Fundamentos de la articulación en la Educación Básica

Enseñanza. Diplomado. Profesor. Alumno. Desempeño

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 100 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


Reforma Integral de la Educación Básica

Diplomado para maestros de primaria: 3° y 4° grados

Módulo 1

Fundamentos de la Articulación

de la Educación Básica

Guía del Participante

Descripción del Diplomado

CONTENIDOS:

I. Fundamentos del Diplomado

II. Propósitos

III. Estructura del Diplomado

IV. Perfil del egresado

V. Evaluación del desempeño

VI. Registro de participantes

VII. Portal y plataforma

I. Fundamentos del Diplomado

Las tendencias educativas internacionales apuntan en general a impulsar reformas que mejoren la calidad y equidad. Las reformas han incidido en un amplio rango de procesos: diseño de planes y programas de estudio innovadores, desarrollo de medios educativos y habilidades digitales, mejoramiento en la infraestructura, procesos de formación docente, incorporación de nuevos enfoques que atiendan a las necesidades de la sociedad del siglo XXI y extensión de la jornada escolar, entre los más relevantes.

En este escenario, la labor docente se vuelve más compleja, por lo que la profesionalización docente es una de las prioridades a atender, pues ya no basta con trasmitir conocimientos impartiendo una cátedra. Hoy día, los maestros y las maestras deben poseer otras competencias vinculadas con la capacidad para diseñar experiencias de aprendizaje, implicar a los alumnos en su aprendizaje, utilizar críticamente nuevas tecnologías, y organizar su propia formación a lo largo de toda su vida profesional.

Actualmente, los docentes deben saber cómo ayudar a sus estudiantes a aprender, consiguiendo influir positiva, sustancial y sostenidamente en sus formas de pensar, actuar y sentir. En este sentido, los docentes deben propiciar que los estudiantes experimenten una sensación del control sobre su propia educación al autorregular su aprendizaje, trabajen en colaboración con otros para favorecer el desarrollo de sus competencias y se sientan seguros de que su trabajo será considerado imparcial y honesto.

Debido a lo anterior, hay un consenso cada vez mayor en el reconocimiento de que un factor clave en la calidad de los sistemas nacionales de educación son la profesionalización y revalorización de los maestros y maestras. Contar con profesores bien formados, valorados por sus comunidades, adecuadamente remunerados y apoyados en su trabajo de manera continua, parecen ser elementos clave del mejoramiento de la enseñanza y el aprendizaje escolar (Beca et al. 2006; OCDE, 2004).

La realidad de nuestro país muestra que los docentes se encuentran a medio camino entre sus convencionales prácticas pedagógicas y la exigencia de renovación que la Reforma requiere.

Uno de los principales propósitos del diplomado es incitar a los docentes a tomar conciencia de la necesidad de cambio, a estar preparados para experimentar una nueva forma de trabajar los contenidos vinculados a problemas reales, con la finalidad de que viviendo el sentido del currículo 2011 sean hábiles de idear estrategias didácticas que permitan un cambio en sus prácticas pedagógicas cotidianas; esto posibilitará formar a los alumnos en concordancia con las exigencias de un mundo complejo, dinámico, que reclama promover la formación de ciudadanos en múltiples esferas de competencia en su vida personal, social y, posteriormente laboral.

Para observar el cambio de práctica en el aula, es indispensable reconocer que a cada maestro le corresponde la tarea de traducir los planteamientos de la Reforma en propuestas concretas en el salón de clase, esto es:

 Centrar la atención en los estudiantes y en sus procesos de aprendizaje.

 Conocer a los alumnos y su contexto como un factor inicial para una práctica pertinente que favorezca la movilización de saberes.

 Comprender la filosofía, las características, los principios pedagógicos y los enfoques que fundamentan el Plan de Estudios 2001. Educación Básica y los Programas de Estudio 2011 para la educación primaria.

 Realizar una planificación de actividades didácticas, en concordancia con los enfoques de cada asignatura y con la pertinencia de los mismos en el contexto de los alumnos.

 Reconocer la manera como pueden desarrollarse los aprendizajes en su grupo escolar, a partir de la reflexión de su práctica docente.

 Establecer las actividades de aprendizaje y las formas de evaluación que articulen el enfoque formativo e inclusivo en la tarea docente.

 Generar ambientes de aprendizajes incluyentes, democráticos y lúdicos, en donde se pongan de manifiesto el respeto, la colaboración y la participación de los alumnos en su propio aprendizaje de manera autónoma.

 Identificar cuáles son las competencias docentes que requiere desarrollar para mejorar la planificación, la gestión de los ambientes de aprendizaje y la evaluación formativa.

Por lo tanto, la experiencia del Diplomado propicia el desarrollo de las competencias docentes y fortalece en la práctica profesional los aspectos que deberán considerar para el desarrollo de competencias en los alumnos.

Los contenidos y actividades diseñadas buscan tomar como referencia diversas situaciones concretas que experimenta el docente desde sus respectivas funciones como actor de la educación en diferentes fases, sus experiencias en el desarrollo de los planes y programas y su relación con los temas y los materiales educativos.

Estas vivencias son planteadas como reflexiones que se articulan con información que les permita conocer, analizar y apropiarse de la Reforma. Por esta razón, las actividades concluyen con productos que serán objeto de evaluación y que permitan mostrar el proceso que ha seguido cada maestro como participante del diplomado. Tomamos del debate actual el concepto de portafolio de evidencias para pedir al profesor que, por una parte, construya su propia referencia de evaluación de aprendizaje y, por otra, tenga la experiencia como parte del enfoque para el desarrollo de competencias.

Las actividades de aprendizaje propuestas en el diplomado responden a principios desarrollados a lo largo de la investigación psicopedagógica. Se reconoce la importancia de respetar una secuencia lógica de actividades de aprendizaje: introducción, desarrollo, generalización y cierre; esto no significa que en una sesión de clase se deban realizar en su conjunto, sino aquéllas que manifiestan una estructura organizada en función de un tema-problema.

II. Propósitos

Enfocados en tres propósitos esenciales debido a que son la base necesaria para que de ahí germinen las demostraciones de cambio dentro del aula. Los propósitos están enfocados a la concientización, apertura al cambio y desarrollo de competencias docentes:

1) Reflexionar y tomar conciencia: La toma de conciencia está dirigida a dos puntos fundamentales que inciden en la práctica docente, el primero va dirigido a la reflexión sobre la apertura al cambio; debido a que es indudable que la demanda del trabajo docente dentro del aula se ha incrementado; está situación en primera instancia puede generar resistencia, vista como una invitación a paralizar la acción, encontrando un sinfín de evasivas que alimenten el continuar sin cambios dentro del aula.

Por otro lado, es innegable que los cambios globales y la situación actual ponderan la necesidad de tener ciudadanos mejor preparados para enfrentar los retos que nuestra realidad compleja e incierta nos exige como sociedad. Este escenario instiga de nueva cuenta, al reconocimiento que la educación de calidad es el único camino para desarrollar las potencialidades necesarias en las sociedades del siglo XXI; a su vez incita a reconocer que el maestro, es el primer responsable de traducir en elementos prácticos del día a día, lo que los alumnos requieren aprender en cada ciclo escolar y poco a poco construyan un engranaje formativo. Al reflexionar y cambiar la visión hay por consecuencia una modificación de actitud ante los elementos propuestos dentro del currículo integrador.

El segundo punto primordial para la concientización docente es el cambio de percepción sobre los procesos de formación en los que participa; debido a que la cantidad y calidad de lo que aprenden los maestros dentro de ellos es responsabilidad en primera instancia de los propios participantes y de la actitud que tienen hacia las oportunidades que tienen de formación. Para lograr un mayor aprovechamiento y despojarlos de la sensación de insuficiencia es necesario que los maestros ejerciten lo descrito por Imbernón: 2007 debido a que es ineludible potenciar cambios en la cultura formativa alejarlos de la rutinización, forjando momentos de autoformación, de trabajo colaborativo simultáneos a los ejercicios de formación e incluso permanentes donde se constituyan espacios para la reflexión sobre la práctica; apoyados en generar soluciones a las situaciones problemáticas que enfrentan los maestros a diario de manera retroalimentada; compartir tanto las prácticas exitosas ,así como analizar las causas de las que no lo son para reconocer los obstáculos y las situaciones que es necesario cambiar.

2) Implementar cambios: Este propósito es el de mayor importancia debido a que hay una brecha importante entre saber que se requieren efectuar cambios dentro del aula, a implementarlos paulatinamente hasta que se conviertan en una constante; con la mira a mejorar la práctica docente de manera continua. Es necesario que los maestros entren a una espiral en el que la única constante sea el cambio, moverse en la dialéctica de aprender y desaprender, con el rumbo definido hacia la potenciación de los desempeños de los alumnos y los propios. Debido que el cambio social y educativo se hace posible cuando sus actores lo implementan, a pesar de que las planificaciones sean complicadas y la implementación de las mismas un poco más, los obstáculos pueden ser superados si la actitud se encamina a crear proceso colaborativos de resolución de situaciones problemáticas dentro de los espacios educativos. Ver el resultado de los cambios en el desempeño de los alumnos puede ser un proceso muy lento si sólo se implementa de forma seccionada como lo muestra el primer esquema, en el cambio seccionado cada una de las partes involucradas lo lleva a cabo sin fomentar la comunicación con las demás esferas involucradas, por ejemplo si el profesor lo inicia dentro del aula y así permanece sin compartirlo dentro de la escuela; sin recibir retroalimentación del entorno, da como resultado el estancamiento de la comunicación. Muy diferente cuando se transmite la información y al inicio se trabaja de forma seccionada, y paulatinamente se transita hacia un escenario de cambio interactivo donde la comunicación fluye y se activan mecanismos de red de apoyo entre los profesores de las escuelas, así como de las escuelas para el entorno y viceversa. Propiciar está visión de cambio apoya a las escuelas y a sus actores a tener un mejor tránsito y llegar a los estándares que se esperan dentro de la Articulación de la Educación Básica (AEB). El esquema presenta en forma gráfica la diferencia entre los dos escenarios explicados en el párrafo anterior:

3) Desarrollar las competencias docentes: El desarrollo de competencias docentes se llevará a cabo conforme los participantes logren los propósitos anteriores y reflexionen sobre su desempeño en las cinco competencias relacionadas con su acción educativa: planificación, gestión de ambientes de aprendizaje, gestión curricular y gestión didáctica, así como la evaluación. Si lo percibimos de manera integral lo que el maestro requiere llevar a cabo es la movilización de sus saberes prácticos y teóricos dentro del aula; así como continuar y potenciar su experiencia y sus fortalezas pero simultáneamente estar dispuesto a asumir retos e incorporar nuevas prácticas. Esto traerá como consecuencia los beneficios esperados para las generaciones que se están formando en este momento dentro de las aulas.

III. Estructura del Diplomado

Módulo 1 (40 hrs.)

Fundamentos de la Articulación de la Educación Básica.

Módulo 2 (40 hrs.)

Planificación y evaluación para los campos de formación: Lenguaje y comunicación, y Desarrollo personal y para la convivencia

Módulo 3 (40 hrs.)

Planificación y evaluación para los campos de formación: Pensamiento matemático, y Exploración y comprensión del mundo natural y social.

IV Perfil del egresado

El diplomado recupera la perspectiva de trabajo que orienta la RIEB, es decir, la movilización de saberes, el trabajo colaborativo, el aprendizaje autónomo y la práctica reflexiva, aplicada al contexto de la realidad escolar del docente. De esta forma, el docente comienza a vincularse con la nueva visión pedagógica que propone la Articulación de la Educación Básica (AEB):

a) Conoce el contexto internacional y nacional que da marco al Acuerdo para la Articulación de la Educación Básica (AEB).

b) Reconoce que la educación básica se encuentra en continua reforma, acorde con los cambios que se gestan en el país y el mundo.

c) Comprende la trascendencia de la articulación curricular entre los niveles de preescolar, primaria y secundaria para el logro de las competencias para la vida y el perfil de egreso.

d) Conoce los fundamentos del Plan y programas de currículo 2011: características, principios pedagógicos y componentes.

e) Valora la importancia de los aprendizajes esperados para el logro de las competencias para la vida y el perfil de egreso.

f) Reconoce la importancia de los materiales de apoyo, maneja los nuevos libros de texto para los alumnos, así como las Guías para el Maestro.

g) Vincula los aprendizajes esperados de los Programas de Estudio 2011. Primaria, para favorecer la comprensión integral de los temas de relevancia social.

h) Comprende el enfoque y los principios pedagógicos bajo los que están estructurados el Plan y programas de estudio 2011, y los considera en su planificación y en las estrategias didácticas para favorecer el desarrollo de competencias.

i) Emplea el enfoque formativo e inclusivo para llevar a cabo la evaluación de sus alumnos.

j) Considera en todas sus actividades docentes el contexto de su escuela y las particularidades de sus alumnos para actuar en consecuencia y favorecer una intervención docente asertiva que contribuya a mejorar el logro educativo.

k) Involucra en su labor al colectivo docente y a los padres de familia.

l) Se reconoce como agente de cambio social responsable con su entorno.

m) Valora la importancia de profesionalizarse para responder a los retos que le demanda su función docente.

V. Evaluación del desempeño

Como un elemento fundamental para transitar hacia una nueva práctica educativa es necesario reflexionar en la forma de evaluar, es decir, su finalidad, el qué y cómo se evalúa, ya que como se plantea en la RIEB, el desarrollo de competencias requiere de una evaluación formativa, y esto implica también a la práctica docente.

Uno de los rasgos importantes del Diplomado es que la evaluación se convierta en un proceso de valoración cualitativa del avance y del logro de los participantes, tanto en el desarrollo de las actividades como en la calidad y pertinencia de los productos obtenidos. Un medio para conocer e identificar el grado de apropiación de conceptos, habilidades y actitudes, requiere cambiar la visión de sólo calificar el producto por la de aprender del proceso, donde será necesario que cada docente identifique su punto de partida y el grado de avance en su formación de competencias.

Así la evaluación debe estructurarse alrededor de la llamada regulación continua de los aprendizajes. Regulación tanto en el sentido de adecuación de los procedimientos, como de autorregulación para conseguir que los docentes vayan construyendo un sistema permanente para aprender y adquirir la mayor autonomía posible. En este trayecto, los docentes irán fortaleciendo sus propias estrategias.

En la autorregulación se pretende que los alumnos sean cada vez más autónomos, formándolos en sus propios procesos de pensamiento y de aprendizaje, es decir, enseñándoles a “aprender a aprender” (Jorba; Casellas, 1997)

Para la acreditación del Diplomado se definieron productos que serán evaluados a través de rúbricas. La evaluación del desempeño a través de rúbricas, nos brindará información sobre el grado de avance de cada participante por medio de los indicadores que se establecerán para cada una de ellas. En este sentido, cobrará especial relevancia la participación de los docentes, el trabajo colaborativo, la construcción de los aprendizajes, así como el análisis, la reflexión y apropiación que se desarrolle en las diversas actividades, tanto individuales como grupales.

En el nuevo paradigma de la educación las rúbricas o matrices de valoración se utilizan para darle un valor más auténtico o real que el obtenido por las calificaciones tradicionales expresadas en números o letras, y nos sirven para averiguar cómo es que está aprendiendo el participante. El propósito es mejorar la calidad de la enseñanza y de los aprendizajes, así como evaluar el proceso y el producto, reiterando la relevancia que esto representa en su autonomía.

Los productos para la acreditación serán recabados en un portafolio de evidencias que se entregará a los formadores en archivos electrónicos para facilitar su acopio, traslado y conservación.

El portafolio es una colección de trabajos de los estudiantes que sirve para mostrar sus esfuerzos, progresos y/o logros en una materia y periodo específico. Es algo más que una simple carpeta que contiene su trabajo ya que representa la selección deliberada de evidencias que reflejan el crecimiento y el avance en el logro de los propósitos del diplomado.

A través del portafolio los participantes darán cuenta de sus avances, dificultades, destrezas, intereses, conocimientos, pensamientos, reflexiones, talento, personalidad, experiencias, creatividad, entre otros, mismos que el formador deberá considerar no sólo para efectos de acreditación, sino para identificar también las áreas de oportunidad en las que habrá que incidir.

Para definir los productos que forman parte del portafolio de evidencias se consideró:

1) Que las evidencias proporcionadas dieran cuenta de procesos de apropiación de los enfoques de la RIEB.

2) Que la reflexión que pudiera emanar de ellos enriqueciera la práctica docente.

3) Que su elaboración conjuntara los temas desarrollados en acciones de la práctica cotidiana.

El énfasis que tienen los actuales programas para el desarrollo de competencias, requiere de la construcción de procesos de aprendizaje en los que se fortalezca el pensamiento crítico y la práctica autorreflexiva, por lo que este enfoque prevalecerá en la evaluación del diplomado.

Criterios de evaluación y acreditación de cada módulo:

Cada módulo será evaluado según cuatro niveles de desempeño con las especificaciones que se precisan a continuación:

Desempeño

Descripción

Producto No Presentado (PNP)

El producto no fue entregado o se cuenta con pruebas contundentes de copiado a otros trabajos o plagio. El plagio entendido como transcripción textual de textos publicados en medios impresos o electrónicos de dominio público.

Desempeño Insuficiente (DI)

No demuestra comprensión del tema. Gran parte de los requerimientos no figuran en la respuesta. No ofrece soluciones a la tarea o éstas son erradas.

Desempeño Elemental (DE)

Demuestra poca comprensión del tema. Muchos de los requerimientos de la tarea faltan en la respuesta. Las soluciones que propone son parciales o sesgadas.

Desempeño Satisfactorio (DS)

Demuestra comprensión del tema casi en su totalidad. La mayor parte de requerimientos de la tarea están comprendidos en la respuesta. Ofrece al menos una solución apropiada y correcta al problema planteado y/o ideas creativas.

Desempeño Óptimo (DO)

Demuestra total comprensión del tema. Todos los requerimientos de la tarea están incluidos en la respuesta y las soluciones son pertinentes y originales.

Según esta tabla de especificaciones, se toma el Desempeño Insuficiente como la evaluación más baja y el Desempeño Óptimo como la más alta. Para la evaluación también se considerará la participación y los aportes de cada docente en las actividades previstas a lo largo del módulo, así como la realización y entrega de los productos correspondientes. La evaluación final de cada módulo tendrá en cuenta los siguientes criterios:

Criterios para la evaluación

Aspectos a considerar

Participación en las actividades propuestas y en el desarrollo de los bloques de cada módulo

- Respeto y atención a las participaciones del grupo y del formador.

- Intervención reflexiva y propositiva dentro de las actividades.

- Realización de las actividades solicitadas.

- Colaboración en el trabajo de equipos y grupal.

- Disposición para adoptar nuevas formas de trabajo.

- Aportaciones para la construcción colectiva.

Productos

- Comprensión del problema.

- Cumplimiento de los requerimientos académicos solicitados en cada actividad.

- Solución a las problemáticas y/o tareas.

- En su elaboración reflejarán la apropiación de los contenidos.

- Su desarrollo será el resultado de reflexiones propias. No se aceptarán copias.

Para acreditar el módulo, el participante deberá entregar el 100% de los productos y deberá contar con una asistencia mínima del 80% a las sesiones estipuladas para el cumplimiento de cada módulo.

Será mediante estos porcentajes que el formador podrá asignar un nivel de desempeño a la actividad realizada por los docentes en el transcurso del módulo y a los productos entregados.

NOTA IMPORTANTE: Se penalizará con desempeño PNP a los productos en los que se cuenta con pruebas contundentes de copiado a otros trabajos o de plagio, el cual se refiere a copiar y pegar párrafos o cuartillas enteras de internet sin dar los debidos créditos a la fuente. Con ello, el módulo se dará por no aprobado y obtendrá de manera automática un Desempeño Insuficiente (DI).

Acreditación del diplomado

La acreditación del Diplomado requerirá de un desempeño mínimo satisfactorio (DS) que será resultado del promedio de los desempeños obtenidos en los tres módulos que lo conforman.

Para el cálculo y promedio de los módulos del Diplomado, se establecen las siguientes equivalencias: Desempeño Equivalencias

Producto no presentado (PNP)

0/10

Desempeño insuficiente (DI)

5/10

Desempeño elemental (DE)

7/10

Desempeño satisfactorio (DS)

8/10

Desempeño óptimo (DO)

10/10

Cabe precisar que el participante podrá obtener el diploma, incluso si logra una evaluación (DI) en alguno de los módulos, siempre y cuando obtenga en el promedio final del Diplomado un Desempeño Satisfactorio (DS).

VI. Registro de participantes

El registro de los participantes y el alta de los grupos serán realizadas, vía el portal electrónico del Diplomado, por el formador GAN y GAE. Para ello, los participantes deberán llenar la “Cédula de Registro”, adjunta a este material en la parte final. Se precisa que los datos proporcionados sean auténticos, y el nombre deberá corresponder con exactitud al que figura en el acta de nacimiento del participante, ya que el diploma será expedido con dicha información.

VII. Portal informativo y de servicios:

Se cuenta con un portal a disposición de los participantes del Diplomado un portal que contiene, entre otros, los siguientes elementos:

Las guías en electrónico de cada módulo.

Vínculos a páginas de interés, que puedan apoyar los contenidos del Diplomado.

Videos educativos.

Videoconferencias.

Materiales didácticos.

Podcasts culturales.

Así como un correo de asistencia en línea para dudas específicas relacionadas con los siguientes tres asuntos:

I) Dudas académicas

II) Dudas administrativas

III) Dudas de registro de calificaciones en plataforma

Recomendaciones generales:

Se exhorta a los participantes del diplomado a tomar en cuenta estas indicaciones para obtener el mayor beneficio de la presente experiencia de aprendizaje:

 Dado que el Diplomado es una experiencia formativa, es fundamental realizar en el trascurso del diplomado la lectura continua de los contenidos presentados, y de las lecturas extra clase para favorecer una discusión enriquecida dentro del trabajo presencial.

 Las actividades de aprendizaje, secuencias didácticas y los planes de clase presentados a lo largo del diplomado son sugerencias elaboradas por los autores; por lo tanto no pretenden ser formatos únicos a seguir, solamente son opciones que muestran las diversas posibilidades que tiene el docente, sin embargo, se espera que en cada región y entidad los maestros tomen las decisiones que más convengan.

 Debido a la cantidad de contenidos que los docentes requieren aprender y aplicar es necesario formar grupos con sus pares ya sea de forma presencial o a distancia para llevar a cabo un aprendizaje colaborativo en donde se comparta tanto la resolución de las tareas propias del diplomado, como las experiencias dentro del aula.

 La mayor recomendación está dirigida a que los participantes lleven a cabo desde el primer módulo la toma de conciencia sobre su forma de trabajo en el aula y la prioridad de elementos que requieren ser modificados. Identificar hacia donde requiere dirigir los cambios por lo tanto es necesaria la práctica reflexiva para decidir a donde se quiere llegar y cuáles son los pasos a seguir, para lograrlo.

 Utilizar la información del portal que es una de las herramientas de aprendizaje puestas a disposición para acompañar a los participantes del diplomado

BLOQUE UNO TENDENCIAS EDUCATIVAS ACTUALES

Contenidos

I.1. Las sociedades del siglo XXI y la Educación

I.2. El para qué de las competencias para la vida

I.3. Transdisciplina y pensamiento complejo

I.4 Pensamiento crítico

I.5 Contexto Internacional y nacional en el que se desarrolla la Articulación de la Educación Básica Duración

13 horas

Descripción:

Se estudiarán algunas de las características de las sociedades contemporáneas, destacando su complejidad, el papel de la incertidumbre y el riesgo, así como la relevancia actual de las ciencias, las tecnologías y las diferentes formas de conocimientos. Asimismo se clarificarán los conceptos de ciencia, técnica, tecnología, ética y moral y se distinguirán las imágenes y representaciones de las ciencias naturales y sociales, señalando sus implicaciones para la comunicación, la educación científica y la educación en valores. Se abordarán también los temas de las competencias para la vida, transdisciplina, pensamiento complejo y pensamiento crítico en los que se ofrecen nociones novedosas que se requiere implementar como parte del nuevo proceso educativo que promueve la Reforma Integral para la Educación Básica. Por último, se hará una revisión de las reformas, acuerdos, tratados y reportes que han orientado las políticas internacionales en el ámbito educativo, lo cual sirve como marco para la propia RIEB.

Propósitos:

 Desarrollar una visión crítica sobre el papel de las ciencias (naturales y sociales), las tecnologías y las humanidades en las sociedades contemporáneas, y particularmente en la educación.

 Reconocer la complejidad de las sociedades contemporáneas, algunos de los principales problemas que enfrentan, así como las implicaciones, alcances y consecuencias de las actividades científicas y tecnológicas en el mundo actual.

 Identificar los desafíos que enfrenta México para avanzar hacia una sociedad del conocimiento, democrática, plural y justa y valorar la importancia de las ciencias sociales y las humanidades para la formulación de políticas y estrategias para responder a esos desafíos .

 Comprender y analizar el papel de la educación, de los profesores y de los alumnos en el actual contexto y la contribución desde la práctica docente a la conformación de una cultura científica, tecnológica y humanística de los estudiantes.

 Orientar el desempeño docente hacia esquemas de actuación que coadyuven a enfrentar y resolver las grandes problemáticas que plantea el mundo en los ámbitos sociales, educativos, económicos y culturales.

 Reflexionar sobre los conceptos de transdisciplina, pensamiento complejo y pensamiento crítico para enfocar la práctica docente hacia la contextualización de diversos fenómenos y problemáticas, de manera que puedan observarse y resolverse en toda su complejidad.

 Contextualizar a la RIEB dentro de las grandes corrientes de pensamiento, los acuerdos y tratados internacionales, revisados éstos a partir de metas, diagnósticos, problemáticas y desafíos mundiales.

Producto:

Primer producto

Individual

A partir de las reflexiones generadas con las preguntas presentadas en la actividad 9, elaborar un escrito original de cuatro cuartillas con introducción, desarrollo y conclusiones.

I.1. LAS SOCIEDADES DEL SIGLO XXI Y LA EDUCACIÓN

I.1.1. Las sociedades humanas en el siglo XXI: complejidad, incertidumbre y desafíos

Durante el siglo XX, el desarrollo de la ciencia y de la tecnología ha permitido una mayor explotación y aprovechamiento de los recursos naturales y energéticos del planeta. Pero en lo que va del siglo XXI, muchas industrias y las grandes ciudades demandan un volumen cada vez mayor de energía y recursos, que se obtienen transformando el carbón, el petróleo o la fuerza del agua y el viento, así como por medio de reacciones nucleares controladas. Esto ha elevado el consumo de energía y recursos naturales a unos niveles que no podrán sostenerse por muchas décadas más. Más o menos el 60% de los servicios de los ecosistemas se han degradado de forma considerable en los últimos 50 años, con los consecuentes efectos en el cambio climático.

A estas formas desmedidas de consumo se suma la contaminación ambiental que ha resultado de los modos actuales de producción industrial. Los ríos, lagos, mares y océanos, así como el aire, la tierra y el subsuelo presentan niveles de contaminación que constituyen una amenaza para la salud humana y la vida futura de los ecosistemas.

Durante los próximos 50 años se prevé un aumento que va del 30% al 85% en la demanda de agua en el mundo, así como un aumento significativo en la extracción de agua, sobre todo en los países no desarrollados económicamente.

Todo lo anterior plantea con urgencia la necesidad de encontrar formas más sustentables de aprovechamiento de los recursos naturales en general, y del uso del agua y la energía en particular. A partir de la investigación sobre los ecosistemas se sabe que los bosques y los ríos se pueden aprovechar de manera que se mantenga el equilibrio ecológico, que no se degraden los servicios que ofrece el ecosistema, permitiendo la renovación de recursos como las maderas, los animales y el agua, con lo cual los servicios ambientales estarán disponibles para las presentes y futuras generaciones.

Esto es lo que se considera un aprovechamiento eficiente de un ecosistema y un desarrollo sustentable de una sociedad. Para lograrlo, es necesario comprender desde su complejidad los factores que están involucrados y las alternativas de solución viables con las que cuenta la humanidad a partir de las investigaciones, no solamente en ciencias naturales, sino también en ciencias sociales y humanidades, de manera que sea posible desarrollar y tomar decisiones de orden político, económico y cultural que nos permitan resolver los problemas que nos aquejan.

Aunado a lo anterior, en las sociedades del siglo XXI se han enfatizado los conflictos sociales y los niveles de pobreza; hay epidemias sin precedentes; hambre en diversas regiones del mundo; y muchos grupos humanos viven en condiciones de exclusión, violencia y desigualdad. En muchos países se están gestando cambios radicales en lo político, lo económico y lo social.

La posibilidad de saber gestionar los riesgos que viven las sociedades actuales dependen, en buena medida, de la capacidad que tenga la humanidad, y en su caso cada país, para generar el conocimiento que permita identificar y entender mejor las problemáticas socialmente relevantes, así como hacer diagnósticos adecuados y plantear soluciones viables y realistas. Todo lo cual exige más y mejor trabajo de investigación y la generación de nuevo conocimiento, así como del desarrollo de capacidades en la población junto con intensas acciones en distintos órdenes y sectores que atiendan la complejidad de las situaciones que se presentan.

Los ciudadanos del siglo XXI deben tener una educación que les permita entender la naturaleza de la investigación científica y tecnológica, y desarrollar la capacidad para informarse sobre el potencial benéfico de esta actividad. Pero también una persona bien educada debe conocer las limitaciones y los posibles riesgos de la ciencia y de la tecnología, asumiendo la responsabilidad que ello conlleva.

Esto es especialmente importante para quienes ocuparán cargos públicos y tendrán que tomar decisiones sobre las medidas preventivas o de control que se deban aplicar; pero también es importante para que el ciudadano común esté en condiciones de exigir a los funcionarios públicos el cumplimiento cabal de sus responsabilidades, así como el desarrollo de políticas públicas acordes con las necesidades locales y globales de sociedades cada vez más complejas y diversas, transitando con ello hacia una sociedad crítica y corresponsable en la toma de decisiones de distinto orden.

Este nuevo contexto exige transformaciones en la práctica docente, ante una nueva generación de reformas educativas que buscan garantizar una educación de calidad para todos.

I.1.2. Las sociedades del conocimiento y del riesgo

En México, nos encontramos ante el reto de generar acciones y políticas que alienten el progreso y el aprovechamiento de la ciencia y la tecnología para el desarrollo del país, pero que al mismo tiempo permitan la apropiación pública de las distintas formas de conocimientos, atendiendo a las diversas necesidades, problemas y fines socialmente relevantes para cada pueblo, cada cultura y cada región del territorio nacional.

En países multiculturales como México, los grandes avances científicos y tecnológicos han traído consigo muchos beneficios, pero también nuevos conflictos sociales, entre los que se encuentran, desde el crecimiento exponencial de la violencia, hasta la apropiación privada e incluso la monopolización de los conocimientos, con la consiguiente exclusión de grandes partes de la población de los beneficios derivados del saber.

Muchos grupos sociales, entre ellos, los pueblos indígenas y las comunidades rurales y campesinas en el país, han sido excluidos de la posibilidad de aprovechar y desarrollar los conocimientos y las innovaciones adecuadas a sus formas de vida y a sus necesidades y problemas.

La construcción de un proyecto nacional que tenga como horizonte el desarrollo de una Sociedad del Conocimiento, debe lograr que prevalezcan en el país condiciones de justicia social, pluralidad

y democracia participativa. Que una sociedad sea justa significa que contenga los mecanismos necesarios para que todos sus miembros satisfagan al menos sus necesidades básicas y desarrollen sus capacidades y planes de vida de maneras aceptables de acuerdo con su cultura específica.

Esto es reconocer el valor de la diversidad cultural, así como la necesidad de respetar y fortalecer cada una de las culturas, como condición de la pluralidad. Que prevalezca la democracia participativa, significa que la toma de decisiones y las acciones se realicen mediante una participación efectiva de representantes legítimos de todos los grupos sociales involucrados y afectados en la formulación de los problemas y en las resoluciones para implementar soluciones basadas en los conocimientos.

Así, podemos definir una sociedad del conocimiento, justa, democrática y plural, como aquella donde sus miembros (en su individualidad y en colectivo) tienen las capacidades de apropiarse de los conocimientos disponibles y generados en cualquier parte, y de aprovecharlos para comprender y resolver mejor sus problemas.

El conocimiento ha sido indispensable para la existencia y el progreso de todas las sociedades. Sin embargo, durante la segunda mitad del siglo XX adquirió una importancia estratégica para el desarrollo económico y social. En este contexto surge el concepto de sociedad del conocimiento.

En las sociedades del conocimiento los desarrollos científicos, humanísticos y tecnológicos son claves para la generación de riqueza, pero a diferencia de las llamadas “economías de conocimiento”, (caracterizadas por los mercados del conocimiento que han resultado del incremento en las producciones e intercambios de conocimientos a través de las tecnologías de la información y la comunicación), en las sociedades del conocimiento, la ciencia y la tecnología se ponen al servicio de la sociedad, dotando a cada país de capacidades de respuesta para la solución de sus problemas concretos.

No obstante, con el aprovechamiento social de los beneficios de la ciencia y la tecnología también se generan riesgos e incertidumbres.

La identificación de los riesgos, así como su valoración y su control implican una distribución de responsabilidades entre un conjunto de agentes y sectores sociales que participan de la ciencia y la tecnología.

Al depender de puntos de vista e intereses diferenciales de lo que se considera relevante, la definición y gestión de los riesgos no puede depender solamente de los expertos, sino que requiere de la participación activa, informada y responsable de todos los sectores sociales. Dicha participación, sin embargo, se complejiza en contextos de gran diversidad cultural y desigualdad, como es el caso de México.

Para que nuestro país tenga la capacidad de gestionar sus propios riesgos y basar su desarrollo en los conocimientos, es necesario garantizar que en ella prevalezca la pluralidad, la democracia y la justicia social. Para ello es imprescindible la reflexión humanística acerca de nuestra sociedad y del papel de los conocimientos en los diferentes ámbitos sociales.

Vislumbrado como un horizonte posible, la conformación en México de una sociedad de conocimiento plural, democrática y socialmente justa nos compromete como docentes y ciudadanos mexicanos a emprender un conjunto de acciones que debemos asumir si deseamos que los avances de las ciencias, las tecnologías y las humanidades redunden en beneficios para toda la ciudadanía, elevando el índice de competitividad nacional, pero sin detrimento de la calidad de vida de las personas.

Actividad 1

Tiempo: 120 min. Aprendizaje esperado Reflexiona acerca de la transformación que requiere su práctica docente en el proceso de conformación de una sociedad mexicana del conocimiento.

Primera parte (10 min.)

 En plenaria observen el siguiente video: http://www.youtube.com/watch?v=zLLL2V2q8UA&feature=player_embedded#at=137

 De las opciones que se presentan a continuación, marque con una “X” aquellas que representan los cambios más relevantes en la práctica docente acordes a las sociedades del conocimiento:

1. Comprometerse con el aprendizaje profesional continuo y permanente.

2. Promover aprendizajes colaborativos.

3. Trazar fronteras y límites muy claros entre el aula, la escuela y el contexto social y comunitario del alumno.

Que una sociedad sea justa significa que contenga los mecanismos necesarios para que todos sus miembros satisfagan al menos sus necesidades básicas y desarrollen sus capacidades y planes de vida de maneras aceptables de acuerdo con su cultura específica.

4. Incorporar las TIC en los procesos educativos.

5. Potenciar las capacidades de innovación entre los alumnos.

6. Transmitir el conocimiento de forma directa y expositiva desde el libro de texto hacia el alumno.

7. Integrar a los padres de familia y miembros de la comunidad en los procesos educativos.

8. Construir capacidades para gestionar el riesgo y la incertidumbre.

9. Enseñar a memorizar contenidos declarativos.

Segunda parte (110 min.)

 Formen equipos de 5 integrantes cada uno. De la tabla anterior, seleccionen conjuntamente alguna(s) de las opciones elegidas y reflexionen en torno a las siguientes preguntas:

1. ¿Cómo han logrado desarrollar esta opción en el aula?

2. ¿De qué forma esta opción les ha servido como palanca para repensar la actividad docente del siglo XXI y reorientar los aprendizajes de sus alumnos?

2. ¿Qué obstáculos les han impedido desarrollar esta opción en el aula?

3. ¿Qué circunstancias/elementos/factores les permitieron introducir y desarrollar esta opción en el aula?

4. ¿Por qué consideran que esta opción es característica de la práctica docente en una sociedad del conocimiento?

Cada equipo debe nombrar a un relator que se encargará de tomar nota de las ideas, aportaciones y conclusiones de los miembros de su equipo.

I.1.3. Las humanidades y las ciencias sociales: sus características, sus diferencias y su importancia en las sociedades contemporáneas.

Para enfrentar las situaciones que nos rodean, los seres humanos actuamos conforme a creencias que hemos adquirido en el proceso de crecimiento y socialización.

Tan sólo uno de los tipos de acciones cotidianas como, por ejemplo, alimentarse, supone creencias sobre los tipos de productos que se consideran alimenticios y que pueden ser ingeridos para mantener las funciones vitales, así como sobre las formas que son adecuadas para prepararlos.

Además de las creencias, las acciones que deben desarrollar los seres humanos para alimentarse y sobrevivir, implican conocimientos, reglas y valores.

Las creencias que tienen los seres humanos, que no se ponen en duda, y que son consideradas verdaderas suelen tomarse como conocimientos. ¿Cuándo se puede afirmar que los seres humanos tienen conocimientos y no sólo creencias sobre algún tema particular? ¿Cómo podemos saber que una creencia es verdadera?

El estudio del conocimiento nos ha permitido entender que para sostener nuestra creencia en la verdad de algo, tenemos que recurrir a un proceso de justificación que nos permita distinguir lo que hay detrás de las acciones que emprendemos todos los días.

Para reconocer qué diferencia hay entre creer y saber, y reconocer lo que es un proceso de justificación de una creencia, requerimos de los estudios en ciencias sociales y humanidades.

Mediante ellos podemos entender no solamente el complejo de acciones llevadas a cabo por los seres humanos, sino también qué ocurre cuando calificamos a estas acciones como buenas o malas.

Es desde las humanidades, que hoy podemos reconocer que las ciencias y las tecnologías son una parte de la realidad social y consisten en un complejo de actividades, de creencias, de saberes, de valores, normas, costumbres, instituciones, entre otros, que permiten que se produzcan ciertos resultados que suelen plasmarse en las teorías y en los conocimientos científicos y tecnológicos que se usan para transformar el mundo. Y es también desde las humanidades y las ciencias sociales que hoy podemos apreciar que, además de las ciencias y tecnologías, hay prácticas sociales diversas (tradicionales, campesinas, locales, indígenas) generadoras de conocimientos que pueden ser aprovechadas para resolver las problemáticas que nos aquejan.

El conocimiento es indispensable para la vida humana, tanto en lo individual como en la colectividad. En este sentido se puede afirmar que todas las sociedades, a lo largo de la historia de la humanidad, han sido “sociedades de conocimiento”. Sin embargo, la complejidad que caracteriza a las sociedades contemporáneas es tal que requerimos de enfoques multi, inter y transdisciplinarios para comprenderlas.

¿Qué papel juegan las ciencias sociales y las humanidades en el entendimiento de las sociedades actuales? ¿Por qué resulta de fundamental importancia promover la reflexión humanística sobre las sociedades del conocimiento?

Las creencias que tienen los seres humanos, que no se ponen en duda, y que son consideradas verdaderas suelen tomarse como conocimientos. ¿Cuándo se puede afirmar que los seres humanos tienen conocimientos y no sólo creencias sobre algún tema particular? ¿Cómo podemos saber que una creencia es verdadera?

Las humanidades y las ciencias sociales han enriquecido nuestra visión sobre lo que son los grupos humanos, y sus relaciones con los conocimientos. A partir de sus diversas perspectivas teórico-metodológicas hemos podido entender cómo han ido cambiando las formas de organización social, así como sus modos de producción, distribución y aprovechamiento de los conocimientos. Con la reflexión humanística también hemos podido entender la complejidad de los problemas que actualmente nos aquejan, delineando propuestas para su solución.

Además, las humanidades y las ciencias sociales han transformado lo que hoy podemos entender como conceptos de ciencia, técnica y tecnología, y cómo éstos se relacionan con la ética, la moral y los valores.

Es desde las humanidades que hoy podemos reconocer que las ciencias y las tecnologías son una parte de la realidad social y consisten en un complejo de actividades, de creencias, de saberes, de valores, normas, costumbres, instituciones, entre otros, que permiten que se produzcan ciertos resultados que suelen plasmarse en las teorías y en los conocimientos científicos y tecnológicos que se usan para transformar el mundo.

Para la comprensión de todos estos elementos y para incidir en ellos con el fin de transformar la sociedad para que ofrezca mayor bienestar a los seres humanos, son indispensables las ciencias sociales y las humanidades. Como tienen distintas formas de aproximación a los problemas sociales, y lo mismo ocurre con sus herramientas y métodos, es importante comprender sus diferencias.

Al incidir en el entendimiento que tenemos del más amplio sistema económico, político, educativo, social y cultural, las ciencias sociales y las humanidades nos llevan a repensar no solamente el carácter actual de nuestras sociedades contemporáneas, sino también el nuevo papel que adquiere la educación en general, y muy particularmente el papel de la educación en valores.

En la actualidad, la educación no puede centrarse únicamente en la “transmisión” de contenidos declarativos (conceptos, teorías o leyes más o menos establecidas), sino que se requiere de una mayor comprensión de cómo funcionan las sociedades, y cómo los ciudadanos podemos participar activamente en su transformación, a través del desarrollo de una cultura científica, tecnológica y humanística que aproveche las distintas formas y tipos de conocimientos necesarias para resolver las problemáticas que nos aquejan.

¿Qué papel juegan las ciencias sociales y las humanidades en el entendimiento de las sociedades actuales? ¿Por qué resulta de fundamental importancia promover la reflexión humanística sobre las sociedades del conocimiento?

I.1.4. Concepciones sobre la investigación científica y sus implicaciones para la comunicación y la enseñanza de las ciencias: las aportaciones humanísticas

Cada vez es más evidente cómo alrededor del mundo, el impacto de las ciencias y las tecnologías sobre distintas dimensiones sociales se ha incrementado de manera exponencial, a la par que ha crecido el interés de los ciudadanos por cuestiones relacionadas con su salud, educación, bienestar, seguridad social, entre otros temas. Cada vez con mayor fuerza, los avances científico-tecnológicos inciden y transforman la vida cotidiana de las personas, así como sus valores, creencias, normas y comportamientos.

Estamos ante la posibilidad de fundar un “nuevo contrato social sobre la ciencia” que transforme el papel que juega la sociedad con respecto a las ciencias y las tecnologías, tomando en cuenta a los funcionarios de estado, a los empresarios y a los ciudadanos en general como parte integral del sistema científico-tecnológico mismo.

Los nuevos modos de producir conocimientos, analizados desde perspectivas filosóficas y de las ciencias sociales, establecen nuevas relaciones de las ciencias y las tecnologías con la sociedad, situación que exige esclarecer y replantear las responsabilidades sociales de los docentes y comunicadores de las ciencias y de los científicos y los tecnólogos, en tanto agentes intencionales que responden a diversos intereses, valores y normas, dentro de los sistemas concretos de prácticas científicas y tecnológicas de las que forman parte.

