Gestión de masas en Sudáfrica

Derecho africano. Parlamento sudafricano. Región de Durban. Informe Scarman. Daniel François Malan. Hendrik Verwoerd. Nelson Mandela. Transformación policial. Servicio del orden público. Entrenamiento. Política. Apartheid. Informe Scarman

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 7 páginas
publicidad

La Doctrina de la Gestión masas

Sudáfrica :Teorìa de la gestiòn de masas

Introducción

Analizar la transformación de la Unidad Policial de Orden Publico en Durban

EL documento esta basado en un estudio sociológico llevado a cabo en el Colegio de Policía de Chatsworth con trabajo de campo y entrevistas en la Unidad 9 de Durban .

PALABRAS CLAVES: Transformación policial; servicio de policía del orden público; entrenamiento; política; Sudáfrica.

Temas de discusión

La transformación policial en sudáfrica es un tema curioso ya que es difícil comprender por ser una sociedad del apartheid, que luego pasa a ser un pilar para el estado democrático.

Aunque parezca que han pasado siglos, hace apenas 14 años que Sudáfrica abolió la legislación que impuso una política racista y de segregación practicada en ese país desde 1948, bajo el mandato de Daniel-François Malan.

El objetivo del apartheid, vigente por más de 40 años y que en afrikaans -una variante sudafricana del idioma holandés- significa “separación”, era mantener divididas a las razas: blancos, mestizos y negros, cada uno por su lado, estableciendo una jerarquía en la que los primeros sometían al resto.

El ex primer ministro, Hendrik Verwoerd, llegó a decir: "Estamos decididos a que Sudáfrica siga siendo blanca. Esto significa una sola cosa: la dominación de los blancos. Nuestro objetivo es terminar con la discriminación, separando cada vez más al blanco del negro".

Sus palabras abrían la puerta a décadas de discriminación, represión, persecución y violencia a las que serían sometidos los habitantes de raza negra. La política sudafricana se sumergía en una Era de oscuridad, surgida de la convicción de algunos pocos dirigentes que creían haber encontrado una fórmula para asegurar el futuro de la minoría gobernante -3 millones de blancos- sobre una mayoría de color de 12 millones.

El apartheid alcanzó su pico de violencia en 1959, cuando la población negra quedó totalmente relegada a pequeños territorios marginales y privada de la ciudadanía sudafricana.

Pero la lucha de la resistencia se inició apenas instalado el régimen. El Gobierno, respaldado por una poderosa fuerza de seguridad, respondió persiguiendo a los movimientos políticos y sindicatos negros hasta forzarlos a pasar a la clandestinidad. Hubo represión, arrestos masivos, ejecuciones públicas y muertos.

En la clandestinidad, los grupos opositores lucharon para hacer resurgir y fortalecer la “conciencia negra” de los ciudadanos.

Hasta ese momento, la política sudafricana no había sido fuertemente cuestionada. Sin embargo, el brutal sistema de segregación racial hizo que las presiones de la comunidad internacional se acrecentaran.

En 1977, Sudáfrica fue sometida a un embargo de armas y material bélico. En 1985, la ONU llamó a sus miembros a adoptar sanciones económicas contra dicho país. El Gobierno comenzaba a sentir los primeros estrangulamientos.

El apartheid vio llegar su fin cuando el 17 de junio de 1991, el Parlamento sudafricano decidió por unanimidad derogar la ley que avalaba el perverso sistema de explotación.

Hacía poco más de un año que el activista Nelson Mandela había sido liberado por el presionado presidente Frederik de Klerk tras 27 años de cárcel.

La liberación del líder de la comunidad negra sudafricana, que se convertiría en mandatario de su país en 1994, así como la abolición de la ley, fue producto de la lucha incansable del movimiento político hasta entonces perseguido.

Sin embargo, y a 14 años de la abolición de aquella ley, Sudáfrica no ha experimentado los cambios que se esperaba.

El fin del apartheid como institución no implicó su extinción en la realidad cotidiana, ni en la mentalidad de los ciudadanos. La vida, sobre todo de los negros, aún hoy se encuentra influenciada por la lógica de la segregación racial y la pobreza.

El sistema logró imponer una ideología tan fuerte que en la mentalidad del hombre común el apartheid no desapareció tan fácilmente como se derogó la ley.

