Glacis

Topografía. Sedimentos. Erosión. Relieve estructural. Aluvionamiento

  • Enviado por: Pik
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas

publicidad
cursos destacados
Aritmética
Aritmética
En este curso de Aritmética se estudian temas necesarios y básicos de esta área. Se muestran las...
Ver más información

Ejercicios Resueltos Ecuaciones Diferenciales
Ejercicios Resueltos Ecuaciones Diferenciales
Serie de ejercicios resueltos de Ecuaciones Diferenciales Este curso va ligado al curso actual de Ecuaciones...
Ver más información


Tema 1 Los Glacis: génesis y tipos.

Etimología de la palabra glacis

Se trata de un término francés, derivado del latín glacies, que significa terreno plano e inclinado (simbólicamente, “resbaladizo” o similar a una superficie helada) sin llegar a la magnitud de escarpe o cortado; franja o talud sobre la que se eleva algo, por ejemplo un relieve o una fortaleza (Pedraza Gilsanz, J. 1996)

Introducción.

Existe una gran diversidad de opiniones sobre el significado de la palabra glacis. La noción fue acuñada por primera vez por Dresch, en 1938 en un trabajo que versa sobre los piedemontes del Macizo Central del Gran Atlas publicado en el Congreso Internacional de Geografía que tuvo lugar en Amsterdam. En este, se definen a los glacis como formas con perfil longitudinal ligeramente cóncavo y con pendiente inferior siempre a 6º. A partir de esta fecha se han sucedido largas series de términos que tienen por resultado una enorme confusión en la terminología internacional.

Se pude decir que más que una cuestión de vocabulario, se trata de una cuestión conceptual, dentro de la cual se distinguen dos escuelas que mantienen posturas diferenciadas:

  • La Escuela Americana; integrada entre otros por G Gilbert, Bryan , W.Mc Gee, Penk, D.W. Jonhson. Estos autores utilizan el término pediment para designar a formas de este tipo, bien sea en rocas blandas o duras. Tan sólo si el pediment se encuentra cubierto por un manto aluvial o coluvial emplean el término de glacis cubierto.

  • La Escuela Francesa; se encuentra dividida entre dos grandes grupos de autores, de un lado los que están vinculados a la Universidad de Estrasburgo, tales como Jean Trikard y A Calleaux, Raynold que definen como glacis a toda superficie labrada tanto en materiales blandos como en materiales duros. De otro destacan los integrantes de la Comisión de Zonas Áridas (1966) donde sobresalen Coque y B. Dumas. Autores que decidieron aplicar el término glacis a las formas engendradas en rocas de escasa resistencia a la erosión y el pediment para formas desarrolladas, directa o indirectamente, en rocas que ofrecen una mayor resistencia a la erosión.

Todos los glacis vienen a sintetizarse en grupos bien definidos por unos criterios; se trata de definir caracteres o rasgos de tipo estrictamente morfológico (glacis de vertiente, glacis de flaco...) o referidos al aluvionamiento (glacis desnudo, glacis cubierto, glacis de acumulación...) o bien de tipo genético, en cuyo caso se pueden distinguir glacis de acumulación y de erosión.

Desde un punto de vista funcional y atendiendo a las condiciones de aluvionamiento, materiales y génesis, los glacis pueden agruparse en tres grandes grupos:

  • Glacis de erosión o ablacción

  • Se trata de glacis en los que se puede observar la roca madre, no existiendo por tanto una cubierta sedimentaria.

  • Glacis de acumulación.

  • Estan formados a partir de una deposición aluvial, siendo la base de esta deposición irregular y encontrándose labrada sobre el substrato rocoso subyacente, dando origen a lo que se denomina la base erosiva, que se encuentra normalmente fosilizada por la cubierta vegetal.

  • Glacis cubiertos.

  • Se trata de glacis de erosión cuya superficie aparece enmascarada por un manto de materiales de origen aluvial o coluvial que lo han focilizado. La superficie topográfica del glacis es paralela a la superficie fosilizada del glacis de erosión.

