Fue sueño ayer, mañana será tierra; Francisco de Quevedo

Literatura española del Siglo XVII. Siglo de Oro. Barroco. Poesía. Poemas. Sonetos. Endecasílabos. Muerte. Figuras literarias

  • Enviado por: Dimrak
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


1r Comentario de texto

"!Fue sueño ayer; mañana será tierra!

!Poco antes, nada; poco después, humo!

!Y destino ambiciones, y presumo

apenas punto al cerco que me cierra!

Breve combate de importuna guerra,

en mi defensa, soy peligro sumo;

y mientras con mis armas me consumo,

menos me hospeda el cuerpo, que me entierra.

Ya no es ayer; mañana no ha llegado;

hoy pasa, y es, y fue, con movimiento

que a la muerte me lleva despeñado.

Azadas son la hora y el momento

que, a jornal de mi pena y mi cuidado,

cavan en mi vivir mi monumento."

Francisco de Quevedo

En el siglo XVII el Barroco un movimiento artístico y cultural, rompe con todos los esquemas del renacimiento para crear un movimiento muy recargado que abusa de exageración y la desproporción, es en esta época cuando Francisco de Quevedo escribe esta obra.

En primer lugar, la obra es un soneto, dos cuartetos y dos tercetos de 11 sílabas cada verso con rima consonante en las llanas cruzada, el uso de 11 silabas es por el hecho de que cuando hacemos una frase acostumbran a ser de 11 sílabas y así parece más natural. La obra habla sobre la muerte que se lleva al autor.

En segundo lugar, la obra está dividida en dos partes la primera parte en la que el autor aun no a muerto y ve como se avecina una batalla entre su vida y la muerte y cómo él con el paso del tiempo se va debilitando, esta está en los dos cuartetos, y la segunda parte que es cuando el autor ya ha fallecido y habla como si fuera el alma. El autor tiene un punto de vista bastante pesimista ya que habla en todo momento de la muerte.

En cuarto lugar las figuras retóricas, el uso de un hipérbaton en la primera frase indica el pesimismo del autor “Fue sueño ayer; ayer fue sueño”, en el segundo verso hay una anáfora “Poco antes, nada, poco después, humo” y una antítesis que contradice el pasado del futuro. Y el poco a poco es como él ve el paso del tiempo y él se va marchitando, envejeciendo tempus fusi. En el tercer verso hay una anáfora “Y destino ambiciones, y presumo”, se repiten las “y”, también hay una paradoja “destino ambiciones” no se pueden destinar ambiciones.

Al principio del segundo cuarteto, todo el primer verso “Breve combate de importuna guerra,” es una metáfora de la lucha contra la muerte, es decir, un día es un breve combate de una guerra que es la vida. El segundo verso, “en mi defensa, soy peligro sumo”, es otra metáfora, de la lucha contra la muerte, pero con un significado distinto en esta Francisco de Quevedo dice no literalmente que aun no ha llegado su hora para morir ya que aun se defiende bien contra la muerte. En el tercer verso “y mientras con mis armas me consumo” también hay una metáfora, aunque esta es de el paso del tiempo, ya que poco a poco se va muriendo. En el cuarto y último verso de la estrofa, también se puede encontrar una metáfora de muerte, en esta, el alma se ha marchado del cuerpo y la muerte ha ganado la “guerra”, el segundo cuarteto, es una gradación descendente, ya que las metáforas que utiliza son de más vida a menos vida.

El primer terceto, es todo un gran hipérbaton, ya que cronológicamente no está bien ordenado “ya no es ayer y fue hoy pasa y es mañana no ha llegado, con movimiento que la muerte me lleva despeñado”, aquí el autor índica de forma simbólica que al morir el alma no se acuerda de nada y por eso está desordenado, hay una personificación de la muerte como ser.

En el último terceto, hay un hipérbaton que implica toda la estrofa, ya que esta está mal ordenada, “Azadas son la hora y el momento que, a jornal de mi pena y mi cuidado, cavan en mi vivir mi monumento." “A jornal de mi pena y mi cuidado, la hora y el momento son azadas que, cavan en mi monumento mi vivir” hay una paradoja “la hora y el momento son azadas” ya que el tiempo no se puede cortar el autor la utiliza para decir que ya ha fallecido ya que ara él el tiempo ya no pasará, “el jornal de mi pena y mi cuidado” es una metáfora de vida, eso indica que en este último terceto está el tópico del tempus fusi ya que quiere decir que a medida que transcurre la vida uno va muriendo.

El autor en este poema quiere transmitir una realidad que es la de que la vida es una guerra en la que se combate contra la muerte, y al final la vencedora siempre es la muerte, el autor personifica a la muerte como un ser, el tópico utilizado, el tempus fusi es típico del barroco, y también lo es el pesimismo del autor, el uso de muchas metáforas refiriendose a la vida y a la muerte son otras características del barroco y del conceptivismo, ya que su creador es Francisco de Quevedo, autor de esta obra.