Grúas: Ascensor de obras

Obras públicas. Montaje. Operación. Seguridad. Mantenimiento

  • Enviado por: Alex
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 11 páginas
publicidad
publicidad

ASCENSOR DE OBRAS

INTRODUCCIÓN

Es un equipo de transporte vertical mixto, porque está diseñado para transportar verticalmente personas y carga. Por esta razón esta máquina debe cumplir rigurosamente con el equipamiento de seguridad, que exigen las normas internacionales que autorizan el transporte de personas, con este tipo de máquinas.

En nuestro país existen, estudios que comparan los rendimientos de este ascensor de obras, en diferentes soluciones tipos, de edificios en altura, considerando la relación entre la cantidad de mano de obra ocupada y el rendimiento que se obtiene en un edificio convencional de 4 a 6 pisos, comparado con uno de 10 a 12 pisos, y con otro de mayor altura.

Se ha podido establecer con certeza, que en la medida que aumenta de altura, es necesario una mayor cantidad de personal, sin que se aumenten las actividades ni el rendimiento.

Este problema es más evidente en las terminaciones, especialmente, cuando los equipos de transporte vertical masivos se retiran, (las grúas torres, etc.), cesando el abastecimiento a presión de los insumos, desde ese instante se destina una cantidad indeterminada de personas, para que suban o bajen materiales menores, siendo habitual que a las cuadrillas con tratos, se les coopere, sin cargo al trato con uno o más jornaleros no calificados, para un mejor abastecimiento de materiales.

En los edificios en altura normalmente se produce una pérdida de velocidad, erróneamente estimada como normal.

Al plantearnos el problema, concordaremos, que existe una deficiencia real en el transporte vertical de personas y materiales, problema que es más notorio durante las terminaciones.

Todos los profesionales están de acuerdo: "Que el equipamiento de una obra con medios adecuados de transporte de materiales, durante la obra gruesa, produce beneficios"

Por ejemplo, se destaca de que con el uso de una grúa torre:

1.- Aumenta la velocidad de la obra.

2.- Disminuye los costos, porque además permite una disminución del personal no calificado utilizado en los transportes horizontales de cada nivel ( se aceptan hasta 20 personas por grúa torre).

3.- Aumenta la productividad de los trabajadores, porque se evitan los tiempos muertos por desabastecimiento de material.

4.- Permite que los profesionales que dirigen la obra, optimasen el uso de equipos, programando cuidadosamente cada faena. dado que, las máquinas son de un costo horario elevado. y no se permite que tengan tiempos ociosos.

5.- Se efectúan manejos de cargas, tal como de moldaje pesado y fierro redondo, que serian imposibles de movilizar con otro tipo de máquina.

6.- En síntesis se construye más aceleradamente, con el premio adicional de necesitar menor recurso humano no calificado

Si ahora, agregamos un ascensor de obras

1.- Este permite un mejor control de la obra, porque los profesionales y/o supervisores pueden subir una mayor cantidad de veces, sin fatiga y sin pérdida de tiempo.

2.- Se evitan los tiempos perdidos por tránsito no productivo del personal de la obra.

3.- Es posible abastecer eficientemente todas las faenas menores interiores.

4.- Se evita la fatiga y demora del personal que transita obligatoriamente por las escalas.

5.- Se logra acelerar la obra.

En resumen: Se mejoran los rendimientos de personas y máquinas, diminuyendo costo y tiempo.

Se coincide que este valor significa alrededor de un 30% de menor costo, y cada vez que se aumenta la altura, este valor aumenta en una forma menor a la proporcional.

Como resultado de esta experiencia, estamos tecnificando la obra gruesa.

¿ No seria interesante ahora, estudiar las terminaciones?

Para mantener ese ritmo, debemos estudiar los problemas repetitivos, estos generalmente son dos:

1.- Transporte de materiales, en general frágiles y/o delicados, poco peso, pero volumétricos.

2.- Transporte del personal.

En relación al tema 2, en Alemania, España, Francia y Suecia, se han efectuado publicaciones al respecto.

