Guárdate de los Idus; Lola González

Literatura española contemporánea del siglo XX. Narrativa. Novela histórica. Roma antigua. Instituciones. Magistraturas romanas. Clases sociales. Argumento

  • Enviado por: Tanya
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad
publicidad

GUÁRDATE DE LOS IDUS

RESUMEN DE LA NOVELA

La novela de Lola Gándara, Guárdate de los Idus, se ambienta en el siglo I a.C. en Roma. Los hechos que la autora describe no son ficticios, es decir, no se los ha inventado. Los diálogos existentes entre los personajes si son ficticios, pero al no modificar los hechos, ni sus causas ni sus consecuencias, la novela toma forma histórica.

La novela empieza narrando la vida que Druso y Porcia llevan en casa de su tío Mario, senador de Roma. La noticia que les lleva a cambiar de vida es el asesinato de Julio Cesar, llevado a cabo por una serie de senadores, los cuales habían hecho una conjuración. Al principio ambos jóvenes no sabían que tenia eso que ver con su tío Mario, pero luego éste les reveló que había tomado parte en dicha conspiración. Para no morir con deshonor, Mario Dimitio pidió a Druso y a Porcia que le ayudaran a suicidarse, y así lo hicieron.

Antes de darse muerte, Mario entregó a Druso un pergamino enrollado, un documento secreto que Druso debía de guardar hasta que lo considerara necesario. Concedió la libertad a los esclavos, tal como indica la tradición, y a continuación se metió en un barreño de madera, a modo de baño. Él mismo cogió una daga y se hizo un corte superficial en la muñeca. Luego, Porcia, con gran tristeza le dio veneno, y cuando éste comenzó a hacer efecto, Druso hundió la daga en su muñeca.

Para que los partidarios de Cesar no atraparan a Druso y Porcia, ambos huyeron de la casa. Druso se fue acompañado por Membo, su `cuidador', hacia casa de Cicerón, amigo de la familia, y Porcia se escondió en una cueva con Eunice, hasta que todo el revuelo cesara.

Al llegar a casa de Cicerón, éste explicó que incluso allí corrían peligro, y que llegado el momento él negaría la amistad de Mario Dimitio. Por ello un cochero les condujo hasta la casa del senador Flavio Valerio Arrio. Allí planearon el viaje hasta casa de Druso para recoger a Porcia y a Eunice, y rescatarlas de la cueva, pero al volver los hombres del senador, dieron cuenta que la casa estaba precintada, y que no había nadie en la casa ni en la cueva. Membo y Druso se prepararon para marchar hacia la cueva, y verificar lo anunciado por los hombres del senador. Al bajar, vieron que no había nadie, e intentaron buscar un pasadizo secreto, sin conseguirlo. De vuelta a la casa del senador, vieron en la noche cómo un encapuchado se precipitó sobre alguien, clavándole una daga. Membo hizo un pequeño ruido a causa de una hoja, y el asesino miró hacia donde se situaban los dos. Las mirada de Druso se cruzó con la del asesino.

Sextina, ama de llaves del senador Flavio y chismosa, anunció por la mañana a Druso que habían asesinado al senador Metelo Serotio. Flavio contó a Druso que el asesinato no había sucedido por dinero, sino porque el asesino quería un documento. Mario se dio cuenta de que el asesino buscaba el documento que él poseía.

En la fiesta dada por el senador Flavio, se encontraban los más importantes personajes de Roma. Flavio le introdujo a Quinto Sempronio Cinna, el cual se iba a casar con la nieta del senador, Valeria. Druso se dio cuenta de que a ese hombre le había visto antes, y no antes del asesinato de Cesar, era él el asesino de Metelo. Planeó entonces Druso hablar con el senador al dia siguiente de lo ocurrido, pero nunca tuvo la oportunidad.

