Gramática. Morfología y Sintaxis

Origen gramatical. Lingüística. Semántica. Significado léxico

  • Enviado por: Mandrágora
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

TEMA 5: El concepto de Gramática. Morfología y Sintaxis

1. Breve introducción histórica al concepto de Gramática

El ámbito del estudio gramatical de las lenguas sigue siendo prioritario. Un constituyente importante de las lenguas es el léxico. Hay hechos que marcan el por qué la Gramática es fundamental en las lenguas. Hay una gran diferencia entre saber una lengua y saber gramática de una lengua.

Históricamente, las primeras descripciones objetivas de una lengua eran su gramática, y así, la historia de la Lingüística es la historia de la tradición gramatical, comenzada en Grecia. Incluso, cuando queremos aprender una lengua, la mayor dificultad la encontramos en la gramática, pero sabemos que sin el conocimiento de la gramática, del léxico y de la pronunciación (fonética) no sabríamos nada.

En Grecia, en el ámbito de la filosofía se desarrollan especulaciones sobre el lenguaje en general. Allí, se dice que en la India, fue Panini el primero en dar teorías gramaticales. Comienza de forma teórica especulativa, para después hacer el análisis descriptivo de una lengua: el griego.

La primera gramática conocida es la de Dionisio de Tracia, que es un tratado sobre las clases de palabras. Hay una razón para que sea un tratado sobre las clases de palabras, pues todas las creencias empíricas, con objeto del estudio real, tienen como primera tarea el trabajo taxonómico o clasificativo. Lo que se observa primero ha de ser clasificado ordenadamente, y así ocurre también con las lenguas naturales. El primer elemento que podemos identificar es la palabra, tenemos plena consciencia de ella, así, Dionisio de Tracia dice que lo primero que hay que hacer es clasificar las palabras, y así nace la gramática. Olíscolo escribe después la primera sintaxis y los primeros principios de sintaxis.

Platón dirá que en una oración hay dos partes: nombre y verbo. Pero Dionisio de Tracia dice que lo que hay son ocho clases de palabras: verbo, adj., nombre, etc. Acierta, y así queda configurado un capítulo fundamental del modelo gramatical europeo.

Pasa el tiempo, y las palabras siguen siendo el elemento fundamental. Una vez clasificadas, hay que estudiar sus componentes, unas reglas de configuración: la Morfología, y unas reglas de relación entre las palabras: la Sintaxis.

En Roma, desde el punto de vista teórico no hay avances. No son grandes pensadores ni tienen grandes cosas que añadir a la Gramática. Sin embargo, sí que tienen las gramáticas más acabadas y completas, como las de Donato y Prisciano. La tradición europea, de hecho, se nutre más de los gramáticos latinos que de los griegos.

En la Edad Media, el concepto de gramática es constante, se va adaptando al paradigma conceptual del momento. Por ejemplo: las teorías gramaticales quedan fuertemente marcadas por la filosofía escolástica, la filosofía aristotélica, así, se dice que la lengua es una posición lógica y las categorías lógico - naturales son la base de las categorías gramaticales. Son los modistas ( modi significandi). Dionisio de Tracia hablaba de clases de palabras, sin embargo, el adjetivo no queda establecido hasta la Edad Media. En latín no hay posibilidad de distinguir adjetivo y sustantivo, ocurre en muchas lenguas, el concepto de sustantivo incluye a ambos. Pero ahora, lo modistas dirán que habrá tantas categorías gramaticales como categorías lógico - naturales, con lo cual, debe diferenciarse entre sustantivo y adjetivos. La Edad Media propone un modelo de gramática de carácter universal, puesto que las categorías lógicas son universales, y se inaugura un modo de entender las lenguas hacia lo universal. Así, la gramática queda impregnada del modo de concepción del mundo.