Las ciencias naturales y sociales están formadas por complejos sistemas de agentes intencionales que realizan acciones buscando ciertos fines, entre los cuales necesariamente se encuentra la generación de conocimiento, para lo cual se utilizan ciertos medios, y cuyos resultados tienen consecuencias muchas veces no buscadas.

Tanto los fines que se persiguen, los medios que se utilizan, como las intenciones bajo las cuales opera un sistema socio-tecnocientífico y los resultados que de hecho se obtienen, son susceptibles de evaluación, por lo que entre las responsabilidades sociales de los docentes está la de promover que sus alumnos, en tanto futuros ciudadanos, se involucren críticamente en la toma de decisiones sobre los asuntos públicos de las ciencias y las tecnologías, y estén debidamente preparados para ello (a través del desarrollo de una cultura científico, tecnológica y humanística).

Ante la amplificación de los conflictos sociales, ambientales, culturales y políticos que son parte de la complejidad de las sociedades actuales, dos de los grandes desafíos que quedan por resolver son el reconocimiento de la pluralidad y la consolidación de las democracias. Esto replantea las funciones de la educación para el siglo XXI, ubicando como uno de sus ejes el trabajo pedagógico sobre los valores y las actitudes, así como la formación cívica en aras de hacer posible una convivencia más justa y democrática.

Educar para conocer, manejar, valorar y participar es una de las propuestas integrales encaminadas a una educación para la formación de ciudadanos capaces de implicarse cotidianamente en los asuntos que les conciernen. Puesto que la formación de una ciudadanía democrática requiere del desarrollo de capacidades de evaluación moral y de participación activa, la educación en valores no puede quedar restringida al ámbito familiar y privado, sino que también debería fomentarse en el ámbito de la escuela.

En un contexto multicultural de alta desigualdad como es el caso de México, poder sentar las bases para el desarrollo de un proyecto humano plural de transformación de aquellas condiciones sociales, culturales, ambientales, políticas y pedagógicas de exclusión e injusticia, requiere que los alumnos aprendan a convivir, compartir, cooperar, disentir, discrepar, discutir, confrontar, negociar, consensuar y, finalmente a decidir y participar.

El futuro de una vida democrática, en la que prevalezcan la justicia social, la libertad y la dignidad humana, depende en gran medida de desarrollar entre los futuros ciudadanos, hábitos verdaderamente participativos.

A su vez, el fomento de la participación pública, razonada y crítica, es quizá la dimensión más destacada de una cultura científica, tecnológica y humanística como instrumento para la democratización y para la constitución de auténticas sociedades de conocimiento.

Para gestionar la complejidad de nuestras sociedades, es preciso que las aulas y los centros de educación básica se conviertan en laboratorios de participación ciudadana, lugares en los que los estudiantes aprenden a tomar parte en la vida comunitaria, implicándose en los asuntos públicos que les afectan.

Actividad 2

Tiempo: 30 min. Aprendizajes esperados Reflexiona acerca de la importancia de las humanidades y las ciencias sociales en el entendimiento del mundo actual

Continúen con los equipos de trabajo, reflexionen sobre las siguientes preguntas y compartan sus conclusiones en plenaria:

 ¿Cuáles son las principales aportaciones que tienen las humanidades y las ciencias sociales para la comprensión de las sociedades actuales? (Recuerden que pueden ser metodológicas, conceptuales, valorativas)

 ¿Qué ejemplos de soluciones a problemas sociales contemporáneos conocen que sean el resultado del trabajo de las ciencias sociales y las humanidades?

I.2. EL PARA QUÉ DE LAS COMPETENCIAS PARA LA VIDA

El mundo llega al siglo XXI con profundas asimetrías y desigualdades; así como con cambios sin precedentes, en su mayoría de origen ancestral, pero agudizados por los nuevos procesos asociados a la globalización de la economía y a la transformación sustancial de la sociedad. En este marco, la situación de México no podía ser excepción.

Nuestro país está viviendo una de las crisis multidimensionales más profundas de su historia; los indicadores macroeconómicos y el estancamiento en todos los ámbitos que garantizan bienestar genérico son ilustrativos de la condición de desigualdad que describen el perfil del país. Superar esta crisis exige, entre otros factores, impulsar nuevas sinergias de la educación con todos los sectores sociales y productivos a fin de garantizar la generación, distribución y uso crítico de un conocimiento pertinente a una agenda social común, en tanto que afecta a toda la sociedad y se vincula con sus grandes problemas.

Dado este contexto, son múltiples las voces que hacen un llamado para que la educación contribuya a la construcción de un futuro sostenible “Una educación que garantice el conocimiento pertinente, desvelando el contexto, lo global, lo multidimensional y la interacción compleja, propiciando una inteligencia general apta para comprender el contexto, lo global, lo multidimensional y la interacción compleja de los elementos” (Morin, 1999).

La complejidad e incertidumbre de este siglo ameritan un currículo escolar de educación básica que pueda ayudar a los niños a tomar decisiones, a comprender el mundo y a hacer frente a riesgos y a situaciones de emergencia y de supervivencia que les pudieran tocar; ello, además de fomentar el desarrollo personal de los alumnos, ayudarlos a desarrollar su potencial y a disfrutar de una vida privada y social exitosa; les permitirá enfrentar eficazmente contextos y problemas de la vida cotidiana privada y social. Esto, considerando cuatro factores de central importancia en la formación de la subjetividad de los niños: a) la influencia de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) y la TV; b) el interés de los niños en temas globales; c) el fortalecimiento de nuevas relaciones sociales; y d) el desarrollo positivo del sentido del sí mismo.

Los intereses manifiestos de los niños nos advierten que puede no ser fácil ser niño en el inicio del siglo XXI, en ninguna parte del mundo. En el mundo subdesarrollado, los niños sufren desproporcionalmente; en los países en vías de desarrollo cinco sextas partes de los niños tienen un escaso acceso a los recursos del planeta, estadísticamente se puede decir que cada día mueren 16,000 niños debido a la pobreza; en los países desarrollados los niños sufren los efectos de la violencia y la desintegración social.

El respeto a los niños y lo que representan para nuestra sociedad, así como la clara intención de ayudarlos para hacer que su mundo sea un mejor lugar donde vivir son los temas centrales de la filosofía de la educación al inicio de este milenio y también constituyen los más altos valores a los que debe responder la educación.

Hay diversos estudios, pero sobre todo de países desarrollados que muestran que los niños están muy preocupados por el mundo en el futuro; están preocupados por cuestiones relacionadas con el futuro de la salud, el progreso, la seguridad, la pobreza, pero tienen esperanza de su propio futuro. Son mucho más pesimistas del futuro del mundo y están atentos a los titulares de noticias que han pasado de un evidente optimismo a principios de los 90, a una perspectiva negativa en todos los renglones de la vida cotidiana.

En todo caso, la educación debe reforzar sus competencias a fin de ayudarlos a enfrentar los muchos riesgos de la vida actual (por ejemplo, el VIH/SIDA, la drogadicción y la violencia) y a responder eficazmente a los contextos y tensiones a los cuales se enfrentan, y se enfrentarán, en el seno de su sociedad y a lo largo de su vida.

Es indudable que todos nuestros niños tendrán que enfrentar problemas vinculados al calentamiento global, a la elevación de los niveles del agua del mar, pandemias, clonación humana, aumento del terrorismo y crisis económicas. Con ello a cambios en el perfil de los valores de la cultura.

Y ante este panorama, la educación hoy día (en sus conceptos, en sus modelos y en sus programas) realmente no está diseñada para propiciar que nuestros niños prosperen y lleguen a satisfacer las necesidades de su vida en un escenario de cambios inimaginables. Tampoco está preparada para proveer las herramientas cognitivas, valorales y personales para hacer frente a un mundo incierto.

Por lo anterior, tenemos que pensar que los nuevos objetivos de la educación tendrán que partir de la consideración de que lo que la sociedad busca de la educación es que las personas se transformen a sí mismas y mantengan de manera positiva actitudes hacia la auto formación y que al transformarse a sí mismos transformen el contexto en el que viven. Ambos conceptos: la autoformación y el significado personal de nuestra influencia en el futuro, son de tal importancia que deberían quedar incorporados en el currículo de todas las escuelas.

Hay un acuerdo internacional acerca de la idea de que el currículo debe tener como propósito ayudar a que los niños piensen más críticamente y con mayor creatividad acerca del futuro. Este acuerdo implica impulsar el empoderamiento de los niños para que puedan reflexionar como encarar el mundo futuro.

Este propósito no se puede alcanzar a partir de aprendizajes academicistas frecuentes de las prácticas educativas tradicionales que no tienen un valor formativo en el largo plazo, porque una vez evaluados tienden a olvidarse. Dicho de otro modo, el problema ya no es la cantidad de información que los niños reciban, sino la calidad de una formación dirigida al mundo de la vida, pues como señala Sacristán (2008:62) “El aprendizaje como indagación y la creatividad acompañada de la

Hoy nuestros niños están viviendo un siglo de transformaciones sin paralelo y la pregunta en todas las latitudes del mundo es ¿Qué está haciendo la educación? para prepararlos a enfrentar una realidad caracterizada por la incertidumbre y la complejidad.

crítica se erigen como las competencias clave del ciudadano para poder afrontar la incertidumbre y la supercomplejidad de su contexto”.

En este sentido, las competencias para el mundo de la vida deberán preparar a los niños para que manejen y resuelvan situaciones en el presente y en el futuro. Estas situaciones son en su mayoría imprevisibles; por lo que requieren la apropiación de capacidades para enfrentar los retos que se vayan presentando: aprender cómo aprender y cómo autorregular el propio aprendizaje.

Una educación así podrá conducir a que nuestros hijos en el futuro, puedan impulsar nuevos acuerdos de cooperación internacional, buenos gobiernos y un reparto más equitativo de los recursos de la tierra y de los avances de la ciencia y la tecnología.

Ello exige reinventar la escuela para que sea capaz de estimular el desarrollo de los conocimientos, habilidades, actitudes, valores y emociones que requiere vivir en contextos sociales inciertos, cambiantes y saturados de información. Las competencias para el mundo de la vida deberán impulsar una formación donde el niño pueda usar críticamente la información a fin de que le ayude a comprender mejor la realidad y construir individual y colectivamente, significados contingentes a sus intereses y posibilidades de discernimiento y comprensión.

Es importante destacar que los modelos pedagógicos para internalizar los nuevos valores y comportamientos, requiere una gran inversión de tiempo de instrucción, puesto que los alumnos deben practicar sus nuevas competencias para adquirirlas o discutir y realizar un trabajo de reflexión personal y colectivo para poder identificarse con sus nuevos valores.

Un enfoque educativo desde las competencias para la vida implica cumplir tres condiciones:

 Un cambio de paradigma en el papel de la educación, sobre todo en su capacidad para desarrollar competencias y valores.

 Las competencias para la vida deben ser relevantes tanto para la vida futura de los estudiantes, como para sus necesidades presentes.

 En cuanto a los recursos didácticos, el material tradicional es insuficiente y los abordajes más directamente ligados a la práctica y a la interactividad, basados en la experiencia personal y en la experimentación, tendrán que ser utilizados.

Por lo anterior es claro que, la implementación de los objetivos de un currículo basados en las competencias para la vida no es compatible con las técnicas del aprendizaje mecánico basado en la memorización por repetición. Esto implica la renovación completa de los métodos de enseñanza, lo que también tiene repercusiones importantes en la formación de los profesores.

Un abordaje desde las competencias para la vida requiere docentes y educadores muy competentes, beneficiarios de una formación adecuada, tanto inicial como en servicio, que se formen particularmente en situaciones de crisis o de necesidades urgentes. Además de docentes calificados

y dotados de competencias interdisciplinarias, otros educadores y actores de la sociedad son necesarios para la enseñanza de competencias para la vida.

Desde esta perspectiva, pensar la evaluación por competencias en el proceso de formación integral es adoptar una nueva visión y actitud como docente; implica la construcción y acompañamiento de un proceso permanente y sistémico. La evaluación por competencias se constituye en el eje de procesos educativos encaminados a constituir a ciudadanos gestores de su propia educación.

Actividad 3

Tiempo: 110 min. Aprendizaje esperado Reflexiona sobre la importancia que tienen las competencias para la vida y la manera de desarrollarlas en los alumnos, dentro de las actividades de enseñanza que se llevan a cabo de manera cotidiana.

La enseñanza de competencias para la vida tiene pues implicaciones importantes para el currículo y los métodos de enseñanza. En equipos de cuatro integrantes elaboren un escrito que dé respuesta a las siguientes preguntas

1) ¿Cuáles son estas implicaciones y sus contextos?

2) Cuáles son los objetivos de una educación orientada hacia el desarrollo de competencias para la vida?

3) ¿Cuáles serían los abordajes y estrategias metodológicas más “practicables” para introducir efectivamente las competencias para la vida en el currículo?

4) ¿Cómo estas competencias pueden ser desarrolladas a lo largo de toda la vida en un mundo en cambio rápido y constante?

5) ¿Qué estrategias deben implementar los docentes para desarrollar en los niños competencias para la vida?

I.3. TRANSDISCIPLINA Y PENSAMIENTO COMPLEJO

I.3.1. ¿Qué es lo Transdisciplinar?

Para abordar el concepto de Pensamiento Complejo de Edgar Morin, consideramos necesario iniciar la exposición con un breve repaso sobre lo que se entiende por transdisciplina, toda vez que ésta constituye uno de los núcleos sobre los que se basa el concepto de pensamiento complejo de Morin.

El autor francés señala que la disciplina es una categoría de organización artificial en el seno del conocimiento científico; ella instituye la división y la especialización del trabajo y responde a la diversidad de los dominios que recubren las ciencias. Si bien está englobada a través de un conjunto científico más vasto, una disciplina tiende naturalmente a la autonomía debido a la delimitación de sus fronteras, la lengua que ella se constituye, las técnicas que ella está conducida a elaborar o a utilizar, y eventualmente por las teorías que le son propias. La organización disciplinaria fue instituida en el siglo XIX, particularmente con la formación de las universidades modernas, luego se desarrolló en el siglo XX con el impulso de la investigación científica.

Con la institucionalización de las disciplinas, la predictibilidad y el control, núcleo del paradigma newtoniano, las disciplinas llegaron a ser el sello distintivo de una modernización arrogante caracterizada por la búsqueda de leyes universales, la racionalidad y la eficiencia. La ciencia y la tecnología también llegaron a ser poderosas metáforas para la transformación de la política y garantía de la facultad humana para controlar la naturaleza y la sociedad.

El paradigma unidisciplinario inspiró una cultura científica que escindió, durante siglos, los campos de conocimiento; lo peor del caso es que este paradigma, también denominado de la simplicidad, fue incapaz de interrogarse acerca de problemas globales y expulsó los problemas humanos de la reflexión científica. Respecto a las humanidades Morin (2007) señala que el costo fue el “debilitamiento del sentido de responsabilidad, ya que cada uno tiende a no ser responsable más que de sus tareas especializadas, así como del debilitamiento de la solidaridad” (p. 20). Edgar Morin es un filósofo que nació el 8 de julio de 1921 en Francia, y cuyo nombre real es Edgar Nahum. Desde muy joven, se hizo miembro del Partido Comunista y formó parte de la resistencia francesa, durante la invasión alemana a Francia en 1940. Morin se ha dedicado a la filosofía, la política, la matemática y la cinematografía, siempre desde una postura comprometida con la justicia social y el bienestar de la humanidad. Es el padre del paradigma del pensamiento complejo. Recomendación Esta nota biográfica puede ampliarse con la lectura del texto “Biografía de Edgar Morin”, que se encuentra en archivo PDF en el CD Anexos.

El paradigma de la simplicidad (disciplinario) tiene las siguientes características (Gibbons, 1998; Casas y Dettmer, 2006):

 La investigación es disciplinaria e institucionalizada en centros especializados.

 Hay una clara diferenciación de la investigación en básica, aplicada y tecnológica.

 La división del conocimiento se da a partir de la delimitación de áreas científicas unidisciplinarias que de suyo fragmentan el saber; invierten un enorme esfuerzo para definir fronteras disciplinarias palpables y se sobrestima la hiper-especialización.

 Todo el proceso de investigación se regula a partir de un concepto lineal de generación de conocimiento que inicia con la investigación básica y culmina con el desarrollo tecnológico.

 La comunidad científica valida el conocimiento producido sin importar si tiene aplicabilidad.

 El conocimiento es resultado de un método riguroso, sistemático y que mantiene control sobre las variables: el experimental.

 Se conceptualiza a la naturaleza como una extensión de la persona humana, la cual era en esencia pasiva; por ende, a la naturaleza se le domina y controla.

 Se enfoca fundamentalmente a la búsqueda de leyes y regularidades.

 Enfatiza la cuantificación, descualificando los objetos y procesos estudiados.

Para finales de la década de los 60 del siglo XX, inició el colapso del paradigma newtoniano, o de la simplicidad; dicha crisis ha tenido un impacto directo en los fundamentos epistemológicos que sustentan las teorías, conceptos y categorías de la ciencia actual. En este contexto, las grandes categorizaciones producidas por las sucesivas revoluciones de la modernidad (científica, política, cultural, industrial) alrededor de las cuales el mundo contemporáneo se organizó, empezaron a erosionarse o cuestionarse por la sociedad (Nowotny y cols. 2008).

Particularmente, en el terreno cognitivo, la popularidad de la Teoría del Caos tuvo gran impacto. El reconocimiento del efecto del vuelo de la mariposa apoyó la no-linealidad en todos los ámbitos, individual, social, político y por supuesto, científico. De esta forma, desde hace cuatro décadas la perspectiva epistemológica que articulaba el disciplinarismo y la predictibilidad se empezó a resquebrajar.

“El paradigma unidisciplinario inspiró una cultura científica que escindió, durante siglos, los campos de conocimiento; lo peor del caso es que este paradigma fue incapaz de interrogarse acerca de problemas globales y expulsó los problemas humanos de la reflexión científica.”

En este sentido, González Casanova (2004: 11) señala que “el impacto de la nueva Revolución Científica altera profundamente nuestra división y articulación del trabajo intelectual, de las humanidades, las ciencias, las técnicas y las artes. Obliga a replantear, en estos inicios del siglo XXI, una nueva cultura general, y nuevas formas de cultura especializada con intersecciones y campos acotados, que rompen las fronteras tradicionales del sistema educativo y de la investigación científica y humanística, así como del pensar en el arte y en la política”.

Hoy día las observaciones y experimentos científicos constatan nuevas conexiones y sincronicidades entre todo tipo de fenómenos no aparentemente conectados entre sí y no explicables por la acción de ninguno de los campos reconocidos hasta este momento. Ello determina que la investigación genere múltiples prácticas que se van ajustando en la medida en que la complejidad y la incertidumbre favorecen el crecimiento exponencial de variables, procesos interrelacionados y objetos que pueden seguir siendo investigados.

Al respecto, Castellanos (2010) señala que el nuevo paradigma busca la riqueza en las complementariedades y en los antagonismos; lo que implica el reconocimiento del pluralismo, la diversidad y la relatividad, sin que ello signifique construir falsos consensos carentes de reflexión crítica. El paradigma de la complejidad no aspira al establecimiento de relaciones lineales causa-efecto, que son parte central del paradigma newtoniano (simplicidad), sino a una perspectiva donde el conocimiento tiene muchas relaciones no-lineales sujetas a cambios cuyos patrones son impredecibles (complejidad).

Los enfoques reduccionistas, derivados de la especialización son sustituidos o complementados por enfoques sistémicos que combinan la síntesis con el análisis; y al menos al principio, generan herramientas que permitan tender puentes entre los diversos campos de conocimiento. Superar la visión parcial de la ciencia permitirá reenfocar las ciencias y las tecnologías al servicio de fines social y éticamente robustos y sugerir nuevas reconstrucciones ante la crisis de la filosofía contemporánea. Ello implica la necesidad de ensayar formas de organización que superen las fronteras disciplinarias y atiendan los problemas a través de enfoques integrados que partan de la delimitación de áreas prioritarias pues como señala Carlota Pérez:

La actitud pedagógica moderna supone también asumir un rol estimulador de la interacción entre los estudiantes propios y con los de otras disciplinas. Esto es importante porque, una vez que la vieja estructura piramidal compartimentada por funciones es reemplazada por las redes de unidades plurifuncionales, el incorporarse a un equipo de trabajo supone a menudo ser el único representante de esta disciplina o función en el grupo. Esto es muy distinto de la 'repartición del trabajo' entre los miembros de un conjunto de personas de la misma especialidad. (Pérez, 2000, 55).

Por lo anterior, hoy día el trabajo de las comunidades científicas y académicas es apasionante; pues se requieren nuevos conceptos globales y comprehensivos que posibiliten la contextualización y articulación de saberes y que hagan visibles (Morín, 2007) los conjuntos complejos; las interacciones y retroacciones entre las partes y el todo; las entidades multidimensionales; y los problemas esenciales. Se requieren nuevos conceptos como el de sustentabilidad que no sólo aborden el

problema de los desequilibrios entre el mundo natural y el humano, sino que tengan también la capacidad de inspirar múltiples movimientos sociales y políticos que cuestionan cotidianamente el crecimiento económico basado en el poder nuclear y en el uso acrítico de los avances de la ciencia y la tecnología.

El surgimiento de nuevas ciencias complejas sumadas a la comprensión del caos y que condujo a replantear el sentido de la articulación de las ciencias, superando la propensión a buscar soluciones multidisciplinarias y eficientes para dar respuesta a los problemas planteados. De la epistemología de las causas se pasó a la epistemología de los efectos; de la epistemología de los individuos a la de las organizaciones; de la epistemología de las variables a la de conjuntos y sistemas (González Casanova, 2004: 49).

En este sentido, la interdisciplinariedad y la transdisciplinariedad no son características secundarias ni complementarias de algún enfoque curricular, no son elementos accesorios y adjetivos del proceso formativo, por el contrario, constituyen un nuevo paradigma formativo que permea la dinámica educativa de la educación formal en todos sus niveles.

Para aclarar el punto es preciso iniciar con explicitar lo que la inter y la transdisciplina no son (Varios, 2007):

a. No son la condescendencia por aceptar algunos conceptos derivados de una ciencia en el marco explicativo de otra.

b. No son una concesión para incorporar nociones explicativas de un campo de conocimiento y trasladarlos, sin ningún criterio epistemológico a otro.

c. No se reducen tampoco a encuentros esporádicos entre expertos de diversos campos de conocimiento que se esfuerzan por comprender la lógica de construcción científica de una ciencia ajena a ellos.

d. No pueden estimularse por la presión de los recursos financieros, que obliga a investigadores de diversos campos a coincidir durante un periodo específico de tiempo, en el desarrollo de proyectos de investigación “globales”.

La puesta en práctica de un nuevo modo de producción de conocimientos, se caracteriza, según Aronson, por: a) originarse en amplias estructuras transdisciplinarias sociales y económicas, que superan el plano estrictamente cognitivo; b) superar la diferencia entre conocimiento básico y aplicado, buscando la circulación constante entre ambos niveles; c) configurarse en espacios horizontales, heterogéneos y transitorios; d) contar con una escala más amplia de controles internos; e) orientarse hacia quienes demandan conocimiento “útil”, ya sea la industria, el gobierno o la sociedad; f) usar la negociación y transacción como herramienta permanente de trabajo en los grupos; g) concebir el conocimiento como el resultado de factores estrechamente vinculados a las variaciones de la oferta y la demanda y a las vicisitudes del mercado y, h) medir el éxito por la contribución a favor de la resolución de problemas de orden transdisciplinarios (Aronson, 2003,3)

Los enfoques ínter y transdisciplinarios apuntan a la generación de nuevas unidades epistémicas, que por su naturaleza tienen la capacidad de explicar la complejidad social y natural de los fenómenos que hoy enfrenta la humanidad. Ambos enfoques, como lo señala González Casanova

(2004) son “una de las soluciones a un problema mucho más profundo como es el de la unidad del ser y el saber, o la unidad de las ciencias, las técnicas, las artes y las humanidades con el conjunto cognoscible y construible de la vida y del universo” (p.17).

De manera particular, el mismo autor señala que “La categoría de los sistemas complejos planteó […] el estudio de la interdisciplina como complejidad, y de los nuevos sistemas auto-regulados y abiertos como sistemas en los que la descripción, explicación y construcción no se definen en las formas deterministas o probabilísticas del pasado sino por interacción de los componentes” (González Casanova, 2004:70).

De este modo, la interdisciplina se constituye en un cruce de conocimientos, puente de reflexión metodológica que dinamiza las diversas áreas del saber, a través de procesos de entrelazamiento y de mutua fecundación, en los cuales es posible “...suplir los “defectos” de una disciplina a través de la utilización de alguna otra ley, principio o conquista que aportara su avance y progreso” (Borrero,1991:25).

Por su parte, la transdisciplina aspira a acompañar el desplazamiento de los intereses científicos hacia un enfoque centrado en problemas e implica una relación directa entre la investigación y la acción, proceso y resultado: “no refiere, entonces, a un saber que se desarrolla antes (por actores distintos) para aplicarse después (por otros actores): al contrario, la solución de problemas se origina y se mantiene permanentemente vinculada al contexto de aplicación, un contexto que es siempre nuevo...su directriz es la creatividad” (Aronson, 2003:4).

La transdisciplinaridad es, ante todo, una disciplina de pensamiento; no una disciplina en el sentido normal del término. Es decir, los diferentes saberes particulares, las diferentes ciencias, son disciplinas. Pero pensar de modo transdisciplinario es situarse en un plano que va más allá de lo meramente interdisciplinario.

El pensamiento transdisciplinar nos lleva a un nuevo plano, un pensamiento de un nuevo orden y crea un nuevo espacio para el saber. Saber que en adelante será un saber organizado transdisciplinariamente. Por ejemplo, el concepto transdisciplinar de autoorganización gesta su significado en el nivel biológico y, por supuesto, en el nivel social, las ideas de código genético y de código cultural pueden entrelazarse, retroalimentarse y complementarse. Lo transdisciplinar del concepto de autoorganización es que en todos los niveles en los que puede aplicarse, nos lleva a la idea de un orden a partir del ruido, de una organización producida a partir de donde no había nada. Más importante aún que la transdisciplinaridad en términos conceptuales es la necesidad de un método (estrategia) transdisciplinar. Se trata de un método que nos ayude a construir argumentos sólidos basados en la interrelación de las diversas complejidades, los diferentes niveles y contextos. Un método que nos permita hacer emerger nuevas figuras de saber. Un método que nos ayude a tejer un entramado con todas las disciplinas.

“La transdisciplinaridad es, ante todo, una disciplina de pensamiento; no una disciplina en el sentido normal del término”.

I.3.2. En palabras de Edgar Morin

Prólogo al libro: Introducción al Pensamiento

Complejo, de Edgar Morin

Legítimamente, le pedimos al pensamiento que disipe las brumas y las oscuridades, que ponga orden y claridad en lo real, que revele las leyes que lo gobiernan. El término complejidad no puede más que expresar nuestra turbación, nuestra confusión, nuestra incapacidad para definir de manera simple, para nombrar de manera clara, para poner orden en nuestras ideas.

Al mismo tiempo, el conocimiento científico fue concebido durante mucho tiempo, y aún lo es a menudo, como teniendo por misión la de disipar la aparente complejidad de los fenómenos, a fin de revelar el orden simple al que obedecen.

Pero si los modos simplificadores del conocimiento mutilan, más de lo que expresan, aquellas realidades o fenómenos de los que intentan dar cuenta, si se hace evidente que producen más ceguera que elucidación, surge entonces un problema: ¿cómo encarar a la complejidad de un modo no-simplificador? De todos modos este problema no puede imponerse de inmediato.

Debe probar su legitimidad, porque la palabra complejidad no tiene tras de sí una herencia noble, ya sea filosófica, científica, o epistemológica. Por el contrario, sufre una pesada tara semántica, porque lleva en su seno confusión, incertidumbre, desorden. Su definición primera no puede aportar ninguna claridad: es complejo aquello que no puede resumirse en una palabra maestra, aquello que no puede retrotraerse a una ley, aquello que no puede reducirse a una idea simple.

Dicho de otro modo, lo complejo no puede resumirse en el término complejidad, retrotraerse a una ley de complejidad, reducirse a la idea de complejidad. La complejidad no sería algo definible de manera simple para tomar el lugar de la simplicidad. La complejidad es una palabra problema y no una palabra solución.

La necesidad del pensamiento complejo no sabrá ser justificada en un prólogo. Tal necesidad no puede más que imponerse progresivamente a lo largo de un camino en el cual aparecerán, ante todo, los límites, las insuficiencias y las carencias del pensamiento simplificante, es decir, las condiciones en las cuales no podemos eludir el desafío de lo complejo. Será necesario, entonces, preguntarse si hay complejidades diferentes y si se puede ligar a esas complejidades en un complejo de complejidades. Será necesario, finalmente, ver si hay un modo de pensar, o un método, capaz de estar a la altura del desafío de la complejidad. No se trata de retomar la ambición del pensamiento simple de controlar y dominar lo real. Se trata de ejercitarse en un pensamiento capaz de tratar, de dialogar, de negociar, con lo real.

Habrá que disipar dos ilusiones que alejan a los espíritus del problema del pensamiento complejo. La primera es creer que la complejidad conduce a la eliminación de la simplicidad. Por cierto que la complejidad aparece allí donde el pensamiento simplificador falla, pero integra en sí misma todo aquello que pone orden, claridad, distinción, precisión en el conocimiento. Mientras que el pensamiento simplificador desintegra la complejidad de lo real, el pensamiento complejo integra lo más posible los modos simplificadores de pensar, pero rechaza las consecuencias mutilantes, reduccionistas, unidimensionalizantes y finalmente cegadoras de una simplificación que se toma por reflejo de aquello que hubiere de real en la realidad. La segunda ilusión es la de confundir complejidad

con completad. Ciertamente, la ambición del pensamiento complejo es rendir cuenta de las articulaciones entre dominios disciplinarios quebrados por el pensamiento disgregado (uno de los principales aspectos del pensamiento simplificador); éste aísla lo que separa, y oculta todo lo que religa, interactúa, interfiere. En este sentido el pensamiento complejo aspira al conocimiento multidimensional.

Pero sabe, desde el comienzo, que el conocimiento completo es imposible: uno de los axiomas de la complejidad es la imposibilidad, incluso teórica, de una omniciencia. Hace suya la frase de Adorno «la totalidad es la no-verdad». Implica el reconocimiento de un principio de incompletud y de incertidumbre. Pero implica también, por principio, el reconocimiento de los lazos entre las entidades que nuestro pensamiento debe necesariamente distinguir, pero no aislar, entre sí. Pascal había planteado, correctamente, que todas las cosas son «causadas y causantes, ayudadas y ayudantes, mediatas e inmediatas, y que todas (subsisten) por un lazo natural e insensible que liga a las más alejadas y a las más diferentes». Así es que el pensamiento complejo está animado por una tensión permanente entre la aspiración a un saber no parcelado, no dividido, no reduccionista, y el reconocimiento de lo inacabado e incompleto de todo conocimiento.

Esa tensión ha animado toda mi vida. Nunca pude, a lo largo de toda mi vida, resignarme al saber parcelarizado, nunca pude aislar un objeto de estudio de su contexto, de sus antecedentes, de su devenir. He aspirado siempre a un pensamiento multidimensional. Nunca he podido eliminar la contradicción interior. Siempre he sentido que las verdades profundas, antagonistas las unas de las otras, eran para mí complementarias, sin dejar de ser antagonistas. Nunca he querido reducir a la fuerza la incertidumbre y la ambigüedad.

Desde mis primeros libros he afrontado a la complejidad, que se transformó en el denominador común de tantos trabajos diversos que a muchos le parecieron dispersos. Pero la palabra complejidad no venía a mi mente, hizo falta que lo hiciera, a fines de los años 1960, vehiculizada por la Teoría de la Información, la Cibernética, la Teoría de Sistemas, el concepto de auto-organización, para que emergiera bajo mi pluma o, mejor dicho, en mi máquina de escribir. Se liberó entonces de su sentido banal (complicación, confusión), para reunir en sí orden, desorden y organización y, en el seno de la organización, lo uno y lo diverso; esas nociones han trabajado las unas con las otras, de manera a la vez complementaria y antagonista; se han puesto en interacción y en constelación.

El concepto de complejidad se ha formado, agrandado, extendido sus ramificaciones, pasado de la periferia al centro de mi meta, devino un macro-concepto, lugar crucial de interrogantes, ligando en sí mismo, de allí en más, al nudo gordiano del problema de las relaciones entre lo empírico, lo lógico y lo racional. Ese proceso coincide con la gestación de El Método, que comienza en 1970; la organización compleja, y hasta hiper-compleja, está claramente en el corazón organizador de mi libro El Paradigma Perdido (1973).

El problema lógico de la complejidad es objeto de un artículo publicado en 1974 (Más allá de la complicación, la complejidad, incluido en la primera edición de Ciencia con Conciencia). El Método es y será, de hecho, el método de la complejidad.

Edgar Morin,

http://www.pensamientocomplejo.com.ar/docs/files/MorinEdgar_Introduccion-al-pensamiento-complejo_Parte1.pdf (consultada el 24 de septiembre de 2011)

Actividad 4

Tiempo: 90 min. Aprendizaje esperado Reflexiona acerca de los cambios que requiere su práctica docente para desarrollar el pensamiento complejo.

Analicen en equipos de 5 cinco integrantes los textos “¿Qué es lo transdisciplinar?” y “En palabras de Edgar Morin” de esta Guía y localicen, según su punto de vista, las cinco ideas más importantes de cada uno de los textos.

 Cada equipo expondrá por qué eligió esas ideas.

 En plenaria se realizará una dinámica de exposición y discusión para llegar a consensos.

I.3.3. Principios del pensamiento complejo

Morin propone tres principios que nos pueden ayudar a comprender la complejidad y nuestra relación con el contexto en que vivimos:

El principio hologramático relaciona el todo con las partes y las partes con el todo. La parte está en el todo y el todo, en cierto modo, está en la parte. Las relaciones entre el todo y cada una de las partes son complejas: la unión entre las partes constituyen el todo, que a su vez retroactúa sobre cada una de las partes originándoles propiedades de las que antes carecían. Es una relación solidaria, no acumulativa. De ella se origina el segundo principio:

El principio recursivo organizacional, consistente en la organización que el todo impulsa a las partes y viceversa. Según ello, el resultado de las interacciones es a su vez productor de otros principios. En otros términos: el producto es productor.

El principio dialógico, que se basa en la asociación compleja de elementos que necesitan actuar juntos para su existencia. El uno no puede existir sin el otro: tienen necesariamente que dialogar para existir.

El pensamiento complejo es un tipo de pensamiento que no excluye el todo por tener en cuenta la parte, ni la parte por tener en cuenta el todo. Se concentra en desarrollar el diálogo entre orden, desorden y organización; intenta comunicar y entrelazar las dimensiones físicas, biológicas, espirituales, culturales, sociológicas e históricas de lo humano, durante tanto tiempo vistas como componentes independientes.

Morin da los siguientes rasgos del pensamiento complejo:

 La necesidad de asociar el objeto a su entorno.

 La necesidad de unir el objeto a su observador.

 El objeto ya no es principalmente objeto si está organizado y, sobre todo, si es organizante: es un sistema.

 La desintegración del elemento simple.

 La confrontación con la contradicción.

Pero para ello hay que pensar en cómo pensamos, hay que detenerse a pensar en cómo enseñamos a nuestros niños y jóvenes a pensar.

De allí que podamos afirmar que la complejidad es un espacio general de pensamiento.

En síntesis, en el pensamiento complejo:

 No es posible reducir al ser humano a una definición y disolverlo en estructuras formales.

 Es necesario concebir diferentes niveles de realidad, regidos por diferentes lógicas.

 No hay un lugar cultural privilegiado desde donde se pueda juzgar a las otras culturas.

 Es un imperativo ético rechazar toda actitud que niegue el diálogo y la discusión, cualquiera que sea su origen. El saber compartido debería conducir a una comprensión compartida, fundada en el respeto absoluto de las alteridades.

 Es un imperativo ético el reconocimiento de la Tierra como patria. Todo ser humano tiene derecho a una nacionalidad, pero, a título de habitante de la Tierra, él es al mismo tiempo un ciudadano del mundo, un ser transnacional. Hay que luchar por el reconocimiento, por el derecho internacional, de la doble pertenencia: a una nación y a la Tierra.

 La complejidad es una actitud.

 Aquél que piensa de forma compleja nunca es excluyente, ortodoxo ni dictatorial.

 Aquel que piensa de forma compleja está construyendo una cultura de la solidaridad.

La cultura de la complejidad promociona el espacio en que los seres humanos son considerados como sujetos. Seres humanos que saben que su autonomía se nutre de múltiples dependencias con sus semejantes. Seres que saben que su subjetividad depende de su relación con el nosotros de la sociedad, y que ese nosotros depende de la autonomía de pensamiento y acción de cada uno.

I.3.4. El pensamiento complejo y la educación

Históricamente se ha dividido o parcelado al conocimiento; desde el paradigma de la simplicidad, se considera como una virtud dividir los elementos del mundo en múltiples partes para poder estudiarlas; por ello, se separa lo que está ligado (disyunción) reivindicando la especialización; o bien se unifica lo que es diverso (reducción).

Con relación al ser humano, se parte de la idea de que es un ser biológico y cultural, que se desenvuelve por medio del lenguaje. Pero para estudiarlo se desunen estas dos realidades o se reduce una a la otra. Se estudia biológicamente al ser humano en laboratorios de anatomía o de fisiología, y por otro lado se le estudia como ser cultural desde las ciencias sociales y las humanidades. Se estudia al cerebro como órgano biológico y se estudia por otra parte a la mente como una entidad diferente.

El mundo actual es desde cualquier óptica un mundo complejo. Los fenómenos naturales, sociales, económicos, culturales y políticos son todos ellos complejos; esto es, pueden analizarse, interpretarse, revisarse o resolverse desde una multiplicidad de puntos de vista, y desde una gran variedad de disciplinas. Esto es cierto en la medida en que una “cabeza bien puesta es una cabeza que es apta para organizar los conocimientos y de este modo evitar una acumulación estéril” (Morin, 2002:26).

Por ejemplo, hablar del concepto de vida con nuestros estudiantes, puede hacerse desde la biología, la química, la física, la sociología y la antropología; se puede hablar del origen de la vida en la Tierra o de la calidad de vida de los habitantes de una localidad en específico; se puede hablar de clonación o de cómo ha aumentado la esperanza de vida de los mexicanos en las últimas décadas. Ante el concepto “vida” existe una enorme y rica variedad de temas que abordar. Es decir, si la realidad es compleja, ella requiere un pensamiento obligatoriamente multidimensional, capaz de comprender la complejidad de lo real y construir un conocimiento que tenga en consideración la misma amplitud.

Al respecto, cabe señalar la necesidad de superar el enfoque actual de hiperespecializar el conocimiento a partir de disciplinas predeterminadas y artificialmente limitadas, que impiden ver lo global (que fragmenta en parcelas) y lo esencial (que disuelve). Por otra parte, la hiperespecialización fracturó el campo del saber e impidió reconocer la naturaleza de los grandes interrogantes humanos: el cosmos, la naturaleza, la vida y el ser. Morin enfatiza en relación con este punto que no hay substancia simple al igual que no hay ideas simples. Lo simple es el resultado de una simplificación.

La cultura de la complejidad promociona el espacio en que los seres humanos son considerados como sujetos. Seres humanos que saben que su autonomía se nutre de múltiples dependencias con sus semejantes. Seres que saben que su subjetividad depende de su relación con el nosotros de la sociedad, y que ese nosotros depende de la autonomía de pensamiento y acción de cada uno.

Lo simple es siempre lo simplificado. En síntesis, que al paradigma de la simplicidad lo rige el principio de la simplificación, que aplica a los fenómenos la disyunción y la reducción.

El paradigma del pensamiento complejo lleva a reconocer los “encierros disciplinarios” y a promover las rupturas con ellos a fin de poder generar nuevos esquemas cognitivos e inventar hipótesis explicativas nuevas. La conjunción de nuevas hipótesis y del nuevo esquema cognitivo permiten articulaciones, organizativas o estructurales, entre disciplinas separadas y permiten concebir la unidad de lo que estaba hasta entonces separado (Morin, s/f)).

Morin (2002) considera que la educación tiene un papel central en la formación para una nueva forma de organizar el conocimiento; el autor señala que “como nuestro modo de conocimiento desune a los objetos, tenemos que concebir qué los une. Como aísla a los objetos de su contexto natural y del conjunto del que forman parte, constituye una necesidad cognitiva poner en su contexto un conocimiento particular y situarlo respecto de un conjunto” (p.27).

Hoy día se precisa mantener un punto de vista más amplio centrado en problemas complejos y en perspectivas interdisciplinarias que transgreden las fronteras históricas de las disciplinas científicas; pues aún los problemas particulares “no pueden plantearse y pensarse correctamente si no es en su contexto, y el contexto de esos problemas debe plantearse cada vez más en el contexto planetario” (Morin, 2002: 13).

Bajo esta perspectiva, Morin propone que a través del pensamiento complejo es posible construir una nueva forma de hacer teoría del conocimiento, acorde con la nueva educación, la nueva ciencia y la nueva filosofía que se requieren para transformar a la sociedad.

Propone un tipo de racionalidad abierta (un nuevo espíritu científico), en la que sea fundamental la dialéctica entre lo simple y lo complejo porque la complejidad no quiere complicar lo que es simple o lo que se pueda simplificar. La complejidad no reduce la visión de lo real ni a lo meramente analítico ni a lo holístico. Es la relación entre los momentos del análisis y de la síntesis lo que importa. Es la relación, el tejido de relaciones, lo que nos permite concebir el fenómeno.

De ahí la necesidad, nos dirá Edgar Morin, de hacer de la concepción (conceptualización) un arte. Un arte complejo o arte de concebir las interacciones, las interferencias y los entrelazamientos sistémicos.

La figura 1 muestra el ciclo de generación y organización del conocimiento, cuya base es la aptitud para contextualizar y totalizar los saberes.

Figura 1. Ciclo de generación y organización de conocimiento

Es indispensable educar para el desarrollo de un tipo de pensamiento capaz de enfrentar el mundo complejo en el que vivimos, lleno de cambios tan rápidos e imprevisibles, que a veces pasan desapercibidos o son difíciles de comprender y asimilar. Debemos reconsiderar una reorganización del conocimiento; en este sentido, el conocimiento es sólo conocimiento en tanto es organización, relación y contextualización.

Ante la situación de violencia e inequidad que se vive actualmente en el mundo, y en particular en nuestro país, debemos tener presente que, si queremos un futuro mejor para nuestros hijos y nietos, debemos transformar la sociedad. Una herramienta indispensable para lograr dicha transformación, es sin duda la educación, y una evolución de la sociedad implica, a su vez, un cambio del pensamiento. La reforma en el pensamiento implica la capacidad para comprender que la complejidad es ante todo un paradigma, una forma de pensar.

