Galileo Galilei

Astronomía. Investigación de los astros. Descubrimientos astronómicos de Galileo. Biografía

  • Enviado por: Pelastruz
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 6 páginas
publicidad

Proyecto de investigación sobre: Galileo Galilei

El Mensajero de los Astros

  1. Contexto histórico, social y político de la época.

Nació en Pisa el 15 de febrero de 1564, en el mismo año del fallecimiento de Miguel Ángel y nacimiento de Shakespeare; poco tiempo después de ser aprobado el Concilio de Trento, después de las graves perturbaciones que acarreó la Reforma de Lutero y Calvino. Nace pues en un mundo en el que se confundían la política y la religión, la mística y el poder.

El contexto histórico en el nivel religioso marcado sobre todo por la ruptura de la iglesia católica entre católicos y protestantes, desde el concilio de Trento (1545-1563) que intentó sin éxito evitar la división de la iglesia.

Este fracaso supuso la reforma protestante y la respuesta católica, la Contrarreforma (formulada en el ya citado concilio de Trento) lo que supuso numerosos cambios para el catolicismo, que defendía mayor religiosidad interior, mayor preparación de los sacerdotes, y una vuelta a sus orígenes espirituales de las órdenes religiosas; pero sobre todo se dotó a la Inquisición de mayor poder de tortura contra todo lo que fuera en contra de la Iglesia Católica, tales como libros, ciencia, etc. coartando la libertad de expresión de la época, lo que sentó las bases del barroco como nueva expresión cultural.

Galileo Galilei (1564-1642), vivió en una época de fuertes cambios, marcados sobre todo por la ruptura de la iglesia católica entre católicos y protestantes, desde el concilio de Trento (1545-1563) que intento sin éxito evitar la división de la iglesia.

Este fracaso supuso la reforma protestante y la respuesta católica, la Contrarreforma (formulada en el ya citado concilio de Trento) lo que supuso numerosos cambios para el catolicismo, que defendía mayor religiosidad interior, mayor preparación de los sacerdotes, y una vuelta a sus orígenes espirituales de las órdenes religiosas; pero sobretodo se doto a la Inquisición de mayor poder de tortura contra todo lo que fuera en contra de la Iglesia Católica, tales como libros, ciencia, etc. coartando la libertad de expresión de la época, lo que sentó las bases del barroco como nueva expresión cultural.

En el campo de la política, España luchaba por la hegemonía en Europa, contra los ingleses que desembocó en la Guerra anglo-española de 1585-1604, con la gran derrota por parte de España de la armada invencible, además el descubrimiento del Nuevo Mundo, había introducido una etapa de esplendor económico por la introducción de oro y plata. Francia estaba enfrascada en luchas internas, en las guerras de religión entre 1562-1598, y en Italia, la lucha entre los distintos reinos desembocó en las Guerras de Italia (1494-1559) con victoria para España que a sus posesiones en Sicilia, Cerdeña y Nápoles, unía el Milanesado.

En el campo de la cultura, Italia estaba en su mayor apogeo cultural, era el Cinquecento, etapa del Renacimiento, donde premiaba el antropocentrismo, y el amor a la cultura clásica, autores como Miguel Ángel o Leonardo Da Vinci, deslumbraban a Europa, pero Galileo Galilei sufriría el cambio de esta etapa gloriosa de libertad de pensamiento hacía una más oscura como el barroco.

En el campo de la política, España luchaba por la hegemonía en Europa, contra los ingleses que desemboco en la Guerra anglo-española de 1585-1604, con la gran derrota por parte de España de la armada invencible, además el descubrimiento del Nuevo Mundo, había introducido una etapa de esplendor económico por la introducción de oro y plata. Francia estaba enfrascada en luchas internas, en las guerras de religión entre 1562-1598, y en Italia, la lucha entre los distintos reinos desemboco en las Guerras de Italia (1494-1559) con victoria para España que a sus posesiones en Sicilia, Cerdeña y Nápoles, unía el Milanesado.

