Grandes científicas de la historia

Ciencia. Científicas. Mujeres. Hypatia de Alejandría. Caroline Herschel. Ada Lovelace. Marie Curie. Rosalind Franklin. Margarita Salas

  • Enviado por: Pablo Coruña
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 20 páginas
publicidad
publicidad

Grandes Científicas de la Historia

Intro

1. Hypatia de Alejandría

1.1 Vida

1.2 Obra

1.3 Muerte

2. Caroline Herschel

2.1 Introducción

2.2 Inicio científico

2.3 Últimos años

3. Ada Lovelace

4. Marie Curie

1.4 Vida

4.2 Trabajo

4.3 Muerte

5. ROSALIND FRANKLIN

6. Margarita Salas

1 Hypatia de Alejandria

1.1

Vida

Hypatia de Alejandría nació en el año el año 355 d. C. De descendientes griegos, era hija de un famoso astrónomo y matemático llamado Teón, quien supervisó todos los aspectos de la formación de la hija y la educó en un ambiente de pensamiento. Teón instruyó a la hija en el conocimiento de las diferentes religiones del mundo y le enseñó el arte de la oratoria, así como los principios de la enseñanza

Hypatia viajó a Grecia y a Italia para aumentar conocimientos e impresionó a todos los que la conocieron por su inteligencia y su belleza. Al volver a Alejandría, se dedicó a la enseñanza de la Matemática, Astronomía, Filosofía y Mecánica.. , también se interesó en la Tecnología práctica .

1.2

Obra:

La mayoría de los escritos de Hypatia eran libros de texto para sus estudiantes. Ninguno ha permanecido intacto, pero es posible que partes de su obra estén incorporadas en los tratados existentes de Teón.
...
El trabajo más importante de Hypatia es un comentario sobre la Aritmética de Diofanto, en 13 libros. Este vivió y trabajó en Alejandría en el siglo III y se le llamó el 'padre del álgebra'.Desarrolló las ecuaciones indeterminadas (diofánticas), es decir, ecuaciones con soluciones múltiples.).

También trabajó con ecuaciones cuadráticas. Los comentarios de Hypatia incluían algunas soluciones alternas y muchos nuevos problemas, que luego fueron incorporados a los manuscritos diofánticos.

También escribió un tratado Sobre la geometría de las cónicas de Apolonio, en ocho libros. Apolonio de Perga, geómetra alejandrino al que se le debe los epiciclos para explicar las órbitas irregulares de los planetas . Hypatia lo que hizo fue vulgarizar su obra, para que fuera mas sencillo de comprender . En este libro explicó como las órbitas se describían mejor por medio de las curvas formadas por secciones cónica .

Hypatia también desarrolló un aparato para destilación de agua, un instrumento para medir el nivel del agua, y un hidrómetro graduado de latón para determinar la gravedad específica de los líquidos (densidad).

Otro de sus intereses era la tecnología práctica, creó diseños para varios instrumentos científicos, incluyendo un astrolabio plano y un hidroscopio.

1.3

Su muerte

En marzo de 415 d.C., Hypatia murió asesinada a manos de fanáticos cristianos, acusada de brujería, debido al rencor, envidia y celos que mucha gente le tenía .

El asesinato de Hypatia se debió a que era una mujer que pensaba por sí misma, alguien independiente que no creía en dogmas ni aceptaba imposiciones jerárquicas; quien creía en la capacidad de la humanidad para pensar y poder entender el mundo que le rodea , es decir , una mujer que no era de su tiempo.

Aunque la vida de Hypatía acabó trágicamente, alcanzó logros extraordinarios para una mujer de su época. Los filósofos la consideraron una mujer de gran conocimiento y una maestra excelente. Su obra permaneció y después Descartes, Newton y Leibniz extendieron su trabajo.

Esta información fue extraida en mayor parte de : http://thales.cica.es/rd/Recursos/rd97/Biografias/43-1-b-Hypatia.html

Arriba

2 Caroline Herschel

2.1

Introducción

Caroline Lucretia Herschel nació el 16 de marzo de 1750 en Hannover, Alemania, hija de Isaac Herschel y Anna Ilse Moritzen. Tanto ella como su hermano William estudiaban música .Sin embargo, Caroline enseguida mostró interés por las conversaciones que tenían lugar entre su padre y sus hermanos acerca de música, matemáticas, astronomía, filosofía y francés. En su afán de aprender, pronto encontró el apoyo de su padre, pero como contrapartida contó con la oposición de su madre, que en consonancia con las ideas de su tiempo, consideraba poco femenina toda ocupación que involucrase el pensamiento. Más tarde Carolina se incesaría por la astronomía una vez establecida en Inglaterra. Poco imaginaba Caroline que ella se convertiría en la primera mujer en la Historia en descubrir un cometa.

