Franciscanos y su papel en la Colonización americana

Historia de América. Colonias españolas. Congregaciones religiosas. Evangelización. Misiones

  • Enviado por: Marry
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 7 páginas
publicidad
cursos destacados
Inmigración y Emigración, Hoy
UNED
El curso pretende ser una reflexión de esta situación que está configurando una nueva sociedad multicultural y que...
Solicita InformaciÓn

Oposiciones de Geografía e Historia
Master-D
¿Quieres convertirte en profesor de geografía e historia? Master-D te ayuda a aprobar la oposición para que puedas...
Solicita InformaciÓn

publicidad

El Papel de los Franciscanos durante la Colonización y su Influencia

Después de la conquista de México, Cortés no paró se solicitar frailes para la evangelización de los indios, 2 años después de la conquista, el 13 de agosto de 1523 llegaron tres religiosos franciscanos: Fray Juan de Tecto, Fray Juan de Aora y Fray Pedro de Gante. Los dos primeros estuvieron poco tiempo en la Nueva España, intentaron aprender la lengua indígena y se dedicaron a recoger niños hijos de nobles antes de partir con Cortés y morir de hambre.

El tercero, Fray Pedro de Gante fue el que realmente inició la evangelización en la Nueva España. Llego primero a Texcoco, ya que Tenochtitlan permanecía aún en ruinas. ahí enseñó a leer y a escribir, entre otras cosas sin descuidar la predicación de su doctrina. Parece que fue el primer fraile en darse cuenta que enseñar a niños debía ser con mas dedicación, paciencia y cuidados. Más tarde les enseñó a pintar imágenes y a tallar retablos para los templos. A otros les enseñó oficios como el de cantero, carpintero, sastre, zapatero o herrero y otros trabajos mecánicos a los que se aficionaron los indios. Sabia hablar muy bien el náhuatl tanto como los indígenas.

fundó una escuela en el convento de San Francisco que llegó a tener más de mil alumnos que posteriormente difundieron por diversidad de pueblos lo que habían aprendido. También enseñó a los indios a hablar latín. Principalmente se le recuerda porque mostró siempre un gran amor por los indígenas y un claro celo por su evangelización.

A instancias de Cortés llegaron otros doce frailes a la Ciudad de México el 18 de Junio de 1524. Con ellos se inicia la evangelización y con métodos y normas establecidas que no fueron para nada fácil. Éstos primeros frailes tenían que viajar a pie por tierras sin caminos en zonas geográficas muy accidentadas con climas muy variados, y a veces de indígenas no muy amistosos, por lo que debieron haber tenido un gran amor a su tarea, entusiasmo de ganar almas para Dios y un poco de gusto por la aventura para no irse de México. Enfrentaban la diversidad de lenguas indígenas que había en el territorio por lo que muchos se volvieron políglotas, estos eran problemas pero que gracias a su entusiasmo de ganar almas y a su gran amor no se vencían.

Después se reunieron con los otros franciscanos para dividir las zonas a evangelizar en territorios de 20 leguas que estaban muy poco poblados. Poco tiempo después se juntaron también con los clérigos en la llamada Junta Apostólica y luego cada uno partió a cumplir su apostolado.

La etapa en la que se introdujo la evangelización fue de 1525 a 1531 y probablemente la más difícil, porque era necesario ganar la confianza del pueblo y darle a conocer la bondad que la religión cristiana ofrecía, así como los cimientos de la Iglesia americana. Uno de los elementos que les permitió ganar rápido a los indios fue la honradez, la sinceridad y el ejemplo que el fraile daba de todo aquello que predicaba, así como el amor que rápidamente les daba a los indios.

Ellos veían que los frailes mortificaban sus cuerpos, andaban descalzos y vestidos con hábitos de grueso sayal, y dormían sobre un petate, teniendo por cabecera un tronco o montón de hierbas secas, no siempre tendidos con la finalidad de que su cuerpo padeciera y no se entregara al cansancio.

