante una agresión comunista y soviética; los republicas ante una agresión fascista germano-italiana. Ni siquiera hubiera habido guerra si los franquistas no hubieran recibido ayuda al principio de la guerra sino un golpe militar frustrado y muy cruento. El resultado final de la guerra estuvo determinado por el contexto internacional.