Gaspar Hauser, un delito contra el alma del hombre; Anselm Von Feuerbach

Literatura alemana. Siglo XIX. Mitos. Leyendas. Alemania. Cautiverio. Secuestro. El muchacho venido de ninguna parte. Fenómenos

  • Enviado por: TITANIUM
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

RESUMEN:

Este libro trata sobre la historia de un niño o mas bien adolescente, la cual

comienza así:

El protagonista es Gaspar Hauser, el cual era un niño o más bien un

adolescente con los ojos azules y de piel muy clara que andaba un poco

raro a causa del tiempo en el que había estado en cautiverio.

En el momento de su descubrimiento se encontraba con una carta debajo

del brazo en la que venían los datos del adolescente: que le habían acogido

unos campesinos y que le habían tratado como a un hijo.

Aparece en un pueblo de Alemania que se llama Nuremberg, un lunes de

pentecostés, aparece con ropa de campesino, este lunes, había un habitante

de esta ciudad que se dirigía hacia la plaza del pueblo, cuando de rente sé

da la vuelta y ve a este niño, cuando se acercó a él se asusto al ver que

andaba raro y que estaba abandonado, cuando le pregunto quien es y de

donde venia el niño le dio una carta en la que ponía unas señas las cuales

eran: al señor capitán de caballería del 4 escuadrón, 6 regimiento de

caballería ligera.

Entonces este habitante de Nuremberg le llevo hasta la casa del teniente de

caballería que es lo que decía el niño, pero como todavía no había llegado

dicho teniente, le dieron un poco de carne y cerveza, pero nada mas probar

la carne se puso muy malo, entonces comprendieron que eso no lo quería y

que prefería un poco de pan y agua, dichos alimentos los devoró al

instante, hasta que llegó en teniente de caballería decidieron llevarle a las

cuadras a que durmiera un poco lo cual hizo al instante encima de un poco

de paja.

Después llegó el teniente pero al decir que no conocía de nada, al chaval al

cual ya le habían puesto ya el sobrenombre de: el niño salvaje, entonces

decidieron llevar al niño a la policía.

Poco después le llevaron a la policía pero al ver cuando comenzaron a

hacerle un interrogatorio al chaval que no entendía nada decidieron llevarle

y confinarle en una cárcel que tenían en una torre.

Gaspar suscitó un gran asombro durante los primeros días en Nuremberg

una gran fascinación por su caso.

Al darle de comer en la torre en la que estaba no comía cualquier cosa, sino

pan y agua, en el momento que le daban algo diferente se ponía enfermo y

le daban vómitos.

Los guardianes se portaban muy bien con él y como repetía mucho la

palabra caballo (que era una de las que conocía) le regalaron un caballo y a

él le gustó tanto que no hacia otra coso que jugar con el caballo.

Durante su estancia en la torre fueron muchos sacristanes pero ninguno le

consiguió explicar nada.

Cuando estaba en la torre uno a de sus guardianes le pareció tan majo que

se lo llevó a vivir con el permiso del alcalde a su casa debajo de la torre, en

la cual le espiaba por una rendija por orden del alcalde.

En la casa del policía, había mucha gente que le iba a ver por curiosidad o

para hacer estudios sobre Gaspar pero casi todos para poder ayudarle a

relacionarse con la gente, estas personas le hacían regalos, los cuales

guardaba Gaspar en diferentes sitios pero siempre los dejaba en el mismo

sitio a la hora de jugar.

A los quince días de estar Gaspar en Nuremberg apareció un profesor

llamado Daumer el cual movido por su corazón se ofreció a instruir a

Gaspar.

Gaspar consiguió en poco tiempo tener unos conocimientos rudimentarios

del lenguaje gracias al maestro Daumer, el cual se llevaba a su casa a

Gaspar para poder sacarle algunas respuestas gracias a sus pocos

conocimientos del lenguaje.

Y gracias a esto se le pudo sacar una confesión de lo que había pasado

antes de que viniera a Nuremberg. En la cual se podía sacar en claro que

había estado en una habitación durante mucho tiempo y durante ese tiempo

no había visto a su secuestrador.

Durante el tiempo que estuvo en la torre, tenía la cara por un perfil bien

pero por el otro rara, la cual se le cambió con el tiempo, tenía los ojos

azules y no les podía dirigir hacia la luz. No le gustaba la naturaleza porque

era de color verde y no le gustaba nada dicho color. Tenía una memoria

prodigiosa y solo con decirle tu nombre y tus títulos te miraba y te conocía

para siempre.

Como casi todo el día estaba rodeado de gente, esto le causaba mareos y

dolores de cabeza, y por lo tanto le dejaron a cargo del profesor Daumer, él

cual había decidido ser su profesor.

Cuando empezó a vivir en la casa del profesor Daumer, empezó a soñar y a

hacer nuevas cosas que nunca había hecho, como comer carne, bueno,

primero en pequeñas porciones y más tarde en porciones más grandes, lo

cual hizo que empezara a descender su vivacidad mental.

A Gaspar le pareció muy difícil de distinguir la diferencia entre lo vivo y lo

que no tiene vida.

Cuando empezó a experimentar y conocer cosas nuevas empezó a darse

cuenta de lo que se había perdido y empezó a echarle la culpa a “el hombre

con el que siempre había estado” y se preguntaba porque aquel hombre no

le había enseñado todas aquellas cosas.

Para poder mejorar su musculatura empezó a realizar deporte, y el deporte

que realizaba era la equitación, porque le gustaban mucho los caballos y

porque se le daba de maravilla, incluso en pocos días montaba a caballo

mejor que cualquier yoquey porque tenía el culo tan duro por haber estado

tanto tiempo en el suelo que no lo molestaba estar mucho tiempo sobre él

caballo.

Tenía una vista tan desarrollada por la noche que podía ver mejor de noche

que de día. También tenía un olfato tan desarrollado que olía las cosas que

ni siquiera nos podemos percatar nosotros.

El tacto en Gaspar era algo muy diferente a lo de los demás porque podía

incluso saber casi sin tocar el metal, de que metal se trataba.

A Gaspar le resultó imposible comprender la fe y comprender quien es

Dios (supuestamente).

Con la familia Daumer comía mejor y se encontraba mejor físicamente,

pero como se le ocurrió hacer sus memorias porque ya entendía muy bien

el lenguaje, alguien se consideró en peligro por esto y entonces intentaron

matarle dándole una puñalada que casi le quita la vida pero gracias a la

madre del profesor Daumer se pudo librar de la muerte.

Después de esto y gracias a la ayuda del profesor Daumer se consiguió

integrar en la sociedad de la época, y aunque estaba obsesionado con sus

pocos saberes, consiguió que sus deficiencias tanto físicas como

psicológicas desaparecieran y ser una persona normal, pero tubo otro

intento de asesinato, el cual no falló y acabó con la vida de esta persona tan

maltratada.

En una carta que le deja la persona que le asesina le explica quien es y otras

cosas de su secuestro.

Un poco antes de la muerte de Gaspar Hauser sucede la muerte del profesor

Daumer.

Se cree que Gaspar podría haber pertenecido a una familia principesca, la

cual fue engañada por otras personas ajenas para hacerse con el poder de

esa familia.