Geografía rural

Evolución. Cambios. II Guerra Mundial. Urbanización. Desarrollo

  • Enviado por: Paco
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

Tema 1. ASPECTOS CONCEPTUALES DE LA Gª RURAL

En el estudio de la Geografía Rural se han sucedido a lo largo del tiempo varias situaciones en la que no sólo experimentan cambios sustanciales los fundamentos en enfoques e interpretaciones de esta disciplina si no también los objetivos y temas tratados por ella. En esta evolución podemos distinguir tres etapas:

  • Desde finales del s.XIX hasta la primera mitad del s.XX

  • Desde el final de la II Guerra mundial hasta la primera mitad de los años 70. Al contrario de lo sucede en los países anglosajones, en los casos francés y español esta etapa es más prolongada en el tiempo.

  • Desde la primera mitad de los años 70 hasta la actualidad.

  • Durante la primera etapa, muy prolongada en el tiempo, el estudio de la Geografía Rural (entonces llamada agraria) ocupaba un lugar privilegiado dentro de la investigación geográfica puesto que las actividades agropecuarias representaban la base económica de todos los países. En esta etapa los estudios rurales constituyen la columna vertebral de la interpretación que sobre el paisaje realizan las escuelas alemana y culturalista estadounidense.

    La primera de ellas está representada por autores como Schlüter, Gradmann, Herder o Hettner. Mientras que la segunda fue creada en la Universidad de Berkeley en torno a K. Sauer. Sin embrago, el tratamiento y análisis del medio rural alcanza su máxima cota con la escuela regional francesa fundada por Vidal de la Blache, hasta el punto de que como señala A. Buttimer, lo rural y lo regional son conceptos que prácticamente se consideran sinónimos en el enfoque de Brunhes, Demangeon, Gourou y M. Sorre. No es exagerado recordar que la Geografía rural se fundía e identificaba plenamente con la misma investigación geográfica.

    Por lo que respecta al caso español, a finales de esta primera etapa y a continuación de la siguiente, es inequívoco el predominio de los estudios agrarios en el seno de un enfoque geográfico con marcado carácter regional que procede de la decisiva influencia de la escuela Vidaliana en los profesores J. Manuel Casas Torres y Manuel de Terán Álvarez.

    Tras la II Guerra Mundial las cuestiones agrarias pierden importancia en los estudios geográficos como consecuencia de importantes cambios metodológicos y capacidad de análisis de otras ramas de la geografía y del aumento del peso específico de la industria y la urbanización en los países desarrollados. También debemos tener en cuenta que esta nueva situación en la que la agricultura y el campo pierden importancia no es ajena a la propia evolución del sistema socioeconómico y al escaso interés que suscita este medio como fuente de riqueza. Ello repercute en el escaso cultivo de esas temáticas por parte de los investigadores.

    La reacción contra el posibilismo regionalista de Vidal de la Blache y el desarrollo de los objetivos y métodos postulados por la Geografía Teorético-cuantitativa contribuyeron de forma nítida a la nueva situación. Desde finales de los años 50 se generaliza la acusación de que la Geografía Rural tradicional es propensa a utilizar esquemas poco teóricos, de ser excesivamente descriptiva y clasificatoria y de abundar en metodologías poco rigurosas; aunque también es verdad que siguió cultivándose bajo una nueva óptica pese a la pérdida de importancia relativa. La Nueva Geografía (New Geography) se expandió en el mundo anglosajón desde el final de la II Guerra Mundial y para ello fue fundamental el conocimiento de la obra de varios economistas agrarios como von Thüner. En estos conceptos destacan los trabajos de Chisholm, Symons, Gregor, Clout o Terrant.

    La temática rural sigue siendo predominante en la investigación geográfica española de esta etapa pero de ningún modo se abandona la influencia de la escuela regional francesa cuyos postulados, imperantes en España hasta nuestros días, convierten la renovación conceptual, las innovaciones metodológicas y la improducción de análisis cuantitativos en algo excepcional. Pese a la existencia de brillantes excepciones la herencia que el neopositivismo lega a la Geografía Rural ha sido escasa, de forma que la denominada revolución cuantitativa contribuyó muy poco al conocimiento de la organización del mundo rural.

    Durante la tercera etapa, y tras la recesión del periodo anterior, resurgen los estudios rurales con temáticas, metodologías, objetivos y enfoques alejados de las investigaciones agrarias tradicionales. Predomina una pretensión clara de dar respuestas a las profundas mutaciones que experimenta el mundo rural en los países industrializados ya que se convierte en un espacio heterogéneo que pasa de ser un factor de producción a un bien de consumo.

