Guerra Civil chilena de 1948

Historia de América. Toma de Pisagua. Batalla de Placilla. Comandante Valenzuela. Balmaceda

  • Enviado por: Likhy
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 14 páginas
publicidad
publicidad

CAMPAÑA DEL NORTE


(19 al 26 de enero de 1891).El 19 de enero la Guarnición de Pisagua adhirió a la
causa del Congreso incorporando tropa, cañones y dinero al ejército congresista.El Intendente de la provincia conociendo este hecho, dispuso el envío de un destacamento para recuperar la plaza, produciéndose
un encuentro con las tropas congresistas, al mando del Coronel Estanislao del Canto Arteaga, en la oficina salitrera de Cruz de Zapiga, que dio por resultado la retirada de las tropas congresistas a Pisagua y de las tropas presidenciales a Negreiros.

Reforzadas las tropas presidenciales se dirigieron el 23 de enero a Alto ospicio, donde se produjo un combate donde no producía ninguna definición. Las tropas presidenciales simularon pasarse a las filas contrarias, lo que produjo la suspensión de los fuegos por un momento.


Cuando ambas tropas se encontraban reunidas, las presidenciales tomaron prisioneros a la mayor parte de los congresistas. El resto huyó hacia el puerto, donde se reembarcó. Al llegar al puerto las tropas presidenciales, fueron engañadas a su vez y tomadas prisioneras. El 26 de enero los congresistas abandonaron Pisagua.


TOMA DE PISAGUA


(6 de febrero de 1891).


El 4 de febrero de 1891 al encontrarse reunida casi toda la Escuadra bloqueando Iquique y habiendo recibido nuevos contingentes de tropas llevados por el
" Cachapoal ", el Alto Mando congresista decidió ocupar Pisagua que estaba débilmente defendida. Gran parte de la tropa gobiernista que la había ocupado el
27 de enero había vuelto a Iquique a reforzar la guarnición de ese puerto.A las 23.00 horas del día 5 de febrero, zarpó la escuadrilla compuesta por el
blindado "Cochrane", la corbeta "O'Higgins" y los transportes "Amazonas" y "Cachapoal", recalando a Pisagua en la madrugada del día 6, lugar en que
mantenía el bloqueo la cañonera " Magallanes ".


Por un aviso recibido desde tierra , se supo la distribución de las fuerzas gobiernistas. El Teniente Coronel Valenzuela, Comandante de la Plaza, había
hecho ocupar la posición dominante de El Alto Hospicio por 2 piezas de artillería, 40 infantes y un piquete de granaderos a caballo. El resto de la guarnición, compuesto por 250 infantes y 40 artilleros , estaban
acantonados en el puerto.


A las 06.00 horas se rompió el fuego sobre las posiciones gobiernistas de Pisagua y se desembarcaron 290 hombres por Caleta Playa Blanca , que incluía una compañía de marinería, y tres compañías en Punta Pichalo, tropas que dirigidas por el Capitán de Corbeta Vicente Merino Jarpa avanzó concéntricamente hasta Alto Hospicio.


Mientras tanto, en el puerto de Iquique, los buques
bloqueadores interceptaban los refuerzos que recibía la guarnición del puerto por la vía terrestrre y bombardeaban el vulnerable ferrocarril.


La " Magallanes " y la " O'Higgins " efectuaron el fuego de apoyo naval, bombardeando las posiciones defensivas gobiernistas.
El Comandante Valenzuela abrió fuego sobre la columna congresista del sur y envió parte de sus tropas para detener la columna del norte. La primera continuó su marcha, apoyada por la artillería de la " Magallanes " y de la " O'Higgins ", cayendo sobre el destacamento que defendía El Alto Hospicio y tomando posesión de un tren que el Comandante de la Plaza tenía preparado
para efectuar su retirada, en caso de que fuese
necesario.


La segunda columna, la del norte, rechazó a las tropas
enviadas por Valenzuela y avanzó en profundidad. Este movimeinto envolvente puso fin a toda resistencia, cayendo prisioneros 5 oficiales, 22 soldados y
capturando dos piezas de artillería con su parque de
municiones.


El Comandante Valenzuela trató de desplegar su tropa sobre las pendientes que conducen a El Alto Hospicio, pero el fuego de la Escuadra le creó una situación
insostenible.


Después de una media hora de tregua, las dos columnas victoriosas descendieron rápidamente y mientras los buques suspendían sus fuegos, cayeron sobre el pueblo a pesar de la vigorosa defensa de la guarnición
gobiernista.Toda la guarnición fue hecha prisionera, mientras la caballería transportada por la Escuadra se lanzaba en persecusión de los granaderos fugitivos. Con esta acción, Pisagua quedó definitivamente en poder de
los congresistas y sirvió de base al Ejército que operó sobre Iquique y las oficnas salitreras.