El conocimiento pertinente es el que es capaz de situar toda la información en su contexto […] El conocimiento progresa principalmente no por sofisticación, formalización y abstracción, sino por la capacidad para contextualizar y totalizar. (Edgar Morin).

Reconstrucción del conocimiento: separación, diferenciación, oposición, exclusión

Traducción y reconstrucción a partir de señales, signos, símbolos, en forma de representaciones, ideas, teorías y discursos

Construcción de conocimiento: conjunción, inclusión e implicación

ORGANIZACIÓN DE LOS CONOCIMIENTOS EN FUNCIÓN DE PRINCIPIOS Y REGLAS Y A PARTIR DE OPERACIONES DE UNIÓN Y SEPARACIÓN.

El Conocimiento progresa a partir de la capacidad para integrar conocimientos en su contexto y en su conjunto total

La categoría pensamiento, en este contexto, debe ser entendida no sólo como la acción de pensar un fenómeno en particular, sino, sobre todo, como la lógica con que se piensan los fenómenos, el mundo y la vida. Pensar no es sólo una decisión del sujeto que piensa, sino que éste se halla inmerso en un mundo de conversaciones, de signos y de mensajes que le dictan cómo debe pensar. En el acto de pensar de un sujeto promedio occidental se refleja la lógica del pensar de la cultura occidental. Por ello es que podemos llamar a tal forma de pensar un paradigma, un tipo de pensamiento o de lógica que se impuso a tal punto que se considera como válida, ejemplar o normal.

Ello requiere que la educación forje un nuevo espíritu científico que se articule con una renovada cultura de las humanidades, que ponga fin a la desunión entre las dos culturas. Sólo de este modo, la educación contribuirá a responder a los impresionantes desafíos de la globalidad y de la complejidad en la vida cotidiana, social, nacional y mundial.

Es decir, la educación integra eficazmente las ciencias naturales, las ciencias sociales, la cultura de las humanidades y la filosofía en el estudio de la condición humana.

De acuerdo con Morin (2002) el punto de partida de la educación en la primaria son los interrogantes primarios: ¿qué es el ser humano?, ¿qué es la vida?, ¿qué es el mundo?, ¿qué es la verdad? Este programa interrogativo tiene que partir del ser humano, con el fin de que el niño descubra su doble naturaleza biológica y cultural. La posibilidad de dar una enorme multiplicidad de significados o interpretaciones a una idea o concepto determinado es uno de los elementos más relevantes del pensamiento complejo.

“Al interrogar al ser humano se descubriría su doble naturaleza biológica y cultural. Por un lado [los niños] se iniciarían en la biología, a partir de ahí, habiendo discernido el aspecto físico y químico de la organización biológica, se situarían en los dominios de la física y la química, luego las ciencias físicas, nos llevaría a insertar al ser humano en el cosmos. Por otro lado, se descubrirían las dimensiones psicológicas, sociales e históricas de la realidad humana. De esta manera, desde el comienzo, ciencias y disciplinas estarían unidas con ramificaciones que irían de unas a otras, y la enseñanza podría hacer un recorrido de ida y vuelta entre los conocimientos parciales y un conocimiento de lo global. La física, la química, la biología y la sociología pueden diferenciarse, pero no aislarse, ya que estarán siempre inscritas en su contexto” (Morin 2002: 79-80).

La utopía orientadora que debe guiar nuestros pasos consiste en lograr que el mundo converja hacia una mayor comprensión mutua, hacia una intensificación del sentido de la responsabilidad y de la solidaridad, sobre la base de aceptar nuestras diferencias espirituales y culturales. Al permitir que todos tengan acceso al conocimiento, la educación tiene un papel muy concreto que desempeñar en la realización de esta tarea universal: ayudar a comprender el mundo y a comprender al otro, para así comprenderse mejor a sí mismo.”

(Fragmento del Informe a la Unesco de la Comisión Internacional sobre la Educación para el siglo XXI, (1996) , presidida por Jacques Delors. p. 31)

En este sentido, ¿qué es lo que la escuela primaria debe enseñar?

 ¿Qué son las cosas? Las cosas no son solamente cosas, son sistemas que constituyen una unidad que vincula partes diversas, no objetos cerrados, sino entidades inseparablemente unidas a su entorno y que solamente pueden ser conocidas si se las inserta en su contexto.

 ¿Qué es una causa? Implica superar la racionalidad línea causa---efecto; y en su lugar, aprender la causalidad mutua, interrelacionada, la causalidad circular (retroactiva, recursiva), las incertidumbres de la causalidad (por qué las mismas causas no producen siempre los mismos efectos cuando la reacción de los sistemas que afectan es diferente, y por qué causas diferentes pueden provocar los mismos efectos)

Uno de los métodos para enseñar qué es una cosa y qué es una causa es el propuesto por Wolfgang Welsch (1997), quien propone que la ruptura cognitiva y la reordenación emotiva, son características de una forma de pensar que afecta a diferentes ámbitos del desarrollo humano, como son la sociedad, los individuos y las construcciones teóricas.

La ruptura cognitiva es una ruptura de los modelos de totalidad, que privilegian una determinada postura de pensamiento, en detrimento de otra. Esta ruptura deja un espacio que es ocupado por la pluralidad y diversidad de los tipos de saber, de forma que desde esta perspectiva, no existe una realidad total y absoluta, sino modos de realidad, formas de vida y de cultura, todas igualmente válidas. En último término, la “realidad” se configura a partir de “múltiples realidades”.

Es importante señalar que para alcanzar una ruptura cognitiva se debe partir de esquemas dialógicos. Aquéllos que combinan y conjugan determinismo e indeterminismo en un mismo plano. Un principio dialógico es un principio complejo porque nos hace unir en un mismo espacio y tiempo lógicos, que se excluyen y al mismo tiempo se deben complementar: orden y desorden; necesidad y azar; determinismo e indeterminismo.

Muchos hombres y mujeres cuya labor profesional se vincula a la generación del conocimiento y la educación, se han dado a la tarea, desde hace muchos años, de buscar o estructurar propuestas que permitan la reorganización de las ideas y sus jerarquías para el desarrollo de una nueva forma de pensamiento.

Promover entre nuestros estudiantes el desarrollo de este tipo de pensamiento es una propuesta que está presente, unas veces de forma explícita y otras de forma implícita, a lo largo de todo el planteamiento de la RIEB 2011. Para lograrlo, basta que los docentes hagan énfasis, frecuentemente, en situaciones o ejercicios que puedan ser analizados de esta forma.

La estructuración del pensamiento complejo no se lleva a cabo de un día para otro, ni siquiera en el transcurso de un ciclo escolar completo; es necesario trabajar con paciencia y cuidado, buscar ejemplos adecuados al contexto y a la realidad de los alumnos, y con un grado de complejidad acorde con su nivel de desarrollo. Un mismo tema, por ejemplo, la contaminación del agua, puede analizarse desde una perspectiva con los estudiantes de 3° de primaria, y desde otra con los de 4° de primaria; sin embargo, en ambas situaciones puede realizarse un análisis desde la complejidad.

El pensamiento complejo no es tan sólo una corriente filosófica más, es a la luz de la RIEB 2011, una herramienta indispensable para el análisis epistémico de la realidad. Educar a nuestros niños y jóvenes a través del desarrollo de esta forma de pensamiento es brindarles, sin duda alguna, la posibilidad de ser individuos reflexivos, críticos y propositivos.

Actividad 5

Tiempo: 110 min. Aprendizaje esperado Pone en práctica estrategias que permitan aterrizar el concepto de Pensamiento Complejo en las actividades docentes.

 Con los mismos equipos en que ya están integrados, diseñen estrategias para favorecer el desarrollo del pensamiento complejo en los alumnos.

 Diseñen una actividad para sus alumnos, en la que desarrollen el pensamiento complejo. Esta actividad puede ser elegida en función de distintos criterios: un evento que les guste, un fenómeno natural que les preocupe, una situación social que les disguste, etcétera.

 Definan desde qué disciplinas, valores y competencias se va a abordar. En esta definición se irán entretejiendo los distintos argumentos, y se hará notar que el análisis que resulta es un entramado complejo. Ahora bien, como afirma Morin, no se trata tanto de elaborar un discurso transdisciplinar, sino de pensar qué tipo de discurso transdisciplinar hacer.

 Lean el texto: Sobre la interdisciplinariedad de Edgar Morin que se encuentra en formato PDF en el CD Anexos.

A partir del texto “Sobre la transdisciplinariedad”, realicen una exposición sobre dicho concepto, y de esa manera contrasten lo expresado por Edgar Morin con las propuestas elaboradas.

I.4. PENSAMIENTO CRÍTICO

En los últimos años, expertos en desarrollo humano han cuestionado que algunos países hayan eliminado los contenidos de enseñanza en humanidades, anteponiendo saberes y conocimientos de índole más técnica, ya que esto disminuye los elementos de formación cívica necesarios para construir y sostener una ciudadanía democrática y transformar las injusticias que aún padecen nuestras sociedades. Para transformar las realidades sociales, las personas deben ser capaces de comprender su contexto histórico, tener una postura libre e independiente ante dicho contexto y actuar en consecuencia.

Por otro lado, transformar las injusticias y las desigualdades, mejorar la convivencia y crear sociedades respetuosas de los derechos humanos e incluyentes de la diversidad, requiere la existencia de personas con competencias cívicas y éticas derivadas de un pensamiento que sea abierto y flexible, capaz de revisarse a sí mismo: el pensamiento crítico. Detrás de este pensamiento siempre se encuentra la duda y la apertura a la crítica y a la revisión de nuestras convicciones y formas de ser. Se está, por tanto, permanentemente abierto a la revisión de los elementos que constituyen lo que somos y pensamos.

Dicho pensamiento está fuertemente vinculado con la democracia, pues este sistema político vive de la crítica y de la diversidad de opiniones y argumentos. La ciudadanía democrática en este sentido se encuentra vinculada con la creación de ciudadanos libres e independientes que piensen y actúen de manera autónoma.

El pensamiento crítico no significa de ninguna manera juzgarlo todo, sino desarrollar una capacidad creativa para transformar nuestras vidas y las de los demás, fundamentada en los mejores avances de las ciencias y las humanidades.

Otra forma en la que este pensamiento contribuye con la formación de competencias cívicas es en la construcción de capacidades para el respeto, la tolerancia, la empatía, la resolución pacífica de conflictos y la solidaridad ciudadana, lo que algunos autores llaman la formación del juicio ciudadano. La formación en la tolerancia también involucra habilidades y actitudes hacia el pensamiento crítico, ya que sin ese diálogo interior que sucede cuando sopesamos nuestras razones y las ponemos en diálogo con las de los demás, reconociendo que las razones de los otros son tan valiosas como las nuestras, realizamos procesos que son fundamentales para la comprensión mutua y el entendimiento. El pensamiento crítico llama a que los alumnos reflexionen, analicen, argumenten y lleguen a conclusiones por sí mismos, en lugar de someterse a la tradición y a la autoridad, cuestión central para que vayan formándose un juicio propio y autónomo sobre qué cuestiones eligen voluntariamente compartir con la tradición y tomar conciencia de las distintas formas de discriminación y dominación que existen en el mundo contemporáneo.

El autoexamen crítico de uno mismo es una herramienta poderosa para generar capacidades personales, profesionales y de juicio ciudadano necesarias para mejorar la calidad de vida de las personas. Por otro lado, la innovación consustancial al crecimiento y al desarrollo económico no puede darse si no hay pensamiento crítico, constructivo, creativo e innovador.

Generar en los estudiantes el pensamiento crítico implica en primera instancia conocer en qué consiste este tipo de pensamiento y sus implicaciones. Este pensamiento es ante todo una estrategia cognitiva, que se refiere al intento de los estudiantes de pensar el material de estudio de un modo más profundo, reflexivo y cuestionador.

Algunos ejemplos de comportamientos que muestran esta estrategia en acción son:

i) Invitar a los estudiantes a buscar evidencias cuando no están convencidos de un argumento.

ii) Llevarlos a cuestionarse los planteamientos analizados.

iii) Propiciar el desarrollo de puntos de vista personales a partir de las ideas expuestas en los textos.

iv) Fomentar el diálogo respetuoso entre ellos.

v) Invitarlos a pensar ideas alternativas ante un determinado hecho.

Desarrollar el pensamiento crítico se plantea como un reto para la educación actual ante los cambios y exigencias que presenta el mundo contemporáneo. Para contribuir a su desarrollo entre los alumnos se requiere:

a) Llevar a los estudiantes a cuestionar los contenidos vistos en clase, inicialmente por medio de la formulación de preguntas, y posteriormente lográndolo como un hábito cotidiano.

b) Fomentar en los estudiantes su capacidad de interpretación y análisis sobre los contenidos educativos, mediante la exposición de los mismos.

c) Generar un clima de motivación hacia la búsqueda de la verdad y del conocimiento, generando procesos participativos de indagación, de análisis y de investigación. Promover con todas las técnicas al alcance el deseo de conocer, de profundizar y de verificar.

Las sociedades que se forman sin el desarrollo de capacidades para el pensamiento crítico, son susceptibles de padecer injusticias sociales y económicas. Por tanto, las personas y especialmente los alumnos deben ser educados para formarse un juicio crítico con sus realidades, elaborar sus propios criterios y argumentos, formarse para la convivencia democrática y la resolución pacífica de conflictos y ejercer las libertades civiles y políticas de expresión, reunión, etcétera.

d) Inducir a los estudiantes a escuchar y razonar otros puntos de vista. Propiciar la comunicación, el encuentro, el diálogo, el respeto a la diferencia, el trabajo en equipo y búsqueda de la armonía con el otro a pesar de los distintos puntos de vista.

e) Posibilitar que los estudiantes elaboren sus propias conclusiones en torno a los contenidos vistos y permitir que éstas sean compartidas en el salón de clase para su retroalimentación.

Actividad 6

Tiempo: 120 min. Aprendizaje esperado Reflexiona acerca de los cambios que requiere su práctica docente para desarrollar el pensamiento crítico.

 Con base en las consideraciones expuestas, elabore un plan de clase que fomente el desarrollo del Pensamiento Crítico entre sus alumnos.

 Trabajen la propuesta en equipo dividiendo el grupo la mitad para 3° y mitad para 4°, con base en la discusión entre sus pares, de manera individual al final realice una cuartilla donde especifique por lo menos tres formas diferentes de desarrollar el Pensamiento Crítico.

1.5. CONTEXTO INTERNACIONAL Y NACIONAL EN EL QUE SE DESARROLLA LA ARTICULACIÓN DE LA EDUCACIÓN BÁSICA

La preocupación sobre la educación para todos, se ha mantenido por décadas. La Organización de las Naciones Unidas, preocupada por este problema universal desde 1948, ha instado a los países miembros, para que firmen Acuerdos con el fin de subsanar e ir satisfaciendo las necesidades de educación para todos los habitantes del mundo, ejerciendo el derecho que todos tenemos a la educación (Declaración de los Derechos Humanos, http://www.angel-invest.us/es/documents/udhr (consultada el 24 de septiembre de 2011).

En 1990, en Jomtien, Tailandia, los organismos de las Naciones Unidas acordaron celebrar la Conferencia Mundial de la Educación para Todos: con el objetivo de satisfacer las necesidades de enseñanza básica. Dicha conferencia, tuvo lugar en un contexto de crisis en la educación mundial. La recesión del decenio de 1980 en África subsahariana y en América Latina produjo un descenso sustancial en los ingresos familiares y una recesión de la economía informal. En estas regiones disminuyó la inversión per cápita en la enseñanza primaria. En África esto ocurrió en el contexto de un gasto per cápita ya muy bajo y de un rápido crecimiento de la población en edad de escuela primaria y las consecuencias fueron especialmente graves. El índice global de escolarización cayó en un 10% en el decenio, pasando de 78% a 68%, lo que anulaba muchas de las ventajas de la post-independencia de las regiones. http://www.edicionessimbioticas.info/Los-presupuestos-para-la-educacion (consultada el 24 de septiembre de 2011).

Por otra parte en América Latina en esos años aumentó el índice global de escolarización, pero la inversión per cápita descendió en una cuarta parte y la baja calidad de la enseñanza y el abandono escolar siguen siendo serios obstáculos para obtener buenos resultados educativos. La economía de Asia Meridional creció durante el mismo período y el índice global de escolarización aumentó en un 13%. Pero al menos una cuarta parte de la población en edad de enseñanza primaria siguió sin escolarizar y las diferencias de escolarización entre los sexos siguieron siendo las más altas del mundo, con una escolarización femenina de sólo tres cuartas partes de la escolarización masculina. En efecto, Asia Oriental era la única región en desarrollo en la cual las tendencias de matriculación de alumnos, la permanencia de éstos en las aulas y la alfabetización eran positivas y uniformes en toda la región, aunque hubiera marcadas diferencias nacionales.

La Declaración de Jomtien incluye diez objetivos fundamentales a manera de agenda con objetivos claros y de interés común de los países firmantes, entre ellos México. Todos y cada uno de los artículos comprenden una serie de acciones que permiten en todo momento la articulación entre calidad de vida y educación, de todos los seres del planeta en términos de educación básica. Artículo 1. Satisfacción de las necesidades básicas de aprendizaje, cada persona -niño, joven o adulto- deberá estar en condiciones de aprovechar las oportunidades educativas ofrecidas para satisfacer sus necesidades básicas de aprendizaje.

Artículo 2. Perfilando la visión, es decir, satisfacer las necesidades básicas de aprendizaje exige algo más que una renovación del compromiso con la educación básica en su estado actual. Lo que se requiere es una “visión ampliada” que vaya más allá de los recursos actuales, las estructuras institucionales, los planes de estudios y los sistemas tradicionales de instrucción, tomando como base lo mejor de las prácticas en uso. Artículo 3. Universalizar el acceso a la educación y fomentar la equidad, La educación básica debe proporcionarse a todos los niños, jóvenes y adultos Artículo 4. Concentrar la atención en el aprendizaje, que el incremento de las posibilidades de educación se traduzca en un desarrollo genuino del individuo o de la sociedad depende en definitiva de que los individuos aprendan verdaderamente como resultado de esas posibilidades, esto es, que verdaderamente adquieran conocimientos útiles, capacidad de raciocinio, aptitudes y valores Artículo 5. Ampliar los medios y el alcance de la educación básica, la diversidad, la complejidad y el carácter cambiante de las necesidades básicas de aprendizaje de los niños, jóvenes y adultos exigen ampliar y redefinir constantemente el alcance de la educación básica. Artículo 6. Mejorar las condiciones de aprendizaje, el aprendizaje no se produce en situación de aislamiento. De ahí que las sociedades deban conseguir que todos los que aprenden reciban nutrición, cuidados médicos y el apoyo físico y afectivo general que necesitan para participar activamente en su propia educación y beneficiarse de ella. Artículo 7. Fortalecer la concertación de acciones, las autoridades nacionales, regionales y locales responsables de la educación tienen la obligación prioritaria de proporcionar educación básica a todos, pero no puede esperarse de ellas que suministren la totalidad de los elementos humanos, financieros y organizativos necesarios para esa tarea. Artículo 8. Desarrollar políticas de apoyo, es necesario desarrollar políticas de apoyo en los sectores social, cultural y económico para poder impartir y aprovechar de manera cabal la educación básica con vistas al mejoramiento del individuo y de la sociedad. Artículo 9. Movilizar los recursos, si las necesidades básicas de aprendizaje para todos se han de satisfacer a través de acciones de alcance mucho más amplio, será esencial movilizar tanto los recursos financieros y humanos existentes como los nuevos recursos, públicos, privados o voluntarios. Artículo 10. Fortalecer la solidaridad internacional, la satisfacción de las necesidades básicas de aprendizaje constituye una común y universal tarea humana. Para llevar a cabo esa tarea se requieren la solidaridad internacional y unas relaciones económicas justas y equitativas a fin de corregir las actuales disparidades económicas. http://www.oei.es/efa2000jomtien.htm (consultada el 24 de septiembre de 2011)

Después de transcurridos diez años el Foro Mundial sobre la Educación realizado en Dakar ofreció la oportunidad de evaluar los progresos, aprender lecciones, analizar los fracasos de la «Década de Jomtien», y determinar sus consecuencias para iniciativas futuras tendientes a proyectar la visión ampliada de la educación y el plan de acción de Jomtien hacia los albores del siglo XXI.

La Evaluación de Educación Para Todos 2000, es sin duda el análisis más profundo de la educación básica que se ha efectuado hasta ahora. En el Foro Mundial de la Educación, el Marco de Acción que adoptaron los delegados de 181 países reunidos en Dakar se concentra en los problemas más importantes que afrontaría la educación durante la primera década del siglo XXI. Los 1500 participantes subrayaron que si bien se habían realizado importantes avances en muchas naciones, resulta inaceptable que más de 113 millones de niños (la mayoría niñas) no tuvieran acceso a la enseñanza primaria. 880 millones de adultos siguen sumidos en el analfabetismo, la discriminación por género continúa infiltrándose en los sistemas de educación, y la calidad del aprendizaje no alcanzó a satisfacer las necesidades de la sociedad. En el Marco de Acción de Dakar se abordan los desafíos del siglo XXI, concentrando la atención en la importancia de la educación de las niñas, en el aprendizaje de calidad y en la tarea de atender las necesidades de las personas que siguen estando marginadas de la educación.

Actividad 7

Tiempo: 110 min. Aprendizajes esperados Reflexiona sobre los acuerdos y consensos internacionales y en dónde se ubica México en la materia. Conoce cuáles son los compromisos que cada docente tiene para responder al cumplimiento de estos acuerdos.

1) De manera individual describa las implicaciones para México al haber firmado los acuerdos de Dakar.

2) Identifique y describa cómo se relacionan estos compromisos con su práctica docente.

Los gobiernos participantes se comprometieron a alcanzar los siguientes objetivos:

1. Extender y mejorar la protección y educación integrales de la primera infancia, especialmente para los niños más vulnerables y desfavorecidos;

2. Velar por que antes del año 2015 todos los niños, y sobre todo las niñas y los niños que se encuentran en situaciones difíciles y los que pertenecen a minorías étnicas, tengan acceso a una enseñanza primaria gratuita y obligatoria de buena calidad y la terminen;

3. Velar por que sean atendidas las necesidades de aprendizaje de todos los jóvenes y adultos mediante un acceso equitativo a un aprendizaje adecuado y a programas de preparación para la vida activa;

4. Aumentar de aquí al año 2015 el número de adultos alfabetizados en un 50%, en particular tratándose de mujeres, y facilitar a todos los adultos un acceso equitativo a la educación básica y la educación permanente;

5. Suprimir las disparidades entre los géneros en la enseñanza primaria y secundaria de aquí al año 2005 y lograr antes del año 2015 la igualdad entre los géneros en relación con la educación, en particular garantizando a las niñas un acceso pleno y equitativo a una educación básica de buena calidad, así como un buen rendimiento;

6. Mejorar todos los aspectos cualitativos de la educación, garantizando los parámetros más elevados, para conseguir resultados de aprendizaje reconocidos y mensurables, especialmente en lectura, escritura, aritmética y competencias prácticas esenciales».

Asimismo se solicitó a los países participantes que para el año 2002 elaboraran planes de acción nacionales o afianzaran los ya existentes. Dentro del Marco de Dakar se hace explicitó que el acceso a la educación no es suficiente; que la calidad es tan importante como la cantidad. En este contexto se vislumbra una educación orientada hacia las necesidades, centrada en el alumno, que combina enfoques formales y no formales y utiliza óptimamente todos los recursos disponibles. En esta declaratoria se consideran aspectos importantes como el acceso a las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (NTIC), así como considerar la firma de tratados tan importantes como el Protocolo de Kyoto, en relación a la Protección del Medio ambiente.

La importancia de la educación es obvia, ya que se trata de un derecho fundamental. Ningún país ha logrado prosperar sin educar a sus habitantes. La educación es la clave para un crecimiento sostenido y la reducción de la pobreza. La educación ayuda a aumentar el nivel de seguridad, de salud, de prosperidad y de equilibrio ecológico en el mundo. Fomenta el progreso social, económico y cultural, la tolerancia y la cooperación internacional. La educación en sí es probablemente el medio más eficaz para controlar el crecimiento demográfico, reducir la mortalidad infantil, erradicar la pobreza y garantizar la democracia, la paz y el desarrollo sostenible. La educación básica es el cimiento del aprendizaje a lo largo de toda la vida y de la adquisición de aptitudes. http://www.iiz-dvv.de/index.php?article_id=502&clang=3 (consultada el 24 de septiembre de 2011).

Resulta interesante observar que la principal preocupación en la Conferencia de Jomtien no fue la educación básica como tal, sino las necesidades de aprendizaje básicas. Como se estableció allí:

«Estas necesidades comprenden tanto las herramientas esenciales para el aprendizaje (tales como lectura y escritura, aritmética, resolución de problemas) como los contenidos básicos mismos del

aprendizaje (conocimientos, aptitudes, valores y actitudes) requeridos para que los seres humanos sean capaces de sobrevivir; para que desarrollen sus capacidades intelectuales, vivan y trabajen con dignidad, mejoren la calidad de sus vidas, tomen decisiones fundamentadas y continúen aprendiendo».

El informe regional de América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO: 2005) muestra la persistencia de problemas de equidad, cobertura y calidad en el acceso a las oportunidades educativas. Por ejemplo, es insuficiente la atención en la primera infancia, particularmente a los menores de cuatro años; las tasas de deserción y reprobación siguen siendo altas en la educación primaria; y la alfabetización y educación de jóvenes y adultos no ha sido prioritaria. En suma, se realizaron esfuerzos notables en la región y hubo logros, pero no se alcanzaron las metas de Jomtien.

En la misma reunión de Santo Domingo se aprobó el documento Educación para todos en las Américas. Marco de Acción Regional, en donde se renuevan los compromisos para los siguientes 15 años. Se reconoce que los desafíos siguen siendo la búsqueda de equidad, de calidad educativa y de corresponsabilidad social. http://www.observatorio.org/comunicados/comun030.html (consultada el 24 de septiembre de 2011).

La UNESCO ha dado seguimiento a los acuerdos de Jomtien, por lo cual seleccionó 18 indicadores para organizar los informes nacionales, a pesar de opiniones de otros países que tienen que ver con la pertinencia de estos indicadores ya que, la consideración es que la evaluación se debería haber realizado con base en metas, puesto que los números fríos pueden llegar a desalentar el espíritu de la Educación Para Todos y no reflejar de manera exacta el avance de los países.

Desde que México signó este compromiso se dio a la tarea de trabajar de manera permanente, desde el momento que formó parte del grupo E-9, “E" por educación y "9" por el número de países integrantes, esta iniciativa fue establecida en diciembre de 1993 en Nueva Delhi, India en ocasión de la Cumbre de los Nueve Países más poblados del mundo (Bangladesh, Indonesia, Brasil, México, China, Nigeria, Egipto, Pakistán, y la India). En diversas ocasiones, la Comisión Mexicana de Cooperación con la UNESCO realizó reuniones de trabajo con la Coordinadora Nacional de Educación para Todos con el propósito de dar a conocer a diversas instancias los avances relativos a la elaboración del Plan Nacional de Educación para Todos y la necesidad de retroalimentar el Plan por parte de diversos actores. La agenda de trabajo tuvo como ejes los siguientes temas: La educación de las niñas y las mujeres, así como la capacitación de docentes y la alfabetización. http://www.dgri.sep.gob.mx/formatos/4_une_2.pdf (consultada el 24 de septiembre de 2011).

En este año (2011) se celebró, la décima reunión del Grupo de Alto Nivel sobre Educación para Todos (EPT) realizada del 22-24 de marzo en Jomtien, Tailandia,en la cual participaron representantes de 40 países, de donde se han tomado a la letra los siguientes compromisos de los países firmantes a un poco más de 20 años de la primera Conferencia , en el documento se retoman los compromiso para continuar con la EPT.

1. Faltan menos de cuatro años para que se cumpla el plazo de 2015. De no cambiar las tendencias actuales, lo más probable es que no se logren alcanzar los objetivos de la EPT. En 2008 había 67 millones de niños no escolarizados y un 17% de la población adulta del mundo carecía de conocimientos elementales de lectura y escritura. Se establece la urgencia de firmes compromisos a escala nacional, regional y mundial para que se hagan realidad todos los objetivos de la EPT y el ejercicio pleno del derecho a la educación.

2. La progresión hacia los objetivos de la EPT no es uniforme, sino que difiere entre países y entre los distintos objetivos. Se ha avanzado notablemente en cuanto al nivel de escolarización en la educación primaria, y muchos países albergan la expectativa razonable de hacer realidad la educación primaria universal. Pero los avances hacia otros objetivos, en especial la atención y educación de la primera infancia, el aprendizaje de jóvenes y adultos, la educación y formación técnica y profesional, la igualdad entre los sexos y la alfabetización, así como la calidad de la educación, resultan mucho más modestos. Es preciso que los niños, jóvenes y adultos adquieran los valores, conocimientos y competencias que se requieren para lidiar con los problemas de hoy y de mañana, sobre todo en estos tiempos de crisis mundial. Se tiene la firme convicción de que los sistemas educativos deben apoyar el aprendizaje a lo largo de toda la vida, desde los primeros años hasta todas las fases de la vida adulta, con transiciones suaves entre el hogar y la escuela, entre los sucesivos niveles educativos y entre la escuela y el mundo laboral.

3. El acceso a la educación y la calidad de ésta son dos aspectos inextricablemente unidos, y se está consciente de que de ningún modo hay soluciones de compromiso en que uno de ellos vaya en detrimento del otro. Es preciso garantizar los dos aspectos simultáneamente, de forma que los educandos aprendan realmente en todos los contextos pedagógicos, ya sean formales o no formales. Los planes de estudios deben corresponder a las necesidades de los alumnos y a su diversidad, y hay que instaurar sistemas de supervisión y cuantificación de los resultados del aprendizaje. Deben explorarse otras fórmulas para impartir instrucción, por ejemplo a través de las TIC. La educación superior y la investigación tienen una función decisiva a la hora de mejorar la calidad de la enseñanza. Es crucial disponer de un contingente lo bastante numeroso de docentes cualificados, dotados de recursos y motivados para garantizar a la vez el acceso a la educación y su calidad. Instamos a los gobiernos a que asuman la dirección de procesos estratégicos y participativos para elaborar marcos legislativos y aplicar políticas nacionales integradas de apoyo al personal docente mediante la formación, el perfeccionamiento profesional y la creación de condiciones de trabajo que le permitan impartir una enseñanza de calidad.

4. Otro reto al que se debe responder es el de lograr la equidad en la educación. Las desigualdades resultantes de distintos tipos de desventajas y discriminaciones ligadas al sexo, el nivel de ingresos, la situación geográfica, la nacionalidad, las discapacidades, la lengua, la raza o el origen étnico complican el camino hacia la realización de la EPT. Las

niñas y mujeres siguen afrontando importantes obstáculos: en el 2008, cerca de dos tercios de los 796 millones de adultos sin conocimientos elementales de lectura y escritura eran mujeres. Los estereotipos y las disparidades sexistas, sobre todo en la educación secundaria, reproducen las injusticias sociales y económicas y afectan desproporcionadamente tanto la capacidad de las niñas de ganar un salario como el progreso del país en cuanto a resultados sanitarios y educativos globales. Por añadidura, los matrimonios precoces, el VIH/SIDA y la persistencia del trabajo infantil también impiden a los países alcanzar los objetivos de la EPT. El compromiso es reforzar las medidas que han deparado buenos resultados, como las transferencias de efectivo o la alimentación escolar, a buscar fórmulas novedosas para los programas de protección social y a movilizar recursos para todo ello.

5. Se insta a los gobiernos de los países, en los que recae la responsabilidad principal, a que, con el apoyo de los parlamentarios, destinen a la educación, al menos, un 6% del PIB y/o un 20% del gasto público, y a que velen por una utilización de los recursos eficaz en relación con los costos, en consonancia con la declaración de Addis Abeba. Se exhorta a la comunidad internacional a que cumpla sus compromisos políticos y financieros, comprendido el de reponer los fondos de la Iniciativa Vía Rápida (IVR), y a que aporte los 16.000 millones de dólares faltantes que, según las estimaciones, se requieren para lograr los objetivos básicos de la EPT en los países de bajos ingresos.

6. No se puede seguir cerrando los ojos a la apremiante necesidad de proteger la educación en países afectados por conflictos o desastres. Los combatientes toman las escuelas como objetivo, y los escolares, en especial las niñas, así como las profesoras, son especialmente vulnerables en situaciones de conflicto violento. Se requieren sistemas más eficaces para vigilar las violaciones de los derechos humanos que afectan a la educación. Cuando transmite valores de tolerancia y respeto mutuo, la educación también puede desempeñar una función importante para consolidar la paz en contextos frágiles. Por ello se exhorta a la comunidad internacional a que preste apoyo a la educación en situaciones de conflicto o contextos frágiles como parte integrante de las labores de asistencia humanitaria y reconstrucción, y a que le conceda un carácter mucho más prioritario en las solicitudes de financiación y las actividades de ejecución.

7. Es preciso fomentar y reforzar a todos los niveles, incluido el local, la participación de la sociedad civil y otros interlocutores, en particular los jóvenes, en los procesos decisorios y la vigilancia del ejercicio del derecho a la educación. Las entidades de la sociedad civil deben ser consideradas agentes sociales legítimos, no en vano la participación social es un derecho en y por sí mismo, reconocido como tal en los instrumentos internacionales de derechos humanos.

8. Abundan los datos que demuestran que invertir en la educación revierte en un desarrollo sostenible y fomenta la seguridad humana. Es preciso reconocer plenamente el lugar central

que corresponde a la educación en la senda hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). El conocimiento y las aptitudes que las personas adquieren gracias a la educación les confieren autonomía y amplían su campo de posibilidades, y ello puede sacarlas de la pobreza. La educación de calidad reporta beneficios como un mejor estado de salud, una participación ciudadana más activa a la hora de forjar sociedades democráticas, una conciencia más aguda de los problemas ambientales y una mayor productividad, por citar sólo unos pocos. Hace más de 60 años, en la Declaración Universal de Derechos Humanos quedó establecido que la instrucción elemental debía ser libre y obligatoria. Por los cual somos responsables, tanto individual como colectivamente, de brindar a la totalidad de niñas y niños, de mujeres y hombres del mundo entero, el disfrute de este derecho humano fundamental.

9. La comunidad internacional debe buscar una colaboración armonizada y nuevas alianzas, en particular de cooperación Sur‐Sur y Sur‐Norte‐Sur y de colaboración con el sector privado y la sociedad civil, así como fórmulas innovadoras de financiación de la educación que integren a los marginados. Por lo que se pide a la UNESCO que prosiga su reforma para mejorar la eficacia de la coordinación de la EPT junto con los demás organismos que la patrocinan.

1.5.1. Educación para toda la vida

La educación durante toda la vida se presenta como una de las llaves de acceso al siglo XXI. Esta noción va más allá de la distinción tradicional entre educación básica y educación permanente, y responde al reto de un mundo que cambia rápidamente. Pero esta afirmación no es nueva, puesto que en anteriores informes sobre educación ya se destacaba la necesidad de volver a la escuela para poder afrontar las novedades que surgen en la vida privada y en la vida profesional. Esta necesidad persiste, incluso se ha acentuado, y la única forma de satisfacerla es que todos aprendamos a aprender (Delors, 1994).

Esto quedó perfectamente definido durante la Conferencia de Jomtien en 1990 sobre la educación básica y sobre las necesidades básicas de aprendizaje:

Estas necesidades abarcan tanto las herramientas esenciales para el aprendizaje (como la lectura y la escritura, la expresión oral, el cálculo, la solución de problemas) como los contenidos básicos del aprendizaje (conocimientos teóricos y prácticos, valores y actitudes) necesarios para que los seres humanos puedan sobrevivir, desarrollar plenamente sus capacidades, vivir y trabajar con dignidad, participar plenamente en el desarrollo, mejorar la calidad de su vida, tomar decisiones fundamentadas y continuar aprendiendo.

http://www.oei.es/efa2000jomtien.htm

(consultada el 24 de septiembre de 2011).

La importancia que adquiere el informe Delors radica en “los cuatro pilares de la educación”: “Aprender a conocer”, “Aprender a vivir juntos”, “Aprender a ser” y “Aprender a hacer” en los que se condensa parte de esta nueva manera de concebir a la educación.

Aprender a Conocer. Todos los cambios exigen comprender mejor al otro, comprender mejor el mundo. Exigencias de entendimiento mutuo, de diálogo pacífico y, por qué no, de armonía, aquello de lo cual, precisamente, más carece nuestra sociedad. Este tipo de aprendizaje, que tiende menos a la adquisición de conocimientos clasificados y codificados que al dominio de los instrumentos mismos del saber, puede considerarse a la vez medio y finalidad de la vida humana.

En cuanto a medio, consiste para cada persona en aprender a comprender el mundo que la rodea, al menos suficientemente para vivir con dignidad, desarrollar sus capacidades profesionales y comunicarse con los demás. Como fin, su justificación es el placer de comprender, conocer, descubrir.

Aunque el estudio sin aplicación inmediata esté cediendo terreno frente al predomino actual de los conocimientos útiles, la tendencia a prolongar la escolaridad e incrementar el tiempo libre debería permitir a un número cada vez mayor de adultos apreciar las bondades del conocimiento y de la investigación individual--. El incremento del saber, que permite comprender mejor las múltiples facetas del propio entorno, favorece el despertar de la curiosidad intelectual, estimula el sentido crítico y permite descifrar la realidad, adquiriendo al mismo tiempo una autonomía de juicio. Desde esa perspectiva, insistimos en ello, es fundamental que cada niño, donde quiera que esté, pueda acceder de manera adecuada al razonamiento científico y convertirse para toda la vida en un “amigo de la ciencia” en los niveles de enseñanza secundaria y superior, la formación inicial debe proporcionar a todos los alumnos los instrumentos, conceptos y modos de referencia resultantes del progreso científico y de los paradigmas del época.

Aprender a vivir juntos. Conociendo mejor a los demás, su historia, sus tradiciones y su espiritualidad y, a partir de ahí, crear un espíritu nuevo que impulse la realización de proyectos comunes o la solución inteligente y pacífica de los inevitables conflictos, sin duda, este aprendizaje constituye una de las principales empresas de la educación contemporánea. A menudo, la violencia que impera en el mundo contradice la esperanza que algunos habían depositado en el progreso de la humanidad. La historia humana siempre ha sido conflictiva, pero hay elementos nuevos que acentúan el riesgo, en particular el extraordinario potencial de autodestrucción que la humanidad misma ha creado durante el siglo XX. A través de los medios de comunicación masiva, la opinión pública se convierte en observadora impotente, y hasta en rehén, de quienes generan o mantienen vivos los conflictos. Hasta el momento, la educación no ha podido hacer mucho para modificar esta situación. ¿Sería posible concebir una educación que permitiera evitar los conflictos o solucionarlos de manera pacífica, fomentando el conocimiento de los demás, de sus culturas y espiritualidad?

La idea de enseñar la no-violencia en la escuela es loable, aunque solo sea un instrumento entre varios para combatir los prejuicios que llevan al enfrentamiento. Es una tarea ardua, ya que, como es natural, los seres humanos tienden a valorar en exceso sus cualidades y las del grupo al que pertenecen y a alimentar prejuicios desfavorables hacia los demás. La actual atmósfera competitiva imperante en la actividad económica de cada nación y, sobre todo a nivel internacional, tiende además a privilegiar el espíritu de competencia y el éxito individual. De hecho, esa competencia da lugar a una guerra económica despiadada y provoca tensiones entre los poseedores y los desposeídos que fracturan las naciones y el mundo y exacerban las rivalidades históricas. Es de lamentar que, a veces, la educación contribuya a mantener ese clima al interpretar de manera errónea la idea de emulación.

Aprender a Ser. La educación debe contribuir al desarrollo global de cada persona: cuerpo y mente, inteligencia, sensibilidad, sentido estético, responsabilidad individual, espiritualidad. Todos los seres humanos deben estar en condiciones, en particular gracias a la educación recibida en su juventud, de dotarse de un pensamiento autónomo y crítico y de elaborar un juicio propio, para determinar por sí mismos qué deben hacer en las diferentes circunstancias de la vida.

El informe “Aprender a hacer” manifestaba en su preámbulo el temor a una deshumanización del mundo vinculada a la evolución tecnológica. La evolución general de las sociedades desde entonces y, entre otras cosas, el formidable poder adquirido por los medios de comunicación masiva, ha agudizado ese temor y dado más legitimidad a la advertencia que suscitó. Posiblemente, en el siglo XXI se amplificarán estos fenómenos, pero el problema ya no será tanto preparar a los niños para vivir en una sociedad determinada sino, más bien, dotar a cada cual de fuerzas y puntos de referencia intelectuales permanentes que le permitan comprender el mundo que le rodea y comportarse como un elemento responsable y justo. Más que nunca, la función esencial de la educación es conferir a todos los seres humanos la libertad de pensamiento, de juicio, de sentimientos y de imaginación que necesitan para que sus talentos alcancen la plenitud y seguir siendo artífices, en la medida de lo posible, de su destino.

Este imperativo no es solo de naturaleza individualista: la experiencia reciente demuestra que lo que pudiera parecer únicamente un modo de defensa del ser humano frente a un sistema alienante o percibido como hostil es también, a veces, la mejor oportunidad de progreso para las sociedades. La diversidad de personalidades, la autonomía y el espíritu de iniciativa, incluso el gusto por la provocación son garantes de la creatividad y la innovación. Para disminuir la violencia o luchar contra los distintos flagelos que afectan a la sociedad, métodos inéditos derivados de experiencias sobre el terreno, han dado prueba de su eficacia.

Pero, teniendo en cuenta los rápidos cambios derivados de los avances de la ciencia y las nuevas formas de la actividad económica y social, conviene compaginar una cultura general suficientemente amplia con la posibilidad de estudiar a fondo un número reducido de materias. Esta cultura general sirve de pasaporte para una educación permanente, en la medida en que supone un aliciente y sienta además las bases para aprender durante toda la vida (Delors, 1994).

Aprender a hacer. Aprender a conocer y aprender a hacer son en su esencia, indisociables. Pero lo segundo está más estrechamente vinculado a la cuestión de la forma profesional: cómo enseñar al alumno a poner en práctica sus conocimientos y, al mismo tiempo, cómo adaptar la enseñanza al futuro mercado del trabajo, cuya evolución no es totalmente previsible

A lo largo del siglo XX conforme al modelo industrial, la sustitución del trabajo humano por máquinas convierte a aquél en algo cada vez más inmaterial y acentúa el carácter conflictivo de las tareas, incluso la industria, así como la importancia de los servicios en la actividad económica.

Al respecto, corresponde establecer una diferencia entre las economías industriales, en las que predomina el trabajo asalariado, y las demás, en las que subsiste todavía de manera generalizada el trabajo independiente o ajeno al sector estructurado de la economía. Por lo demás, el futuro de esas economías está suspendido a su capacidad de transformar el progreso de los conocimientos e innovaciones generadoras de nuevos empleos y empresas. Así pues, ya no puede darse a la expresión “aprender a hacer” el significado simple que tenía cuando se trataba de preparar a alguien para una tarea material bien definida, para que participase en la fabricación de algo. Los aprendizajes deben, así pues, evolucionar y ya no pueden considerarse mera transmisión de

prácticas más o menos rutinarias, aunque estos conserven un valor formativo que no debemos desestimar.

