Globalización crítica

Sociología. Economía. Economía política. Imperialismo. Paradigmas. Globalismo. Capitalismo. Fragmentación

  • Enviado por: Papirrin
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 5 páginas
publicidad

ECONOMIA 1

GLOBALIZACION CRITICA A UN PARADIGMA

IMPERIALISMO En la globalización existen dos perspectivas para analizar el fenómeno primero, la de la globalización como categoría científica, es decir, como un concepto cuyo referente histórico y empírico está centrado en el largo proceso multisecular de la internacionalización económica que se observa en el periodo posrenacentista, y que adquirió gran fuerza después de la segunda mitad del siglo XIX como resultado de la segunda revolución industrial. La globalización es un equivalente a la internacionalización económica, y por lo tanto es un fenómeno vinculado con el desarrollo capitalista. En este sentido la globalización ocurre en los contextos del poder y contradicciones del capital. La segunda perspectiva en torno a la globalización es la de la sociología del conocimiento. El estudio de la globalización como ideología permite encarar el extremismo del discurso globalista sintetizado en una sabiduría convencional cimentada y fomentada por poderosas fuerzas e intereses. El fenómeno de la internacionalización económica, es decir el de la globalización entendida como una categoría científica, con base en el análisis histórico plantea que el presente estadio del capitalismo no muestra rupturas fundamentales con la experiencia del pasado en lo que se refiere al asimétrico contexto de poder internacional y nacional en cuyo contexto ocurren los flujos comerciales de inversión y las transferencias de tecnologías y de esquemas productivos.

La globalización es un proceso de dominación y apropiación del mundo. La dominación de estados y mercados, de sociedades y pueblos, se ejerce en términos político militares, financieros tecnológicos y socioculturales. La apropiación de los recursos naturales, la apropiación de las riquezas y la apropiación del excedente producido se realizan desde la segunda mitad del siglo XX de una manera especial, en que el desarrollo tecnológico y científico más avanzado se combina con formas muy antiguas, incluso de origen animal, de depredación, reparto y parasitismo, que hoy aparecen como fenómenos de privatización, desnacionalización, desregulación, con transferencias, subsidios, exenciones, concesiones, y su revés, hecho de privaciones, marginaciones, exclusiones que facilitan procesos macrosociales de explotación de trabajadores y artesanos, hombres y mujeres, niños y niñas. La globalización se entiende de una manera superficial, es decir, engañosa, si no se le vincula a los procesos de dominación y de apropiación. En contraste la versión pop asume y promueve la idea de que la dominación y la apropiación son resultados inevitables de la globalización por que se trata de una ruptura histórica y de un nuevo paradigma tecnológico ante los que no existen alternativas. No existe fundamentación alguna que de sustento a las nociones tan difundidas del globalismo pop de que se ha constituida un sistema mundial autorregulado y que, por lo tanto, la economía escapa a los controles políticos .

1

El problema es que a lo largo de los aproximadamente 25 años en que va surgiendo el discurso globalista se han venido acumulando cada vez con mayor frecuencia abundantes fenómenos que no encajan dentro de los límites y preceptos de la globalización. Desde una perspectiva científica, derivada de la tradición clásica de las ciencias sociales, el trabajo de investigación es mas difícil y complejo, ya que una de las principales tareas, en el nivel teórico y metodológico consiste en adoptar una posición escéptica respecto a los principales conceptos y aparatos explicativos. Cuando se plantea poner los conceptos y las teorías en capilla no estamos sugiriendo el abandono de la rica herencia del pensamiento filosófico y científico sobre la sociedad que se ha venido gestando, especialmente desde el siglo XVIII si no que queremos expresar nuestra opinión sobre un aspecto teórico metodológico fundamental. Desde la perspectiva de la ciencia política se han planteado algunos de los parámetros centrales necesarios para establecer la estrecha relación existente entre la internacionalización económica y la regionalización.

LAS IDEOLOGIAS DEL GLOBALISMO POP

En la base de todas estas propuestas está una concepción altamente ideológizada del globalismo o de la mundialización para usar otro termino que tiene mas aceptación en Europa y que se aproxima mas a la noción, históricamente verificable, de la globalización entendida como internacionalización económica no es lago inédito que, con vida propia, subsume lo nacional económico sin mediación o refracción alguna. Es cierto que como el principal propósito es organizar e integrar su actividad económica internacional de tal forma que se maximice la ganancia corporativa, la empresa multinacional es una estructura orgánica en la cual da parte esta diseñada y opera para servir al todo. La centralidad del medio nacional en la relación de las actividades encaminadas al desarrollo de la tecnología no se limita a Estados Unidos. En estudio sobre la distribución internacional de los laboratorios de las principales 500 firmas se detecto la concentración de este tipo de actividades en laboratorios localizados en le país de origen aunque también se observo algún grado de interdependencia, pero con grandes variaciones entre las matrices. Otro hecho importante es relacionado con las patentes y las filiales no recibieron mas de un 10% de registro, de tal suerte que según varios estudios no mas de las actividades económicas es probable que este localizada en subsidiarias extranjeras.