La mayoría de la población negra sigue marginada, sin poder acceder a una educación de nivel. La pobreza roza al 60%; el desempleo alcanza al 35% de los habitantes y 12 de cada 100 sudafricanos está infectado con HIV.

A pesar de las cifras, esta joven democracia es el Estado más rico del continente africano. Tiene una ubicación geográfica privilegiada y grandes recursos mineros -por ejemplo, oro y diamantes- para ser aprovechados; en tanto, también crece el turismo en la región.

Sudáfrica tiene los costos de electricidad más bajos del planeta, su infraestructura vial está catalogada como la tercera del mundo y las instituciones financieras se consideran altamente desarrolladas y dentro de las más transparentes a escala internacional.

Legislación sobre el uso de las armas de la policía sudafricana

Durante muchos años la legislación sudafricana permitía a la policía disparar contra los presuntos ladrones, narcotraficantes y sospechosos que huían, aunque no supusieran una amenaza directa para los agentes o el público. Aunque supone una violación evidente de las normas internacionales de derechos humanos, los intentos de adaptar la legislación sudafricana a dichas normas han encontrado resistencia en las altas instancias.

El elemento clave de la legislación lo constituye el artículo 49 de la Ley de Procedimiento Penal de 1977, promulgada en la época del apartheid. En 1998, el Parlamento sudafricano aprobó una nueva versión del artículo 49 que se ajustaba a las normas internacionales en materia de derechos humanos reflejadas en la Constitución, y que nunca se ha aplicado.

En mayo de 2002, el Tribunal Constitucional falló que el artículo 49.2 de la Ley de Procedimiento Penal, que permitía el uso ilimitado de la fuerza letal por parte de la policía o de cualquier persona contra un sospechoso que huye, contravenía el derecho a la vida. El Tribunal estimó que la fuerza potencialmente letal sólo puede utilizarse cuando existan indicios razonables de que el sospechoso plantea una amenaza inmediata de producir daños corporales graves o cuando éste haya cometido un delito que haya producido esos daños o haya amenazado con producirlos. El Tribunal criticó al gobierno por no aplicar la enmienda parlamentaria introducida en la Ley de Procedimiento Penal en 1998.

El gobierno y la policía deberán asegurar ahora de que la legislación, normativas y programas de formación correspondientes seguirán las directrices establecidas por el fallo del Tribunal Constitucional.

Primer tema

Se utilizaron dos mecanismos Transformación que incluye el reconocimiento de la necesidad de una fuerza policial representativa

Y Guías políticas :El informe Scarman (1981 Gran Bretaña)y el documento de gestión de masas y el triángulo de la seguridad(1992 Panel Goldstone)

Un entrenamiento en equipos debido a su organización jerárquica en escuadrones.

El Informe Scarman:Un cambio fundamental en el servicio de policía del orden público ha sido provocado por el `Informe Scarman' de 1981 en Gran Bretaña, en respuesta a los disturbios de Brixton. La meta del reporte era proveer sugerencias que llevarían a ampliar `la capacidad de la policía para de-escalar situaciones potencialmente desenfrenadas'. Las recomendaciones de Scarman para permitir esa transición incluyó: `oficiales suficientemente entrenados y equipados, mejores comunicaciones y revisión de tácticas, así como un énfasis en el planeamiento y las negociaciones'

El `Informe Scarman' de muchos modos estableció bases para los estándares internacionales actualmente aceptados sobre servicio de policía del orden público. Dejando a un lado su insistencia en procedimientos apropiados -preplanificación, negociación, evaluación adecuada, evaluación comprensiva y debriefing o ciclo de aprendizaje experimental- hay varios principios importantes que subrayan lo que se reconoce internacionalmente como `mejor práctica'. Incluye el desarrollo de relaciones de cooperación con la comunidad, una respuesta policial graduada, el uso de la fuerza mínima, la tolerancia, y la apropiación situacional. Todos ellos están basados en una aceptación fundamental de los derechos y libertades de los individuos. En muchos aspectos, estos estándares actualmente aceptados son una nueva declaración de los antiguos y aun vigentes principios policiales de sir Robert Peel (Pike, 1985).

