Frankenstein; Mary Shelley

Literatura universal del siglo XIX. Narrativa contemporánea. Novela romántica inglesa. Argumento. Soberbia humana. Monstruo. Terror. Miedo

  • Enviado por: Yia
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 10 páginas
publicidad
cursos destacados
Actores Políticos entre el Final del Franquismo y la Transición
UNED
La Transición democrática que se vivió tras la muerte de Franco es un periodo que marcó un antes y un después en...
Solicita InformaciÓn


publicidad

Una forma para leer Frankenstein está como articulación del miedo de una mujer, del embarazo, del parto, y de su capacidad de criar y de educar a un niño correctamente.

Esto es especialmente debido al hecho de que Mary era muy joven cuando había experimentado ya dos embarazos así como la muerte de uno de sus hijos.

Lo que Mary pudo haber preguntado a través de su novela es:

¿” Si un niño cuenta con experiencias formativas que están llenas de dolor más bien que de placer, desarrollará siempre un intelecto racional, un sentido moral sano, y una personalidad normal " ?  

EL MONSTRUO DE MARY Y EL TEOLÓGICO DOCTOR FRANKENSTEIN

Cuando Mary Shelly hubo vencido a sus románticos compañeros y su cuento estuvo listo, la autora quiere hacer algunas precisiones.

<<A medida que la obra iba tomando forma -dice-, otros motivos fueron añadiéndose a los iniciales>>

Otros motivos fueron añadiéndose a los iniciales... En efecto, dejando al margen las consideraciones sobre la calidad literaria de <<Frankenstein>>, la novela tiene un conjunto de detalles y sugerencias suficientes para demostrar que la ambición de Shelly no fue, tan solo, escribir un cuento terrorífico.

El monstruo ha nacido y su creador, horrorizado por el aspecto de aquel ser que ha salido de sus manos, huye del laboratorio donde el cadavérico ensamblaje comienza a cobrar vida, es ya algo que piensa y siente. Su deseo de contribuir al progreso humano y su infinita fe en la ciencia, se han disipado en un instante, ahora el doctor Frankenstein, arrepentido y aterrorizado, maldice el momento en que se le ocurrió suplantar a Dios para que de sus manos saliera una criatura humana. El cuadro esta completo y los miopes pueden lanzar al aire sus gritos escandalizados: El <<Frankenstein>> de Mary Shelly es una novela reaccionaria en la que la ciencia cae, al final, en un desenlace moralizante, vencida por el castigo divino al orgullo y a la soberbia humana.

Haciendo un análisis comparativo de Shelly con el monstruo, podemos darnos cuenta que no son tan diferentes, ya que: Al nacer Mary, 11 días después su madre muere, victima de fiebre puerperal, y así pues, quedo a cargo del inexperto Godwin al que, al parecer la idea de su crianza lo agobiaba tanto que enseguida comenzó a buscarle una madre sustituta.

Mary mitigo la angustia de su soledad consagrándose a idolatrar la figura de su madre muerta. Desde niña su prodigiosa imaginación fue estimulada por las ideas y las aspiraciones de Godwin y de los intelectuales que frecuentaban su casa. A menudo Mary escuchaba las conversaciones políticas, filosóficas, científicas o literarias que su padre mantenía con los invitados. Dice la leyenda que tenia ocho años cuando escondida detrás de un sofá escucho a Samuel Taylor Coleridge recitar La oda del viejo marinero, el poema que nunca olvido y que la influiría en el momento de escribir Frankenstein.

¿Por que decir que Mary y su monstruo son similares?, comencemos también comparando a William Godwin con el doctor Víctor Frankenstein:

  • Godwin, al darse cuenta de que tiene en sus manos a un ser al que debe amar, cuidar y educar, se llena de miedo, y aunque sabe que esa pequeña es un pedazo de su propio ser, comienza a buscar a alguien que, si bien no se responsabilizara de ella al máximo, al menos compartirá la carga de su crianza y buen desarrollo, al igual que Frankenstein hizo, al abandonar a su creación, ya que no quería hacerse cargo de él.

