Gabriela Mistral

Literatura hispanoamericana contemporánea siglo XX. Poesía y lírica chilena. Vida. Obras. Premio Nobel

  • Enviado por: Isidora Vielma
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 10 páginas
publicidad
cursos destacados
Amor y Duelo en la España Contemporánea. Nuevas Etnografías sobre el Ciclo de Vida
UNED
Este curso pretende ofrecer un acercamiento reflexivo a los modos y significados de los rituales contemporáneos...
Solicita InformaciÓn

Técnicas y Análisis de Textos Medievales: la Formación de los Géneros Narrativos
UNED
El curso girará en torno al análisis de los textos medievales en el proceso de construcción de los géneros o...
Solicita InformaciÓn

publicidad

The English Institute

........................- Computación

........................- Castellano

Introducción

…Le decían amargada aquellos que no conocían su forma de amar y de ser feliz. La llamaban soledad aquellos que creyendo tener amigos eran traicionados. Pero ahora la tratamos de modelo...con respeto y con honor... porque a diferencia de muchos poetas ella nos escribía a nosotros... Nuestro pueblo la despreció... y la privó de un premio bien merecido ...Sin embargo más allá de las fronteras la elogiaron con el premio a su esfuerzo, a su lucha constante por ser aceptada en una sociedad cerrada a sus ideas y poemas...

Después, el mismo pueblo que un día rechazó su punto de vista, ...reconoció su error y le otorgó el Premio Nacional de Literatura, el que le debió haber sido otorgado mucho tiempo atrás.-

Murió fuera de su tierra... en un país ajeno a ella, y hoy la recordamos como una estrella, que iluminó los días oscuros... y que hoy da luz a la tarde.

Vida

Lucila Godoy Alcayaga nació en 1889. Este era el verdadero nombre de Gabriela. Su seudonimo es para demostrar la gran admiración que sentía por Gabriele D'Annunzio y Frédéric Mistral.

En su niñez fue a un liceo de Vicuña, lejos de su madre Petronila y su hermana Emilia. Allí fue llamada ladrona.

Su vida la pasó como maestra de una escuela rural en Montegrande, como directora de varios liceos. Luego, viajó y cooperó con la reforma educacional mexicana, estadounidense y europea, estudiando el metodo de enseñanza de dichos paises. En 1933 fue nombrada cónsul en Madrid, Los Angeles y Lisboa durante 20 años.

El Premio Nobel de Literatura lo recibió en 1945, siendo la primera mujer Latinoamericana en recibirlo, para luego, en 1951 recién, recibir el Premio Nacional.

Escribió varios libros de poemas, entre los cuales se encuentran Desolación (1922), Ternura (1924), Tala (1938), Lagar (1954) y otros.

Su poesía, llena de calidez, emoción y marcado misticismo, ha sido traducida al inglés, francés, italiano, alemán y sueco, e influyó en la obra de muchos escritores latinoamericanos posteriores, como Pablo Neruda y Octavio Paz.

Su obra es mas bien moderna, pero evoca al “hogar” siempre con cosas cercanas y de la vida cotidiana, lo que la hace muy agradable de leer.

Dulzura

Madrecita mía,

madrecita tierna,

déjame decirte

dulzuras extremas.

Es tuyo mi cuerpo

que hiciste cual ramo,

dejame revolverlo

sobre tu regazo.

Juega tu a ser hoja

y yo a ser roció:

sobre tus dos brazos

tenme suspendido.

Madrecita mía

todito mi mundo,

déjame decirte

los cariños sumos.

Caricias

Madre, madre,tu me besas;

pero yo te beso más.

Como el agua en los cristales

son mis besos en tu faz.

Te he besado tanto,tanto,

que de mi cubierta estas

y el enjambre de mis besos

no te deja ya mirar...

Si la abeja se entra al lirio,

no se siente su aletear

Cuando tu al hijito escondes

no se le oye el respirar...

Yo te miro , yo te miro

sin cansarme de mirar

y que lindo niño veo

a tus ojos asomar...

El estanque copia todo

lo que tu mirando estas;

pero tu en los ojos copias

a tu niño y nada más

Los ojitos que me diste

yo los tengo que gastar

en seguirte por los valles

por el cielo y

por el mar...

Gabriela Mistral
Botoncito

Yo tenía un botoncito

aquí, junto al corazón.

Era blanco y pequeñito

como el grano de arroz.

De la luz lo defendía

en la hora del calor.

Yo tenía un botoncito

apegado al corazón.

Fue creciendo, fue creciendo

y mi sombra la pasó.

Fue tan alto como un árbol

y su frente como el sol

Fue creciendo, fue creciendo

y el regazo me llenó;

y se fue por los caminos

como arroyo cantador...

Lo he perdido, y así canto

Por mecerme mi dolor

“¡Yo tenía un botoncito

apegado al corazón!”

El Amor Que Calla

Si yo te odiara, mi odio te daría

En las palabras, rotundo y seguro

Pero te amo y mi amor no se confía

A este hablar de los hombres, tan oscuro

Tú lo quisieras vuelto en alarido,

Y viene de tan hondo que ha desecho

Su quemante raudal, desfallecido

Antes de la garganta, antes del pecho

Estoy lo mismo que estanque colmado

Y te parezco un surtidor inerte

¡Todo por mi callar atribulado

que es mas atroz que entrar en la muerte!

Galería de Fotos

Bibliografía

“Gabriela Mistral” Microsoft Encarta 2000

http://www.orbitas.com/gm/

http://icarito.tercera.cl/especiales/mistral/

Poseía un “Don Pedagógico”. Desde muy joven fue maestra en escuelas rurales

Gabriela Mistral

Su personalidad era introvertida, romántica y muy solitaria

Gabriela Mistral

Gabriela Mistral

Gabriela recibió sus primeras clases en Vicuña

Gabriela Mistral

Como maestra recorrió Chile de norte a sur, e incluso cooperó en reformas educacionales internacionales

Su bien merecido Premio Nobel de Literatura

Gabriela Mistral

Gabriela Mistral

Los niños eran su vida. Por eso escribió tantos juegos y canciones para ellos. Quizás se debe a tantos años de ser maestra

Gabriela Mistral

La vemos saludando a niños, cuando, después de recibir el premio nobel, es reconocida como la gran poetisa que es.