REFUERZOS BALMACEDISTAS AL NORTE


(12 al 17 de febrero de 1891) El 12 de febrero el transporte "Imperial"
perteneciente a las fuerzas navales presidenciales,
trató de desembarcar tropa en Patillos, pero fue sorprendido por el monitor "Huscar", ante lo cual escapó al weste y luego se dirigió a Mollendo donde permaneció por 24 horas.


El 13 de febrero fondeó en Sama y desembarcó la tropa a pesar de las condiciones de mar. Zarpó a Valparaíso inmediatamente recalando el 17 de febrero.

COMBATES DE SAN FRANCISCO Y HUARA
(15 y 17 de febrero de 1891).


Después de la toma de Pisagua las fuerzas congresistas se concentraron en Alto Hospicio y estaban constituidas de tres batallones, el Constitución N 1,
el Navales N 2 de Valparaíso y el Navales N 3 de Pisagua, y de una batería de desembarco de la Escuadra al mando del Teniente 1 de la Armada Juan Williams, acompañada de una columna de marineros, una batería organizada después de la toma de Pisagua y el escuadrón de caballería Libertad N 1.


El 15 de febrero de 1891 dichas fuerzas al mando del Coronel Estanislao del Canto Arteaga, salieron a primeras horas en tren desde Alto Hospicio.


El Coronel Eulogio Robles, que había llegado con 300 hombres en el " Imperial " , se constituyó como Comandante en Jefe de las fuerzas de Tarapacá del
gobierno.


El Coronel Robles, a pesar de su experiencia militar, cometió un grave error estratégico al dividir sus fuerzas , con el propósito de cubrir toda la
provincia. Al tener noticias que tropas enemigas avanzaban a su encuentro desde Pisagua, dispuso que el resto de 4º de Línea , dos compañías del batallón
Quillota y lo disponible del 10º de Línea, avanzaran hacia El Molle.


El Coronel Robles a la cabeza de sus tropas efectuó algunos reconocimientos y el día 14 de febrero de 1891 acampó en Santa Catalina.
Reunidas informaciones sobre las tropas congresistas, dispuso que 339 soldados de infantería ocuparan el cerro Dolores, en la localidad de San Francisco de Dolores, el mismo lugar donde se produjo la batalla de Dolores el 9 de noviembre de 1879. Las tropas congresistas ocuparon las cimas y la estación de
Dolores, aprovechando el terreno lleno de grietas de las calicheras, como trincheras.


El combate se inició a las 15.00 hrs del día 15 y concluyó a las 18.00 con la completa derrota de las fuerzas gobiernistas, a pesar que una compañía del
batallón Quillota se pasó a las filas del gobierno, las que a la cabeza de su jefe sólo pudieron salvar apenas 108 hombres, perdiendo el resto entre muertos, heridos y prisioneros.


Cuando las fuerzas de gobierno se retiraban por la Estación de Negreiros, recibieron del Intendente de Tarapacá, don Manuel Salinas, el refuerzo de toda la guarnición de Iquique compuesta de 600 hombres, al mando del Jefe de Estado Mayor del Coronel Robles, el Coronel José María Soto. La tropa se dirigió a Pozo Almonte y luego a Huara, tomando allí un posición defensiva.

Las fuerzas del Congreso también se habían dirigido a la oficina del Rosario de Huara. Mientras esto sucedía, en Iquique el Comandante Luis Alberto Goñi Simpson del blindado "Blanco" intimó la rendición de la plaza, aprovechando que se encontraba desguarnecida, ocupándola con tropa de marinería y
nombrando el 17 de febrero como Comandante General de Armas al Capitán de Corbeta Vicente Merino Jarpa.


Al disponer revisar las antiguas posiciones de las tropas gobiernistas, se encontraron escondidos 40.000 tiros de rifle.


Mientras tanto, el coronel Soto con sus 600 hombres se acercó a la Estación de Santa Rosa, donde se unió a las tropas que el Coronel Robles había salvado desde San Francisco.


El 17 de febrero a las 15.30 hrs. se inició el combate, cuando las fuerzas congresistas iniciaron la ofensiva al mando del General Gregorio Urrutia, jefe del Coronel del Canto, con más de 1.200 hombres.


El oportuno ataque de la caballería del gobierno sobre uno de los flancos del enemigo y la habilidad del Coronel Soto de lanzar dos locomotoras a todo vapor
sobre los convoyes de tropas congresistas que venían por la vía férrea, amagó las posiciones congresistas teniendo que retirarse desordenadamente del combate en un convoy de tren, dejando en el campo 240 muertos, casi todos marinos.

COMBATE DE LA ADUANA DE IQUIQUE


(19 de febrero de 1891).


El Coronel José María Soto, indignado al conocer que la Plaza de Iquique, confiada a su defensa, había caido en poder de la Escuadra durante su ausencia,
sostuvo la idea de atacar dicho puerto. El Coronel Robles rechazó la idea, estimando que era más urgente aplastar a los congresistas en Pisagua y concentrarse con la División Arrate que había desembarcado en Sama el 10 de febrero y que marchaba al sur.


