Gaza y la UE (Unión Europea)

Asia. Oriente medio. Historia universal contemporánea. Estado de Israel. Guerra de la independencia. Suez. Seis días. Yom Kippur

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 3 páginas
publicidad

GAZA Y LA UNION EUROPEA, DE LA COOPERACION AL ESTANCAMIENTO

En los días finales del año 2008 se produjo la última invasión Israelí al territorio palestino en la franja de Gaza y ha continuado desarrollándose durante la primera y segunda quincena de este 2009. El genocidio ha sido descomunal; muchos analistas lo comparan con la destrucción ocasionada por los bombardeos de la aviación fascista alemana e italiana actuando en cooperación, sobre la villa vasca de Gernica el 26 de abril de 1937. No existe ninguna duda que el Gobierno de Israel ha endurecido su posición frente al grupo Hamas, pero con ello ha generado también una escalada de hambre, muerte y dantesca herencia sobre los habitantes de un territorio que solo buscan vivir en paz, donde niños, mujeres y ancianos han pagado el costo de habitar un a franja del convulsionado medio oriente.

En los años 40 los medios de difusión masiva no tenían el desarrollo de hoy y la masacre de Gernica inmortalizada por la descomunal obra de Pablo Picasso solo fue conocida cuando ya era un hecho inevitable.

Es increíble que en pleno siglo XXI sucedan hechos como éste y que la comunidad internacional se vea imposibilitada de evitarlos porque quienes pueden hacerlo permanecen, para no pecar de absolutos, casi indiferentes.

Si digo que muchos esperaban una actuación más decidida y eficaz de la Unión Europea (UE) en el conflicto palestino-israelí, es posible que no me equivoque porque entre los documentos que rigen los destinos de esta organización de países, precisamente, están recogidos estos objetivos. En la Estrategia Europea de Seguridad, aprobada por el Consejo Europeo en Tesalónica (Grecia) el 20 de junio de 2003 y ratificada, después de pequeños reajustes en Bruselas, en el mes de diciembre del propio año, se plantea:

“La resolución del conflicto árabe-israelí es una prioridad estratégica para Europa, porque sin ella hay pocas probabilidades de resolver otros problemas de Oriente Próximo.”

Sin embargo, las noticias reflejan un tratamiento demasiado técnico al problema por parte de la UE y un lenguaje muy comedido, que no se corresponden con la trágica situación que vive la población civil de Palestina donde el número de muertos crece en el orden de los cientos, de un día para otro, y que no se sabe cuando terminará.

El portavoz del presidente checo que asumió la presidencia rotativa de la UE desde el comienzo de este año manifestó, hablando de la invasión israelí, que se trataba de una incursión “más defensiva que ofensiva”. El trío Europeo que sostuvo conversaciones con el gobierno israelí no alcanzó ningún resultado y se lavó las manos, dejando al Consejo de Seguridad de la ONU la “posible” solución del problema (la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el alto al fuego fue aprobada por mayoría, ya que la Señorita Rice, Secretaria de Estado norteamericana, prefirió abstenerse).

Entre las gestiones que han realizado algunos países de la UE alrededor del conflicto está el Plan de Paz franco-egipcio, que recibió el visto bueno de la Señorita Rice. Pero es que el mencionado Plan contempla solamente el alto al fuego, y no la retirada de las tropas israelíes, por lo cual los palestinos (todas las facciones) no están dispuestos a aceptarlo; tampoco aceptarían una fuerza internacional, expresaron, porque seguramente a quienes irían a proteger sería a Israel, y en ese caso tendrían que considerarlas fuerzas enemigas también.

Hasta el momento solamente el Gobierno Español ha tenido una postura más en correspondencia con la situación, aunque pálida: el Presidente, José Luís Rodríguez Zapatero recibió en la Moncloa al Presidente de Palestina, Mahmud Abbas y durante una rueda de prensa el jefe del gobierno español manifestó su desacuerdo con lo que está sucediendo en Gaza. Trató de “amigos” a los israelíes y argumentó su posición planteando que había que decir la verdad y ser sinceros. Ambos, Zapatero y el conservador presidente palestino, manifestaron estar de acuerdo con el Plan de Paz franco-egipcio. Abbas prometió tratar de convencer a las facciones palestinas para que lo aceptaran, pero no lo logró, como ya sabemos.

Las agencias de noticias reportaron que el 12 de enero de 2009, en la reunión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, se aprobó una resolución de condena a Israel. El referido órgano de prensa informó: “Canadá se opuso fervientemente y pidió votar el documento, mientras Alemania y los integrantes de la Unión Europea que integran este espacio de la ONU se abstuvieron. Lo mismo hicieron Camerún, Bosnia-Herzegovina, Ucrania, Japón, Corea del Sur y Suiza, mientras en el sector de la mayoría se incluyeron Rusia, China, Brasil y Argentina.”