En Chile, en la Universidad Católica hemos utilizado estos antecedentes, y los hemos aplicamos a nuestro medio, concluyendo lo siguiente:

(Considerando un mínimo de cuatro viajes por Hombre-Dia.)

1.- Hasta diez pisos, el rendimiento del personal que transita a pie, es prácticamente el normal.

2.- Entre 10 y 12 pisos, se pierde una hora hombre por día.

3.- Entre 13 y 15 pisos, aumenta la perdida a 10 minutos por piso.

4.- Entre 16 y 20 pisos, aumenta la perdida a 15 minutos por piso.

Además, al estudiar este problema, se detectó, que sobre este nivel, se produce sistemáticamente un aumento de por lo menos una bajada adicional, generalmente después de almuerzo, normalmente al WC.

5.- Sobre 21 pisos, no hay mucha experiencia en Chile, pero usaremos los estudios del Dr. alemán A.Ruppel, que publicó en la revista Bauwirchafts, donde concluye:

"Para subir a la planta 8 se requieren 15 minutos por hombre día, la cifra aumenta muy levemente para plantas superiores y podemos afirmar que por debajo de la planta 20 el tiempo tiende asintóticamente a 20 minutos x hombre x día, después hay que sumar cinco minutos por planta"

6.- El ingeniero Roberto García, de España, publicó sus resultados a cronómetro, los que son levemente mayores, los adjuntamos.

7.- En Suecia, en conjunto con los franceses, se han publicado curvas de rendimiento, muy explicativas, las que adjuntamos.

Conclusión: Hasta 15 pisos, utilizando un ascensor de obras se incrementa el rendimiento del personal entre un 15 al 30%, este último valor es sensiblemente mayor, en relación a la dirección y control de la obra.

Sobre 15 pisos el incremento es mayor.

Si sumamos los tiempos de espera y subida, podemos utilizar como mínimo este calculo:

- Tiempo real perdido: 45 min. por hombre-día

Jornada mensual de trabajo promedio: 20 días.

Cantidad de trabajadores: 50 personas.

45 x 20 x 50 = 45 000 min./60 = 750 HH por mes, considerando que solo sube el 30% del personal = 225 HH perdidas reales por mes.

En este calculo, no se ha tomado en cuenta, el menor rendimiento debido a la fatiga de subir a pie.

En todo este estudio, hemos señalado las ventajas, que representan un ascensor con respecto al transporte de personal, pero debemos recordar, que el otro factor gravitante son los material de construcción.

Es posible elevar todo el material de terminaciones, incluyendo planchas de Volcanita, vidrios, etc.

Si la velocidad es de 28 m/.min., (existen ascensores de obra hasta de 40 m/min.)

- Tiempo de carga : 2 min..

- Tiempo de descarga : 30 seg.

El ascensor efectúa un recorrido completo en cada oportunidad, con 4 paradas en un edificio de 12 pisos, con un recorrido promedio de 36 metros.

Al bajar, 3 paradas.

En subir ocupa 7 + 3 min. al bajar. el ciclo completos de 10 min. El rendimiento es de 6 subidas por hora = 48 ciclos completos por día.

Al racionalizar el transporte, se logran 12 recorridos por hora y por lo tanto 96 subidas diarias.

La forma técnica de obtener un mejor rendimiento, es limitar las paradas, autorizándose solo en los pisos de trabajo gravitante y uno que otro intermedio, además se debe acelerar el manejo de los materiales, a los que se le deberán dar soluciones especificas con equipos auxiliares rodantes.

Porque debemos limitar los tiempos de espera en el ingreso y la salida de los materiales de las cabinas.

En Europa, el uso de los ascensores de obra y las cuadrillas de transporte se desfasan con respecto al horario normal de la obra, con lo que se logra, que a las horas de inicio de faenas, estén los puntos de trabajo abastecidos por lo menos para tres horas de trabajo diario, evitándose los tiempos de espera en las cuadrillas.

Con cien subidas diarias, la obra está abastecida con materiales, no hay tiempos de espera, y nos ahorramos esa mano de obra ociosa, que se incorpora en los estudios de precio, la que se estima generalmente: "En 10 minutos por hombre-cuadrilla".

