Friedrich Nietzsche

Friedrich Nietzsche. Biografía. Obra. Muerte de Dios. Nihilismo. Utilización Nazi de su Filosofía. Mundo Verdadero. Filosofía. Contexto Historico. Contexto Filosófico

  • Enviado por: Lupo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 18 páginas
publicidad
publicidad

BIOGRAFIA

Ciudad de Rochen (Alemania) el 15 de octubre de 1884 nace Friedrich Wilhelm Nietzsche. En un ambiente de estricta moral religiosa, su padre era el párroco de la localidad, aunque paso su infancia protegido por un nutrido grupo de mujeres (madre, hermana y abuela). A la edad de 36 años muere su padre cuando el filósofo tan solo tenía cinco años.

Desde los doce años empieza a padecer problemas estomacales e insomnio. Nueve años después sufre reumatismo producto de una meningitis infecciosa y comienza a ser tratado contra la sífilis. Empiezan las migrañas, los vómitos y los dolores en los ojos que perdurarían toda su vida.

El alemán fue un brillante estudiante, siempre se compenetro mejor con sus profesores que con sus propios compañeros. A los 24 años es nombrado catedrático de filología clásica en la Universidad de Basilea.

Su salud le obliga a abandonar la Universidad en 1879, busca en cada estación el clima mas favorable a su delicada salud entre los paisajes de Europa Central, Alemania, Suiza y el norte de Italia.

Su vida sentimental fue un fracaso. Anota en libretas sus pensamientos para posteriormente seleccionar todo aquello que le parece afortunado.

En enero de 1889, un caballo caído es duramente golpeado por su amo y Nietzsche reclama gritos de piedad para la bestia, esto le conducirá a una locura que le acompañara el resto de su vida. Si algo había que temer no era su personalidad sino sus ideas.

CONTEXTO HISTORICO

  • La Gran Alemania: La vida de Nietzsche va unida al nacimiento del imperio Alemán, la guerra franco-prusiana (1870) y el triunfo del canciller Bismarck.

  • La revolución industrial: La revolución industrial alemana hace que crezca la población urbana, el trabajo industrial y que surjan empresas como Siemens. Aumenta la producción de hierro y acero.

  • Los movimientos de lucha obrera: En 1866 se funda la primera internacional Socialista y el 18 de marzo de 1871 se produce la revuelta proletaria de la
    Comuna de Paris. Intento de cambiar la estructura económica del capitalismo.

La lucha socialista por la igualdad de los seres humanos no le hizo sentir mas que repugnancia al filósofo germano “Si se quiere esclavos, se es un necio si se los educa para señores”.

  • El colonialismo: Europa se reparte Afrecha sin pedir permiso a los africanos. En

1884 se hará la conferencia de Berlín para repartir África.

CONTEXTO FILOSOFICO

EL siglo XIX: la desconfianza en la razón humana...

La razón parecía poder dar un sentido unitario a la vida humana. Al final del s. XIX la desconfianza en la razón se resquebraja. El pensamiento sobre las posibilidades de la razón para construir mejores mundos brota de dos fuentes: La razón produce monstruos, todos los intentos por aplicar la razón a la realidad han finalizado degenerando en tragedias para la humanidad. La razón se autodestruye, como ejemplo la revolución francesa.

La razón no es un órgano autónomo del ser humano, lo que desarrolla motivos no racionales, deseos primarios, intereses particulares o de clase, estructuras mentales inconcientes… La razón esta ligada a un cuerpo biológico. Estas circunstancias hacen que el ser humano no pueda escapar ni de la biología ni de la sociedad en la que se encuentra.

LA VOCES DE LA SOSPECHA

La biología, la economía, la psicología o la moral elaboran teorías que confluyen en un mismo respirar: las miserias de la razón humana. Darwin, es el primero, el ser humano no es ninguna criatura especial. Es solo un eslabón más de la cadena evolutiva. ¿Por qué exigirle que piense y se comporte de forma distinta a sus antepasados?

El siguiente es Marx, cuando la libertad es defendida por la revolución Francesa, se ejemplifica con el materialismo histórico. Las ideas de la razón solo son una superestructura que sirve para justificar una infraestructura económica que únicamente conviene a los que tienen el capital, poca libertad para una humanidad sujeta al determinismo de las leyes económicas.

A continuación Freud, los instintos de Eros y Tanatos (vida y muerte) son los causantes de nuestras acciones, no la razón. Tan desconocido es este mundo que, a partir de ahora, será función de la psicología (psicoanálisis según Freud) y no de la filosofía entender el obrar humano.

Con Nietzsche dice que la desconfianza en el ser humano racional alcanza con el su cumbre. Los anteriores autores dejaban un margen a la razón, pero con Nietzsche esto se acaba, este pone al descubierto la esquizofrenia de Occidente que le ha hecho creer en la paranoia de la Verdad y la razón.

Darwin sospecha de lo humano, esconde la animalidad y utiliza la teoría de la evolución como herramienta de trabajo.

Marx sospecha de la ideología, esconde los intereses de las clases y utiliza el materialismo histórico como una herramienta de trabajo.

Freud sospecha de la consciencia, esconde el subconsciente y utiliza el psicoanálisis como herramienta de trabajo.

Nietzsche sospecha la razón, esconde la sinrazón y utiliza la genealogía como herramienta de trabajo.

EL FRACASO DEL PROYECTO ILUSTRADO (EL ROMANTICISMO)

La Ilustración (s. XVIII) es según Kant, la salida del ser humano de su minoría de edad. El progreso técnico no dio lugar al progreso moral supuesto. La tecnología avanzaba una barbaridad pero no es verdad que los seres humanos sean mas libres y solidarios y las sociedades mas justas.

Tenían razón Marx la libertad, la igualdad y la fraternidad era la tapadera perfecta para conseguir que las masas pobres se unieran a una lucha revolucionaria que solo beneficiaba a la floreciente burguesía. El romanticismo es el movimiento capital en las esferas culturales del s. XIX. Frente a la razón como justificación del actuar, defiende el deseo y la pasión. Frente a la afirmación ilustrada de que todos los hombres son libres e iguales, sentencia que cada hombre es libre.

Nietzsche recogerá algunas de estas propuestas, la defensa del individuo y de la de jerarquía espiritual humana. Rechaza parte del pensamiento romántico. La muerte de superiores haya de sucumbir con ella. Es posible engendrar algo nuevo, un espécimen del futuro que pueda librarse del ideal existente hasta hoy. Ese nuevo individuo configurara la aportación positiva del pensamiento nietzscheano.

EL PESIMISMO ANTE LA VIDA: Schopenhauer y su influencia en Nietzsche.

Los proyectos de la razón humana por mejorar el mundo en la filosofía de Schopenhauer, cada ser representa una manifestación de una única voluntad de vivir. El mundo es un cúmulo de crueldades y codicias, lleno de egoísmo. En el ser humano el acto sexual y la reproducción evidencian esa voluntad de vivir.