Volvamos a la Estrategia Europea de Seguridad, en otro de sus párrafos:

“Hay países que se han situado al margen de la sociedad internacional. Algunos han buscado el aislamiento; otros vulneran persistentemente las normas internacionales. Lo deseable es que esos países se unan de nuevo a la comunidad internacional, y la Unión Europea debería estar dispuesta a prestar ayuda a los que lo hagan. Los que no estén dispuestos a hacerlo tienen que saber que han de pagar un precio, incluso en sus relaciones con la Unión Europea”

¿Es este párrafo de aplicación general o solo se les aplica a los países asiáticos, islámicos o no, a los africanos, a los latinoamericanos o a cualquier otro país que no esté dispuesto a aceptar condicionamientos con respecto a su soberanía nacional?

Nuestro criterio es que Israel se ha situado fuera de la comunidad internacional desde hace mucho tiempo y vulnera constantemente sus normas.

Contrariamente a lo que dice el párrafo anterior de la Estrategia, en cuanto al precio que deben pagar los países marginales, en los últimos años los vínculos de la Unión Europea con Israel se han ampliado en el marco de la “lucha antiterrorista”; Israel ha participado en acciones navales conjuntas con la UE, y Alemania se ha convertido en su principal socio comercial europeo.

Si miramos un poco más adelante en el texto de la Estrategia, en ella se plantea:

“Los Estados Unidos han desempeñado un papel esencial en la integración y la seguridad europeas, en particular por medio de la OTAN. El fin de la guerra fría ha colocado a Estados Unidos en una posición dominante como potencia militar”

“La relación trasatlántica es insustituible. Actuando juntos la Unión Europea y los Estados Unidos pueden constituir una fuerza extraordinaria en pro del bien en el mundo. Nuestro objetivo debe ser una asociación eficaz y equilibrada con los EE. UU. “

De acuerdo con los textos que acabamos de citar es evidente que entre los Estados Unidos y la Unión Europea existe desde hace tiempo un matrimonio feliz, donde está claro que quien lleva las riendas es el socio más fuerte y desarrollado, que representa a la pareja en la mayoría de las ocasiones, aunque de cuando en cuando se le permita a la UE hacer algunas declaraciones por su cuenta.

Desde el punto de vista militar la brecha existente entre los Estados Unidos y la UE es gigantesca. Esto implica que la OTAN, léase Estados Unidos, haya llegado al concepto de considerar la organización noratlántica como una “caja de herramientas” de la cual pueda tomar una o varias de ellas, según sus necesidades.

Por lo tanto, las “herramientas europeas” tienen que coincidir con los enfoques y conceptos de sus socios mayores para que el juego funcione. Esto se traduce en las llamadas “misiones humanitarias” como las ya conocidas “de Petersberg” u otras operaciones en el marco de la lucha contra el “terrorismo.”

Cuando un país (en este caso un conjunto de países) confía su seguridad a un socio más poderoso, se convierte en el subordinado de ese socio y no le queda otro remedio que seguirlo en todo, con la consecuente pérdida de soberanía.

A partir de lo analizado podemos entender el por qué la Unión Europea en su conjunto no considera a Israel como un Estado “villano” ni persistente vulnerador de las normas internacionales ni se atreve a votar en las organizaciones internacionales para imponerle sanciones a los que matan impunemente a niños, mujeres y ancianos indefensos; además Israel es el hijo mayor del imperio y por lo tanto, el entenado de la UE. Para decir algo tendrán que esperar a que le den el permiso correspondiente o preguntar: Do I have permission, Sir?

Referencias bibliográficas:

Una Europa segura en un Mundo Mejor. Estrategia Europea de Seguridad. Bruselas, 12 diciembre 2003. http://www.consilium.europa.eu/uedocs/cmsUpload/031208ESSIIES.pdf

Hamas rechaza el plan de paz franco-egipcio para Gaza . http://www.abc.es/20090108/internacional-internacional/israel-ataca-franja-gaza-200901080420.html

Zapatero muestra a Abbas su «solidaridad» con el pueblo palestino y reclama un alto el fuego «inmediato» en Gaza. http://www.diariosur.es/20090108/mundo/abbas-visita-espana-reunion-200901081500.html

Condena por amplia mayoría a Israel en Consejo de Derechos Humanos. http://www.granma.cubaweb.cu/2009/01/13/interna/artic07.html

Carrillo Ramírez Leyla. PALESTINA: EL ECO EN LA UNIÓN EUROPEA 12-01-09. Boletín Especial Entorno de Cubadebate. Año 7 Número 4. http://www.pica.cult.cu/pub_inicio.php?b=3

 

POR ANTONIO YELPI

SECRETARIO EJECUTIVO

CEDEPU/CHILE

SECRETARIO DE RELACIONES INTERNACIONALES

PARTIDO REGIONALISTA INDEPENDIENTE

cedepu@chile.com