Hay otro argumento, que justifica por si solo, el uso de ascensores de obras.

No es un misterio, que en los edificios de mas de 15 pisos, el personal, incluyendo a los jefes y capataces, trata de subir utilizando los equipos de transporte de materiales, instalados en la obra, los más comunes son los elevadores de plataforma y similares. (Con la única intención de ahorrar tiempo y fatiga.)

El uso del elevador de plataforma y/o otros montacargas, para transporte de personas, está prohibido, pero quien ha subido a pie más de 8 veces diarias, a un edificio de 20 pisos. ¿Qué opina?

En muchas obras se cumplen con las normas de seguridad, pero frecuentemente ocurre el fenómeno, que los profesionales, el jefe de obra y algunos capataces, no pueden subir a inspeccionar faenas de terminaciones con la frecuencia necesaria por falta de tiempo o fatiga, normalmente la obra sufre en el rendimiento y/o costo, debido defectos en las terminaciones, las que en muchas oportunidades se deben rehacer.

Pero al no cumplir con las prohibiciones de uso de máquinas no autorizadas, ni aptas para el transporte de personas, tal como los elevadores de plataformas, ocurre que, en algunas oportunidades se producen accidentes, los que suelen ser graves y en algunos casos fatales.

Si se estudia la pérdida temporal o definitiva, de un colaborador, implica además un costo directo e indirecto importante, con el agravante, de que se trata de un ser humano.

Concluyendo, cada profesional debe analizar su problema puntual y responder a las siguientes interrogantes:

¿Qué ahorro real obtengo?

  • ACELERAR LA OBRA.

  • ECONOMIZANDO PERSONAL IMPRODUCTIVO.

  • AUMENTO DEL RENDIMIENTO DEL PERSONAL, AL EVITARLE FATIGA POR CAMBIOS DE NIVEL.

  • PROVISIÓN OPORTUNA DE MATERIALES AL PIE DE CADA FAENA.

  • FAENAS, SIN UN RIESGO POTENCIAL DE ACCIDENTES.

  • MEJOR CALIDAD EN LAS TERMINACIONES, POR MEJOR Y MAYOR SUPERVISIÓN Y CONTROL

  • SE ERRADICA EL PERSONAL QUE TRANSITA SIN CONTROL EN LAS ESCALAS DEL EDIFICIO.

  • MONTAJE

  • Hoy día los Ascensores de Obras, son una solución temporal simple, para el transporte vertical de personas y materiales.

  • Es de instalación es sencilla, sólo hay que tener claro, que se necesita una superficie de apoyo nivelada y con la resistencia necesaria para soportar el peso del ascensor completo, más un coeficiente de carga dinámica, estos antecedentes los indica el fabricante en su manual de montaje.

  • 1.- Apoyo sobre radier horizontal, con un desnivel máximo de 0,4 %

  • 2.- Torre vertical con desnivel máximo de 4º.

  • 3.- El montaje debe ejecutarse con pernos de acero con el apreté, los grados de resistencia y el diámetro indicados por el fabricante.

  • Adicionalmente, en el edificio debe existir el volumen vertical necesario para permitir la instalación de la torre soportante y la proyección de pasada de la cabina. (Gálibo)

  • 6.- La cabina con un juego axial máximo de 0,5 mm.

  • 7.- Cuidado con la altura de autonomía, la que normalmente es limitada.

  • Determinada la altura final del ascensor, si se supera la altura de autonomía, hay que estudiar la ubicación y afianzamiento de las riostras.

  • 8.- Sobre la altura de autonomía se deben colocar riostras, las que deben ser rígidas y solidarias a la torre y al muro, con el objeto de transmitir los esfuerzos horizontales generados por el ascensor de obras.

  • 9.- La torre ni la cabina pueden aproximarse a una distancia inferior a 3 m de las líneas eléctricas.

  • 10.- Instalar el selector de paradas, conforme a las necesidades temporales de la obra.

  • Conforme a las instrucciones del fabricante, programar la secuencia de montaje.