  • Mary, al igual que el monstruo, creció y podemos decir que aprendió “sola”. La criatura es el hombre natural de Rousseau (autor en el que se baso para la creación del monstruo), una criatura sin ninguna diferencia de los animales que responden solamente a las necesidades físicas. Es solamente con el contacto directo posterior con la familia DeLaceys (sociedad) que la criatura desarrolla sus sentidos y deja de ser un paria de la sociedad.

Mientras que refería a un par de ideas de Rousseau, el detalle del hombre natural, Maria Shelley utilizó las teorías de Hartley y de Locke para el desarrollo y la educación de la criatura.

  • El desarrollo moral de la criatura sigue las teorías de David Hartley en observaciones del hombre, de su bastidor, de su deber, y de sus expectativas (1749) y del ensayo de Locke referente a la comprensión del ser humano (1690). David Hartley discutió que la experiencia sensible temprana determine comportamiento del adulto y John Locke discutió que el hombre sea ni naturalmente bueno ni naturalmente malvado pero sea algo una " pizarra en blanco " en qué sensaciones crean las impresiones que se convierten en más adelante experiencia consciente. La criatura primera experimenta las sensaciones físicas de la luz, de la oscuridad, del calor, del frío, del hambre y del dolor. Éste era su período de la infancia donde él sentía las sensaciones pero no tenía ninguna expresión consciente de ellas.

Con tiempo y experimentación la criatura aprende eventualmente a distinguir las variadas sensaciones y cómo remediarlas. Él aprende a recolectar el alimento, arroparse, y adquirir el abrigo. Es decir sus experiencias sensibles lo hacen aprender para ellos y prever sus necesidades básicas. La criatura obtiene una educación moral e intelectual con su observación de la familia de DeLacey, que vivió en la cabaña que colindaba con su cobertizo. Los DeLacey's proveen a la criatura con el ejemplo de amar, de una clase, y de una familia virtuosa. Estimulan sus emociones y le inspiran a que haga los buenos hechos para otros (él recoge secretamente la leña para la familia). Con la observación de la familia de DeLacey, en la criatura se estimula su intelecto y aprende también el lenguaje hablado y escrito.

Mary Shelley rastrea el desarrollo lingüístico de la criatura, de su adquisición más temprana, a su capacidad de aprender conceptos abstractos y después la de leer y escribir.

La criatura aprende no solamente la moralidad y virtud de la familia de DeLacey sino también adquiere una biblioteca pequeña, que agranda su conocimiento del vicio y de la virtud humana. A partir de Vida de los hombres ilustres de Roma y Grecia, de Plutarco, él aprende sobre virtud humana, heroísmo, y justicia civil. En su estudio de las ruinas de Volney o una encuesta de las revoluciones de imperios, él se inclina sobre la corrupción y la declinación de estos. En su lectura de El paraíso perdido, de Milton, él aprende los orígenes del bien y del mal así como el papel de los sexos. Finalmente, en Las desventuras del joven Werther, de Goethe él aprende del rango de emociones, del amor a la depresión y la desesperación. La criatura también leyó y recibió lecciones morales de las Fábulas de Esopo y la Biblia.

El monstruo recibió una educación excelente, pero desafortunadamente para este se genero una gran distancia entre su estado anterior del "hombre natural”, y la actual de un ser pensante. La criatura dejó el estado de la naturaleza y aprendió el lenguaje y las leyes de la sociedad, así él ganó una timidez que le llevaría a su propio aislamiento de la humanidad.

Frankenstein fabrica una criatura, un ser que se puede considerar como un niño al que se priva de una familia cariñosa y de las atenciones que requiere, así crea un monstruo. La criatura insiste en varias ocasiones diciendo que él es bueno, nacido para amar, pero obligado por otros para hacer el mal.