    2.- Características generales de los glacis

    En general, aunque suelen pertenecer a una misma familia de formas topográficas, se distinguen por tener un origen diferente, existiendo por tanto un fenómeno de convergencia

    Normalmente la mayor número de observaciones espaciales de estas geoformas se localiza en los medios áridos y semiáridos (caso de los glacis de Arizona, del SE peninsular español, Grecia, Italia, Sur de Francia, Norte de África...); no obstante también es posible observarlos en otros dominios morfoclimáticos más húmedos y fríos, como las áreas sometidas a procesos pre-glaciares, como las rampas castellanas o rañas.

    Por tanto, los glacis pueden localizarse en zonas muy amplias y dispares , enténdiendose, por todo ello, que pretender encontrar todas las causas generales para explicar la evolución y génesis de los glacis es muy difícil.

    Respecto a la extensión que estos ocupan exite una gran variedad de tamaños, los hay desde los que se abarcan unos 20 Km (como los que se pueden encontrar en África) hasta otro que apenas llegan alcanzar un km. de extensión. Entre los factores que controlan la amplitud de la superfice de estos destacan (según los criterios establecidos por VAN GENDEREN) los siguientes:

  • Factor temporal.

  • Este factor consiste en la persitencia de unas condiciones climáticas favorables, responsables de la formación de estas formas. De este modo las condiciones optimas para su formación serían un clima cálido o frío pero seco, con lluvias torrenciales.

  • Estabilididad tectónica.

  • En función de ésta, las dimensiones del glacis serán mayores o menores, puesto que a mayor estabilidad tectónica mayor será la extensión de éste.

  • Tipo de roca y su estructura.

  • Según la litología y estructura de la superficie topográfia sobre la que se desarrolla

    Condiciones fisiográficas.

    La superficie de los glacis se inicia en las zonas de contacto de dos tipos de roca diferentes por su resistencia mecánica a la erosión, tal y como pueden ser las margas en contacto con las areniscas o las calizas en general. Los glacis también están muy estrechamente relacionados con los diversos tipos de estructuras, como cubetas sinclinales, relieves monoclinales, escarpes de fallas...

    Los primeros autores que estudiaron esta formación (DRECH preconizaron que los glacis estaban asociados a anticlinales y las condiciones fisiográficas que intervienen en la formación de los glacis son muy variadas. En cualquier caso las estructuras permiten distinguir varios tipos de glacis, como los glacis de frente, de reverso, de flanco, etc.

    EL glacis de frente.

    Este tipo de formacion tiene la característica de prensentar una inclinación muy aguda con un perfil concavo, debido a que el material que lo constituye es predominante grueso. Según nos adentramos hacia las áreas más deprimidas, el perfil del glacis cambia has ta convertirse en rectilíneo. Destaca la ausencia de un knick (ruptura) pronuciado a medida se produce la degradación del material.

    El glacis de reverso.

    Se labra por la ablacción de estratos duros y el angulo que forma con la estructura está bien definido mientras que la pendiente es muy suave en toda su extensión. Ello se debe principalmente a que este glacis suele estar formado por material fino. Los glacis por tanto, pueden recbir su nombre en función de las estructuras sobre las que se desarrollen, monoclinales, aclinales...etc.

    4. Factores que controlan la pendiente de los glacis .

    1º La litología

    La mayoría de los investigadores coinciden en afirmar que los glacis tienen un perfil longitudinal más o menos con una pendiente homogénea, concava en su tramo alto, donde registra una inclinación de 5º-10º y suave entorno a los 2º aproximadamente en su tramo bajo. Sin embargo este perfil longitudinal no siempre presenta los mismos rasgos, ya que a menudo se pude presentar segmentado en varios tramos en función de sus peculiares características, siendo una de las más importantes la litología de modo que la pendiente será mayor en rocas duras y menor en rocas blandas.

    2º La extensión superficial

    Un segundo factor es su extensión superficial; en general tanto las características morfológicas como su extensión, así como la naturaleza del material detrítico, varían según las condiciones climáticas, de modo que se pueden encontrar tres tipos:

    • Glacis de tipo periglaciar.