El `Informe Scarman' ha influido en las fuerzas policiales más allá de Gran Bretaña, aún dentro de estados autoritarios predefinidos como tales, como Sudáfrica. En parte, es debido a las `protestas domésticas bulliciosas y la creciente presión internacional que surge de una más amplia aceptación de las normas que gobiernan los derechos humanos, la igualdad y la justicia' . De hecho, Brewer y otros señalan que tales estados se están moviendo más hacia tácticas de acomodación y criminalización mientras que los estados liberales están usando cada vez más las tácticas sorpresivas (1988). En general, en el plano internacional hay poca duda de que el servicio de policía del orden público ha cambiado dramáticamente en los últimos 25 años, concurrentemente hacia un servicio de policía de brazo más fuerte y hacia el desarrollo de una fuerza policial de orden público móvil, más flexible y mejor entrenada. Sin embargo, los cambios particulares que tienen lugar en cada país dependen de muchas variables que incluyen `la naturaleza o la cambiante naturaleza del estado, las divisiones que existen en la sociedad, las especializaciones funcionales específicas de la fuerza policial respectiva, y la estructura organizacional y las líneas de responsabilidad dentro de la fuerza' .

La teoria de la gestión de masa y el triángulo de la seguridad fueron surgiendo porque

Segundo tema

Se requería una POP que sea capaz de mantener el balance de derechos de libertad y expresión y seguridad colectiva, tranquilidad y orden.

Se cambian métodos de acometer y empujar hacia la planificación y negociación y la utilización del debriefing.

Se desarrolla una policía basada en la comunidad, descentralizada, desmilitarizada, representativa,profesional,con política de orden público móvil, flexible y entrenada.

Hay tres niveles en el nuevo programa de entrenamiento de la POP

1- Curso de Comando Operacional: dirigido a los responsables del planeamiento de las operaciones. Incluye a los jefes de compañía, jefes de unidad, y comandantes de unidades provinciales y nacionales. Este curso se centra en las habilidades requeridas para planificar las operaciones, para negociar, y abarca la nueva conceptualización de los principios del servicio de policía del orden público fundamentados en el documento que contiene la política.

2- Curso de Iniciación: ha sido enfocado a los grados inferiores de la unidad. La meta del curso es estandarizarlos, y les provee las destrezas necesarias para la gestión de masas. Incluye un largo entrenamiento táctico (como acordonar áreas, técnicas para arremeter y empujar, formaciones, etc.) y el uso de escudos y tonfas. También dedican tiempo para `perfeccionar' el tiro con munición de guerra. Parte del curso está dirigido a toda la unidad para que conozcan la `nueva' política como un modo de aprehender los nuevos principios y procedimientos que guiarán la gestión de masas.

3-Curso de Desarrollo Personal: La meta es identificar las necesidades individuales de entrenamiento y ofrecer instrucción especial a los grupos con necesidades similares. Por ejemplo, pueden haber policías que necesiten más entrenamiento para usar escudos, o para las comunicaciones. La meta es motivar a los efectivos a ayudarlos a desarrollar su potencial. La POP es la única sección dentro de la Policía de Sudáfrica que tiene un programa continuo de entrenamiento y de re-entrenamiento.

Tercer tema

Mantener el orden público en Durban es difícil .

Esta función Hasta 1976 incluyó a todos los policías. Entrenados de modo militar y fuertemente armados.

En1976 tras Soweto se requieren unidades antidisturbios móviles identificables,locales y difusas.

En 1986 se crea la unidad antidisturbios pero no se distinguía por sus vehículos de la SAPS

En1990 se crea la DEI( División de Estabilidad Interior),una división separada identificable, con un control de masa menos agresivo,unidad para militar separada, de tiempo completo,uniformes camuflados y vehículos militares.Utilizada más tarde en 1994 con las primeras elecciones democráticas.

En 1995 ,el gobierno del Congreso Nacional Africano,decidió mantener la unidad policial de orden público separada,-bajo la autoridad civil.Es actualmente la unidad más grande del país estructura nacional y áreas locales definidas.

Qué significa esto

La Unidad 9 se encarga actualmente de la supervisión y control de las marchas, eventos, patrullajes, prevención del crimen, gestión de cortes de rutas, presencia visible en áreas volátiles,ejemplo las afueras de la estación.

La mitad de su personal no ha leído el documento y los management no han sido asignados para ningún programa de internalización del mismo.