Por otra parte, las estadísticas de las naciones unidas registradas a principios de la década de los 90 la existencia de 37000 cmn que controlaban cerca de 17000 subsidiarias y afiliadas. Desde este total, cerca del 70% era home based, es decir, operaban desde una base nacional o madre patria que la regula las subsidian las penalizan y hasta las protege nacional e internacional localizada en los países mas desarrollados de la OCDE, y el 90% de sus casas matrices estaban también centradas en los países avanzados donde, como se indico, reside el meollo de sus accionistas o activo donde se realiza parte de las actividades de ventas y de capitalización.

2

IMPERIALISMO, GLOBALIZACION Y FRAGMENTACION

La vinculación y contradicciones entre internacionalización y regionalización tiene como uno de sus elementos importantes sus efectos sobre las empresas multinacionales. La regionalización ha sido, históricamente, uno de los signos inequívocos de creciente incapacidad de un hegemón para articular el sistema económico internacional. Los factores involucrados en la etiología de tal situación son múltiples y están vinculados con los problemas de sobre extensión de compromisos geopolíticos, en momentos en el que el sistema económico entra en crisis, y también con los factores endógenos de corte nacional y regional involucrados en el afianzamiento o resurgimiento. La internacionalización de la espiral deflacionaria, con una brutal caída en los precios de mercancías como el cobre, el petróleo, el estaño, los productos agrícolas y además, de los bienes manufacturados, ya afecta a Rusia y desde ahí a Europa y a los otros mercados emergentes latinoamericanos. El problema central gira en torno al poder y las contradicciones del capital que manifiesta de manera dramática en el hecho de que la tendencia recesiva que amenaza con transformarse en depresiva, en el caso mexicano, ha sido acicateada por los recetarios de austeridad fiscal y del ataque al salario del Fondo Monetario Internacional, aplicados en los gobiernos en México y el resto de las naciones latinoamericanas. A lo largo de los últimos 16 años la clase media latinoamericana, los obreros y campesinos han sido sometidos a políticas de profundo despojo salarial y empobrecimiento agudo, algo similar a lo que se observa ahora en Asia. Las políticas fondo monetarias de restricción monetaria y las presiones devaluatorias han disparado las tasas de interés en todo el tercer mundo, y con ello la pobreza obrera, campesina y clase mediera latinoamericana se ha globalizado.

LA GEOECONOMIA Y LA GEOPOLITICA DEL CAPITAL

Enfocar el fenómeno de la internacionalización económica desde la perspectiva de la teoría social y la estrategia clásicas implicado solo no solo proceder con una critica epistemológica, sino también modificar, de manera sustancial, los regentes empíricos a los que apunta el concepto, ampliándolos en la esfera estrictamente económica. Se descubren aspectos políticos e históricos fundamentales para cualquier reflexión sobre el vinculo entre la mundialización y la regionalización, como los relacionados con el estado nación, la jurisdiccionalidad territorial, el conflicto interestatal, los diversos tipos de enfrentamientos actuales y potenciales entre diversos complejos militares industriales el papel de la materia prima estratégica y, en el caso del hemisferio occidental, se rescata el análisis de los mecanismos corporativos, financieros, comerciales, de inteligencia y militares empleados por Estados Unidos para transformar a México y el resto de América Latina en carta de negociación, en sus esfuerzos por garantizar una inserción en la economía mundial global ventajosa para su interés privado nacional tal como este ha sido codificado.

3

La historia también muestra que ha sido en el contexto de crisis de sobreproducción y sobrecapacidad cuando los procesos de regionalización económica han acentuado su inclinación a la conformación de bloques cerrados, es decir, al proteccionismo, la politización, y a la larga la militarización del sistema de interacciones internacionales. Históricamente, los conflictos regionales empezaron a internacionalizarse con el surgimiento del sistema imperial europeo y estadounidense en el siglo XIX. Es un lugar común pero es necesario volver a recalcarlo ahora, que los conflictos regionales y los locales eran utilizados por las potencias imperiales para lograr ventajas unas sobre de otras. La geoecónomia estadounidense de la guerra fría, fundamentada en el dominio de una tecnología de carácter cada vez más internacional en la que destacan las computadoras, la nueva investigación del espacio exterior y los medios masivos de comunicación como la televisión, así como el dominio de la economía internacional por un puñado de CMN fundamentalmente estadounidenses, tuvo siempre un marco de referencia de seguridad internacional, es decir una geopolítica global articulada por el estado de seguridad nacional por medio de un masivo y monumental despliegue balística intercontinental con armamento termonuclear, y lo mas importante desde la perspectiva geoeconomica de una proyección global de fuerza naval y área hacia todos los océanos y continentes.