Schopenhauer solo ve una evolución hay que negar la vida y convertirnos en seres sin deseo. Hay que renunciar a todo aquello que nos hace vivir, a todas aquellas pulsiones que nos reafirman en la vida (sexo, deseos, avaricias, envidias…) para esto hay dos caminos.

La experiencia estética y la santidad o ascetismo, en la primera, se ejemplifican como si se tratara de una obra de teatro, escuchando música o contemplando sin peligro una tormenta en alta mar, descargaremos por un instante las miserias humanas. Es un breve paréntesis que, sobrepasado, vuelve a accionar nuestros instintos primarios.

En la segunda, la santidad o ascetismo, dice que es la única solución duradera, hay que renunciar a la voluntad de vivir. Nietzsche le dará la vuelta a Schopenhauer.

Schopenhauer crea el conceptote voluntad de vivir para reivindicar su anulación práctica. Nietzsche lo recoge y lo reconvierte en voluntad de poder para reivindicar su realización práctica.

II LA FILOSOFIA DE NIETZSCHE

Como se filosofa. (A martillazos)

La nueva filosofía necesita un nuevo estilo. La idea de verdad no se puede eliminar con un lenguaje que pretenda afirmar otra verdad diferente, seguimos teniendo una verdad. La lógica no se puede eliminar utilizando reglas lógicas, pues seria reconocer la validez de las reglas lógicas. La razón no se puede criticar utilizando argumentos deductivos, estaríamos afirmando nuestra fe en la razón. La moral no se puede eliminar sustituyendo un bien por otro, con ello cambiamos de moral no la destruimos. Por tanto, será necesario el martillo, con un golpe seco y duro, rompe, destruye todo lo que golpea.

Su obra es fundamentalmente no-conceptual, pretende transportar al lector a un estado mental que no necesita pruebas ni demostraciones, solo intuiciones.

CARACTERISTICAS DEL NUEVO ESTILO

Nietzsche dice que hay que anunciar la lógica gramatical, ya que su sintaxis presupone la existencia de sustancias eternas e inmóviles, separando conceptos que parecían idénticos y uniendo aquellos que parecían irreconciliables.
El resultado de un pensamiento original, vivo y un lenguaje más connotativo que denotativo. Nietzsche utiliza recursos estilísticos como aforismos (enuncia una sentencia filosófica sin argumentarla), metáforas (desafían el proceso lógico), analogías (relaciones de similitud, comparación), contradicciones (lo que para un filosofo al uso seria una incoherencia lógica que haría inservible su teoría, para el es solo un proceder artístico para expresar la totalidad de perspectivas, incluso las contradictorias) y por ultimo, la ironía (Nietzsche escribe para lectores inteligentes).

También utiliza fabulas (cuentan sin explicar) y un lenguaje emotivo (una manera de defender la propia perspectiva de interpretación).

CONSECUENCIAS DEL NUEVO ESTILO

No encontraremos un sistema unitario de argumentaciones racionales y deducciones lógicas para convencernos de la verdad de lo dicho.

Su lectura es siempre mucho mas libre, el lector crea su propia interpretaron pero nunca sabe si se trata de una interpretación correcta. Todos lo grandes conceptos de Nietzsche (superhombre, Eterno Retorno, Muerte de Dios…) son metáforas abiertas que cada interprete trata de cerrar. Uno puede estar de acuerdo o no en la argumentación, ver errores lógicos en el desarrollo de la misma, encontrar insuficiencias, prejuicios históricos, pero se sabe que se esta hablando de lo mismo. Esta sensación no se tiene cuando los intérpretes de Nietzsche hablan por ejemplo, del Eterno Retorno.

Tampoco tiene sentido una lectura analítica de sus textos buscando su coherencia lógica.

Se pueden hacer interpretaciones diversas. Escogiendo los textos precisos y olvidándonos de otros, se puede aparecer un Nietzsche más cercano a la Ilustración y defensor de la liberación del ser humano de toda esclavitud, un Nietzsche antidemocrático defensor del viejo orden aristocrático, un Nietzsche postmoderno. Aunque en el caso de Nietzsche la pluralidad interpretativa sea muy amplia, tampoco es infinita, por mucho que queramos, su texto no permite afirmar que fuera un devoto cristiano.

LA UTILIZACION NAZI DE LA FILOSOFIA DE NIETZSCHE

De todas las lecturas de Nietzsche le presenta como antecesor ideológico del nazismo. El origen de la misma es claramente malintencionado. Se trata de una manipulación consciente, de mala fe, hecha por su hermana Elizabeth. Esta, influenciada por su marido, un antisemita convencido. Recibió al mismo Hitler, cuando este visito la casa de Weimar donde había vivido el filósofo tras la muerte de su madre.

Nietzsche utiliza expresiones como raza, bestia, rubia, lo ario… que pueden casar con la teoría de la primacía de la raza aria del nacional-socialismo.

Nietzsche no era un demócrata ni un liberal, para el la democracia significaba la no creencia en hombres superiores. El elitismo y la aristocracia espiritual son pilares sólidos de su teoría, pero ligarlo con el nacional-socialismo seria incorrecto. El mismo se alejo de su hermana cuando esta decidió compartir su vida con semejante marido.

Nietzsche no era defensor del Estado fuerte, que necesitaba el nazismo, ni del control de los individuos por parte del Estado.

Critica con dureza la idea del patriotismo sobre la que se asentaba gran parte de la ideología nazi.

Por ultimo, y en referencia al antisemitismo, icono de los nazis, hay muchos textos que dejan clara su postura radicalmente contraria. Los adjetivos peyorativos se suceden en el aforismo en que se trata el tema.

CREPUSCULO DE LOS IDOLOS

Nietzsche se refugia es Nils Mariah, donde escribiria y mas tarde publicara “Crepúsculo de los ídolos”. La obra será publicada justo el mes cuando sufrirá el ataque que le arrastrara a la locura. Las criticas a la religión, la moral, la razón y la verdad acaban perfilando sus contornos. El año 1888 será para Nietzsche el último de lucidez creativa antes de caer en la demencia.

El crepúsculo simboliza la decadencia, el ultima suspiro de aquello que fue y que esta a punto de dejar de serlo, en este caso los ídolos.

Ídolo, es aquello que, aunque falso, es admirado, venerado y en consecuencia, conlleva a la adoración. Los ídolos a los que se refiere el texto son el cristianismo, la moral, la razón, la verdad…

El titulo expresa el desencantamiento, el desengaño, de la cultura occidental y la llegada del nihilismo, el no creer en nada.

CRITICA A LA CULTURA OCCIDENTAL

Gran parte de los esfuerzos de Nietzsche se centran en desmontar la estructura intelectual en que se ha apoyado la cultura occidental para sobrevivir. El logos de Occidente nace enfermo, pero durante mucho tiempo, enmascaro su enfermedad, disfrazo su realidad para dar apariencia de salud e hizo alarde de fortaleza. Nietzsche descubrirá la enfermedad escondida, aislara los virus que la causan y propondrá medidas de curación, aunque muy agresivas, para el paciente Occidente.