Debido a este interés que mostraba Caroline, su padre empezó a hacer a Caroline partícipe de sus conocimientos. Ella misma recuerda en sus memorias la noche en que su padre le mostró las primeras constelaciones, así como un cometa que entonces era visible.

Cuando los franceses ocuparon Hannover en 1757, su padre marchó a la guerra; por otra parte su hermano William Herschel, con quien Caroline compartía sus inquietudes astronómicas, emigró a Inglaterra como músico. Con lo cual Caroline quedó bajo la tutela de su madre que la envió a aprender a hacer punto y le hizo rechazar por el momento sus posibilidades de dedicarse a la astronomía o a cualquier actividad de carácter intelectual.

1.2

Inicio científico

Debido a la malformación que le produjo el tifus a los 10 años (medía escasamente 1,30m) pronto desistió Caroline de intentar contraer matrimonio, y nunca se casó. Así pues, su deseo de independizarse sólo se vio realizado cuando, a la edad de 22 años, su hermano William la llevó con él a Inglaterra. Así, mientras se ocupaba del mantenimiento de la casa de William, pero también aumentaba sus conocimientos de matemáticas, trigonometría, álgebra y astronomía. Pudo retomar sus dos grandes aficiones: la música y la astronomía. Respecto a la música, llegó a ser una destacada soprano.

Y respecto de la astronomía, pronto empezó junto con su hermano a pulir espejos para la construcción de telescopios, y a ayudarle también en la catalogación y revisión de sus observaciones, aplicando para ello los conocimientos matemáticos que había podido adquirir. En poco tiempo pasó de discípula de su hermano a colaboradora.

Ambos se dedicaban a la astronomía como aficionados, mientras William seguía trabajando como músico. Cuando éste realizó en 1781 el descubrimiento del planeta Urano, el rey Jorge III de Inglaterra le concedió un sueldo de 200 £ anuales que le permitió dedicarse plenamente a la astronomía, con lo cual también Caroline tomó esta dedicación.

Para William fue una ayuda inestimable el tratamiento matemático que su hermana hacía de los datos obtenidos por él. De hecho, sólo cuando William estaba de viaje Caroline podía dedicarse plenamente a sus propias observaciones, y así fue como comenzó a hacer sus primeros descubrimientos de nebulosas .Había encontrado ya varios objetos en el espacio así en la primera mujer de la historia en descubrir un cometa. Ello se ganó un sueldo de 50 £ anuales por parte de Jorge III, y el reconocimiento de las autoridades científicas de la época, que acogieron, con recelo unos y con admiración otros, algo tan inédito como el trabajo científico de una mujer.

Continuó durante años su labor de catalogación de nebulosas (donde el término se refiere más exactamente a objetos de cielo profundo, pues algunos de ellos resultaron posteriormente ser galaxias), calculando las posiciones de sus descubrimientos y de los de su hermano. Sus cálculos fueron siempre de una notable exactitud.

Los objetos de cielo profundo por ella descubiertos fueron incluidos en el catálogo que elaboró William, y actualmente figuran en el New General Catalogue. E incluye nebulosas, galaxias espirales e irregulares y cúmulos abiertos.

Curiosamente, dos de estos hallazgos son "Objetos Messier" descubiertos independientemente. Es el caso de M48, cúmulo abierto en Hydra. Cuando Charles Messier lo descubrió en 1771 registró su posición erróneamente, con lo cual el objeto se "perdió" hasta que fue nuevamente descubierto y correctamente registrado por Caroline Herschel, e incluido en el catálogo de William Herschel como H VI.22.

El otro objeto es M110: una de las dos galaxias irregulares satélites de la de Andrómeda. Messier no lo incluyó originalmente en su catálogo, posiblemente por inseguridad respecto de su observación, y por tanto Caroline Herschel lo desconocía y lo redescubrió en 1783, diez años más tarde que Messier.

Además de esto, descubrió ocho cometas en total entre 1786 y 1797. Posteriormente se dedicó a revisar y ordenar el catálogo estelar de John Flamsteed y en 1798 envió a la Royal Astronomical Society su «Índice de Observaciones de Estrellas Fijas de Flamsteed», con una lista de 560 estrellas que éste había omitido.

Cuando William contrajo matrimonio se redujo la colaboración entre ambos hermanos. Sin embargo Caroline tuvo después un importante papel en la educación de John Herschel, hijo de William, que continuaría la saga familiar de astrónomos.

2.3

Últimos años

Tras la muerte de William en 1822, Caroline regresó a su ciudad natal, Hannover. Durante esta época su trabajo fue más de catalogación que de observación. En 1828 le fue concedida la medalla de oro de la Royal Astronomical Society de Inglaterra, por su catálogo de 2500 objetos de cielo profundo. Para esta época era ya una celebridad en el mundo científico, recibiendo visitas de los más eminentes personajes como el propio Karl Friedrich Gauss. En 1835, cuando contaba 85 años de edad, recibió el nombramiento de miembro honorario de la Royal Astronomical Society.

