Guerra Civil Española

Historia de España contemporánea siglo XX. Nacionales. Conflicto bélico

  • Enviado por: Kalas
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad

[Breve recopilación de apuntes de repaso sobre la Guerra Civil Española desde sus comienzos hasta el final con análisis de las causas y consecuencias]GUERRA CIVIL

El día 17 de Julio de 1937 estalla una sublevación en Melilla por parte del ejército allí situado, el cual llega a conquistar la ciudad sin apenas dificultades y llevando a cabo una serie de fusilamientos contra aquellos que se opusieron al movimiento. Este levantamiento pasó en los días siguientes a otras ciudades como Ceuta o Tetuán.

Por otro lado, Franco voló desde canarias a Tetuán para tomar el mando del ejército del África.

Debido a la lentitud de respuesta del gobierno republicano, el golpe triunfó en otras ciudades de la península, como Sevilla que fue tomada por los rebeldes el día 18, así como por la mayoría de ciudades de Castilla, Andalucía occidental, Galicia, Aragón, Extremadura, Baleares y Canarias.

Con este panorama por delante Quiroga dimite y Azaña ordena formar gobierno a Martínez Barrio, que dimitirá más tarde tras el fracaso de negociación con Mola.

En la Armada, la mayoría de los marinos se sublevaron contra los oficiales golpistas. El golpe fracasó en otras ciudades importantes, lo cual fue un suceso decisivo en la guerra. Tanto en Madrid como en Barcelona, el golpe fracasó fundamentalmente debido a que se les entregaron armas a los obreros que se sumaron a la defensa de las tropas republicanas que mostraron gran capacidad de respuesta.

Una vez transcurridas las primeras semanas de la guerra, se establecieron los frentes que se mantendrán durante buena parte del conflicto bélico. Por un lado se encontraba el territorio sublevado que lo conformaban parte de Andalucía occidental, Castilla, Galicia y parte de Extremadura, con lo que su territorio estaba dividido y controlaban parte de la frontera con Portugal, lo cual les fue favorable a la hora de permitir el desembarco, en aquel país, de buena parte de la ayuda que le llegaba a los nacionalistas del extranjero. Por otro lado, el territorio republicano lo conformaba parte de Andalucía Oriental, Madrid, Cataluña, Valencia, Murcia, País Vasco, Asturias y Cantabria, con lo que poseían en un principio gran parte de las ciudades portuarias por donde había de llegar ayuda internacional, así como parte de la frontera con Francia.

En el tema material, los sublevados contaban con el ejército casi íntegro de Castilla, Galicia y Andalucía, así como con el ejército del África que era el más entrenado y equipado. Mientras que los republicanos poseían mayor cantidad de efectivos al contar con las fuerzas populares, aunque con una escasez de oficiales, así como tenían la mayor parte de la aviación, que en parte fue inutilizada por los golpistas antes de que fueran reducidos.

En agosto comenzó el traslado de las tropas africanas a la península gracias a la ayuda alemana. Una vez había entrado en la península el ejército rebelde, se dirigieron a Badajoz bajo el mando del general Yagüe, que pretendía hacerse con la ciudad con el fin de unir los dos frentes nacionalistas y de paso llevarse por delante una ciudad donde había una cantidad de refugiados. Badajoz cayó tras una breve resistencia, y una vez conquistada se llevó a cabo una serie de ejecuciones que acabaron con la vida de entre 2000 y 4000 refugiados republicanos.

De esta manera, los dos territorios nacionalistas estaban unificados y una vez que entraron en Badajoz, el avance de los nacionalistas fue constante. Por un lado el general Mola en el norte consiguió aislar al País Vasco de la frontera francesa. En el sur, Ronda, Talavera y Maqueda fueron conquistadas. Por último, en este tiempo parecía fácil el camino hacia Madrid, pero Franco optó por encargarse primero de Toledo, donde resistían una serie de republicanos, y con cuya derrota, Franco tomó una importante publicidad a la hora de ser nombrado caudillo más tarde.

Una vez con Toledo en el bando nacionalista comenzó una operación tenaza contra la capital con el fin de ahogarla atacándola por varios frentes, por el sur y el oeste a finales del 36.

En esto, el gobierno republicano tomó una serie de medidas, en primer lugar el dinero de las arcas del estado se mandó a Cartagena, Azaña se refugió a Barcelona y el gobierno más tarde a Valencia, dejando en Madrid a miles de republicanos y la defensa de la ciudad en manos de la Junta de Defensa a cuyo frente estaba el general Miaja.

La batalla que se vivió en Madrid en aquel momento fue una de las más duras de la guerra, ya que los nacionalistas empezaban a recibir refuerzos del ejército del norte, así como la legión Cóndor alemana comenzó con el bombardeo de la ciudad, mientras llegaba la aviación rusa y las brigadas internacionales en ayuda de la república, que contribuyó mayormente en el refuerzo moral.

Durante varios meses se asedió la ciudad, con la intención de cercarla completamente, por lo que se atacaban a la ciudad por el noreste, así como por la zona de Jarama, pero el cerco no fue posible debido a la resistencia que mostraron los republicanos.