Ante la tenacidad del Coronel Soto y algunos otros jefes, cedió al fin y le entregó un contingente de 200 infantes , 15 de caballería, un cañón y una
ametralladora.


La alarma anunciando que las tropas del gobierno regresaban a Iquique, obligó a los revolucionarios a reembarcarse a las 03.00 hrs del día 18, pero a las
06.00 se ordenó tomar nuevamente posesión de la Plaza.


El Coronel Soto avanzó llegando alrededor de las 05.00 hrs del 19 a El Molle, a 6 kilómetros de Iquique, desde donde pudo divisar al " Blanco Encalada " que alumbraba con sus proyectores las pendientes de los cerros circunvecinos para disparar sobre la tropa que intentaba descender al puerto. Además se encontraban el " Huscar ", el " Esmeralda ", el " Abtao " y los transportes.

El Capitán de Corbeta Vicente Merino Jarpa, Comandante
General de Armas de Iquique, a pesar de haber recibido orden de reembarcarse a las 02.00 hrs del día 19, apreciando que si la ciudad caía en poder del enemigo
sería muy difícil y costoso recuperarla, decidió no abandonarla y con 40 marineros se fortificó en el sólido edificio de la Aduana.


El Coronel José María Soto aprovechando la neblina de las primeras horas del día, descendió por los cerros y tomó posiciones en el Club Hípico, desde donde, una vez reorganizado, inició el ataque a la ciudad. Como no tuviera resistencia, sus tropas llegaron a las proximidades de la Aduana, cruzando la calle Patricio
Lynch, parapetándose en las casas cercanas.


A las 06.15 hrs la Escuadra tuvo conocimiento de la llegada de las tropas del Coronel Soto. El Capitán Merino Jarpa organizó la defensa en el edificio de la
Aduana de Iquique, el mismo que recibió los cadáveres
de Arturo Prat y el Sargento Aldea el 21 de mayo de
1879, porque tenía una posición ventajosa que impedíael acceso al puerto y además podía recibir ayuda desde los buques.


Pronto se rompió el fuego y la situación se hacía insostenible para los sitiados, que resistieron heroicamente.


A las 7 de la mañana, Merino Jarpa recibió de refuerzo 40 hombres de un destacamento de marineros y reclutas del batallón Chañaral y a las 8 los cañones del blindado "Blanco" y del crucero "Esmeralda" empezaron a demoler los edificios que ocupaban las tropas del Coronel Soto, obligándolas a retirarse.


El apoyo y la coordinación de la Escuadra fue muy eficiente. El blindado "Blanco" envió sus embarcaciones armadas para ametrallar las casas donde
se encontraban las tropas gobiernistas.


El vapor "Toltn" usó sus ametralladoras para proteger los botes enviados a reforzar la defensa de la Aduana.


El " Huáscar " y " Esmeralda " ubicados frente a Cavancha, bombardearon los cerros detras de la ciudad, para impedir que la artillería del Coronel Soto
siguiera a la infantería.


Después de numerosos ataques y contraataques en medio de incendios que se propagaron a los edificios colindantes, alrededor de las 4 de la tarde se
suspendieron los fuegos, debido a la intermediación del Contraalmirante Charles Frederick Hotham del buque inglés "Warspite", quien propuso un armisticio hasta mediodía del día 20 de febrero.


Al cumplirse el plazo y las fuerzas gobiernistas no recibir refuerzos, y llegar tropas congresistas desde Pisagua, el Coronel Soto capituló a bordo del buque
inglés.


La decidida y valiente actitud del Capitán Vicente Merino Jarpa y su gente salvó la crítica situación de las fuerzas congresistas y logró mantener Iquique bajo la tuición de los revolucionarios


OCUPACION DE LOS PUERTOS DEL NORTE
(7 de marzo de 1891).


El vapor " Imperial " desembarcó el 13 de febrero de 1891 a las tropas de la División del Coronel gobiernista Emilio Gana, Jefe de Estado Mayor del
Coronel Eulogio Robles, en Sama, lugar que queda a 80
kilómetros al norte de Tacna, a la sazón en poder de Chile después de la Guerra del Pacfico.


El mismo día a las 17.00 hrs. las tropas se pusieron en marcha a Yalata, río Sama, adonde arribaron a las 15.00 hrs. del día siguiente, después de una marcha de 63 kilómetros por el desierto.


El 16 se marchó a Tacna , adonde éstas arribaron el día 17 a las 14.00 hrs. El 19 se dirigieron a Zapiga llegando el día 25, logrando reunirse con el Coronel
Eulogio Robles, quien contaba sólo con el 5º de Línea compuesto de 560 hombres, ya que había dejado el batallón Quillota en Arica para reforzar la
guarnición.