Junto con la también matemática y astrónoma Mary Somerville, fue la primera mujer en ingresar en dicha Academia. El nombramiento honorario se debió a que ser miembro de pleno derecho estaba vetado a las mujeres.

Tres años más tarde fue miembro de la Royal Irish Academy, y en 1846, con motivo de su nonagésimo sexto cumpleaños, el rey de Prusia (actualmente Alemania) le otorgó la Medalla de Oro de la Ciencia.

Caroline Herschel vivió 98 años, conservando hasta entonces una salud física y mental fuera de lo común.

Posteriormente, en 1889, fue bautizado en su honor el asteroide Lucretia (segundo nombre de Caroline), y en el siglo pasado, el cráter lunar C. Herschel, al borde del Mare Imbrium.

Arriba

3.Ada Lovelace

Ada Lovelace, cuyo verdadero nombre es Augusta Ada Byron King, nació un 18 de diciembre de 1815, esto es, a comienzos del siglo XIX. Su historia, a pesar de corta, es peculiar y significativa. Fue una mujer adelantada a su tiempo, imbuida por el influjo de las ideas clásicas de la sociedad victoriana de su tiempo y relegada a un segundo plano por su papel de mujer, pero que con el paso de los años recibiría un gran reconocimiento por la gran labor desarrollada en el mundo de la informática.

Ada es la única hija legítima del conocido poeta romántico Lord George Gordon Byron. Pese a todo, ella jamás conoció a su padre, debido a que su madre, Annabella (Anna Isabella) Milbanke Byron, y Lord Byron, decidieron caminar por senderos separados cuando Ada apenas contaba con dos meses de edad, y es que las malas lenguas explican que la madre biológica de Ada era una persona inaguantable, hipocondríaca y totalmente neurótica, y Lord Byron un hombre que no se dejaba atar por una mujer.Así, su matrimonio no duró más de un año y en la separación, la madre de Ada consiguió la custodia; algo que le preocupaba en suma, ya que no tenía intención de que su hija se convirtiera en un poeta bohemio como su padre. Tras la separación, Lord Byron se marchó hacia Suiza, luego Italia y más tarde Grecia. Se comenta que cuando Anabella dio a luz a Ada, Lord Byron le hizo a un amigo el siguiente comentario: “Espero de los dioses hagan de Ada cualquier cosa menos poeta, es suficiente conque haya un loco en la familia”. Y así fue. Ada nació, creció, vivió y murió en Inglaterra.

A pesar de no haber conocido a su padre, éste mantenía una intensa correspondencia con su hija. Lord Byron le escribía a menudo y homenajeaba a su hija en sus continuas obras poéticas; así, no es extraño encontrar el nombre de Ada entre las heroínas de las

obras del escritor. Esto continuó así hasta la muerte de su padre (murió en Grecia), cuando ella contaba con tan solo ocho años de edad 'Grandes científicas de la historia'

El motivo por el que Ada pudo acceder al saber científico se debe a que en el estatus social en que ella se encontraba, estar al día con el progreso era una señal de prestigio y de poder, de ahí que esta actitud hiciera posible que mujeres que se encontraban en la clase alta, como Ada, pudieran dedicarse al estudio científico sin ningún reparo. Pero también había otro motivo menos “políticamente correcto”, y es que la madre de Ada quería alejar lo más posible a su hija de todo lo que tuviera relación con su padre. Así, acercándole a las ciencias, la alejaba de las letras (o eso pensaba ella). Hay una curiosidad respecto a este tema. Lord Byron, a pesar de que no compartía ni entendía la afición de su esposa por las matemáticas, se llegó a referir a ella como la “princesa del paralelogramo”.

Como familia con grandes recursos Ada recibió clases particulares de matemáticas y ciencias, sobre todo de la rama de Astronomía, contando entre sus tutores con el prestigioso Augustus de Morgan, el primer profesor de matemáticas de la Universidad de Londres. De Morgan le presentó también a Mary Sommerville, una brillante matemática que acababa de publicar un libro sobre mecánica celeste. De este modo, Sommerville se convirtió en ejemplo a seguir para Ada. De nuevo la madre de Ada posibilitó este rumbo, ya que consideraba las matemáticas una buena asignatura para entrenar la mente con objeto de asegurarse que su hija escogía el camino de la disciplina.

De hecho Ada recibía castigos o recompensas dependiendo de cómo aprendiera sus lecciones. Los castigos a los que era sometida cuando no estudiaba lo suficiente o no hacía exactamente lo que su madre le pedía iban desde escribir notas de disculpa a pasar cierto tiempo encerrada en una habitación.