En el Renacimiento, aparecen los gramático vernáculos ( de las lenguas particulares pues hasta el siglo XV sólo fue el latín). El foco más importante de teorías y aplicaciones prácticas de esta época es la tradición española, iniciada por Nebrija y de la que se nutre el resto de Europa. Hay dos gramáticos fundamentales:

Nebrija: establece el modo de nacer una Gramática distinta del latín, abre el camino.

Antonio Francisco Sánchez de la Bronza, el “Brocense”. Es autor de una gramática latina, pero no interesa tanto como un tratado de teorías gramaticales que publica en París y Amberes en 1589. Su gran obra se “Minerva seu de causis linguae latinae”.

En el siglo XVIII, la época racionalista, surgen los estudios de dos franceses, Du Marsais y N. Beauze, ambos de la época cartesiana de la Revolución Francesa, en la que se elabora la enciclopedia. Cada artículo es encargado a especialistas en la materia, y los gramaticales son encargados a Du Marsais y Beauze, éste último, escribe un artículo esencial en la Gramática.

La Gramática General y Razonada de Port - Royal es la más completa en el camino de la teoría logicista de los modistas.

No es otra cosa que el resumen de la Minerva del Brocense, de hecho, hay párrafos de la obra de Port - Royal que no son otra cosa que la traducción textual de fragmentos de la obra del Brocense.

En este siglo, la historia de la Gramática es la historia de la tradición teórica, y la gramática histórica es el estudio de la configuración histórica de la gramática de una lengua. En esta época, el lenguaje es la expresión del pensamiento lógico, por tanto, responde a proposiciones lógicas, y es aquí cuando el término proposición irrumpe en la lingüística. Hay que buscar la proposición lógica de cada oración, su estructura profunda, lo subyacente que luego enmascaramos ( repeticiones, elipsis, etc.). En realidad esta teoría no debe entenderse como una novedad, sino que es un resurgir del logicismo de la Edad Media ( El Brocense), Port - Royal apenas resume, su obra es la cúspide.

En el siglo XIX: el concepto de Gramática es de carácter histórico, y surge la gramática histórica. Se dice que una lengua es lo que es en virtud de un largo proceso evolutivo, y la historia de la gramática ha de estudiarlo. Esta es la época del historicismo como modelo científico para el análisis de las lenguas. Es la época del romanticismo, del individualismo, y parece que la lengua marca el nacionalismo e individualismo de un pueblo, y por tanto, quieren estudiar la historia de la gramática de una lengua para descubrir la historia que configura el carácter de cada pueblo. Se descubre el sánscrito y el indoeuropeo, y se va creando un clima propicio para el desarrollo del historicismo y del comparativismo lingüístico.

En el siglo XX: en las primeras etapas el concepto de gramática parece perder su lugar de relevancia que históricamente había tenido, y ahora es ocupado por la Lingüística.

De la aportación de F. de Saussure se sigue que conocer una lengua no es limitarse al estudio de su aspecto gramatical, hay muchos otros aspectos, y por ello, lo gramatical de las lenguas es sólo uno de estos aspectos a tener en cuenta. La lingüística sustituye a la Gramática. La lingüística trata las lenguas naturales como una realidad semiótica, y por tanto, compleja, no sólo gramatical. La lingüística impone una serie de criterios, entre ellos que la lingüística no de ser histórica ni diacrónica, lo prioritario es la descripción de cómo es una lengua para los hablantes del momento ( sincrónica). Por ejemplo: en el siglo XIX se explicaría como se pasó del sistema de casos al sistema prepositivo actual, y sería un capítulo fundamental para entender lo que es la lengua hoy. Pero a partir de Saussure esto cambia, ya que el conocimiento diacrónico de una lengua es un conocimiento añadido, no hace falta conocer la historia de la gramática de una lengua para poder hablarla bien.. Una lengua es un conjunto de valores actual.

En el siglo XX la gramática se somete a una serie de duros procesos de depuración:

- La gramática, como la lingüística, ha de desligarse de las influencias de otras disciplinas científicas y no lingüísticas ( Historia, Lógica, etc.).