EL METODO GENEALOGICO

Para realizar su crítica a Occidente, Nietzsche utilizara el método genealógico, esquema que recoge todos los ascendientes familiares del individuo. Lo utilizara para descubrir un fraude lejano en el tiempo. El interés por la verdad o el cultivo de la razón tendrá su origen en el miedo de unos hombres mediocres al devenir. Nuestro linaje proviene del miedo y no del amor a la verdad. Pondrá al descubierto el fraude de una cultura que se ofrece al mundo como garantía de progreso, de verdad y de justicia y que no es más que una cultura gregaria que defiende los intereses de unos hombres que no supieron estar a la altura de los abismos de la realidad y que configuraron un mundo alternativo.

CRITICA A LA RAZON Y A SUS CRIATURAS

Si el origen de nuestra civilización es una estrategia para huir del miedo y no en un camino para descubrir la verdad, entonces de lo que estamos hablando es de un problema de supervivencia psicológica.

La cultura occidental cree que ha generado, gracias al correcto uso de la razón, el más grande progreso que la humanidad jamás conoció.

Olvidarse del saber narrativo y sustituirlo por la lógica. Solo así parecía posible acceder a la Verdad, a la Justicia, al Bien universal.

Occidente necesitaba desprestigiar, negar la diferencia radical de lo que acontece, renegar de los sentidos y construir realidades ultramundanas. Todo funciona como la razón quiere que funcione, la racionalidad que permite convertir lo que es solo una necesidad vital, en una verdad supuestamente objetiva. La filosofía, la religión y la moral occidental son síntomas de decadencia.

Utiliza una comparación para ello, la cultura occidental es como aquel pavo satisfecho de su belleza que mueve sus plumas con orgullo y ostentación, sin sospechar que se acerca el día de Navidad.

Según Nietzsche, la sociedad occidental camina hacia el vacío de sentido (nihilismo).

Su muerte esta a la vuelta de la esquina, en nuestros días oímos la misma idea, nuestra sociedad ha perdido sus valores. El mal ya no tiene remedio.

El deseo de construir una nueva cultura, una que no sea fruto de la fatiga, de la enfermedad de vivir, sino de la voluntad de vivir. Una cultura que genere espíritus libres, no hombres pavorosos.

VOLUNTAD DE PODER- VITALISMO

La convicción que le permite a Nietzsche tanto criticar como proponer una alternativa a esa cultura occidental se centra en la interrelación entre las nociones cruciales de voluntad de poder y vida.

VOLUNTAD DE PODER

La voluntad es la energía vital que nos lleva a actuar con el fin de autoafirmarnos. No es querer el poder sino adquirir poder uno mismo. No se puede reducir solo a un instinto biológico, no se trata de un mecanicismo orgánico. Intervienen factores como el ambiente, la biografía, la alimentación, y cierta fuerza interior enigmática. Expresa todo aquello en que nos hemos convertido.

CARACTERISTICAS DE LA VOLUNTAD DE PODER

-Inconsciente: La voluntad de poder es irreflexiva. Es un impulso ligado al cuerpo y que forma parte de la fisiología humana, de la misma forma que el cuerpo tiene un esqueleto cuya función es sostenerlo y darle forma, tiene una voluntad de poder que le empuja a actuar en sentido auto afirmativo.

-Previa a la razón: La voluntad de poder es la forma primita de pasión, que determina a la razón. Razón y pensamiento son unos instrumentos manejados por los instintos. Según sea nuestro cuerpo así será nuestra razón. Cuando la consciencia cree dar ordenes, en realidad esta ejecutando lo que le dicta el cuerpo. Un organismo al que le siente mal el alcohol defenderá con razones que hay que ser abstemio. Cuando Nietzsche se pregunta por las razones del actuar del hombre, hace la pregunta directamente al cuerpo (lo originario). Quien cambia de criterio es nuestra vida, no nuestro intelecto.

-Peculiar: La voluntad de poder siempre es cambiante y diferente, difiere constantemente, no en su función, pero si en su grado de actividad.

-Exige resistencia: Para afirmarse necesita oposición, solo venciéndola consigue un aumento de poder. La voluntad de poder siempre esta insatisfecha. Le obliga a superarse y a buscar fuerzas que se le opongan.

-Necesita del dolor: La voluntad de poder es siempre ruptura de equilibrio. Su visión del hombre es estratégica. El héroe trágico planta cara al dolor mas amargo porque es lo bastante fuerte para resistirlo. La voluntad de poder no busca la paz del alma. Se aleja Nietzsche tanto del estoicismo como de Schopenhauer. También se separa del hedonismo que considera que solo es deseable una cosa en la medida en que es placentera. También se separa del hedonismo que considera que solo es deseable una cosa en la medida en que es placentera.

-Carente de finalidad externa: La voluntad de poder se quiere por si misma. La fuerza se reduce a su actividad. No se busca ni para conseguir el placer ni la felicidad. El goce acompaña pero no mueve. Es el cosquilleo del sentimiento de poder alcanzado. De nuevo nos separamos del hedonismo, pues no es el placer, el bien último de la vida humana.

-Creativa: La voluntad de poder es voluntad de crear. Quien se esconde en la masa anónima se niega a si mismo. Imponer nuestra propia visión del mundo, enfrentarse a las otras fuerzas, nos exige ser diferentes y crear modelos de vida singulares.

-Libre: La voluntad de poder es libertad, hacer lo que nos pide el cuerpo. Al si debo puedo de Kant, se le opone ahora “si puedo debo”. Mi libertad no acaba donde empieza la del otro, sino que acaba donde acaba mi fuerza, mi voluntad de poder. La conquista de la libertad se manifiesta en el goce y la expansión de uno mismo. No es la verdad la que nos hará libres, como defiende San Juan, es el poder el que nos hace libres.

-Diversa: La voluntad de poder tiene manifestaciones múltiples, es Mobil, variable, plástica. La voluntad de poder es exceso, su abanico de acciones puede abarcar desde lo que la moral llama crueldad hasta lo que llama generosidad, carece de sentido afirmar que son correctas o incorrectas, son simples manifestaciones.

VIDA Y VOLUNTAD DE PODER

Vida es energía, potencia, fuerza. La voluntad aspira a afirmar la vida, es un instinto de vida, y cualquier ser vivo pretende crecer y superarse. La voluntad de poder tiene como objetivo la elevación de la vida, es decir el afinamiento de los sentidos, la potenciación de la pasión, la búsqueda del riesgo y del peligro.

VIDA ASCENDENTE, VIDA DESCENDETE

La voluntad de poder es como un músculo de la vida. A una voluntad de poder más fuerte le corresponde una vida más fuerte.