En 1833 fue presentada en sociedad y comenzó a acudir a fiestas, al teatro, y a todos los eventos a los que iban las jovencitas de su edad.

El 8 de julio de 1835 se casó con William King, octavo barón de King, nombrado más tarde Conde de Lovelace y once años mayor que ella. Al contraer matrimonio Ada se convirtió en la Condesa de Lovelace, conocida posteriormente como Lady Ada Lovelace. King era un hombre bastante débil y al que Ada superaba en inteligencia, pero que la apoyó y ayudó en todo momento.

Su primer contacto con las máquinas (1833) fue gracias al conocido Charles Babbage, matemático inglés y científico protoinformático al que se le otorga la primera idea de concepción de un ordenador, ya que su máquina analítica funciona con el mismo principio que los ordenadores actuales. Ada conoció el trabajo de Babbage al acudir a una conferencia de Dionysus Lardner, quien disertaba en el Instituto de Mecánica sobre la máquina de Babbage. Ada decidió escribirle una carta a Babbage, comenzando así una eterna carrera epistolar que culminó con la visita de Ada al taller de Babbage. Ada contaba con17 años. Con el paso del tiempo, las conversaciones técnicas

derivaron a otras más personales y se comenta, aunque nunca se ha podido demostrar claramente, que Charles y Ada fueron amantes.

Pero ya en su juventud Ada comenzó a presentar problemas de salud que gracias a su gran fuerza de voluntad consiguió superar. De hecho sus piernas quedaron totalmente paralizadas cuando era muy jovencita (alrededor de los 14 años) y pasó un largo lapso de tiempo tumbada en la cama, sufriendo las técnicas medicinales de la época a base de sanguijuelas; pero gracias a su tesón consiguió superar la enfermedad, fortalecer sus piernas y convertirse en una excelente amazona (aparte de la equitación amaba la gimnasia y el baile). Desafortunadamente los problemas de salud le seguirían acompañando durante toda su corta vida, entre ellos el asma.

A Lady Lovelace se le otorga el desarrollo de las instrucciones para hacer cálculos en una versión temprana del ordenador. Babbage quien encontró el apoyo matemático perfecto en Ada, estaba impresionado con su talento para las máquinas. Llegó a escribir para él un programa que permitiría calcular los valores de los números de Bernouilli. Más tarde pasó a ser su tutor y la consecución lógica de los hechos es que finalmente se convirtieron en colegas de trabajo. Pese a todo, la labor de Ada siempre quedó relegada a un segundo plano nombrándola en la mayor parte de las ocasiones como una mera transcriptora de las ideas de Babbage; nada más lejos de la realidad. 30 años tuvieron que pasar para que se diera a conocer la identidad de los trabajos de A.A.L y su trabajo comenzase a ser más valorado incluso que el de Babbage.

Babbage imaginaba una máquina capaz de interactuar con su operador, dotada de una memoria, una unidad operativa, una perforadora de tarjetas y una impresora, pero tenía dos puntos débiles: la mecánica y las tarjetas perforadas. Ada consiguió solventar los errores más serios de su proyecto y juntos luchaban por darle vida a un proyecto en el que ambos creían.

Publicó en 1843 una serie de documentos interesantes sobre la máquina de Babbage, su Ingenio Analítico, (los ordenadores actuales tienen como precedente histórico esta Máquina Analítica, un artefacto mecánico para el cálculo que, por primera vez, almacenaba en una memoria una serie codificada de instrucciones, lo que hoy se entiende por programa) que probablemente habría sido una realidad (mucho antes) de no haber sido por la temprana muerte de Ada. Babbage intentó construirla varias veces pero sin éxito. Al final desistió.

Ada fue previsora, y temiendo que censuraran su trabajo y cayera en el olvido por el mero hecho de ser mujer, firmó su trabajo únicamente con sus iniciales, A.A.L. Así, Ada se encargó, en 1843, de escribir un artículo que comenzó como una traducción de unas notas del matemático italiano L.F. Menabrea, donde describía y analizaba la máquina analítica o máquina de cálculo; incluyó demostraciones de cómo calcular funciones trigonométricas que contuvieran variables y publicó también el primer programa con las instrucciones que la harían funcionar. Este artículo llegó a triplicar la longitud de las notas originales. Como hemos comentado, se publicó solo con sus iniciales en las Memorias Científicas de Richard Taylor Volumen 3 (1843), bajo el título de “Notas”.

Siendo muchas las mujeres que han realizado grandes aportaciones a la informática solo ADA cuenta con un lenguaje de programación que lleve su nombre. En 1979 el Departamento de Defensa de los Estados Unidos creó un lenguaje de programación basado en Pascal en honor de Ada Byron llamado lenguaje de programación Ada. Fue el primer reconocimiento a su labor, tras su muerte. Ada, suele ser a menudo, estandarte del ciberfeminismo.