- Debe ser de carácter inmanente, estudiar la lengua por sí misma con conocimientos e instrumentos propios.

- Debe ser una parcela especial del signo lingüístico.

Este proceso de depuración se debe a que a finales del siglo XIX, la gramática era una confusión, para la gramática francesa, la gramática y la lógica eran lo mismo, estaban confundidas, había que depurar los estudios lingüísticos. En estos intentos, se sitúa una cuestión fundamental: la diferenciación entre morfología y sintaxis.

2. Morfología y Sintaxis

Desde Grecia, la gramática se articula en torno a una unidad fundamental que es la palabra, estudiada en tres grandes aspectos: clases de palabras, morfología y sintaxis ( las palabras en sí, su estructuración y las relaciones entre ellas). Durante muchos siglos se pensó que estaban bien estructurada la separación entre morfología y sintaxis, pero a principios del siglo XX esta bimembración es criticada duramente:

a) Categorías:

Si se decía que existían dos tipos de unidades gramaticales, y son diferentes entre sí, hay características formales y semánticas propias de cada ámbito, y estas diferencias justifican la separación entre morfología y sintaxis. Si cierto tipo de contenidos semánticos están asociados a las unidades morfológicas y otros a las sintácticas, se argumentaría tal separación. Pero las críticas comienzan porque esto no se da. Por ejemplo: en castellano, la reflexividad la encuadramos dentro de la sintaxis ( Me lavo la cara), lavar no es reflexivo de por sí, es la sintaxis la que le da este significado, y por eso decimos que la reflexividad es sintáctica. Pero por procedimientos morfológicos también puedo expresar la reflexividad, por ejemplo, el prefijo “auto”. Pero esto ocurre con otras lenguas. Para nosotros el plural es morfológico ( libro - s), pero por ejemplo, para el hindú no lo es ( buku es tanto singular como plural, depende de la sintaxis). La distinción morfología - sintaxis no existe. Lo que ocurre, es que en el pasado sólo se habían comparado lenguas europeas, provenientes toas del indoeuropeo, ahora se dice que hay que mirar otras familias de lenguas. Comparando lenguas, el alojarse contenidos semánticos en la sintaxis o en la morfología no es un hecho universal, en unas lenguas es en la morfología y en otras es en la sintaxis.

b) Cohesión:

Los elementos morfológicos establecen entre sí un mayor grado de cohesión que el que establecen las unidades sintácticas. Los constituyentes de la palabra se presentan fuertemente cohesionados. Los espacios en blanco de la escritura serían los límites entre los constituyentes sintácticos. Pero esto tampoco es universal porque existen procedimientos intermedios: Me lo dijo (3 palabras) puedo decirlo: Díjomelo ( 1 palabra), en el mismo grado de la cohesión morfológica, encontramos las unidades sintácticas. En francés hay una cuestión: en el aprendizaje de cualquier lengua, no separamos las palabras al hablar, pero en francés el acento de intensidad marca estas distinciones, pero tampoco es fácil. En francés también se funden dos palabras en una: l'homme que son dos constituyentes sintácticos. Este criterio de la cohesión es relativo, en una amplia zona de la lengua no existe.

c) Orden de aparición de los constituyentes:

Se dice que en la morfología el orden secuencial de las unidades es rígido e inalterable, y no así en la sintaxis que es variable, admite el hipérbaton. Es decir, el hipérbaton es impensable en morfología: el lugar de prefijos, sufijos y lexemas está previsto por la morfología y es inalterable. Sin embargo, esta regulación estricta es diferente en cada lengua, en sintaxis también hay algunas reglas: Det. + Sust., es una regla tan rígida como prefijo + lexema, luego la libertad del orden sintáctico no es tanta. Cuanto menos variabilidad morfológica, menos libertad de orden sintáctico.