Vida ascendente-voluntad de poder mas fuerte-salud-placer como victoria. En cambio, vida descendente-voluntad de poder débil-enfermedad-placer como reposo.

-Por su afán de superación: Su capacidades ganar a las fuerzas que se le resisten. La vida descendente es aquella que actúa, a la defensita. Se siente incapaz de oponer resistencia, sin fuerzas. Incapaz de vencer en el combate de la vida. Niega todo deseo y rebaja el sentimiento vital al mínimo. Una voluntad de poder que se vuelve contra si misma.

-Por su relación con el dolor: El mismo dolor puede ser visto de forma diferente según la vida que se posea, según la fisiología que se tenga. Para la vida descendente, el dolor es insatisfacción.

-Por su trato con los instintos: Los instintos son fuerzas de energía muy potentes que pueden con facilidad destruir al ser humano, arrastrarlo a los abismos, pero también pueden servir para dar mas potencia. “Cuanta mas tensión eléctrica, mas posibilidades de quedar electrocutado, pero también de generar energía”.

La vida ascendente seria asumir el riesgo. Encauzar los instintos, hacerlos fértiles. Los frígidos no sirven para nada.

NIETZSCHE VITALISTA

La voluntad de poder marca la altura de vida y sus posibilidades de actuación. Todos los demás valores defendidos mediante argumentos racionales o morales son solo un reflejo de estos valores fisiológicos de la fuerza vital.

Podemos calificar la teoría de Nietzsche como vitalismo. El sentido de la vida no es transcendente, no se encuentra en ningún mas allá de la vida misma. El vitalismo es la conclusión que se deriva de un pensamiento que propone como premisa la voluntad de poder, la fuerza vital.

CONOCIMIENTO Y VERDAD

Ser / Devenir. Mundo verdadero / Mundo aparente.

La realidad no es, deviene todo se renueva a cada instante. La realidad es inaccesible al conocimiento humano, podemos experimentarla, pero no conocerla. En la realidad no hay cosas, hay aconteceres, sucesos, fluctuantes que experimentamos. El devenir es enigma y, como todo enigma, nos desconcierta, por eso incluso podemos llegar a odiarlo. ¿Podemos soportar un mundo sin sentido, sin certeza, sin orden? La cultura occidental, la filosofía, ofrece la solución, dado que esta realidad nos la muestran los sentidos, digamos que los sentidos nos engañan y que nos conducen al error. La realidad que nos muestran, es pura apariencia.

La razón nos abre al mundo de objetos que permanecen sin variar, permiten el conocimiento verdadero.

Ese mundo creado por la metafísica es, para ella, real, incondicionado, estable, aunque no esta al alcance de la percepción.

Por un lado tenemos el mundo del devenir, pura apariencia, por otro, el mundo del ser, el autentico, el que vale la pena. El dualismo antológico de Platón tiene dos principios, uno es que lo que permanece tiene un valor superior a lo que cambia y el otro es que la razón es el camino para descubrir y conocer el mundo verdadero. Nietzsche llama filósofos-momia.

Unos filósofos que confían en los conceptos abstractos tanto como descogían de los sentidos.

NIETZSCHE ANTE EL LLAMADO “MUNDO VERDADERO”

Nietzsche dice que solo hay devenir. Lo aparente lo puedo experimentar, pero lo “verdadero” no es más que una construcción de la razón, y esta no es más que una forma grosera y simplificada de lo inconsciente, de ningún modo puede establecerse como el valor supremo de la existencia. Lo real es la multiplicidad y el cambio.

Sustituiremos los dos principios anteriores por estos dos, no hay ningún sentido por debajo o por encima del devenir y que no hay sentido alguno porque el devenir no da sentido.

El mundo aparente solo tiene sentido en relación a lo verdadero. Si este desaparece, no podemos llamar al otro aparente, pues no es apariencia de nada. La única realidad que nos queda es el llamado “mundo aparente”, el del devenir.

Hay que hablar del mundo experimentable, solo sabemos de la dureza de una piedra en contacto con la piedra, la piedra no es dura en si misma, solo es dura para aquel que la toca, no conocemos la dureza, la experimentamos.

De acuerdo con las convicciones nitzscheanos sobre la voluntad de poder y la vida. Un hombre débil necesita crear ese mundo, el “mundo verdadero”, creer en el y despreciar el otro, para sobrevivir.

El ser humano ha inventado el “mundo verdadero” para mantenerse en la vida, es antropomórfico y como tal, propio del mito. Incapaz de afrontar el caos del devenir, no ha dudado en falsear el mundo, inhumano, amoral, caótico.

No hay una cosa en si misma, el concepto de cosa es un falseamiento, una manera de arreglar, esquematizar la experiencia, para que resuelte dominable. En conclusión, los filósofos-momia son imputados por falsificadores, pues simplifican la realidad, reducen el devenir, lo solidifican.

CRITICA NITZSCHEANA AL MUNDO METAFISICO

La invención y la ficción son las poderosas armas del intelecto para crear un mundo. Este intelecto emplea para lograrlo el lenguaje. Como consecuencia la dificultad de percibir el cambio. La fe en la gramática permite creer en el “mundo verdadero”.

Desarrollaremos este apartado a partir de dos ejemplos utilizados por el mismo Nietzsche; ejemplo: digo en una noche de tormenta, “el relámpago brilla”. Suena como algo obvio lo experimentado. Si analizamos lo que estamos diciendo no se corresponde con lo experimentado, sino con un mundo metafísico. Estoy duplicando la realidad, pues diferencio el relámpago, que genera un efecto que es el brillo. He convertido un acontecer que me han ofrecido los sentidos en un mundo con sustancias (cosas) y con causas y efectos.

La experiencia sola no puede separar el relámpago del brillo, ni puede percibir la causa diferenciada del efecto.

La metafísica, la gramática, nos hace creer que toda acción tiene detrás un sujeto, cuando lo único que existe es la acción, el devenir.

Descartes, dice que tras toda acción hay un sujeto, que afirma, que piensa, por lo tanto hay algo pensante, ese algo soy yo, en consecuencia yo pienso, luego existe. Lo único que puede extraerse es que hay un pensamiento, detrás de ese pensamiento haya un yo que lo produce, aunque apoyado en el lenguaje, no es más que una cuestión de necesidad de creer en un mundo con razón y sentido. Si descartes no hubiera tenido miedo al devenir, nunca hubiera realizado tal descubrimiento. ¿Quién dice que yo soy el que piensa?

Destacan distintos elementos lingüísticos que permiten construir mundos artificiales:

-El termino” yo”: su uso me convence de que existe un sujeto. El sujeto es una pluralidad de fuerzas y una diversidad de personajes que se suceden o coexisten.

-La gramática del verbo ser: El verbo que parece hablar de la esencia de las cosas fomenta la idea de la existencia de entidades con rasgos permanentes. Simplifico la realidad y la hago permanente. Me cuesta captarlo como aconteceres diferentes porque la estructura gramatical se entremete en mi percepción y me permite creer en la esencia de las cosas.