  • 11.- Selector de paradas, conforme a las necesidades de la obra.

  • Instalado el ascensor de obras, es necesario programar su uso, determinando el objetivo preferencial de transporte, para programar las paradas.

  • 12.- Designar un operador calificado, definiendo claramente sus deberes y obligaciones.

  • OPERACIÓN.

  • Son conocidas las normas internacionales relacionadas con el uso de ascensores de obras, las que establecen como única condición, la solución de elevación autorizada para este tipo de máquina de transporte vertical, sólo se acepta : Piñón y cremallera.

  • Prohibiendo las soluciones de elevación mediante suspenciones de cables de acero, por la gran cantidad de accidentes ocurridos.

  • Los módulos de altura, donde se instalan estos equipos son:

    • Los tipos económicos hasta 100 m de altura.

    • Los modelos intermedios 140/150 m.

    • Los modelos superiores, han trabajado sin problemas en un gran porcentaje de los edificios más altos del mundo, que se han construido a la fecha.

    • Las velocidades de subida y/o bajada:

      • Los económicos 18/20 m/min.

      • Los intermedios 28/30 m/min.

      • Los superiores 40/48 m/min.

      • La capacidad de carga es variable :

        • De 360 a 500 Kg.

        • De 500 a 1.000 Kg.

        • Hasta 3.000 Kg.

        • El tamaño de las cabinas es variable

          • De 0.78 x 1,00 m hasta 1,50 x 3,20 m.

          Todos estos antecedentes corresponden a versiones standard de las diferentes fábricas internacionales.

          Además el funcionamiento de la cabina y la operación del ascensor deben cumplir con las normas de seguridad establecidas internacionalmente para este tipo de máquina.

          SEGURIDAD

          Se deben respetar cuidadosamente las instrucciones de seguridad entregas por el fabricante, en el momento de la compra de un ascensor de obras, con este hábito se evitarán los riesgos de accidentes.

          Mecanismos de seguridad.

          Los ascensores de obras, deben estar equipados con un mínimo de mecanismos de seguridad :

          Doble control de recorrido superior e inferior.

          Puertas de enclavamiento.

          Cabina con techo reforzado.

          Paredes laterales de la cabina con rejilla metálica.

          Freno paracaídas directo a la cremallera.

          Botones de emergencia.

          Comandos en la cabina.

          Electrofreno de detención

          Freno antiembalamiento directo a la cremallera

          Selector de detención de pisos.

          Levante mediante piñón y cremallera.

          Amortiguador basal.

          Letrero indicando la carga máxima.

          1.- Doble control de recorrido superior e inferior.

          Con el objeto de regular con exactitud, el recorrido superior e inferior, se ha incorporado un sistema doble censor electrónico de recorrido, dos en cada sentido, en general el control superior se va corrigiendo o cambiando de ubicación, en la medida de que aumenta de altura.

          Este sistema de control, se debe controlar semanalmente.

          2.- Puertas de enclavamiento.

          En un sistema electromecánico, que al abrir una puerta cuando la cabina está en movimiento, el ascensor se detiene de inmediato, hasta que la puerta se cierre correctamente.

          3.- Cabina con techo reforzado.

          Debido que el ascensor de obras, está diseñado para trabajar en edificios en construcción, es común la caída de materiales en los niveles altos, lo que aconseja una cabina con un techo reforzado.

          4.- Paredes laterales de la cabina con rejilla metálica.

          Estas rejillas tratan de evitar que un pasajero del ascensor por descuido, pueda sacar una parte del cuerpo, el que podría golpearse con la estructura de la torre soportante o con parte del edificio.

          En los ascensores de una velocidad superior a 20 m/min., la cabina debe estar equipada en sus cuatro costados con rejilla metálica fina, la que debe evitar que se expongan al exterior de la cabina, incluso los dedos.(Jaula).

          5.- Freno paracaídas directa a la cremallera.

          Si el motor o los motores de elevación presentan un defecto grave, y eventualmente la cabina iniciara un descenso no esperado, la cabina está equipada con una cremallera adicional, equipada con un freno centrífugo conectado a un piñón independiente, que detiene de inmediato la cabina en caída.