El papel del Estado metropolitano estadounidense en el proceso de acumulación del capital adquirió características especificas durante la guerra fría que ameritan una cuidadosa ponderación. Es cierto que el Estado siempre ha tenido un papel decisivo en el desarrollo del capitalismo, mismo que ha aumentado cuantitativamente. El triangulo de hierro conformado por el poder Ejecutivo, y sus administradores militares, el congreso que aprueba el imponente presupuesto bélico y una inmensa masa de grandes empresas junto con decenas de miles de contratistas y subcontratistas refuerza en Estados Unidos, de manera no vista en otro país capitalista contemporáneo, el carácter de clase del Estado. Así no se trata solamente de que la participación del Estado. Así, no se trata solamente de que la participación del Estado en el proceso de acumulación se vuelva imprescindible para asegurar la reproducción ampliada del capital social y la perpetuación de las relaciones de producción y explotación capitalistas. Su actuación, que se centra en una masiva transferencia de recursos humanos y de capital, del sector civil al militar, se proyecta de manera negativa sobre la matriz industrial, la productividad y la competitividad internacional estadounidense en el mercado civil. Los eventos que llevaron a la primera guerra mundial indican que el industrialismo liberal puede pasar rápidamente de la competencia económica a la política y de ahí al terreno militar. La primera guerra mundial fue un conflicto entre naciones con posiciones ideológicas muy similares, excepto Rusia, Gran Bretaña, Francia, y Alemania eran sociedades industriales con regimenes más o menos de democracia liberal. Pero todas eran fieras competidoras en lo económico. La guerra como una de las expresiones básicas de la sociedad industrial otorgo una mayor centralidad al accionar del Estado, que la arropa de doctrina, y que orquesta la movilización de recursos materiales y humanos para la eventualidad de una guerra interna o esteran y contra enemigos reales o imaginarios.

4

La guerra era y es un gran negocio, una situación que tiende a minar la seguridad internacional, especialmente cuando se perfilan y se profundizan las contradicciones ínter capitalistas entre las potencias centrales. Esto se manifestó tanto en su dimensión innovativa, porque aparecieron constantes mejoras en los armamentos para la guerra terrestre, aérea y naval, en los explosivos por medio de su continua modernización de la capacidad para infligir el mayor numero de bajas y la mayor destrucción sobre las bases del poderío del enemigo. Con la incorporación de la aviación y de los submarinos, esta tendencia se acentúo.

La industrialización de la guerra también conllevó un nivel sin precedentes de movilización de la población como un todo, las fabricas, las líneas de comunicación marítima, ferroviaria, área y carretera, los poliductos, depósitos de combustible y los mismos centros poblacionales se transformaron en objetivos militares. A lo largo de todo este periodo, es decir, desde mediados del siglo XIX hasta nuestros días, al tiempo que el sistema económico continuaba experimentando fluctuaciones cíclicas de expansión, recesión y depresión, de euforias bursátiles y de crisis, también se observaron mutaciones tecnológicas profundas y discontinuas que hacían saltar el sistema a posiciones cualitativamente distintas, es decir, estadios a los que no se llegó por el simple aumento cuantitativo de elementos anteriormente existentes. La revolución tecnológica del siglo XX centró sus efectos cualitativos de mayor relieve en la esfera de la producción de instrumentos de destrucción. algo que queda explicado tanto por la profunda modificación de la teoría física newtoniana causada por las concepciones de Einstein de principios del siglo, por el hecho de que a partir de tal revolución teórica es tecnológicamente posible modificar cualitativamente los parámetros temporales y espaciales de los dispositivos destructivos.

Por lo que se refiere al aspecto temporal, pasar de los explosivos químicos cuya expansión de materia se mide en milésimas de segundo a los explosivos nucleares, cuya emisión del 99% de su energía ocurre en mil millonésimas de segundo, tiene un efecto destructivo cualitativamente diferente y devastador. Los avances logrados en la electrónica, la computación y las comunicaciones satelitales aunados a esta revolución destructiva termonuclear y balística se expresan y concretan en sistemas de armamento altamente complejos, lo que nos esta llevando, como lo ha advertido Herbert York , a una situación en la cual la respuesta a un futuro ataque hipotético seria tan complicada, y el tiempo en el cual decidir tan corto, que ha sido necesario recurrir a maquinas automáticas de computación para lograr este propósito. En este sentido en el que muchos analistas militares consideran que la inclusión de seres humanos en el proceso de dediciones degradaría seriamente la capacidad funcional del sistema. consecuentemente, York indica que el poder de tomar decisiones de vida y muerte estará pasando de la mano de los estadistas y los políticos a oficiales menores y finalmente de las maquinas de computación a los técnicos que las programan. La política encaminada a la militarización hemisférica, a la perpetuación y ampliación de la OTAN y al estimulo de la distribución regresiva del PNB mundial desde el FMI, son solo algunos ejemplos de una política exterior que en lo económico y en lo político militar no muestra mayor preocupación por el incremento en la probabilidad de guerra general.