En el campo de la cultura, Italia estaba en su mayor apogeo cultural, era el Cinquecento, etapa del Renacimiento, donde premiaba el antropocentrismo, y el amor a la cultura clásica, autores como Miguel Ángel o Leonardo Da Vinci, deslumbraban a Europa, pero Galileo Galilei sufriría el cambio de esta etapa gloriosa de libertad de pensamiento hacía una más oscura como el barroco.

  1. Contexto intelectual.

Galileo se sitúa a mediados del siglo XVI y principios de siglo XVII. Los enfrentamientos religiosos característicos del siglo XVI continúan afectando en el siglo XVII. Existe en esta época un amplio despliegue de la vida intelectual y científica. El aumento de la población Europea, aumento de las ciudades, el creciente desarrollo del capitalismo junto con el impacto de los grandes descubrimientos geográficos contribuyen a una transformación denominada “revolución intelectual y científica”.

El transito del siglo XVI al XVII con las orientaciones del Renacimiento, la Reforma, el capitalismo, etc. Van a culminar con las ideas del afán de investigación, nuevas inquietudes cientificas y van a consolidar el nuevo sistema de estado de la época con las monarquías absolutas. Fue esta época en las que las ideas de galileo triunfan en lo referido a la aplicación del método empírico al estudio de la naturaleza.

El siglo XVII fue una etapa histórica compleja que aparece llena de contradicciones. La guerra de los 30 años impide que parte de las ideas positivas se plasmen inmediatamente esta guerra termino en 1659 en definitiva el siglo XVII donde vive en parte Galileo supuso una transformación con los intelectuales y científicos que aportaron nuevas formas de ver y entender a los hombres, las cosas, las relaciones entre los cuerpos, etc.

Las ideas dominantes en ciencia, era empleado el método científico. Galileo, utilizando observaciones experimentales, idealizaciones y deducciones lógicas, logró avanzar sobre la física aristotélica.

El uso de lentes por el hombre, se remonta a 2000 años a.C., fueron desenterradas en Creta algunas muy primitivamente labradas. La llegada de los lentes a Europa se produjo alrededor del año 1200 de nuestra época. Roger Bacón (1220-1292) utilizó lentes para aumentar las letras y así facilitar la lectura. El filósofo y político romano, Lucio Anneo Séneca el Joven, en el año 63, describe el fenómeno por el que las letras se ven de mayor tamaño y con mayor claridad cuando se observan a través de una bola de vidrio llena de agua. Plinio el Viejo, menciona el efecto de lupa que producen estas "bolas de zapatero". Plinio es el único que describe el uso de una lente con fines ópticos, cuando explica que el emperador Nerón, que era miope, contemplaba las luchas de gladiadores a través de una esmeralda aparentemente tallada. Ninguno de ellos sabía en realidad, qué sucedía con la luz, es Bacón quien sugiere la utilización de las lentes para mejorar la visión.

Antes del año 1291, el vidrio era habitualmente coloreado. Fue en Venecia donde se logró desarrollar la técnica de añadir materiales decolorantes al vidrio, consiguiéndose por vez primera un vidrio razonablemente transparente.

Aparte de sus cursos de geometría ya se dedicaba a la astronomía, siguiendo las enseñanzas de Ptomoleo, según la moda de su tiempo, sin tomar en consideración ni a Copérnico ni a Tycho Brahe, aunque cuando Kepler le remite un ejemplar de su publicación Prodromus afirma que ya había optado por Copérnico desde hacía años, aunque no se sentir estimulado a publicar sus trabajos por no haber más autores en la línea de Kepler.

