Geografía de España: La Población

Evolución. Distribución. Dinámica Natural. Régimen demográfico antiguo y actual. Migraciones interiores y exteriores. Estructura biológica

  • Enviado por: Mario López Francés
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

GEOGRAFÍA DE ESPAÑA 16/04/09

TEMA 8: LA POBLACIÓN

[TEMA 1: Evolución, distribución y dinámica natural de la población española] 271-280

Distribución histórica de la población española:

La población española se encuentra desigualmente repartida a lo largo del territorio, de forma que la población se concentra en torno a Madrid, la periferia peninsular (especialmente en el Levante) y los archipiélagos canario y balear. Las áreas de interior presentan una densidad de población mucho menor.

El origen de este desequilibrio entre el interior y la costa se origina en la Edad Moderna, y ha sido arrastrado y acrecentado hasta nuestros días. Se puede dividir en tres etapas:

  • En torno a 1650 las densidades de población más altas se concentraban en torno al centro-norte peninsular (la actual Castilla León). Sin embargo, la crisis económica y demográfica del siglo XVII afectó especialmente a esta zona, que tardó más en recuperarse, lo que dio lugar a movimientos de la población hacia la periferia. Para el siglo XVIII la situación ya se había invertido y se asemejaba más a la actual.

  • En el siglo XIX se consolidaron estos desequilibrios. Las zonas interiores continuaron perdiendo habitantes mientras que se produjo un aumento del peso de Madrid poblacional y las zonas periféricas continuaron aumentando su población por dos motivos muy distintos:

    • Galicia, Andalucía y Murcia mantuvieron un alto crecimiento natural y no fueron regiones receptoras de inmigrantes.

    • Asturias, País Vasco y Cataluña fueron los focos del desarrollo industrial, lo que atrajo a grandes masas de inmigrantes (generalmente campesinos) en busca de trabajo.

  • En el siglo XX se agudizaron los contrastes. Las áreas industriales así como las zonas turísticas siguieron aumentando la población gracias a la inmigración interior.

  • Desde 1975 se redujeron las diferencias debido a la crisis económica. Las zonas industriales crecieron por debajo de la media, y en las zonas emigratorias disminuyeron las salidas en gran medida.

    En la actualidad, se está produciendo la consolidación de los centros demográficos de Madrid, el eje mediterráneo y el valle del Ebro. Por otra parte la crisis industrial provocó un descenso de población en Asturias, Vizcaya y Guipúzcoa.

    Movimientos naturales de la población española:

    El movimiento natural de la población es el crecimiento o decrecimiento de la población de un lugar por causas naturales, es decir, es el resultado de la diferencia entre natalidad y mortalidad.

    A lo largo de la historia se han sucedido diversos regímenes demográficos. Estos regímenes son comunes a la mayor parte de los países europeos, sin embargo, en España, se dieron de una forma más tardía.

  • Régimen demográfico antiguo (hasta principios del siglo XX): Altas tasas de mortalidad y natalidad, y en consecuencia, un crecimiento natural bajo. Las características eran las siguientes:

  • Natalidad con valores elevados. Las causas de esta alta natalidad eran:

    • Predominio de una economía y una sociedad rurales, en la que los hijos comenzaban a trabajar pronto y ayudaban así a la economía familiar.

    • Inexistencia de métodos eficaces de control de la natalidad.

    • Mortalidad alta y oscilante. Las causas de esta alta mortalidad eran:

      • Predominio de una dieta alimenticia escasa y desequilibrada (escasez de huevos, carne y leche).

      • Gran cantidad de enfermedades infecciosas con gran incidencia en la población (tuberculosis, gripe…). A esto se sumaba el atraso en la medicina y la falta de higiene.

      A esta situación se le unían los momentos de “mortalidad catastrófica” debidos a epidemias, guerras o malas cosechas.

      Existía a su vez una alta mortalidad infantil causada por infecciones y desnutrición de los bebés.

    • Crecimiento natural bajo: Debido a la alta mortalidad y la alta natalidad, se producía un crecimiento natural bajo e incluso negativo en los periodos de sobremortalidad.

    • Transición demográfica (1900-1975): Es el paso entre el régimen demográfico antiguo y el actual. Se produce una suave disminución de la natalidad y un acusado descenso de la mortalidad. Gran crecimiento natural. Sus características son:

    • Suave descenso de la natalidad: Disminución discontinua en función de los acontecimientos históricos:

      • 1920-1930: Prosperidad económica, lo que permitió un aumento de la natalidad.

      • 1930-1956: Nuevo descenso de la natalidad debido a los problemas económicos (crisis de 1929) y políticos (inestabilidad de la II República, Guerra Civil, posguerra…).

      • 1956-1975: El desarrollo económico y el fin del bloqueo económico al que se había sometido al régimen de Franco provocó un aumento de la natalidad (conocido como “baby boom”).

      • Descenso notable y constante de la mortalidad: Se redujo la mortalidad en casi todo el periodo (a excepción de la epidemia de gripe de 1918 y la guerra civil). Las causas fueron:

        • Grandes avances médicos y sanitarios (vacunas, antibióticos) que redujeron la mortalidad catastrófica de las epidemias. Se generalizaron los nacimientos en hospitales (reduciendo la mortalidad de los partos) y se mejoró la higiene.