El dominio de las dimensiones cognoscitiva e informativa en los sistemas de producción industrial convierte la noción de evaluación profesional en algo obsoleto y caduco, por lo cual en el caso de los operarios y los técnicos, se tiende a privilegiar la competencia personal.

Conviene no limitarse a conseguir el aprendizaje de un oficio, sino adquirir una competencia que permita hacer frente a numerosas situaciones, algunas imprevisibles, y que facilite el trabajo en equipo, dimensión demasiado olvidada en los métodos de enseñanza actuales. En numerosos casos esta competencia y estas calificaciones se hacen más accesibles si alumnos y estudiantes cuentan con la posibilidad de evaluarse y de enriquecerse participando en actividades profesionales o sociales de forma paralela a sus estudios, lo que justifica el lugar más relevante que deberían ocupar las distintas posibilidades de alternancia entre la escuela y el trabajo.

La educación durante toda la vida permite, sencillamente, ordenar las distintas etapas, preparar las transiciones, diversificar y valorizar las trayectorias. De esta forma, saldríamos del terrible dilema que se plantea entre seleccionar, y con ello multiplicar el rezago escolar y los riesgos de exclusión, o igualar, pero en detrimento de la promoción de personas con talento. De manera gráfica se puede asociar la educación para toda la vida con los pilares de la educación, tal y como se puede observar en la figura 1, donde se aterrizan cada uno de esos elementos ya aplicados al currículo.

Fuente: http://es.scribd.com/doc/5783765/Los-cuatro-pilares-de-la-educacion

A través del esquema se puede apreciar en forma sencilla y clara como esos cuatro pilares se insertan en el contenido curricular, es decir cómo se introducen dentro de un programa de estudios y qué consideraciones se deben tomar para su implementación. La relación entre profesor y alumno, el conocimiento del medio en el que viven los niños, un buen uso de medios modernos de

comunicación allá donde existen, todo ello puede contribuir al desarrollo personal e intelectual del alumno. Es aquí donde los conocimientos básicos, lectura, escritura y cálculo, tendrán su pleno significado. La combinación de la enseñanza tradicional con enfoques extraescolares debe permitir al niño acceder a las tres dimensiones de la educación, es decir, la ética y cultural, la científica y tecnológica, y la económica y social.

Dicho de otro modo, la educación es también una experiencia social, en la que el niño va conociéndose, enriqueciendo sus relaciones con los demás, adquiriendo las bases de los conocimientos teóricos y prácticos.

Esta experiencia debe iniciarse antes de la edad escolar obligatoria según diferentes formas, en función de la situación, pero una condición sine qua non para que esto tenga un impacto es que las familias y las comunidades locales se involucren. Estos elementos se consideran dentro de la Articulación de la Educación Básica (AEB). En el rubro competencias para la vida se han planteado una serie de elementos de transformación, como son las competencias que movilizan y dirigen todos los componentes hacia la consecución de objetivos concretos; son más que el saber, el saber hacer o el saber ser.

Las competencias se manifiestan en la acción de manera integrada. Poseer sólo conocimientos o habilidades no significa ser competente: se pueden conocer las reglas gramaticales, pero ser incapaz de redactar una carta; se pueden enumerar los derechos humanos y, sin embargo, discriminar a las personas con alguna discapacidad.

La movilización de saberes (saber hacer con saber y con conciencia respecto del impacto de ese hacer) se manifiesta tanto en situaciones comunes de la vida diaria como en situaciones complejas y ayuda a visualizar un problema, poner en práctica los conocimientos pertinentes para resolverlo, reestructurarlos en función de la situación, así como extrapolar o prever lo que hace falta.

Las competencias que aquí se presentan deberán desarrollarse en los tres niveles que conforman la educación básica, procurando que se proporcionen oportunidades y experiencias de aprendizaje que sean significativas para todos los alumnos.

Competencias para el aprendizaje permanente. Para su desarrollo se requiere: habilidad lectora, integrarse a la cultura escrita, comunicarse en más de una lengua, habilidades digitales y aprender a aprender.

Competencias para el manejo de la información. Su desarrollo requiere: identificar lo que se necesita saber; aprender a buscar; identificar, evaluar, seleccionar, organizar y sistematizar información; apropiarse de la información de manera crítica, utilizar y compartir información con sentido ético.

Competencias para el manejo de situaciones. Para su desarrollo se requiere: enfrentar el riesgo, la incertidumbre, plantear y llevar a buen término procedimientos; administrar el tiempo, propiciar cambios y afrontar los que se presenten; tomar decisiones y asumir sus

consecuencias; manejar el fracaso, la frustración y la desilusión; actuar con autonomía en el diseño y desarrollo de proyectos de vida.

Competencias para la convivencia. Su desarrollo requiere: empatía, relacionarse armónicamente con otros y la naturaleza; ser asertivo; trabajar de manera colaborativa; tomar acuerdos y negociar con otros; crecer con los demás; reconocer y valorar la diversidad social, cultural y lingüística.

Competencias para la vida en sociedad. Para su desarrollo se requiere: decidir y actuar con juicio crítico frente a los valores y las normas sociales y culturales; proceder a favor de la democracia, la libertad, la paz, el respeto a la legalidad y a los derechos humanos; participar tomando en cuenta las implicaciones sociales del uso de la tecnología, combatir la discriminación y el racismo, y conciencia de pertenencia a su cultura, a su país y al mundo.

Las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) son fundamentales para el desarrollo económico, político y social de los países; sin embargo, cobran sentido cuando se propicia el desarrollo de sociedades del conocimiento y se promueve el desarrollo del ser humano basado en sus derechos. Este objetivo se vuelve relevante en el siglo XXI, en el que han aumentado las brechas entre ricos y pobres, entre países industrializados y países en desarrollo, y entre ciudadanos de un mismo país. La UNESCO prevé que construir sociedades del conocimiento es la manera de lograr los Objetivos del Milenio.

Los cuatro principios que la UNESCO menciona en la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información (2005) orientan la formulación de políticas y son las siguientes:

1. Acceso universal a la información.

2. Libertad de expresión.

3. Diversidad cultural y lingüística.

4. Educación para todos.

Las Habilidades Digitales (HDT) describen lo que los estudiantes deben saber y ser capaces de hacer para usar las tecnologías de la información y la comunicación, de tal forma que les permita desarrollar competencias que fortalezcan su aprendizaje a lo largo de la vida y favorecer su inserción en la sociedad del conocimiento.

Actividad 8

Tiempo: 120 min. Aprendizaje esperado Comprende y sistematiza la importancia de los cuatro pilares de la educación y su relación con las competencias para la vida.

1) En equipos de trabajo de máximo cinco integrantes realicen la lectura del tema 1.5.1. Educación para toda la vida, e identifiquen las relaciones entre los cuatro pilares de la educación y las competencias para la vida del Plan de Estudios 2011.

2) Realicen un mapa conceptual que contemple las principales ideas de los cuatro pilares de la educación y su vínculo con las competencias para la vida.

I.5.2. Evaluación para la calidad educativa

El engranaje sistémico en el que se desempeñan todas las sociedades precisa identificar las tendencias de los diversos aspectos que influyen en nuestra vida. Uno de los aspectos de mayor importancia es la evaluación debido a que evaluar significa “emitir un juicio de valor” sobre nosotros, los sucesos, los otros o los objetos. La evaluación es un ejercicio continuo que influye en todas nuestras acciones y decisiones, así como la evaluación de los otros hacia nosotros o nuestros desempeños determinan aspectos eminentes de nuestra vida. Por esta contundencia de la evaluación sobre todo en el ámbito educativo es necesario conocer, comprender, analizar y adecuar las tendencias que imperan en el presente siglo. Las tendencias sobre la concepción de la evaluación educativa están íntimamente relacionadas con el desarrollo curricular y por ende con los paradigmas teóricos rectores. Se presentan las tres tendencias principales que circunscribieron el concepto de evaluación:

1ª Las primeras seis décadas del siglo XX hasta los setentas estuvieron prioritariamente concentrados en aspectos cuantificables heredados del positivismo y la psicometría. Evaluación y medición eran sinónimos dando prioridad a los contenidos programáticos memorizados, la evaluación de los alumnos era contundente para pasar o reprobar al finalizar el ciclo escolar, la evaluación era vista como un producto fuera del proceso formativo.

2ª De fines de los 70´s hasta antes del 2000. Es el período llamado del conductismo ideológico por la adherencia a observar el cambio conductual en los alumnos. Época de apogeo de los objetivos generales y específicos, que requerían ser descritos y observables; se continua con la visión evaluativa fuera del proceso, en el tenor de suma de productos que generalmente eran aplicados a la mitad y al final del ciclo escolar, dando prioridad a la evaluación sumativa. Continúa la misma visión.

3ª En las primeras décadas del siglo XXI la evaluación experimenta una transformación importante tanto en su visión como en la acción, dando igual importancia a los aspectos tanto cualitativos como cuantitativos considerados como parte esencial del proceso de enseñanza/aprendizaje. Cambio que se observa en las aulas, ya que a pesar de que oficialmente las evaluaciones continúan siendo cuantitativas, comienzan a abrirse caminos a los aspectos esenciales de la evaluación formativa, conformando así, una visión de la evaluación como parte del proceso.

Actualmente las tendencias de la evaluación educativa están acompañadas por diversos acuerdos internacionales apoyados en la mundialización como los revisados en los apartados anteriores; los cuales apuntalan en primera instancia a la ampliación de visión sobre la evaluación y en un segundo momento a logro de la calidad, ejemplos de estos acuerdos son:

A. Los acuerdos de Evaluación Educación para todos 2000 al 2015 en Dakar; http://www.unesco.org/education/efa/ed_for_all/

B. Evaluación de la Calidad Educativa (LLECE); http://www.unesco.cl/ o http://llece.unesco.cl/

C. International Association for the Evaluation of Educational Achievement (IEA) ; http://www.iea.nl/Home/

D. International Student Assessment (PISA)

http://www.pisa.oecd.org/

La mayoría de los países han implementado reformas estructurales relacionadas con la evaluación en tiempos diferentes, los países desarrollados las llevaron a cabo con anticipación por lo tanto sus frutos se ven reflejados en las evaluaciones internacionales.

México por su parte como país signatario en todos estos acuerdos, ha tomado acciones reales que permitirán la evolución del sistema educativo, con las consideraciones de los objetivos, premisas y agendas de trabajo para la educación básica, y de esta forma alcanzar el cumplimiento de los objetivos del milenio.

Actividad 9 (en casa) Aprendizaje esperado Integra y articula las nociones revisadas durante el bloque 1, de manera que se pueda obtener un panorama general y articulado de los distintos aspectos que componen cada uno de los temas.

De forma individual, elabore un escrito original de cuatro cuartillas en el que dé respuesta a las siguientes interrogantes:

 ¿Qué ejemplos de soluciones a problemas sociales contemporáneos conocen que sean el resultado del trabajo de las ciencias sociales y las humanidades? ¿Cómo pueden ser enseñadas las competencias para la vida a lo largo de toda la vida en un mundo en cambio rápido y constante?

 ¿Qué es el concepto de pensamiento complejo, y la importancia de introducir este concepto en la práctica docente?

El escrito deberá contener introducción, desarrollo y conclusiones.

Éste será su primer producto de trabajo.

BLOQUE DOS

FUNDAMENTOS DE LA ARTICULACIÓN DE LA EDUCACIÓN BÁSICA (AEB)

CONTENIDOS

II.1. El acuerdo para la Articulación de la Educación Básica y el Plan de Estudios 2011.

II.2. Características del Plan de Estudios 2011. Educación Básica.

II.3. Aspectos esenciales de la planificación y la evaluación.

Tiempo 14 hrs.

Descripción

La educación en general y especialmente la educación básica ha tenido una notable importancia, ya que el desarrollo de un país se basa en la sociedad que logra construir, en México ha ocupado un lugar creciente entre las agendas gubernamentales. Dicho interés ha implicado la gestación de proyectos nacionales, leyes, planes y programas educativos que buscan ampliar la cobertura y mejorar la calidad de los servicios educativos, siendo el caso del actual Acuerdo para la Articulación de la Educación Básica que revisaremos en este bloque y el Plan de estudios 2011 que de él se deriva.

Para profundizar en el desarrollo e implementación del Plan de Estudios 2011, en este bloque se revisarán los antecedentes inmediatos que se han desarrollado en los niveles educativos que conforman la educación básica, para posteriormente abordar las características y principios pedagógicos que fundamentan dicho currículo.

“La Articulación de la Educación Básica (AEB) es el inicio de una transformación que generará una escuela centrada en el logro educativo al atender las necesidades específicas de aprendizaje de cada uno de los estudiantes, para que adquieran las competencias que permitan su desarrollo personal; una escuela que al recibir asesoría y acompañamiento pertinentes a las necesidades de la práctica docente cotidiana genere acciones para atender y prevenir el rezago, y constituya redes académicas de aprendizaje donde todos los integrantes de la comunidad escolar participen en el

El Acuerdo por el que se establece la articulación de la Educación Básica (AEB) “…está orientado para que se superen los desafíos del sistema educativo; abierto a la innovación y a la actualización continua; gradual y progresiva.” (AEB: 2011).

desarrollo de competencias que permitan la autonomía en el aprendizaje y la participación en los procesos sociales” (AEB: 2011).

Propósitos:

● Ofrecer un panorama general del Acuerdo para la Articulación de la Educación Básica (AEB).

● Identificar las características del Plan de Estudios 2011.

● Conocer los principios pedagógicos que sustentan el Plan de Estudios 2011 y sus implicaciones en el aula.

● Ofrecer elementos significativos de la planificación y la evaluación con el fin de potenciar el aprendizaje.

Producto

Segundo Producto

Diseñar una planificación de forma individual, ubicándola en su contexto de clase (grado, campo de formación, características de los estudiantes etc.) en el marco de los principios pedagógicos de la RIEB.

II.1. El Acuerdo para la Articulación de la Educación Básica y el Plan de Estudios 2011.

Las demandas de las sociedades contemporáneas como la incertidumbre, el riesgo y la complejidad son el marco contextual en el que se desarrolla el Acuerdo por el que se establece Articulación de la Educación Básica.

La Reforma Integral de Educación Básica tiene un vínculo de continuidad que integra una suma de esfuerzos precedentes. En cada reforma el valor fundamental ha sido el compromiso que los maestros asumen y el respaldo de la sociedad, lo que permitió que tengamos un sistema educativo nacional que ha tenido la capacidad de crecer en cobertura y calidad simultáneamente, respondiendo a las necesidades de cada generación. En el mundo en el que ahora nos toca vivir requiere de un currículo más dinámico que atienda las exigencias sociales y las expectativas futuras. (Acuerdo por el que se establece la Articulación de la Educación Básica 2011).

Parte de los antecedentes inmediatos que podemos describir son los siguientes:

En 1993 se realizan reformas al artículo 3º Constitucional en donde “el Estado está obligado a prestar servicios educativos para que toda la población pueda cursar la educación preescolar, la primaria y la secundaria. Estos servicios se prestarán en el marco del federalismo y la concurrencia previstos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y conforme a la distribución de la función social educativa establecida en la presente Ley. (Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos: 1993).

En 1993 se expide el Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica, iniciando una profunda transformación de la educación y reorganización de su sistema educativo nacional, que dio paso a reformas encaminadas a mejorar e innovar prácticas y propuestas pedagógicas, así como a la gestión de la Educación Básica.

Los principales retos en esa etapa de la Educación Básica eran los siguientes:

 Incrementar la permanencia en el nivel de primaria y la cobertura en los niveles de preescolar y secundaria.

 Actualizar los Planes y los programas de estudio.

 Fortalecer la capacitación y actualización permanente de las maestras y los maestros.

 Reconocer y estimular la calidad del docente, entendida como su preparación para enseñar.

 Fortalecer la infraestructura educativa

 Consolidar un autentico federalismo al transferir la prestación de los servicios de Educación Básica y Normal de la Secretaría de Educación Pública a los gobiernos estatales.

 Promover una nueva participación social en beneficio de la educación.

Se trató de una reforma profunda que permitió al sistema educativo alcanzar un amplio crecimiento.

En el año 2002 se genera otra reforma en el Artículo Tercero Constitucional destacando que “La educación preescolar, primaria y secundaria conforman la educación básica obligatoria” (Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos: 2011), así también en ese año se firma el Compromiso Social por la Calidad de la Educación, el cual se da en un contexto económico, político y social que plantea retos sin precedentes, por lo que se hacía de manera necesaria una nueva transformación del sistema educativo nacional a partir del compromiso de las autoridades federales y

locales, que establecieron como vía privilegiada para impulsar el desarrollo armónico e integral del individuo y de la comunidad:

 Contar con un sistema educativo de calidad, que permita a los niños, las niñas y los jóvenes mexicanos alcanzar los más altos estándares de aprendizaje.

 Reconocer que los enfoques centrados en el aprendizaje y en la enseñanza inciden en que el alumno aprenda a aprender, aprenda para la vida y a lo largo de toda la vida.

 Formar ciudadanos que aprecien y practiquen los derechos humanos, la paz, la responsabilidad, el respeto, la justicia, la honestidad y la legalidad.

En el año 2004 se inicia la reforma de Preescolar con el establecimiento de un nuevo currículo para el desarrollo de competencias, siguiendo en 2006 la de Secundaria. Con base en estas dos reformas se establecieron las condiciones para la revisión de la educación primaria en el año 2009. Como resultado de estas tres reformas a los niveles de preescolar, primaria y secundaria se da un paso importante para concretar la Articulación de la Educación Básica y el Plan de estudios de 2011, definiendo el Perfil de Egreso de la Educación Básica.

En el marco político se señala en el Plan Nacional de Desarrollo 2007-2012 en su eje 3, “Igualdad de Oportunidades”, objetivo 9, “Elevar la calidad educativa”, establece en su estrategia 9.3 la necesidad de actualizar los programas de estudio, sus contenidos, materiales y métodos para elevar su pertinencia y relevancia en el desarrollo integral de los estudiantes, y fomentar en éstos el desarrollo de valores, habilidades y competencias para mejorar su productividad y competitividad al insertarse en la vida económica, alineándose en este sentido el Programa Sectorial de Educación 2007-2012 (PROSEDU).

El PROSEDU estipuló en su objetivo 1, “Elevar la calidad de la educación para que los estudiantes mejoren su nivel de logro educativo, cuenten con medios para tener acceso a un mayor bienestar y contribuyan al desarrollo nacional”, bajo el rubro de Educación Básica, estrategia 1.1., que señala la necesidad de realizar una Reforma Integral de la Educación Básica, centrada en la adopción de un modelo educativo basado en competencias, que responda a las necesidades de desarrollo de México en el siglo XXI, estableciendo, entre otras líneas de acción, la de asegurar que los planes y programas de estudio estén dirigido al desarrollo de competencias e involucrar activamente a los docentes frente a grupo en estos procesos de revisión y adecuación, y que esta acción tendrá como base los resultados de las evaluaciones del logro educativo, así como la de establecer estándares y metas de desempeño en términos de logros de aprendizajes esperados en todos sus grados, niveles y modalidades”.

La Alianza por la Calidad de la Educación -acordada el 15 de mayo del 2008 por el Gobierno Federal y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE)- estableció el compromiso de impulsar:

 La Reforma de enfoques, asignaturas y contenidos de la Educación Básica.

 La enseñanza del idioma inglés desde preescolar.

 La promoción de la interculturalidad.

 Garantizar la atención de niños con necesidades educativas especiales, con o sin discapacidad, aptitudes sobresalientes.

 Articular el Sistema Nacional de Evaluación para que, a partir del establecimiento de Estándares de Desempeño, evalúe a todos los actores del proceso educativo.

 En este breve recorrido por las reformas educativas en México nos da cuenta de que la educación debe responder en estricto a las necesidades de la sociedad, y este sector más que ningún otro debe estar en constante dinamismo, ya que como se establece en el informe de Jacques Delors elaborado para la UNESCO “la educación constituye un instrumento indispensable para que la humanidad pueda progresar hacia los ideales de paz, libertad y justicia social”. De igual manera con los temas que se irán desarrollando a lo largo de este módulo tendremos referentes para identificar las continuidades, cambios e innovaciones curriculares.

Considerando que para concluir el proceso de la Reforma Integral de la Educación Básica es necesario contar con un currículo integrado, coherente, pertinente, nacional en su concepción y flexible en su desarrollo; orientado a superar los desafíos del sistema educativo nacional; abierto a la innovación y a la actualización continua; gradual y progresivo, y capaz de articular, actualizar y dirigir la Educación Básica en todo el territorio nacional, se expide el Acuerdo para la Articulación de la Educación Básica que establece:

Artículo primero.- La Articulación de la Educación Básica, que comprende los niveles de preescolar, primaria y secundaria, determina un trayecto formativo -organizado en un Plan y los programas de estudio correspondientes- congruente con el criterio, los fines y los propósitos de la educación aplicable a todo el sistema educativo nacional, establecidos tanto en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, como en la Ley General de Educación.

Artículo segundo.- La Articulación de la Educación Básica es requisito fundamental para el cumplimiento del perfil de egreso. Este trayecto se organiza en el Plan y los programas de estudio correspondientes a los niveles de preescolar, primaria y secundaria, que integran el tipo básico. Dicho Plan y programas son aplicables y obligatorios en los Estados Unidos Mexicanos; están orientados al desarrollo de competencias para la vida de las niñas, los niños y los adolescentes mexicanos; responden a las finalidades de la Educación Básica, y definen los Estándares Curriculares y los aprendizajes esperados para dichos niveles educativos.

II. 2. Características del Plan de Estudios 2011. Educación Básica.

El Acuerdo por el que se establece la Articulación de la Educación Básica (AEB) tiene un vínculo de continuidad con las reformas de Preescolar en 2004 (Acuerdo 348), Primaria 1993 (Acuerdo 181) y Secundaria en 2006 (Acuerdo 384) que establecieron las condiciones para la revisión de los Planes de estudio y los programas de los tres niveles educativos para propiciar su congruencia con los rasgos del Perfil de Egreso deseable para la Educación Básica de nuestro país, es decir, para jóvenes de 15 años. Este ejercicio tiene especial importancia porque identifica un conjunto de competencias relevantes orientadas a que los jóvenes puedan lograr una vida plena y productiva.

“La Reforma Integral de la Educación Básica es una política pública que impulsa la formación integral de todos los alumnos de preescolar, primaria y secundaria con el objetivo de favorecer el desarrollo de competencias para la vida y el logro del perfil de egreso, a partir de aprendizajes esperados y del establecimiento de Estándares Curriculares, de Desempeño Docente y de Gestión. Lo anterior requiere:

• Cumplir con equidad y calidad el mandato de una Educación Básica que emane de los principios y las bases filosóficas y organizativas del artículo 3º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y de la Ley General de Educación.

• Dar nuevos atributos a la escuela de Educación Básica y, particularmente, a la escuela pública, como un espacio capaz de brindar una oferta educativa integral, atenta a las condiciones y los intereses de sus alumnos, cercana a las madres, los padres de familia y/o tutores, abierta a la iniciativa de sus maestros y directivos, y transparente en sus condiciones de operación y en sus resultados.

• Favorecer la educación inclusiva, en particular las expresiones locales, la pluralidad lingüística y cultural del país, y a los estudiantes con necesidades educativas especiales, con o sin discapacidad, y con capacidades y aptitudes sobresalientes.

• Alinear los procesos referidos a la alta especialización de los docentes en servicio; el establecimiento de un sistema de asesoría académica a la escuela, así como al desarrollo de materiales educativos y de nuevos modelos de gestión que garanticen la equidad y la calidad educativa, adecuados y pertinentes a los contextos, niveles y servicios, teniendo como referente el logro educativo de los alumnos.

• Transformar la práctica docente teniendo como centro al alumno, para transitar del énfasis en la enseñanza, al énfasis en el aprendizaje.

Con el logro de estos requerimientos se estará construyendo una escuela mexicana que responda a las demandas del siglo XXI, caracterizada por ser un espacio de oportunidades para los alumnos de preescolar, primaria y secundaria, cualquiera que sea su condición personal, socioeconómica o cultural; de inclusión, respeto y libertad con responsabilidad por parte de los integrantes de la comunidad escolar, donde se reconozca la capacidad de todos para aportar al aprendizaje de los demás, mediante redes colaborativas de conocimiento que

generen las condiciones para lograrlo; un espacio agradable, saludable y seguro para desarrollar fortalezas y encauzar oportunidades en la generación de valores ciudadanos; abierto a la cultura, los intereses, la iniciativa y el compromiso de la comunidad; una escuela de la comunidad donde todos crezcan individual y colectivamente: estudiantes, docentes, madres y padres de familia o tutores, comprometiéndose íntegramente en el logro de la calidad y la mejora continua.

La Articulación de la Educación Básica es el inicio de una transformación que generará una escuela centrada en el logro educativo al atender las necesidades específicas de aprendizaje de cada uno de sus estudiantes, para que adquieran las competencias que permitan su desarrollo personal; una escuela que al recibir asesoría y acompañamiento pertinentes a las necesidades de la práctica docente cotidiana genere acciones para atender y prevenir el rezago, y constituya redes académicas de aprendizaje en la que todos los integrantes de la comunidad escolar participen del desarrollo de competencias que permiten la autonomía en el aprendizaje y la participación en los procesos sociales.” (Plan de Estudios 2011. Educación Básica).

“El Plan de estudios 2011, Educación Básica es el documento rector que define las com-petencias para la vida, el perfil de egreso, los Estándares Curriculares y los aprendizajes esperados que constituyen el trayecto formativo de los estudiantes, y que se propone contribuir a la formación del ciudadano democrático, crítico y creativo que requiere la sociedad mexicana en el siglo XXI, desde las dimensiones nacional y global, que consideran al ser humano y al ser universal. La dimensión nacional permite una formación que favorece la construcción de la identidad personal y nacional de los alumnos, para que valoren su entorno, y vivan y se desarrollen como personas plenas. Por su parte, la dimensión global refiere al desarrollo de competencias que forman al ser universal para hacerlo competitivo como ciudadano del mundo, responsable y activo, capaz de aprovechar los avances tecnológicos y aprender a lo largo de su vida.

El Plan de estudios es de observancia nacional y reconoce que la equidad en la Educación Básica constituye uno de los componentes irrenunciables de la calidad educativa, por lo que toma en cuenta la diversidad que existe en la sociedad y se encuentra en contextos diferenciados. En las escuelas, la diversidad se manifiesta en la variedad lingüística, social, cultural, de capacidades, de ritmos y estilos de aprendizaje de la comunidad educativa. También reconoce que cada estudiante cuenta con aprendizajes para compartir y usar, por lo que busca que se asuman como responsables de sus acciones y actitudes para continuar aprendiendo. En este sentido, el aprendizaje de cada alumno y del grupo se enriquece en y con la interacción social y cultural; con retos intelectuales, sociales, afectivos y físicos, y en un ambiente de trabajo respetuoso y colaborativo.

Otra característica del Plan de estudios es su orientación hacia el desarrollo de actitudes, prácticas y valores sustentados en los principios de la democracia: el respeto a la legalidad, la igualdad, la libertad con responsabilidad, la participación, el diálogo y la búsqueda de acuerdos; la tolerancia, la inclusión y la pluralidad, así como una ética basada en los

principios del Estado laico, que son el marco de la educación humanista y científica que establece el Artículo Tercero Constitucional.

Propone que la evaluación sea una fuente de aprendizaje y permita detectar el rezago escolar de manera temprana y, en consecuencia, la escuela desarrolle estrategias de atención y retención que garanticen que los estudiantes sigan aprendiendo y permanezcan en el sistema educativo durante su trayecto formativo.

El Plan de estudios requiere partir de una visión que incluya los diversos aspectos que conforman el desarrollo curricular en su sentido más amplio, y que se expresan en los principios pedagógicos. (Plan de Estudios 2011. Educación Básica).

MODELO EDUCATIVO DEL CURRÍCULO 2011 CARACTERÍSTICAS DEL MODELO ASIGNATURAS SER NACIONAL Y SER HUMANO  Geografía  Historia  Formación Cívica y Ética  Tecnología  Educación Física  Educación Artística  Tutoría  Asignatura Estatal SER UNIVERSAL Y COMPETITIVO BASE PARA EVALUACIONES INTERNACIONALES  Lenguaje y comunicación  Inglés como segunda lengua  Pensamiento matemático  Ciencia y Tecnología  Habilidades digitales

Actividad 10

Tiempo: 45 min. Aprendizaje Esperado Identifica las características que tiene el Plan de Estudios 2011 y las relaciona con la construcción de una sociedad nacional y global.

1) Integren equipos con un máximo de cinco participantes.

2) Analicen las características del Plan de Estudios 2011 y represéntenlas en un organizador gráfico.

3) Discutan en equipo su relevancia en la construcción de la sociedad mexicana actual y cómo redimensiona esto a la función docente.

4) Presenten en plenaria su organizador, expliquen cada una de las características y su relevancia en la construcción de una sociedad, así como sus conclusiones sobre la importancia de redimensionar la función docente.

5) Las láminas deberán permanecer en exhibición durante el desarrollo de las sesiones como retroalimentación.

II.2.1. Principios pedagógicos del Plan de Estudios 2011. Educación Básica.

“Los principios pedagógicos son condiciones esenciales para la implementación del currículo, la transformación de la práctica docente, el logro de los aprendizajes esperados y la mejora de la calidad educativa”, siendo estos:

1. Centrar la atención en los estudiantes en sus procesos de aprendizaje.

2. Planificar para potenciar el aprendizaje.

3. Generar ambientes de aprendizaje.

4. Trabajar en colaboración para construir el aprendizaje.

5. Poner énfasis en el desarrollo de competencias, el logro de los Estándares Curriculares y los aprendizajes esperados.

6. Usar materiales educativos para favorecer el aprendizaje.

7. Evaluar para aprender.

8. Favorecer la inclusión para atender a la diversidad.

9. Incorporar temas de relevancia social.

10. Renovar el pacto entre el estudiante, el docente, la familia y la escuela.

11. Reorientar el liderazgo.

12. La tutoría y la asesoría académica a la escuela.

La observancia de estos principios en el proceso de enseñanza-aprendizaje será fundamental para lograr la puesta en marcha de la Reforma 2011 en el aula, ya que cada uno de ellos contribuye al desarrollo de las competencias para la vida y por ende el perfil de egreso, de ahí la importancia de la comprensión, discusión y apropiación de cada uno.

En este aspecto, no es de menor importancia tener presente que toda Reforma implica resistencias, distintos procesos de apropiación, que conforme se avance en la difusión, uso de los materiales, clarificación de conceptos, definición del marco de acción de cada principio pedagógico, revisión de programas de estudio, análisis de los estándares curriculares, se avanzará en la implementación, pero esto sólo puede suceder mediante el compromiso de los docentes, directivos, supervisores, asesores técnico pedagógicos, autoridades educativas y sociedad en general.

Por tal motivo, en este diplomado se contribuirá a la apropiación de la propuesta curricular, a través de la formación docente, lo que implica acompañar el proceso con lecturas, reflexiones, materiales complementarios y trabajo en aula, todo ello encaminado a que los maestros comprendan la profundidad de cada uno de los principios pedagógicos, el marco de acción y sus implicaciones en la práctica docente. Por la importancia de cada uno de los principios se abordarán tanto en el bloque dos como en el bloque 3.

El éxito o fracaso en la apropiación de cada uno de ellos será resultado del compromiso que cada maestro establezca con su participación en las diversas actividades de lectura, análisis, discusión, reflexión. Las lecturas básicas y complementarias que se proponen nos ayudarán a contar con elementos para la discusión por lo que es recomendable su revisión completa y la selección de la información más relevante que contribuya a reorientar su trabajo, pero no sólo eso, sino a partir de la comprensión la puesta en práctica para consolidar su incorporación a sus nuevas prácticas profesionales.

El desarrollo de competencias no es exclusivo de los alumnos, esta Reforma también demanda competencias a los docentes, por lo que la estrategia para favorecerlas será el trabajo colegiado en donde la práctica profesional será enriquecida a través del análisis, discusión, intercambio de ideas y experiencias, compartir dudas, reflexiones, información y materiales, así que maestros la Reforma está en movimiento y los invitamos a participar activamente en ella, tanto en los procesos de formación como en el aula.

Actividad 11

Tiempo: 60 min.

Aprendizajes Esperados  Identifica la relevancia de cada principio en el logro de las competencias para la vida y el perfil de egreso de la educación básica.  Identifica las implicaciones de cada principio en la práctica docente.

Primera parte:

1) Integren doce equipos de trabajo y distribuyan un principio pedagógico a cada uno de ellos.

2) Respondan a la pregunta: ¿A qué se refiere el principio pedagógico que les asignaron?

3) Registren en una lámina su respuesta y colóquenla en un lugar visible para presentarla en plenaria (solamente lectura). Colocarán junto a esta lámina dos adicionales en blanco, con los siguientes letreros: “Elementos que consideran deben ser incluidos” para la primera e “Implicaciones en la práctica docente” para la segunda.

4) Posterior a esta acción, todos los participantes pasarán a revisar libremente las láminas y podrán escribir en la lámina en blanco los elementos que consideran deben estar incluidos, así como las implicaciones que consideren habrá en la práctica docente.

5) Las láminas permanecerán exhibidas para complementarlas con el avance de las sesiones.

Principio 1.1. Centrar la atención en los estudiantes y en sus procesos de aprendizaje

“El centro y el referente fundamental del aprendizaje es el estudiante, porque desde etapas tempranas se requiere generar su disposición y capacidad de continuar aprendiendo a lo largo de su vida, desarrollar habilidades superiores del pensamiento para solucionar problemas, pensar críticamente, comprender y explicar situaciones desde diversas áreas del saber, manejar información, innovar y crear en distintos órdenes de la vida.

Los alumnos cuentan con conocimientos, creencias y suposiciones sobre lo que se espera que aprendan, acerca del mundo que les rodea, las relaciones entre las personas y las expectativas sobre su comportamiento. En este sentido, es necesario reconocer la diversidad social, cultural, lingüística, de capacidades, de estilos y ritmos de aprendizaje que tienen; es decir, desde la particularidad de situaciones y contextos, comprender cómo aprende el que aprende y, desde esta diversidad, generar un ambiente que acerque a estudiantes y docentes al conocimiento significativo y con interés”. (Plan de Estudios 2011. Educación Básica)

La concepción del aprendizaje, ha emergido bajo la perspectiva para la cual aprender no es recibir, registrar y repetir información, sino una construcción y una elaboración que realiza el alumno mediante acciones intelectuales (pensar, analizar, comprender), prácticas (ejercicios, aplicaciones, experimentos, creaciones propias) y colaborativas (trabajo en grupos, contrastación de ideas, opiniones) que le permite apropiarse del conocimiento, relacionándolo con sus ideas previas, su contexto y sus experiencias; esta perspectiva es el aprendizaje centrado en el alumno.

Desde esta perspectiva se considera que el aprendizaje para el estudiante es un proceso constructivo y no receptivo, donde los factores sociales y contextuales tienen influencia en su adquisición, así el conocimiento lo construye el alumno, poniendo en acción su actividad intelectual, su acción práctica, su relación con los demás y con el objeto de conocimiento; se trata de una visión del aprendizaje y de conocimiento opuesta a la idea de transmisión de información.

En un modelo educativo centrado en el aprendizaje del estudiante la situación cambia. Todo el proceso gira alrededor de las actividades y desarrollo de los alumnos.

En el siguiente esquema se muestran elementos del proceso de aprendizaje por parte del alumno que se gesta a través de varios tipos de experiencias: descubrimiento, comprensión y aplicación del conocimiento.

APRENDIZAJE CENTRADO EN EL ALUMNO

Desde esta perspectiva, en el aprendizaje como construcción el estudiante atribuye significado y sentido al nuevo conocimiento vía la revisión y modificación de sus conocimientos previos y estructuras de pensamiento. De ahí que la memoria tenga un papel importante pero no exclusivo en el aprendizaje pues no se trata de registrar información momentáneamente (para repetirla como requisito para obtener una calificación), ni de acumularla a largo plazo sin mayor sentido; el aprendizaje como construcción implica una memorización significativa y comprensiva, que implica enriquecer la propia estructura de pensamiento, las formas de entender la realidad, de representarla y de actuar sobre ella.

En tal sentido, es necesario tomar en cuenta algunas consideraciones generales para que en el marco de la RIEB se favorezca el aprendizaje de los alumnos:

● Para llevar a cabo el aprendizaje "Lo central está en la actividad" (Aebli, Hans: 2001) actividad y saber van de la mano, de tal modo que la diversidad de actividades que se realizan cotidianamente producen, una diversidad de experiencias y saberes.

● Rescatar el interés del estudiante mediante la revisión de los contenidos temáticos desde una perspectiva contextualizada y de transferencia a la experiencia cotidiana y no como contenidos aislados y carentes de sentido con lo vivencial. El interés suscitará el desarrollo de habilidades que favorecen el logro de los aprendizajes esperados.

● La actividad requiere ser agradable y alcanzar nivel de satisfacción por parte de quién la realiza, capacidad y medios adecuados para concluirla con éxitos.

● La actividad no debe generar tensión o inseguridad, sino interés por su realización, con ella se establecerá el vínculo deseado entre el estudiante y el aprendizaje.

Actividad 12 (Segunda parte, continuación actividad 11)

Tiempo: 30 min. Aprendizaje Esperado Plantea alternativas para incorporar en su práctica docente el principio pedagógico “Centrar la atención en los estudiantes y en sus procesos de aprendizaje”.

1) Continúen con los equipos de trabajo y analicen la descripción que hace el Plan de Educación 2011 del principio pedagógico “Centrar la atención en los estudiantes y en sus procesos de aprendizaje”.

2) En plenaria comenten propuestas que consideren ejemplifican el enfoque centrado en el alumno y sus procesos de aprendizaje, clarifiquen el sentido de este principio y sus implicaciones en la práctica docente. Las aportaciones serán registradas libremente en las láminas en blanco que colocó el equipo que atendió este principio pedagógico.

Los principios pedagógicos 1.2. “Planificar para potenciar el aprendizaje”, 1.3. “Generar ambientes de aprendizaje” y 1.7. “Evaluar para aprender”, por su relevancia se abordarán al final de este mismo bloque de manera conjunta.

Principio 1.4. Trabajar en colaboración para construir el aprendizaje

“El trabajo colaborativo alude a estudiantes y maestros, y orienta las acciones para el descubrimiento, la búsqueda de soluciones, coincidencias y diferencias, con el propósito de construir aprendizajes en colectivo.

Es necesario que la escuela, promueva el trabajo colaborativo para enriquecer sus prácticas considerando las siguientes características:

 Que sea inclusivo.

 Que defina metas comunes.

 Que favorezca el liderazgo compartido.

 Que permita el intercambio de recursos.

 Que desarrolle el sentido de responsabilidad y corresponsabilidad.

 Que se realice en entornos presenciales y virtuales, en tiempo real y asíncrono”. (Plan de Estudios 2011. Educación Básica).

El verdadero aprendizaje colaborativo implica mucho más que el hecho de dividir a los alumnos en equipos de trabajo; emerge de situaciones en las que la elaboración, interpretación, explicación y argumentación forman parte integral de la actividad del grupo, y en la que el aprendizaje recibe el apoyo de otros individuos

Actividad 13 (Tercera parte, continuación actividad 11)

Tiempo: 30 min. Aprendizajes Esperados  Reconoce las características de trabajar en colaboración para construir el aprendizaje.  Plantea alternativas para incorporar en su práctica docente el principio pedagógico “Trabajar en Colaboración para construir el aprendizaje”.

1) Continúen en equipos y a partir de la revisión del principio “Trabajar en colaboración para construir el aprendizaje” generen un debate sobre las ventajas y desventajas que tiene el trabajo colaborativo. Pasados 10 minutos y procurando que todos participen seleccionen un representante del equipo y de manera sintética aporten al resto del grupo sus conclusiones de equipo.

2) El equipo que desarrolló este principio complementará sus apreciaciones con la descripción que hace el Plan de Educación 2011 y las aportaciones presentadas por el grupo.

3) Elijan del programa de estudios de 3º o 4º grados un aprendizaje esperado y en la siguiente tabla enlisten propuestas para favorecer la implementación de este principio pedagógico.

PROPUESTAS QUE FAVORECEN EL PRINCIPIO: Trabajar en colaboración para construir el aprendizaje.

APRENDIZAJE ESPERADO/BLOQUE/ASIGNATURA/GRADO

PROPUESTAS

Principio 1.5. Poner énfasis en el desarrollo de competencias, el logro de los Estándares Curriculares y los Aprendizajes Esperados.

Desarrollo de competencias

El currículo 2011 para la educación básica está orientado al desarrollo de competencias para la vida, cuyo logro será el resultado de los aprendizajes esperados que alcancen los alumnos a lo largo de los 12 años que integran este trayecto formativo, de acuerdo al Plan de Estudios:

“Una competencia es la capacidad de responder a diferentes situaciones, e implica un saber hacer (habilidades) con saber (conocimiento), así como a la valoración de las consecuencias de ese hacer (valores y actitudes)”.

Una persona es competente cuando ante una situación problemática de la vida que se le plantea, sea capaz de resolverla, a través de un análisis de esa situación y a partir de ahí escoger esquemas de actuación oportunos, adecuados para resolverla y además sea capaz de aplicarlos de manera estratégica, adaptándolos frente a diversas situaciones.

“Conocer el grado de dominio de la competencia implica que podamos observar a la persona ante una situación problemática, cómo analiza la situación y escoge esquemas de actuación que ya posee y son la interrelación de actitudes que tiene, procedimientos que domina y la serie de conocimientos de base que también conoce, comprende y sabe que le permiten actuar de manera competente, este esquema de actuación, con estos componentes interrelacionados actitudinales, conceptuales, factuales, procedimentales los puede aplicar adaptándolos para poder resolver esta situación y eso es lo que tenemos que observar para saber si alguien tiene el dominio de esa competencia”. (Entrevista Federico Malpica).

En palabras de Antoni Zabala y Laia Arnau: “En una escuela que pretende formar para la vida, la competencia ha de identificar aquello que necesita cualquier persona para dar respuesta a los problemas a los que se enfrentará a lo largo de su vida. Por tanto, competencia consistirá en la intervención eficaz en los diferentes ámbitos de la vida mediante acciones en las que se movilizan, al mismo tiempo y de manera interrelacionada, componentes actitudinales, procedimentales y conceptuales.

- Que las competencias son acciones eficaces frente a situaciones y problemas de distinto tipo, que obligan a utilizar los recursos de que se dispone.

- Que para dar respuesta a los problemas que plantean dichas situaciones es necesario estar dispuestos a resolverlos con una intención definida, es decir, con unas actitudes determinadas.

- Que una vez mostrados la disposición y el sentido para la resolución de los problemas planteados, con unas actitudes determinadas, es necesario dominar los procedimientos, habilidades y destrezas que implica la acción que se debe llevar a cabo.

- Que para que dichas habilidades lleguen a buen fin, deben realizarse sobre unos objetos de conocimiento, es decir, unos hechos, unos conceptos y unos sistemas conceptuales.