Mary Shelley basa este argumento en Rousseau Emile y su segundo discurso Shelley leyó a Rousseau Emile en 1816. Rousseau indicó esto:

      - “ El dios hace todas las cosas buenas; el hombre juega con

        ellas y llegan a ser malvadas " -

Rousseau atribuyó específicamente fallas morales a la carencia del amor maternal.

- Sin contar con el amor de la madre y una educación cariñosa

“un hombre abandonado desde su nacimiento sería más que un monstruo".

Así, Mary Shelley sugiere que haber rechazado e ignorado a un niño puede crear a un asesino, especialmente un asesino de su propia familia.

Con esto podemos mas que identificar a Mary con la creación del monstruo, ya que al igual que el, toda su infancia transcurrió en soledad, sin el amor de una madre y sin protección alguna, en su obra refleja los sentimientos que la embargaban, el saber que existía el cariño, la convivencia armoniosa y el amor entre los seres humanos, pero era algo que ella nunca había conocido.

Frankenstein representa el caso clásico de abuso y maltrato hacia un niño descuidado que crece hasta ser un abusador.

Un ejemplo de ello es cuando el monstruo asesina a su primera víctima que es un niño pequeño al que él deseaba adoptar.

Shelley al escribir la novela, comenzó a identificarse más de cerca en el apuro del niño abandonado.

Aunque la criatura recibió una educación moral e intelectual, la carencia de un padre cariñoso, así como del compañerismo y la aceptación de la sociedad lo condujo a rechazar la moralidad y a su vez a destruirla. La criatura tan bien comprendió a través de las lecturas realizadas que hubiese sido mejor no tener conocimientos ni educación, si no iba a tener una compañera ni aceptación, probablemente habría sido mejor para el vivir en un estado animal sin un sentido de desarrollado intelectual.

Víctor sentía solamente culpabilidad de crear a la criatura. Si el creador hubiese sido un padre cariñoso, la criatura habría podido superar el resto de los obstáculos y seguir siendo probablemente moral.

Shelley afirma ciertamente que el papel de los padres es extremadamente importante para el crecimiento sano y feliz y la maduración subsecuente de un niño. La vida joven del adulto de Mary Shelley fue sitiada por embarazos, partos, abortos y muerte. Ella engendro a cuatro niños de quienes solamente sobrevivió uno hasta la edad adulta. Shelly experimentó además un aborto que casi le mató. Así cuando ella concibió la línea histórica de la novela, en la edad blanda de diecinueve, su primer hijo Claire, había muerto y su segundo niño, Guillermo, tenia solamente 6 meses de edad. No hay duda que Mary esperaba tener más niños. Por lo tanto, las aplicaciones el embarazo y el desarrollo del niño eran las ediciones giratorias en su propia vida solitaria (Percy no era de mucho apoyo). Así en Frankenstein, Shelley examina su propia agitación y filosofía sobre parto y la maduración del niño.

Los asuntos de maternidad y del parto habían sido evitados previamente por los autores masculinos, así pues fue mirado como tema del tabú. Mary explora las preguntas del padre a través de vencedor. Sus acciones y por lo tanto las acciones de su creación contestan a las interrogaciones parentales: ¿Qué si yo no amara a mi niño? ¿Qué si mi bebe está deforme? ¿Podría desear la muerte de mi propio hijo? Emergen los miedos naturales ella y de cualquier padre, referentes a las desventajas físicas posibles, un niño deforme, enfermo etc. Estas preguntas y miedos que el fieltro de Mary, está expresado con el incidente completo del vencedor como padre y es decir, como madre.

Sobre el "nacimiento" de su creación, Frankenstein no se regocija ni pone fuera del alcance " hijo ", sino que por el contrario acomete increíblemente fuerte contra el por el aspecto físico repugnante y anormal de su creación.

El corazón de la novela es la discusión de la criatura y de su propio desarrollo.