        • Mejora de la alimentación gracias a un aumento del nivel de vida.

        • Incremento del nivel educativo que intensificó la prevención y el abandono de costumbres nocivas.

        • Crecimiento natural alto: La natalidad baja ligeramente mientras que la mortalidad disminuye en mayor medida, esto supone un notable crecimiento poblacional.

        • Régimen demográfico actual (1975-actualidad): Baja tasa de natalidad y de mortalidad, lo que provoca un escaso crecimiento natural. Se caracteriza por:

        • Hundimiento de la natalidad: Descenso progresivo de la tasa de natalidad y del índice de fecundidad. Se ha producido un ligero aumento en los últimos años debido a la inmigración, pero la población española sigue ejerciendo un control de la natalidad. Las causas de dicho control y el consecuente hundimiento de la natalidad son:

          • La crisis de 1975 redujo los nacimientos y retrasó la edad de matrimonio. Ya a partir de 1980 el alto precio de la vivienda, así como la precarización de los contratos obligan a los jóvenes a prolongar su formación y la vida en casa de los padres.

          • Se produjo un cambio de mentalidad gracias a la transición a la democracia (disminución de la influencia religiosa, difusión de los anticonceptivos e incorporación de la mujer al trabajo). Estos factores provocan una menor disposición de las parejas a la hora de tener hijos.

          • Aumento del nivel cultural y de vida: Ha cambiado la valoración de los hijos. Ya no son una ayuda a la economía familiar, sino un gasto, por lo que se prefiere tener menos hijos y atenderlos mejor material y afectivamente.

          • La mortalidad se mantiene baja: Incremento notable de la esperanza de vida. Las enfermedades infecciosas y las epidemias no son la principal causa de muerte, han sido sustituidas por las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y los accidentes de carretera. La mortalidad infantil sigue siendo muy baja.

          • Crecimiento natural pequeño: La baja natalidad y la baja mortalidad suponen un pequeño crecimiento natural de la población.

          • Distribución de la población en España:

            Las tasas de natalidad y mortalidad son bajas en todas las regiones de España, sin embargo, existen diferencias entre ellas que radican en el grado de envejecimiento de la población. Este envejecimiento se explica por diferentes motivos:

            • Distinto comportamiento ante la natalidad (es decir, en algunas zonas se tiende a tener un mayor número de hijos).

            • Diferencias en el desarrollo económico. Estas diferencias supusieron un trasvase de población joven de las regiones agrarias interiores hacia las zonas urbano-industriales. Esto supuso un envejecimiento de la población en las regiones emigratorias y un rejuvenecimiento de las inmigratorias.

            Estos factores explican los desequilibrios territoriales siguientes:

            • Las comunidades autónomas con tasas de natalidad superiores a la media presentan tasas de mortalidad inferiores y un crecimiento natural positivo. Se pueden dividir en dos grupos según el motivo por el que la tasa de natalidad es superior:

              • Regiones con un conjunto de población más joven por haber tenido tradicionalmente una tasa de natalidad mayor (Andalucía, Murcia, Canarias, Ceuta y Melilla).

              • Regiones receptoras de la inmigración interior (Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana y Navarra).

            • Las comunidades autónomas con tasas de natalidad inferiores presentan una población más envejecida causada por la emigración interior (Extremadura, Castilla y León, Galicia) o por la crisis industrial de 1975 (cornisa cantábrica). Presentan tasas de mortalidad superiores y un crecimiento natural negativo.

            [TEMA 2: Movimientos migratorios de la población española] 280-290

            Migraciones interiores:

            Son los movimientos de población dentro de las fronteras del país. Podemos diferenciar entre:

          • Migraciones interiores tradicionales (1865-1975): Estaban protagonizadas por campesinos que se dirigían a otras áreas agrarias y en mayor medida a las áreas industrializadas. Dentro de estas se pueden distinguir dos subgrupos:

          • Migraciones estacionales: Desplazamientos estacionales a otras áreas rurales para realizar labores agrarias.

          • Éxodo rural: Migración entre las áreas rurales y urbanas con carácter definitivo o larga duración. Los inmigrantes procedían de Andalucía, Extremadura, Castilla y León y Galicia, todas ellas zonas atrasadas, y se asentaron en Cataluña, País Vasco y Madrid buscando mejores trabajos y condiciones de vida. Se pueden distinguir cuatro etapas:

            • 1900-1933: La falta de trabajo en el campo obligó a los campesinos a desplazarse hacia los centros industriales donde se requería mano de obra.

            • 1933-1950: El éxodo rural se estancó. Las ciudades sufrieron problemas de abastecimiento y el trabajo en las industrias se vio reducido, además, el franquismo fomentó la permanencia de la población rural en el campo.

            • 1950-1975: La demanda de mano de obra en las áreas industriales siguió aumentando así como en el litoral, debido al despegue del turismo sumado a la crisis agrícola hicieron que el éxodo rural alcanzara su mayor volumen.

