Gerencia

Liderazgo. Líder. Gerente. Director. Dirección. RRHH (Recursos Humanos). Toma de decisiones. Tentaciones

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: República Dominicana República Dominicana
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

LAS CINCO TENTACIONES DE UN GERENTE

Patrick Lencioni nos muestra la Historia de un gerente (Andrews), el cual tiene que presentar ante la junta directiva de su empresa un informe de sus logros en su primer año, luego de haber pasado varias años anhelando la posición y obtenerla.

Eran ya casi las doce de la noche cuando Andrews decide regresar a su casa, cansado y sin tener el informe completo, tanto así que ni siquiera tenia en conocimientos cuales fueron sus logros en el año que le antecedía.

Cundo decide marcharse ve un letrero en el puente de San Francisco que indica que el puente esta cerrado por mantenimiento, entonces decide irse por el tren. En este trayecto a su casa conoce a un señor llamado Charlie, el cual trata de entablar conversación con Andrews hasta que este accede y le cuenta sus problemas, claro esta, pensando que este señor no le podría ayudar en lo mas mínimo y quizás ni le entienda.

Para sorpresa de Andrews, Charlie empieza hablarle sobre su padre que era gerente de un ferrocarril y le cuenta que posiblemente este cayendo en Una de las Cinco Tentaciones de un Gerente las cuales define de la siguiente manera:

Primera Tentación:

El deseo de Proteger la posición y la carrera: Muchos gerentes han sido obsesivos con los resultados antes de llegar al cargo mas alto de la empresa. No obstante, cuando llegan, muchos de ellos se dedican principalmente a conservar su posición. Esto se debe a que su verdadero propósito ha sido la ganancia personal

Esto lleva a muchos gerentes a tomar decisiones a favor de su ego personal o su reputación, lo que es peor aun, a evitar decisiones que puedan atentar contra ellos.

Segunda Tentación

El deseo de Ser Querido: Querer tener buena acogida en el grupo es algo comprensible pero peligroso para los gerentes, la mayoría de los gerentes hacen amistad con sus subalternos inmediatos y se lamentan con ellos acerca delas necesidades y las deficiencias constantes de los empleados

La evidencia empírica de este fenómeno es que los gerentes son mucho menos diligentes cuando hacen las evaluaciones de desempeño de sus subalternos inmediatos porque no desean enfrentar la perspectiva de desgravar a uno de sus pares.

Tercera Tentación

La necesidad de tomar las decisiones correctas, de tener certeza: Muchos gerentes especialmente los que son analíticos, desean asegurarse de que sus decisiones con correctas, lo cual es imposible en un mundo de incertidumbre en el cual la información es imperfecta. Aun así, los ejecutivos que necesitan la precisión y lo correcto muchas veces postergan sus decisiones y no hacen claridad sobre lo que los demás deben cumplir. Brindan orientación vaga y vacilante a sus subalternos inmediatos y aspiran a que estos descubran las respuestas correctas en el camino. Así, es escasa la probabilidad de que los subalternos produzcan los resultados que finalmente los gerentes deciden que quieren.

Cuarta Tentación

El deseo de que haya armonía: la mayoría de los gerentes creen que es mejor que la gente se lleve bien en un clima de concordia en lugar de que haya desacuerdo y conflictos. Esa es la forma como los han educado. Sin embargo, la armonía a veces reprime el conflicto ideológico productivo, el intercambio emotivo de opiniones sobre un problema.

Sin esa clase de conflicto, las decisiones no suelen ser optimas. Las mejores decisiones se toman una vez que todo el conocimiento y los puntos de vista están sobre la mesa. Una vez considerado todo el conocimiento disponible es mayor la probabilidad de que se tomen decisiones optimas.

Quinta Tentación

El deseo de ser invulnerable: Los gerentes son personas relativamente poderosas. Sentirse vulnerables ante sus pares o subalternos no es una perspectiva muy agradable para ellos. Creen equivocadamente que perderán credibilidad si sus subalternos no sienten temor alguno de cuestionar sus ideas.

Estas han sido las tentaciones que Charlie le explico a Andrews (exactamente había caído en todas), luego despierta de un sueño que parecía haber sido realidad.

La fábula concluye con un encaminamiento hacia el adelanto de la empresa, claro en manos de otra persona que fue aconsejada por el propio Andrews basado en las cinco tentaciones de un gerente que aprendió de Charlie