A su vez, la División del Coronel Miguel Arrate Larraín compuesta de 400 soldados, desembarcó el 10 de febrero en Sama, adonde había sido transportada por el vapor " Luis Cousio", dirigiéndose el mismo día a Yalata, para continuar al día siguiente a Tacna.


Descansó en esta ciudad dos días, para salir el 15 hacia Arica, Chacas, Camarones, Chizas, Tana, llegando a Primitiva y Negreiros el día 20.


El 25 de febrero se produjo la reunión de las fuerzas
de los Coroneles Robles, Arrate y Gana. Sin embargo, el Coronel Robles pidió más refuerzos al gobierno.


Como consecuencia de lo anterior, se organizó en Antofagasta una División al mando del Coronel Hermógenes Camus, con parte de las tropas
desembarcadas en este puerto el 23 de febrero, compuesta de los batallones Buin, Linares y Andes.


Este refuerzo fue enviado por ferrocarril hasta Calama. De allí se inició el 3 de marzo la marcha por el desierto, recorriendo las localidades de San Salvador, Miscanti y El Toco.


El mismo 25 de febrero, las tropas del Coronel Robles
emprendieron la marcha a Pozo Almonte, estableciendo su Cuartel General en ese punto.


Después del combate de Huara, los congresistas se habían replegado a Pisagua, para embarcarse y dirigirse a Iquique. Desde ese puerto enviaron
patrullas de reconocimiento por el desierto. Una de ellas llegó hasta la Estación San Juan donde fue avistada por una patrulla gobiernista, que avisó al
Coronel Robles de su presencia, quien apreció que su
enemigo se aprestaba para atacar, por lo que concentró sus tropas en Pozo Almonte. Dividió sus tropas en tres divisiones: La 1ª División a cargo del Coronel Arrate con 413 hombres, que tomó posición en el ala derecha y
tenía la artillería, la 2ª División al mando del Teniente Coronel Manuel Ruminot con 389 hombres, que cubrió el centro y el ala izquierda y la 3ª División
al mando del TenienteCoronel Virgilio Méndez con 379
hombres, que constituía la reserva.

Además contaba con una locomotora armada.El 27 de febrero las fuerzas
congresistas se dirigieron a la localidad de El Molle, constituidas por los batallones Constitución Nº 1, Valparaíso Nº 2, Pisagua Nª 3, Taltal Nº 4, Chañaral Nº 5, Escuadrón Libertad Nº 1, una columna de franco
tiradores, un destacamento de desembarco al mando del Teniente 1º de Marina Juan 2º Williams, compuesto de 2 ametralladoras Gatling, una columna de marinería y un cañon Armstrong de 70 mm al mando del Guardiamarina
Gajardo; además un tren blindado y armado con dos ametralladoras al mando del Guardiamarina Felipe de la Fuente.El tren blindado sirvió como medio de
reconocimiento y como resultado, el 3 de marzo se tuvo
conocimiento que el enemigo ocupaba posiciones defensivas en las lomas situadas al sur de Pozo Almonte.El 6 de marzo el ejército congresista se
trasladó a ese lugar y se situó en posición de apresto
y a tiro de cañón de las fuerzas gobiernistas.

El Coronel Estanislao del Canto, acompañado de su Jefe de Estado Mayor, Coronel Adolfo Holley, practicó un minucioso reconocimiento de las posiciones
gobiernistas y decidió atacar su flanco izquierdo.Al
amanecer del día 7 de marzo, la artillería congresista rompió el fuego sobre las posiciones del coronel Robles y sus fuerzas avanzaron para flanquear el ala
izquierda del ejército balmacedista, lo cual indujo al jefe gobiernista a hacer descender de sus posiciones al batallón Angol, con lo que se comprometieron tropas de ambos bandos, incluso prematuramente la reserva del Comandante Méndez..El ala derecha gobiernista al mando del Coronel Arrate trató de flanquear a los atacantes, pero fue contenida y rechazada, especialmente por las
ametralladoras de la Escuadra.


Alrededor de las 10.00 hrs. hizo crisis la falta de munición en las tropas del gobierno, las que tuvieron que replegarse. Las tropas congresistas, mayor en
número y atacando con el tren blindado con las ametralladoras del Guardiamarina dela Fuente, terminaron por poner en retirada el resto del ejército del Coronel Robles, quien murió heroicamente en la
batalla.


Los 250 hombres sobrevivientes se reunieron en Pachica con el 5º de Línea, sumando en total 500 hombres, los que se dirigieron a Arica recorriendo 630 kilómetros por el desierto..El 11 de marzo la División Camus llegaba a Quillagua, donde recibió la orden de regresar a Calama. A consecuencias de este enfrentamiento se produjo la caída de las provincias de Tacna, Arica, Tarapacá, Antofagasta y Atacama y la retirada de las tropas
gobiernistas en diferentes direcciones, dejando para el Congreso un territorio incondicional a sus pretensiones.

