Gabinetes de información

Periodismo. Difusión. Dossier. Informes. Redacción. Estrategia informativa

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

Las pautas de envío de información las dan a diario los consejeros o los jefes de gabinete a los respectivos redactores. Éstos obtienen así la información novedosa que se edbe difundir esa jornada. Esta es la pauta que cada redactor debe seguir en su trabajo diario en lo que se refiere a información enviada por iniciativa propia.

Otro caso es la información concreta solicitado por un medio; en este caso se contacta con la consejería o la dirección general correspondiente solicitando esa información y se leproporciona al medio concreto que se interesó por la misma.

En cualquier caso, la información obtenida por el Gabinete de Prensa es la que le proporcionan desde la Consejería o las direcciones generales. Por ejemplo, si un medio solicita información sobre las campañas destinadas a fomentar las visitas a estaciones de esquí de Aragón, el redactor de encargado de Economía, Hacienda y Fomento solicitará a la dirección general de turismo esa información y se la transmitirá al medio solicitante.

Podemos observar en esta actuación la ética del Gabinete, que premia al interesado con una información exclusiva que no se ofrecerá simultáneamente a los demás medios. En el caso de las notas de prensa el envío es general y va dirigido a todos los medios establecidos en Aragón y aquellos de fuera que lo hayan solicitado.

En cuanto a dossiers e informes, el Gabinete de Comunicación hace llegar a los medios aquellos de interés elaborados por la institución en el estudio de alguna cuestión.

Los redactores, por tanto, sólo conocen aquella información que la Consejería o una dirección general quiera proporcionarle.

La relación con la prensa es distendida y de mutua colaboración: la institución proporciona su información a los medios y éstos la hacen llegar al ciudadano, facilitando así el servicio de la institución. El redactor que nos atendió nos indicó que no se solían realizar comidas de trabajo, ya que estos actos correspondían más al Presidente de la Comunidad o a los Consejeros. La cercanía de los medios regionales con la institución y las buenas relaciones con los compañeros y en ocasiones amigos de la prensa facilitan al redactor su labor, que además suele interesar a los medios por la cercanía y la influencia de la institución con la vida cotidiana de la región. La preocupación del Gabinete por proporcionar información a los medios llega al punto de estar accesible incluso los fines de semana hasta las 9 de la noche con un redactor de guardia atendiendo las posibles peticiones de los medios. Como curiosidad, se nos dijo que recibían muchas llamadas de los medios solicitando información o contactos con

personalidades no dependientes de la institución y que, salvo imposibilidad, también procuraban atenderlas.

Los medios regionales están menos politizados que los de caracter nacional lo que descarga al Gabinete de las tensiones provocadas por el enfrentamiento político, salvo en situaciones de escándalos de corrupción que todavía no se han detectado en el actual Ejecutivo. A pesar de esto, hay que tener en cuenta que el Gabinete no representa sólo al Ejecutivo, sino también a toda la Comunidad Autónoma con sus múltiples servicios.

Los directores del Gabinete y los jefes de prensa e incluso los redactores son puestos cubiertos por personas afines y de confianza del Presidente y los Consejeros. Y También cumplen una labor de publicidad e imagen para los políticos y el partido en el poder. Esto es inevitable en una institución de carácter político.

Como se puede comprobar, la estrategia informativa tiene como fin principal mantener informados a los ciudadanos de la actividad de la Comunidad Autónoma y de sus logros. Se puede considerar estas acciones como propaganda política, pero es innegable que son ante todo un servicio al ciudadano que a través de los medios puede enterarse de los servicios proporcionados por la administración autonómica, de las obligaciones tributarias o las nuevas reglamentaciones establecidas.

OPINIÓN PERSONAL

El Gabinete de Comunicación de la Diputación General de Aragón puede considerarse modelo de gabinetes de prensa. Su funcionamiento eficaz, a pesar de las grandes cantidades de información enviadas cada día, hace de la Comunidad una institución valorada positivamente por la sociedad aragonesa. Esta, a través de los medios de comunicación, obtiene a diario información útil y necesaria del funcionamiento de la administración autonómica, fin último del Gabinete.

La división de tareas permite el correcto funcionamiento y la administración de una gran cantidad de información. Cada redactor, al estar encargado de un departamento o consejería conoce a la perfección sus cometidos y puede dominar la información de su parcela. Para que no existan problemas de competencias o descoordinación entre los redactores se encuentra la Jefa de Prensa y, por encima de ella, la directora del Gabinete que dirige la estrategia informativa y que mantiene relación directísima con el Presidente regional. Para completar los servicios, la asistencia de los documentalistas y secretarias, lo que facilita la elaboración de una información completa y cuidada.

El tratamiento con los medios es correcto y amistoso incluso por la cercanía con ellos y por la mutua necesidad e interdependencia de unos con otros. La distribución de tareas por departamentos facilita el trato de los redactores del Gabinete con aquellos periodistas encargados de la sección correspondiente.

Es inevitable la utilización publicística del Gabinete por parte de los políticos en el poder, siendo ellos quienes marcan las pautas informativas, pero este Gabinete es ante todo un servicio público. No se puede decir que la información sea desinteresada, pero se puede afirmar que la institución y sus logros están por encima de los políticos y los periodistas que en ese momento controlen el Gabinete. De hecho, el cambio en el poder no cambia radicalmente la forma de trabajar del Gabinete que, en cualquier caso, continuará proporcionando a los medios la información sobre la actividad y logros de la institución, aunque esta sea llevada por rivales políticos y varíe su orientación. A esto hay que añadir que la información política es controlada por el Consejero de Presidencia, que hace las veces de Portavoz del Gobierno y descarga al Gabinete de responsabilidades políticas.