Fundamentos antropológicos

Antropología. Felicidad. Sentido de la vida. Hombre. Pensamiento humano. Psicoanálisis

  • Enviado por: Scroll
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 4 páginas
publicidad

La felicidad y el sentido de la vida

  • ð   Fuente:

R. Yepes y J. Aranguren, Fundamentos de antropología, pp. 157-167.

 

1. La felicidad: planteamiento

  • ð    La felicidad es aquello a lo que todos aspiramos, aun sin saberlo, por el mero hecho de vivir.

  • ð    “La felicidad es a las personas lo que la perfección es a los entes” (Leibniz)

  • ð    La vida lograda, felicidad o autorrealización exige la plenitud de desarrollo de todas las dimensiones humanas, la armonía del alma, y ésta, considerada desde fuera, se consigue si hay un fin, un objetivo que unifique los afanes, tendencias y amores de la persona, y que dé unidad y dirección a su conducta.

 

La felicidad: consideración objetiva

  • ð   “Desde fuera”, la felicidad consiste en la posesión de un conjunto de bienes que significan para el hombre plenitud y perfección.

  • ð   Aquí la pregunta es: “¿qué bienes hacen feliz al hombre?” “Qué se necesita para tener una vida lograda, una vida buena?”

 

La felicidad: consideración subjetiva

  • ð   “Desde dentro”, la pregunta sobre la felicidad es siempre de carácter existencial; no es algo que tenga interés en general, sino para mí.

  • ð   “Qué tengo que hacer para vivir bien, para optimizar los logros de mi vida, para que ésta merezca la pena? ¿puedo ser feliz o es una utopía? ¿qué me cabe esperar?

 

¿Cuándo somos felices?

  • ð    Vivir es ejercer la capacidad de forjar proyectos y de llevarlos a cabo. (No es algo que se traiga: hay que crear las condiciones. Por eso, muchas personas malviven.)

  • ð    Somos felices en la medida en que alcanzamos aquello a lo que aspiramos.

  • ð    El problema es que muchas veces eso no se consigue, porque:

  • ð    Queremos quizás demasiadas cosas

  • ð    Aspiramos a menos de lo que es debido

  • ð    Aspiramos a algo que no responde a nuestro anhelo de felicidad.

 

¿Qué debo hacer yo para ser feliz?

  • ð   Para estudiar la felicidad desde el punto de vista personal hemos de fijarnos sobre todo en las pretensiones que tenemos, en el alcance de nuestros proyectos e ideales, y en el modo en que los realizamos.

  • ð   Ejercicio: piense usted en cuáles son sus pretensiones, sus proyectos e ideales, y en el modo en que intenta alcanzarlos.

 

2. Los elementos de la vida buena

  • ð    El bienestar: unas condiciones materiales que permitan “estar bien”, y en consecuencia tener “desahogo”, “holgura” suficiente para pensar en bienes más altos y no andar siempre preocupado por los mínimos de supervivencia. Esta calidad de vida incluye:

  • ð    La salud física y psíquica

  • ð    La satisfacción de las diferentes necesidades humana

  • ð    Contar con las adecuadas condiciones naturales y técnicas en nuestro entorno.

 

Los elementos de la felicidad

  • ð    No basta con los bienes útiles, hacen falta los bienes que son dignos de ser amados por sí mismos:

  • ð    El saber y la virtud: lo que hay que hacer para ser feliz es practicar las virtudes y hacerse virtuoso; ésta es la mejor sabiduría (Sócrates)

  • ð    El amor: tener a quien amar y hacerle feliz. La vida humana no merece ser vivida si queda inédita o truncada la radical capacidad de amar que el hombre tiene, pues en aquélla hay tanto de felicidad cuanto haya de amor.

 

3. La felicidad como vivencia y expectativa

  • ð    La felicidad afecta primariamente al futuro. Ser feliz quiere decir primariamente ir a ser feliz. Es más importante la anticipación que la felicidad actual: si soy feliz, pero veo que voy a dejar de serlo, estoy más lejos de la felicidad que si no soy feliz pero siento que voy a serlo.

  • ð    Llevamos muy bien el estar mal, si mañana vamos a estar muy bien. Por el contrario, alguien que está seguro de que va a estar mal, acaba estándolo.

  • ð    La expectación, la ilusión, son rasgos definitorios de lo felicitario.

 

Felicidad, imaginación y atrevimiento

  • ð    Si ser feliz consiste en realizar lo que pretendemos, para lograrlo es preciso tener imaginación, y después atrevimiento para querer y soñar.

