Grandes esperanzas; Charles Dickens

Literatura universal siglo XIX. Narrativa inglesa realista. Realismo inglés. Novela. Miseria e infancia. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Mizar
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información


Grandes Esperanzas

- Charles Dickens -

Resumen del libro

Phillip Pirrip, “Pip”, es un niño huérfano y de clase baja que vive con su hermana y el marido de ésta en un pueblecito inglés. Un día conoce a un presidiario que se ha escapado, quien le pide comida y una lima. Pip obedece y se olvida de ello, inconsciente de que este hecho condicionará su vida para siempre.

Pasados unos meses, una anciana adinerada, la señora Havisham le invita a jugar a su casa, hecho que cambiará su vida para siempre. Pues allí conoce el mundo que hay más allá de los límites de su pueblo, y también conoce a una niña, Estela, más o menos de su edad, educada por la anciana, de la que se enamora nada más verla. Pero ella es orgullosa y engreída, y le rechaza por su pobreza e ignorancia. Esta circunstancia deprime a Pip, y le hace buscar ayuda en una amiga, Biddy, quien le alfabetiza. Tras visitas periódicas a la misteriosa casa (todo esta sucio y abandonado), su cuñado José (con el que guarda una gran amistad) es invitado también. En esta visita, Havisham recompensa económicamente los servicios de Pip y se despide de ellos.

Aquí comienza una etapa triste en la vida de Pip, pues su hermana se ha quedado inválida y comienza su aprendizaje como herrero (subvencionado por el dinero de la anciana), hecho que agrava más su situación.

La solución aparece cuando un hombre del entorno de la anciana le informa de que una fuente anónima le ha donado un cuantioso capital. Le da dinero para vestirse correctamente y le dice que va a vivir en Londres con una familia rica. Es decir, que le brinda lo que denomina “grandes esperanzas”.

La idea de alcanzar otra clase social le divide en dos: por una parte guarda las ansias de ser un caballero, para conquistar a Estela, y escapar de su oficio como herrero al que iba destinado; y por otra parte, la tristeza de la separación de su amado cuñado y su amiga Biddy. Pero el ya adolescente Pip hace frente a sus temores y se instala en Londres. Allí descubre un mundo nuevo de posibilidades, y vive cómodamente junto al hijo mayor de la familia, del que 11se hace íntimo amigo.

Una circunstancia le devuelve al pasado: su querida Estela va a irse a vivir a Londres, aunque simultáneamente se da cuenta de que ella está muy condicionada por la anciana, quien ha resuelto que ella rompa el corazón de todos los chicos que pueda, para vengarse así de un antiguo desamor suyo. Y aún más, cree que él es el destinado para ella, pues cree también que el dinero proviene de la anciana.

Por entonces Pip se entera de que finalmente su hermana ha muerto, lo que crea un ambiente todavía más melancólico.

La historia toma un giro inesperado cuando aparece el bienhechor de Pip: es el presidiario que en su día le pidiera un favor. Al estar tan agradecido, en cuanto empezó a ganar dinero en América, se lo fue mandando para que hiciesen de Pip el caballero que él nunca pudo ser.

Provis, que así es como se hace llamar este personaje, le cuenta que ha vuelto para verle, pero Pip le odia porque se siente desgraciado con su nueva vida, pues es demasiado complicada, y echa de menos su hogar.

Pip y Herbert, su amigo, se dan cuenta de que, al estar ilegalmente Provis en Inglaterra, tienen que ocultarlo y llevarlo al extranjero. Antes de irse, se declara a Estela, y ella le dice que está comprometida con otro hombre. Cuando se va a despedir de Havisham, ésta le cuenta parte de la vida de Estela, que finalmente se desvela como hija de Provis. Después de esto, la anciana muere en sus brazos como consecuencia de un incendio.

Cuando Herbert y él intentan la huida con Provis, les aprehende la policía, y durante la captura el fugitivo es herido gravemente, y muere durante su juicio.

Más tarde, también su compañero se ve obligado a abandonarle, y Pip cae en una profunda depresión, y una posterior enfermedad. Se pasa semanas inconsciente y cuando despierta, se encuentra al lado de José, quien le cuida y paga sus deudas hasta que se recupera. En este momento, José vuelve a su pueblo natal. Cuando Pip va allí a agradecérselo, se encuentra con que él y su amiga Biddy se casan ese mismo día. Este hecho trastorna a Pip, pues tenía pensado estar él con su antigua amiga.

Pip decide evadirse y se reúne con su amigo Herbert en el extranjero, donde progresa y vive bien. Once años después, regresa y descubre que la pareja ha tenido un niño, llamado Pip. Y para completar su visita, vuelve a Satis, la desolada mansión de Havisham, y casualmente se encuentra allí a Estela. Ella le cuenta que su matrimonio ha fracasado, y ella nota un cambio especialmente reconfortante en ella, pues siente que está humillada y arrepentida. A raíz de esto, se hacen amigos para toda la vida.

Relacion entre el libro y los hechos históricos

El libro se escribió entre 1860 y 1861, y aunque no se cita en ningún momento los años en los que se ambienta el libro, deduzco que es una época contemporánea. En esta época se vivía una cierta tranquilidad en Inglaterra, mientras en el resto de Europa se viven los nacionalismos y las unificaciones de Italia y Alemania.