En los últimos tiempos de la vida de Ada se sucedieron las crisis nerviosas, las deudas y los escándalos, como la agitada relación con John Crosse, un pendenciero corredor de apuestas. Y su salud empeoraba cada vez más. Para aliviar el dolor se dejó llevar por el alcohol y las drogas (tomaba una mezcla de cerveza, brandy, opio y morfina) que solo empeoraron su estado de salud.

Ada, consciente de este desajuste vital, consigue alejarse del alcohol y las drogas dejándose llevar por otra obsesión: las apuestas. Incitados por sofisticadas recetas probabilísticas que les procurarían la riqueza que estaban perdiendo, Ada y Charles Babbage se introdujeron en el mundo de las apuestas de carreras de caballos, tan de moda en esta época. Ada se jugó su fortuna familiar y Charles lo poco que le quedaba.

La vida sentimental de Ada estuvo salpicada de escándalos. Solía flirtear con todos los hombres que conocía o que se movían a su alrededor. De hecho el que fuera su marido encontró más de 100 cartas de “amigos” de Ada que destruyó en cuanto cayeron en su poder. Y es que Ada era muy dada a escribir cartas. Es otro de los tesoros que conservamos de la primera programadora de la historia. Muchas de ellas están encuadradas en “Ada, the Enchantress of numbers: a selection from the letters of Lord Byron´s daughter and her description of the first computer” (Ada, la encantadora de números: una selección de las cartas de la hija de Lord Byron y su descripción del primer ordenador).

Ada murió el 27 de noviembre de 1852 víctima de un cáncer uterino a la misma edad que su padre Byron, a los treinta y seis años; los restos de ambos yacen enterrados en la misma tumba.

Ada tuvo tres hijos con William King: dos hijos y una hija: Bryon Noel Byron (nacido el 12 Mayo de 1836), Annabella (22 de Septiembre de 1837 ) y Ralph Gordon (2 Julio de 1839). Scherezada Lovelace nacería en 1815, y fue la única descendiente en seguir los pasos de su madre, aparte de ser la única hija no nacida del matrimonio con King. Scherezada nació fruto de la pasión entre Ada y Sir David Brewster, responsable en la invención del caleidoscopio. No la conocemos sólo por ser hija de Ada, sino por su talento tanto para el arte como para las ciencias, temáticas que quiso aunar bajo una “máquina creadora”. Scherezada era partidaria de aplicar el análisis lógico a la creación artística y su objetivo era precisamente crear una máquina que fuese capaz de realizar obras pictóricas. Pero el rechazo social fue instantáneo; su carrera como artista se fue al traste más rápido aún y esta se sumió en una profunda depresión que la condujo a la enfermedad que le provocó la muerte. Como si de una asombrosa casualidad o (si hay supersticiosos) de una maldición familiarse tratase, Scherezada murió al igual que su madre y que su abuelo, a la temprana edad de 36 años.

4. Marie Curie

1.4

Vida

Marja Sklodowska es una física de origen francés Nacida el 7 de noviembre de 1867 en Varsovia (Polonia), hija de un profesor de física y de Bronislawa Boguska, quien era maestra, pianista y cantante. Fue la primera mujer en recibir el premio Nobel debido al descubrimiento de la pechblenda.

La precaria situación económica que a Marie le tocó vivir en su país, se debía a las represalias políticas que afectaban a su padre, lo que repercutía en la consecución de los medios necesarios para el sustento de su hogar. Ello le implicó a Marie tener que dejar la casa paterna y ponerse a trabajar de institutriz.

En 1891 viajó hacia París, donde cambió su nombre por Marie. En 1891 se matriculó en el curso de ciencias de la Universidad parisiense de la Sorbona. Pasados dos años, finalizó sus estudios de física con el número uno de su promoción. En 1894 conoció a Pierre Curie. En este momenrto, los dos trabajaban en el campo del magnetismo. Con 35 años, Pierre Curie era una brillante esperanza en la física francesa. Se enamoró enseguida de Marie, de 27 años que compartía la misma pasión por la ciencia. Después de que Pierre Curie le propone matrimonio y la convence para que viva en París, celebran el 26 de julio de 1895, su boda con una sencillez extrema: ni fiesta, ni alianzas, ni vestido blanco.