-La estructura sujeto-predicado: Necesaria para un juicio con sentido. Pero esta estructura, permite pensar la realidad en estructuras de causa-efecto, facilita la diferenciación entre un sujeto agente, causa y su producto (efecto).

-Polisemia y sinonimia: Con el lenguaje hablamos de distintas cosas mediante las mismas palabras. Sometemos lo individual a lo universal, tratamos lo parecido como si fuera igual, aunque nada hay igual. Ni con los verbos expresamos el devenir o el cambio. El reducir la realidad a unos pocos conceptos iguales para todos nos simplifica la vida, pero nada tiene que ver con la realidad. Es solo una opción vital. Una filosofía que intente hablar del devenir tendrá que violentar la metafísica con un nuevo estilo, un nuevo lenguaje, saber como mínimo donde están sus trampas para no enredarnos en ellas.

Nietzsche pone en entredicho todo el mundo metafísico creado por Occidente y lo reduce a palabrería hueca. La razón lógica y el lenguaje gramatical, hace que el mundo reduzca su complejidad.

No alcanzamos ninguna otra realidad, sino un mundo fabulado a nuestra medida.

CONOCIMIENTO Y VERDAD CONTRA LA INTERPRETACION.

¿Qué buscan realmente todos los pensadores al construir una realidad transmundana? ¿El conocimiento de la realidad? Son unos farsantes, crean esta nueva realidad, no en respuesta a su anhelo de verdad, sino por el miedo. Viven el autoengaño. Las ilusiones metafísicas nos consuelan en nuestros fracasos de adaptación. No tienen valor cognoscitivo pero tienen valor adaptativo. Son soluciones para vivir mas tranquilos, mas confiados, no hay verdad porque no hay mundo verdadero-metafísico, multitud de perspectivas que ninguna responde a la verdad, sino a la experiencia que cada uno mantiene con la realidad mutable.

La verdad no es el conocimiento de la realidad. El ser humano no busca por naturaleza el saber, huye del peligro del devenir. ¿Qué es la verdad? ¿Dónde esta el refugio anti-devenir? La única verdad que puede alcanzar el ser humano sin mentirse a si mismo es la verdad de estar condenado eternamente la no-verdad.

Los prisioneros liberados no han emprendido un camino de liberación mediante el acceso a la verdad, son actores en un decorado que representan el papel del cobarde. No hay hechos, solo interpretaciones. No tenemos medida de percepción correcta. Toda percepción es una interpretación de quien percibe. Una interpretación cuenta con al menos tres influencias (subjetivas):

-Aparato sensorial: Las percepciones mismas son ya juicios de valor, se establecen en base a la utilidad. No hay percepción neutral. Un ejemplo de esto seria, si en una senda hay una zanahoria junto a un agujero, un conejo hambriento percibirá la zanahoria y puede que no perciba el agujero, pero si el mismo conejo viene huyendo de un perro, percibirá el agujero antes que la zanahoria, “solo tenemos sentidos para una selección de percepciones, aquellas que nos tienen que importar para conservarnos”

-Vivencias: Lo que ya hemos experimentado, lo vivido al largo de nuestra biografía, todo un cúmulo de elementos previos que condicionan la percepción.

-Impulsos: Pulsiones, afectos, instintos. Este carácter interpretativo de lo experimentado es lo que aleja a Nietzsche del empirismo. Nietzsche dice que hasta ese momento ningún filósofo se había cuestionado el valor de la verdad en si misma. Todos creían en su existencia, en el interés del ser humano por encontrarla. Ningún filósofo se había preguntado que pretende el que busca la verdad, en palabras de Nietzsche, cual es su voluntad de poder. Nietzsche la cuestión de la verdad la plantea en términos de salud. No es la verdad o falsedad de los juicios lo que importa, sino haber hasta que punto el juicio sobre la verdad favorece la vida, conserva la vida. Su filosofía se sitúa más allá de la verdad.

EL PERPECTIVISMO

Conocer no es un acto en el que aparece la esencia de la cosa. Son nuestras necesidades las que interpretan el mundo. No hay fundamento para el conocimiento. Mientras las interpretaciones de una voluntad de poder fuerte favorecen la vida en la fabula del mundo, las otras la debilitan en la farsa del mundo.

Experimentar la vida, vivirla en esta ambivalencia de sentido. Nietzsche, una carencia de sentido, equivale a la carencia de un único sentido. Se abren las puertas a la multitud de sentidos, cada cual creara el suyo de acuerdo a la fuerza de su voluntad de poder. El

Mundo metafísico no es que sea falso, no hay tampoco verdad hay falsedad, es solo la interpretación de los enfermos del mundo, el mundo en el que necesitan creer, critica Nietzsche, además quieren hacer pasar su interpretación como la única valida para todos. No hay una única y verdadera perspectiva global, el todo es la totalidad de las perspectivas.

La concepción del conocimiento de Nietzsche nos ha llevado a un perspectivismo de la verdad. No hay un mundo verdadero- metafísico sino un pluriuniverso de interpretaciones y todas validas.

MORAL, RELIGION Y DEMOCRACIA

La ética de un inmoralista.

¿Para Nietzsche no existe ni bien ni mal? Si. La verdad suponía una falsificación de los juicios morales razonan lo que esta bien y lo que esta mal.
Estos juicios nada tienen que ver con la realidad. No hay fenómenos morales, no hay nada más que una interpretación moral de los fenómenos. Todas las morales propuestas por los filósofos son artificios inventados por la conciencia, un mundo ya artificial creado por la metafísica.

Todas defienden la razón como el lugar apropiado para elaborar normas morales. Platón situaba el bien como la idea más importante del mundo inteligible. Como la moral busca respuestas en la razón y no en la vida, Nietzsche lanza una lucha sin tregua contra ella, el también habla de bien y de mal. ¿Cómo puede un inmoralista hablar de bien y de mal sin dejar de ser inmoralista?

-No. De la misma manera que el hecho que no haya verdad, no significa que no haya verdades. Que no haya bien ni mal, no significa que no haya ni bienes ni males. Lo bueno será lo que favorece la vida, lo malo será todo aquello que la degenera, los juicios morales son síntomas de salud. ¿Cuál es el origen de los conceptos morales? Por eso la pregunta de Nietzsche se hace sobre la moral no es que es el bien o el mal. Su pregunta es ¿En que condiciones se invento el ser humano en sus juicios de valor que son las palabras bueno y malo?

El inmoralismo de Nietzsche se puede entender como naturalización de la moral, la pregunta de nuestro autor pasa por recuperar la naturalidad perdida, devolver al hombre del valor de sus instintos naturales.

Es una ética natural producto de la vida de los instintos, no de la razón, por eso Nietzsche hace que este sea inmoralista, podemos también a su postura moral natural.