Pero la historia tiene sus contradicciones, si investigamos un poco más. Esto nos da como resultado que, los chinos tenían el conocimiento de la fabricación de espejos en el siglo VII a.C., poseían ya una gran experiencia en óptica en el siglo V a.C., usaban gafas en el siglo XV. Mo-Ti (Filósofo chino, siglo V a.C.) constató la formación de una imagen, invertida, en una pantalla a través de un orificio. Se percató de que los objetos reflejan la luz en todas las direcciones, y que los rayos procedentes de un objeto, cuando pasan a través de un orificio, producen una imagen invertida en una pantalla. Por otra parte, Galileo también estudió el particular movimiento de los péndulos, siendo quien descubre y desarrolla el llamado principio del péndulo. Curiosamente, hasta el momento no demostraba interés alguno en el campo de la astronomía, aunque sí era un confeso creyente en el modelo universal de Copérnico.

Galileo realizó tutorías privadas hasta comenzar su carrera como profesor de matemáticas en el año 1589, a sus 25 años de edad. Existe una leyenda que señala que fue en este período en el que Galileo demostró a sus alumnos que Aristóteles estaba equivocado en su teoría respecto a la caída de los cuerpos, una teoría en la que señalaba que la velocidad de la caída de los objetos estaban relacionados con el peso de los mismos, lanzando varios objetos desde la torre de la universidad y registrando los diferentes tipos de movimientos: el movimiento rectilíneo uniforme, el movimiento periódico y el movimiento rectilíneo uniformemente acelerado.

  1. Biografía del autor.

Galileo Galilei, matemático, físico y astrónomo italiano, es considerado una de las figuras más brillantes de la ciencia y el fundador de la física moderna, pero ante todo un símbolo de la lucha contra la autoridad y de la libertad en la investigación. Su vida y su obra resultan excelente objeto de estudio puesto que reflejan la revolución de las ideologías en la Italia renacentista, y la evolución del pensamiento científico hacia lo que sería la ciencia moderna, como se verá en el desarrollo del presente trabajo. Galileo Galilei nació el 15 de febrero de 1564 cerca del río Arno en Pisa, una colonia romana del segundo siglo antes A.C., conquistada por Florencia en 1405. Hijo de Giulia Ammanati (1538-1620) y de Vincenzo Galilei (1520-1591), con seis hermanos menores, conformaban una familia de la baja nobleza. Su padre Vincenzo era músico, destacado en la revolución musical de la época. En su estudio musical se caracterizó por un ánimo de libertad e independencia de la mente y el espíritu, que más tarde se verían reflejados en su hijo; en la introducción de su Diálogo sobre Música Antigua y Moderna diría: "Aquellos que como prueba de afirmación cualquiera toman simplemente el peso de la autoridad, sin aducir argumento alguno que la soporte, actúan absurdamente", con lo que mostraba su pensamiento contrario a las teorías rígidas, que frenaban la evolución hacia nuevas formas.

La educación de Galileo comenzó en Pisa en la escuela de Jacopo Borghini. Cuando su familia se mudó a Florencia en 1554, acudió al monasterio de Santa María di Vallombrosa. Mostró interés por autores clásicos como Séneca y Virgilio, tenía habilidades para la música y sobre todo para el dibujo; como confesaría después, hubiese escogido la pintura como carrera, de las circunstancias haberlo permitido. Como indican algunos autores era, en resumen, un típico humanista del renacimiento, pero con una increíble curiosidad por los fenómenos físicos.

En 1609 utiliza una combinación de un par de lentes cóncava y plano-convexa, logrando una magnificación de tres veces el tamaño real de los objetos observados (3x). Posteriormente coloca una par similar de lentes al final de un tubo, construyendo así el primer telescopio, que lograba una magnificación de 9x; con este instrumento observó la presencia de montañas en la luna. Con su cuarto telescopio logró una magnificación de 20x, con la que podía apreciar los planetas como discos similares a la luna, en lugar de puntos en el cielo. El quinto telescopio, que alcanzó una magnificación de 33x, le permitió revelar la estructura de la Vía Láctea y la existencia de lunas alrededor de Júpiter.

