Fredo o del amor; Platón

Filosofía griega. Pensamiento platónico. Diálogos. Retórica. Sócrates. Lisias. Enamoramiento y amistad

  • Enviado por: Darckkitti
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 3 páginas
publicidad

FREDO O DEL AMOR, es el dialogo realizado entre Sócrates y su buen amigo Fredo, el cual fue trascrito para la posteridad por Platón el discípulo más allegado a Sócrates.

Este dialogo esta compuesto por tres discursos uno de ellos de la autoría de Lisias, hombre de estado y amigo de Fredo, los otros dos pertenecientes a Sócrates. Estos discursos son la parte central del libro, para mi muy particular parecer, ya que las platicas que en ciertos momentos se tornaron en discusiones que sostuvieron Fredo y Sócrates fueron vanas, densas y monótonas haciendo perder el gusto al lector sobre dicho escrito.

FREDO O DEL AMOR este capitulo gira en torno a los tres discursos en los que yace una discusión filosófica de el amor apasionado de un amante y en el amor frío de una amistad, en las desgracias nacidas de dicha pasión y en los beneficios de la amistad; esto observándose solo en dos de los discursos pues en el último se encuentra una Palidonia dedicada a Eros ejecutada por Sócrates. La antes mencionada creo que demuestra una falta de objetividad de parte de su autor, pues en un discurso muestra una realidad en la que el cree, he inmediatamente prefiere contradecir su verdad por el temor de un castigo de parte de un dios; aunque tal circunstancia pudo ser una manera hipócrita de disfrazar un pretexto para demostrar a Fredo que era mejor en el arte al que se dedicaba Lisias, sea una o sea otra nunca lo sabré ya que de eso solo esta seguro el mismo Sócrates.

El primer discurso de este libro como lo había mencionado antes fue escrito por Lisias y llego a los oídos de Sócrates por Fredo gran orador y amigo de este tiene, a su comienzo contiene una gran frase...

“Conoces todos mis sentimiento y sabes que miro la realización de mis deseos como provechosa a ambos. No sería justo rechazar mis votos, porque no soy tu amante...”

Se encierra el gran sentimiento de la amistad en el cual se entrega todo por cariño, conveniencia mutua y sin hacer ningún tipo de daño el uno al otro, situación que nunca se dará según Lisias en una relación amorosa entre amantes. Él afirma que estar enamorados es estar fuera de si mismo, se encuentran en un estado de delirio los cuales no pueden dominarse, menciona “... es al amante a quien debes sobre todo temer...” “¿Quieres hacerte más virtuoso cada día? Fíate de mí antes que de un amante...” ya que desde su punto de vista un amante era una persona engañosa, sin escrúpulos, posesiva, ambiciosa, celosa y el amor es mucho menos digno de envidia que de compasión.

Este es en el punto muy personal de Lisias una relación amorosa.

Tenemos ahora la disertación de Sócrates sobre el mismo tema, el amor... dicho discurso del mencionado filósofo nació de una riña entre él y Fredo, pues Sócrates realizo una crítica muy fuerte y hasta cierto punto mezquina sobre la obra de Lisias, enojado Fredo le pidió a Sócrates que le demostrara que podía crear un trabajo mejor que el de su gran amigo Lisias.

La creación de Sócrates tiene a su comienzo la afirmación...

“Que el amor es un deseo, es una verdad evidente; así como es evidente que el deseo de las cosas bellas no es siempre el amor...”

Para mi gusto un comienzo muy flojo, de ahí le sigue la forma desde su opinión para distinguir una persona que ama a una que no, (la cual no nos ayuda mucho a la humanidad del presente, ¿Porqué? ellos ven al amante como el peor enemigo y nosotros pasamos toda una vida buscando al enemigo) el al primero lo distingue el deseo instintivo del placer la cual esta repleta de intemperancia, es decir, esa falta de control en las pasiones; el segundo el gusto reflexivo del bien, en el cual se esta lleno de sabiduría.

El hombre enamorado buscara a uno que le sea superior o igual pero trabajará en él para rebajarlo, humillarlo y hacerlo menos; pondrá todo su esfuerzo en la misión de obligarlo a que no tengo ojos mas que los del mismo amante. También toca un punto muy importante; creo que el más sobresaliente de todo el discurso, la relación de los amantes según la edad, Sócrates establece que cuando las edades son las mismas existe un gran enlace entre ambas personas, pero esa misma edad es la que provoca conflictos de igual manera. Pero cuando es un anciano el que se enamora de un joven , él anciano exprimirá al joven, no lo dejara día y noche.