Además, durante la medianoche del 7 al 8 de marzo, la tripulación del transporte "Maipo", perteneciente a la Compañía Sud Americana de Vapores, se amotinó y se plegó al bando del Congreso, mientras embarcaba material de guerra en Valparaíso. Luego de embarcar oficiales de ejército que se unieron al bando congresista, se dirigió a Iquique. Este refuerzo permitió ocupar Antofagasta y Calama.


LA JUNTA DE GOBIERNO Y SUS PRIMERAS MEDIDAS
(12 de abril de 1891) El 12 de abril de 1891, se reunieron en Iquique, las
autoridades que hasta ese momento ejercían las facultades estrictamente necesarias para sostener la lucha armada en contra del Presidente José Manuel
Balmaceda. Se acordó formar una Junta de Gobierno, compuesta por el Capitán de Navío Jorge Montt Alvarez, que la presidiría, Waldo Silva, Vicepresidente del Senado y Ramón Barros Luco, Presidente de la Cámara de
Diputados como vocales, la que actuaría como Poder Ejecutivo, en reemplazo del Presidente de la República.


Se crearon cuatro ministerios: Interior y Obras Públicas, que se reservó para don Manuel A. Matta ; Relaciones Exteriores y Justicia, Culto e Instrucción
Pública, a cargo de don Isidoro Errázuriz ; Hacienda, a cargo de Joaquín Walker Martínez.; Guerra y Marina, a cargo del Coronel Adolfo Holley.

Se entablaron negociaciones para obtener reconocimiento de los
gobiernos extranjeros y proceder a la adquisición de armamentos, como así entorpecer las negociaciones del gobierno. Además, con el concurso e influencias de los señores Ross y Matte que se encontraban en Europa se
entorpecieron las negociaciones que hacía el Gobierno del Presidente José Manuel Balmaceda, para la entrega de los cruceros "Presidente Pinto" y "Presidente Errzuriz" y el acorazado "Capitn Prat", que se encontraban en construcción en ese continente, logrando que su entrega recién sucediera el 9 de
julio, cuando ya la guerra estaba decidida y esos buques no alcanzaban a llegar y tomar parte en la contienda. Además, cuando estuvieron listos se logró
impedir que completaran sus tripulaciones.


Se adquirieron rifles y municiones en Estados Unidos de América y se comisionó al vapor " Itata " y crucero " Esmeralda " para traerlos al país.


HUNDIMIENTO DEL BLINDADO "BLANCO" EN CALDERA
(23 de abril de 1891) El Presidente José Manuel Balmaceda Fernández en
conocimiento que la Escuadra se dirigía a Caldera, había despachado hacia el norte la escuadrilla de cazatorpederos, compuestos por el cazatorpedero
"Almirante Lynch" al mando del Capitán de Corbeta Alberto Fuentes, el cazatorpedero "Almirante Condell" al mando del Capitán de Corbeta Carlos Moraga Suzarte y el transporte "Imperial" al mando del Capitán de
Corbeta Emilio Garín.Se navegó pegado a la costa y el " Imperial " a 6 millas mar afuera.


Recalaron a Huasco a las 14.00 hrs. del día 22, donde recibieron la información de que los buques llegados a Caldera eran el "Blanco", " Huscar" , " Cochrane ", una corbeta y cuatro transportes. Además se informó que el crucero "Esmeralda " no había sido visto y que las tropas congresistas se encontraban a 8 millas de
Copiapó.


A las 17.00 hrs. zarpó el cazatorpedero " Almirante Condell " y poco después el " Almirante Lynch" .La navegación se hizo pegado a la costa, usando carbón de
Cardiff para no echar humo por las chimeneas y manteniendo a la tripulación bajo cubierta.Como a las 03.30 hrs.del 23 de abril, los buques se encontraban a
la cuadra de Punta de Cabeza de Vaca y entraron a la bahía alrededor de las 04.00 hrs.Desde la boca del puerto avistaron la silueta de un buque que
identificaron como el blindado " Blanco ", que estaba fondeado y amarrado a una boya, con su proa apuntando al vapor " Bo Bo ", que estaba cerca del muelle.


Los cazatorpederos se acercaron a toda velocidad pegados a la costa norte de la bahía, siendo recién avistados cuando se encontraban a 1.000 metros del
blindado "Blanco" , rompiéndose el fuego sobre ellos.


El cazatorpedero " Condell ", iba adelante seguido del cazatorpedero "Almirante Lynch" .


En el primero, al estar a 150 metros del blindado, el Comandante Moraga disparó el torpedo de proa el que pasó por la proa del " Blanco" y raspó la quilla del vapor " Bío Bío ". El cazatorpedero cayó a estribor y con diferencia de segundos, los Tenientes Vargas y Rivera dispararon los dos torpedos de babor, sin éxito. Luego a toda velocidad salió de la bahía, mientras intercambiaba el fuego con el blindado.