4.2

Trabajo

Marie Curie estaba interesada en los recientes descubrimientos de los nuevos tipos de radiación. Wilhelm Roentgen había descubierto los rayos X en 1895, y en 1896 Antoine Henri Becquerel descubrió que el uranio emitía radiaciones invisibles similares. Por todo esto comenzó a estudiar las radiaciones del uranio y, utilizando las técnicas piezoeléctricas inventadas por Pierre, midió cuidadosamente las radiaciones en la pechblenda, un mineral que contiene uranio. Cuando vio que las radiaciones del mineral eran más intensas que las del propio uranio, se dio cuenta de que tenía que haber elementos desconocidos, incluso más radiactivos que el uranio.

Marie Curie fue la primera en utilizar el término 'radiactivo' para describir los elementos que emiten radiaciones cuando se descomponen sus núcleos. Su marido acabó su trabajo sobre el magnetismo para unirse a la investigación de su esposa, y en 1898 el matrimonio anunció el descubrimiento de dos nuevos elementos: el polonio (Marie le dio ese nombre en honor de su país de nacimiento) y el radio. Durante los siguientes cuatro años el matrimonio, trabajando en condiciones muy precarias, trató una tonelada de pechblenda, de la que aislaron una fracción de radio de un gramo. En 1903 les concedieron el Premio Nobel de Física por el descubrimiento de los elementos radiactivos, que compartieron con Becquerel. Sin embargo, para ellos, esta gloria es un "desastre"; muy reservados los dos, devorados por la misma pasión por la investigación, sufren al verse apartados de ella y al ver su laboratorio asaltado por gente inoportuna, su modesto pabellón parisino invadido por los periodistas y los fotógrafos. A las frivolidades que les pesan, se añade un correo cada vez más voluminoso, del que se ocupan los domingos. Marie Curie se convirtió en la primera mujer que recibía este premio. En 1904 Pierre Curie fue nombrado profesor de física en la Universidad de París, y en 1905 miembro de la Academia Francesa. Estos cargos no eran normalmente ocupados por mujeres, y Marie no tuvo el mismo reconocimiento. Pierre falleció mientras cruzaba la calle Dauphine, atropellado por un carro de caballos el 19 de abril de 1906. A partir de este momento, Marie se ocupó de sus clases y continuó sus propias investigaciones. En 1911, Marie protagoniza un escándalo cuando establece una relación con el sabio Paul Langevin, que está casado. Parte de la prensa se lanza contra la "ladrona de maridos", "la extranjera". Este mismo año la otorgaron un segundo Nobel, el de Química, por sus investigaciones sobre el radio y sus compuestos. Fue nombrada directora del Instituto de Radio de París en 1914 y se fundó el Instituto Curie. Marie Curie sufrió una anemia perniciosa causada por las largas exposiciones a la radiación. Falleció el 4 de julio de 1934 en la Alta Saboya. El matrimonio tuvo dos hijas, una de ellas también ganó un Nobel: Irène Joliot-Curie y su marido, Frédéric, recibieron el Premio Nobel de Química en 1935 por la obtención de nuevos elementos radiactivos.


4.3

Muerte

Marie murió a los 66 años, de anemia aplástica, debida a sus exposiciones a las radiaciones. Desde 1995, y bajo la ilustre cúpula del Panteón de París, junto al escritor Víctor Hugo, el político Jean Jaurès o el miembro de la resistencia Jean Moulin, reposan ahora los restos de Marie Curie y de su esposo Pierre. Valiente mujer de ciencias, humanista y tenaz, con el descubrimiento del radio, esta investigadora de origen polaco, abrió el campo de la física nuclear y la terapia del cáncer. Trabajos que le costarían la vida.

Arriba

5.ROSALIND FRANKLIN

LA MADRE DE LA GENÉTICA

La corta vida de Rosalind Franklin estuvo llena de obstáculos. La primera mujer en fotografiar la molécula del ADN y descubrir la estructura de nuestra composición genética, murió sin ser reconocida por sus logros. En 1962, cuatro años después de su muerte y durante la entrega de los premios Nobel a la medicina, el nombre de Franklin brilló por su ausencia. Curiosamente, su trabajo fue decisivo en el descubrimiento del ADN en 1953.

Pero Rosalind tuvo dificultades para obtener lo que quería desde el principio. A pesar de haber nacido en una familia adinerada de Londres, la científica tuvo que luchar con los problemas de ser mujer a principios del siglo XX. Rosalind nació en 1920, en el seno de una dinastía judía que decían ser orgullosos descendientes del Rey David.

Los parientes de Rosalind acogieron durante el régimen y la ocupación Nazi a muchos judíos refugiados. En una ocasión, la joven compartió su habitación con un jovencito cuyos padres habían sido enviados a campos de concentración.