Mientras, Porcia y Eunice hablaban en la cueva, sobre la infancia de Porcia, y cuando ésta deseaba saber su futuro. Sibila le desbeló entonces unos versos, de los cuales ella se había olvidado hasta ahora. Al apoyarse Eunice sobre una estatuilla se abrió una puerta, y por ella pasaron. Por aquel pasadizo corría el agua, y estaba oscuro, con lo que el averiguar la salida se les hizo mucho más dificil. Se agotaron y se durmieron en el pasadizo, pero despertaron en el templo de Vesta.

Membo y Druso se dirigieron hacia la ciudad, hacia el Foro, y al buscar alojamiento, encontraron un piso en una insulae. Druso bajó a los baños públicos, donde conoció a un plebeyo llamado Demetrio, quien le invitó a tomar un vaso de vino la misma tarde. Druso aceptó, y fue con Membo. Allí les contó su historia, y éstos decidieron ayudarle para que Cinna no le encontrara, y a hallar el paradero de su hermana.

Una tarde, uno de los amigos de Demetrio le anunció que una chica de doce años más o menos había sido llevada a las vestales, y que averiguar su nombre real sería imposible, ya que en el templo sólo podían entrar las mujeres.

Al tiempo que todo esto sucedía, una serie de trapicheos corrían por la ciudad, con el fin de encontrar el joven Druso, y ponerle al corriente de la boda de Valeria y Cinna, boda que él debería de impedir, tal como se lo había prometido a Flavio Valerio.

Estando Druso escondido en el templo le atraparon. Un sacerdote le ordenó soltarle, y le explicó a Druso lo que les esperan a los que osan entrar en el recinto de las vírgenes. Éste le expresó su deseo de ver a la virgen vestal máxima, y dio resultado. Druso le narró el relato, y ésta fue a llamar a Porcia. Le pidió a la vestal que quemara el pergamino, y así lo hizo. Druso esperó que eso fuera lo correcto.

Al entrar en la taberna el 7 de mayo, los hombres de Cinna lo atraparon, y Cinna le preguntó por el pergamino. Druso mintió, diciendo que el pergamino lo tenía al vesta máxima, ya que él creía que era el testamento de su tío. Como sólo lo había entregado él, sólo Druso podría recogerlo, y la lista permanecería allí, sin que nadie supiera quienes eran los verdaderos complices, ya que Cinna tenía como objetivo estrangular a Druso al amanecer.

Estando Druso en la carcel, prometió al guardia una cuantiosa cantidad de dinero, si éste daba un recado a Demetrio. El guardia aceptó. Pasaron las horas, pero sus amigoa aparecieron. Se hizo Próculo pasar por un centurión, y dió resultado. Los guardias no dudaron en soltar a Druso. Luco le condujo hasta el templo de las vestales, donde anunció a su hermana Porcia que Cinna tenía a Valeria, y que él no se iría a Hispania con su madre sin ella. Tras esta declaración secreta, salió Porcia de su escondite, y le explicóa Druso que había ido a comprar tela con la madre de Cinna, y que luego se había quedado allií, haciéndose pasar por una vesta, y diciendo Porcia que la chica se había ido.

Para ir al puerto sin demora alguna por culpa de los guardias de Cina, Druso y Valeria marcharon hacia él por las galerias subterráneas, que servían de alcantarillado a toda la ciudad, e iban a dar al rio, por lo que podría servirles de camino hacia el puerto. Porcia había decidido quedarse en el templo y hacerse vestal, aunque ya tuviera 13 años. Le entregó a Druso una carta para su madre y se despidió de ellos. Druso y Valeria comenzaron el viaje, pero cuandoya estaban cerca del final, salió Espulón de las sombrs, hombre de Cinna, y la daga hirió a Valeria, manchando su camisa de rojo. Druso peleó con él, pero Demetrio terminó aquella lucha con una puñalada en la espalda. Salieron de la alcantarilla y Druso prometió no olvidar a sus fieles amigos. Uno de ellos había conseguido parar la hemorragia, y anunció que aunque el pulso fuera débil, Valeria dse recuperaría. Fue entonces cuando recordó las palabras del diario de su hermana, encontrado en uno de los viajes hacia la casa de su tío, en busca de Porcia:

¿Porqué tendremos que vivir siempre con el corazón dividido?

