Gastronomía griega y romana

Historia universal antigua. Alimentación en Grecia y Roma. Alimentos griegos y romanos. Comidas. Cocina. Banquetes. Celebraciones

  • Enviado por: Paulita
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 3 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


FORMAS DE COMER

  • GRECIA:

Grecia es una península situada en el Mediterráneo, rodeada por los mares Egeo y Jónico, llena de arqueología e historia pues ahí nace la cultura Occidental. Su comida tiene mucho de la cocina de Medio Oriente, ya que fue invadida por los turcos.

La cocina en Grecia se caracterizaba por varias técnicas que ocupaban para preparar la comida, entre ellas la salazón: los pueblos pescadores de las orillas del Mediterráneo aprendieron a limpiar y a salar el pescado. Los griegos también dedicaron especial dedicación al cultivo de los cereales.

Otra característica son los distintos tipos de panes que utilizaban, que los elaboraban a partir de harina de trigo, cebada o avena, las mezclaban con miel, aceite o queso. Cada pan tenía su propia función; por Ej. El pan fermentado servía para la digestión según Dióscorides.

La miel, la cual ocupaban para endulzar y fabricar comida, la obtenían del jugo de las flores, del maná y de ciertas cañas procedentes de la India, pero la mejor era la que extraían las abejas de las flores de “tomillo y romero”.

También contiene muchas especias de donde son originales: el orégano; el hinojo; el romero; el anís; el laurel; la pimienta, y otras, claro nativas de Italia.

En Grecia se preparaban los obélie, pastelillos, cocidos en moldes y los kollabés. Existían panes salados, llamados alci. EL amylion era una rosquilla dulce y el Pyanon era una mezcla de distintas semillas que se cocían en el vino nuevo y se endulzaba con miel, y su centro se rellenaba de pastelillos de queso.

Amorsitées y sesámides eran unas pequeñas albóndigas de sésamo, aceite y miel. Los corinai era una mezcla de trigo tostado y miel, que se comían en los días de ayuno. La polte se preparaba con harina de avena, trigo tostado y un endulzante natural. El artologanon requería de una masa de harina con vino, aceite u otra grasa que se sazonaba con pimienta.

Cada región de Grecia tenía distinto tipos de repostería, por ejemplo, en Creta se obtenían panes de vino melado y aceite, en Rodas se elaboraba el echinos, y así cada cual tenía una característica especial.

Los Griegos comían tres veces al día y lo hacían recostados alrededor de la mesa, solo lo hacían de pie o sentados si eran invitados.

Estas eran sus comidas diarias, pero sus celebraciones eran totalmente distintas; Estas las explicaremos mas adelante.

  • ROMA

Uno de los mejores aspectos conocidos de la vida privada de los romanos es relativo a la comida. Tres eran las comidas que hacían habitualmente: el ientaculum, era el desayuno, que consistía en pan untado en ajo, huevos queso, miel, leche, frutos secos y uvas. El almuerzo consistía en las sobras de la cena de la noche anterior, y por último la cena, que era la comida principal. Comenzaba aproximadamente a las 4 de la tarde y se prolongaba durante horas. En un comienzo la cena era muy sencilla, y solo se comía papilla de harina de trigo, y las carnes se comían los fin de semanas o en sacrificios a los dioses.

Luego las comidas romanas fueron evolucionando, y se comenzaron a incluir entradas para excitar el apetito, esto era a base de huevos, ensaladas, y verduras como aceitunas, champiñones, pescados en salmuera, ostras y otra clase de moluscos. La cena se constituía en dos o tres platos cuyos ingredientes eran pescados de las mas variadas clases, salmonetes, anguilas, lenguados, aves, tordos, tórtolas, perdices, lirones, y carne de cordero, cabrito, cerdo o jabalí.

El postre consistía en frutos secos y repostería en general. Tras el postre comenzaba la sobremesa, durante la cuál se bebía en abundancia, ya que en la comida no se tomaba mucho, porque se creía que este embotaba el gusto, por lo que se tomaba con moderación.

En la comida romana existía una serie de productos básicos como el pan, el vino, la miel y la sal. Otros alimentos que se utilizaban eran la col, los nabos, los rábanos, las alcachofas, las ciruelas y las legumbres. Tenían una especial predilección por las habas, que las relacionaban con sistemas de pronósticos de futuro.

En la gastronomía romana no se respetaba el sabor natural de los sabores, ya que se sazonaban mucho, y una de las hierbas mas utilizadas era la levadura, la cual se utilizaba para hacer panes de distintos tipos, al igual que los Griegos.

El vino se bebía en abundancia, pero a las mujeres se les prohibía beber vino, y este se servía mezclado con agua, también con miel.

La cerveza era considerada bebida de pobres, y se bebía caliente.

Por lo general consumían sal, miel (de tomillo, sin ahumar), aceitunas y carne.

Un rasgo característico de la comida romana es el gran uso de salsas y condimentación con especias, determinado por la constante práctica de hervir cualquier alimento antes de asarlo, freírlo o cocerlo.

Estas eran sus comidas diarias, sus banquetes eran muy fastuosos e impresionantes, por lo cuál los estudiaremos mas adelante.

BANQUETES Y CELEBRACIONES

  • GRECIA

En la Grecia antigua, la mayoría de los banquetes y celebraciones se realizaban en honor a sus Dioses, por ejemplo a Artemisa, en las cuales se ofrecían grandes cantidades de comida y bebida.

Mucho y bien debieron comer los Griegos, y tenían una forma muy curiosa de llamar a los invitados a la mesa; Los llamaban a la mesa y les decían que si no llegaban luego los pescados se enfriarían, el vino se calentaría, se secarían las salsas, el pan se pondría duro y los asados se secarían.

Se servían sabrosas morcillas, cuajares y toda clase de callos, así como trufas, aceitunas, ajos, calabazas, sopas, thrion, verduras rellenas y una serie de pescados y mariscos, como ostras, congrios, pececillos, júreles, atunes hembras, colas de tiburones saladas, manta rayas, salmonetes, atunes hembras, y un sin fin de pescados, moluscos y mariscos, asi como puercos, corderos, carnes de buey, de oveja, de jabalí y de cabra.

Los banquetes de boda eran muy comunes y un buen ejemplo de la gastronomía Griega.

Los invitados a estos banquetes comían estirados, apoyados sobre el brazo izquierdo, pudiendo utilizar únicamente, si respetaban las normas de educación, los dedos de la mano derecha, para tomar los alimentos de la mesa o de las bandejas que ofrecían los esclavos.

En los grandes banquetes la mujer quedaba relegada a un segundo plano. En la cocina se encontraba la dueña de casa, la esposa, estas vigilaban el asado de ubres de cerda y la elaboración de las salsas a base de huevos, pimienta, miel, sal, aceite y comino, pero jamás participaban en la fiesta.

Homero nos habla de asados de carneros, cerdos, ternera y cabra, todo lo cual debería hacerse a pleno aire, aunque no es difícil suponer que algún lugar había en la casa Para cocinar, por lo menos en los días de lluvia. A los invitados se les lavaban los pies, se les entregaba una copa y pan, este último muchas veces perfumado con anís. El esclavo que se encargaba de trinchar las carnes reservaba las partes nobles del animal para los invitados de mayor importancia.

Es curioso que el vino se mezclaba con agua en proporciones que hoy nos parecerían imposibles. Fueron los griegos los que perfeccionaron los utensilios de cocina que, muy probablemente, copiaron de los egipcios y otros pueblos orientales, aunque las ollas y las cacerolas se encuentran ya entre los restos de los hombres prehistóricos.

Vídeos relacionados