- Que todo ello debe realizarse de forma interrelacionada: la acción implica una integración de actitudes, procedimientos y conocimientos”. (11 ideas clave Cómo aprender y enseñar competencias, GRAO).

Actividad 14

Tiempo: 45 min. Aprendizaje Esperado Identifica los procesos que están implicados en la manifestación de una competencia

1. En equipos de trabajo realicen la lectura “Proceso desarrollado en una actuación competente” págs. 46 a 50 del texto “11 ideas clave. Cómo aprender y enseñar competencias” de Antoni Zabala y Laia Arnau. Editorial GRAO, que se encuentra en el CD Anexos.

2. A partir de la lectura, discutan y presenten en plenaria ejemplos de aula en donde se haya tenido evidencia de la movilización de saberes. El equipo a cargo de este principio retomará los aspectos más significativos para registrarlos en las dos láminas en blanco.

3. De manera individual elijan alguno de los ejemplos y grafiquen el proceso que siguió el alumno para generar su respuesta ante la situación planteada.

Estándares curriculares

“Los Estándares Curriculares son descriptores de logro y definen aquello que los alumnos demostrarán al concluir un periodo escolar; sintetizan los aprendizajes esperados que, en los programas de educación primaria y secundaria, se organizan por asignatura-grado-bloque, y en

educación preescolar por campo formativo-aspecto. Los Estándares Curriculares son equiparables con estándares internacionales y, en conjunto con los aprendizajes esperados, constituyen referentes para evaluaciones nacionales e internacionales que sirvan para conocer el avance de los estudiantes durante su tránsito por la Educación Básica, asumiendo la complejidad y gradualidad de los aprendizajes”. (Plan de Estudios 2011. Educación Básica).

Como se plantea en el Acuerdo 592, tenemos como referente el Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos de la OCDE (PISA), cuya aplicación permite conocer el nivel de desempeño de los alumnos que concluyen la educación básica, los reactivos evalúan conocimientos y habilidades necesarios que deben tener los alumnos para desempeñarse de forma competente en la sociedad del conocimiento.

Mediante la prueba PISA se establece el perfil de las sociedades contemporáneas en tres campos de desarrollo personal: la lectura como habilidad superior, el pensamiento abstracto como base del pensamiento complejo, y el conocimiento objetivo del entorno como sustento de la interpretación de la realidad científica y social. De ahí la relevancia de que a través del Diplomado se aborden temas como el de la sociedad del conocimiento, pensamiento complejo, crítico, científico y matemático.

El acuerdo 592 también refiere a que el conjunto del currículo en su visión hacia el 2021 debe establecer como promedio para la sociedad mexicana las que competencias que actualmente muestra el nivel 3 de PISA, esto implica un esfuerzo decidido y orientado a ello de todas las partes involucradas, maestros, directivos, supervisores, asesores técnico pedagógicos y familias para eliminar la brecha de los alumnos que hoy están por debajo del nivel 2, y actuar estratégicamente para que aquellos que están en nivel 2 o por arriba de éste para que transiten hacia el nivel 3, contribuyendo con ello a que México avance hacia la sociedad del conocimiento.

Para ejemplificar el nivel 3 de competencias al que aspiramos a llegar en PISA se integran 3 cuadros del Acuerdo para la Articulación de la Educación Básica:

En México, será la primera ocasión en la que se presentarán estándares curriculares, por lo que para el magisterio representan innovaciones educativas con la que habrá que familiarizarse, teniendo claro que el docente no tendrá que trabajar con ellos, solamente son indicadores para futuras evaluaciones censales externas, cuya finalidad será la toma de decisiones sobre políticas educativas, de esta manera los estándares serán el referente para el diseño de instrumentos de evaluación externa.

En todo caso, igual que se hace con PISA, es importante tener estos referentes que contribuirán a alinear nuestro trabajo como profesionales de la educación. Es decir, los estándares nos brindarán una mirada de largo alcance, y como práctica docente será conveniente fortalecer y realinear el

trabajo en el aula para favorecer el logro de los aprendizajes esperados, teniendo presente que su logro en cada grado escolar contribuirá a que como sector se alcancen los estándares de cada periodo.

En el Acuerdo 592 se establecen cuatro periodos de corte, cada uno de ellos de tres grados, que obedecen de manera aproximada y progresiva a ciertos rasgos o características clave del desarrollo cognitivo de los estudiantes de acuerdo a lo siguiente:

Es importante hacer notar que cada periodo refleja también el currículo de los grados escolares que le preceden. Como se estipula en las características del Plan de Estudios 2011. Educación Básica, en este trayecto formativo se pretende contribuir a la construcción de un ser humano desde dos dimensiones, la nacional y la global, en este sentido, los estándares están comprometidos con la dimensión global, es decir al desarrollo de aquellas competencias que forman al ser universal para hacerlo competitivo como ciudadano del mundo, responsable y activo, capaz de aprovechar los avances tecnológicos y aprender a lo largo de la vida, por esta razón los estándares solamente se establecen para español, matemáticas, ciencias, inglés como segunda lengua y habilidades digitales, en concordancia con las mediciones internacionales que existen para cada uno de ellos y en las cuales México como país de la OCDE participa.

Es importante hacer notar que como un ejercicio de corresponsabilidad, el Acuerdo 592 señala que los estándares fincan las bases para que los institutos de evaluación de cada entidad federativa diseñen instrumentos que vayan más allá del diagnóstico de grupo y perfeccionen los métodos de evaluación formativa y, eventualmente, de la sumativa, teniendo siempre presente que este tipo de evaluación implica llevar a la práctica el principio 1.12. La tutoría y la asesoría académica a la escuela, ya que los docentes y alumnos requerirán de acompañamiento y asesoría académica para acortar la brecha del rezago educativo, así como para atender a aquellos que se encuentren por arriba del estándar sugerido.

Para ejemplificar la progresión de un aprendizaje en educación básica se presentan las siguientes láminas elaboradas por la Dirección General de Desarrollo Curricular:

Estándares Curriculares

Periodo Escolar

Grado Escolar de Corte

Edad aproximada

Primero

Tercer grado de preescolar

Entre 5 y 6 años

Segundo

Tercer grado de primaria

Entre 8 y 9 años

Tercero

Sexto grado de primaria

Entre 11 y 12 años

Cuarto

Tercer grado de secundaria

Entre 14 y 15 años

Aprendizajes esperados:

“Los aprendizajes esperados son indicadores de logro que, en términos de la temporalidad establecida en los programas de estudio, definen lo que se espera de cada alumnos en términos de saber, saber hacer y saber ser; además, de dan concreción al trabajo docente al hacer constatable lo que los estudiantes logran, y constituyen un referente para la planificación y la evaluación en el aula.

Los aprendizajes esperados gradúan progresivamente los conocimientos, las habilidades, las actitudes y los valores que los alumnos deben alcanzar para acceder a conocimientos cada vez más complejos, al logro de los Estándares Curriculares y al desarrollo de competencias”. (Plan de Estudios 2011. Educación Básica).

Actividad 15

Tiempo: 45 min. Aprendizaje esperado Identifica los vínculos entre los aprendizajes esperados, los estándares, las competencias para la vida y el perfil de egreso.

Los materiales educativos forman parte de una estrategia educativa en la que intervienen otros factores como el docente, los métodos de enseñanza, la experiencia previa de los alumnos, entre otros, es decir, el sentido de un material no puede buscarse solamente en sus características intrínsecas.

1) De los Programas de Estudio 2011 para tercer y cuarto grados en equipo elijan un aprendizaje esperado de español, ciencias o matemáticas y analicen su importancia dentro del logro de los estándares, las competencias para la vida y el perfil de egreso. Consultar estándares en el Acuerdo 592 que se encuentra en el CD Anexos.

2) Presenten en plenaria el resultado de sus reflexiones. El equipo a cargo de este principio retomará lo que considere importante recuperar en las dos láminas en blanco.

Principio 1.6. Usar materiales educativos para favorecer el aprendizaje

La práctica docente en la escuela ha estado acompañada de diversos materiales de apoyo, cuya finalidad es favorecer el aprendizaje de los alumnos. La sociedad del conocimiento tiene como característica este intercambio de información por diversos medios electrónicos, ahora nuestros alumnos ven películas, programas de televisión, reciben correos electrónicos, consultan el internet, tienen acceso a bibliotecas, hemerotecas, acervos bibliográficos en la escuela, y otras opciones de acuerdo a su contexto.

Nuestros alumnos en esta sociedad tienen acceso a más información de la que pueden procesar, sin embargo, contrasta contra lugares en donde se tiene un vacío incluso de materiales impresos, sobre estos asuntos en particular, es importante que el maestro revise con qué materiales cuenta en su escuela, zona escolar, comunidad, a fin de analizar su pertinencia y conveniencia para el desarrollo de su programa de estudios.

El Plan de Estudios 2011, señala que además del uso del libro de texto, se deberá favorecer el empleo de otros materiales diversos de apoyo, tanto los que se encuentran ya como parte de los acervos bibliográficos, como aquellos audiovisuales e informáticos con los que se cuente.

“Los materiales educativos empleados por el colectivo escolar permiten el disfrute en el uso del tiempo libre, la creación de redes de aprendizaje y la integración de comunidades de aprendizaje en que el maestro se concibe como un mediador para el uso adecuado de los materiales educativos”. (Plan de Estudios 2011. Educación Básica).

Reflexión:

A lo largo del país, las escuelas y los contextos son muy diversos, así como la población, un buen comienzo será identificar con qué materiales didácticos se cuenta, cuáles pueden provenir del propio

entorno o de los hogares de los alumnos, sin embargo, sea cual sea el material del que se provea el docente, éste deberá representar desafíos a los alumnos y favorecer la comprensión integral, el desarrollo del pensamiento complejo y crítico, así como la autonomía del aprendizaje.

Actividad 16 (Cuarta parte, continuación actividad 11)

Tiempo: 45 min. Aprendizajes Esperados  Identifica el uso de materiales educativos que favorecen el aprendizaje.  Plantea alternativas para incorporar en su práctica docente el principio pedagógico de los materiales educativos.

1) Continúen en equipo de trabajo y comenten sobre lo que consideran requiere un material educativo para favorecer la movilización de saberes. En el siguiente cuadro describan las conclusiones a las que llegaron y enlisten aquellos qué utilizan frecuentemente durante las clases, a cuál de ellos le dan más importancia y qué función tiene. Compartan en plenaria sus listados. Elaboren propuestas sobre cuáles materiales educativos pueden incorporar para lograr el aprendizaje esperado seleccionado en la actividad 13, considerando aquellos que movilicen los saberes de sus alumnos.

2) El equipo a cargo de este principio recuperará los aspectos más relevantes presentados en plenaria para registrarlos en las láminas en blanco.

Listado de material educativo

Características de un material educativo para favorecer la movilización de saberes:

Material Educativo que uso frecuentemente durante las clases:

Material educativo que le doy más importancia durante las clases:

Sugerencias de materiales que sería conveniente incorporar para desarrollar el aprendizaje esperado seleccionado en la actividad 13.

Un material educativo está diseñado específicamente para servir en un contexto y debe facilitar el trabajo del profesor y el de los estudiantes, además de contribuir con el buen desarrollo del proceso educativo. De acuerdo con lo dicho, los materiales educativos dentro del proceso educativo, tienen como funciones principales las siguientes:

Pedagógica:

Se fundamenta en un modelo de enseñanza- aprendizaje y busca desarrollar conocimientos, habilidades, destrezas y actitudes. Comunicativas:

Mezcla lenguajes textuales, gráficos, figurativos etc. para que los mensajes sean entendibles Organizativa:

Ordena y estructura en forma lógica elementos, procesos, actividades. Experiencias de aprendizaje Científica:

Se basa en la concepción objetiva y actualizada de una asignatura, temática o área de conocimiento para la actualización o aprendizaje del estudiante. Motivadora:

Interesa al alumno y le proporciona elementos para facilitar su aprendizaje. Ideológica

Transmite, desarrolla y fomenta valores. Integradora:

De información, de conocimientos y de experiencias previas de lo aprendido.

El principio 1.8 “Favorecer la inclusión para atender la diversidad”, por su profundidad e implicaciones será desarrollado en el bloque tres.

Principio 1.9. Incorporar temas de relevancia social

En cada uno de los niveles y grados se abordan temas de relevancia social que forman parte de más de un espacio curricular y contribuyen a la formación crítica, responsable y participativa de los estudiantes en la sociedad. Estos temas favorecen aprendizajes relacionados con valores y actitudes sin dejar de lado conocimientos y habilidades, y se refieren a:

“la atención a la diversidad, la equidad de género, la educación para la salud, la educación sexual, la educación ambiental para la sustentabilidad, la educación financiera, la educación del consumidor, la prevención de la violencia escolar -bullying-, la educación para la paz y los derechos humanos, la educación vial, y la educación en valores y ciudadanía”.

Como se observa los temas de relevancia social, aluden a situaciones que enfrentan en la actualidad nuestros alumnos y para las cuales la escuela y la sociedad en general deben responder con todos los elementos posibles. Estos temas requieren ser atendidos y desarrollados a través de las diversas asignaturas implicadas, respondiendo a su complejidad, al desafío que representan y por su estrecha relación con las competencias para la vida y el perfil de egreso. Al contribuir la educación básica a moldear al futuro ciudadano, es imprescindible e impostergable la atención de estos temas.

Reflexión:

La sociedad en general y nuestros alumnos en particular, se enfrentan a situaciones complejas, como son la violencia -intrafamiliar, en la escuela “bullying”, y la del entorno-, a prácticas de corrupción en todas las esferas, a la presión social y de los medios para favorecer el consumismo, a problemas de salud como la obesidad, a la discriminación en todos sus aspectos, y a la falta de tolerancia entre muchas otras situaciones, y no cuentan con las herramientas necesarias para responder a estos desafíos e interpelaciones, de ahí que más que temas de estudio, se conviertan en prioridades de actuación docente tanto en el aula, como en la escuela y su contexto.

Actividad 17 (Quinta parte, continuación actividad 11)

Tiempo: 30 min. Aprendizaje Esperado Identifica la vinculación de los temas de relevancia social con el logro de las competencias para la vida y el perfil de egreso de la educación básica.

1) Continúen en equipos y debatan sobre las implicaciones de los temas de relevancia social en el perfil de egreso de la educación básica.

2) Seleccionen un tema de relevancia social que sea prioritario para su escuela y planteen alternativas para incorporarlo en su práctica docente y la comunidad escolar.

3) Complementen a partir de esta discusión las láminas en blanco del equipo que estuvo a cargo de este principio.

Principio 1.10. Renovar el pacto entre el estudiante, el docente, la familia y la escuela.

A través de los años, se ha ponderado la relación educativa sólo entre docente y alumno, no obstante debemos considerar que la familia juega un papel primordial en el desarrollo de este proceso educativo. Es en la familia donde alumnos y alumnas inicialmente aprenden formas de expresarse, relacionarse, convivir e interactuar con el mundo que les rodea. Mientras que la escuela se encarga de moldear y guiar esos aprendizajes, integrándolos con conocimientos científicos, humanísticos y sociales durante un trayecto formativo específico

En el año 2004, la UNESCO, a través de la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREAL) publicó un documento denominado: “Participación de las Familias en la Educación Infantil Latinoamericana”, en el que expone la importancia de impulsar la participación de las familias en la educación formal de las y los niños, a partir de tres razones:

En primer lugar, por la relación encontrada, en algunas evaluaciones realizadas en la Educación Básica, entre la articulación familia y escuela y mejores aprendizajes en los niños y

ESTUDIANTE

FAMILIA

DOCENTE

ESCUELA

En la RIEB 2011, se especifica que el centro y referente fundamental del aprendizaje es el estudiante, quien debe tener en la familia, la escuela y sus docentes la guía y acompañamiento necesarios a lo largo de su trayecto formativo para desarrollar sus competencias para la vida.

niñas; en segundo lugar, por el reconocimiento de las madres y padres como primeros educadores de sus hijos e hijas, demostrándose el impacto positivo que puede tener una educación temprana de calidad en el desarrollo y aprendizaje de los niños y niñas, y en tercer lugar, porque la familia aparece como un espacio privilegiado para lograr una ampliación de la cobertura de la educación de la primera infancia. (OREAL, 2004: 1)

En dicho documento, se analizan diversos programas educativos y estrategias que se han implementado en diferentes países latinoamericanos, para lograr la participación de la familia con la escuela, a fin de favorecer el desarrollo de las competencias para la vida entre los estudiantes. Entre las formas de participación ahí descritas, vale la pena destacar la participación de la familia para incidir en la educación: este tipo de relación familia-educación reconoce, por una parte, el hecho de que las madres y padres son ciudadanos y, por ende, tienen derechos y obligaciones respecto de la educación de sus hijos e hijas y, por otra, reconoce el valor de las ideas, propuestas y valores de las familias como aporte para una educación de calidad. (UNESCO-OREAL, 2004: 48).

En el momento actual, se busca el vínculo de la familia con la escuela a partir de esta forma de participación con el fin de mejorar la convivencia social y democratizar la educación.

Al respecto la Reforma Integral para la Educación Básica 2011, concibe entre los principios pedagógicos que la articulan, “Renovar el pacto entre el estudiante, el docente, la familia y la escuela” dicho principio resulta medular para lograr los cambios que nuestra sociedad demanda. Al respecto se señala en el Plan de Estudios 2011:

Desde la perspectiva actual, se requiere renovar el pacto entre los diversos actores educativos, con el fin de promover normas que regulen la convivencia diaria, establez-can vínculos entre los derechos y las responsabilidades, y delimiten el ejercicio del poder y de la autoridad en la escuela con la participación de la familia. En la escuela, la aplicación de las reglas y normas suele ser una atribución exclusiva de los docentes y del director, dejando fuera la oportunidad de involucrar a los estudiantes en la comprensión de su sentido y el establecimiento de compromisos con las mismas. Si las normas se elaboran de manera participativa con los alumnos, e incluso con sus familias, se convierten en un compromiso compartido y se incrementa la posibilidad de que se respeten, permitiendo fortalecer su autoestima, su autorregulación y su autonomía. (SEP, Plan de Estudios 2011:40)

En este enfoque por competencias, el rol del docente es medular para el logro de competencias para la vida entre sus estudiantes. Dentro de Las diez nuevas competencias para enseñar que Philippe Perrenaud (2007) desarrolla, reconoce que el docente debe desarrollar ciertas competencias que le permitan relacionarse de manera óptima, con el estudiante, la familia y la escuela, como se puede observar en el siguiente esquema:

Favorecer un aula y escuela democrática requiere del compromiso compartido de todos los actores educativos, quienes deben pactar los valores, actitudes y normas necesarios para el logro de una convivencia armónica. En este sentido la labor del profesorado, de la escuela y la familia son esenciales para lograr la inclusión y participación del estudiante como sujeto activo del proceso educativo y destinatario de los esfuerzos conjuntos de los otros actores educativos. Esfuerzos que deberán traducirse en un desarrollo pleno del alumno, la conformación de una identidad propia y el logro de su autonomía.

En este contexto, docentes, escuela, estudiantes y familia deben trabajar juntos para lograr las transformaciones sociales que se requiere lograr, y que en el momento actual implican diversos desafíos. En la calle, en el hogar, en la escuela y en general en diversos espacios de interacción social, a menudo vemos muestras de violencia, exclusión, discriminación, etc., situaciones que no permiten el desarrollo de una convivencia social positiva, pertinente e incluyente.

Un ejemplo de esto lo observamos a diario en las escuelas, en donde el acoso escolar o bullying se ha convertido en un fenómeno cotidiano en el que muchas veces ni maestros, padres y compañeros se sienten interpelados, y cuyas consecuencias pueden dañar permanentemente a la víctima. También vemos que la sociedad actual se caracteriza por los altos niveles de intolerancia señalando

Participar en la gestión de la escuela

•Coordinar, fomentar una escuela con todos los componentes (extraescolares, del barrio, asociaciones de padres, profesores de lengua y cultura de origen)

•Organizar y hacer evolucionar, en el mismo centro, la participación de los alumnos

Implicar a los alumnos en sus aprendizajes y trabajo

•Fomentar el deseo de aprender, explicitar su relación con el conocimiento, el sentido del trabajo escolar, y desarrollar la capacidad de autoevaluación del alumnado Instituir y hacer funcionar un consejo de alumnos (consejo de clase o de centro) y negociar con ellos varios tipos de reglas y de acuerdos Ofrecer actividades de formación opcionales, “a la carta” Favorecer la definición de un proyecto personal del alumno

Informar e implicar a los padres

•Favorecer reuniones informativas y de debate

•Dirigir las reuniones

•Implicar a los padres en la valorización de la construcción de losconocimientos

a quien por su origen étnico, estrato social, preferencia sexual, ideología, cultura, capacidades, ritmos y estilos de aprendizaje es diferente a la generalidad.

Ante estos y otros problemas relevantes, la escuela y la familia deben responder oportunamente, generando espacios democráticos e inclusivos en los que se haga evidente la participación familiar, tejiendo con ella diversos lazos de colaboración positiva.

Sin embargo debemos tener en cuenta que lograr la participación de la familia es una tarea ardua, ya que así como no se puede considerar que todos los niños y niñas aprenden de forma homogénea, las familias tampoco son iguales. Históricamente observamos que a lo largo del siglo XX el prototipo de familia nuclear: papá que trabaja fuera de casa, mamá que cuida el hogar y la familia, e hijos que se dedican sólo a estudiar se ha ido transformando. Al respecto la UNESCO señala lo siguiente:

Los cambios económicos, culturales y sociales, la creciente urbanización, la escolarización de las mujeres, el descubrimiento de la anticoncepción, la mayor libertad sexual, las políticas neoliberales que han generado la necesidad de producir más recursos, así como la incorporación de la mujer al trabajo, han generado nuevos desafíos para la familia. (OREAL, 2004: 21)

Un aspecto relevante que debemos considerar para transformar este proceso es el cambio de mentalidad de los padres, quienes generalmente asumen el rol de receptores y beneficiarios de los programas educativos, la propuesta actual requiere de su participación dinámica para lograr no sólo el bienestar de sus propios hijos, sino también de la comunidad en la que se desenvuelven.

En este sentido, como miembros del sistema educativo, nos corresponde vincular y articular a estos actores con el estudiante, el centro educativo y el profesorado, a través del diseño de diversas estrategias que favorezcan la colaboración entre los mismos. Esta tarea no es sencilla y un primer paso requiere de la reflexión que hagamos sobre la forma en que se ha permitido o no en nuestros centros educativos, la participación y vinculación de los actores ya mencionados.

Actividad 18 (Sexta parte, continuación de la actividad 11)

Tiempo: 40 minutos Aprendizaje Esperado Reflexiona sobre las formas de participación y colaboración de la familia con la escuela, a partir de su experiencia personal y colectiva.

1. Lean en grupo las siguientes preguntas, elijan por lo menos siete que consideren fundamentales para organizar un debate.

2. Reflexionen sobre su importancia y dialóguenlas en plenaria.

3. Registren en las láminas en blanco las respuestas a las que hayan llegado en consenso grupal y dejen su material expuesto durante la sesión.

Después de haber realizado una reflexión conjunta sobre las formas de participación y colaboración entre familia y escuela para lograr el bienestar del alumnado, podemos dar un segundo paso, consistente en proponer estrategias para fortalecer las redes de colaboración entre dichos actores, esta tarea no es nada fácil, no es homogénea y requiere del conocimiento pleno que tengamos sobre nuestros estudiantes, el contexto socio cultural en el que desarrollamos nuestra práctica docente, el interés y compromiso que asumamos con esta labor y la preocupación y acciones que realicen los diversos agentes educativos (colectivo docente, directivos, figuras de gestión, etc.)

Algunas cuestiones para valorar la colaboración entre la escuela y la familia:

¿Se respetan mutuamente las familias y el profesorado?

¿Las familias sienten que hay una buena comunicación con el profesorado?

¿Están todas las familias bien informadas sobre las políticas y prácticas escolares?

¿Las familias están al tanto de las prioridades del proyecto escolar?

¿Se les da a todas las familias la oportunidad de involucrarse en la toma de decisiones sobre la escuela?

¿Se tienen en consideración los miedos que algunas familias tienen a reunirse con los docentes, y se toman las medidas para ayudarles a superarlo?

¿Las familias disponen de una variedad de oportunidades para involucrarse en la escuela (desde apoyar en actividades puntuales hasta ayudar en el aula)?

¿Se brinda una variedad de ocasiones, donde las familias pueden discutir el proceso de, y las preocupaciones sobre, sus hijos o hijas?

¿Se aprecian de igual manera las distintas contribuciones que las familias pueden hacer a la escuela?

¿El profesorado motiva a las familias para que se involucren en el aprendizaje de sus hijos o hijas?

¿Las familias tienen claro lo que pueden hacer para apoyar el aprendizaje de sus hijos o hijas en casa?

¿Todas las familias sienten que sus hijos o hijas son valorados por la escuela?

¿Todas las familias sienten que sus preocupaciones se toman en serio en la escuela?

(Booth y Ainscow, 2002:68), citado en: (Educación Inclusiva. Iguales en la diversidad) [en línea]

Actividad 19 (Séptima parte, continuación de la actividad 11)

Tiempo: 30 minutos Aprendizaje Esperado Diseña estrategias encaminadas a fortalecer el pacto entre familia, escuela, estudiante y docente, a partir del contexto en que desarrolla su práctica docente, asumiendo su compromiso personal y social con el alumnado.

1. Reunidos en binas, realicen un cuadro en el que escriban cinco acciones que consideren deben realizarse y cinco que deben evitarse, para fortalecer el vínculo y colaboración entre escuela, familia, estudiante y profesorado a fin de democratizar la escuela (tomar como base la integración de valores, normas y actitudes)

Acciones que debemos realizar Acciones que debemos evitar

2. Al finalizar la actividad, comenten en plenaria las estrategias que elaboraron en binas.

3. Como trabajo en casa y de manera individual teniendo presente su escuela, en power point, realicen un decálogo en el que incluyan aquellas estrategias que en consenso resultaron más favorables para el cumplimiento de este principio pedagógico.

Principio 1.11. Reorientar el liderazgo

“Reorientar el liderazgo implica un compromiso personal y con el grupo, una relación horizontal en la que el diálogo informado favorezca la toma de decisiones centrada en el aprendizaje de los alumnos. Se tiene que construir y expresar en prácticas concretas y ámbitos específicos, para ello se requiere mantener una relación de colegas que, además de contribuir a la administración eficaz de la organización, produzca cambios necesarios y útiles.

Desde esta perspectiva, el liderazgo requiere de la participación activa de estudiantes, docentes, directivos escolares, padres de familia y otros actores, en un clima de respeto, corresponsabilidad, transparencia y rendición de cuentas.

El liderazgo es determinante para el aseguramiento de propósitos que resultan fundamentales para la calidad educativa, la transformación de la organización y el funcionamiento interno de las escuelas, el desarrollo de una gestión institucional centrada en la escuela y el aseguramiento de los aprendizajes y, en general, el alineamiento de toda la estructura educativa hacia el logro educativo. Algunas características del liderazgo, que señala la Unesco y que es necesario impulsar en los espacios educativos, son:

• La creatividad colectiva.

• La visión de futuro.

• La innovación para la transformación.

• El fortalecimiento de la gestión.

• La promoción del trabajo colaborativo.

• La asesoría y la orientación”. (Plan de Estudios 2011. Educación Básica)

Actividad 20 (Octava parte, continuación de la actividad 11)

Tiempo: 30 min.

Aprendizaje Esperado  Identifica los aspectos que deben reorientar el liderazgo para el logro de la calidad educativa.

1. En equipos de cinco integrantes lean el siguiente texto sobre el tema de liderazgo para posteriormente comentarlo.

2. Discutan sobre lo siguiente:

- ¿Qué condiciones se requieren para lograr el liderazgo?

- ¿En qué factores para el logro de la calidad educativa se incidiría si se atienden las características de liderazgo señaladas por la Unesco?

3. Con las reflexiones realizadas complementen las láminas en blanco para este principio pedagógico.

La educación latinoamericana tiene por delante desafíos de tal envergadura, que requieren un esfuerzo profundo y sostenido de todos y cada uno de los profesores, de cada uno de los directivos, supervisores, autoridades y de todos los alumnos. Requiere que sus responsables se transformen en líderes.

Los resultados positivos en entornos aparentemente adversos son posibles en escuelas con docentes y directivos comprometidos. A pesar de la falta de apoyo de las autoridades, a pesar de las carencias de los estudiantes, a pesar de que las familias, los padres estén lejos o trabajen todo el día. A pesar de todo ello, la educación de calidad es posible. Sin embargo, para que una escuela postrada y resignada se ponga de pie y comience una larga marcha hacia la calidad, necesita de líderes. Necesita directivos que guíen y orienten a todos sus colegas, a la comunidad, a los padres, madres, tutores o cuidadores, al personal de servicio y, más que nada, a los niños, las niñas y los jóvenes. Pero también requiere que los directivos promuevan la participación activa de los mismos en un clima de respeto, corresponsabilidad, transparencia y rendición de cuentas.

De lo que aquí se ha dicho, para constituir ese liderazgo, los directivos tienen que identificarse plenamente con las vivencias y frustraciones cotidianas de los maestros y maestras, de sus alumnos y alumnas. Tienen que mostrar una explicación que posibilite dar sentido a las dificultades y frustraciones, pero también la visión de un mundo en donde tales frustraciones se superan. Esa visión abrirá un mundo lleno de posibilidades, y si bien en el presente sólo hay esfuerzos, algún día esos esfuerzos se verán coronados por el éxito.

Lo que posibilitará el cambio no será lo que ocurra fuera de la escuela, en las casas o en las calles. Tampoco será la acción de las autoridades. Lo que posibilitará el cambio será la mirada nueva con que los docentes encaren su trabajo, pues esa mirada nueva les hará organizarse, relacionarse y actuar de manera diferente. Y esa manera diferente de organizarse, relacionarse y actuar traerá frutos nuevos. El cambio se habrá iniciado desde dentro, desde el corazón de las escuelas. Y sus impulsores serán los/las directivos/as líderes.

Para construir climas escolares efectivos los directivos líderes se desenvuelven naturalmente en tres ámbitos de la vida cotidiana de sus centros: 1) en el ámbito de la comunicación para la acción; 2) en los estados de ánimo del personal del centro, de los alumnos y la comunidad de padres, madres y demás adultos responsables, y 3) en el diseño, organización y gestión de planes de diversa índole.

Los líderes son personas expertas en atender conversaciones, en observar lo que ocurre con el lenguaje y las emociones humanas. Por ende, sin esa competencia no es posible constituirse en líder. De allí que, metodológicamente, trabajar en torno a aspectos que involucran el lenguaje y el terreno de las emociones resulta indispensable en la formación de líderes en educación. De igual manera la empatía es importante para relacionarse con los otros, así como el respeto y el trabajo colaborativo.

El lenguaje y el campo de las emociones son dos elementos que están estrechamente vinculados a lo que se conoce como “clima escolar”. Al interior de una institución como la escuela, la creación de climas de confianza es indispensable. Incluso a nivel de las aulas, los docentes tienen que ser capaces de motivar a niños, niñas, adolescentes y jóvenes que por diversos motivos han dejado de interesarse en los estudios. La motivación y el entusiasmo de los alumnos están relacionados directamente con la creación de climas de confianza.

Construyendo climas escolares efectivos

Los directivos líderes se desenvuelven naturalmente en tres ámbitos de la vida cotidiana de sus centros: 1) en el ámbito de la comunicación para la acción; 2) en los estados de ánimo del personal del centro, de los alumnos y la comunidad de padres, madres y demás adultos responsables, y 3) en el diseño, organización y gestión de planes de diversa índole.

A fin de que un centro escolar alcance altos niveles de calidad en los aprendizajes de sus alumnos y alumnas, es indispensable la instalación de climas de confianza y sinceridad. Para ello, el liderazgo, el director y directora y demás directivos deben ser impecables en la coordinación de las acciones. Hacer peticiones claras (qué piden, para qué lo piden, cómo lo piden y para cuándo lo piden) asegurándose que hubo escucha, ofertas y promesas claras que efectivamente se cumplen.

El liderazgo democrático no invoca a emociones como el miedo, más bien se asemeja a una obra de arte: abre posibilidades a una diversidad de emociones. No invoca, crea situaciones de las que emergen diversas emociones, excluyendo el miedo. No separa, no aleja, sino que incluye: todo aquel que se relaciona de alguna manera con el líder democrático es para él un otro en la convivencia.

Además, un líder con estas características se aleja de la demagogia. Un líder democrático señala que satisfacer las necesidades será posible algún día pero, a diferencia del demagogo, no oculta que las dificultades serán muchas y que posiblemente los frutos no alcancen para todos o que no los verán los miembros de esta generación.

A cambio, en la búsqueda de resolver los problemas, de iniciar el largo camino para salir de las frustraciones y el dolor, el liderazgo democrático ofrece otra cosa: encontrar la dignidad, la solidaridad, el respeto.

El liderazgo democrático en educación señala que la escuela inclusiva y de calidad para todos es posible, aun en las condiciones más adversas. No oculta que, para que esto ocurra, es necesario que los docentes, los alumnos y las alumnas, los padres y madres, los tutores, las demás instituciones de la comunidad tengan por delante trabajo, más trabajo y sólo trabajo. Posiblemente, los recursos no mejorarán e incluso es probable que tiendan a empeorar, lo cual involucra el desenvolvimiento de la escuela, las remuneraciones de los docentes y la situación de las familias.

Sin embargo, el liderazgo democrático ofrecerá encontrar la dignidad personal y profesional a los profesores y las profesoras, una vez iniciado el camino a la educación de calidad para todos. Al mismo tiempo, los niños, niñas, adolescentes y jóvenes, los padres, madres y tutores, las comunidades, comenzarán a ver a los docentes de otra manera y habrá más respeto por su labor y su presencia.

La operación de acciones adecuadas y el uso correcto del lenguaje por parte de los líderes educativos generará un clima escolar favorable que posibilitará la creatividad colectiva, la visión de futuro, la innovación para la transformación, el fortalecimiento de la gestión, la promoción del trabajo colaborativo y el impulso de la asesoría y orientación, en el espacio educativo.

Reorientar el liderazgo

Las exigencias de la realidad fuera de la escuela demandan respuestas de mayor acercamiento con la sociedad, a diferentes niveles para acompañarla de forma más cercana. Por lo mismo es necesario que se fortalezcan las relaciones entre los actores (directores, profesores, alumnos, padres de familia) para responder al reto. Un factor esencial para esto es el fortalecimiento del liderazgo compartido. El liderazgo se prueba en situaciones complejas, en momentos difíciles o críticos. En el caso de la educación de los sectores más pobres de América Latina, las escuelas viven una situación crítica. Los índices de aprendizaje son mínimos, los niños, las niñas, los y las adolescentes suelen vivir en condiciones precarias, en muchas ocasiones con padres que se ven obligados a emigrar a la ciudad o a países extranjeros. En ese escenario, los alumnos viven bajo la creciente amenaza de la violencia, que se expresa de múltiples formas, de tipo familiar, derivada de las tensiones sociales. Ante ello, directivos y maestros deben lograr cumplir no solamente con el cien por ciento de lo exigible, sino ir más allá y entregar más tiempo y sus mejores esfuerzos. Tal vivencia no es posible sin una alta motivación de todo el plantel.

El liderazgo trata justamente de eso, de cómo lograr que una comunidad humana, una escuela, una empresa, una comuna o municipio, una nación, entregue sus mayores esfuerzos, no por coerción sino por convicción propia. Lograr eso requiere motivación y la motivación es asunto de liderazgo.

El liderazgo trata del arte de conducir a seres humanos hacia el futuro, a seres que somos lenguaje, acción y emoción. La pedagogía del liderazgo de instituciones educativas de la UNESCO se refiere al arte de conducir escuelas, colegios, liceos, centros educativos, desde esas múltiples dimensiones de lo humano, hacia el futuro.

En todos los líderes se observan algunas características fundamentales. Existen cuatro dimensiones claves del liderazgo. El primer rasgo del liderazgo es la conexión genuina con el dolor o la frustración de una comunidad. El segundo, es la elaboración de una interpretación que explique y de sentido a esos dos sentimientos negativos.

Un tercer rasgo común al liderazgo es el ofrecer, abrir o traer ante los ojos un mundo futuro en el que el dolor y la frustración son superados. Comúnmente, la literatura suele llamar a esta dimensión “visión de futuro”, pero lo que ofrecen los líderes es bastante más que una visión: ofrecen un mundo. Esto es, aun cuando ese mundo nuevo no haya llegado, aun cuando falte mucho para alcanzarlo e incluso, en algunos casos, aun cuando la promesa de ese mundo no sea para una generación ni para las venideras, imaginar, pensar y hablar de ese mundo trae un estado emocional que mueve, que impulsa a la comunidad entera, pues se trata de emociones compartidas.

El líder encarna personalmente la voluntad de llegar a ese mundo y, aun cuando falta mucho para llegar, el solo escucharlo posibilita entrar al estado de gozo, de alegría e incluso, en algunos casos, a un estado de enardecimiento que linda con la histeria colectiva. Generar los estados de ánimo de esperanza o exaltación es indispensable, pues -y he aquí el cuarto rasgo- lo que ofrecen los líderes para el presente, para el momento actual.

Los líderes históricos le hacían un gran ofrecimiento a las personas: darle un sentido a sus vidas. En los momentos más difíciles de una nación, cuando las condiciones de vida son dramáticas o desesperadas, cuando la población se encuentra sin rumbo, desanimada, deprimida, decepcionada de su existencia y las condiciones en las que vive, aparecen los líderes para darle un sentido a sus vidas.

Los líderes son particularmente sensibles en observar el desaliento de sus comunidades, son observadores de una búsqueda colectiva por encontrar la luz al final de un oscuro y eterno túnel. Entonces ofrecen esa luz tan esperada, les describen ese mundo donde cada uno tiene un lugar donde vivirá plenamente, donde se cumplen los principios ideales para existir en comunidad, cumpliendo anhelos y esperanzas, siendo fieles a los principios, valores e ideas que identifican esa colectividad. Los líderes le entregan ese mundo a sus potenciales seguidores y les trazan en detalle el camino para alcanzarlo, ese camino, comúnmente de sacrificio, les da un sentido para seguir viviendo. Cuando las personas se dan cuenta que su vida sirve para algo, su vida cobrará un sentido mayor para sí mismos y los demás, entonces no dudan en tomar ese camino creyendo y sintiendo que se hacen bien y hacen bien a los demás (en el presente y en el futuro). Aun cuando eso tenga un precio muy alto que pagar, aun cuando ese camino significa el daño para otros, es el camino correcto, las personas están convencidas y ahora saben quién es la persona indicada para guiarlos: su líder.

“El Plan de Estudios 2011 integra y articula los programas de los tres niveles de educación básica, (AEB: 2011)”.

Principio 1.12. La tutoría y la asesoría académica a la escuela

¿El desarrollo de competencia es un trabajo en solitario o requiere del esfuerzo coordinador de los actores involucrados?

La tutoría se concibe como el conjunto de alternativas de atención individualizada que parte de un diagnóstico. Sus destinatarios son estudiantes o docentes. En cada caso tiene características peculiares:

 En estudiantes se dirige a quienes presentan rezago educativo o, por el contrario, poseen aptitudes sobresalientes.

 En maestros se implementa para solventar situaciones de dominio específico de los programas de estudio.

La asesoría es un acompañamiento que se da a los docentes para la comprensión e implementación de las nuevas propuestas curriculares. Su reto está en la resignificación de conceptos y prácticas. Tanto la tutoría como la asesoría suponen un acompañamiento cercano; esto es, concebir a la escuela como un espacio de aprendizaje y reconocer que el tutor y el asesor también aprenden.

Llevar a cabo la asesoría (assessor, asistir, ayudar a otro) en educación implicara una ruptura con esquemas mentales y actitudinales tradicionales, se trata de concebir y ejercer la asesoría como ese apoyo docente destinado a fortalecer la enseñanza y el aprendizaje, nos remite al acompañamiento y la construcción de redes de aprendizaje.

Lo revisado anteriormente nos hace reflexionar en la importancia que tiene la Articulación de la Educación Básica (AEB) porque es el inicio de una transformación que generará una escuela centrada en el logro educativo al atender las necesidades específicas de aprendizaje de cada uno de los estudiantes para que adquieran las competencias que permitan su desarrollo personal; una escuela que al recibir asesoría y acompañamiento pertinentes a las necesidades de la práctica docente cotidiana genere acciones para atender y prevenir el rezago, y constituya redes académicas de aprendizaje en que todos los integrantes de la colectividad escolar participen del desarrollo de competencias que permiten la autonomía en el aprendizaje y la participación en los procesos sociales. (AEB: 2011)

Actividad 21 (Novena parte, continuación de la actividad 11)

Tiempo: 30 min.

Aprendizaje esperado Identifica la relevancia de la tutoría y asesoría académica en la escuela para la mejora de la calidad educativa.

1) En equipos de trabajo reflexionen sobre lo siguiente:

- ¿Con los actuales esquemas de trabajo se han sentido acompañados en su práctica profesional?

- ¿Qué tipo de acompañamiento o asesoría se le brinda actualmente a los alumnos para atender sus rezagos educativos o sus capacidades sobresalientes?

- ¿Qué acciones le gustaría que se llevaran a cabo para sentirse acompañado profesionalmente?

- ¿Qué acciones deberán emprender las escuelas para asesorar a los alumnos?

- ¿Cómo se reflejarían estas acciones en la mejora de la calidad educativa?

2) Expresen sus reflexiones en plenaria y el equipo a cargo de este principio registre las aportaciones en sus láminas en blanco.

Nota: Las láminas de los doce principios deberán permanecer hasta la conclusión del bloque tres, ya que aún no se concluye con el análisis de los doce principios pedagógicos.

II.2.2. Competencias para la vida

Con la Articulación de la Educación Básica se favorece el desarrollo de competencias que son la capacidad de responder a diferentes situaciones, e implica un saber hacer (habilidades) con saber (conocimiento), así como la valoración de las consecuencias de ese hacer (valores y actitudes).

Con el desarrollo de competencias se movilizan saberes y dirigen todos los componentes -conocimientos, habilidades, actitudes y valores- hacia la consecución de objetivos concretos; son más que el saber, el saber hacer o el saber ser, porque se manifiestan en la acción de manera integrada.

La movilización de saberes se manifiesta tanto en situaciones comunes como complejas de la vida diaria y ayuda a visualizar un problema, poner en práctica los conocimientos pertinentes para resolverlo, reestructurarlos en función de la situación, así como extrapolar o prever lo que hace falta.

Competencias a desarrollarse en los tres niveles que conforman la Educación Básica

Las competencias que aquí se presentan deberán desarrollarse en los tres niveles de educación básica (preescolar, primaria y secundaria) y a lo largo de la vida, procurando que se proporcionen oportunidades y experiencias de aprendizaje que sean significativas para todos los estudiantes y a continuación se describen.

