Friedrich Engels

Economía. Filósofo, político y economista alemán. Siglo XIX. Marx. Manifiesto comunista. Comunismo. Biografía

  • Enviado por: Sin datos
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
cursos destacados
Técnico Superior en Implantación de la LOPD en Empresas. Aplicación Práctica
Cavida Formación
Actualmente, la protección de datos es una herramienta fundamental para velar por la intimidad de las personas. Así,...
Solicita InformaciÓn

Organización y Administración de Empresas
IBEF
Objetivos: El objetivo de esta área formativa es adquirir un conocimiento de todos los campos que intervienen en el...
Solicita InformaciÓn

publicidad

FRIEDRICH ENGELS

Teórico socialista alemán nació en Barmen en 1820 y murió en Londres en 1895.

Procedente de una familia de ricos industriales luteranos, Friedrich Engels estaba destinado a suceder a su padre, pero su inclinación natural le llevó hacia los problemas literarios y filosóficos. Tras un viaje a Italia en 1841, siguió los cursos de la Universidad de Berlín frecuentando el circulo académico “die Freien”, formado por jóvenes “hegelianos de izquierda”, cuyo objetivo era destruir la religión tradicional y el estado existente. En 1842 el joven Engels publicó un estudio sobre Schelling y la Revelación, en el que criticó la filosofía idealista de Schelling. Después de esta época, abandonó las creencias religiosas. Al mismo tiempo conoció a Karl Marx, redactor jefe de la Rheinische Zeitung, y se fue a Manchester, donde la empresa de su padre poseía una fábrica de algodón.

En Gran Bretaña, Engels tomó contacto con la vida obrera; tuvo ocasión de observar detenidamente los fenómenos sociales vinculados al capitalismo industrial. A su vuelta (1844), pasó por París, donde se encontró de nuevo con Marx, al que le unió una estrecha amistad, amistad que desempeñó un importante papel en la elaboración del socialismo científico.

Porque “la presencia al lado de Marx de este amigo que tenía una experiencia inmediata y viva de la situación obrera aceleró el difícil proceso de razonamiento del joven hegeliano convertido (Marx), que luchaba contra los acreditados fantasmas de la filosofía y la religión: Iglesia, ideas eternas, “conciencia de si mismo”, espíritu absoluto, estado....”. En 1845 Engels, cuya acción y método intelectual fueron en adelante inseparables de los de Marx, publicó en Leipzig el resultado de sus observaci9ones y discusiones en Die Lage der arbeitenden Klasse in England (La situación de la clase trabajadora en Inglaterra), donde apareció como el fundador de la sociología obrera y donde se elaboraron las ideas-clave de lo que sería el marxismo.

Engels y Marx, al escribir la sagrada familia (1845), crítica del idealismo neohegeliano, y La ideología alemana (1845-1846), donde se aclaraban las bases del materialismo histórico, establecieron contacto, en París y en Bruselas, con las organizaciones obreras más o menos clandestinas. En la primavera de 1847, Josef Moll (1812-1849), exiliado en Londres, invitó a los dos amigos a adherirse a la Liga de los justos, que conservaba todavía vagamente las ideas de Babeuf. Ellos aceptaron , cuando se reunió en Londres el primer congreso de la Liga (junio de 1847): Engels participó en él como delegado del grupo comunista de París. Fue un congreso de capital importancia porque, al eliminar la terminología humanitarista, sus participantes dieron origen al socialismo científico; por otra parte la liga se llamó Liga de los comunistas, cuyo objetivo era “la transformación de la burguesía, el establecimiento del dominio del proletariado, la abolición del orden social burgués basado en los antagonismos de clase, y el establecimiento de un nuevo orden social en el que ya no habrá clases ni propiedad privada”.

Durante un segundo congreso, se les confió a Marx y a Engels la redacción del manifiesto de la Liga. Algunos días antes de la apertura del congreso, Engels terminó el Catecismo comunista (Grundsätxe des Kommunismus) que, publicado en 1913 solamente por Eduard Bernstein, sirvió de esquema para el célebre Manifiesto del partido comunista, cuya “idea fundamental y directriz” así como su forma literaria procedían de Marx, según el testimonio del mismo Engels. El Manifiesto sólo se terminó algunas semanas antes de la revolución de 1848.

Secretario del Comité central de la Federación de los Comunistas de Bruselas, Engels, en la primavera de 1848, volvió a Alemania, donde fundó la Neue Rheinische Zeitung de Colonia; su participación en la revolución de Barmen, y luego en el Palatinado con un cuerpo de voluntarios, le obligó a huir de la policía y a refugiarse en Suiza. Engels explicó el fracaso de los republicanos alemanes en Revolución y contrarrevolución en Alemania (1851-1852). De Suiza se marchó a Italia y luego a Gran Bretaña.

Mientras que Marx se estableció definitivamente en Londres (agosto de 1849), Engels se asoció a la dirección de la sucursal de Manchester de la casa Ermen y Engels. Su actividad industrial y comercial le permitió, por una parte, profundizar en sus observaciones e investigaciones sobre el mundo del trabajo, y por otra parte subvenir las necesidades de varios socialistas alemanes exiliados, especialmente de la familia Marx. Al mismo tiempo, colaboró en numerosos periódicos y revistas, aportando artículos filosóficos y también informes acerca del arte militar, en el que se interesó como revolucionario. Tras haber dejado la sucursal de Manchester (1869), Engels se estableció en Londres en 1870 y en adelante se dedicó exclusivamente a escribir. Su colaboración con Marx fue tan estrecha que es muy difícil determinar la parte que le corresponde -que fue importante- en su obra conjunta. Ciertamente, la experiencia de Engels suministró un rico material a El Capital de Marx, cuyos libros II y III publicó(1885-1894) tras la muerte de su amigo en 1883: sus prólogos demuestran que Engels fue, especialmente, un genial teórico de la historia de las ciencias.

Al último periodo de la vida de Engels corresponden también numerosos estudios y obras, entre los que hay que destacar varios libros. El Anti-Dühring (1878), que se titula de hecho la Transformación de la Ciencias por el señor Dühring, constituido por una serie de artículos aparecidos en el órgano social demócrata Vorwärts para rechazar, a la luz de la dialéctica marxista, las debilidades de la dialéctica hegeliana e idealista tal como era expresada por el economista alemán Eugen Dühring. Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana (Sttugart, 1888) sitúa históricamente el materialismo dialéctico; la Dialéctica de la naturaleza (1873-1883, publicada en 1925 en la URSS), aplica este materialismo a la explicación de las diversas leyes de la naturaleza; el Origen de la familia, de la propiedad privada y del estado (Zurich 1884), donde hizo la misma aplicación a la familia, a la propiedad y al estado. También se atribuye a Engels la actualización y edición de numerosos manuscritos de Marx. La publicación, en curso, de su correspondencia con Marx, constituye una obra de gran importancia.

Tras haber participado en la fundación, en Londres, de la I Internacional. Engels fue el centro de la naciente II Internacional y, especialmente después de 1883 fue el verdadero padre espiritual del socialismo europeo; su voluminosa correspondencia demuestra la importancia y variedad de sus consejos e intervenciones.