El cazatorpedero " Lynch " que seguía al cazatorpedero "Almirante Condell" , aumentó su velocidad y a menos de 150 metros, el Comandante Fuentes lanzó el torpedo de proa sin dar en el blanco, cayéndo a estribor rápidamente y cuando estaba a 40 metros del blindado lanzó un torpedo de babor, el que hizo impacto a popa de la sala de máquinas, en el salón de dínamos,
apagándose de inmediato el alumbrado y paralizando toda actividad bajo cubierta.


De inmediato salió de la bahía bajo el fuego del blindado el que le ocasionó cuatro heridos.


En escasos minutos el blindado se escoró a estribor y comenzó a hundirse y esta reliquia de la Guerra del Pacfico y de glorioso pasado desapareció en pocos
minutos de la superficie, dejando como saldo 11 oficiales y 171 tripulantes y civiles muertos, entre ellos el Secretario de la Junta de Gobierno, don
Enrique Valdés Vergara, aparte de la pérdida de armamento, municiones y vituallas para las tropas que se encontraban en tierra.


Entretanto, los cazatorpederos salían de la bahía y confirmando el hundimiento del blindado, se dirigieron a reunirse con el transporte "Imperial" , que habían
dejado oportunamente en un punto de rendez- vous.


El miembro de la Junta de Gobierno , don Ramón Barros Luco se salvó asido de la cola de una vaca, que era parte del ganado en pie que se acostumbraba a llevar a bordo, porque no sabía nadar.Este hecho marca un hito importante en el desarrollo de los torpedos, pues fue la primera vez en el mundo que un torpedo
autopropulsado hundía un buque.Asimismo, la pérdida del blindado de glorioso pasado, fue un gran golpe material y moral para la fuerzas congresistas.


COMBATE DE CALDERILLA


(23 de abril de 1891).


Los cazatorpederos confiando en su rápido andar, entraron nuevamente en la bahía de Caldera para cerciorarse del hundimiento del blindado
"Blanco".Luego se alejaron con rumbo sur. A las 7 de la mañana fueron avistados por el transporte "Aconcagua", que comandaba el Capitán de Corbeta
Vicente Merino Jarpa.A los cuatro mil metros de distancia, Merino Jarpa abrió el fuego y acortando la distancia a mil metros, uno de los disparos impactó al cazatorpedero "Almirante Condell", que tuvo que huir hacia el sur, junto con el cazatorpedero "Almirante Lynch". A las 8.20 horas cesó el fuego, habiendo
disparado el vapor "Aconcagua" 97 tiros de los cuales
acertó uno.Los cazatorpederos hicieron 400 disparos de los cuales sólo acertaron 8 de la obra muerta del transporte.


SITUACION POLITICA DEL PRESIDENTE BALMACEDA


El 6 de febrero de 1891, el Presidente José Manuel Balmaceda Fernández nombró Ministro del Interior a Domingo Godoy Cruz, quien tomó drásticas medidas en contra de los opositores, vulnerando las garantías constitucionales y cometiendo innumerables abusos, especialmente en contra de familias pudientes. El abuso de poder ejercido por el Ministro Godoy, rápidamente
incrementó el descontento de la opinión pública y el
número de personas que se oponían al Gobierno del Presidente José Manuel Balmaceda, por lo que a medida que pasaba el tiempo, el apoyo al Gobierno era cada vez menor. El Ministro Godoy hizo más daño al Gobierno
de Balmaceda que las acciones de la oposición.


ADQUISICION FRUSTRADA


Ocupadas las provincias nortinas, la Junta de Gobierno se halló incapacitada para aumentar su ejército por falta de armas.El agente Ricardo Trumbull compró en EE.UU. de N.A. cinco mil fusiles Remington y dos
millones de tiros, que debían embarcarse en la goleta "Robert and Minnie " para que en isla San Clemente, frente a las costas de California,se trasbordaran al
transporte "Itata".El 30 de abril de 1891 zarpó el transporte, desde Arica, escoltado por el crucero "Esmeralda" , dirigiendose a islas Galápagos, donde
efectuaron faena de carbón.Luego el crucero se dirigió a Acapulco donde rellenaría carbón y esperaría al " Itata ", para escoltarlo en el viaje de regreso.

El transporte " Itata ", antes de recibir el cargamento de armas, recaló a San Diego, California, el 3 de mayo de 1891 para embarcar carbón y víveres para su buque y el crucero " Esmeralda ", que permitiera el regreso a Chile. De esta manera se impediría que el gobierno norteamericano, que estaba a favor del Presidente Balmaceda, incautara las armas, invocando neutralidad.