HABLANDO DEL FINAL

Como ya habíamos mencionado anteriormente la obra tiene un final moralizante en la que el hombre termina siendo castigado por jugar a ser Dios, la relación de una criatura con su creador ofrece demasiadas sugerencias como para que estas puedan pasar inadvertidas; Dios esta allí y, con El, la mística del mal. La misma autora nos lo insinúa en el prologo de su obra, <<no debe -escribe- extraerse de estas paginas ninguna conclusión que pueda perjudicar cualquier doctrina filosófica>>. No seamos ingenuos, también Baudelaire tuvo que defender sus Flores del Mal Y Paniza su Concilio de Amor; ambas obras están ahí, existen y no deben preocuparnos demasiado los ardides de que se valieran sus autores para frustrar la labor de jueces y censores.

Es la muerte de Dios lo que se busca, la muerte de un Dios inflexible en sus designios, que puede dominar al hombre por que éste cree que sólo de El depende su felicidad.

La muerte de Dios, el principio de toda libertad, pero también el mal perfecto, redondo, acabado. El mal insuperable, la muerte de Dios, el sueño mas digno de un héroe romántico. E sueño de Mary Shelly.

¿Y luego? Luego ya no importa; Dios ha muerto, el hombre ha terminado su misión. Pero su requiescat in pace es un canto encendido de victoria; sin Dios, el hombre, que no fue dueño de su nacimiento, será, por fin, el único propietario de su muerte y, en consecuencia, el único dueño de su vida.

Prometeo ha vuelto a robar el fuego divino, pero esta vez el hurto tiene carácter definitivo

El monstruo es dueño de su muerte y elige la hora; solo esta convicción liberara su vida. Y cuando lo ha hecho, cuando el ajusticiamiento de Dios le sume en la libertad definitiva, entona su canto satánico a la vida:

<<Pronto se extinguirá el fuego que me atormenta. Ascenderé, triunfante, a mi pira y exultare de jubilo en la tortura de las llamas. Lentamente su brillo se ira apagando y el viento esparcerá mis cenizas por el mar.>>

Blake tenia razón: el cielo y el infierno se han unido en matrimonio. Y el monstruo, muerto Frankenstein, se pierde entre los témpanos helados.

Ha cumplido.

OPINIÓN

No podía terminar el análisis sin mencionar algunos aspectos en particular que llamaron mi atención:

Me pareció muy buena la narrativa de la novela, así como la perfecta descripción de los paisajes, creo que todo esta en el lugar correcto, lo que hace de Frankenstein una novela muy fácil de leer.

UN PUNTO ACLARATORIO

Aunque los tiempos han cambiado, la historia parece seguir castigando a Mary Shelly. Cuando se habla de ella siempre se menciona la constelación de celebridades que la rodearon y nunca se deja de citar todas las deudas intelectuales contraídas en sus libros. No parece tener meritos propios. Sus hallazgos literarios siempre tienen un padre, a pesar de que su novela Frankenstein es la madre de un nuevo genero literario, la ciencia-ficción, y que Mary Shelly es la primera escritora de este.

CONCLUSIÓN

Después de leer Frankenstein y la vida de su autora, me quedo con un magnifico sabor de boca, realmente la vida y obra de Mary Shelly me impresiono muchísimo ya que Frankenstein, con su gran equilibrio entre lo exterior del relato de aventuras y la profundidad de la psicología de los personajes, muestra la madurez intelectual que su autora tenia a los diecinueve años. Sin embargo, parte de su valor reside en la abundancia de saber que revela. Mary Shelly tenia una cabal comprensión de la ciencia y de la empresa científica de su época; conocía el evolucionismo de Erasmus Darwin, el galvanismo, la electricidad, los descubrimientos de la fisiología. Hace mas de dos siglos Frankenstein ponía en evidencia lo que genera la imaginación de una mujer cuando se la estimula con el saber y se la deja volar en libertad. Tal ves por eso se castigaba tanto a Mary Shelly.

BIBLIOGRAFÍA

  • SHELLY, Mary, Frankenstein,

ed. Punto de Lectura, ediciones B S.A., 1995, primera reimpresión: agosto de 2001, México.