JULIO CÉSAR

- Julio César fue asesinado en el día de los idus de Marzo, es decir, el 15 de Marzo, a causa de su avance en el campo político. Al principio fue un hombre cordial, leal y justo, pero poco a poco las riquezas le atrayeron. Roma no quería más monarquías absolutas, y el Senado temió que César lo consiguiera, ya que después de la muerte de Pompeyo éste había hecho muchas reformas. Por ello, los hombres con grandes poderes, formaron una conspiración para matarle, en la que intervinieron más de doscientos hombres, entre ellos su hijo adoptivo Bruto. Pese a querer reinstaurar la monarquía, Julio César tenía partidarios, quienes juraron venganza a su muerte.

'' - Al principio Julio César era un hombre justo...Un hombre que gobernaba con equidad. Pero a medida que crecieron sus victorias, su ambición se hizo desmedida...

Había conseguido el título de´cónsul a perpetuidad, concentrando todos los poderes en sus manos. A Julio César sólo le faltaba el título de rey.''

'' - Aunque Marco Antonio le ofreció la corona, no se atrevió a tomarla, lo observaba todo el pueblo. Julio César querñia instaurar la monarquía, una monarquía absoluta y hereditaria. ''

'' - Pero roma es republicana''

'' - Precisamnete. Y para salvar la república se habñia heco indispensabe eliminar al César.''

- A su muerte, comenzaron las luchas por el poder, del que surgió un segundo triunvirato integrado por Lépido, Marco Antonio y Octavio. El reparto del poder no duró mucho, ya que Octavio empezó una nueva lucha para controlar el Estado. Lépido abandonó la escena política, dejando la lucha entre Marco Antonio y Octavio. Más tarde, Octavio venció a Marco Antonio, poniéndose al frente del Estado romano. A su periodo se le denomina Pax Augustea, ya que consiguió una paz duradera.

- Julio César nació en Roma en el año 100 a.C., el 12 o 13 de Julio. En el 69 a.C., César fue elegido cuestor y en el 65 a.C. edil curul, cargo en el que obtuvo gran popularidad con sus generosos juegos de gladiadores. Cuando César regresó a Roma en el 60 a.C., después de un año como gobernador de Hispania, se unió a Craso y Pompeyo para formar el primer triunvirato; con el fin de fortalecer aun más su relación, Pompeyo se casó con la hija de César, Julia. Con la ayuda de esta alianza, César fue elegido cónsul en el 59 a.C., y en el 58 a.C. se le nombró gobernador de la Galia. Durante los siete años siguientes dirigió las campañas conocidas como las guerras de las Galias, al final de las cuales el poder romano se estableció sobre el centro y norte de Europa, al oeste del río Rin.

Sila había gobernado como dictador durante varios años y César siguió este precedente. También fue nombrado cónsul por diez años en el año 45 a.C., y recibió la inviolabilidad de los tribunos. Como sumo sacerdote, fue jefe de la religión del Estado, pero sobre todo tenía el mando de todos los ejércitos, lo cual continuó siendo la principal fuente de su poder.

Sin embargo, varias familias de senadores sentían que César amenazaba sus posiciones; el honor y los poderes de César les hacían temer que éste quisiera ser rey, un título que, como republicanos, odiaban. En el año 44 a.C., un grupo de senadores, conspiraron para llevar a cabo su asesinato. En los idus de marzo del 44 a.C., cuando César entró en el Senado, el grupo lo asesinó.

- Muchos autores de obras literarias y de óperas se han inspirado en Julio César debido a sus grandes hazañas, las cuales repercuten aún en nuestras días. A lo largo de la historia se han exaltado sus acciones, como la conquista de Egipto, y la lucha en la Galia por el poder... Y además, su muerte posee toda la intriga necesaria para formar una novela.