MORAL DE SEÑORES, MORAL DE ESCLAVOS.

Toda moral es un artificio humano que responde al intento de asegurar el potencial de vida que se dispone. Hay dos modos contrapuestos de definir los valores de “bueno” y “malo”. La definición de los individuos potentes y la de los impotentes, llamemos a la primera moral de señores y a la segunda moral de esclavos.

Moral de señores: Para ellos “bueno” es todo cuanto eleva al individuo. Crean sus valores sin tener en cuenta lo que hagan. Satisfacen sus deseos y llevan sus pasiones hasta el límite.

Moral de esclavos: Moral de los débiles. Para ellos la vida es demasiado dura como para dirigirla y por eso sitúan la felicidad en paraísos racionales, roídos de rabia crean su moral por venganza odio ante los valores fuertes, señalan lo que esta mal (moral de los señores) y, en segundo lugar, como contraposición, decidirán lo bueno. ¿Son los juicios de valor sobre la vida de los primeros mejores que los de los segundos? No. Los juicios de valor no son verdaderos solo indican síntomas. Que moral necesita el hombre superior y cual el hombre del rebaño. Ninguno de ellos es culpable-responsable de esta generación. Los dos son inocentes en tanto que responden a la fortaleza vital que tienen. Formamos parte de un devenir inocente y sin finalidad. En realidad se trata de una pugna de dos voluntades de poder, una afirmativa y otra negativa.

LA MORAL OCCIDENTAL: LA CONJURA DE LOS DEBILES CONTRA LOS BIEN CONSTITUIDOS.

Un estudio etimológico y genealógico de los conceptos muestra como en todas las lenguas bueno significa, originariamente, noble y aristocrático contrapuesto a malo, que es lo vulgar, plebeyo, simple. Estas denominaciones han sido creadas por los nobles, aquellos seres inservibles para determinar su bien y su mal, temerosos ante la poca confianza que da un señor creador que les ignora realizan un motín cuyo efecto es la transmutación de los valores. Ahora es el rebaño el que impone su débil voluntad de poder. Es mucho más que decir que lo que antes era malo ahora es bueno; implica dos cosas:

El surgimiento mismo de la moral. Acaba de nacer la moral con mayúsculas, la cultura propia del ser humano occidental. El mundo humano pasa a estar gobernado por normas comunes y prohibiciones rigurosas. La oportunidad de crear valores propios, de ser amo y señor de la propia vida, se ha evaporizado. El nuevo significado de bueno se asocia a los valores de la masa: negación de uno mismo, bondad, indulgencia, benevolencia…; es decir un esclavo resignado a obedecer unas normas que matan la capacidad de afirmar la vida. Occidente ha hecho de la debilidad una virtud.

El nacimiento de una cultura del resentimiento. Su triunfo es un acto de resentimiento. Con la cultura occidental sus integrantes no actúan por si mismos, como reacción de odio y envidia hacia los dominadores porque estos tienen una voluntad de poder fuerte de lo que ellos carecen. La victoria de los débiles se debe a su carácter gregario que les permiten y obligan a luchar unidos. Los señores, son siempre solitarios. El rebaño comparte un mundo moral, los señores se preocupan de su propio mundo, sin mostrar interés en la comparación con los valores de los otros. Para que no se sobrepasen los limites impuestos por la nueva moral colectiva se trabajan las conciencias con la idea del libre albedrío (somos libres de poder elegir y tomar nuestras propias decisiones); permitir que el débil crea que si no es poderoso es porque no quiere, generar sentimiento de culpa (nos sentimos mal si actuamos egoístamente sin pensar en los otros), permitir el castigo en caso de salida del rebaño (el triunfo del rebaño se consuma cuando consigue la miseria en la conciencia de los bienes constituidos. No les han eliminado los instintos, pero les han generado culpabilidad.

CRITICA A LA MORAL DE ESCLAVOS

La moral de esclavos es una lucha a muerte contra todos los valores de la vida. Han desnaturalizado el cuerpo. Para ello han usado violentos mecanismos de imposición: el poder, la violencia, el egoísmo; fuerzas y pasiones inmorales que están ocultos en todos los valores morales. La moral, es obra de la inmoralidad.

Toda moral no trata de hacer el bien ni de actuar altruistamente, sino de defender un interés particular.

Dogmatismo moral, a los juicios morales se les elimina el carácter condicionado en el que crecieron, el único en el que tienen sentido, se les arranca de su suelo original, para elevarlos a un mundo ficticio de lo universal necesario. Olvida que los valores morales de Occidente no son universales.

Antivitalismo, las normas morales van en contra de las tendencias básicas de la vida. La vida es la peculiaridad de un ser decadente con la intención oculta de vengarse de la vida. El hombre dócil, el animal domestico, la oveja o la gallina que pueden ser devorados por sus fauces, de ahí su intento de domarlo.

Intelectualismo, la idea de que el conocimiento lleva a la virtud (razón = virtud = felicidad), impuesta en la cultura europea desde los tiempos de Sócrates. El sabio, el que da primacía a su parte racional y sofoca su parte pasional e instintiva.

LA RELIGION

Lo dicho sobre la moral sirve para la religión. Si la moral situaba a la razón por encima del instinto, la religión sitúa sobre la razón y un mundo verdadero un mundo sobrenatural.

La religión va unida al concepto de Dios, y Dios representa una renuncia a la vida, un desprecio a la vida. Cuando un ser humano es incapaz de mandar sobre si mismo, cuando es incapaz de activar en toda su potencia la voluntad de poder, se vuelve creyente. Ser un creyente es un síntoma de debilidad y desintegración de la voluntad de poder. No hay necesidad de Dios, Solo algunos lo necesitan, pues sin el no podrían soportar la existencia.

Las mentes religiosas, prefieren la fe que calma a enfrentarse con la realidad. La religión enferma al hombre, si esta sano lo convierte en un enfermo y si esta enfermo lo convierte en un moribundo. Hay que distinguir algunas religiones de otras, ya que no todas para Nietzsche tienen la misma valoración. La más apreciada es la pagana.

El monoteísmo es el monopolio del Dios único, una doctrina rígida que solo permite un orden. Estas religiones son enemigas de la tierra, de la vida, de las pasiones. El monoteísmo es una religión, quiere la muerte, goza de la muerte. Por eso desea que los seres humanos mueran dos veces, en vida negándoles sus pasiones, y con la muerte biológica.

Nietzsche distingue, por su relación con la voluntad de poder, dos tipos de religión. Religiones afirmativas como el A.T, Código Manu Islam… y otras negativas como judaísmo, cristianismo, budismo.

Puestos a elegir, aunque mejor no elegir ninguna, las afirmativas son mejor valoradas. Son el fruto de la experiencia de la historia de la humanidad, no crean nada que no haya sucedido a nuestro lado. El Dios del antiguo testamento, Yahvé, golpea, mata, aniquila, masacra, bendice las guerras y a los que la hacen… Nada tiene que ver con la conversión de Jesús humillado del cristianismo. Los creyentes se olvidan de si mismos y obran para mayor gloria de Dios.