Competencias para el aprendizaje permanente

Para su desarrollo se requiere: habilidad lectora, integrarse a la cultura escrita, comunicarse en más de una lengua, habilidades digitales y aprender a aprender. Competencias para el manejo de información

Su desarrollo requiere: identificar lo que se necesita saber; aprender a buscar; identificar, evaluar, seleccionar, organizar y sistematizar información; apropiarse de la información de manera crítica, utilizar y compartir información con sentido ético. Competencias para el manejo de situaciones

Para su desarrollo se requiere: enfrentar el riesgo, la incertidumbre, plantear y llevar a buen término procedimientos; administrar el tiempo, propiciar cambios y afrontar los que se presenten; tomar decisiones y asumir sus consecuencias; manejar el fracaso, la frustración y la desilusión; actuar con autonomía en el diseño y desarrollo de proyectos de vida. Competencias para la convivencia

Su desarrollo requiere: empatía, relacionarse armónicamente con otros y la naturaleza; ser asertivo; trabajar de manera colaborativa; tomar acuerdos y negociar con otros; crecer con los demás; reconocer y valorar la diversidad social, cultural y lingüística.

Competencias para la vida en sociedad

Para su desarrollo se requiere: decidir y actuar con juicio crítico frente a los valores y las normas sociales y culturales; proceder a favor de la democracia, la libertad, la paz, el respeto a la legalidad y a los derechos humanos; participar tomando en cuenta las implicaciones sociales del uso de la tecnología; combatir la discriminación y el racismo, y conciencia de pertenencia a su cultura, a su país y al mundo.

II.2.3. Perfil de egreso de los alumnos de Educación Básica

“El perfil de egreso define el tipo de alumno que se espera formar en el transcurso de la escolaridad básica y tiene un papel preponderante en el proceso de articulación de los tres niveles (preescolar, primaria y secundaria). Se expresa en términos de rasgos individuales y sus razones de ser son:

a) Definir el tipo de ciudadano que se espera formar a lo largo de la Educación Básica.

b) Ser un referente común para la definición de los componentes curriculares.

c) Ser un indicador para valorar la eficacia del proceso educativo.

El perfil de egreso plantea rasgos deseables que los estudiantes deberán mostrar al término de la Educación Básica, como garantía de que podrán desenvolverse satisfactoriamente en cualquier ámbito en el que decidan continuar su desarrollo. Dichos rasgos son el resultado de una formación que destaca la necesidad de desarrollar competencias para la vida que, además de conocimientos y habilidades incluyen actitudes y valores para enfrentar con éxito diversas tareas” (Plan de Estudios 2011.Educación Básica).

Como resultado del proceso de formación a lo largo de la Educación Básica, el alumno mostrará los siguientes rasgos:

Para alcanzar los rasgos del perfil de egreso es necesario el logro de los aprendizajes esperados de los campos formativos y asignaturas que conforman los tres niveles de la educación básica. Sin embargo, esta es una tarea que requiere del trabajo conjunto entre los maestros de los tres niveles de la educación básica, la escuela en su conjunto, los padres de familia y la sociedad en general.

a

•Utiliza el lenguaje materno, oral y escrito, para comunicarse con claridad y fluidez e interactuar en distintos contextos sociales y culturales; además, posee herramientas básicas para comunicarse en Inglés.

b

•Argumenta y razona al analizar situaciones, identifica problemas, formula preguntas, emite juicios, propone soluciones, aplica estrategias y toma decisiones. Valora los razonamientos y la evidencia proporcionados por otros y puede modificar, en consecuencia, los propios puntos de vista.

c

•Busca, selecciona, analiza, evalúa y utiliza la información proveniente de diversas fuentes.

d

•Interpreta y explica procesos sociales, económicos, financieros, culturales y naturales para tomar decisiones individuales o colectivas que favorezcan a todos.

e

•Conoce y ejerce los derechos humanos y los valores que favorecen la vida democrática; actúa con responsabilidad social y apego a la ley.

f

•Asume y practica la interculturalidad como riqueza y forma de convivencia en la diversidad social, cultural y lingüística.

g

•Conoce y valora sus características y potencialidades como ser humano; sabe trabajar de manera colaborativa; reconoce, respeta y aprecia la diversidad de capacidades en los otros, y emprende y se esfuerza por lograr proyectos personales o colectivos.

h

•Promueve y asume el cuidado de la salud y del ambiente como condiciones que favorecen un estilo de vida activo y saludable.

i

•Aprovecha los recursos tecnológicos a su alcance como medios para comunicarse, obtener información y construir conocimiento

j

•Reconoce diversas manifestaciones del arte, aprecia la dimensión estética y es capaz de expresarse artísticamente.

El desarrollo de las competencias para la vida y el logro del perfil de egreso implicarán el planteamiento de desafíos intelectuales, afectivos y físicos, el análisis y la socialización de lo que éstos producen, la consolidación de lo que se aprende y su utilización en nuevos desafíos para seguir aprendiendo para toda la vida, por lo que deberá realizarse un esfuerzo conjunto de la comunidad escolar en este sentido, como lo plantea el Plan de Estudios 2011. Educación Básica.

Actividad 22

Tiempo: 60 min. Aprendizaje esperado Identifica a las competencias para la vida y al perfil de egreso como fundamento para la formación ciudadana.

1) Integren cinco equipos de trabajo, cada uno de ellos revisará en específico una competencia para la vida.

2) Analizarán su vinculación con los rasgos del perfil de egreso y su contribución para el logro del mismo.

3) El resultado de su análisis lo representarán gráficamente para presentarlo en plenaria.

4) Al término de las cinco presentaciones se abrirá un espacio de discusión grupal sobre la relación de las competencias para la vida y el perfil de egreso en la formación ciudadana.

II.2.4. Mapa Curricular de la Educación Básica

“La Educación Básica, en sus tres niveles educativos, plantea un desarrollo formativo congruente para desarrollar competencias y que, al concluirla, los alumnos sean capaces de resolver eficaz y creativamente los problemas cotidianos que enfrenten, por lo que promueve una diversidad de oportunidades de aprendizaje que se articulan y distribuyen a lo largo del preescolar, la primaria y la secundaria, y que se reflejan en el Mapa curricular.

El Mapa curricular de la Educación Básica se representa por espacios organizados en cuatro campos de formación, que permiten visualizar de manera gráfica la articulación curricular. Además, los campos de formación organizan otros espacios curriculares estableciendo relaciones entre sí.

Diversificación y contextualización curricular: Así el mapa curricular de la Educación Básica está organizado en cuatro campos de formación, que permiten visualizar de manera gráfica la articulación curricular. Además, los campos de formación organizan otros espacios curriculares estableciendo relaciones entre sí.

En el mapa curricular puede observarse, de manera horizontal, la secuencia y gradualidad de las asignaturas que constituyen la Educación Básica. Por su parte, la organización vertical en periodos escolares indica la progresión de los Estándares Curriculares de Español, Matemáticas, Ciencias,

Segunda Lengua: Inglés y Habilidades Digitales. Es conveniente aclarar que esta representación gráfica no expresa de manera completa sus interrelaciones.

En consecuencia, la ubicación de los campos formativos de preescolar y las asignaturas de primaria y secundaria, alineados respecto a los campos de formación de la Educación Básica, se centran en sus principales vinculaciones” como se muestra en el siguiente Mapa curricular: (Plan de Estudios 2011. Educación Básica).

Este mapa curricular 2011 consta de campos de formación para la Educación Básica que organizan, regulan y articulan los espacios curriculares (campos formativos en preescolar y asignaturas en primaria y secundaria); tienen un carácter interactivo entre sí, y son congruentes con las competencias para la vida y los rasgos del perfil de egreso. Además, encausan la temporalidad del currículo sin romper la naturaleza multidimensional de los propósitos del modelo educativo en su conjunto.

En cada campo de formación se expresan los procesos graduales del aprendizaje, de manera continua e integral, desde el primer año de Educación Básica hasta su conclusión; permitiendo la consecución de los elementos de la ciudadanía global y el carácter nacional y humano de cada estudiante: las herramientas sofisticadas que exige el pensamiento complejo; la comprensión del entorno geográfico e histórico; su visión ética y estética; el cuidado del cuerpo; el desarrollo sustentable, y la objetividad científica y crítica, así como los distintos lenguajes y códigos que permiten ser universales y relacionarse en una sociedad contemporánea dinámica y en permanente transformación.

Los campos de formación para la Educación Básica son los siguientes:

“… el primer texto de un ser humano es el contexto; y es leído siempre desde un contexto individual, grupal y social en general” (Prieto: 1993).

II.2.5. Diversificación y contextualización curricular: marcos curriculares para la educación indígena.

La diversidad y el multilingüismo característicos de nuestro país, requieren crear Marcos Curriculares a partir de los cuales se desarrollan los programas de estudio y se articulan tres ámbitos de la diversidad: los aspectos social, cultural y lingüístico; al tiempo que se incluyen contenidos propios del acervo cultural de los pueblos originarios y de las experiencias de los migrantes que atiende la Educación Básica.

Los Marcos Curriculares atienden la diversidad como dispositivos e instrumentos políticos, pedagógicos y didácticos que incluyen y vinculan los aprendizajes escolares que la sociedad mexicana del siglo XXI requiere, con la que los pueblos y las comunidades indígenas y migrantes sustentan para desarrollarse en lo educativo, desde su representación del mundo y sus contextos materiales concretos.

Plan de Estudios: 2011: 60

Por otro lado, los Marcos Curriculares conciben una escuela abierta a la comunidad, que requiere de ella para definir las prácticas sociales y culturales pertinentes y con base en los saberes ancestrales y actuales, y la cultura migrante en su caso, que se incluyan en la escuela, consolidando una comunidad educativa que tienda redes de apoyo a la niñez para fortalecerla ante las situaciones de riesgo de exclusión. (Plan de estudios 2011: 61)

Además, reconoce la importancia de la metodología y organización de y para las aulas multigrado, teniendo como eje central un conjunto de factores: reconocer la diversidad cultural y lingüística de su población; la heterogeneidad por edad que muchas veces se convierte en extra edad; los niveles de desarrollo físico, cognitivo y socioemocional de cada alumno, y la organización escolar que exige la combinación ocasionalmente el trabajo por grados y ciclos. (Plan de estudios 2011: 61)

Resulta indispensable tomar en cuenta, la inclusión de los saberes y la cosmovisión de pueblos y comunidades, de las competencias que el uso de estos saberes requiere o sustenta y concebir la contextualización de aquéllas que se pretende desarrollar a partir del Plan y los programas de estudio nacionales, lo cual es inherente al propio enfoque de aprendizaje por competencias.

Los Marcos Curriculares tienen como principios generales la contextualización y diversificación:

Contextualizan, porque permiten acceder a la indagación, profundización e inclusión de los conocimientos de los pueblos y las comunidades desde la perspectiva derivada de su cosmovisión.

De este modo se pretende frenar la erosión cultural y lingüística que históricamente se ha dado en las escuelas de educación indígena, y en aquellas que reciben población indígena y en situación migrante, donde ha predominado el currículo y la visión de una nación homogénea y urbana.

Diversifican, porque proponen los tratamientos pedagógicos que instan al docente a partir de la realidad escolar, cultural y social inmediata en la que se puede manifestar la diversidad social, cultural, lingüística o una menor heterogeneidad (comunidades indígenas monolingües). (Plan de estudios 2011: 62)

Caracterísiticas de los marcos curriculares

Nacionales

Especializados

Étnicos

Dinámicos

Innovadores

Inclusivos

En la diversificación se definen los aprendizajes esperados (desde los saberes propios de la comunidad local y educativa) con un enfoque centrado en el desarrollo de competencias. También se define qué tipo de vínculos y relaciones guardan los aprendizajes enunciados desde la propia cultura y/o grupo social con los campos de formación, las asignaturas por disciplinas, los ámbitos y los aprendizajes esperados descritos en el Plan y los programas de estudio nacionales. (Plan de estudios 2011: 62)

Por tanto, los Marcos Curriculares detonan:

• Las acciones para incorporar los saberes de los pueblos, fortalecer las identidades sociales y culturales, y revertir los procesos de deterioro cultural y lingüístico.

• La inclusión de conocimientos particulares de la cultura indígena y la cultura migrante.

• El desarrollo curricular y el enriquecimiento del Plan y los programas de estudio nacionales.

• El trabajo fructífero en aulas multigrado y unigrado.

• El uso de materiales especializados plurilingües en diversos formatos de nueva generación.

(Plan de estudios 2011: 64)

El marco curricular de cada nivel educativo se complementa con materiales de apoyo, bilingües, plurilingües y para la bi-alfabetización, destinados al docente y al alumno, y también para los agentes educativos comunitarios, donde se trabajan metodologías para la inclusión de los conocimientos de los pueblos originarios como contenidos educativos, siendo relevante el trabajo por proyectos didácticos. (Plan de estudios 2011: 65)

II.2.6. Parámetros curriculares para la educación indígena.

El propósito de creación de la asignatura de Lengua Indígena consiste en incorporar un espacio curricular para que los alumnos estudien, analicen y reflexionen sobre su lengua nativa, a partir de la apropiación de las prácticas sociales del lenguaje, orales y escritas, en los diversos ámbitos de la vida social, así como cumplir con el mandato constitucional sobre los derechos culturales y lingüísticos de los pueblos indígenas. Es por ello que en la Carta Magna se destaca la necesidad de atender sus necesidades educativas, con el fin de lograr la igualdad de oportunidades que toda persona requiere.

II. Garantizar e incrementar los niveles de escolaridad, favoreciendo la educación bilingüe e intercultural, la alfabetización, la conclusión de la educación básica, la capacitación productiva y la educación media superior y superior. Establecer un sistema de becas para los estudiantes indígenas en todos los niveles. Definir y desarrollar programas educativos de contenido regional que reconozcan la herencia cultural de sus pueblos, de acuerdo con las leyes de la materia y en consulta con las comunidades indígenas. Impulsar el respeto y conocimiento de las diversas culturas existentes en la nación. (Constitución Política de México: 2011:7).

Los Marcos Curriculares enfrentan el desafío de atender, dentro de la diversidad de la población indígena y migrante, a estudiantes con necesidades educativas especiales, integrándolos a la escuela, el aula y la comunidad.

Inspirado en los derechos culturales que sustenta la Constitución Política, en el Plan de Estudios 2011 se enuncian los siguientes propósitos como base para la creación de la Asignatura de Lengua indígena, propósitos que resultan relevantes en el proceso de articulación de la educación: (Plan de Estudios 2011:67)

 Promover, como política educativa, el cumplimiento del mandato constitucional en relación con los derechos de los pueblos indígenas en la práctica escolar.

 Generar acciones que permitan ampliar la participación social de los pueblos indígenas en la construcción de una propuesta educativa y en la difusión del valor positivo de la diversidad lingüística y cultural.

 Legitimar las lenguas indígenas en las instituciones educativas de cualquier nivel, coadyuvando a su respeto y la ampliación de sus funciones sociales en el ámbito público y en las instituciones no tradicionales.

 Sentar las bases de una política lingüística escolar mediante programas de educación bilingüe de enriquecimiento.

 Poner en práctica una propuesta didáctica concreta capaz de generar experiencias, testimonios y resultados que muestren el valor de la diversidad como un beneficio para el logro de los aprendizajes esperados.

Convertir a la lengua indígena en objeto de estudio implica seleccionar, organizar y distribuir contenidos, y adoptar un enfoque pedagógico para su enseñanza. Dada la diversidad lingüística en el país, se elaboraron los Parámetros Curriculares que establecen las directrices para la enseñanza de la lengua indígena como objeto de estudio.

Los Parámetros Curriculares contienen propósitos, enfoque, contenidos generales, y recomendaciones didácticas y lingüísticas. Además, a partir de la guía curricular se elaboran programas de estudio por lengua, considerando las particularidades lingüísticas y culturales. Plan de estudios 2011: 66)

Una educación en y para la diversidad incluye el derecho de los pueblos indígenas a hablar su lengua, y el de la niñez a recibir una educación bilingüe que contribuya al desarrollo de su lengua materna y favorezca la apropiación de una segunda lengua, con aprendizajes para la vida social y escolar, consolidando el bilingüismo que dé pauta al acceso a una segunda lengua o a varias segundas lenguas adicionales a la lengua materna. (Plan de estudios 2011: 66)

La asignatura de Lengua Indígena se complementa con la enseñanza del Español como segunda lengua, en este sentido, se adoptó el enfoque de enseñanza centrada en las prácticas sociales del lenguaje. Las prácticas sociales del lenguaje en la asignatura de Lengua Indígena se organizan en cuatro ámbitos:

La alfabetización se considera en ambas lenguas, una bi-alfabetización, porque los conocimientos que los estudiantes adquieren en el trabajo con su lengua son transferibles a los requerimientos para alfabetizarse en la segunda lengua y viceversa, ya que el español y las lenguas indígenas o extranjeras utilizan un sistema de escritura alfabético.

Para el primer ciclo se proponen 9 horas semanales para lengua materna, y 2.5 horas semanales para lengua adicional y su aprendizaje como objetos de estudio. Dada la importancia que tiene el logro del bilingüismo, para el primer ciclo de educación primaria indígena se proponen 7.5 horas a la semana, tiempo destinado para la asignatura de Lengua Indígena como lengua materna, y 4 horas semanales para Español como segunda lengua o lengua adicional; en total suman 11.5 horas semanales, tiempo sugerido al área del lenguaje. Para el segundo y tercer ciclos se establecen 4.5 horas semanales para la asignatura de Lengua Indígena y 4 horas semanales para Español como lengua adicional. (Plan de estudios 2011:68)

Actividad 23

Tiempo estimado: 90 minutos Aprendizajes esperados Identifica en el Plan de Estudios 2011, los marcos y parámetros curriculares propuestos en la RIEB, para integrar de forma inclusiva la educación indígena al currículo nacional. Reflexiona sobre la situación de exclusión que viven las y los niños indígenas. Elabora una secuencia didáctica contextualizada tomando en cuenta las prácticas sociales de los alumnos

1. Formen equipos de cinco integrantes, a partir de una estrategia de lectura robada revisen los temas 5 y 6 del Plan de estudios 2011 “Diversificación y contextualización curricular:

1. La familia y la comunidad

2. La tradición oral, los testimonios históricos y la literatura.

3. La vida intercomunitaria y la relación con otros pueblos.

4.El estudio y la difusión del conocimiento.

Marcos Curriculares para la educación indígena“ y Parámetros Curriculares para la educación indígena (pp. 60-68).

2. A partir de lo leído en equipo y sus saberes previos, reflexionen, discutan y escriban en un rotafolio sus respuestas sobre las siguientes preguntas:

a. En el momento actual, en el ámbito educativo, ¿qué necesidades específicas es necesario resolver para lograr el desarrollo de oportunidades para niñas y niños indígenas y/o migrantes?

b. En su contexto escolar, qué experiencias ha tenido (si las ha tenido) al dar clase a niños y niñas indígenas o migrantes?, y si no es así, ¿qué experiencias conoce sobre el tema?

c. De los aspectos señalados en el Plan de Estudios 2011 sobre estos temas, cuáles considera que son primordiales a tener en cuenta por un docente que trabaje con estudiantes indígenas y/o migrantes?

3. Lean en equipo las siguientes narraciones: “La educación que se daba en 1948” de Erik Santiz Gómez y “Algo de mi vida” de Alexis Yordis Galindo Flores que se encuentran en el CD Anexos.

4. Elijan una de ellas, para contextualizar una situación de clase (imaginen que ustedes son el maestro o maestra de alguno de estos niños )

5. Diseñen en equipo una secuencia didáctica, basada en los parámetros curriculares para la educación indígena y preséntenla al grupo.

II.2.7. Gestión para el desarrollo de habilidades digitales

En el momento actual, las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), se conciben como elementos fundamentales para el desarrollo político, económico y social de los países, y cobran sentido en el México de hoy que se perfila hacia una sociedad de la información que aspira llegar a ser una sociedad del conocimiento. En este sentido es importante tomar en cuenta que “la ausencia de una política de tecnologías de la información y la comunicación en la escuela pública, aumenta la desigualdad entre los países y las personas” (Plan de estudios 2011: 64) Por esta razón, la política educativa nacional incluye dentro de la Reforma Integral de Educación Básica (RIEB 2011), en los planes y programas de estudio el desarrollo de Habilidades Digitales para Todos.

En el Programa Sectorial de Educación 2007-2012 (PROSEDU) se establece como uno de sus objetivos estratégicos impulsar el desarrollo y la utilización de las TIC en el sistema educativo, para apoyar el aprendizaje de los estudiantes, ampliar sus competencias para la vida y favorecer su inserción en la sociedad del conocimiento. (AEB:2011: 59)

Las TIC, diseñadas y aplicadas adecuadamente, pueden multiplicar los efectos beneficiosos de intervenciones que persigan, por ejemplo, la mejora de la salud, la educación o las técnicas productivas, con la consecuente influencia sobre las condiciones de vida de las poblaciones más vulnerables.

En el año 2000, la UNESCO, realizó la Cumbre del Milenio, en donde se plasmaron los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) orientados a la erradicación de la pobreza, en ellos, se puso especial atención en el uso de las TIC para lograrlo, por ejemplo al promover su uso desde la educación primaria y en la formación de docentes en las TIC y en educación a distancia, promoviendo el trabajo colaborativo y la formación de redes educativas (UNESCO:ODM:2000)

Las Habilidades Digitales para Todos (HDT) conforman una estrategia que impulsa el desarrollo y utilización de tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en las escuelas de educación básica para apoyar el aprendizaje de los estudiantes, ampliar sus competencias para la vida y favorecer su inserción en la sociedad del conocimiento. (Plan de Estudios: 2011:65)

Por lo anterior, se propone construir, con directivos, maestros y alumnos, modelos educativos diferenciados pertinentes y operables de acuerdo con el nivel educativo.

Entre sus propósitos, HDT plantea:

Apoyar la alfabetización digital de docentes y alumnos.

Desarrollar y certificar las competencias docentes en el uso de las TIC.

Construir una infraestructura tecnológica de conectividad de banda ancha para todos los centros escolares.

Desarrollar materiales educativos digitales accesibles en el aula y por Internet.

Usar Internet para crear redes de aprendizaje con los distintos actores de la educación, compartir los aprendizajes que se generen en estas redes, fomentar el trabajo colaborativo y generar una cultura escolar sobre el uso seguro de las TIC.

Promover la diversificación de las tecnologías y el uso de las plataformas libres y de vanguardia.

Promover que todos los estudiantes, en todo momento y lugar, tengan acceso a las tecnologías.

¿Qué es HDT?

Es una estrategia que impulsa un nuevo modelo educativo para apoyar el aprendizaje de los estudiantes, ampliar sus competencias para la vida, desarrollar sus habilidades digitales y favorecer su inserción en la sociedad del conocimiento mediante el uso de las TIC

SEP: 2011

Para poner en práctica la estrategia en la escuela, HDT adquiere el carácter de programa educativo, sujeto a reglas de operación. Como programa, HDT tiene las siguientes características:

 Dirigido a alumnos, directivos y docentes de las escuelas primarias, secundarias generales, secundarias técnicas y telesecundarias.

 Instalación de aulas telemáticas en las escuelas de educación básica con el modelo tecnológico de una computadora por cada niño (1 a 1) en secundarias, y con modelo tecnológico una computadora por cada 30 niños en promedio (1 a 30) en primarias, con el fin de generar actividades de aprendizaje para los alumnos fomentando redes de aprendizaje y trabajo colaborativo, así como el acompañamiento y la formación continua de los docentes, quienes contarán con procesos de evaluación y certificación de sus competencias en el uso didáctico de las TIC.

 Integración de sistemas de gestión escolar que faciliten la labor en el aula y la escuela, así como herramientas de comunicación y colaboración que activen las redes sociales de conocimiento.

Para el caso de educación primaria, con un modelo de equipamiento de 1 a 30, se puede trabajar de la siguiente manera:

• Es conveniente potenciar el uso del pizarrón digital, ya que en el aula los niños no tienen acceso a una computadora y este recurso puede servir para iniciarlos en el uso de la tecnología y la interacción con materiales educativos digitales.

• Los docentes pueden apoyar sus explicaciones con el banco de materiales digitales disponible, como: imágenes, simulaciones virtuales, videos, audios, animaciones multimedia, o bien descargar de Internet noticias de la prensa digital, presentaciones de instituciones, juegos, u otros materiales, en caso de que el plantel tenga acceso a este medio.

• El docente puede utilizar los recursos de la plataforma o bien otros de Internet para promover la interacción con sus alumnos (de manera individual, por equipos o grupal).

• Los alumnos pueden buscar en Internet recursos relacionados con el tema asignado por el profesor y presentarlo al resto del grupo, ya sea desde el pizarrón interactivo o la computadora del profesor.

• El docente puede proyectar los objetos de aprendizaje (ODA) en el pizarrón electrónico y los alumnos pueden trabajar con ellos directamente en el pizarrón.

• El docente puede trabajar con otros colegas de la misma escuela o de otra, con alguna herramienta de colaboración, para que los alumnos compartan información y experiencias de aprendizaje sobre un tema determinado en clase.

• Se pueden realizar evaluaciones formativas para identificar áreas de oportunidad en los alumnos y para reforzar áreas académicas con el apoyo de las actividades que plantean los ODA o bien utilizando los reactivos contenidos en el portal del aula. El docente puede imprimir los reactivos y darlos a los alumnos, o bien proyectarlos y solicitar al grupo las

respuestas, ya sea de manera verbal o directamente en el pizarrón electrónico, e ir proporcionando la retroalimentación correspondiente.

• El docente puede preparar la sesión de aprendizaje utilizando el asistente de clase, mediante el cual podrá incorporar objetos de aprendizaje, documentos, herramientas de colaboración, etc., según se requiera para utilizar la clase con los alumnos, quienes irán desarrollando las actividades que se les planteen.

• Los materiales educativos digitales son de muy diversos tipos, por lo que apoyan el aprendizaje de los alumnos y facilitan la práctica educativa. Los docentes pueden seleccionar aquellos que mejor respondan a las necesidades de aprendizaje de los alumnos a los que atiende, además de enriquecer o cambiar las propuestas de aprendizaje contenidas en estos materiales.

En este sentido, las posibilidades de interacción de los alumnos con la tecnología se incrementan sustantivamente, aplicando las mismas recomendaciones de uso didáctico que se han establecido para el aula telemática modelo 1 a 30 para educación primaria.

Cabe destacar que los procesos de enseñanza y aprendizaje en el aula con el uso de las TIC reside en las relaciones que se establecerán entre los tres elementos que conforman la interacción: el contenido que es el objeto de enseñanza y aprendizaje, la actividad educativa del profesor y la actividad de aprendizaje de los alumnos.

Establecer las relaciones que existen entre ellos con las TIC, es parte del énfasis que se tiene con esta propuesta, porque no es concebido únicamente el aprendizaje como el proceso de construcción de significados, sino también la enseñanza se describe como ayuda sistemática de ese proceso de construcción, así, ambas (enseñanza y aprendizaje) se entrelazan por la actividad conjunta de la que participan profesores y alumnos mientras estos desarrollan actividades y tareas que pueden ser mediadas por las TIC y fortalecer dicho proceso educativo.

El usar las TIC durante el desarrollo educativo con los alumnos, se pueden dar nuevas formas de organización entre los actores del proceso educativo de una manera colaborativa, aprovechando su papel mediador y transformador para generar el conflicto cognitivo durante el proceso enseñanza- aprendizaje, evitando en todo momento reproducir con las TIC la pasividad que se puede generar en contextos que no se encuentran mediados por estas.

II.3. Aspectos esenciales de la planificación y la evaluación

Uno de los propósitos esenciales del presente diplomado es promover la reflexión y la transformación en la práctica docente sobre los factores fundamentales dentro de la Reforma Integral de Educación Básica que nos presenta a la planificación como uno de los principios pedagógicos que sustentan el Plan de Estudios 2011 de Educación Básica, y considerado de tal manera como un elemento sustantivo de la práctica docente, (porque a partir de ella comenzará el trabajo del maestro al hacer el análisis del currículo, valorando lo que implicará desarrollarlo para él y para sus alumnos, los recursos que requiere y con los que cuenta), es el primer paso que tendrá que realizar para diseñar la intervención que más convenga al logro del aprendizaje de sus alumnos.

Al hacer la revisión profunda de los programas de estudio, el maestro podrá reflexionar sobre las situaciones de aprendizaje que de acuerdo a las características y contexto de sus alumnos favorezcan la movilización de saberes, pero también en los instrumentos que requerirá para valorar su logro.

En la planificación el docente tendrá que tener presente en todo momento que el centro de su acción está en el aprendizaje de cada uno de sus alumnos, por lo que requerirá de respuestas diversificadas. Por lo tanto es recomendable, en un ejercicio de práctica autorreflexiva detenerse a analizar lo siguiente:

Las respuestas a estas y otras interrogantes sólo podremos encontrarlas en la medida en que el docente fortalezca sus competencias sobre el ejercicio de la planificación , ya que él es agente de cambio, es él quien con su actuar diario tiene el privilegio y compromiso de contribuir a la formación de los nuevos ciudadanos, es él quien colabora en la construcción de la sociedad que somos, por lo que es importante asumir desde todos los sectores, la responsabilidad que tenemos

¿Cuáles son las diferencias en los resultados cuando destina tiempo para la planificación y cuando no lo hace?, ¿la planificación es rutina o instrumento para la mejora del aprendizaje?, ¿en la práctica diaria, recoge información para retroalimentar su práctica profesional?,¿toma como referencia los aprendizajes esperados plasmados en los programas de estudio, para elaborar su planificación? ¿En la planificación están contemplados los momentos de la evaluación?, y si es así ¿con qué fin están establecidos? y ¿qué hacen con la información que obtienen? ¿Cuándo elabora su planificación orienta sus decisiones hacia el fortalecimiento del aprendizaje autónomo de sus alumnos?, ¿Qué importancia le otorga dentro de la planificación al involucramiento de sus alumnos en su propio aprendizaje? ¿Cuáles son los referentes de los que parte para elaborar su planificación? ¿Qué importancia le da a la organización del aula? ¿Considera en su planificación la generación de ambientes de aprendizaje y el trabajo colaborativo?

de no dejarlo sólo en su labor, sino fortalecerlo y acompañarlo en la profesionalización de su práctica, objetivo primordial del presente diplomado.

Por tanto, es necesario tener claro que los planteamientos de la Reforma 2011 sólo podrán concretarse con la voluntad, compromiso y responsabilidad de cada uno de los maestros de este país. En este sentido, uno de los aspectos a mejorar es la planificación didáctica, la cual involucra identificar los ritmos y estilos de aprendizaje de cada uno de los alumnos, las estrategias didácticas acordes a las características y contexto de los alumnos, y la valoración del nivel de logro de los aprendizajes esperados.

Desde esta visión la planificación se presenta como un proceso de toma de decisiones anticipadas a través de cual tenemos una primera aproximación a las etapas, las acciones y los elementos necesarios para lograr el aprendizaje de los alumnos. Es preciso en un primer momento, ubicar la planificación en la realidad del contexto de aprendizaje en el que se encuentran los alumnos, y en un segundo momento identificar las oportunidades y retos que se pudiesen presentar a lo largo de un bimestre, semestre, ciclo escolar (siempre con la flexibilidad necesaria para realizar las adecuaciones que se requieran en el transcurso).

Es necesario que el profesor, enriquezca con su experiencia y creatividad las actividades proyectadas en su planificación implementar el Plan “A”, si este no está dando los resultados esperados tener en prospectiva el Plan “B” para alcanzar los propósitos que se propuso. La planificación permite al maestro tener de manera simultánea la visión del todo y sus partes; para entender la importancia del tema haremos un ejercicio analógico: cuando vemos de lejos el bosque percibimos el conjunto, los colores, la inmensidad, etc. cuando nos internamos en él vemos las especificidades, notamos el detalle de cada árbol, e incluso las características muy particulares de algunos que lo hacen únicos. Algo similar sucede cuando el docente imagina e implementa la planificación didáctica el docente requiere fluir entre el acercamiento (implementación de planes de clase) y el alejamiento (análisis del ambiente de aprendizaje) de las realidades dentro del aula.

Debido a que si exclusivamente se centra en todo lo que debe realizar; puede sentirse agobiado, al percibir que el reto es inmenso y mejor optar por no cambiar nada. Y por el contrario si se centra sólo en especificidades como los problemas del día a día, “se olvidará de lo importante por atender lo urgente” y descuidará la dimensión del propósito general. Al planificar el maestro requiere tomar en cuenta tres escenarios esenciales con sus respectivas dimensiones e interrelaciones:

1) Ambientes de aprendizaje

2) Secuencias didácticas

3) Planes de clase

Si el docente identifica la intercomunicación sistémica entre estos tres escenarios, podrá utilizar esta movilidad para potenciar los resultados que requiere obtener. Para dimensionar las cualidades de cada uno, se especifican a continuación:

II.3.1. Ambientes de aprendizaje

Por su relevancia para el logro del aprendizaje de los alumnos, el ambiente de aprendizaje como escenario requiere ser planificado deliberadamente con diversos instrumentos dentro y fuera del aula. Es importante incluir también las acciones y situaciones afectivas sobre todo en primaria para crear una atmósfera de respeto, seguridad y participación.

El ambiente en el que se desarrolla el aprendizaje interviene en gran medida para que los alumnos logren sus aprendizajes, por ello la RIEB lo señala como uno de los doce principios pedagógicos del Plan de Estudios 2011:

El maestro requiere estar monitoreando de manera simultánea los tres escenarios para tomar decisiones estratégicas de retroalimentación entre ellos a corto y mediano plazo.

Reflexión:

Si nos detenemos a recordar nuestros años de estudiantes, y nos preguntamos ¿qué experiencias en clase nos dejaron más huella tanto positiva como negativa, cuál sería nuestra respuesta?, ¿cómo influyó en cada uno el ambiente que prevalecía en el aula?, ¿qué cosas les hubiera gustado que fueran diferentes?, ¿en qué casos y bajo qué condiciones lograron aprendizajes significativos?, ¿qué factores del ambiente creado en el aula favorecían el aprender y cuáles hacían lo contrario ?, ¿si ustedes estuvieran hoy frente a sus maestros qué sugerencias les compartirían?

Principio 1.3. Generar ambientes de aprendizaje

“Se denomina ambiente de aprendizaje al espacio donde se desarrolla la comunicación y las interacciones que posibilitan el aprendizaje. Con esta perspectiva se asume que en los ambientes de aprendizaje media la actuación del docente para construirlos y emplearlos como tales. En su construcción destacan los siguientes aspectos:

• La claridad respecto del aprendizaje que se espera logre el estudiante.

• El reconocimiento de los elementos del contexto: la historia del lugar, las prácticas y costumbres, las tradiciones, el carácter rural, semi-rural o urbano del lugar, el clima, la flora y la fauna.

• La relevancia de los materiales educativos impresos, audiovisuales y digitales.

• Las interacciones entre los estudiantes y el maestro.

Asimismo, en el hogar, como ambiente de aprendizaje, los estudiantes y los padres de familia tienen un marco de intervención para apoyar las actividades académicas, al organizar el tiempo y el espacio en casa. (Plan de Estudios 2011:29)

Actividad 24

Tiempo: 60 min. Aprendizajes Esperados  Reconoce las características para generar ambientes de aprendizaje en el espacio áulico.  Identifica los elementos que aportan al desarrollo de los ambientes de aprendizaje y reconoce su dimensión.

1) En equipos de trabajo analicen la descripción que para ambientes de aprendizaje se hace en el Plan de Estudios 2011 y comenten sobre alguna experiencia previa en donde hayan considerado alguno, algunos o todos los elementos presentados.

2) Para ampliar la comprensión sobre ambientes de aprendizaje realicen las siguientes lecturas: “Gestión de ambientes de aprendizaje áulico” y “Ambientes de aprendizaje”, así como observen el video “Vamos a aprender jugando chaparritos”, que se encuentran en la carpeta del Bloque 2 en el CD Anexos.

3) A partir de la descripción del Plan de Estudios, las lecturas, video en equipos, discutan su pertinencia y trascendencia en el logro del aprendizaje. Para ilustrar sus argumentos será conveniente plantear algunos casos en donde estos escenarios hayan sido contundentes para el éxito en el aprendizaje de sus alumnos, ¿cuáles fueron los elementos del entorno que favorecieron su desarrollo?, ¿qué cambios realizó en su práctica?, ¿qué recursos didácticos utilizados considera fueron cruciales para el éxito?, ¿qué tipo de dificultades se presentaron para su desarrollo?, ¿cuál fue la respuesta inmediata de sus alumnos ante estos cambios de escenarios?, ¿cómo se sintió ante esta experiencia?

4) Seleccionen uno de los casos que consideren relevante y compártanlo con el grupo.

5) Para complementarla actividad 11, el equipo a cargo de este principio pedagógico recuperará lo expresado en la plenaria para registrarlo en las láminas en blanco.

Debido a que el profesor tiene varias pistas que atender de manera simultánea es importante propiciar un ambiente de colaboración para construir el aprendizaje. Sobre todo para apoyar en un ambiente colaborativo a los alumnos identificados con bajo desempeño, al propiciar el intercambio con los alumnos que no tienen ese problema, por medio de dinámicas de integración grupal. El trabajo colaborativo alude a estudiantes y maestros, y orienta las acciones para el descubrimiento, la búsqueda de soluciones, coincidencias y diferencias, con el propósito de construir aprendizajes en colectivo, además es una forma de trabajo en la que varias personas unen sus conocimientos y habilidades para lograr una meta común de aprendizaje.

Aunado a lo anterior, es esencial incluir al grupo en los compromisos a cumplir dentro de la planificación, que todos los miembros visualicen y se comprometan a cumplir con los productos y proyectos en las fechas pactadas. El compromiso cumplido va formando en los alumnos un sentido de responsabilidad compartida que incluso es muy necesaria en los alumnos de tercero y cuarto grado de primaria, debido a que requieren tomar conciencia de los logros que deben alcanzar de manera grupal e individual en relación con los aprendizajes esperados y los estándares para el caso de tercero y cuarto de primaria.

II.3.2. Planificar para potenciar el aprendizaje

La planificación es la anticipación de las probables combinaciones a través de la instrumentación apropiada, tomando en cuenta el currículo integrado, el contexto de la escuela, las características del grupo, las particularidades de los alumnos, etc.

Principio 1.2. Planificar para potenciar el aprendizaje

“La planificación es un elemento sustantivo de la práctica docente para potenciar el aprendizaje de los estudiantes hacia el desarrollo de competencias. Implica organizar actividades de aprendizaje a partir de diferentes formas de trabajo, como situaciones y secuencias didácticas y proyectos, entre otras. Las actividades deben representar desafíos intelectuales para los estudiantes con el fin de que formulen alternativas de solución.

Para diseñar una planeación se requiere:

 Reconocer que los estudiantes aprenden a lo largo de la vida y se involucran en su proceso de aprendizaje.

 Seleccionar estrategias didácticas que propicien la movilización de saberes, y de evaluación del aprendizaje congruentes con los aprendizajes esperados.

 Reconocer que los referentes para su diseño son los aprendizajes esperados.

 Generar ambientes de aprendizaje colaborativo que favorezcan experiencias significativas.

 Considerar evidencias de desempeño que brinden información al docente para la toma de decisiones y continuar impulsando el aprendizaje de los estudiantes”. (Plan de Estudios 2011. Educación Básica).

Es fundamental que la planificación inicie con una evaluación diagnóstica para que el docente dimensione la brecha existente entre lo que realmente saben los alumnos y lo que deberían saber al iniciar los nuevos aprendizajes. La experiencia, flexibilidad y creatividad del docente es básica para conciliar los requerimientos finales tanto de los aprendizajes esperados como de estándares, con el punto de partida de su grupo. La principal herramienta para lograrlo es el combinar estratégicamente los siguientes tres procesos esenciales dentro del aula:

Planificar para desarrollar competencias y potenciar el aprendizaje da la oportunidad al docente de favorecer una formación integral, debido a que requiere de la integración: del saber ser con el saber conocer y el saber hacer así como el saber convivir.

La planificación requiere que el profesor ejercite continuamente: la observación, la adecuación de los elementos involucrados, la flexibilidad, el trabajo colaborativo y la creatividad; esto dará como resultado una interacción dentro del aula.

Para llevar a cabo la planificación se requiere considerar los siguientes elementos:

Aprendizajes Esperados.- Son los indicadores de logro que, en términos de la temporalidad establecida en los programas de estudio, expresan lo que se espera de cada alumno en términos de saber, saber hacer y saber ser, y son el referente para la planificación y la evaluación. Para lograr que los alumnos alcancen los aprendizajes esperados es necesario dentro del aula primero estimular la movilización de saberes;

La movilización de saberes (saber, saber hacer, saber ser) se presenta desde escenarios comunes de la vida cotidiana hasta en escenarios complejos, y ayuda a visualizar un problema, determinar los conocimientos oportunos para solucionarlo, reconstruirlos en función del escenario, así como extrapolar o prever lo que falta.

En este sentido, el papel del docente consiste en proponer situaciones-problema Perrenoud (2006), pero negociándolas lo suficientemente como para que sean significativas y movilizadoras de los saberes para la mayoría de los alumnos. La negociación es una forma de respetar a los alumnos, pero también un recurso necesario para involucrar al mayor número posible en los pasos del proyecto o de la solución de los problemas. Esto sólo funcionará si el poder es realmente compartido y si el profesor comprende las sugerencias y las críticas de los alumnos y ordena las situaciones de acuerdo con éstas. Así los aprendizajes esperados se pueden concebir como un continuo que se va desarrollando a lo largo del trabajo de cada ciclo escolar, de modo que los aprendizajes que se plantean para un ciclo deben considerarse siempre incluidos en los siguientes. La clave para movilizar los saberes se encuentra en la habilidad del maestro de crear situaciones complejas a resolver dentro del aula que provoquen la necesidad de movilizar los recursos del grupo. Perrenoud de manera muy puntual apunta que es necesario que el docente supere y conjunte las dos visiones en las que fue formado y que dividen su práctica:

a. Enfocarse en que los alumnos posean conocimientos con la mayor amplitud posible, sin preocuparse por su movilización. Esto es válido en un principio por la necesidad de los conocimientos básicos, pero es necesario no sólo quedarse ahí, y gradualmente incluir las movilizaciones.

b. Limitar la cantidad de conocimientos enseñados y exigidos; enfocándose principalmente en las movilizaciones. Los libros de texto proporcionan la oportunidad de llevar a cabo estas movilizaciones en forma gradual.

Evaluación diagnóstica.- Valoración que se realiza al iniciar el curso o nuevos contenidos, para tener evidencia si los alumnos tienen las bases requeridas para concretar los aprendizajes, esta valoración permite saber al docente si se requieren aplicar estrategias de nivelación o sólo reforzar algunos conocimientos base para abordar los nuevos saberes.

Estrategias y Recursos.- A partir de la identificación de los recursos con los que se cuenta y los que se requieren conseguir para apoyar los procesos de aprendizaje, seleccionar aquellos que se

considere contribuyen a la movilización de saberes, que sean interesantes y representen un desafío para los alumnos. Antes de diseñar las estrategias es primordial identificar como lo propone el Plan de Estudios 2011. Educación Básica:

 ¿Qué situaciones resultarán interesantes y desafiantes para que los estudiantes inda-guen, cuestionen, analicen, comprendan y reflexionen?