          6.- Botones de emergencia.

          Ante cualquier eventualidad de riesgo, el ascensorista debe poder cortar la corriente y/o detener la cabina mediante un freno de emergencia.

          7.- Comandos en la cabina.

          Con el objeto de proteger al personal que entra o sale de la cabina, y mejorar el rendimiento del ascensor, con una reacción instantánea en caso de emergencia, se ha normalizado la ubicación de los comandos en la cabina.

          8.- Electrofreno de detención instantánea.

          Si el motor o los motores de elevación sufren el corte voluntario o imprevisto de la electricidad, los frenos electromagnéticos operan al instante, inmovilizado a la cabina.

          9.- Freno antiembalamiento a la cremallera.

          Este freno actúa solamente en el momento de que los motores de elevación aumenten de velocidad, por cualquier tipo de razón. (Bajando o subiendo)

          10.- Selector de detención de pisos.

          Permite programar a voluntad las detenciones en los pisos seleccionados con la posibilidad de modificar las detenciones.

          11.- Levante mediante cremalleras.

          En diferentes estudios se ha determinado por medidas de seguridad de que la acción de un piñón sobre una cremallera, si estos elementos están debidamente calculados, es la solución ideal, para este tipo de máquinas.

          12.- Amortiguador basal

          Se pretende, que si por defecto o por error, la cabina bajará más de lo programado, exista un amortiguador de impacto, normalmente las fábricas ofrecen una solución de amortiguadores de resorte, pero en Chile, lo habitual es utilizar un neumático, este trabaja bien, si es del tamaño adecuado.

          13.- Letrero indicando la carga máxima.

          Este letrero es indispensable, porque hasta la fecha, no se podido diseñar con un funcionamiento simple y a un costo razonable, un control de peso máximo.

          Este letrero debe estar ubicado en la cabina y en la torre del ascensor, porque es de vital importancia conocer la capacidad de un ascensor de obras.

          Las normas europeas exigen en el área que ocupa el ascensor una empalizada con una puerta de acceso a la cabina, con un sistema de enclavamiento.

          Cuando por el interior de la torre del ascensor, se desliza la cabina (caso poco habitual) se exige que bajo la cabina cuelgue un Aro salvavidas, este elemento es del tamaño basal de la cabina, y está suspendido sobre cuatro microswicht de seguridad. Cuando baja la cabina y este aro toca un obstáculo se detiene de inmediato.

          Una vez más la norma básica de seguridad : Conocer claramente el peso a levantar y mantener todos los mecanismos de seguridad en operación

          Diariamente en cada ascensor de debe efectuar un procedimiento de seguridad.

          Inspeccionar visualmente y asegurarse de que no existan obstáculos, tales como escaleras, madera o herramientas que impidan el desplazamiento de la cabina del ascensor, tanto como alrededor de éste, como en su interior.

          Verificar el funcionamiento de los botones de emergencia, los que deben detener la cabina instantáneamente.

          Controlar el cierre electromecánico de las puertas.

          Todos los controles se ejecutan a un metro de altura.

          Controlar la puerta de enclavamiento bajando.

          MANTENCIÓN

          1.- Engrasar con lubricantes especiales indicados por el fabricante del ascensor, principalmente el piñón y la cremallera, porque sin la lubricación adecuada el piñón sufre desgaste.

          2.- Lubricar los otros elementos indicados por el fabricante, siguiendo sus instrucciones.

          3.- Reaprete oportuno completo de los pernos de la estructura.

          4.- Controlar semanalmente la verticalidad.

          5.- Control semanalmente juego axial cabina.

          6.- Controlar mensualmente funcionamiento del freno progresivo, denominado freno antiembalamiento.

          7.- Revisar conforme a las instrucciones del fabricante el ajuste del piñón y corona

          El cumplimiento de un programa de control de los mecanismos de seguridad y manutención periódica, permiten un trabajo sin riesgos.

          No debemos olvidarnos del uso adecuado al diseño del ascensor y a la erradicación de las sobrecargas para un aprovechamiento prolongado y sin accidentes.