CHINO INGLÉS FRANCÉS ESPAÑOL LATÍN

- Variabilidad morfológica + variabilidad morfológica

- libertad de orden sintáctico + libertad de orden sintáctico

d) Aislabilidad:

Este concepto procede de la lingüística norteamericana y de L. Bloomfield ( estructuralismo norteamericano). Dice que la palabra es la mínima forma libre ( unidad más pequeña pronunciable y perceptible de forma completa y acabada, se acerca a una definición fonética). Aislabilidad quiere decir que es la primera unidad que al pronunciarse, se capta completa y acabada, realizada plenamente. Los morfemas carecen de este principio de aislabilidad. Esto es cierto, luego la aislabilidad es única de la sintaxis: se puede separar una oración en palabras, pero no una palabra en morfemas. Pero esto no es siempre así en las situaciones metalingüísticas o metadialógicas, por ejemplo: “Leyes preconstitucionales o postconstitucionales”, podemos decirlo: “Leyes pre o post constitucionales”, y en este caso los morfemas han quedado aislados. La aislabilidad es tanto morfológica como sintáctica. Los morfemas se pueden convertir en palabras enteras por el principio de economía del lenguaje.

e) Productividad:

Se entiende como la capacidad de los esquemas lingüísticos de producir secuencias normales. Con ciertos esquemas formamos un número amplísimo de secuencias posibles. Se refiere sobre todo a la sintaxis ya que desde un esquema sintáctico abstracto se puede crear un número determinado de secuencias aceptables. Por ejemplo: Det + Sust. es un esquema sintáctico que nos habla de la estructura interna de una secuencia.

La productividad afecta a la sintaxis y no a la morfología flexiva. Por ejemplo, con género y número no se puede crear un número determinado de secuencias posibles, es que su aparición es obligatoria, permanente. Pero sí afecta a la morfología derivativa, ej.: Si queremos darle a un sustantivo el significado de fruto de un árbol, le añadimos es sufijo “-ero”: limón + ero = limonero. Posee un cierto grado de rentabilidad, pero hasta un límite. Naranja + ero = naranjero*.

f) Recursividad:

Es muy antiguo en la lingüística, pero es formulado a partir de los escritos de Chomsky. En el ámbito de la sintaxis se entiende como el que en una oración una determinada estructura sintáctica se repita un número determinado de veces. Es la manifestación del principio de economía lingüística en el ámbito de la sintaxis. Afecta ala sintaxis y no a la morfología. Dentro de una misma oración puede repetirse una regla un número infinito de veces. Una oración es una modalidad + cláusula, y una cláusula es una estructura bimembre con un S.Nominal y un S. Verbal los cuales tienen unas reglas para construirse (Ej.: S.N. = Det + Sust + Ady.) y reglas para cada constituyente ( Det. = artículo, demostrativo, etc.) Según la recursividad, aceptada una regla, puede repetirse dentro de una oración un número indeterminado de veces.

La gramática no impone restricciones al principio de recursividad, y por ello no existe la oración gramatical más larga imaginada, sino que es infinita. Los mismos esquemas se repiten un número indeterminado de veces en una misma oración, estos esquemas son recursivos. Es propio de la sintaxis y no de la morfología. Por ejemplo: las reglas de la derivación sólo a la derivación, etc. Pero, por ejemplo, en alemán, las dimensiones de la palabra son inmensas y en éstas encontramos procedimientos semejantes a los sintácticos, pero no es exactamente lo que consideramos recursividad. Algunos dicen que existen ciertos rasgos de recursividad en la morfología, por ejemplo, en español, tenemos abuelo - bisabuelo - tatarabuelo - tataratatarabuelo* ( esta palabra no existe), se tiende a aplicar el principio de recursividad, pero no se debe.

La diferenciación entre morfología y sintaxis ha de ser de carácter formal, sin que pueda establecerse universalmente, y que cada lengua, individualmente, establezca las diferencias y zonas en que morfología y sintaxis se diferencian o confunden.

3. Gramática y Semántica.

Coseriu dice en su teoría de la Gramática, recogiendo a Frege, que hay que recoger tres dimensiones:

a) Significado: valor semántico de una unidad lingüística en tanto este valor le viene dado por el propio sistema de la lengua. Ej.: mesa en oposición a silla, blanco en oposición a negro, etc.

b) Designación: relación entre una unidad lingüística y la realidad concreta. Con el uso de las unidades de la lengua designamos cosas de la realidad, el significado es puramente conceptual ( Esta mesa concreta, la que tengo delante).

c) Sentido: Valor semántico en tanto en cuanto está anclado en un contexto del que pueden surgir contenidos semánticos distintos de los previstos por el sistema de la lengua. Ej.: esta tarde habrá una mesa redonda, la palabra mesa tiene un nuevo valor gracias al contexto.

Cuando hablamos de semántica y gramática nos referimos sobre todo al significado. La unidades gramaticales son formas de contenido por definición y por ello la naturaleza semántica de la gramática es innegable. En algunas teorías se define gramática formalmente y este hecho no parece muy relevante, pero “No hay más gramática que la semántica y la semántica es la parte más importante del lenguaje”.

Se suele hablar de significado léxico frente a significado gramatical. Esta dicotomía coincidiría con la distinción de A. Martinet entre monemas léxicos y monemas gramaticales. En realidad, el problema es más complejo. Por ejemplo: el verbo dar tiene un significado léxico y otro gramatical. Sabemos que el verbo dar tiene un significado léxico, pero nunca lo sabremos si sólo ponemos el lexema ( d - an). El lexema no es algo inmediatamente reconocible por sí mismo, pero siempre se manifiesta. Cuando la palabra tenga una de las cuatro cualidades que todas las palabras exigen para ser una palabra completa y acabada, entonces percibiremos el significado léxico. Las cuatro configuraciones son verbo, sustantivo, adjetivo y adverbio. Sólo ante una palabra completa percibiremos simultáneamente el significado léxico y el gramatical. Y así, los lexemas han de convertirse en categorías gramaticales primarias o categorías léxicas. Cuando digo que dar es un verbo, digo que dar está configurado como un verbo ( significado gramatical) y como tal tiene un significado léxico. El significado categorial o gramatical es el que permite convertir en palabras los mismo significados léxicos. El significado léxico ha de existir siempre en una palabra completa, con significado gramatical, y por ello siempre son simultáneos.

No existe una frontera entre significado léxico y gramatical. El significado categorial es un capítulo esencial en las lenguas naturales. Lo específicamente gramatical sería lo que se añade al significado categorial, porque en la palabra acabada percibimos su significado categorial y contenidos propios de cada una de las posibilidades ( verbo, adverbio, etc.). Por ejemplo: en el verbo, además de que es un verbo, percibimos el modo, tiempo, aspecto... es decir, hay subcategorías.

Una cuestión compleja es la de la naturaleza semántica de las funciones sintácticas. Por ejemplo: cuando hablamos de un verbo transitivo, lo hacemos con conceptos semánticos, explicamos su naturaleza semántica. En la sintaxis, el significado ocupa un lugar fundamental y hay cierto tipo de contenidos gramaticales. La sintaxis tiene su propia semántica.

En la teoría de Coseriu, encontramos este esquema:

Significado léxico

Léxico ( y Lexicología)

Significado categorial

Significado instrumental

Gramática

Significado estructural

Significado óntico

El significado léxico se corresponde al qué de la aprehensión del mundo extralingüístico. Por ejemplo, el significado común a esta serie de palabras: caliente, calor, calentar.

El significado categorial corresponde al cómo de la aprehensión del mundo extralingüístico. Por ejemplo, el significado diferente de cada una de las palabras citadas en el anterior ejemplo, es decir, el significado propio del sustantivo, adjetivo y verbo, entendidos como los modos previstos en la gramática para el significado léxico único en la gramática.