Franquismo

Historia de España contemporánea. Autarquía. Aislamiento económico. Crisis política. Ocaso de Franco

  • Enviado por: Jose David
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

FRANQUISMO

1ª.- LA ÉPOCA DE LA AUTARQUÍA Y EL AISLAMIENTO ECONÓMICO

En 1942, cuando el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial hacía pronosticar un triunfo aliado, se crean las Cortes españolas. En 1945, finalizada la contienda mundial con el triunfo de las demo­cracias, el régimen franquista promulgó el Fuero de los españoles, especie de declaración de derechos, en el que se definía como un «Estado católico, social y de derecho» y se establecía un conjunto de libertades individuales y colectivas.

En política exterior, se adoptó una posición de neutralidad ante el conflicto mundial. Se impuso una política de acercamiento a las potencias del Eje pensando que la derrota de Francia podría proporcionar a España amplios dominios en África del Norte, pero no se llegó a ningún acuerdo porque las pretensiones económicas y territoriales de Franco eran tan desmesuradas, que resultaban imposibles de satisfacer.

La simpatía de Franco por el Eje se manifestó con el envío de la División Azul para luchar en Rusia contra el comunismo. Pero a partir de 1942, con el cambio de signo de la guerra, se ordenó la retirada de la División Azul. Por otro lado, las relaciones con Portugal quedaron afianzadas con la constitución del “Bloque Ibérico”.

Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, se inició una política de aislamiento del gobierno español. Francia cie­rra sus fronteras con España y las potencias vencedoras exigen cambios políti­cos sustanciales. Todo empeoró cuando Stalin consiguió que España fuera considerada como una amenaza para la paz. Inmediatamente fue expulsada de todos los orga­nismos internacionales y los embajadores se marcharon de Madrid.

Pero a partir de 1947, el panorama internacional empezó a despejarse propiciado por el inicio de la «guerra fría». La posi­ción estratégica de la Península Ibé­rica y de las Canarias, y el anticomunis­mo activo del régimen franquista, propiciaron el apoyo de EE.UU. Así, de la mano de EE.UU. y el Vaticano, España ingresa en 1955 en las Naciones Unidas

Pero ya hemos visto cómo el régimen trató de ser aceptado por la Europa liberaldemocrática y fue despojándose de todo el aparato fascista. En 1947 se produce la promulgación de la Ley de Sucesión, declarando a España como una monarquía; pero no se daba entrada a don Juan de Borbón, como rey, al reservarse Franco la jefatura del Estado.

Hasta 1957 existió un equilibrio entre el catolicismo político y los falangistas, pero a partir de aquella fecha el empate se rompería con la llegada al gobierno de los tecnócratas.

2ª.- LA ECONOMÍA DE LA AUTARQUÍA

El aislamiento internacional y las destrucciones de la guerra civil han sido los dos principales argumentos con los que se ha justificado el enor­me estancamiento económico sufrido por España en la primera fase del franquismo, la verdadera causa del caos económico fue la desacertada políti­ca intervencionista y de autarquía plena adoptada desde el principio por el Estado franquista.

- En la agricultura se requisaba el trigo a precios de tasa y se controlaba toda su producción, comercialización y consumo, pero los labradores redujeron la producción y ocultaron una gran parte de la misma, que comercializaron en el mercado negro. Había surgido el estraperlo. Todo ello, provocó una gran escasez de cereales, obligando a racionar el pan y a importar trigo de Argentina. El hambre y la indigencia se extendieron por toda España

- Las enormes ganancias del estraperlo permitieron efectuar un tras­vase de capital desde el sector primario a la industria.; particiando el Estado directamente en el proceso de industrialización.

- Sólo a partir de 1950, se emprendieron las primeras medidas liberalizadoras y se inició un período de expansión

3.- LOS INICIOS DE LA CRISIS POLÍTICA Y EL OCASO DEL FRANQUISMO

Todo comenzó con un gran aumento de la conflictividad social y política, debido principalmente a que en España los profundos cambios socio-económicos llevados a cabo en la sociedad española, no fueron efectuados también en la política del régimen. La política del régimen de Franco era incapaz de resolver los problemas que planteaba el incipiente progreso de la sociedad. Surgió entonces un sindicalismo ajeno al oficial (CC.OO.) y comenzó a despertar un nacionalismo radical (ETA).

Otro golpe que recibió la política de Franco fue el resultante del “Contubernio de Munich”, por el cual instaban al gobierno español a tomar medidas para democratizar urgentemente el país.

A todo esto Franco reaccionó retirando el artículo 14 de los Fueros Españoles, a la vez que sólo tomo medidas represivas, utilizando la fuerza para acallar las alteraciones públicas.

Debido a todos estos incidentes y la presión de las democracias europeas, el régimen empieza a resquebrajarse, comenzando por unas tímidas medidas, que consistían en que la persona del jefe de Gobierno fuera distinta del jefe del Estado. En 1966, se aprobó la Ley Orgánica del Estado, una especie de constitución que aseguraba el carácter legislativo de las Cortes. En el mismo año se sacaba la polémica Ley de Prensa, con la cual se atenuaban los rigores de la censura. Pero el golpe final sucedió en 1969 donde Franco decide nombrar a Juan Carlos de Borbón como sucesor a título de rey. En este mismo año estalla una crisis de gobierno provocado por el “asunto Matesa”, que desembocó en la constitución de un nuevo gobierno, al frente del cual se encontraban Luis Carrero Blanco y Laureano López Rodó.

El régimen del General Franco encontró en el exterior una importante oposición, llevada a cabo por los españoles exiliados por sus discrepancias con las ideas del régimen. Pero esta oposición no fue homogénea. Unos se agruparon ante el sector que pretendía la república, otro sector se agrupó entorno a la figura de Juan de Borbón, partidario de una monarquía conciliadora, liberal y social. Pero el sector más activo fue el Partido Comunista de España, el cual propugnaba una lucha armada contra el franquismo.

El asesinato de Carrero Blanco en 1973 por la banda terrorista ETA fue un duro batacazo para una España que se apoyaba en un anciano de 80 años. A Carrero Blanco le sucedió en el cargo Carlos Arias Navarro.

El 20 de noviembre de 1975 moría Franco, y con el también moría su régimen autoritario de más de 35 años. Dos días más tarde Juan Carlos I era coronado rey de España.

Vídeos relacionados