A los quince años, Franklin decide estudiar ciencias y toma el examen para entrar a la Universidad de Cambridge. Lo pasó con honores. Sin embargo, su padre no aprobaba que las mujeres fueran a la universidad y se negó a pagar sus estudios. Por suerte, una tía lo desafió y decidió encargarse de las

cuentas. Al final, la tía junto a la madre de Rosalind convencen al padre, quien no sólo paga por sus estudios sino que se convierte en el confidente de su hija. Ella le escribiría, en el verano de 1940: "la ciencia y la vida diaria no pueden ni deben ser separadas. La ciencia, para mí, provee una explicación parcial de la vida. Hasta donde puedo observar, está basada en los hechos, la experiencia y el experimento".

Rosalind se graduó en 1941 y enseguida comenzó un doctorado. Su especialidad residía en la química y la física molecular. Antes de cumplir 26 años ya había publicado cinco experimentos sobre la composición molecular del carbón y la mejor forma de usarlo durante la guerra. Los que la conocieron dicen que adoraba los hechos. Era terca, directa, rápida y no vacilaba para tomar una decisión.

Al finalizar la guerra en Europa, Franklin se va a Francia donde permanece tres años hasta que es invitada por la Universidad de King para que continúe con sus trabajos sobre el ADN. La ciencia de la genética estaba por nacer. Sin embargo, la estadía de Rosalind en la universidad británica no comenzó con buen pie.

Un malentendido administrativo originó una antipatía con su compañero de trabajo, Maurice Wilkins. Rosalind pensaba que el proyecto era solo de ella, Maurice sostenía que él estaba a cargo. Ella lo trataba como a un asistente mientras él intentaba tomar las riendas.

Franklin ya había realizado uno de los descubrimientos más importantes del siglo. En febrero de 1953 escribió en sus cuadernos que la estructura del ADN estaba compuesta por dos cadenas. Además, Franklin tomó la primera radiografía de la famosa doble hélice y notó que los grupos de fosfatos iban por fuera y que el ADN existía en dos formas. Rosalind también había medido de manera precisa la unidad celular más pequeña de cristal de ADN.

Pero Franklin no estaba cómoda en King. Se llevaba mal con Wilkins y se sentía aislada por ser judía en una universidad predominantemente católica. Parte de la población en King estaba compuesta por estudiantes seminaristas de la iglesia. Además, sólo ocho mujeres más estudiaban ciencias en todo el lugar, ninguna de ellas era judía. A punto de terminar el proyecto, Rosalind

lo abandonó todo para instalarse en otra universidad.

Pero otros dos químicos, James Watson y Francis Crick, estaban a punto de descubrir lo que Franklin no sólo sabía sino que también había observado. Watson viajó a la Universidad de King en esa semana. Allí, Wilkins le mostró los apuntes de Rosalind y la radiografía del ADN. Watson diría más tarde que al ver aquello, "el corazón comenzó a latirle rápidamente".

Semanas después, Watson, Crick y Wilkins, publicaban los estudios que le ganarían el premio Nobel en Medicina. Mientras, Rosalind se instalaba en la Universidad en Birckbeck, donde pasaría felices momentos estudiando virus.

Hasta el momento, no existe evidencia alguna de que Rosalind se enterara posteriormente que Watson y Crick habían visto su trabajo a través de Wilkins y Max Perutz del Laboratorio Cavendish, antes de publicar sus experimentos.

Curiosamente, Franklin, Watson y Crick se hicieron buenos amigos. Los tres científicos comenzaron a colaborar luego de que se publicaran los estudios sobre el ADN en la revista científica Nature. Más tarde viajarían juntos por Europa y Rosalind se refugiaría en la casa de Crick en los peores momentos de su enfermedad. Pero ellos nunca le agradecieron directamente por su trabajo ni mencionaron haberlo visto antes de publicar los suyos.

Irónicamente, la Universidad de King, el lugar donde Rosalind pasó sus peores momentos, le ha dedicado un edificio a la científica. El plantel se llama Franklin-Wilkins, en honor a la "pareja-dispareja".

Pero los homenajes al trabajo de Franklin llegaron muy tarde. La madre de la genética murió en 1958 de cáncer en el ovario. Tenía 37 años.

Cuatro años más tarde, tres hombres disfrutarían del premio más alto a la labor científica gracias a ella. Pero nadie mencionó entonces su nombre. Las leyes del premio tampoco permitían que lo recibieran científicos después de morir. Sólo años después de la muerte de la mujer, Watson y Crick

confesarían, durante entrevistas y biografías, que sin el trabajo de Rosalind Franklin les hubiese sido imposible publicar sus experimentos tan rápidamente.

No obstante, para Rosalind el estudio de la estructura del ADN nunca se trató de una carrera. No sabía que otros luchaban por llegar primero a una meta que ella había decidido guardar en una maleta y posponer su búsqueda hasta conseguir sentirse más cómoda con su vida.