  • ð    La imaginación creadora es la encargada de diseñar los caminos hacia el cumplimiento de las grandes metas: la imaginación funciona como un bosquejo de la felicidad.

  • ð    Por eso, los principales obstáculos para la felicidad son el temor y la falta de imaginación. El primero nos detiene, y la segunda lleva a tener proyectos vitales poco personales, en los que no nos comprometemos, y, por lo tanto, no podemos identificarnos con ellos.

 

Felicidad: conformidad íntima

  • ð    La felicidad nace de la conformidad íntima entre lo que se quiere y lo que se vive. (Conformarse: hacerse a la forma de, que lo que se quiere y lo que se viven sean uno.)

  • ð    La felicidad exige una conformidad íntima con nuestra condición. Debemos encontrarla en la cotidianidad.

  • ð    Asumir la propia condición a la vez que uno se esfuerza por lograr en ella la excelencia es condición necesaria de la felicidad.

 

4. La vida como tarea

  • ð    La juventud es la etapa de la vida en la que hay que realizar el diseño del propio proyecto vital.

  • ð    La madurez consiste en conocer, asumir y recorrer la distancia que separa el ideal de su realización.

  • ð    Un buen proyecto vital y una vida bien planteada son aquellos que se articulan desde convicciones que conforman la conducta a largo plazo, con vistas al fin que se pretende, y que orientan la dirección de la vida, dándole sentido.

 

La esperanza

  • ð   La propia vida humana puede concebirse como la tarea de alcanzar la felicidad. Tiene la estructura de la esperanza, pues ésta se funda en la expectativa de alcanzar en el futuro el bien amado arduo.

  • ð   Ejercicio: ¿Cuál es el bien arduo que espero alcanzar? ¿Cuál ese bien amado arduo que busco? (¿o no busco nada?)

 

Los elementos de la tarea

  • ð    La ilusión: la realización anticipada de nuestros deseos y proyectos (¿con qué sueño?)

  • ð    Toda tarea necesita un encargo inicial, una misión que nos sea encomendada. Los proyectos vitales son muchas veces fruto de una llamada que alguien nos hace para que los asumamos: la vida humana no se construye en solitario. (¿qué tengo que hacer?)

  • ð    En la realización de esa tarea, debemos contar con ayuda.

 

Los elementos de la tarea

  • ð    Riesgos y dificultades: debemos contar con ellos. Entre más alta la tarea, más riesgosa.

  • ð    La plenitud de la tarea es que su fruto repercuta en otros, que mi esfuerzo se perpetúe en forma de don y beneficio para los demás. (¿voy a dejar huella?)

  • ð    La vida es una tarea: ¿quién me la ha encomendado? ¿qué se espera de mí? ¿con qué ayuda contaré? ¿a quién entregaré cuentas?

 

5. El sentido de la vida

  • ð   Descubrir el sentido de la vida es alcanzar a ver a dónde lleva, tener una percepción de su orientación general y de su destino final.

  • ð   La vida tiene sentido cuando tenemos una tarea qué cumplir en ella. Eso es lo que introduce estabilidad, ilusión y, por tanto, una cierta felicidad cada día que comienza.

 

La pregunta por el sentido de la vida

  • ð   La pregunta por el sentido de la vida surge cuando se ha perdido el sentido de orientación en el uso de la propia libertad; si no se sabe dónde se va y para qué, cuando no se tiene una idea clara de a dónde conducen las tareas que la vida nos impone.

 

¿Qué hacer si no se encuentra sentido?

  • ð    Una posibilidad es la atomización de la vida, reduciendo la felicidad a los placeres o los éxitos.

  • ð    Otra posibilidad es reconocer con sinceridad la pérdida de sentido: esto es el nihilismo.

  • ð    Responder de una manera convincente a la pregunta por el sentido de la vida exige tener una tarea que nos ilusione y enfrentarse con las verdades grandes: ¿para qué estoy aquí? ¿por qué existo? ¿qué debo hacer?

 

6. Las acciones lúdicas

  • ð   El ocio es un tiempo dedicado a los placeres de apreciación.

  • ð   Al ocio hoy le podemos llamar acciones lúdicas: no son simplemente “entretenerse jugando” o “divertirse cuando no hay nada que hacer”, sino algo mucho más rico: celebrar la plenitud alcanzada.

http://www.economia.ufm.edu.gt/mpolanco/felicidad1.htm