Glándula hipófisis

Sistema nervioso. Morfología. Fisiología. Hipotálamo. Hipófisis. Hormonas

  • Enviado por: Ban Elric
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 3 páginas
publicidad

El Hipotálamo, La Glándula Hipófisis y sus Hormonas

Introducción

Los lóbulos anterior, intermedio y posterior de la hipófisis son de hecho tres órganos endocrinos más o menos separados los cuales, en algunas especies, contienen 14 o más sustancias hormonalmente activas. El lóbulo intermedio es rudimentario en el ser humano.

Las seis hormonas bien identificadas que secreta la hipófisis anterior son: Hormona Estimulante de la Tiroides (TSH, tirotropina), Hormona Adrenocorticotrópica (ACTH), Hormona Luteinizante (LH), Hormona Foliculostimulante (FSH), Prolactina (PRL) y Hormona del Crecimiento (GH, somatotropina, STH).

El ACTH, la prolactina, y la hormona del crecimiento son polipéptidos o proteínas simples, mientras que las TSH, LH y FSH son glucoproteínas. La prolactina actúa sobre la mama.

Las cinco restantes son, al menos en parte, Hormonas Trópicas; o sea, estimulan la secreción de sustancias hormonalmente activas por otras glándulas endocrinas o, en el caso de la hormona del crecimiento, el hígado y otros tejidos.

Además el lóbulo anterior de la hipófisis secreta Beta Lipotropina (Beta LPH). Este polipéptido lineal contiene 91 residuos de aminoácidos, y aunque el papel fisiológico que desempeña no esta definido, contiene las secuencias de aminoácidos de las endorfinas y de las encefalinas, péptidos que se fijan a receptores opiáceos.

Además, los lóbulos anterior e intermedio contienen otros derivados de la molécula de pro-opiomelanocortina, hormonalmente activos.

A grandes rasgos la hipófisis posterior está constituida en gran parte por las terminales sobre los vasos sanguíneos, de los axones procedentes de los núcleos supraóptico y paraventricular del hipotálamo; en tanto la hipófisis anterior tiene una conexión vascular especial con el encéfalo, o sea, con los vasos portales hipofisarios.

En el embrión el lóbulo intermedio se forma a partir de la mitad dorsal de la bolsa de Rathke, una evaginación del techo de la faringe, pero en el adulto está adherido estrechamente al lóbulo posterior. Se separa del lóbulo anterior por los restos de la bolsa de Rathke, la hendidura residual.

El Hipotálamo y su Relación con la Hipófisis

El hipotálamo es la porción del extremo anterior del diencéfalo que se ubica por debajo del surco hipotalamico y enfrente de los núcleos interpedunculares. Se le divide en varios núcleos y áreas nucleares.

Existen conexiones neurales entre el hipotálamo y el lóbulo posterior de la hipófisis y conexiones vasculares entre dicha estructura nerviosa y el lóbulo anterior. Desde el punto de vista embriológico, la hipófisis posterior se origina en una evaginación del piso del tercer ventrículo.

Está formada en su mayor parte por las terminaciones de axones cuyos somas celulares se encuentran en los núcleos supraóptico y paraventricular, y que pasan hacia la hipófisis posterior a través del fascículo hipotálamo-hipofisario. La mayor parte de las fibras supraópticas terminan en el propio lóbulo posterior, mientras que algunas de las paraventriculares terminan en la eminencia media.

Los lóbulos anterior e intermedio de la hipófisis se originan, en el embrión, a partir de la bolsa de Rathke, una evaginación del techo de la faringe. Las fibras nerviosas simpáticas llegan al lóbulo anterior desde su cápsula, y las parasimpáticas desde los nervios petrosos, pero son pocas, si es que hay alguna, las fibras nerviosas que llegan a él desde el hipotálamo. No obstante, los vasos portales hipofisarios forman una vinculación vascular directa entre el hipotálamo y la hipófisis anterior.

Las ramas arteriales de las arterias carótidas y del polígono de Willis forman una red de capilares fenestrados, que recibe el nombre plexo primario y se ubica en la superficie ventral del hipotálamo. Las asas capilares penetran también en la eminencia media. Esos capilares drenan en los vasos sinusoidales portahipofisarios, que transportan la sangre, siguiendo la trayectoria del tallo de la hipófisis, hasta los capilares de la hipófisis anterior.