Con el uso del telescopio Galileo desarrolló cada vez mayor interés por la observación del cielo. Notó un ensanchamiento del planeta Saturno, que no eran más que los hoy conocidos anillos a su alrededor, pero que en ese entonces el astrónomo no supo explicar. Se dedicó también al estudio de las manchas solares.

A finales de 1500 todo el mundo creía que los objetos pesados caían más rápido que los más ligeros ya que Aristóteles decía que la velocidad de caída de los cuerpos era proporcional a su peso. Galileo abandonó esta idea y demostró con un experimento desde la torre de Pisa y utilizando tres bolsas una llena de bolas de plomo de diferentes tamaños, otra de acero del mismo tamaño y otra de madera del mismo tamaño. Todas llegaron al suelo al mismo tiempo aunque con un pequeño margen de error, no significativo.

  1. Planteo del problema.

¿Qué factores son los que provocan el movimiento de la Tierra y cómo influye sobre otros cuerpos?

  1. Formulación de la hipótesis.

Los movimientos de rotación y traslación afectan sobre las mareas.

  1. Deducción de predicción observable de la hipótesis elegida y explicación del método para llevarla a prueba.

Demuestra que utilizando el movimiento absoluto de rotación y traslación de la Tierra, la velocidad de las zonas próximas al punto A es superior a las que se hallan próximas a B y además, la composición de estos dos movimientos uniformes representa un movimiento no uniforme.

  1. Puesta a prueba.

Se le ocurrió esta idea cuando iba hacia Venecia en una barcaza transportando un depósito lleno de agua potable. Galileo había observado que el agua del depósito se desbordaba por el borde del depósito cuando variaba la velocidad o dirección de la barcaza. A cada aceleración de la barcaza, el nivel de la superficie del agua se elevaba hacia la proa, para seguidamente retroceder hacia atrás, haciendo este flujo-reflujo varias veces, cada vez con menos intensidad.

En 1616 Galileo escribe el “Tratado de las Mareas”, donde demuestra que utilizando el movimiento absoluto de rotación y traslación de la Tierra, la velocidad de las zonas próximas al punto A –donde las dos velocidades tangenciales llevan igual dirección- es superior a las que se hallan próximas a B –donde estas velocidades tienen direcciones opuestas- y además, la composición de estos dos movimientos uniformes representa un movimiento no uniforme. Esto sería la causa de las mareas, según Galileo, pues la Tierra misma sería el ‘recipiente’ lleno de un agua que en algunas zonas estaría acelerándose y en otras desacelerándose.

El inconveniente de este modelo de Galileo es que la zona próxima a (o cualquier otra zona) sólo sufre una aceleración máxima al día, lo cual conduciría a la aparición de una marea alta al día en lugar de las aproximadamente dos que se observan.

En 1632 presentó esta explicación del fenómeno de las mareas como una prueba a favor del heliocentrismo, la cual fue absolutamente rechazada por el Cardenal Belarmino en base a tres aspectos. Primero, un fenómeno a sólo aquellas que sean mecánicamente inteligibles. Segundo, el argumento de las mareas no puede relacionarse directa y exclusivamente con un movimiento anual de la tierra alrededor del sol. Y tercero, el argumento no está basado en nada que tenga relación con la posición central del sol o en los periodos de los planetas tal como fueron calculados por

Copérnico.

En tiempos de Galileo, la hipótesis con más partidarios, entre ellos Kepler, afirmaba que las mareas se producían por una ‘influencia’ desconocida de la luna sobre las aguas del mar. Entonces entró en escena Galileo, que pensó que el doble movimiento de la Tierra (la presunta rotación y la presunta traslación), que como un gigantesco vehículo acelerándose debería producir un efecto –similar al de la barcaza- sobre los océanos y las grandes masas de agua.