    Se desarrollan al píe de las vertientes montañosas de vertiente acusada (20º-40º), presentan un tamaño reducido. Un ejemplo de estos son los desarrollados en el Prepirineo español y francés.

    • Glacis de tipo subárido o de terraza.

    Estos glacis presentan una fuerte pendiente en la zona de la raiz, presentando normalmente un perfil más suave cuya vertiente desciende paulativamente entre los 20º-10º. Alcanzan una extensión variable, llegando a ser esta de unos 2-3 Km.; buenos ejemplos de estos se localizan en la Depresión del Ebro y en general en gran parte de Cataluña.

    • Glacis de tipo árido o de piedemonte.

    Están caracterizados por las grandes proporciones que alcanzan, por poseer una pendiente estremadamente suave (<5º) y por aparecer cubierto por costras calizas. En este dominio pueden apreciarse hasta tres o cuatro niveles diferentes de glacis, observándose los más representativos en el Levante Valenciano y en el SE. Peninsular.

    Algunos autores, como VIERS, afirman que la pendiente de los glacis de gran desarrollo superficial suele estar comprendida entre 1 y 4º, mientras que en el perfil de los más pequeños ésta varia entre 4º y 8º, de lo que se deduce que exite una correlación entre extensión y pendiente

    3º El calibre de los materiales.

    Como tercer y último factor a destacar, hay que considerar el calibre del material detrítico ya que tiene una peculiar importancia en la relación carga-volumen, pues en función de ésta existirá un menor o mayor gradiente.

    5. Relación entre glacis y relieve estructural.

    Este aspecto ha sido objeto de numerosos foros de discusión. En la actualidad exite una gran producción científica sobre pediment que demuestra que la unión entre glacis y estructura se desarrolla a través de un acusado ángulo llamado Knick, aunque lo más frecuente es que este paso se haga de forma progresiva y no a través de un Knickpoint.

    TRIKART & RAYNOLD señalan que este paso progresivo bajo forma de perfil concavo poniendo en evidencia una continuada acción de los procesos de incisión que se producen por una transición en el material, es decir como si se tratara de un arroyamiento difuso.

    COCK, había demostrado ya que el paso dominante de los glacis no se hace de forma angular, sino más bien en forma de una concavidad más o menos corta, pudiendo pasar la pendiente de 10º-15º a 2-3º. DUMAS apunta/dice que esta concavidad se produce en función del ritmo de evolución que forman los materiales estructurales y del glacis.

    De modo general, el paso de relieve estructural a glacis se realiza de modo progresivo, sin ruptura brusca de pendiente. Además las condiciones estructurales de relieve, pero además las condiciones estructurales también desempeñan un papel esencial en el desarrollo de los glacis ya que suelen ser bastante frecuente los glacis que se suelen desarrollar al píe de las líneas de falla lo que implica que el escarpe de falla retroceda sin suavizarse lo que tiene como consecuencia inmediata la formación de un Knickpoint, o bien cuando hay un contraste litológico acusado.

    6. Condiciones de aluvionamiento.

    Hay un aspecto interconectado consitente en la relación exitente entre el glacis y la cubierta detrítica, pues el espesor de los materiales aluviales y coluviales que lo forman están estrechamente relacionados concon los tipo de encostramiento que se generados y con el sistema de drenaje.

    Entre todos los modelos de escorrentía reconocidos, el más notable es aquel que origina una extensa lámina de agua animada por una gran velocidad del flujo. Sin embargo no hay una descripción precisa del fenómeno y tan sólo estan ---conservadas por algunos testimonios sedimentológicos.

    Condiciones climáticas. (OJO sin coherencia narrativa).

    La mayoria de los investigadores admiten la necesidad de que intervinieran diversas fases de erosión para explicar la génesis de los glacis:

    Una fase de aplanamiento o de aluvionamiento que engendra un glacis de erosión (1er caso) y de acumulación (2º caso).

    Una fase de incisión lineal que puede ocasionar la disección y el encajamiento.