    Así mismo durante esta etapa comienza a cuestionarse el enfoque neopositivista de la Nueva Geografía y ganan terreno los postulados de la Geografía Marxista, Crítica o Radical que analiza el paisaje como un escenario de los conflictos sociales. en este sentido tenemos el precedente del geógrafo francés Pierre George que abandona el enfoque paisajístico y analiza las cuestiones políticas y socioeconómicas en las que se desarrollan los distintos sistemas agrarios.

    La Geografía Rural vuelve a ocupar un lugar privilegiado en los estudios geográficos de los países desarrollados ya que el sistema socioeconómico vuelve a fijar su atención en este medio a través de la introducción de nuevas tecnologías, desarrollados sistemas de producción, grandes inversiones, distintos usos del suelo, etc... Indudablemente esta situación provoca el resurgimiento del interés científico por parte de los investigadores.

    La perspectiva con la que se abordan los estudios rurales es más amplia, diversificada y multidisciplinar de lo que era habitual hasta este momento, aunque existe un antecedente claro que está representado por Clout en un manual que ya es clásico. En este libro ya se contempla el medio rural no sólo desde el punto de vista de las actividades agrarias.

    La Geografía Rural de los últimos años, sobre todo en los países anglosajones, se dedica al estudio de temas que hasta ahora había marginado. La investigación rural incorpora el estudio de los componentes no productivos y su relación con los productivos así como el análisis del papel que representa la administración pública a todos los niveles en la configuración del espacio rural. Todo ello se relaciona además con el cultivo de una geografía aplicada y con la ordenación y desarrollo integrado del medio rural.

    Otras temáticas cada vez más cultivadas son las consecuencias de la urbanización del campo, las nuevas funciones del espacio rural, la preocupación por el medio y su degradación, la inclusión del sector agropecuario en los circuitos de mercado, el trabajo de la mujer campesina, la integración agropecuaria en el complejo agro-industrial, el sistema agroalimentario, el consumo de productos agrarios, las políticas agrarias, la biotecnología agraria y su regulación, el problema de desarrollo sostenible y sus repercusiones en el medio rural o la dotación de infraestructuras y equipos al campo.

    No obstante, existen temas relevantes y de gran trascendencia que apenas han sido tratados en los estudios geográficos rurales de los últimos años y que suponen un reto para el futuro. Se trata de las cuestiones relacionadas con la crisis general del sector agrario y sus implicaciones en la pervivencia de las explotaciones familiares así como las repercusiones ambientales de la pluriactividad rural y el impacto que sobre este medio tiene la diversificación de los usos del suelo.

    Si la influencia neopositivista fue escasa en la Geografía Rural española no se puede decir menos de las repercusiones de los enfoques marxistas, comportamentales y humanistas. Es cierto que existen notables excepciones y que cada vez encontramos mayor especialización temática e interés por los principales problemas y tendencias del medio rural. Durante los últimos años se ha producido una recuperación de los estudios rurales y un crecimiento de la variedad de metodologías, enfoques y técnicas de análisis que convierten a la Geografía Rural en una disciplina polifacética. Ello es fruto de una larga evolución epistemológica (gnoseológica) y de profundas transformaciones durante las últimas décadas que vienen motivadas por la incapacidad de los enfoques tradicionales para responder a las nuevas necesidades sociales y también por el propio deseo de la geografía de adaptarse a ellas mediante la adopción de fundamentos conceptuales y metodológicos más adecuados y coherentes con el contexto socioeconómico, político, cultural y científico.

    Esta situación plural y diversa de la Geografía Rural también está presente en la forma de abordar los geógrafos la propia investigación geográfica. El conocimiento de los diversos enfoques, conceptualizaciones y metodologías que han acompañado la evolución de la ciencia geográfica permite la combinación de enfoques siempre y cuando no se adelante contra los fundamentos esenciales de cada uno de ellos y no se les despoje de sus rasgos más característicos.

    En cualquier caso deberá tratarse de un eclectiscismo refléxico y no aquel en que en ocasiones oculta la indefinición, ausencia de compromiso y la falta de madurez investigadora o simplemente busca el convenio generalizado o protección ante la obligación de adoptar una postura comprometida.

    La evolución de la Geografía Rural en los países desarrollados durante los 80 y los 90 se dirige hacia concepciones pluralistas y multidisciplinares, ya que cada vez más los geógrafos rurales investigan, enseñan y publican junto con profesionales de otras disciplinas como es el caso de la sociología, antropología, economía regional, ecología o planificación del territorio.

    En cualquier caso como se cultiva un enfoque u otro, se combinan varios de ellos o se trabaja en equipos pluridisciplinares, lo que debe imponerse de forma inamovible es la búsqueda de una Geografía Rural que proporcione respuestas y se encuentre en contacto directo con la sociedad y esté atenta a las demandas de los ciudadanos, sobre todo en la medida en que la investigación geográfica suele desarrollarse dentro de la Universidad.

    Geografía Rural. Tema 1. Página 4