Los agentes de Balmaceda convencieron a las autoridades norteamericanas de impedir el zarpe del " Itata ", para lo cual , embarcaron un comisario para
vigilar el buque. Como éste había sido recibido
conforme por las autoridades marítimas, no se impidió el carguío de carbón y víveres.Cuando el buque pidió los documentos de despacho para poder zarpar, esto le fue negado reiteradamente. Su Comandante, Capitán de
Fragata Alberto Silva Palma decidió entonces zarpar
sin los documentos de despacho ni de sanidad, lo cual
efectuó el día 6 de mayo, desembarcando al comisario
en una lancha de prácticos en la boca del puerto.

Luego se dirigió a encontrarse a la brevedad con la goleta " Robert and Minnie ", que era buscada por buques de la Armada norteamericana para confiscar su
cargamento. Cuando esta operación estaba en ejecución , el gobierno norteamericano ordenó al Almirante Mac-Cann, Jefe de la Flota del Pacífico, la captura del transporte "Itata" y en caso de no alcanzarlo en
la mar, exigiera su devolución a su recalada en
Iquique. El transporte "Itata" logró recibir el
embarque y eludir a sus perseguidores, recalando en
Iquique el 3 de junio de 1891.El crucero " Esmeralda " debió regresar independientemente debido a no poder conseguir oportunamente carbón en Acapulco. Sin embargo, las presiones del gobierno norteamericano
llevaron a la Junta de Gobierno a entregar el buque al crucero "Charleston" el 13 de junio, que lo hizo regresar con su cargamento, escoltado a EE.UU. de N.A..Posteriormente la Corte de Justicia de EE.UU. de
N.A. dictaminó que la retención del transporte "Itata"
había sido una arbitrariedad del gobierno norteamericano y un atentado en contra sus propias leyes. El buque y su cargamento fueron dejados en
libertad el 30 de septiembre de 1891, cuando la Guerra
Civil había terminado.


LA ESCUADRA SE DIRIGE A CALDERA


(20 de julio de 1891).


El 20 de julio de 1891 zarpó de Iquique a Caldera un
convoy formado por los transportes "Maipo", "Amazonas" y "Trumao", que conducían a parte del ejército congresista y eran escoltados por el monitor "Huscar" y cañonera "Magallanes".Arribaron a Caldera el 24,
desembarcando la tropa que se dirigió a Copiapó.

Otra parte del ejército se embarcó en los transportes
"Cachapoal" y "Copiap" y escoltados por el monitor
"Huscar" llegaron a Caldera el 2 de agosto para
desembarcar la tropa que se dirigió a Copiapó.


EL EJERCITO CONGRESISTA SE DIRIGE AL SUR


(15 y 16 de agosto de 1891)


En Copiapó se aumentó el ejército hasta completar diez mil hombres y en conocimiento que el Comité Revolucionario que actuaba en Santiago y Valparaíso, planeaba cortar el telégrafo, volar los puentes de ferrocarril y tener un regimiento de caballería de ochocientos hombres, listos para proteger cualquier desembarco en esa zona, se decidió hacerlo cerca de
Valparaíso, en Quintero y la fecha se fijó entre el 15 y el 20 de agosto, debido también al zarpe de los cruceros "Presidente Errzuriz" y "Presidente Pinto"
desde Europa, lo que podría favorecer la situación de las fuerzas balmacedistas, a su recalada a Chile.Entre el 15 y el 16 de agosto el ejército congresista,
compuesto por 9.284 hombres, se embarcó en los puertos
de Huasco y Caldera en los transportes "Aconcagua", "Amazonas", "Maipo", "Cachapoal", "Bio Bio", "Copiap", "Limar", "Isidora Cousio" y corbeta "Abtao", escoltados por el crucero "Esmeralda", la cañonera "Magallanes", el blindado "Cochrane" y la corbeta "O'Higgins", que se dirigieron al sur. El apoyo
logístico se embarcó en los escampavías "Cndor" y "Huemul", remolcador "Minero", "Carlos Roberto", "Ditsmarshen" y "Birsmarck".


DESEMBARCO EN QUINTERO


(20 de agosto de 1891).


El 20 de agosto a las 06.00 horas comenzó el desembarco en la bahía de Quintero sin oposición, a pesar de que el Presidente José Manuel Balmaceda Fernández había telegrafiado al General José Miguel
Alcérreca Saldes, de la posibilidad que sus enemigos desembarcaran en ese puerto.A las 23.00 horas había desembarcado la totalidad del ejército, que se dirigió hacia el río Aconcagua, donde tomó posiciones para el
enfrentamiento contra el ejército balmacedista

LA BATALLA DE CONCON


(21 de agosto de 1981).