            • 1975-Actualidad: El éxodo rural decae y se reduce a cifras no muy altas.

            • Migraciones interiores actuales (1975-actualidad): La procedencia es ahora más diversa, no exclusivamente de núcleos rurales. El destino también ha cambiado: Las migraciones entre comunidades han decaído, se han intensificado las migraciones dentro de la propia provincia hacia las capitales. Las causas de las migraciones son diversas:

            • Migraciones residenciales: Son intraurbanas, entre la ciudad central y las coronas periféricas. Afectan especialmente a los jóvenes.

            • Migraciones laborales: Por motivaciones de trabajo. En unos casos se trata de trabajadores poco cualificados que se aproximan a núcleos de población más grande en busca de ofertas laborales, mientras que en otros son adultos jóvenes cualificados del sector servicios que se trasladan a los grandes núcleos de actividad terciaria.

            • Migraciones de retorno rural: Protagonizada por lo general por jubilados y prejubilados que vuelven al entorno rural y por jóvenes neorrurales con hijos en pequeños municipios, que revitalizan las actividades económicas en dichos núcleos de población.

            • Movimientos pendulares: Son los relacionados con el desplazamiento diario hasta el lugar de trabajo. Suelen darse en las grandes ciudades en las que un número de personas se desplazan diariamente desde las zonas residenciales hasta las zonas industriales o el núcleo de los servicios de la ciudad.

            • Migraciones exteriores:

              Son los movimientos de población fuera de las fronteras del propio país. Desde mediados del siglo XIX hasta 1975, España fue un país de emigrantes, a partir de entonces y hasta la actualidad España se ha convertido en un país receptor de inmigrantes. Se pueden clasificar en:

            • La emigración transoceánica: Se dirigió principalmente a América Latina, y en menor medida a EE.UU., Canadá y Australia. Deben distinguirse diferentes etapas:

            • Primera etapa de auge (1850-1914): A mediados del siglo XIX España eliminó los obstáculos a la emigración y los países latinoamericanos iniciaron una política de atracción de inmigrantes para poblarse y explotar sus recursos económicos.

            • La procedencia de los emigrantes era atlántica (gallegos, asturianos y canarios) y los principales destinos eran Argentina, Cuba y Brasil.

              El perfil de los emigrantes era varón, dedicado a la agricultura que se veía forzado a emigrar debido a la mala situación de la agricultura en su región y en España en general.

            • Primera etapa de declive (1914-1945): Las causas del declive fueron:

                  • Inseguridad creada por la Primera Guerra Mundial.

                  • La crisis económica de 1929

                  • La Guerra Civil y los primeros años del franquismo trajeron consigo dificultades para salir al exterior (bloqueo internacional).

                  • Segunda etapa de auge (1945-1960): La emigración transoceánica volvió a aumentar aunque sin alcanzar los niveles de principio de siglo. El destino prioritario pasó a ser Venezuela (gracias al petróleo) seguida de Argentina y Brasil. Estos países requerían una mano de obra más cualificada.

                  • Segunda etapa de declive (1960-1975): La emigración ultramarina descendió al entrar en competencia con la emigración a Europa.

                  • La emigración a Europa: Se distinguen en ella tres etapas diferenciadas:

                  • 1850-1950: El destino principal era Francia. El perfil del emigrante era el del agricultor estacional (temporero), obreros de la construcción y mujeres de servicio doméstico. Más tarde, se unirían los refugiados de la Guerra Civil.

                  • 1950-1973: Supone la etapa de mayor auge. Las causas fueron:

                        • La rápida reconstrucción económica tras la Segunda Guerra Mundial supuso la creación de numerosos puestos de empleo.

                        • La emigración española se vio estimulada por el crecimiento de la población y el excedente de mano de obra en el campo. Los emigrantes procedían de Andalucía y Galicia especialmente y su destino fue Francia, Alemania y Suiza.

                        • 1973-1975: La emigración a Europa decayó, debido a la crisis del petróleo. Esto último hizo que muchos emigrantes regresaran a España. Desde entonces la emigración a Europa se mantiene en cifras bajas.

                        • Consecuencias de las migraciones exteriores:

                        • Consecuencias demográficas: Disminución de la población.

                        • Consecuencias económicas:

                              • Positivas: Alivio del fuerte crecimiento natural y del paro, reactivación de la economía por medio del envío de tasas.

                              • Negativas: El dinero no se invirtió en las regiones que lo necesitaban, sino en otras más ricas y productivas.

                              • Consecuencias sociales: El desarraigo, las penosas condiciones de vida (viviendas de poca calidad y salubridad), trabajos precarios con salarios menores que los trabajadores autóctonos…

                              • [TEMA 3: Estructura de la población española] 292-298

                                Estructura biológica (por sexo y edad):

                                La estructura por sexo es la relación entre el número de hombres y mujeres que componen la población. Siempre nacen más varones que mujeres, pero luego este desajuste se regula debido a la mayor mortalidad de los hombres, de forma que aunque hay más varones dentro de la población joven, hay más mujeres dentro de la población vieja.