RELIGIÓN ROMANA

Los dioses que aparecen en la lectura son los siguientes:

  • Isis, página 10

  • Hades, página 15

  • Sibila, página 66

  • Júpiter, página 24

  • Marte, página 40

  • Dafne, página 57

  • Rómulo, página 57

  • Apolo, página 57

  • Jano, página 59

  • Baco, página 59

  • Ceres, página 69

  • Juno, página 70

  • Pólux, página 75

  • Mercurio, página 80

  • Vulcano, página 110

(El número que aparece es el número de la primera página en la que se encuentra el nombre del dios o la diosa. )

Así pues, la religiosidad romana tenía como característica principal el politeísmo, es decir, no creen en un sólo dios, sino en varios. A cada uno de estos se le atribuye un fenómeno, como las aguas o el viento, siendo en este caso, Apolo el dios del viento y Neptuno el dios del mar.

Los romanos creían también en las adivinaciones divinas, es decir, que se podía predecir el futuro. En el texto se menciona como `adivinadora' a Sibila, quien recita a Porcia unos versos, los cuales serían su futuro. Por otra parte, el culto a Vesta, diosa del hogar, era venerada como una diosa cotidiana, era propio de la sociedad de Roma. El santuario público más importante dedicado a Vesta era su templo en el Foro romano, cuyo fuego, según se decía, lo había llevado desde Troya Eneas, el legendario fundador de Roma. El santuario era símbolo de la seguridad de la ciudad y lo custodiaban permanentemente seis vírgenes vestales, respetadas por toda Roma. Vesta era habitualmente representada con el símbolo del fuego.

- `En Roma, sólo los varones tienen buenas cartas, y yo no estoy dispuesta a jugar una partida perdida de antemano. La Sibila me vaticinó que el agua y el fuego serían mi destino. ¡Mi destino, Druso! Al fin lo he encontrado. Aquí esta el fuego. Yo seré vestal, hermano, llegaré a ser vestal máxima y tendré más poder y dignidad que muchos hombres'

INSTITUCIONES Y MAGISTRATURAS ROMANAS

En Roma existían varias instituciones y magistraturas destinadas a organizar y dividir los poderes, con el fin de evitar el retorno de la monarquía absoluta.

Al principio de su aparición, estaba formado únicamente por patricios, pero luego se integraron también los plebeyos. El número de senadores fue variando a lo largo del tiempo, llegando a novecientos en la época de Julio César. El Senado era un órgano meramente consultivo en la monarquía, y con un gran poder en la república. Sus decisiones y declaraciones eran de gran interés y eran respetadas por todo el pueblo.

Las magistraturas estaban desempeñadas por magistrados, quienes tenían diversas funciones en el gobierno, todas ellas específicas. Ningún magistrado recibía una remuneración por su trabajo, y sus funciones quedaban limitadas a un tiempo determinado. En ellas se distinguen los cónsules, los pretores, los censores, los cuestores, los ediles y los tribunos como magistraturas ordinarias, y como extraordinarias dictador y jefe de caballería.

Los cónsules, ostentaban al poder supremo, y presidían el Senado, los pretores presidían los tribunales de justicia, y los censores realizaban el censo y velaban por las costumbres públicas.

Los cuestores se encargaban de la hacienda, de las cuentas del Estado y recaudaban los impuestos, los ediles cuidaron la Administración Municipal, los tribunos defendían los intereses de la plebe, y por ello eran todos plebeyos, sus ayudantes eran los ediles. Los dictadores sólo se nombraban en momentos difíciles, y no permanecían en el poder más de seis meses. Por último, los jefes de caballería se nombraban junto con el dictador, y cesaba con él.

Las asambleas estaban formadas por los ciudadanos, y se denominaban comicios. Existían tres tipos de asambleas, los comicios por curias, los comicios por centurias y los comicios por tribus. La función de los primeros era casi nula, mientras que en los comicios por centurias se elegían a los magistrados superiores, se votaban leyes y poseían un poder judicial. Los comicios por tribus elegían a los magistrados menores votan las leyes que se les proponen y juzgaban penas inferiores.