  1. Aceptación inmediata.

El 9 de mayo de 1983, el Papa Juan Pablo II anunció públicamente la revocación de la condena a Galileo Galilei, que databa del año 1633.

El histórico enfrentamiento entre la religión y la ciencia siempre ha tenido en el conflicto entre Galileo Galilei y la Iglesia Católica Romana a uno de sus mejores ejemplos. Sin embargo, aunque no muchos lo sepan o lo hayan olvidado, el famoso astrónomo finalmente salió victorioso de esta contienda, aunque debieron pasar más de tres siglos.

El Sidereus Nuncios

Los problemas de Galileo con la Iglesia, más precisamente con la Inquisición, comenzaron en 1610, cuando publicó en Venecia un tratado llamado Sidereus Nuncios ('Mensajero sideral" o 'Mensaje sideral"). En él expuso, por primera vez en la historia, resultados de observaciones astronómicas realizadas con un telescopio. Mediante diferentes descubrimientos demostró que la Teoría geocéntrica era incorrecta, ya que no todos los planetas giraban alrededor de la Tierra. El 7 de enero de 1610 descubrió la presencia de cuatro astros que giraban alrededor del planeta Júpiter. Esta fue una importante prueba en contra de la teoría oficial que predicaba el Vaticano y a favor de la teoría copernicana. Comienzan los ataques

En cuanto el Sidereus Nuncius es publicado y sus ideas comienzan a ganar aceptación entre la comunidad, los partidarios de la Teoría geocéntrica arremeten contra Galileo. Al principio se trata solamente de panfletos que intentan difamar al astrónomo y su tratado. Pero pronto empiezan a marcarse las contradicciones entre las teorías de Galileo y ciertas afirmaciones de la Biblia. El cardenal Roberto Bellamino (miembro de la Inquisición y apodado 'Martillo de herejes") ordena que se inicie una investigación discreta sobre Galileo a partir de junio de 1611.

  1. Influencia de su época y posteriori.

Si bien su teoría fue rechazada por los científicos y la sociedad, creían que su teoría era equivocada y que no podía ser comprobada. Su vida y obra fue interpretada por Bertolt Brecht, que llevó a cabo la obra teatral, acerca de Galileo Galilei. Para Brecht, el verdadero descubrimiento inicial, tan problemático, de Galileo, no es la afirmación de las tesis de Copérnico, sino la negación del sistema aristotélico-ptolemaico.

Años después, la teoría de Galileo, sería utilizada para otro tipo de conceptos y descubrimientos que llevaron al mundo a una nueva etapa, de observación hacia el espacio. A medida que pasaban los años el nombre de Galileo era utilizado para nombrar a los nuevos observatorios, en los cuales se investigaban y se basaban a través de la teoría de este científico, seguido de este suceso las expediciones hacia el espacio también recibirán el nombre de Galileo.

Comenzó la revolución científica que culminó con la obra del físico inglés Isaac Newton. La primera ley de Newton o ley de la inercia: En esta ley, Newton afirma que un cuerpo sobre el que no actúan fuerzas externas (o las que actúan se anulan entre sí) permanecerá en reposo o moviéndose a velocidad constante. Esta idea, que ya había sido enunciada por Descartes y Galileo, suponía romper con la física aristotélica, según la cual un cuerpo sólo se mantenía en movimiento mientras actuara una fuerza sobre él.

  1. Bibliografía.

GALILEI, Galileo: El mensajero de los astros. BUENOS AIRES. EDITORIAL UNIVERSITARIA DE BUENOS AIRES. 1964

BABINI, José: “Introducción”, en: GALILEI, El mensajero de los astros. BUENOS AIRES. EDITORIAL UNIVERSITARIA DE BUENOS AIRES. 1964.

Artículo de Internet:“Galileo y las mareas”. 2012. DISPONIBLE EN: <HTTP://WWW.CREACINSEIDAS.BLOGSPOT.COM.AR> [Consultado el 15 de Mayo]