    La repetición de la presente secuencia dará lugar a verdaderos sistemas de glacis escalonados. Las diferentes fases de erosión o deposición reflejan modificaciones en las condiciones climáticas, concretamente MASSEPORT detaca que un glacis es una superficie de evolución topográfica de evolución poligénica-------

    Mientras que al Norte de la cuenca

    Clásicamente conocidas de episodios glaciares y periglaciares, en la vertiente sur de dichos

    En resumen los glacis son formas ligadas a cambios paleoclimáticos

    Tipos de costra caliza.

    Las costras calizas están muy extendidas en el SE penisular, ocupando grades superficies y sepultando varios niveles de frentes de glacis, concretamente los más altos y antiguos.

    Dentro de los tipos de costra caliza existense se pueden distinguir vario tipos genéticos de éstas:

    Costras edafogenéticas.

    Son aquellas costras que permiten reconstruir la evolución morfogenética de los relieves Quaternarios. Constituyen una gran coraza que permite proteger o preservar los paleosuelos. En general pueden considerarse como parte integral de un suelo fósil desprovisto de los horizontes superficiales por erosión. Generalmente tienen un espesor que varía entre los 0,6 y los 1.5 m y constan de varios horizontes diferenciados por textura y por presentar un color blaco rosaceo en su parte superior.

    A veces la costra aglutina fragmentos angulares del propio material detrítico del galcis. Este encostramiento está muy fuertemente cementado.

    Costras zonales.

    Se distinguen de las anteriores por su mayor espesor, ya que apenas alcanzas los 6 cm. Son muy resistentes a la erosión por su compacidad, por lo que se dan con menos frecuencia que las costras edafogenéticas. Presentan una variada coloración que responde al distinto contenido de óxido de hierro.

    Costras de cosolidación o edafogenéticas.

    Estas dificilmente reflejan las antiguas topografías. Están formadas en el interior de las capas y se encuentran relacionadas con las estructura sedimentaria y la estructura interna de sus materiales. El espesor de estas costras es muy variable y también lo es el número de costras consolidadas dentro de un glacis. Están teñidas de color salmón.la consolidación no es uniforme y presenta numerosas discontinuidades.

    Costras de las capas freáticas.

    Se trata de consolidaciones calizas muy duras. Difieren de las anteriores por su posición, ya que suelen aparecer en la base de la base de la cubierta sedimentaria del glacis, es decir, sobre el propio lecho rocoso. Forman una pelicula muy delgada discontinua donde el material detrítico está cementado por calcita, siendo éstas uno de los tipos más resistentes a la erosión.y las que mejor preservan los antiguos glacis.

    Exiten numerosos tipos de costra caliza, cuya estructura, dureza, espesor estan en función del modo en el que se formaron y, sobre todo, de su antigüedad; las más recientes son sueltas y de poco espesor y las más antiguas están endurecidas (calcita muy cristalizada) y tienen mucho espesor. Dos ciclos de evolución son posibles : 1º) formación de manchas pulverulentas, difusas y discontinuas, que se endurecen ormando nódulos que cementan poco a poco (Costras nodulares); 2º) Consistiría en la formación de una masa caliza fina que se endurece formando un “tuff” (encostramiento). Las disoluciones y reecristalizaciones sucesivas que tienen lugar en zonas superficiales dan lugar a costras zonales, laminares y muy duras. Las losas calizas son costras muy antiguas, endurecidas en masa. (Ducheafour Ph. 1987)

    8. Recontrucción genetica de los glacis en torno al Valle del Segura y otros sistemas de drenaje del SE Peninsular.

    La génesis de los glacis en estas zonas es bastante clara debido a que la estratigrafía de las capas que lo forman es casi completa y también a la importante presencia de costras calizas en estos sectores, gracias a las cuales se preservan numerosos niveles de glacis.

    Las características de los glacis de acumulación reflejan la sucesión de toda una serie de condiciones ambientales (litológicas, climáticas, edafológicas...) que originaron en primer lugar un aumento de la capa aluvial procedente de la ablacción de los relieves montañosos y, en segundo lugar, su deposición en las depresiones circundantes o adyacentes (en su mayoría neogenoquaternarias y rellenas de materiales blandos).