Por otro lado, en el sur Málaga fue conquistada en parte gracias a la ayuda que ofrecieron las tropas italianas, ya que la ciudad carecía de apoyo marítimo y posteriormente sufrió una durísima represión.

Una vez conquistada Málaga, las tropas italianas se dirigieron a Guadalajara con el fin de apoyar un nuevo intento de conquista contra la capital, pero dicha operación terminó con una victoria republicana que aplastó a las tropas italianas, y obligó a Franco a desistir de la toma de la capital.

Al terminar el invierno, los nacionalistas se propusieron atacar el territorio republicano del norte, iniciándose una ofensiva contra el País Vaco, territorio que fue brutalmente bombardeado por la aviación alemana, destacando el bombardeo de la ciudad de Guernica que produjo un gran escándalo internacional.

Así pues, el general Mola se dirigía al norte, con lo que el gobierno ordenó la destrucción de las industrias vascas, pero se negaron a cumplir tal orden.

En Junio del 37 Bilbao fue conquistada por los nacionalistas, donde Franco acabó con el estatuto, y Mola murió tras un accidente de aviación.

Cuando cayó Bilbao, los republicanos eran conscientes de que necesitaban una victoria, por lo que atacaron el frente de Madrid con el fin de aliviar el cerco de la ciudad.

Por otro lado, la guerra continuaba en el norte, donde Santander fue conquistada en un alarde de superioridad material de los nacionalistas, frente a un ejército republicano mal equipado. En Asturias los mineros continuaron con la resistencia apoyados por la dureza y el conocimiento del terreno, frenando desesperadamente a los nacionalistas hasta que en el invierno del 37 se rompió el frente y los nacionalistas se hicieron finalmente con el control del norte, donde no pudo haber una evacuación de los republicanos, debido a que los puertos estaban bloqueados, habiendo una dura represión en las cuencas mineras

Con esto, los republicanos perdieron las minas y la industria pesada del norte que pasó intacta a los nacionalistas, así como también supuso un duro golpe a la moral republicana.

La república necesitaba dar un fuerte golpe si no quería ver ya la guerra perdida, con lo organizó una ofensiva contra Teruel, que durante un duro invierno fueron capaces de conquistar. Sin embargo, aunque el objetivo no era muy importante, Franco decidió responder con la reconquista de la ciudad que originó una dura batalla que acabó en Febrero con la victoria de los nacionalistas.

Más tarde, las tropas nacionalistas consiguieron dividir el territorio republicano dejando a Cataluña aislada, al avanzar hacia el Mediterráneo por Aragón.

Con la llegada de los nacionalistas al Mediterráneo se produjo una grave crisis por parte de los republicanos, que en verano iniciaron una enorme ofensiva con la intención de cruzar el Ebro y pasar tropas y material hacia el norte. De hecho, consiguieron romper el frente por 3 lugares distintos. Franco se alarmó, al enterarse de lo sucedido, por lo que organizó una gran concentración de fuerzas militares.

Con esto, comenzó una batalla de desgaste que pudo ser una de las más duras de la guerra, donde se produjo un gran extermino de hombres por ambos bandos, hasta que en Noviembre del 38 los nacionalistas forzaron la retirada del ejército republicado hacia el sur.

Ya a finales de año, se organizó un último ataque contra el territorio catalán, donde el ejército acabó por conquistar la capital a principios de año, con lo que la república ya se consideraba vencida.

De esta manera, se comenzó con las negociaciones, pero eran imposible ya que los nacionalistas se negaban a ceder lo más mínimo, con lo que persistieron en el intento de aguantar en la capital, mientras que se originaba una emigración masiva de republicanos hacia Francia. Mientras, se esperaba que al estallar la guerra en Europa la situación cambiase, pero comenzó a haber polémica dentro del propio bando republicano, que produjo un golpe de estado dentro de la propia capital entre comunistas y golpistas, hasta que el coronel Casado consiguió hacerse con el control dela situación.

Por último, Franco hizo una negociación con el gobierno de Burgos, donde se impuso la rendición sin condiciones.

El 18 de Marzo de 1939 el ejército nacionalista entró en Madrid, mientras que miles de españoles intentaban abandonar el país, hasta que el día 1 de abril Franco firmó su último parte de guerra.

La victoria de los nacionalistas se puede ver afectada por la superioridad de organización, material y humana de dicho bando, mientras que la república contaban con pocos oficiales y con las tropas populares, que solo eran una solución de urgencia. Por otro lado, también fue decisiva la ayuda internacional que, a través del pacto de no Intervención, las potencias europeas no ayudaron a la republica, ayudando solo Alemania e Italia a los nacionalistas, así como Rusia a los republicanos, sin contar con el aporte del combustible americano a los nacionalistas.

La guerra terminó con casi 500.000 muertos, así como con una destrucción material de las ciudades que originó una enorme miseria, hambre y una larga posguerra. Por otro lado, la guerra acabó con la economía del país y con una enorme deuda. Así pues, se llevó a cabo una persecución de los republicanos rebeldes que aún quedaban en la península, originando un enorme abandono del país.

M.B.B