CLASES SOCIALES ROMANAS

Los patricios vivían en casas grandes, de una sola familia, y el trabajo de los varones era político, mientras que los plebeyos vivían en casas plurifamiliares, y sus trabajos eran más duros que los de los patricios, ya que los trabajos manuales se consideraban indignos de los patricios y de ciudadanos. Así pues, los patricios poseían esclavos, los cuales eran libres a la muerte de su amo, y los plebeyos carecían de algunos derechos que sí poseían los patricios. Con el tiempo los plebeyos se rebelaron, ya que no podían tomar parte en las decisiones del Estado ni del gobierno.

ASPECTOS SORPRENDENTES DE LA SOCIEDAD

Me ha sorprendido, por ejemplo, la costumbre que tuvieron de contraer matrimonio por causas económicas, sin dejar elegir a la joven. Esto sucedió en varias sociedades a lo largo del tiempo, y es una costumbre que encuentro ridícula. En el caso de este libro, Valeria consigue escapar de las manos de Cinna para escaparse con Druso, pero tal y como le decían sus amigas, ellas se casaron con hombres mucho más mayores que ella, sin poder oponerse al matrimonio, aunque eso supusiera su tristeza.

Algo que también haya llamado mi atención son los órganos del gobierno, y lo que esto suponía para el pueblo. Es decir, solamente por que pertenecieras a una determinada asamblea o ser senador, el pueblo te respetaba, aunque no hubieras hecho más que nacer en una clase social alta, y ser varón, por supuesto. Hoy en día esto sigue pasando, pero el que llega a un puesto no suele ser por el nombre, sino por sus logros, con algunas excepciones... Me parece también que los romanos se organizaban muy bien en cuanto al tema legal, ya que los órganos del gobierno estaban muy bien divididos, y las funciones también. Idearon el modo para no volver a la monarquía, y cuando la república se desmoronó, tomó lugar el Imperio. Es decir, buscaban soluciones, que luego dieron, más o menos, los resultados deseados.

VIVIENDAS ROMANAS

Las llamadas `domus' eran el tipo de viviendo en la que vivían los patricios. Estas viviendas estaban destinadas a alojar a una sola familia, y por ello estaban normalmente construidas en un solo piso. Constaban de un pasillo de entrada, de un atrio, con una abertura superior para que entrase el agua de la lluvia o impluvium y con un estanque central para recoger el agua de la lluvia, llamado compluvium. Las domus también poseían una serie de pequeñas habitaciones, una zona de recepción y trabajo, un comedor, una cocina (culina) y a veces un pequeño jardín trasero (hortus).

Durante el final de la República y el comienzo del Imperio, las casas romanas se construyeron de manera más difícil.

En el atrium se instalaron columnas de estilo griego, el antiguo hortus se ensanchó y se rodeó de una columnata (peristilo), y la decoración se hizo bastante profusa.

Las `insulaes' eran las casas del pueblo romano. Era un bloque de pisos, del cual era propietario una sola persona, quien alquilaba las distintas habitaciones. Por esto, en las ínsulas no vivía una sola familia, como en las domus, sino que convivían varias familias.

EDIFICIOS PÚBLICOS

Uno de los edificios públicos más importantes fue el Foro Romano, en el que se reunían los ciudadanos. Fue además el emplazamiento de los principales edificios religiosos y cívicos, entre ellos el senado, la oficina de registro y la basílica. La basílica, que consistía en una gran sala cubierta, flanqueada por naves laterales, con frecuencia de dos o más pisos. En las basílicas romanas se realizaban tareas de comercio y procesos judiciales. Los teatros y anfiteatros eran escenario de obras teatrales, como su nombre indica, y eran una forma de ocio típica romana.

El templo principal de la ciudad de Roma, era el capitolio. El templo romano fue el resultado de una combinación de elementos griegos y etruscos, y era lugar de adoración a los dioses.

TERRITORIO ROMANO EN LA ÉPOCA DE JULIO CÉSAR

BIBLIOGRAFÍA

  • Enciclopedia Encarta '98

  • Libro de Geografía e Historia 1º ESO

  • Libro de Cultura Clásica - akal

  • Novela de Lola Gándara `Guárdate de los idus'