Las religiones negativas son ejemplos extremos de la moral de esclavos. Nos centraremos en el cristianismo porque es la determinante historia de la cultura occidental. Nietzsche no confía en ninguna religión, pues frente a los dioses externos, proclama el privilegio de ser Dios uno mismo, es decir el ateismo es el instinto del hombre fuerte. La religión, es el instinto del débil.

MORAL CRISTIANA

Será el cristianismo cuando la moral de los esclavos se manifieste. El cristianismo, religión construida intelectualmente a partir de la filosofía platónica. El cristianismo es la religión de los débiles. Para Nietzsche surge del instinto de protección de una vida que degenera, expresa una carencia, una fisiología enfermiza.

Para Nietzsche el cristiano es aquel gusano reventado por la suela de un zapato que, mientras se retuerce entre el liquido de las tripas, en vez de lanzar diatribas contra la suela todavía le da las gracias.

Los mansos cristianos son resentidos inteligentes, van generando en su mente remordimiento y pecado, hasta conseguir que oculte y se avergüence de su superioridad. Susurrar que la debilidad es merito, predican que el temor es humildad, pero en realidad, son animales de venganza y de odio, de vez en cuando de su boca salen frases que firmaría el mismo Nietzsche: “no he venido a traer la paz, sino la espada”. Si se les da la oportunidad torturan, queman, violan, matan, sin compasión ninguna. Lo castigan al fuego eterno del infierno.

El odio cristiano se manifiesta en lo que ellos denominan los tres enemigos del alma: el mundo, el demonio, el cuerpo (deseo).

Odio a este mundo: la vida en la tierra solo es un mero transito a la otra tierra. El paraíso celestial se nos ofrece como un antimundo deseable y apetecible, pero renunciar a vivir con plenitud, el evangelio de san Juan lo resume así “El que ama su vida la pierde”. Al cristianismo le es necesario fingir un transfundo (el cielo) donde encuentren recompensa los que han despreciado y negado el mundo, y otro transfundo (infierno) para castigar a los que se han negado a la renuncia.

Solo así su moral resulta soportable.

Odio a la vida: el cristianismo propone como virtud cardinal reprimir la vitalidad, anular si fuera posible, los instintos, deseos y pasiones. El instinto natural ha dejado de servir a las fuerzas que afirman la vida, para convertirse en un engendro peligroso. Tras la sotana y las túnicas se esconden oscuras pasiones. El cristiano, lleno de sentimiento de culpa, califica de pecado todo lo que es instinto vital. Paradoja del cristianismo, Dios nos hace libres para hacernos esclavos.

Odio al cuerpo: todo lo que encarna al cuerpo es sospechoso de pecado. El cuerpo es impuro y merece nuestro desprecio. El cristiano castiga físicamente su cuerpo y lo esclaviza por razones religiosas. Se manifiesta de las siguientes formas, con la corona de espinas al estilo de Jesucristo, crucifixiones, peregrinos con rodillas sangrantes.

El arquetipo cristiano es el Ángel, sin cuerpo, sin deseos no conoce el hambre y la sed, carente de placer sensual. El papel fundamental del cristianismo recae en el sacerdote (animal rapaz) que sitúa su felicidad en el dominio sobre los enfermos, “un enfermo que cuida de enfermos”. Como los creyentes no son capaces de si mismos de discernir entre el bien y el mal y necesitan saber los designios de Dios, el sacerdote asegura su dominio gracias a la responsabilidad de su cargo. Introduce los conceptos de culpa, pecado, compasión en cada creyente, para evitar que su resentimiento lleve a l destrucción de todo el rebaño (El enfermo se convierte en pecador) lo que origina el sentimiento de culpa. Empieza el proceso de autocompadecimiento, tremenda humillación.

En lugar de mejorarlo, el sacerdote lo domestica, debilita, postra, ablanda, castra.

LA DEMOCRACIA

La democracia es un cristianismo sin Dios. Crea nuevos ídolos que reemplazan al viejo Dios: razón, humanidad, ciencia, ciudadanía, derechos humanos… (Moral de los débiles), son seres humanos domesticados. No desaparece el odio al cuerpo pero aumenta el odio a lo superior, a los más fuertes. LA DEMOCRACIA SIGNIFICA LA NO CREENCIA EN HOMBRES SUPERIORES.

Critica a la igualdad: Para Nietzsche el concepto de igualdad es contrario al deseo de marcar diferencias, la igualdad, LEJOS DE SER UN VALOR UNIVERSAL, ES SOLO UN INTERES PARTICULAR DE LOS INFERIORES ( a los débiles les interesa ocultarse en la masa para no mostrar sus carencias). Los superiores no tienen ningún interés en ser iguales, LA IGUALDAD ES EL REFUGIO DE LA MEDIOCRIDAD. La jerarquía natural es propia de la vida. Nietzsche habla de jerarquía natural, pero no habla de jerarquías artificiales impuestas por razones políticas o económicas sino de la acción de seleccionar a las mejores personas para desarrollar lo dicho, “La injusticia no reside en la desigualdad de derechos, sino en la reivindicación de igualdad de derechos”.

Critica la dignidad: LA DIGNIDAD Y LA LIBERTAD NO SON NINGUNOS DERECHOS DE NACIMIENTO, SON UNA CONQUISTA. A quien le da vértigo la superioridad de la superioridad, no hay que darle ninguna dignidad. PORQUE LA DIGNIDAD NO SE DA SE CONQUISTA. La critica de Nietzsche recuerda que no hay naturaleza humana universal que otorgue al ser humano su dignidad, sino que esta, es algo que solo se puede alcanzar mediante el trabajo para con uno mismo, quien no la consigue así, ni la poseerá ni tampoco hay que regalársela.

Conceptos como JUSTICIA, LEY, SOLIDARIDAD, VIRTUD, TOLERANCIA, SON SOLO LA MANERA QUE TIENEN LOS RESENTIDOS DE LA VIDA (DEBILES) DE LEGITIMAR SU MORAL Y DEFENDERSE DE LOS ESPIRITUS NOBLES.

El bienestar general, la justicia equitativa, la protección de los débiles, impide el desarrollo de grandes personalidades que incrementan la vida.

Para Nietzsche lo importante no es la felicidad y el avance del mayor número sino EL TRIUNFO DE LA VIDA.

El altruismo útil seria orientar la humanidad para conseguir el auge de una especie humana más fuerte.

EL PERFECCIONAMIENTO RADICA EN LA PRODUCCION DE INDIVIDUOS MAS PODEROSOS, NO EN EL BIENESTAR GENERAL.

EL NIHILISMO, LA MUERTE DE DIOS Y EL SUPERHOMBRE

(El nihilismo pasivo)

Los valores creados por esta cultura hacen referencia a un mundo engañoso en que se descubre el pastel, se romperá la ilusión.