Este sistema comienza y termina en capilares sin pasar a través del corazón y es, en consecuencia, un verdadero sistema portal. En las aves, y en algunos mamíferos, entre ellos los seres humanos, no hay otra irrigación arterial para la hipófisis anterior, excepto los vasos capsulares y las conexiones anastomóticas de los capilares de la hipófisis posterior.

En otros mamíferos, algo de sangre llega al lóbulo anterior a través de un grupo separado de arterias hipofisarias anteriores, pero la mayor parte sigue llegando a través de los vasos portales. La eminencia media suele definirse como la porción del hipotálamo ventral en la que se originan los vasos portales, esta región se encuentra “fuera de la barrera hematoencefálica”.

Estudio de la Hipófisis

En el lóbulo posterior, pueden observarse las terminales de los axones supraópticos y paraventriculares en estrecha relación con los vasos sanguíneos. En algunas especies, las terminales son estructuras similares a bastoncillos en palizada. Hay también células neurogliales y pituicitos, células estrelladas que contiene glóbulos de grasa, a las que en un tiempo se consideró secretoras de las hormonas del lóbulo posterior, pero en la actualidad se cree que son astroglías modificadas.

El lóbulo intermedio es rudimentario en el ser humano y en unas cuantas especies de mamíferos. En estas especies la mayor parte de las células son agranulares, aunque frecuentemente hay unos cuantos elementos basófilos que semejan a las células del lóbulo anterior.

A lo largo de la hendidura residual hay folículos pequeños similares a los tiroideos, algunos de los cuales contienen pequeña cantidad de coloide. La función de este coloide, se es que la tiene, se desconoce.

La hipófisis anterior está constituida por cordones celulares entrelazados y una extensa red de capilares sinusoidales. El endotelio de los capilares es fenestrado de manera similar a la que se observa en otros órganos endocrinos. Las células contienen gránulos de hormona almacenada que se expulsan mediante exocitosis. No se ha visto que los gránulos penetren a los capilares y supuestamente se rompen en el espacio pericapilar.

Hormonas Hipofisarias en Mamíferos

Nombre y Origen

Principales acciones

Lóbulo anterior

Hormona estimulante de la tiroides (tirotropina, TSH)

Estimula el crecimiento y la secreción de la glándula tiroides

Hormona Adrenocorticotrópica (corticotropina, ACTH)

Estimula la secreción y el crecimiento de la zona fasciculada y la zona reticular de la corteza adrenal

Hormona del Crecimiento

(GH, somatotropina, STH)

Acelera el crecimiento del cuerpo; estimula la secreción de FCSI-I

Hormona Foliculostimulante (FSH)

Estimula el crecimiento del folículo ovárico en la hembra y la espermatogénesis en el macho

Hormona Luteinizante (LH)

Estimula la ovulación y luteinización de los folículos ováricos en la hembra y la secreción de testosterona en el macho

Prolactina (PRL)

Estimula la secreción de leche y la conducta materna

-Lipotropina (-LPH)

¿?

-Hormona Estimulante de los Melanocitos (-MSH)

Véase lóbulo intermedio

Lóbulo intermedio

Hormonas estimulantes , y  de los Melanocitos (, y -MSH; colectivamente llamadas melanotropina o intermedina)

Expanden los malanóforos en peces, anfibios y reptiles; en el hombre estimulan la síntesis de melanina dentro de los melanocitos

-Lipotropina (-LPH), péptido del lóbulo intermedio semejante a la corticotropina (CLIP), otros fragmentos de la pro-opiomelanocortina

¿?

Lóbulo posterior

Vasopresina

(Hormona Antidiurética, ADH)

Promueve la retención de agua

Oxitocina

Causa la expulsión de leche, la contracción del útero grávido

Reseña Bibliográfica

W.F. GANONG; Fisiología Médica.

Editorial: El Manual Moderno, SA. de C.V.;

México, D.F. - Santafé Bogotá.

Decimoquinta edición en español traducida de la decimoséptima edición en inglés.