 ¿Cuál es el nivel de complejidad que se requiere para la actividad que se planteará y cuáles son los saberes que los alumnos tienen?

 ¿Qué aspectos quedarán a cargo de los alumnos y cuáles será necesario explicar para que puedan avanzar?

 ¿De qué manera pondrán en práctica la movilización de saberes para lograr los aprendizajes y qué desempeños los harán evidentes?

Para Coll (2006) antes de utilizar estrategias el docente requiere tener claro que el uso de estrategias didácticas depende de varios factores:

1) Contenido (saber, saber hacer, saber ser),

2) Las tareas que deberán realizar los estudiantes,

3) Los materiales didácticos disponibles,

4) Los contextos de actuación (escenarios de aprendizaje),

5) Las características de los estudiantes.

Es recomendable que el docente esté familiarizado con las estrategias que se propone desarrollar, ya que eso le permitirá hacer los ajustes que en el momento de ejecución se requieran, siempre sin perder que la finalidad de las estrategias es el logro de los aprendizajes esperados.

Algunos autores exponen que los alumnos no necesitan que se les dé información debido a que hay infinidad de fuentes donde obtenerla, requieren que se les promuevan capacidades y estrategias que les permitan una asimilación crítica de la información, así poco a poco se convierten en aprendices con mayor flexibilidad, eficacia y autonomía, dotándolos de capacidades de aprendizaje y no sólo de conocimientos específicos que son menos duraderos.

Las estrategias didácticas dentro del enfoque de desarrollo de competencias se presentan en diferentes niveles de complejidad:

 Estrategias para saber conocer.- Se compone de estrategias cognitivas y metacognitivas; están dirigidas a potencializar los procesos de atención, adquisición, personalización, recuperación, transferencia y evaluación. Las estrategias cognitivas son procedimientos sistemáticos y organizados para mejorar la codificación, comprensión, retención y reproducción de información.

 Estrategias para saber hacer.- Están relacionadas con la potenciación del proceso de desempeño, a partir del direccionamiento metacognitivo basado en la planificación, regulación y evaluación, sin dejar a un lado los requerimientos de la tarea. Se componen de motivar el dialogo interno, comprensión de la tarea, visualización, ensayo y error y modificación de creencias erróneas.

 Estrategias del saber ser.- Están dirigidas a potencializar los procesos de sensibilización, personalización y cooperación en el procesamiento de la información o en la realización de una actividad o la resolución de un problema. Son fundamentales en el aprendizaje de los instrumentos afectivos: valores, actitudes y normas. Se componen de estrategias motivacionales son el pensamiento positivo, auto motivación, retroalimentación externa y autoconfianza.

Estrategias emocionales.-Son la contrastación de temores y relajación.

Estrategias sociales.-Son el reforzamiento de valores, la responsabilidad social y la comunicación asertiva.

Diseño de secuencias didácticas.- Debido a que el enfoque es el desarrollo de competencias para la vida y la movilización de saberes, se requieren crear situaciones didácticas cercanas a la realidad, que atiendan a la complejidad, conectadas con el contexto de los alumnos, que favorezcan el pensamiento crítico, el aprendizaje autónomo, por lo que requieren incluir diversas variables y situaciones de aprendizaje problematizadoras, y en donde se cuente con ambientes de aprendizaje favorables a ello.

La construcción y aplicación de secuencias didácticas demanda que estén centradas en el aprendizaje de los alumnos, diseñadas para que permitan la obtención de evidencias, e identificación de niveles de desempeño sobre el aprendizaje esperado seleccionado. Por lo tanto la planificación de las mismas requiere que el docente realice de manera previa el ejercicio cognitivo de alejarse y apreciar desde una amplia perspectiva; y al implementarlas el acercarse e identificar las especificidades necesarias para tomarlas en cuenta.

La secuencia didáctica es el escenario estratégico de mayor importancia por ser la brújula del profesor ya que implica el “qué”, “para qué”, “con qué”, “cuándo” de las situaciones de aprendizaje y su evaluación. Abarca tanto los saberes específicos hasta las probables articulaciones entre las asignaturas, por lo tanto tienen un nivel de complejidad progresivo con tres fases: inicio, desarrollo y cierre. Uno de los aspectos fundamentales, que se requiere incluir dentro de las secuencias didácticas para propiciar la movilización de saberes es la inserción de situaciones problematizadoras.

Perrenoud (2006) las describe como: situaciones reales y contextualizadas que obliguen a los alumnos a pensar y aprender. La situaciones problema enfrentan al alumno a tomar decisiones para superar los obstáculos y estos obstáculos los obligan a desestabilizarse y entrar en un conflicto cognitivo para resolverlo. Requieren ser estimulantes para los alumnos y que retan su estructura de saberes previos, así como les exigen aprender contenidos nuevos para solucionarlas.

La planificación de las secuencias didácticas se desarrollará dependiendo de lo que cada grupo requiera y la interacción de los elementos que la constituyen responderán a las necesidades del contexto, debido a que un grupo puede requerir mayor énfasis en las estrategias de recuperación, otro grupo requiere mayor énfasis en el desarrollo de los contenidos dentro del salón de clase, otro que este más avanzado desarrolla más investigación a través de los proyectos para la movilización de saberes, etc.

La secuencia puede servir para interrelacionar varias asignaturas en la comprensión integral de una situación en particular, cuya atención requiera del logro de diversos aprendizajes esperados, siempre dentro del mismo bloque, su apego a la realidad es directamente proporcional a lo significativo que puede resultar para los alumnos.

Dentro de cada secuencia didáctica es importante crear los espacios para inducir los siguientes tres momentos: 1) Activación de las ideas previas; 2) Adquisición de nuevos saberes y 3) Aplicación y transferencia de lo aprendido.

Plan de clase: Es el guión de trabajo para concretar lo planeado en forma más especifica describe el día tras día incluso por horas, paso a paso. Puede ser elaborado según las necesidades del docente en diversos periodos (por día, por semana, quincena). Dentro de él se presentan los problemas a resolver del día a día, para que unidos estos planes de clase logren los propósitos de la secuencia didáctica.

Evaluación formativa.- La evaluación formativa es el principal monitor que proporciona la retroalimentación necesaria al docente a lo largo del proceso enseñanza-apredizaje para saber si continúa con la planificación elegida o requiere llevar a cabo adecuaciones que favorezcan en los alumnos el logro de los aprendizajes esperados. Debido a la importancia y aportaciones de la visión de la evaluación formativa sobre la evaluación se desarollará en el siguiente apartado.

Tiempos de ejecución.- -Identificación del tiempo requerido para llevar a cabo las secuencias didácticas que favorezcan la movilización de saberes considerando las horas asignadas para cada asignatura del mapa curricular.

Actividad 25

Tiempo: 45 min. Aprendizajes Esperados Desarrolla una secuencia didáctica a partir de una situación problematizadora.

1) Formen ocho equipos de trabajo y cada uno elija un aprendizaje esperado de los programas de 3º o 4º grados. Elaboren una secuencia didáctica a partir de una situación problematizadora y en donde se consideren los elementos necesarios de la planificación.

2) Presenten en plenaria sus producciones. El equipo a cargo de este principio pedagógico registrará en las láminas en blanco las aportaciones del grupo.

II.3.3. Evaluar para aprender

El Plan de Estudios 2011 señala como el principio pedagógico 1.7. Evaluar para aprender.

“El docente es el encargado de la evaluación de los aprendizajes de los alumnos y quien realiza el seguimiento, crea oportunidades de aprendizaje y hace modificaciones en su práctica para que éstos logren los aprendizajes establecidos en el Plan y los programas de estudio.

La evaluación de los aprendizajes es el proceso que permite obtener evidencias, elaborar juicios y brindar retroalimentación sobre los logros de aprendizaje de los alumnos a lo largo de su formación; por tanto, es parte constitutiva de la enseñanza y del aprendizaje”. (Plan de Estudios 2011. Educación Básica)

Este principio señala que en la Educación Básica el enfoque formativo deberá prevalecer en todas las acciones de evaluación que se realicen, por ello, este apartado estará orientado a reconocer lo que es este enfoque y su marco de acción.

El enfoque de la evaluación formativa presenta una visión renovada y comprometida tanto para el que evalúa como para el evaluado, se enfoca en que los actores perciban a la evaluación en una dimensión más amplia, no para detener el aprendizaje, sino para promoverlo. Por lo tanto es necesario llevar a cabo una reflexión profunda de lo que se requiere implementar en el salón de clases.

¿La evaluación que realizó es sólo para cumplir procesos administrativos o para obtener información sobre lo que han logrado los alumnos? ¿Comparte con los alumnos el compromiso sobre lo que van a aprender? y si es así ¿de qué manera lo hace? ¿Los alumnos participan en el proceso de evaluación o es sólo una tarea de usted? ¿Sus alumnos han experimentado en sus clases procesos de autoevaluación y coevaluación?

Bajo el actual enfoque se identifica la necesidad de re-direccionar el ejercicio evaluativo, es imprescindible dejarlo de ver como un fin, e incluirlo dentro del proceso de aprendizaje, incluso como motor del mismo. Debido a que la evaluación formativa nos propone dar seguimiento y comprometer a nuestros alumnos, para que descubran sus logros y dificultades, aprecien el camino que sigue su formación y, con base en ello, orienten el logro de sus aprendizajes esperados.

Es necesario identificar que evaluación formativa no excluye a la calificación como medición, no por ser formas y procedimientos diferentes, quiere decir que no se retroalimenten, ya que obedecen a diversas necesidades del aprendizaje, con una perspectiva integral para la evaluación, enseñanza y aprendizaje las dos intervienen.

El enfoque de la evaluación formativa sustancialmente se ocupa del proceso de aprendizaje en todos sus aspectos, demanda del docente la ponderación de los factores que intervienen en el aprendizaje del estudiante, tanto del saber y del saber hacer (estructura de los contenidos, diseño de los materiales, apoyos complementarios, etc.) como situacionales del saber ser (espacios y hábitos de estudio, actitud hacia el aprendizaje, etc.). La evaluación formativa es pieza esencial de la labor docente de acompañamiento, para ello, precisa involucrarse en el aprendizaje del alumno como guía en el desarrollo de los saberes proporcionando información complementaria, sugiriendo formas de lograr los aprendizajes esperados. Implica un proceso permanente y continuo que se realiza en cada etapa del trabajo escolar, esto es, que se encuentra estrechamente vinculada con las acciones de aprendizaje, para lo cual el docente requiere desarrollar y aplicar instrumentos que le permitan registrar sistemáticamente el desarrollo que muestra un estudiante en su proceso de aprendizaje y adquiere sentido sólo en tanto se pueda vincular con situaciones del contexto en donde el estudiante se desenvuelve.

La evaluación formativa permite identificar en qué tipo de saberes pudiera tener problemas el estudiante, para diseñar estrategias dirigidas a atacar las causas de las dificultades, por ejemplo identificar si el grupo tiene problemas al procesar la información; o al llevar a cabo los procedimientos; o si es el caso problemas en su actitud hacia el aprendizaje, por ello es necesario tomar en cuenta la evaluación desde los diferentes saberes:

Valorar el saber Valorar el Saber hacer Valorar el Saber ser

Identificación de los aciertos y principalmente el origen de los errores si son: de comunicación, o de identificación, o de organización, o de comprensión, o al analizar o al razonar los contenidos.

Detección de destrezas y especialmente donde se originan los errores: si son al desarrollar, o al aplicar los procedimientos, o al transferirlos a otras situaciones.

Identificación de la actitud favorable o desfavorable hacia el aprendizaje, si hay responsabilidad y corresponsabilidad.

Los momentos de la evaluación formativa están divididos en tres:

1) La evaluación inicial

2) La evaluación mientras se está aprendiendo (durante el proceso)

3) La evaluación final

La evaluación inicial.- Se requiere para tomar conciencia de los puntos de partida del grupo, se diagnostica los niveles de conocimiento, así como sus actitudes y hábitos hacia el aprendizaje, los niveles de razonamiento, etc. Para tomar las acciones necesarias si el grupo presenta un rezago relacionado con lo que debería saber y lo que realmente sabe.

La evaluación durante el proceso.- Es la de mayor importancia debido a que funciona para mejorar el aprendizaje, propone acompañar y modificar el proceso con cambios significativos para mejorar el desempeño de los alumnos, a través de tener presentes y aplicar las siguientes acciones de manera estratégica y continua. Estas acciones están específicamente dirigidas hacia los docentes, pero de manera colateral involucran a los alumnos, se presentan primero de manera gráfica para tener una visión del todo y posteriormente se explican cada una de ellas:

EVALUAR PARA APRENDER

Transformar la cultura de la evaluación.- Para docentes y alumnos es necesario cambiar poco a poco las reglas del juego a las que se han habituado a lo largo de los años escolarizados por los que han transcurrido; debido a que una práctica cotidiana en las aulas es asignar calificaciones sin reparar en el por qué de las mismas, sin tener tiempo de analizar que los resultados reprobatorios

Cambiar la visión sobre la evaluación

Cambio de la percepción del error

Transformar la cultura de evaluación

Las pruebas son el medio no el fin

Favorecer el aprendizaje autónomo

EVALUACIÓN COMO REGUALADORA DEL APRENDIZAJE

Ejercitar auto, co, y heterovaluaciónn

Evaluación como motivadora del Aprendizaje

se pueden deber a causas muy diversas entre los estudiantes; y a su vez el estudiante se acostumbro más a identificar qué es lo que quiere el maestro que le responda, en lugar de expresar ideas propias por el miedo a la evaluación. Así que es necesario cambiar estas creencias e iniciar con el establecimiento de una nueva cultura de la evaluación que los lleve a verla como algo que los acompañará durante todo el proceso y que les permitirá a los alumnos reconocer los errores y corregirlos, mejorar en sus desempeños y sobre todo reflexionar sobre lo que han logrado. Por el lado de los docentes identificar las diferencias entre lo cualitativo y lo cuantitativo, así como utilizar diferentes instrumentos de regulación del aprendizaje y paulatinamente mejorar sus percepciones acerca de los alumnos acercándose más a ellos.

Evaluación como motivadora del aprendizaje.- Generalmente el alumno evaluado que tiene una visión de sí mismo de bajo desempeño tienden a culparse y a dejar de esforzarse por aprender. La evaluación formativa busca todo lo contrario por lo tanto es inclusiva, no discriminativa debido a que se prefieren a los estudiantes que obtienen buenas calificaciones provocada en la mayoría de los casos por tener buena memoria y estudiar para pasar el examen o por el reconocimiento, motivación externa. La evaluación formativa pone los ojos precisamente del otro lado y le solicita al docente identificar la necesidad de que la motivación sea interna que tengan la oportunidad de descubrir y saborear el éxito cuando descubren la solución de un problema, o tienen un pequeño logro al leer, etc. Se requiere fomentar en el alumno de bajo desempeño primero la recuperación de su confianza y poco a poco el reto a sí mismo como aprendiz. No amenazarlo con la reprobación porque eso es lo que los lleva a la deserción, sobre todo en años identificados con mayores retos para los alumnos.

Evaluación como reguladora del aprendizaje.- Para el docente se refiere al refuerzo que requiere dar de los logros a los estudiantes y la reconducción de los errores, así como centrarse en retroalimentar a los alumnos sobre “el qué y cómo” requieren mejorar sus desempeños, relacionados con aspectos concretos como sus tareas, ejercicios o situaciones que resolvieron sin éxito. Aun cuando tradicionalmente es el maestro quien analiza los resultados de los alumnos, aciertos y desaciertos, y toma decisiones respecto a ellos, es sólo el propio alumno quien puede corregir sus errores, de ahí la importancia de involucrarlo desde un inicio en el conocimiento de los aprendizajes que requiere lograr, en analizar sus resultados e identificar sus desaciertos para que tome decisiones sobre cómo superarlos. Es hacerlos corresponsables de sus aprendizajes.

Cambiar la visión sobre la evaluación.- Actividad de mayor importancia para el docente se refiere a dejar de pensar sólo en tareas y pruebas rápidas y fáciles de calificar que generalmente solicitan del alumno respuestas textuales encontradas en los libros de texto, se requieren preguntas y actividades que obliguen a alumnos a pensar, a encontrar las relaciones entre los hechos y la teorías, así como razonar cuál es la ruta más viable para solucionar las situaciones problemáticas planteadas en las secuencias didácticas. Para el alumno se refiere a que poco a poco dejen de dar todo el peso a las pruebas objetivas (exámenes), debido a que están acostumbrados a darle la mayor importancia a la calificación por lo que se limitan a memorizar un día antes del examen,

olvidándose de jerarquizar, organizar y ser creativos, por lo tanto es necesario que practiquen lo contrario a través de ejercicios continuos con valor para la evaluación.

Con la evaluación cualitativa tanto maestros, como alumnos, padres de familia, autoridades educativas y sociedad en general, tendrán que comenzar a transitar hacia la valoración de lo que saben y requieren aprender los alumnos para lograr su desarrollo pleno como individuos, y a interpretar la información que los maestros brinden sobre el desarrollo de sus competencias, más que a la asignación de una calificación.

Cambio de la percepción del error.- Es imprescindible comprender la importancia del tratamiento del error para los estudiantes debido a que es el punto de partida del aprendizaje. Está demostrado que cuando el alumno recibe la retroalimentación y reflexiona en donde están las causas de sus equivocaciones y las ejercita de nuevo tiene mayor aprendizaje. Por esta razón el error no debe servir sólo para sancionar al estudiante, es necesario que se utilice dentro de los planes de clase para identificar cuáles son los principales errores en los que caen los alumnos en el momento de llevar a cabo ciertos procedimientos. Así los alumnos podrán identificar desde que nivel cometieron el error para corregirlo. Por lo tanto el docente al regresar a sus alumnos los resultados de sus evaluaciones requiere retroalimentar a los estudiantes para que identifiquen y den seguimiento a la solución de los mismos. Esta metodología da mayor aprendizaje a los alumnos que acumular aciertos debido al azar o por copiar al compañero. Es importante invitar a los estudiantes a autoreflexionar y desagregar las tareas o proyectos complicados en pequeños pasos para descubrir en donde se originó el error, debido a que “solo quien ha cometido los errores puede y sabe cómo corregirlos”.

Las pruebas son el medio no el fin.- Para el docente identificar si las diferentes pruebas se han convertido en el principal protagonista y alrededor de ellas todos giran, dejando a un lado el aprendizaje, los alumnos, la planificación, etc. En el actual enfoque es necesario identificar que los diversos instrumentos de evaluación, incluyendo las pruebas son el medio, ya que el fin es el aprendizaje de los alumnos. Su uso debe permitir que teniendo como referente al aprendizaje esperado, brinden información que ayude al docente a identificar los logros y errores de los estudiantes, siempre desde un enfoque formativo.

La evaluación al final es importante debido a que nos da los resultados de todo el esfuerzo realizado, lo que cada alumno aprendió y lo que le falto por aprender. Para que los alumnos concienticen lo que saben, lo que han avanzado y lo que necesitan reforzar. Así como tambióen para que el evaluador reconozca cuáles fueron sus éxitos y las áreas a mejorar.

Actividad 26

Tiempo: 45 min. Aprendizaje esperado Incorpora los elementos del enfoque formativo de la evaluación en su práctica docente.

1) En equipos de trabajo realicen la lectura “La evaluación que es útil para aprender tiene como finalidad regular el proceso de aprendizaje”, del texto “10 ideas clave. Evaluar para aprender” de Neus Sanmartí. Editorial GRAÓ, págs. 31 a 37.

2) A partir de lo que han revisado sobre el enfoque formativo de la evaluación propongan cómo llevarían a cabo la evaluación del aprendizaje esperado seleccionado en la actividad 25.

3) Presenten en plenaria el resultado de su trabajo. El equipo a cargo de este principio retomará los aspectos más importantes para registrarlos en las láminas en blanco.

Los instrumentos de evaluación son variados, dirigidos a obtener evidencias sobre el nivel de desarrollo y aprendizaje de los estudiantes. La evaluación formativa recomienda utilizar instrumentos o técnicas que permiten al docente tener evidencia de los niveles de construcción cognitiva que van desarrollando los alumnos; debido a que éstos involucran mayor tiempo de evaluación; el maestro tiende a preferir generalmente los de fácil aplicación por ejemplo: exámenes de preguntas y respuestas, sin darse cuenta cae en la mecanización y la cuantificación.

Los diferentes tipos de aprendizaje requieren diferentes tipos de instrumentos y técnicas de valoración por lo que se recomienda combinarlos, a continuación se listan los más utilizados con una pequeña descripción:

Instrumentos y técnicas de evaluación

Descripción

1. Pruebas escritas con preguntas abiertas

Las preguntas abiertas permiten al alumno expresar sus ideas, información sobre los conceptos, procedimientos, experiencias, razonamientos acerca de los contenidos que están aprendiendo.

2. Escalas estimativas

Es un conjunto de criterios específicos fundamentales que permiten valorar el nivel en el que se encuentran los alumnos y permite valorar el aprendizaje por medio de indicadores de desempeño.

3. Lista de cotejo

Como su nombre lo indica es una lista de elementos que requieren tener los productos, o exposiciones, alguna otra evidencia de aprendizaje para evaluarlos, por lo tanto la lista puede ser tan

específica o general dependiendo de las necesidades de quien lo haya elaborado.

4. Portafolio

Es el historial que el alumno va construyendo con los productos realizados a lo largo del periodo escolar puede constar de diversas evidencias, informes escritos, ensayos, reportes de entrevista, todo lo recolectado durante el año.

5. Rúbricas

Son los parámetros construidos por los evaluadores para valorar los desempeños en los diferentes campos de formación, es necesario la construcción de las rubricas con las especificaciones de cada producto.

6. Mapas conceptuales y mentales

Los mapas conceptuales son representaciones que muestran el significado de los conceptos, sus conexiones e interacciones en la forma como fue captado por él alumno. Los mapas mentales se realizan con representaciones graficas de los conceptos y de las ideas.

7. Guías de observación

Se enlistan una serie de acciones a evaluar, relacionadas con la interacción dentro de aula o elementos que requiere tener el producto a evaluar y se registra si las llevaron a cabo o no.

8. Diarios de clase

Es el registro de actividades que los alumnos van construyendo a través de una o varias experiencias de aprendizaje. Se documentan los procedimientos realizados, o las dudas, lo importante del proceso, etc. Es un instrumento importante para la autoevaluación; así como para que el docente lo revise y retroalimente al alumno si así fue el acuerdo con los alumnos desde un inicio.

9. Análisis de casos

Es la exposición de casos reales o simulados con toda la información necesaria para que el alumno exponga la solución real al mismo.

10. Presentaciones

Las presentaciones más sencillas consisten en presentar una ilación de ideas clave sobre un tema elegido la cual requiere de los aspectos solicitados por el docente al grupo y cómo aspecto mínimo tener una Introducción, desarrollo y conclusión.

11. Tareas o trabajos

Incluyen un sin número de actividades , las mas significativas son las que involucran pequeñas investigaciones y como resultado llevar a cabo una exposición o si es el caso representaciones

de hechos.

12. Proyecto didáctico

A través de un procedimiento a seguir se obtienen un producto terminal o varios productos, de los cuales se evalúan diversos aspectos.

13. Solución de problemas

Implica una serie de habilidades para identificar cuáles son las variables involucradas dentro del problema, proponer un procedimiento para solucionarlo y aplicarlo.

14. Prueba de pregunta cerrada ó de opción múltiple

Los conocidos exámenes que pueden ser de utilidad para los saberes que así lo requieran.

Para tener mayor conocimiento de cada unos de ellos se recomienda a los participantes identificar sus características en el artículo de: Ramírez J. (2003) incluido en el CD.

II.3.4. La autoevaluación, co-evaluación y hetero-evaluación

El acompañamiento necesario para formarse en una cultura de la evaluación o valoración requiere del desarrollo de tres procesos interdependientes que dan cuenta de quienes intervienen en la evaluación: autoevaluación, coevaluación y heteroevaluación. Comúnmente, cuando se habla de evaluación, se le asocia con los docentes como responsables de dirigirla y prepararla, sin embargo, los alumnos son sujetos evaluadores, capaces de hacer una valoración de su aprendizaje, el de sus compañeros, así como de la actuación del maestro.

La autoevaluación y la coevaluación son la reflexión y valoración que hacen los alumnos sobre el avance o progreso de su proceso de aprendizaje o el de sus compañeros, y sobre los logros alcanzados en términos de los aprendizajes construidos, identificando con el apoyo y guía del docente en dónde tienen fortalezas o áreas de oportunidad para comenzar a trabajar en ellas resolviendo dudas, realizando actividades complementarias y significativas que les sirvan de apoyo en su desarrollo educativo.

Algunas de las habilidades que pueden ser desarrolladas por el alumno para que sea capaz de autoevaluarse y coevaluar en las que el docente puede intervenir apoyándolos son las siguientes:

Es importante tomar en cuenta que entre mayor variedad de instrumentos de evaluación utilice el maestro en sus secuencias de aprendizaje el alumno poco a poco perderá el miedo a ser evaluado y alimentará su cultura de la evaluación.

La autocrítica. El docente puede dar recomendaciones para que los alumnos realicen cuestionamientos y reflexionen sobre sus aprendizajes esperados.

El análisis del desempeño educativo. El docente puede proponer actividades encaminadas a verificar el avance y manejo de los contenidos que tiene el alumno durante el curso.

De su capacidad de relacionarse. El docente puede proponer actividades tendientes a la integración grupal con la finalidad de darles un sentido de integración y pertenencia, para que en conjunto cumplan con los aprendizajes esperados.

Capacidad de involucramiento. El docente puede proponer actividades sobre alguna temática, en donde los alumnos tengan una participación activa dentro del proceso educativo.

Con estas características, se destaca que la tarea en la autoevaluación y la coevaluación consisten en que los alumnos desarrollen habilidades que le permitan aprender a aplicar su capacidad crítica.

La hetero-evaluación, en el contexto escolar, es dirigida y aplicada por el docente y contribuye al mejoramiento de los aprendizajes de los estudiantes mediante la creación de oportunidades de aprendizaje y la mejora de la práctica del docente.

Solicita que el docente asuma una posición de mayor empatía con los alumnos debido a que requiere reconocer los pequeños logros de los alumnos y a la vez preparar a los estudiantes para tener disposición de someterse a otro tipo de evaluaciones incluso externas. Requiere tomar en cuenta los resultados de la autoevaluación y coevaluación, y a la vez resolver las inquietudes de los alumnos evitando la verticalidad e imposición. La forma de trasparentar los procesos de evaluación e invitar a los alumnos a tomar conciencia de ellos, permite ir construyendo la formación integral.

Actividad 27

Tiempo: 30 min.

Aprendizaje esperado Elabora y desarrolla una secuencia didáctica para aplicarla con el enfoque de la evaluación formativa.

1) Desarrollen un bosquejo de la planificación didáctica en equipo, tomando en cuenta los siguientes aspectos: ambientes de aprendizaje, situaciones problematizadoras y evaluación formativa, para el desarrollo de un aprendizaje esperado.

2) Comenten en plenaria el resultado de su trabajo.

3) A partir de los resultados del trabajo en equipo, diseñen su planificación de forma individual, retomando los aspectos ya mencionados, ubicándola en su contexto de clase (grado, características de los estudiantes, etc.) y que favorezcan los principios pedagógicos analizados a lo largo de este bloque.

Éste será su segundo producto de trabajo

BLOQUE TRES

El papel del docente en la RIEB

Contenidos

III.1. El papel del docente en el desarrollo de competencias.

III.2. Hacia una práctica reflexiva para el aprendizaje autónomo y la profesionalización docente

III.3. Movilización de saberes para el logro de aprendizajes esperados y competencias para la vida.

III.4. Favorecer la inclusión para atender la diversidad Duración

13 horas

Descripción

Para llevar a cabo cualquier reforma curricular el factor imprescindible es la formación docente, ya que es a través de los maestros que el currículo llega a las aulas, es él quien hace posible el aprendizaje en el aula a través de su práctica educativa, por ello, en este bloque haremos un análisis sobre los principales elementos en los que debemos reflexionar sobre el papel del docente en el desarrollo de las competencias para la vida y el logro del perfil de egreso de la educación básica.

La práctica docente se ve desafiada ante los cambios sociales, requerimos ciudadanos capaces y comprometidos con el desarrollo de la sociedad, la escuela en este sentido tiene un valor incalculable porque es dentro del aula en donde se irán formalizando la construcción de aprendizajes de las futuras generaciones.

El reto no puede ser vencido si el docente no cuenta con las herramientas para lograrlo de ahí la importancia del desarrollo de las competencias docentes.

Propósitos

 Reconocer que la práctica docente debe evolucionar de acuerdo con las demandas de la sociedad actual.

 Reflexionar sobre la importancia de la profesionalización docente en el contexto actual.

 Identificar las competencias docentes que deben desarrollar para llevar a cabo los planteamientos de la Reforma 2011.

 Distinguir en la práctica docente los factores que deben considerarse para la formación de la sociedad del siglo XXI.

 Incorporar prácticas docentes que favorezcan la inclusión para atender la diversidad.

Producto

Tercer producto

Reflexiones personales sobre las competencias docentes a desarrollar y mapa mental.

III.1. EL PAPEL DEL DOCENTE EN EL DESARROLLO DE COMPETENCIAS

“Las instituciones escolares son productos culturales que han surgido en una época determinada que van cambiando según las necesidades concretas de la sociedad…En la sociedad actual además de atender la cobertura, continuamente se busca mejorar la calidad de la educación en un marco de equidad y frente a una sociedad del conocimiento que exige educación de calidad para todos y todas para toda la vida, a esto se suma la globalización, el impacto de las tecnologías de la información y la comunicación, la administración del conocimiento y la necesidad de patrocinar y gestionar la diversidad, lo que hace necesario desarrollar un entorno educativo significativamente diferente. Los cambios caracterizan al mundo de hoy y por esta razón, la reflexión sobre estos cuestionamientos es ineludible y exige prontas respuestas a ciertas interrogantes: ¿cuál es el conocimiento válido para el siglo XXI? ¿Cómo aprenden y qué tienen que aprender las nuevas generaciones? ¿Cómo enseñan y qué tienen que enseñar los docentes? ¿Qué rol juega la escuela en la actualidad?” (Seminario sobre currículo y cambio educativo. Unesco)

Como se observa el enfoque por competencias en la educación se va orientando hacia la vinculación de los saberes con las prácticas sociales, a la resolución de situaciones de la vida cotidiana y complejas, al abordaje de problemas y a la elaboración de proyectos para lo cual es indispensable el desarrollo del pensamiento crítico y complejo, así como el trabajo colaborativo.

México no puede estar ajeno a este cambio global por lo que inicia una reforma curricular que articula los tres niveles de la educación básica en un enfoque basado en competencias, en el que el papel del docente se enfrenta a nuevos desafíos, tomando en consideración que nuestra educación ha sido básicamente tradicional, por lo que se hace necesario comprender las razones de este cambio con la intencionalidad de contribuir a su apropiación y puesta en marcha.

“Philippe Jonnaert et al (2006) señala tres razones por las cuales es necesaria una reorganización curricular basada en un enfoque por competencias. Una de ellas se refiere al “nuevo concepto de los conocimientos”. Para el autor, las fuentes de información que provienen de ámbitos no escolares, son a veces más importantes que el contenido de los propios programas de estudio, lo que hace necesario que la educación se distancie de la enseñanza tradicional y aborde con mayor eficacia las problemáticas del conocimiento y las competencias. Si los conocimientos ya no se consideran entidades estáticas y reproducibles según el modelo del saber transmitido por el docente, los programas de estudio actuales requieren revisión conceptual y metodológica.

Otra de las razones alude a la “demanda social”, que advierte sobre las nuevas formas de trabajo. Los empleadores solicitan que los profesionales conciban global y totalmente las situaciones a las que se ven enfrentados. La nueva organización del trabajo requiere responsabilidad y exige a las personas desarrollar competencias nuevas y coordinar especialidades provenientes de diferentes áreas del saber. Por ejemplo, hoy, a los profesionales, técnicos o empleados de cualquier ramo se les solicita saber trabajar en equipo para que frente a una situación dificultosa (sea de una máquina, de una relación laboral, de un proyecto, etc.) se opere conjuntamente para identificar el problema,

diagnosticarlo, poder explicarlo y de esta manera elaborar estrategias de resolución. Seguramente, la formación actual, en general, no está preparando debidamente a las personas según las nuevas modalidades de organización de trabajo y la sociedad del conocimiento.

La tercera razón esgrimida por el autor, trata de “la revolución numérica”, refiriéndose a la enorme cantidad de información y conocimiento a la que está expuesta la persona a través de los medios de comunicación. Siendo que las capacidades de acceso, tratamiento y asimilación del flujo de información y conocimiento dependen principalmente de los grupos sociales y de la situación de los países, si no se buscan formas alternativas de aprender y enseñar, se estará fomentando la inequidad y aumentarán aún más las brechas entre individuos y países.

Esta realidad genera nuevos desafíos a los sistemas educativos: la fuerte penetración de las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) obligan a revisar los conceptos tradicionales de aprendizaje y a redefinir la actividad cognitiva del alumno. Actualmente, la mayoría de los estudiantes pertenecen a la generación que ha nacido en la era digital (nativos digitales) y para éstos, los aprendizajes serán diferentes a los tradicionales al igual que los procesos de socialización y los espacios comunicativos en los cuales se desenvuelven. En este marco, los profesores que no pertenezcan a esa generación (inmigrantes digitales) no tienen la opción de mirar para otro lado, sino de buscar nuevas formas de enseñar. (Jonnaert et al, 2006).” (Seminario UNESCO).

Ante los desafíos actuales debemos saber responder como sociedad, la educación basada en competencias parte de que el alumnado, a partir de situaciones de aprendizaje, ha de desarrollar competencias, en las que se expresan el conjunto de conocimientos, aptitudes, habilidades y destrezas, valores y actitudes, que cobran sentido al expresarse en una adecuada práctica en situaciones y contextos diversos.

Visto de esta manera, el currículo tiene sentido si prepara al alumno para enfrentar su realidad, si forma integralmente al alumno para comprender, adaptarse, contribuir y transformar una sociedad dinámica, lo que le demandará una visión crítica.

Actividad 28

Tiempo: 110 min.

Aprendizaje esperado Identifica la importancia de desarrollar competencias en la sociedad actual y sus implicaciones.

Primera parte “Preparación” (20 min.)

1) Formen 8 equipos de trabajo y distribuyan los siguientes roles:

a. Maestro que participó en los años anteriores en la generalización de la Reforma 2011

b. Maestro que tendrá su primer encuentro con la Reforma 2011

c. Director de escuela que tiene maestros desarrollando la Reforma y otros que no están participando.

d. Supervisor de Zona con escuelas que están participando de manera diferenciada en la Reforma

e. Padres de familia que no conocen la reforma y se van a enfrentar a nuevas formas de apoyar a sus hijos y a diferente forma de evaluarlos.

f. ATP que tiene que formar en la Reforma y dar seguimiento a las escuelas.

g. GAN que tiene que formar a GAE y dar seguimiento a la formación

h. Entrevistador (este equipo solamente será de tres integrantes)

2) Cada equipo preparará argumentos sobre el papel que le toca desarrollar en la Reforma, los obstáculos y beneficios que encuentra para su implementación, así como las expectativas que tiene. Discutirán sobre las implicaciones sociales de desarrollar competencias. Presentarán una postura de por qué si o no participarían dentro de ella.

3) El equipo del entrevistador preparará preguntas para entrevistar a los siete primeros roles, así como su guión de locución considerando un programa de 30 min. al aire.

Segunda parte “Escenificación de una entrevista por televisión”. (30 min.)

4) Cada equipo nombrará a un integrante que los representará en la entrevista, quien llevará consigo los argumentos preparados por su equipo.

5) Nombre del Programa: “Competencias ¿para qué y para quién?”

6) Desarrollo: El entrevistador presentará el programa y dará la justificación del mismo. Aclarará lo que es una competencia y abrirá la discusión con sus entrevistados. Al final de la entrevista presentará el cierre del programa con sus conclusiones, su disertación sobre las resistencias u obstáculos que identifica y un mensaje al auditorio.

Tercera parte (20 min.)

7) En equipo realicen la lectura “Idea Clave 7: Enseñar competencias comporta partir de situaciones y problemas reales” págs. 123 a 133 del texto “11 ideas clave: Cómo aprender y enseñar competencias” de Antoni Zabala y Laia Arnau. Editorial GRAO, incluida en el CD Anexos.

8) En equipo, a partir de la entrevista y la lectura de la Idea Clave 7 discutan sobre los elementos que contribuyen a clarificar los argumentos presentados en la escenificación de la entrevista de televisión realizada en esta actividad.

9) De manera posterior entreguen por escrito sus reflexiones individuales.

Actividad 29

Tiempo: 120 min. Aprendizaje esperado Identifica las competencias docentes que se requieren para el logro del perfil de egreso de la educación básica.

Formen equipos de seis integrantes y desarrollen las siguientes actividades:

Primera parte (30 min.)

1) A partir de la lectura que realizaron al Perfil de egreso de la educación básica 2011 en el bloque dos, analicen los diez rasgos que lo conforman para identificar el tipo de sociedad que queremos construir.

2) Conversen si la escuela como se encuentra ahora y los maestros con sus competencias actuales cuentan con los elementos necesarios para lograr este perfil de egreso. ¿Qué cambios se requieren en la escuela actual y en el perfil del docente?

Segunda parte (40 min.)

3) Para identificar la importancia que tiene el perfil del egresado en el desarrollo de las competencias docentes, escuchemos la opinión del Doctor Federico Malpica. Ver entrevista en CD Anexos.

4) Tomando en cuenta lo expresado por Malpica y el perfil de egreso para la educación básica 2011, organicen el equipo en dos subgrupos para hacer la lectura y análisis de los siguientes textos: “El rol del profesor” y “De un perfil tradicional a un perfil docente basado en competencias”. En equipo comenten los aspectos más relevantes de ambas lecturas.

Tercera parte (50 min.)

El siguiente ejercicio permitirá identificar las competencias docentes que requiere el actual currículo 2011.

5) De manera individual realicen la lectura del texto “X. La competencia docente”, págs. 30 a 32 del Seminario sobre currículo y cambio educativo. Unesco. Con base en la revisión de las lecturas de la primera y segunda parte de la actividad y con la información de la Tabla I. Competencias docentes, discutan en equipo qué competencias requiere el docente para lograr el perfil de egreso de la educación básica y regístrelo en una lámina para presentarlo en plenaria. Las láminas permanecerán exhibidas en el salón hasta que concluyan todas las sesiones del Módulo 1.

Revista Electrónica de Investigación Educativa Vol. 11, No. 2, 2009 Rueda Beltrán: La evaluación del desempeño docente… http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=15512151004

Tabla I. Competencias docentes

Comellas, M. J.

(2002).

Perrenoud

(2004)

Zabalza, M. A.

(2005)

SEMS-México

(2008b)

Cano, E.

(2005)

Identificar los obstáculos o los problemas.

Organizar y animar situaciones de aprendizaje.

Ser capaz de planificar el proceso de enseñanza y el de aprendizaje (la capacidad de hacer los propios programas, de planificar bien la propia disciplina).

Organizar su propia formación continua a lo largo de su trayectoria profesional.

De planificación y organización del propio trabajo

Entrever diferentes estrategias realistas.

Gestionar la progresión de los aprendizajes.

Seleccionar y presentar los contenidos

Disciplinares.

Dominar y estructurar los saberes para facilitar experiencias de aprendizaje significativo.

De comunicación

Elegir la mejor estrategia, considerando los riesgos.

Elaborar y hacer evolucionar dispositivos de diferenciación.

Ofrecer informaciones y explicaciones comprensibles.

Planificar los procesos de enseñanza y de aprendizaje atendiendo al enfoque por competencias, y los ubica en contextos disciplinares, curriculares y sociales amplios.

De trabajar en equipo

Planificar su puesta a punto teniendo presentes todos los agentes.

Implicar a los alumnos en su aprendizaje y en su trabajo.

Estar alfabetizado tecnológicamente y dominar el manejo didáctico de las TIC.

Llevar a la práctica procesos de enseñanza y de aprendizaje de manera efectiva, creativa e innovadora a su contexto institucional.

De establecer relaciones interpersonales satisfactorias y de resolver conflictos.

Dirigir su aplicación, modulando los posibles cambios.

Trabajar en equipo.

Gestionar las metodologías de trabajo didáctico y las tareas de aprendizaje.

Evaluar los procesos de enseñanza y de aprendizaje con un enfoque formativo.

De utilizar las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

Respetar, durante todo el proceso, ciertos principios de derechos (equidad,

Participar en la gestión de la escuela.

Relacionarse

constructivamente con los alumnos.

Construir ambientes para el aprendizaje autónomo y colaborativo.

De disponer de un autoconcepto positivo.

libertad, etc.)

Dominar las propias emociones, valores, simpatías, entre otras.

Informar e implicar a los padres.

Ofrecer tutorías y acompañamiento a los estudiantes.

Contribuir a la generación de un ambiente que facilite el desarrollo sano e integral de los estudiantes.

De autoevaluación constante de nuestras acciones para mejorar la calidad.

Cooperar con otros profesionales siempre que sea necesario

Utilizar las nuevas tecnologías.

Reflexionar e investigar sobre la enseñanza.

Participar en los proyectos de mejora continua de su escuela y apoyar la gestión institucional.

Sacar conclusiones y aprendizaje para una nueva situación.

Afrontar los deberes y los dilemas éticos de la profesión.

Involucrarse institucionalmente institucional (sintiendo que uno forma parte del equipo, jugando como miembro, participando de la definición de la misión institucional, de los objetivos que se proponen, del plan formativo de la facultad).

Organizar la propia formación continua.

III.2. HACIA UNA PRÁCTICA REFLEXIVA PARA EL APRENDIZAJE AUTÓNOMO Y LA PROFESIONALIZACIÓN DOCENTE

Como ya se enfatizó, es necesario que los maestros conozcan el entorno de sus alumnos, que reconozcan sus necesidades, e identifiquen qué competencias requieren para responder a estas exigencias y cuál es su respuesta ante los cambios.

Los maestros han sido partícipes de su propio proceso de profesionalización, continuamente buscan espacios académicos que contribuyan a su quehacer, pero junto con ello es imprescindible que día a día se cuestionen sobre el significado de su papel como docentes:

¿Cuál es mi papel como docente en la sociedad actual? ¿Qué tan significativa es mi práctica para los alumnos? ¿Logro despertar en ellos la inquietud por conocer más allá de lo que yo les imparto? ¿Lo que propongo les parece novedoso, les interesa, es pertinente para lo que están viviendo? ¿Qué tan familiarizado estoy en las nuevas tecnologías? ¿Me comunico con los alumnos? ¿Los conozco? ¿Reconozco sus necesidades? ¿Adapto los contenidos a su contexto para hacerlo significativo? ¿Retomo sus necesidades y las atiendo en el aula para brindarles las herramientas que les permitan actuar frente a sus retos? ¿Construyo con ellos los conocimientos o sólo los transmito? ¿Verifico que movilicen sus saberes o lo doy por hecho? ¿Los hago copartícipes de su aprendizaje o sólo soy yo el rector de ello? ¿Me adapto a los cambios que implica un nuevo currículo o desisto y continúo con lo mismo? ¿Reflexiono sobre la necesidad de incorporar nuevos temas en el aula? ¿Busco fortalecer mi práctica docente? ¿Evalúo mi práctica docente? ¿Considero que la escuela prepara para la vida, o sólo para acreditar un grado? ¿Comparto con otros docentes mis prácticas y reflexiones? ¿Tiendo a revisar mi práctica profesional o es algo que realizo de manera rutinaria? ¿Las estrategias que diseño son desafiantes para mis alumnos?