La cultura Occidental no podrá salvarse cuando se sepa engañada. En ese instante se encontrara vaciad de sentido. Desvalorización de grandes valores tradicionales. La cultura occidental esta “enferma” y esta “enfermedad” tiene un nombre NIHILISMO (nihil = nada) será la profecía que Nietzsche lanza sobre el futuro que lanza sobre Occidente.

El rostro de una decadencia fisiológica y la lucha que la especie inferior ha desarbolado durante siglos provoca que incluso los raros ejemplares de esta pierdan la seguridad en si mismos y se conviertan en nihilistas.

EL NIHILISMO ACTIVO. LA MUERTE DE DIOS.

Frente al nihilismo ya instalado en la cultura europea, reacciona Nietzsche con un nihilismo activo. Los viejos valores son hundidos por la voluntad de poder. Una vez finalizada su tarea de derriba, el ser humano fuerte estará en condiciones de crear nuevos valores. El hombre surgido de la cultura occidental, defensor de valores humanistas propios de una tradición cristiana, ha de ser superado para alcanzar un nuevo ser diferente al humano actual.

Matar a Dios es matar al Dios cristiano, al ente metafísico creado por los hombres para vencer el miedo ante lo experimentado. Pero es también eliminar toda la instancia absoluta propia de un mundo metafísico, es matar la razón, la Verdad el ideal ascético, las costumbres burguesas… La muerte de Dios es la muerte de una cultura.

EL TRANSITO HACIA EL SUPERHOMBRE

Entre las personas cultas, a quienes Nietzsche se dirige, la religión era ya, por lo general, algo superfluo.

El merito de nuestro autor estriba en percibir plenamente la erosión social de la fe y del proceso de nihilismo que la sustituye. Lo que le hace original es el vincular este diagnostico al concepto de superhombre y elaborar una alternativa al fracaso. Una vez hemos matado a Dios es el momento de la nueva valoración de la vida.

¿QUIEN ES EL SUPERHOMBRE?

El niño. Este representa al ser libre que no lucha ya contra nada, sino que disfruta su propia existencia. Crea sus cualidades, la inocencia, la falta de prejuicios, la falta de perversión, etc.

Su modo de vida es una existencia lúdica, entregada al azar y al destino. Es libre. La metáfora del niño nos lleva al superhombre, aunque mas que un superhombre es preferible utilizar el termino original alemán UBERMENSCH (superhumano). Nietzsche dice que el superhombre mas que una realidad ya dad, es un proyecto posible.

En primer lugar abra que distinguirlo del triunfador típico de las películas Américas, pues este no crea sus propios valores sino que triunfa con unos valores sociales ya establecidos. No es creador, es trepador por árboles ajenos.

En segundo lugar, el superhombre debe tener una moral de señores, deber tener un conocimiento perspectivista y su voluntad de poder tiene que estar a la máxima potencia.

El superhumano (Ubermensch) es poderoso porque solo se debe a si mismo, es producto de su propia creación.

Camina ignorando su destino, aumentando su sentimiento de potencia, sin resentimientos, sin exigir nada a los otros, sin temor a lo terrible, libre de toda convicción. Es un ser humano intuitivo, pasional, con capacidad para utilizar el dolor como trampolín de la voluntad, no es un santo, no es bueno ni fuerte, es lo suficientemente fuerte para poder vivir a cada instante su voluntad de poder con todas sus contradicciones.

Hay, pues, un camino de liberación para habitar en un mundo distinto al vivido hasta ahora. La liberación consiste en la recuperación del sentimiento de potencia.

Hay que entender esta liberación como una conquista. No es algo que nos venga dado ya en su origen, es el resultado de un proceso al que no todos están llamados.

La liberación es propuesta como una opción, como una decisión que ha de tomar cada cual según sean sus fuerzas, en ningún caso aparece como un modelo de verdad a imitar por todos los hombres al estilo de la salida de la caverna platónica.

Las diez características del superhombre son; menosprecia el instinto de supervivencia y solo se mueve por instinto de la creación, presenta un ateismo moral (el superhombre cree y mucho, pero solo es sus propios valores), incorpora el padecimiento y el dolor como una parte mas de la vida, se sitúa mas allá del bien y del mal, no cree en la igualdad (si, en la diversidad y la diferencia, no participa del mundo publico, no critica ni se queja, la vida se vuelve experimento personal, obra desde el deseo (no desde la razón ni la conciencia, antepone la vida al conomiento) y por ultimo, su moral se convierte en pura estética dionisiaca, instinto, pasión, orgia, caos, música y danza.

EL LEGADO DE NIETZSCHE

El mensaje de Nietzsche mejora y alcanza prestigio a medida que los grandes sistemas filosóficos que construyen algunas generaciones se van a pique sin que aparezca posible sustituto. El marxismo ortodoxo solo ve en Nietzsche la respuesta individual del intelectual que observa como su mundo de privilegios se precipita ante el vaiven del nuevo orden social que nos lleva a una sociedad de iguales. Esta interpretación negativa, junto a la acogida favorable que pensadores pro-fascistas hizo, sobre todo, de la metáfora del superhombre, impidió que el pensamiento del autor se viera de forma sosegada.

En el libro de Deleuze, Nietzsche y la filosofía (1962), autores cercanos al existencialismo descubrieron en el una defensa de la individualidad, mas allá de esencias universales que obligaran al ser humano a participar de globalidades como en Estado o la marcha de la historia.

Su defensa del perspectivismo y la idea de que no hay hechos sino interpretaciones, le han permitido el reconocimiento de antecesor de la hermenéutica (corriente filosófica actual de gran prestigio) como Ricoeur o Gadamer. ¿No serán la sociedad de consumo o el modelo de la democracia mass-mediático la concreción histórica del “nihilismo pasivo” del que Nietzsche vio las primeras sombras? Algunos quieren ver en su nihilismo activo la única manera actual de conseguir una especie de ética para tiempos de crisis de valores.

Giorgio Colli o Mazzino Montinari, le reconocen como el gran devaluador de los sistemas morales.

Por otra parte, Nietzsche anticipa los desmitificadores análisis del lenguaje e inspira a las corrientes filosóficas que acaban convirtiendo la filosofía en una forma más de poesía o en puro texto.

Actualmente, autores centrales en el debate filosófico y que cuentan con gran prestigio como Gianni Vattimo o Michel Ofray reconocen deudas con el pensamiento nitzscheano. Hay decenas de interpretaciones de su obra. Seguramente, siguiendo el pensamiento nitzscheano, todas son correctas, porque ninguna e la correcta. No tenemos medida de la interpretación correcta y solo la suma de todas ellas da la máxima corrección. Acabamos recordando que Nietzsche tendría que ser un estimulante de nuestro propio pensar, un inicio para reflexionar, nunca un ídolo de nuestra verdad.