En Inglaterra lo que prima es el proletariado, pues se vive el primer movimiento obrero moderno, organizado en sindicatos (Trade Unions), asociaciones obreras locales o de fábricas articuladas por oficios, que tratan de obtener mejores condiciones de trabajo y de vida por medio de contratos colectivos sobre los salarios, los horarios y la protección del trabajo.

Desde finales del siglo XIX son reconocidos como representantes legítimos de los trabajadores. Más tarde, empleados, dependientes, campesinos, y trabajadores a domicilio se organizan siguiendo el modelo de los obreros industriales. También aparecen las cooperativas; Robert Owen (1771-1858) promueve instituciones para la protección de los obreros de las duras condiciones de trabajo existentes en las grandes fábricas.

Otra característica que se plasma en el libro es la influencia del “Nuevo Mundo”, las colonias inglesas, este caso Nueva Gales del Sur (la actual Australia), que desde 1788 está bajo dominio inglés. Allí emprende una nueva vida el presidiario Provis y gana dinero rápidamente, por lo que ya se prevé una nación potencial y llena de posibilidades.

En 1846 son abolidos los aranceles proteccionistas (Corn Laws), y se da una política de libre comercio. Este comercio se desarrolla a medida que se desarrolla también la materia producida en Inglaterra, pues aparecen nuevos sectores económicos: las industrias minera y pesada, que logran un gran avance gracias a la revolución de los transportes. El primer ferrocarril se da también en Inglaterra en 1830 (línea Liverpool-Manchester). Como consecuencia de estos avances, Inglaterra encabeza la industria mundial. Se crean núcleos de concentración demográfica en las zonas fabriles, configurándose en ellos una sociedad democrático-burguesa. Se eleva la renta nacional, se forma el proletariado industrial, la libertad empresarial absoluta, la decadencia de la artesanía (José es herrero, y por ello Pip no quiere serlo, pues es un trabajo sin futuro) y la relegación de la agricultura a un segundo plano.

Se observa así mismo el incremento demográfico en las ciudades, y sobre todo en Londres, que se convierte en centro indiscutible de Inglaterra, y por consiguiente, del mundo.

En la capital el nivel económico es mucho mayor, y la alfabetización también, que el rural. Este contraste se refleja muy bien en el texto, pues la educación en el pueblo de Pip era nula, y aunque el quisiese seguir adelante y tener éxito en la vida, no habría podido sin esa ayuda tan misteriosa. Y no sólo en la educación: el contraste es permanente (aunque Pip encuentra Londres mucho menos esplendoroso de lo que se dice...). Es un ritmo de vida que no está acostumbrado a seguir y todo le sorprende. Esta oposición entre pueblo y ciudad se debe al éxodo rural que comienza con la industrialización. Aparte de estas observaciones, no se puede decir mucho más, pues en esta época no hay grandes cambios políticos, y en el libro no se habla de política o injusticia social, aunque ésta última está presente en cada capítulo.

Comentario personal

Grandes esperanzas. Este título resume en dos palabras todo lo que se presenta al joven protagonista de esta historia: un mundo de posibilidades que pronto verá que no es lo que él esperaba. Y por eso me ha gustado tanto este libro, porque es realista y soñador a la vez, y refleja muy bien la sociedad de su tiempo, donde cada uno es lo que tiene, y si naces donde no hay, te condiciona toda tu vida. Y aunque puedas escalar posiciones, tu corazón sigue perteneciendo a donde naciste.

Me gusta en especial la forma en la que se desarrollan los acontecimientos, pues no hace grandes saltos en el tiempo, si no que se puede observar el cambio de personalidad y madurez en el protagonista, desde que es un “simple” niño de 7 años, hasta que es un adulto y responsable hombre de unos 30 años. Y todo ello contado con la mayor naturalidad del mundo. Y a pesar del inminente cambio social por el nivel económico alcanzado, se observa un alma humilde y sincera que perdura a lo largo de todo el libro, hasta el final se puede sentir que Pip siente el mismo amor por su cuñado que el que sentía de niño, lo que emociona enormemente.

Aparte del argumento, que mezcla lazos familiares con problemas económicos e incluso una bonita historia de amor, el escritor es un magnífico novelista, quien sabe expresar a la perfección cada sentimiento, cada sensación, cada pensamiento. El resultado es una obra increíblemente amena e interesante, aunque quizá sea un poco pesada, pues enreda demasiados nombres y acontecimientos, tanto que al final del libro no sabía quien era quién, y sobran por la simple razón de que sobran, son prescindibles, y no tienen demasiada importancia en la trama del libro. Yo habría eliminado personajes y me habría centrado más en los que verdaderamente importan.

Pero por lo demás, es un brillante texto que logra enternecer a cualquiera, con la humildad y sinceridad de su protagonista, y con el aire melancólico de todo lo que le rodea. Seguramente sea eso lo que más me ha sorprendido de esta obra de Dickens, pues le creía un escritor mucho más soñador y romántico, pero sin embargo en este libro se siente una desolación que persigue a todos los personajes.

En conclusión, cuenta una triste y enternecedora historia de una forma magistral, con lo que es impensable que no guste. Es más, atrae desde el principio hasta el final, logrando una atmósfera muy agradable para todo lector.

6

2