Sócrates cierra de una manera muy interesante, en la cual engloba su largo discurso en un párrafo o en una sola frase:

He aquí, joven querido, las verdades que debes meditar sin cesar, no olvidando jamás que la ternura de un amante no es una afección benévola, sino un apetito grosero que quiere saciarse.

“Como el lobo ama al cordero, el amante ama al amado.”

Desde mi percepción el mejor discurso sería el de Lisias, por el hecho de que es menos largo y monótono, no necesita hacer grandes y detalladas explicaciones, como lo hizo Sócrates que fue tan completo y cargado su desarrollo del tema que se volvió cansado el leerlo.

Ahora que refiriéndonos al desarrollo del tema lo encuentro demasiado exagerado y hasta cierto punto fantasioso, no se cuales fueron las bases de ambos para realizar tales obras, cualquiera hubiese pensado que eran dos seres misóginos, pero al tratarse de relaciones homosexuales no encuentro la palabra para describir y poder encontrar un porque a esta clase de filosofía. No soy una idealista que cree que todas las relaciones se mueven alrededor de una metáfora disneyfantástica, creo en el hecho de que ninguna relación será absoluta desgracia o absoluta felicidad.

La Palidonia es el tercer discurso de Sócrates, la cual es una manera de purgar la falta cometida hacia el dios Eros (dios de los amantes), puesto que Sócrates hallo los discursos realizados como burlones y de poco respeto, además que estos eran sin verdad ni razón.

Por lo que su Palidonia dice: que en este caso el deliro viene de los dioses y que es más noble que la sabiduría de los antiguos, nos dice que nos dejemos llevar por él y que no creemos del discurso de que es mejor un amigo frío que un amante agitado. Principia con el alma la cual es inmortal, es decir, no tiene ni principio ni fin; la unión entre alma y cuerpo es el ser vivo; el hombre que se apasiona por la belleza, toma como nombre el de amante en el momento que recibe por los ojos la emanación de la belleza, siente el calor que nutre las alas de su alma y al sentir este calor el amante no desea separarse de la persona que ama, pues nada es más precioso que el objeto bello, olvida todo, conciente ser esclavo y adormecerse con tal de estar cerca del objeto de sus deseos; y si adora al objeto de esta belleza es porque solo el cura sus tormentos. A esto los hombres llaman amor.

Los hombres escogen a su amor según su carácter, necesidades. Los servidores de Zeus buscan un alma de Zeus es aquel que adoran, examinan si gustan de la sabiduría y del mando, y cuando le han encontrado tal como lo desean y le han consagrado su amor, hacen todo lo posible para que su amor pueda llenar tales expectativas e inclinaciones y así lo harán los seguidores de Apolo, Hera, etc. Lejos se encuentra la idea que sean sentimientos de malevolencia, envidia contra él, solo desean que tenga parecido consigo mismo y su dios. La persona que se abandona y que se deja subyugar por un amante, se abandona a una pasión noble que es para él un origen de felicidad, la forma en la que se rebaja es sólo por esta felicidad.

Si se compara el segundo discurso con la Palidonia es simplemente lo contrario, el punto más notorio es el hecho que aquí la forma en la que se rebaja el amado es por felicidad, y no porque no tenga otra opción; y es rebajado por adoración y no por sentimientos malévolos. Se puede hacer notar que esta Palidonia es simplemente basada en la Mitología y en la Teología, Sócrates solo coloca las palabras correctas a una historia ya trazada.

Creo que el uso que pudiera tener este capitulo de los “Diálogos” es para afirmar de una manera histórica y de tiempo la existencia de la homosexualidad, antes vista con la mas clara normalidad y belleza. Ahora que lo provechoso de esta abra podría ser la última platica entre Sócrates y Fredo sobre la retórica, comentada y enseñada a un nivel bastante alto y retorcido para ser entendido por cualquier joven de nuestra edad. Deja una gran enseñanza para todo aquel licenciado en derecho:

“Retórica: El arte de sostener las proporciones contradictorias, no es solo del dominio de los tribunales y de las asambleas populares, sino que al parecer, si hay un arte que tiene por objeto el perfeccionamiento de la palabra, abraza toda clase de discurso y hace capaz al hombre para confundir siempre todo lo que puede ser confundido; y de distinguir todo lo que el adversario intenta confundir y obscurecer.”

Cántico para la expiación de un crimen realizado en contra de un Dios.

Dios griego de los amantes.

TEORIA DEL ESTADO

Fredo o del Amor