Son muchas las reflexiones que necesitamos hacer para transitar hacia una propuesta didáctica que favorezca el desarrollo de competencias en los alumnos, y tantas las posibilidades que se requiere hacerlo en colegiado para lograr su comprensión, la profesión docente no es un acto que deba suceder en solitario, necesitamos abrir la comunicación y el trabajo colaborativo para la construcción de aprendizajes, el maestro necesita compartir sus reflexiones con sus pares, intercambiar experiencias y miradas, el trabajo de supervisión debe asumir cada vez más la tutoría y asesoría en un ejercicio de acompañamiento al docente, así como involucrar a los padres de familia en el aprendizaje de sus hijos, corresponsabilizándose paulatinamente como comunidad educativa. (Ver principios pedagógicos de la Reforma).

En la actualidad, los alumnos forman parte de sociedades globales, en las que la tecnología, la ciencia y la comunicación juegan un papel muy importante, diariamente hay nuevos descubrimientos y hallazgos en diversas áreas y nos maravillamos ante ellos, pero en contraste con esto, la sociedad es víctima de la extrema pobreza, de problemas de salud, ambientales y de seguridad, sólo por mencionar algunos; ante estas dos polaridades ¿cuál es el sentimiento que embarga a los niños y jóvenes?, ¿cómo pueden entender y adaptarse a este mundo tan contradictorio y complejo?, ¿cómo

comprender que el ser humano es extraordinariamente creativo pero al mismo tiempo destructivo?, éstas y otras interrogantes que parten de la realidad local, nacional y global que estamos viviendo, imponen al docente un reto en el aula, ¿cómo lograr que los alumnos conozcan e interpreten su mundo y actúen frente a él?, ¿cómo lograr que construyan un proyecto de vida?, ¿cuáles son las competencias que se deben desarrollar y cómo hacerlo? Son preguntas que retan la formación docente y para las cuáles se buscará una respuesta en este bloque, reiterando que muchas de ellas se construirán en colegiado a partir del análisis y la discusión.

En el marco de la articulación de la educación básica los maestros y su práctica docente son fundamentales para aplicar con éxito los nuevos programas en el aula y atender a los requerimientos educativos que la diversidad de la población y las particularidades de sus alumnos le demanden, en donde las interacciones que el maestro logra generar entre los alumnos, la calidad de las actividades que propone, la comprensión y el manejo profundo y creativo de los enfoques de las asignaturas y de los contenidos, los recursos didácticos que utiliza, serán el resultado de prácticas docentes reflexivas e innovadoras.

En este sentido, en los módulos que conforman este diplomado se pretende fortalecer la práctica docente a través de compartir las experiencias que han conformado su docencia, sus vivencias con los alumnos, los aciertos y desaciertos como un proceso permanente de autoevaluación, coevaluación y aprendizaje entre colegas, reconociendo en conjunto cuáles son los saberes que se requieren incorporar para hacer una práctica docente más asertiva en el marco de la Reforma Integral de la Educación Básica.

Como se ha establecido, la práctica docente no es estática, ésta se transforma de acuerdo con el desarrollo del pensamiento, de diversas corrientes pedagógicas y de las necesidades de la sociedad; como docentes se necesita continuamente repensar el ejercicio de la profesión, modificar la práctica educativa para lograr el dominio de los procesos de enseñanza y de aprendizaje, acordes con la sociedad y su complejidad.

El Plan de Estudios 2011 plantea el desarrollo de competencias para la vida en los alumnos, lo que implica para la práctica docente entender qué es una competencia en el entorno educativo y qué se requiere para desarrollarla. De esta manera la planificación del quehacer educativo es indispensable para diseñar situaciones de aprendizaje suficientemente desafiantes y pertinentes que favorezcan la movilización de saberes, el aprendizaje autónomo y significativo de los alumnos, ya que en esta Reforma el centro de la acción educativa es el aprendizaje del alumno.

La formación inicial de los docentes deja en claro que existen muchas situaciones en el aula que no se aprenden en la escuela, es así que el contexto, los alumnos, los colegas, las autoridades educativas, los padres de familia, los nuevos programas, los nuevos materiales, las TIC´s, los temas de relevancia social, la vida misma, es un nuevo reto que permite percatarse que esta profesión

requiere de una formación continua. El maestro debe estar en contacto permanente con los cambios naturales y sociales, entenderlos y prepararse para actuar frente a ellos, esta profesión no puede ser estática, por lo contrario, en este siglo es dinámica y requerirá de la adaptación del profesor para brindar respuestas profesionales acordes a la realidad y a las necesidades de sus alumnos.

No hay soluciones estandarizadas para los problemas de la práctica cotidiana, frecuentemente hay que replantear la tarea sobre la marcha, con presión y sin los elementos necesarios para hacerlo, pero se hace. Todo esto es posible porque se cuenta con un acervo personal, conformado por la formación inicial y los saberes que se han ido incorporando en la experiencia y en la formación continua. En esta sociedad del siglo XXI, se demandará aún mayores competencias al docente, ya que los cambios serán vertiginosos y sucederán con más velocidad, requiriendo respuestas acordes a la sociedad que queremos construir.

Pese a contar con todos los recursos mencionados, las situaciones complejas tienen siempre algo de singular como lo plantea Phillippe Perrenaud, lo que exige entonces un procedimiento de resolución de problemas, una determinada creatividad, más que la aplicación de una serie de fórmulas, ya que cualquier normalización de la respuesta conlleva un debilitamiento de la capacidad de acción y de reacción en situaciones complejas.

Jobert recuerda que la competencia profesional puede entenderse como la capacidad de gestionar el desajuste entre el trabajo prescrito y el trabajo real. Esta diferencia varía según los oficios y, por lo tanto, la formación insiste, por un lado, en el aprendizaje de las reglas y su respeto y, por el otro, en la construcción de la autonomía y del criterio profesional. Incluso en los trabajos menos calificados, un mínimo de autonomía en el trabajo es una condición para el funcionamiento de la producción. Esta autonomía permite hacer frente a los límites del trabajo prescrito, para hacer la tarea más soportable y para realizarla mejor cuando las prescripciones fallan o no se ajustan a la realidad del tiempo, de los materiales o de las condiciones de trabajo. (Perrenaud, 2007).

La formación inicial y continua que requieren los docentes debe brindar los elementos para lograr la autonomía de la profesión que incida en las estrategias didácticas, en la planificación, la evaluación formativa, en la forma de organizar el trabajo del grupo, en la forma de desarrollar redes y trabajo colegiado, en la generación de ambientes de aprendizaje democráticos e inclusivos que favorezcan la movilización de saberes.

Como profesionales de pleno derecho, los enseñantes tendrían que construir y actualizar las competencias necesarias para el ejercicio, personal y colectivo, tanto de la autonomía como de la responsabilidad. La profesionalización del oficio de enseñante requeriría una transformación del funcionamiento de los centros y una evolución paralela de otros oficios de la enseñanza: inspectores, directores de centros, formadores, etc.

La autonomía y la responsabilidad de un profesional no se entienden sin una gran capacidad para reflexionar en la acción y sobre la acción. Esta capacidad está en el interior del desarrollo

permanente, según la propia experiencia, las competencias y los conocimientos profesionales de cada uno.

Por todo ello, la figura del prácticamentente reflexivo está en el centro del ejercicio de una profesión, por lo menos cuando la consideramos desde el punto de vista de la experiencia y de la inteligencia en el trabajo (Perrenaud, 2007).

Actividad 30

Tiempo: 60 min. Aprendizajes esperados Identifica que el desarrollo de competencias docentes requiere del ejercicio de una práctica reflexiva. Identifica las características de la práctica reflexiva.

1) De manera individual lean y analicen las lecturas “La práctica reflexiva como dominio de la complejidad” y “La implicación crítica como responsabilidad ciudadana” págs. 191 a 198 del capítulo “Práctica reflexiva e implicación crítica” en el texto “Desarrollar la práctica reflexiva en el oficio de enseñar”. Phillipe Perrenaud, GRAO, 2007 incluidas en el CD Anexos.

2) En equipo reflexionen sobre los siguientes cuestionamientos:

 ¿Profesionalmente qué obstáculos identifica para llevar a cabo una práctica reflexiva y qué alternativas encuentra para superarlos?

 ¿Qué condiciones se necesitan en las escuelas para que pueda desarrollarse una práctica auto reflexiva por parte de los docentes? y ¿cómo puede favorecer la práctica auto reflexiva de los docentes el aprendizaje autónomo y su profesionalización?

3) Escuchen ahora lo que opina el Doctor Federico Malpica e incorpórenlo a sus reflexiones. Entrevista en el CD Anexos.

4) En equipo, propongan a partir de su experiencia qué temas consideran importantes debatir al interior de sus redes profesionales y qué estrategias seguirían para impulsarlo.

El desafío al que se enfrentan los docentes para lograr adecuar su práctica a los requerimientos del nuevo currículum y de las exigencias que los cambios sociales imponen, requiere transformar algunos rasgos de su labor para convertirlo en formador y gestor del conocimiento.

Como lo menciona Gloria Calvo: El oficio del docente, como profesión, está asociado a esa capacidad diagnóstica para encontrar las formas de aprendizaje y de enseñanza adecuadas para diferentes problemas e individuos. El docente tiene la necesidad de atender las especificidades de

los distintos grupos poblacionales y preguntarse por sus condiciones de educabilidad. Así define las estrategias y modalidades más pertinentes para garantizar la enseñanza y el aprendizaje de aquello que haya definido dentro del Plan de Estudios o dentro de su propuesta curricular.

Los cambios acelerados de la sociedad actual, el crecimiento de la distancia intergeneracional, las modificaciones en las formas de vida y de trabajo, han hecho que la escuela, sin dejar de ser necesaria, ya no sea suficiente. El cambio social requiere una y otra vez cambios en el sistema educativo, y una constante y profunda actualización de lo que constituye la formación docente. (Calvo, 2006: 183).

Ante estos cambios en la Reforma 2011, reflexione sobre ¿qué elementos de su práctica docente serían necesarios modificar? y ¿cuáles de acuerdo a su experiencia deben continuar? Todo cambio requiere aceptación y compromiso con uno mismo y con los demás ¿está dispuesto a afrontar este reto? ¿de qué manera lo hará? y ¿con qué herramientas personales y profesionales se compromete?

Como elemento fundamental de la reforma curricular, el docente es el verdadero gestor de la puesta en marcha de la misma, por lo que requiere desarrollar una serie de competencias que le permitan desempeñarse con calidad y profesionalismo para favorecer el logro en sus alumnos las competencias para la vida y el perfil de egreso de la educación básica.

Finalmente, y a manera de reflexión, Phillipe Perrenaud nos comparte diez razones por las que es importante formar a los enseñantes para reflexionar sobre su práctica:

1. Compensar la superficialidad de la formación profesional.

2. Favorecer la acumulación de saberes de experiencia.

3. Acreditar una evaluación hacia la profesionalización.

4. Preparar para asumir una responsabilidad política y ética.

5. Permitir hacer frente a la creciente complejidad de las tareas.

6. Ayudar a sobrevivir en un oficio imposible.

7. Proporcionar los medios para trabajar sobre uno mismo.

8. Ayudar en la lucha contra la irreductible alteridad del aprendiz.

9. Favorecer la cooperación con los compañeros.

10. Aumentar la capacidad de innovación.

III.3. Movilización de saberes para el logro de aprendizajes esperados y competencias para la vida

El nivel de logro de una competencia implica al docente observar el análisis que hace el alumno de una situación problemática, los esquemas de actuación que elige y que representan la interrelación de actitudes que tiene, los procedimientos que domina y la serie de conocimientos

que pondrá en juego para actuar de manera competente. Ante este reto es insoslayable que los docentes a la par que sus estudiantes, desarrollen competencias que les permitan un cambio en la práctica profesional, en el que la planificación, la evaluación y las estrategias didácticas estén acordes a la propuesta curricular.

El diseño de actividades de aprendizaje requiere del conocimiento de qué se enseña y cómo se enseña en relación a cómo aprenden los alumnos, las posibilidades que tienen para acceder a los problemas que se les plantean y qué tan significativos son para el contexto en el que se desenvuelven. Diseñar actividades implica responder una serie de cuestiones:

 ¿Qué situaciones resultarán interesantes y suficientemente desafiantes para que las y los alumnos indaguen, cuestionen, analicen, comprendan y reflexionen de manera integral sobre la esencia de los aspectos involucrados en este contenido?

 ¿Cuál es el nivel de complejidad que se requiere para la situación que se planteará?

 ¿Qué recursos requieren las y los alumnos para atender las situaciones que se van a proponer?

 ¿Qué aspectos quedarán a cargo del alumnado y cuáles es necesario explicar para que puedan avanzar?

 ¿De qué manera pondrán en práctica la movilización de saberes para lograr resultados?

La propuesta didáctica de educación primaria, parte de reconocer y recuperar los conocimientos previos de los alumnos como un paso necesario para la construcción de los aprendizajes, a través de la adquisición de conceptos, el desarrollo de habilidades y la apropiación de actitudes. Desde esta concepción, es necesario que el docente renueve sus formas de enseñanza para favorecer en los alumnos el logro de los aprendizajes esperados.

De acuerdo a Meirieu (1990 b), se puede considerar “que nos encaminamos hacia una nueva profesión, en que el desafío es hacer aprender más que enseñar. El enfoque por competencias añade a las exigencias de la centralización en el alumno la pedagogía diferenciada y los métodos activos, ya que éste también invita firmemente a los profesores a:

- Considerar los saberes como recursos para movilizar;

- Trabajar regularmente a través de problemas;

- Crear o utilizar otros medios de enseñanza;

- Negociar y conducir proyectos con los alumnos:

- Adoptar una planificación flexible e indicativa, improvisar;

- Establecer y explicitar un nuevo contrato didáctico;

- Practicar una evaluación formadora, en situaciones de trabajo;

- Dirigirse hacia una menor separación disciplinaria.” (Perrenaud, Phillipe:2006)

El enfoque por competencias necesariamente requiere que la vida cotidiana de los alumnos entre a la escuela pero su puesta en juego requiere de muchos recursos. Presentar a los alumnos situaciones de aprendizaje suficientemente desafiantes, supone el trabajo colegiado de los docentes

que integran la escuela, con el fin de lograr su contextualización y compartir miradas, el diseño de las acciones implica el trabajo conjunto, siendo conveniente contar con un banco de situaciones de aprendizaje para su disposición. Es necesario que esos bancos se enriquezcan regularmente y conserven un carácter dinámico y abierto a fin de que no caigan en la obsolescencia y carencia de significado.

Para cada tipo de situación, los docentes deben identificar las actividades que se pueden llevar a cabo y los recursos con que se cuenta, organizarlas por categoría o disciplina, y establecer los niveles de desempeño para cada una de ellas de acuerdo a las características de sus alumnos y el contexto en donde se desenvuelven, es decir, ¿cómo actúa una persona competente en esta situación y con qué recursos? Para identificar el desempeño competente, el docente establecerá las evidencias que darán cuenta de la variedad de recursos que los alumnos movilizan una vez que se encuentran activos en la situación. Para contar con criterios para el diseño de situaciones de aprendizaje, Astolfi (1997) definió así las diez características de una situación problema:

1. Una situación problema se organiza en torno a la superación de un obstáculo por parte de la clase, obstáculo previamente bien identificado.

2. El estudio se organiza en torno a una situación de carácter concreto, que permita de un modo efectivo al alumno formular hipótesis y conjeturas.

3. Los alumnos perciben la situación que se les propone como un verdadero enigma que resolver, en el cual están en condiciones de emplearse a fondo. Es la condición para que funcione la transmisión: el problema, aunque inicialmente propuesto por el maestro, se convierte entonces en “su asunto”.

4. Los alumnos no disponen, al principio, de los medios de la solución buscada, debido a la existencia de un obstáculo que deben superar para lograrlo. Es la necesidad de resolverlo lo que conduce al alumno a elaborar o apropiarse colectivamente de los instrumentos intelectuales que serán necesarios para la construcción de una solución.

5. La situación debe ofrecer una resistencia suficiente que lleve al alumno a emplear a fondo sus conocimientos anteriores y sus representaciones, de modo que esa resistencia le conduzca a cuestionarse sus representaciones y a elaborar ideas nuevas.

6. La solución no debe percibirse fuera del alcance de los alumnos. La actividad debe trabajar en una zona próxima, propicia al desafío intelectual y a la interiorización de las “reglas de juego”.

7. La anticipación de los resultados y su expresión colectiva proceden a la búsqueda efectiva de la solución, el “riesgo” asumido por cada uno que forma parte del “juego”.

8. El trabajo de la situación problema funciona también sobre el modo del debate científico en el interior de la clase, y estimula los conflictos sociocognitivos potenciales.

9. La validación de la solución y su sanción no la aporta el profesor de una forma externa, sino que resulta del modo de estructuración de la situación por sí misma.

10. Reexaminar de forma colectiva la progresión llevada a cabo es la ocasión para un repaso reflexivo, con carácter metacognitivo; esto ayuda a los alumnos a conciensarse de las estrategias que han puesto en práctica de manera heurística, y a estabilizarse en procedimientos disponibles para nuevas situaciones problema.

El funcionamiento colectivo puede marginar a los alumnos que tendrían más necesidad de aprender. Para neutralizar este riesgo, resulta, pues, indispensable que el control de las situaciones problema se haga a un doble nivel:

- En la elección de las situaciones propuestas, que deben, grosso modo, convenir al nivel medio del grupo y situarse en la zona de desarrollo próximo de la mayoría de los alumnos.

- En el interior de cada situación, a la vez para influirla en el sentido de un mejor ajuste, diversificarla y controlar los efectos perversos de la división espontánea del trabajo, que favorece a los favoritos.” (Diez nuevas competencias para enseñar, Perrenaud)

Actividad 31

Tiempo: 90 min. Aprendizaje esperado Identifica los elementos que contribuyen al diseño de situaciones de aprendizaje desafiantes que impliquen retos y problemas a resolver, y que favorecen el desarrollo de competencias.

1) En equipo lean el texto “CEC, Enseñanza, Aprendizaje y Evaluación”, págs. 63 a 67 del Seminario sobre Currículo y Cambio Educativo. UNESCO.

2) Analicen y conversen sobre las claves que nos propone la lectura para facilitar el desarrollo de competencias en los alumnos.

3) Del programa de estudios de 3º o 4º grados elijan un aprendizaje esperado y diseñen conjuntamente una situación de aprendizaje en donde pongan en juego las características aportadas por Astolfi y las claves señaladas en el documento de la UNESCO.

4) En plenaria presenten su situación de aprendizaje y recuperen las aportaciones del grupo.

La puesta en marcha del Plan y Programas de Estudio 2011, requiere del docente, como punto de partida, su revisión reflexiva, tanto de los programas de estudio como de los materiales, en lo individual, en pares o en equipo colegiado, distinguir a partir de su lectura qué aspectos le son ya familiares, qué de lo propuesto ya ha realizado y qué se plantea como innovación para que a partir de su análisis y de una autoevaluación de la práctica docente la redefinan en el contexto de la RIEB.

Se requiere que los docentes se afiancen a la propuesta educativa, reconozcan sus particularidades para adaptarlas a sus alumnos y su contexto; pero esta seguridad solamente se logra a través de la revisión minuciosa de los planteamientos que se hacen en lo general y en lo particular para cada asignatura.

Una educación básica, que contribuya al desarrollo de competencias, remite al tipo de sociedad y ser humano que se quiere formar; así como a las relaciones que habría que favorecer entre la escuela y la sociedad en su conjunto. Este reto educativo se plantea ante la necesidad de formar a los niños y jóvenes para vivir en una sociedad que les demanda la movilización de conocimientos,

habilidades, actitudes y valores para que desarrollen la capacidad de aprender permanentemente, hagan frente a la creciente producción de conocimiento y lo aprovechen en su vida cotidiana.

Actividad 32

Tiempo: 60 min. Aprendizaje esperado Identifica las competencias docentes que se requieren desarrollar para favorecer el logro del currículo 2011.

1) Formen equipos de trabajo por asignatura. Cada equipo debe revisar en el programa de la asignatura que le correspondió ¿cuál es el papel del docente que se requiere?

2) Discutan sobre ¿qué aspectos son comunes con las actuales prácticas? y ¿cuáles consideran que deben afianzar o incorporar para favorecer el desarrollo de competencias?

3) Dialoguen sobre el papel del directivo, del supervisor y del ATP para fortalecer este nuevo rol y regístrenlo.

4) Presenten en plenaria sus conclusiones y dudas.

La Educación Para Todos (EPT), surgió como una iniciativa internacional en la Conferencia Mundial sobre Educación para Todos, celebrada en Jomtien Tailandia en 1990, su objetivo fundamental fue: extender los beneficios de la educación a cada ciudadano en cada

III. 4. Favorecer la Inclusión para atender la diversidad

La Reforma Integral de Educación Básica RIEB, tiene entre sus principales fines, dar respuesta a las complejidades de la sociedad mexicana del siglo XXI, partimos de este punto, para señalar el papel medular que tiene la educación para lograrlo.

En el momento actual a nivel nacional e internacional, vivimos una crisis social que se ha agudizado por la violencia y el incremento de la desigualdad, donde difícilmente se aprecia y respeta la diversidad y por el contrario se favorecen prácticas de exclusión, que pueden observarse cotidianamente en cualquier espacio de interacción social (familia, escuela, trabajo, comunidad). En este sentido debemos tener claro que es un deber y compromiso de la escuela y sus actores, generar acciones que reviertan estas problemáticas favoreciendo la inclusión, a fin de lograr una Educación Para Todos. (EPT)

Uno de los aspectos primordiales tratado en la Reforma educativa, concentra su interés en favorecer la educación inclusiva, en particular las expresiones locales, la pluralidad lingüística y cultural del país, y a los estudiantes con necesidades educativas especiales, con o sin discapacidad, y con capacidades y aptitudes sobresalientes (AEB:2011:16). Dicha iniciativa parte de que la educación es un derecho fundamental y una estrategia para ampliar oportunidades, como lo establece el artículo 3º Constitucional:

Todo individuo tiene derecho a recibir educación… [La educación] contribuirá a la mejor convivencia humana, tanto por los elementos que aporte a fin de robustecer en el educando, junto con el aprecio para la dignidad de la persona y la integridad de la familia, la convicción del interés general de la sociedad, cuanto por el cuidado que ponga en sustentar los ideales de fraternidad e igualdad de derechos de todos los hombres, evitando los privilegios de razas, de religión, de grupos, de sexos o de individuos; (Constitución Política de México:2010:10)

Me es muy difícil entender la naturaleza de todas las cosas, es natural ser diferente, esta diferencia nos hace únicos ante los demás… entonces ¿por qué me señalas como diferente a ti?; ¿acaso no somos distintos y por lo tanto en esencia lo mismo? Dr. Yadiar Julián Márquez

La diversidad no es vista como un problema a superar,

sino como un recurso enriquecedor para apoyar el aprendizaje de todos

Inspirado en este derecho fundamental, el Plan de Estudios 2011. Educación Básica, señala claramente lo siguiente:

La educación es un derecho fundamental y una estrategia para ampliar las oportunidades, instrumentar las relaciones interculturales, reducir las desigualdades entre grupos sociales, cerrar brechas e impulsar la equidad. Por lo tanto, al reconocer la diversidad que existe en nuestro país, el sistema educativo hace efectivo este derecho al ofrecer una educación pertinente e inclusiva. Pertinente porque valora, protege y desarrolla las culturas, sus visiones y conocimientos del mundo, mismos que se incluyen en el desarrollo curricular. Inclusiva porque se ocupa de reducir al máximo la desigualdad del acceso a las oportunidades, y evita los distintos tipos de discriminación a los que están expuestos niñas, niños y adolescentes.

Por experiencia sabemos que es posible incluir a todos los alumnos en las aulas siempre que los educadores hagan el esfuerzo de acogerlos, fomentar las amistades, adaptar el currículum, graduar las prácticas. No obstante, la inclusión plena no siempre se desarrolla con suavidad. En consecuencia, es vital que los adultos no opten por la vía fácil de excluir al niño, sino que busquen soluciones para lograr la inclusión social satisfactoria

En correspondencia con estos principios, el profesorado debe promover entre los estudiantes, el aprecio y respeto por la diversidad en dos dimensiones: por un lado al propiciar prácticas que motiven el reconocimiento y tolerancia a las diferencias; es decir, que cada alumna y alumno sea respetado y reconocido a partir de su individualidad, de sus capacidades, estilos y ritmos de aprendizaje, integrándolos de forma proactiva en la clase, en la escuela y en la comunidad, fomentando a través del trabajo áulico un ambiente propicio para el diálogo y el trabajo colaborativo.

Por otro lado, el profesorado debe orientar a sus educandos para el aprecio y reconocimiento de la pluralidad social, cultural y lingüística (aspectos que distinguen a nuestra nación al ser un país multicultural).

“Para el logro de estos principios, se debe planificar, instrumentar y ejecutar un currículo inclusivo, que enfatice las fortalezas y se adecúe a las necesidades de todos los niños en el aula, de forma que todos tengan éxito en su aprendizaje y participen en igualdad de condiciones.” (Seminario UNESCO: 2011)

Educar en la diferencia es conocerla y reconocerla.

Nunca negarla, si se niega, se excluye.

Conviene hacer mención, que el término inclusión generalmente se ha utilizado para integrar a niños con discapacidades y retrasos de desarrollo al aula general (Seminario UNESCO: 2011). Sin embargo, esta acepción estaría más relacionada, con el concepto de integración educativa. El concepto de educación inclusiva es más amplio que el de integración y parte de un supuesto distinto, porque está relacionado con la naturaleza misma de la educación regular y de la escuela común. La educación inclusiva implica que todos los niños y niñas de una determinada comunidad aprendan juntos, independientemente de sus condiciones personales, sociales o culturales, incluidos aquellos que presentan una discapacidad. Se trata de un modelo de escuela en la que no existen “requisitos de entrada” ni mecanismos de selección o discriminación de ningún tipo, para hacer realmente efectivos los derechos a la educación, a la igualdad de oportunidades y a la participación. (Edurec Blog: 2011)

Al centrarse en los requisitos fundamentales de un curso, es posible identificar aspectos del currículo que pueden impedir que algunos estudiantes logren estos requisitos fundamentales. La tarea es entonces rediseñar el curso para reducir o eliminar estas barreras potenciales. Debe enfocarse en estudiantes actuales y futuros. De este modo, cumpliría también con los requisitos de los estudiantes que no desean revelar una discapacidad y los ayudará a participar con su total potencial. Incluye la consideración de objetivos, resultados de aprendizaje deseados, planes de estudio, métodos de enseñanza y aprendizaje y evaluación. (Seminario UNESCO: 2011)

Actividad 33

Tiempo estimado 60 min. Aprendizaje esperado Identifica en el marco de acción de la educación inclusiva, el papel del docente y de los padres de familia para su logro.

1) En plenaria, observen el video: “Educación Inclusiva: Enfoques, alcance y contenido” (UNESCO-OIE), reflexionen de manera individual sobre la experiencia de la escuela St. Paul´s de Inglaterra y contesten de manera escrita las siguientes preguntas:

 ¿En su práctica docente, ha promovido alguna estrategia de interacción y colaboración inclusiva en el aula y en la escuela? ¿Por qué?

 Descríbala señalando: situación particular, actores involucrados, intención y resultados

 A partir de su experiencia como docente, ¿ha visto, permitido o participado en alguna práctica de exclusión en el aula y en la escuela? ¿Por qué?

 Descríbala señalando: situación particular, actores involucrados, intención y resultados

 ¿Qué beneficios encuentra al promover en el aula y en la escuela, la participación activa de los estudiantes para apoyarse entre ellos y apoyar al docente?

 ¿Por qué el concepto educación inclusiva no debe acotarse sólo a la integración a la escuela regular de niños y niñas con alguna discapacidad o aptitudes sobresalientes?

2) Intercambien en plenaria, las reflexiones individuales sobre las preguntas contestadas y construyan en grupo un glosario con los siguientes términos:

Educación inclusiva, tolerancia, inclusión, segregación, discriminación, respeto, diversidad, exclusión.

Nota: es importante que todos los participantes del grupo tengan las mismas definiciones, porque las utilizarán posteriormente para una actividad por equipo.

Si bien ya vimos que la educación inclusiva tiene como propósito favorecer una escuela de calidad, equidad e igualdad de oportunidades para todos, en nuestro contexto quizá nos resulte novedosa esta propuesta, tal vez sin pensarlo, en muchas ocasiones nosotros mismos en nuestra práctica cotidiana, hemos realizado o permitido prácticas de exclusión, que han influido en nuestros estudiantes frenando el desarrollo de sus capacidades y habilidades.

Diversos autores han denominado currículo oculto a las prácticas individuales y sociales que están más allá de la conciencia de los actores, alumnos y profesores, en ellas media el poder y la contradicción entre el saber y el hacer, entre el discurso (lo que se dice que se debe hacer) y la praxis (lo que se hace). Este currículum no solo permanece “oculto” (no necesariamente porque alguien lo oculte, sino porque no es explícito ni reconocido) sino que en muchas ocasiones contradice lo que está declarado abiertamente por la institución. Por ejemplo, bajo un discurso o proyecto educativo alternativo y progresista en la práctica puede subyacer una cultura escolar autoritaria. Cuántas veces nos ha tocado vivir, e incluso participar, de situaciones en las cuales, por ejemplo, el proyecto educativo de nuestra escuela declara que quiere tener una comunidad participativa, en la cual sus alumnos sean autónomos y críticos pero en la práctica ante el surgimiento de voces críticas o divergentes por parte de ellos sus autoridades y profesores rápidamente recurren al expediente de la advertencia, la descalificación o hasta de la amenaza con sanciones disciplinarias abiertas o veladas. (Colectivo Peuma: 2011) Es preciso reflexionar sobre nuestra propia práctica y repensar la importancia de nuestra labor como formadores de las nuevas generaciones del siglo XXI. Debemos tener presente que “la educación puede ser un factor de cohesión social si procura transformar la diversidad en un factor positivo de entendimiento mutuo entre los individuos y los grupos humanos y al mismo tiempo evita ser (ella misma) un factor de exclusión social” (Unesco: 1996: 59) Plantear en el aula que todos somos diferentes en alguna manera es una opción mucho más enriquecedora que plantear que todos somos iguales excepto, Pedro

En este sentido, conviene analizar qué escuela tenemos, cuáles son los roles de los actores que en ella participan y las cosas que pueden mejorarse para lograr una verdadera educación inclusiva. Al

Por ejemplo, si en la clase de Formación Cívica y Ética nosotros hablamos de la importancia de respetarnos entre sí, de tratarnos con equidad, dejando de lado actitudes sexistas, siendo inclusivos, pero a la hora de interactuar con nuestros estudiantes, les ponemos o decimos apodos, reforzamos actitudes de estereotipos de género, como decirle a los niños varones que no les peguen a sus compañeras porque ellas son débiles y no se les debe tocar, “ni con el pétalo de una rosa” o que ellos no pueden llorar si les duele algo “porque deben ser valientes” o quizá si tenemos estudiantes con alguna discapacidad motriz o intelectual los relegamos y sólo nos dedicamos a reportar su bajo desempeño sin preocuparnos de diseñar estrategias concretas para optimizar sus aprendizajes.

hacerlo debemos tener en cuenta que la RIEB, con su propuesta pedagógica nos permite flexibilizar el currículo, planificando nuestras secuencias didácticas y proyectos de acuerdo a las necesidades especificas de nuestros estudiantes en su contexto. Como colectivo docente que forma parte de una comunidad escolar debemos tener en cuenta:

Que las escuelas no son solamente eficaces en la medida en que favorecen los resultados académicos de la mayoría de sus alumnos. La calidad de la escuela se mide también por su disposición a ser sensible a la diversidad de sus alumnos; a favorecer el desarrollo de sus capacidades, pero también de su identidad personal, cultural y sexual; a promover el respeto entre los distintos grupos de alumnos y el trabajo conjunto, a actuar de forma activa y solidaria frente a aquellos que son intolerantes, xenófobos o machistas. No todas las escuelas son iguales en el desarrollo de estos objetivos. Tampoco dentro de cada escuela, todas las prácticas educativas comparten las mismas características. Por ello, es necesario valorar cuál es la respuesta que las escuelas dan a las diferencias entre los alumnos. La reflexión que la escuela debe efectuar, es la de tener en cuenta el origen de las diferencias y la forma de abordar los temas centrales que configuran el quehacer educativo: el currículo, la cultura, la organización de la institución escolar y el proceso de instrucción (Devalle de Rendo Viviana Vega. 2009: 52)

Finalmente, debemos tener en cuenta que la inclusión como parte de la política educativa no podrá llevarse a cabo si nosotros como docentes no asumimos los compromisos para su realización, debemos dimensionar que los avances y transformaciones de nuestra práctica cotidiana a mediano y largo plazo incidirán en los éxitos o frenarán las capacidades de las nuevas generaciones del siglo XXI

Tengo un sueño, y es que los niños y niñas negros puedan ir a las mismas escuelas que los blancos y las blancas.

Martin Luther King.

La creación de clases que hagan sitio y respeten a todos los niños y todas sus diferencias, constituye un reto que exige tiempo, a pesar de nuestros denominados esfuerzos, tenemos que seguir luchando con nuestras expresiones, nuestra labor docente y nuestro currículo para tratar de conseguir la inclusión, la justicia y el respeto. Stainback: 2001:52

Actividad 34

Tiempo: 60 min. Aprendizaje esperado Identifica las adecuaciones que requiere la práctica docente para incorporar el principio pedagógico de la inclusión para atender la diversidad.

1. Formen 5 equipos de trabajo, para realizar una actividad en trabajo colaborativo, pónganse de acuerdo para que cada miembro del equipo desempeñe un rol específico: guíense por la siguiente tabla en la que se describen las funciones:

Rol Funciones Características

Capitán/a

Coordina el desarrollo de la actividad en general, da instrucciones, supervisa el desarrollo del trabajo y toma decisiones en colegiado para un resultado óptimo

Elabora y registra en una lista de cotejo, el desempeño de los integrantes de su equipo.

Dominio de los temas a tratar, tener empatía, ser responsable y tener claridad y precisión a la hora de dar alguna observación o instrucción

Secretario/a

Toma nota por escrito de las aportaciones de los miembros del equipo, sintetiza ideas, lee en voz alta si se requiere

Dominio de los temas a tratar, tener buena capacidad de síntesis, dicción y voz clara.

Relator/a

Modera las intervenciones del equipo

Presenta la actividad de su equipo en plenaria, destacando las conclusiones

Dominio de los temas a tratar, capacidad para escuchar, sintetizar información, claridad y precisión en su exposición

Escribiente

Elabora las actividades solicitadas para la exposición en rotafolio, hojas carta o ppt, según se pida

Dominio de los temas a tratar, letra clara, creatividad, orden, capacidad para escuchar y sintetizar información

Escribiente

Elabora las actividades solicitadas para la exposición en rotafolio, hojas carta o ppt, según se requiera.

Dominio de los temas a tratar, letra clara, creatividad, orden, capacidad para escuchar y sintetizar información

2. Lean y analicen el caso dilemático que se les dará, y con él elaboren en rotafolio una propuesta de educación inclusiva que integre los siguientes aspectos: (recuerden utilizar los conceptos que previamente elaboraron en grupo).

a) Descripción sintética del caso

b) Problema medular

c) Plan de acción para solucionar el problema

d) Actores educativos involucrados

e) Tiempos

f) Posibles imprevistos

3. Compartan en plenaria las propuestas que cada equipo realizó sobre la educación inclusiva

4. Al término de la actividad observen el video: “Escuela inclusiva” y a manera de cierre, participando en plenaria, definan en una palabra qué es o qué significa para ustedes la inclusión. El equipo a cargo de este principio pedagógico registrará las aportaciones en las láminas en blanco.

5. Con esta actividad se concluye la revisión de los 12 principios pedagógicos por lo que habrá que hacer una revisión en plenaria de las aportaciones logradas por el grupo para cada uno de ellos en las láminas en blanco. Solicitar que se haga un registro en electrónico de las mismas para que se lo lleven como aportación todos los participantes.

“…Lo esencial es invisible a los ojos: sólo se ve con el corazón”

El principito

Antoine de Saint-Exupery

Casos dilemáticos sobre educación inclusiva

Cosas que pasan…

Matías

Esa mañana aún no había comenzado el primer recreo cuando irrumpe en la sala de profesores, muy enojada, la profesora de 4º grado. Sorprendió a todos su mal humor, pues tiene fama de buena y paciente.

Mientras busca una silla comenta agobiada, lo harta que la tiene el alumno Matías.

Siente que está insoportable, que logra hacerla salir de sus casillas interrumpiendo la clase una y otra vez, levantando la mano y pidiendo siempre una nueva explicación, además de que como siempre es el primero en terminar las actividades, comienza a distraerse y molestar a los demás. Basta con que Matías se pare y diga algo para que el grupo se lo festeje, y a partir de ese momento sea imposible retomar la clase. Ianni: 1999:39

Sofía

Para Sofía, una nueva aventura se avecina, es su primer día en la escuela primaria: José María Arteaga, ella tiene nueve años y pasó a tercero de primaria. Los dos primeros grados los cursó en una escuela para ciegos y débiles visuales, en ella aprendió a leer y escribir en braille, y siempre se ha destacado por sus buenas calificaciones. Sofía se siente feliz porque siente que ahora sí podrá tener amigos de su edad con los que podrá jugar y platicar de muchas cosas. El maestro Elías será el maestro de Sofía y se sorprende mucho cuando la ve llegar al salón en compañía de su madre, quien la acompaña para indicarle cómo están las instalaciones escolares: baños, cooperativa, patio, escaleras, etc. El maestro Elías se siente confuso porque no sabe cómo podrá darle clase a Sofía y decide ir a ver a la Directora para ver la posibilidad de que le asignen otro grado.

“La peor discapacidad es la de no darse cuenta que somos iguales”

Rodrigo es un alumno de 16 años, actualmente cursa el segundo grado de secundaria, según las indagaciones realizadas con USAER presenta una discapacidad intelectual leve que se manifiesta con rezago en el cumplimiento de las tareas escolares. Este alumno proviene de una familia desintegrada, disfuncional y permisiva, su padre no vive con ellos, pero si les envía recursos económicos. Tiene otros cuatro hermanos, él a veces trabaja o se va a los bailes, se desvela y no tiene ganas de ir a la escuela, su mamá tampoco lo obliga, en primaria reprobó primero y tercero por problemas de lectura y escritura, además de las operaciones fundamentales. En lo referente a su comportamiento es sociable, se lleva bien con sus compañeros, es respetuoso con sus

1

2

3

maestros, a veces no termina los trabajos, pero tampoco se preocupa, cuando mandan llamar a la mamá, ésta no acude pronto al llamado y cuando va, solamente dice que sí pero nunca se compromete (considero que ya se cansó de recibir este tipo de señalamientos) El caso de Rodrigo me llama la atención pues ya cursó el primer año conmigo y nunca tuve que hacer adecuaciones no significativas, mucho menos significativas, siempre lo traté en igualdad de condiciones y cumplió en la medida de sus posibilidades, pero esto no sucede en segundo donde lleva record de inasistencias y por tanto bajas calificaciones. (Adecuar al caso específico del contexto escolar)

Yo preferiría que mis hijos estuvieran en una escuela en la que desearan las diferencias, en las que se les prestara atención y se celebraran como buenas noticias, como oportunidades de aprendizaje. La cuestión que preocupa a mucha gente es: ¿cuáles son los límites de la diversidad (en el ámbito escolar) a partir de los cuales una conducta es inaceptable?... Pero la pregunta que me gustaría que se planteara más a menudo es: ¿cómo podemos hacer un uso consciente y deliberado de las diferencias de clase social, género, edad, capacidad, raza e interés como recursos para el aprendizaje?... Las diferencias encierran grandes oportunidades de aprendizaje, constituyen un recurso gratuito, abundante y renovable”. Me gustaría que nuestra necesidad compulsiva de eliminar las diferencias se substituyese por un interés igualmente obsesivo por hacer uso de ellas para mejorar la enseñanza. Lo importante de las personas -y de las escuelas-, es lo diferente, no lo igual” Robert Barth (1990), citado en: Echeita:2006:95

La uniformidad es la muerte; la diversidad es la vida

Mijail Bakunin (1814-1876) Revolucionario ruso

Ramón y Micaela son hermanos, tienen ocho y nueve años respectivamente, ellos viven en una comunidad que se encuentra localizada en la Selva Lacandona. Sus padres no los quieren enviar a la escuela multigrado de la localidad, porque dicen que “el maestro con sus ideas les llena la cabeza de grillos a los alumnos”. Hace poco, el gobierno del estado, promovió una serie de apoyos económicos y en especie para las familias con menores recursos, a condición de que inscribieran a sus hijos en las aulas. Ahora Ramón y Micaela comenzaron sus estudios de primer ciclo, día a día reciben burlas e insultos de sus compañeros porque aún no sabe leer y además son muy grandes para estar en primero. El maestro ya no sabe qué hacer, ha probado diversas estrategias para integrar a Ramón y Micaela, pero sus compañeros los siguen molestando.

Existen personas que, como un cuadradito, no pueden entrar por una puerta redonda porque no caben. Esa puerta puede ser la de la escuela, la de participar en juegos… La solución está en cambiar la puerta y hacerla más grande para que todos y todas puedan entrar, en cambiar las reglas del juego para que todos y todas puedan participar.

4

5

Actividad 35

Elaboración en casa Aprendizaje esperado Define las competencias docentes que requiere desarrollar en el marco de la Reforma Integral de la Educación Básica.

De manera individual analicen, de acuerdo con su función, las competencias que describen los Perfiles de Desempeño elaborados por la Dirección General de Formación Continua de Maestros en Servicio, incluidos en el Anexo 1 de esta Guía y responda a las siguientes preguntas:

1. ¿Por qué como docente requiere desarrollar nuevas competencias?

2. ¿Qué representa el aprendizaje autónomo para los alumnos, la escuela, el docente y la sociedad en la que vivimos?

3. ¿Por qué es relevante la profesionalización docente?

4. ¿Qué tipo de práctica docente es la que está imperando en su aula, y qué le ha implicado a sus alumnos?

5. ¿Cuál es el acervo que ha construido como profesional de la educación?

6. ¿Qué competencias son las que requieren desarrollar para actuar frente a la Reforma y a las necesidades actuales de sus alumnos?

A partir de los principios pedagógicos del Plan de Estudios 2011, las competencias para la vida y el perfil de egreso de la educación básica, de manera personal elabore un mapa mental en donde registre con qué competencias cuenta y cuáles requiere desarrollar.

Éste será su tercer producto de trabajo