Pasos siguientes

Lo que se rescata el es “Documento de la Política de la POP en la gestión de masas”1996, ya que es el primero desde 1994 que le quita a la policía el control de las masas ( donde los grupos están forzados a adecuarse a reglas establecidas por la policía con medios violentos) hacia una gestión de masas (basada en el triángulo de la seguridad gestionando a la masa hacia la adecuación de valores democráticos) -El Equipo Técnico en Servicio de Policía del Orden Público en Sudáfrica decidió desarrollar una serie de guías de políticas que se transformaron en el `Documento de la Política de la Policía del Orden Público en la Gestión de las Masas' (1996).

-Es el primer y principal documento de política elaborado por la policía desde 1994.

-La POP es la única unidad policial en Sudáfrica que ha establecido formalmente una política: `comunicar a los miembros de la policía cómo debe auto conducirse el servicio de policía del orden público y los principios que coadyuvan a esta conducta' en su función primaria, la del control de masas.

-Fue producto de la Comisión de Investigación para la prevención de la violencia Pública y la intimidación cuyo presidente El Juez Goldstone junto con un panel de expertos internacionales establecen reglas relativas a demostraciones masiva s y piquetes y el rol del policía.

Con líneas de Europa occidental y Norteamérica.

- Las guías de principios y procedimientos son dictadas para asegurar que `la Policía de Sudáfrica gestione las masas de modo tal que éstas se adecuen a los valores democráticos y a los estándares internacionalmente aceptados'.

Los principios guías incluyen:

1- profesionalismo

2-orientación a la comunidad

3-sostenimiento de los derechos constitucionales

4- predecibles y tolerantes

5- y el uso de la fuerza mínima.

El documento además fundamenta una guía procedimental para la gestión de masas que incluye:

a- preplaneamiento,

b- negociación

c- consulta con los actores claves que representan al público

d- construcción gradual de medidas defensivas y ofensivas en línea con la necesidad demostrada

e- comunicación constante con los principales actores

f- el ciclo de aprendizaje experimental o debriefing (tanto con los actores claves, como dentro de la unidad.)

El triángulo de la seguridad: es recomendado por el panel Goldstone donde los convocados de la demostración las autoridades locales, la policía negociarían y planificarían la manifestación para que sea pacífica.

Este triángulo debe estar en constante comunicación, el uso de la fuerza limitado a niveles no letales, y más seguridad en el equipamiento protector.Aquí la policía debe desarrollar destrezas de negociación y comunicación con tolerancia.

Actualmente para el Mantenimiento del orden y armas

El gobierno deberá procurar a los agentes de policía capacitación rigurosa antes de autorizarlos a utilizar armas de fuego. Además, también les facilitarán cursos de actualización permanente. No obstante, la realidad muestra que en muchos países no se presta la atención debida a la capacitación de los agentes para aplicar los Principios Básicos de las Naciones Unidas sobre el Empleo de la Fuerza y de Armas de Fuego por los Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley en situaciones reales.

Por ello, mientras algunos agentes se convierten en expertos en la utilización y limpieza de sus armas y en el tiro al blanco, no están capacitados para valorar adecuadamente el nivel de amenaza y el nivel de fuerza correcto necesario ante incidentes reales.

Conclusión:Se deben respetar siempre las normas internacionales para el est ablecimiento de un sistema democrático

Cabe citarlas: Normas internacionales para evitar el uso indebido de armas:«Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.» Declaración Universal de Derechos Humanos

«Nadie podrá ser privado de la vida arbitrariamente.» Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos

«En general, no deberán emplearse armas de fuego excepto cuando un presunto delincuente ofrezca

resistencia armada o ponga en peligro, de algún otro modo, la vida de otras personas y no pueda

reducirse o detenerse al presunto delincuente aplicando medidas menos extremas.» Código de

Conducta para Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley.

Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley «utilizarán en la medida de lo posible medios

no violentos antes de recurrir al empleo de la fuerza y de armas de fuego. Podrán utilizar la fuerza y

armas de fuego solamente cuando otros medios resulten ineficaces o no garanticen de ninguna

manera el logro del resultado previsto». Principios Básicos de las Naciones Unidas sobre el Empleo

de la Fuerza y de Armas de Fuego por los Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley.

«Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley no emplearán armas de fuego contra las

personas salvo en defensa propia o de otras personas, en caso de peligro inminente de muerte o

lesiones graves.» Principios Básicos de las Naciones Unidas sobre el Empleo de la Fuerza y de

Armas de Fuego por los Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley.