Graffitis

Arte urbano. Vandalismo. Sociedad. Pintura callejera

  • Enviado por: Mima
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 2 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

ENSAYO ARTES VISUALES

TEMA: Graffitis, ¿vandalismo o arte?

Desde los principios de la humanidad, el hombre ha buscado apoyo en materias de expresión como su medio de desahogo. Puede ser por simple diversión, pero también, puede estar destinado a expandir opiniones frente a distintas temáticas que nos afectan, tanto como individuos o grupo social. Hoy en día, los medios de expresión son perfectamente clasificables. El más frecuente utilizado sería el periodístico; y me atrevo a decir, el más popular. Diarios, revistas, programas de TV, de radio, etc. Por supuesto todo tiene un límite. La censura tiene el rol de imponer ese límite que no siempre agrada a una mayoría. Otro medio en el que sus orígenes datan de miles de años atrás, es la pintura. Comenzó con los jeroglíficos de las cavernas y fue evolucionando hasta ser una de las más importantes ramas del arte. Pero no es ni de los diarios, ni de las pinturas de las que quiero hablar. Quiero plantear una problemática muy actual y que nos afecta a todos. Donde la libertad de expresión llegó a interferir en personas totalmente ajenas a su uso.

Todos conocemos lo que son los Graffitis, aunque sea los hemos visto sin saber lo que son. Nacieron como simples “pintadas” en los metros de las principales ciudades del mundo, y fueron considerados, por muchos políticos y autoridades, como una verdadera plaga que había que exterminar. Pero en el siglo XXI, son aceptados como una expresión artística más y una seña de la cultura contemporánea. Si buscamos un poco de información sobre la historia de los Graffitis, nos encontraremos con afirmaciones como ésta. Se asegura que en una primera etapa, sus autores eran perseguidos y totalmente juzgados. Hoy en día, se ha popularizado tanto que ya no es la “pintada” de unos pocos; sino, el arte de una o más culturas.

Es arte, claro. Dicen que es la expresión de la creatividad de nuestra gente. Que tiene valor artístico porque muestra la trascendencia del pensamiento de la cultura y de la sociedad. Y además se dice que es el método de expresión más directo y accesible para llegar a grandes masas en poco tiempo. Hay hasta teorías psicológicas de su utilidad. Pero lo que esa gente no se ha puesto a pensar es en el atropello que se está haciendo con su práctica demedida. Sería ingenuo decir que sólo hacen graffitis en zonas habilitadas por el gobierno. Es cosa de dar un paseo por tu propio barrio y verás que hay zonas urbanas llenas de graffitis; en las casas, los negocios, las micros, empresas. En fin, un verdadero atropello a la propiedad privada. Es por eso que ante la ley es un delito. No creo que haya duda de la autenticidad de esa ley. Cada uno tiene el derecho de elegir su quiere o no tener graffitis en las partes de su propiedad, ya sea casa, micro, etc. Entonces, ¿qué necesidad de expresión puede decidir por los bienes de otras personas? ¿Acaso estamos obligados a “escucharlos”? ¿Acaso somos discriminadores por querer defender nuestros derechos? Creo que no hay posible argumento que pueda refutar esta idea. Me gustaría saber cómo reaccionaría un “graffitero” de la calle si voy y le empiezo a tirar basura en su casa, o por último en su cabeza. Ah noo, es que ahí ya estaría agrediendo sin causa. ¿Pero pasar a llevar un derecho de otra persona no es importante sea como sea? El punto es que se está invadiendo la libertad de otra persona en algo que no tiene por qué verse involucrada.

Las culturas tienen todo el derecho de expresarse. Eso nadie lo niega. El no permitirles hacer graffitis en ningún lado sería hacer con ellos lo mismo que hacen con nosotros: pasar a llevar sus derechos. El problema radica en el medio físico que ocupan para hacerlo. No pueden decir que la sociedad los censura. Para ello hay lugares especiales que se les administra para que puedan expresarse. Si no son suficientes, perfecto. Luchen por conseguir más, pero legalmente. Es fácil quedarse de brazos cruzados y acusar a las autoridades de represoras. Es fácil seguir cometiendo el delito a excusa de que no tienen suficiente apoyo. Pero yo me pregunto: ¿qué han hecho ustedes por ese apoyo? El día que vea a masas grandes en todo el mundo en protesta por la poca cantidad de lugares habilitados para hacer graffitis, y los gobiernos no los apoyen, ese día, quemaré este escrito y me uniré a ustedes. Porque no se trata de si me gustan o no sus dibujos, se trata de la preservación de nuestros derechos que nos llevan a una vida en sociedad más grata y prometedora. Hasta el momento los seguiré considerando unos vándalos. Todo depende de ustedes.