Nacida en Inglaterra el 25 de julio de 1920, murió en Londres el 16 de abril de 1958

Rosalind Franklin se graduó de la universidad de Cambridge en 1941, no sin antes salvar la oposición paterna. Hizo estudios fundamentales de microestructuras del carbón y del grafito y este trabajo fue la base de su doctorado en química física, que obtuvo en la universidad de Cambridge en 1945.

Después de Cambridge, ella pasó tres años productivos (1947-1950) en París en el Laboratoire de Services Chimiques de L'Etat, donde rendió técnicas de la difracción de la radiografía. En 1951, ella volvió a Inglaterra como investigador asociado en el laboratorio de Juan Randall en King's College, Cambridge.

Para Rosalind era la oportunidad de aplicar sus conocimientos a la biología y el laboratorio de Randall se encontraba en el mejor nivel de desarrollo. En el laboratorio de Randall ella cruzó su

trayectoria con la de Maurice Wilkins, aunque ambos estaban referidos al DNA. Lamentablemente, la misoginia y la competencia llevó la relación a un conflicto permanente con Wilkins. Este llevaba largo tiempo trabajando en ADN y había tomado la primera fotografía relativamente clara de su difracción cristalográfica. Wilkins había sido el primero en reconocer en ésta los ácidos nucleicos y no estaba dispuesto a la competencia interna.

En ese tiempo se conocía la forma deshidratada de la molécula (forma A), la que no sugería una forma helicoidal. Rosalind se concentró primero en interpretar los patrones de difracción utilizando las laboriosas fórmulas de Patterson. Las primeras imágenes obtenidas en Londres con el ADN deshidratado se conocieron en Cambridge. Watson había tenido ocasión de asistir a la clase que dio Franklin en noviembre de 1951 sobre el avance de sus investigaciones. Rápidamente, con Francis Crick se pusieron a la tarea de imaginar su estructura y para ello, trabajaron principalmente con modelos atómicos a escala. Este primer intento terminaría en un fracaso rotundo. Watson y Crick invitaron a Franklin y Wilkins a Cambridge para darles a conocer su propuesta. Esta consistía en un modelo helicoidal con tres cadenas. Iones de Magnesio sostenían unidos los fosfatos y hacia la periferia las pentosas y las bases nitrogenadas.

Rosalind Franklin pulverizó sus argumentos. La cantidad de agua en el modelo no correspondía al de los estudios de difracción. Los fosfatos y, por lo tanto, el “esqueleto” de la molécula tenían que estar en el exterior de la misma. No existía en realidad ningún indicio consistente de que la estructura fuera helicoidal. La conocida flema inglesa seguramente impidió la catástrofe. De todos modos, el rumor llegó a la cabeza del laboratorio: Sir Lauwrence Bragg, quien decidió prohibir a Watson y Crick que sus estudios en el ADN continuaran.

La astucia se impuso: James Watson se concentró en el estudio del virus del mosaico del tabaco. Este tiene al ARN como uno de sus constituyentes fundamentales. Dilucidar esta estructura le permitiría acercarse al ADN y de paso profundizar sus conocimientos en cristalografía.

6. Margarita Salas

Nació el 30 de noviembre de 1938 en Canero (Asturias). Primera investidura de una mujer como Doctora Honoris Causa en nuestras Universidad. Ha sido la primera científica dedicada a la Biología Molecular en España.

Ha realizado labores de asesoramiento en destacadas instituciones, públicas y privadas, dedicadas a la promoción o la práctica de la investigación en España o en el extranjero. Habría que destacar del casi centenar de distinciones honoríficas nacionales e internacionales recibidas las siguientes: Miembro de las más prestigiosas sociedades científicas, Premio Ramón y Cajal, Premio Jaime I, Miembro de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales y de la Real Academia Española, Presidenta del Instituto de España, Doctora Honoris Causa por varias universidades, Premio México de Ciencia y Tecnología.

'Grandes científicas de la historia'

Licenciada en Ciencias Químicas por la Universidad Complutense de Madrid, ha publicado más de 200 trabajos científicos. Fue discípula de Severo Ochoa, con el que trabajó en los Estados Unidos después de hacerlo con Alberto Sols en Madrid. Casada con el también científico Eladio Viñuela, ambos se encargaron de impulsar la investigación española en el campo de la bioquímica y de la biología molecular.

Pertenece a las más prestigiosas sociedades e institutos científicos nacionales e internacionales, colaborando y siendo miembro del consejo editorial de las más importantes publicaciónes científicas. Ha obtenido diferentes galardones, siendo nombrada 'Investigadora europea 1999' por la UNESCO y recibió el premio Jaime I de investigación en 1994. Fue nombrada directora del Instituto de España, organismo que agrupa a la totalidad de las academias científicas españolas.

En la actualidad (2004) investiga en el Centro de Biología Molecular "Severo Ochoa" de la Universidad Autónoma de Madrid, donde sigue trabajando con el virus fago f29.