    Con la llegada de una etapa lluviosa se produce la ablacción de estos relieves, movilizándose derrubios vertiente abajo. Cuando el clima cambia de pluvial a interpluvial, la acumulación tiende a cubrir la totalidad del glacis, hallándose formada por varias capas de facies diferentes, según el tipo de gradación climática acontecida, de modo que a unos materiales más gruesos se añadieron otros materiales de granulometría más fina (tipo limos, arcillas...) en el tramo superior, como consecuencia de fenómenos de biostasia. Por el contrario en el tramo inferior suelen aparecer materiales de granulometría mas grosera que se relaciona con un periodo de resistasia.

    Un hecho frecuente a destacar es el diferente origen de estos dos tramos, superior e inferior, ya que el tramo superior parece haber sido afectado por un sistema morfogenetico más activo (figura 3).

    Tambíen hay que destacar que en las partes más bajas del glacis las costras edafogéneticas y zonales son las más representativas, mientras que en la parte superior alcanzan un mayor desarrollo las costras diageneticas y freaticas por estar en un contacto más directo con los materiales carbonatados. En algunos casos se pueden llagar a observar hasta dos o más niveles de costras que nos induce a pensar en diferentes ciclos climáticos repetitivos (figura 4).

    El periglaciarismo ha sido poco importante en la formación de glacis en el SE Peninsular, pues en la mayoria de las zonas faltan indicios de tal actividad, tales como grèzes de litées o groizes. Por otro lado la solifluxión, que dio lugar a estas formas, apenas se encuentra representada en las montañas surestinas; en cambio si destaca la presencia de un tipo de formación, que puede confundirse con coladas de solifluxión y que son los deslizamientos provocados por la intensa humectación del suelo.

    Por tanto podemos concluir diciendo que las condiciones predominates que han controlado la génesis de los glacis en el SE Peninsular son áridas y semiáridas, así como el material que los constituye de origen árido- semiárido, pero de edad más reciente

    Un ejemplo regional: los glacis del Campo de Cartagena.

    Los glacis en el Campo de Cartagena constituyen una de las formas más frecuentes que definen su fisionomia; se tratan de glacis de erosión de edad Pliocena, hoy residuales, fosilizados en parte por coladas de lava básica en los sectores del Cabezo Negro y la Llanura de La Unión, de glacis de vertiente formado por coalescencia de conos aluviales, del que se conservan algunos restos junto a la Rambla de Corvera y Los Campillos (sur de la S. De Carrascoy) y glacis de acumulación originados por arroyamientos superficiales laminares (nivel superior Plio-Pleistoceno conservado en las áreas: Los Canovas-Truyols-Sucina, La Pinilla... niveles inferiores más recientes).

    Bibliografía

    Carácter general:

    Muñoz Jimenez, J (1993). Geomorfología General. Editorial Síntesis, Madrid 1993, 351pp.

    Pedraza Gilsanz, J (1996): Gemorfología General: Principios, Métodos y Aplicaciones. Editorial Rueda, Madrid 413 pp.

    Artículos:

    Periodo caracterizado por una alta actividad biológica.

    Periodo en que destaca una ausencia o escasa actividad biológica.

    Se trata de detritos ordenados que tapizan las vertientes creando secuencias, unas veces pobres en finos y otras ricas en ellos, de apariencia estratificada. Su origen parece estar relacionado con procesos mixtos de gelifracción-gravedad que afectan a materiales carbonatados.

    Hidrogeología de los Medios Semiáridos

    Glacis

    Glacis

    Glacis de erosión

    Glacis de sedimentación

    Figura 1: tipos de glacis

    Glacis

    Figura 2:

    Menos actividad

    Más actividad

    Figura3: grados de actividad genética por tramos.

    Glacis

    Glacis

    Periglaciar

    Frio-seco

    Cálido-húmedo

    Cálido-seco

    Preparación del material

    Limos-arcillas

    Costras

    Figura 4: Ciclo climático bajo el que se generan las costras.