A las 07.00 horas del día 21 de agosto se inició la batalla en Concón Bajo, con duelo de artillería. A las 09.30 horas las tropas gobiernistas que vigilaban el
vado de Verdejo abandonaron sus posiciones, permitiendo el cruce del río Aconcagua a parte de las tropas congresistas, mientras el resto atacaba
frontalmente para permitir el vadeo. La corbeta
"O'Higgins" y el crucero "Esmeralda" se aproximaron a la playa y abrieron fuego sobre las tropas gobiernistas, lo que produjo el desbande de parte de
ellas.La batalla tuvo diferentes alternativas que pudo dar la victoria a cualquiera de los dos bandos, pero la alta moral de las tropas congresistas, se sobrepuso
a las dificultades propias de una contienda bélica, y a las 16.00 horas las tropas gobiernistas huían en desbandada hacia Viña del Mar, Quilpué y Quillota.

De los ocho mil hombres de las tropas gobiernistas quedaron en el campo de batalla más de 2.200 entre muertos y heridos y 2.000 prisioneros.Cayeron en poder de los vencedores toda la artillería, municiones, parque y miles de fusiles. Los congresistas tuvieron 400 muertos, 600 heridos y 122 desaparecidos, que corresponden a los muertos y ahogados en el cruce del río.


VIÑA DEL MAR


(23 de agosto de 1891)


Después de la derrota de Concón, el día 22 entre las
19.30 horas y las 01.00 horas del día 23, las fuerzas
gobiernistas, que se habían reforzado con tropas traídas de Concepción y de Santiago, tomaron posición en los cerros en forma de semicírculo, que corren en
la ribera sur del estero Marga Marga y cierran el camino a Valparaíso.El ala izquierda quedó apoyada en el fuerte Callao (hoy Palacio Presidencial del cerro
Castillo) y la derecha a la altura del actual barrio Chorrillos y El Salto.A pesar de los 8.000 hombres que había reunido el Gobierno, que podían representar un
valor militar apreciable, sin embargo por su moral quebrantada después de la derrota de Concón y la falta de municiones, no constituían una barrera apreciable, que se opusiera a las fuerzas congresistas para la
ocupación de Valparaíso.

Los planes congresistas tenían previsto iniciar el ataque a las 02.30 horas del día
23, pero debido a la distancia de 800 metros a campo descubierto que existía entre las posiciones gobiernistas y la línea de inicio del ataque
congresista (aproximadamente lo que es la avenida 15 Norte, bajada de Santa Inés), se decidió suspenderlo. A pesar de lo anterior, se produjo un cañoneo entre la artillería gobiernista y la de los congresistas. Se
sumaron a este cañoneo el blindado "Cochrane" , el crucero "Esmeralda", Aconcagua" y "Cachapoal", que dispararon sobre el flanco izquierda de las fuerzas balmacedistas y el fuerte Callao, sin mayores
consecuencias.


BATALLA DE PLACILLA


(28 de agosto de 1891)


Las vacilaciones de los jefes del ejército gobiernista, hicieron retirar las tropas, envíandolas por un lado a reforzar Quillota y por otro lado a establecer una barrera defensiva en las alturas de Placilla, para impedir el paso de las tropas
congresistas a Santiago.


El ejército del Congreso envió fuerzas a Quilpué, para operar sobre Limache. Con otras fuerzas cortó la línea férrea en el puente Las Cucharas, entre Quilpué y Viña del Mar.


Al mismo tiempo varios regimientos balmacedistas se pasaron al bando del Congreso.
Aunque las ventajas estaban todas de parte de las fuerzas congresistas, sus jefes vacilaban en atacar a las fuerzas ubicadas en Placilla.La férrea voluntad
del Capitán de Navío Jorge Montt Alvarez fue necesaria para imponer la orden de ataque a los jefes de su ejército.Las fuerzas balmacedistas habían logrado
reunir 9.500 hombres, 40 cañones y abundantes municiones.

Las fuerzas congresistas reunían 11.000 hombres, abundante artillería y municiones. Esta batalla fue la más sangrienta de la Guerra Civil, en
la cual murieron heróicos jefes, oficiales y soldados que se habían distinguido por su valentía durante la Guerra del Pacfico, como asimismo destacados
personajes de la vida pública de la nación.


La victoria de las fuerzas congresistas fue aplastante y decisiva. La derrota fue completa y definitiva. El ejército vencido tuvo 1.115 muertos y 2.500 heridos,
lo que equivale a más del 30 por ciento de fuerzas efectivas.El ejército vencedor tuvo 2.070 bajas entre muertos y heridos, lo que equivale al 20 por ciento de sus fuerzas efectivas.Las puertas de Santiago quedaron abiertas y el Presidente José Manuel Balmaceda Fernández dimitió y se asiló en la Legación argentina,
suicidándose el 19 de septiembre de 1891.

El Capitán de Navío Jorge Montt Alvarez fue ascendido a Almirante y elegido Presidente de la República por el Congreso.Gobernó un período de 5 años, en el cual trató de reconciliar a los chilenos, dictando varias leyes de amnistía que permitieron a muchos marinos y militares, que habían combatido en las fuerzas
balmacedistas, poder reincorporarse al Ejército y a la Marina.

Vídeos relacionados