El alimento de los frailes era el mismo que el de los indios: tortillas de maíz, capulines y tunas. Su honestidad fue inquebrantable: tanto en lo material como en lo espiritual; era enorme la sinceridad con que llevaban su religión, dando a cada paso muestras de su devoción; rezando cuando iban de camino, humillándose e frente a las numerosas cruces con las que se pobló la Nueva España y cumpliendo con todos los deberes su oficio les imponía. Toda ésta actitud, que contrastaba con la de los conquistadores en busca de fortuna, hizo que los indios experimentaran hacia aquellos apóstoles un amor y admiración muy grandes.

Franciscanos y cultura indigena

Al iniciar los frailes su tarea de evangelización y de reprimirse, a la fuerza la antigua religión indígena, comenzaron éstos a esconder a sus dioses y salvarlos de la sistemática destrucción a que eran sometidos. En un principio esto no era difícil, ya que los frailes eran pocos y los soldados y pobladores no se preocupaban de eso, y los indios escondían sus deidades en los montes y lugares apartados de caminos y poblaciones, así como volver a sus antiguas ceremonias y sacrificios, incluso humanos, como antes de la conquista. Al enterarse de lo que los indios hacían, los frailes se indignaron y empezaron la destrucción de ídolos, así como de templos, códices, vestimenta y ornamentos de la cultura indígena.

El hecho de que los frailes destruyeran casi todo lo relacionado con el culto indígena no quiere decir tampoco que no tuvieran interés alguno por aquella cultura. Existen datos para poder asegurar que se informaron y conocieron con cierta profundidad todo lo relativo a la cultura, porque de todo ello podían obtener los datos y los conocimientos necesarios para la campaña evangelizadora. Pero no sólo se preocuparon por conocer todo el aparato religioso para combatirlo, sino también para conservar memoras de ello. Casi todos los cronistas dan inicio a sus obras con un breve resumen de la cultura indígena, pero de entre ellas destaca la de fray Bernardino de Sahagún, que destaca por su paciencia, rigor científico y fuentes de información.

Para poder escribir éstas obras, los frailes tuvieron que aprender las lenguas del lugar y la información necesaria para las recopilaciones no la podían obtener de los jóvenes y niños, por lo cual era necesario acudir a los ancianos. Ellos eran los que pasaban oralmente las costumbres, leyendas, tradiciones, y modo de vida en general antes de la conquista y mucho de lo que sabemos ahora de las culturas indígenas lo sabemos por sus crónicas y escritos.

Los frailes también aprovecharon las coincidencias religiosas entre la cultura indígena y la española para mejorar la doctrina que estaban dando. Eran coincidencias que en las dos culturas se creyera en la vida entera después de la muerte, un rito de iniciación a la religión (bautismo con agua en el catolicismo e unción con pulque entre los indios) y la cruz, aunque por diferentes motivos. Muchas de las tradiciones que ahora tenemos eran tradiciones paganas de los indios, pero con un mensaje religioso, dado por los frailes franciscanos. Por ejemplo: la piñata (simboliza la pelea del hombre contra el pecado), la rosca de reyes (simboliza el recorrido que hicieron los tres reyes magos antes y después de encontrar su estrella y a Jesús) y el altar de muertos (sus elementos son principalmente religiosos).

Como era su vida religiosa?

El Catecismo se impartía los domingos y días de fiesta en los atrios de los conventos y a veces era auxiliado además de la palabra de los frailes por mantas pintadas y cantos religiosos. La atención principal recaía en los niños, los cuales se dividían en dos grupos, el de los nobles y futuros líderes indígenas, y los hijos de la gente común. Esta discriminación era causada por el supuesto de que los hijos de los nobles serían los líderes y por lo tanto, era necesario educarles mejor. El Catecismo comprendía dos partes: la primera comprendía los oraciones básicas y el conocimiento teórico y la segunda las obras de misericordia, las potencias del alma y las dotes del cuerpo glorificado.

Los sacramentos, principalmente el bautismo, fueron impartidos entre los indios desde la llegada de Cortés. Los franciscanos siempre buscaron impartirlos a quién realmente estuviera preparado, por lo que sólo los recién nacidos estaban absueltos de la preparación. Por esto disminuyó un poco el número de sacramentos que se pudieron haber impartido, pero no por eso la fé de los indios, que además se acrecentó en 1533 con las apariciones de la Virgen de Guadalupe a un indio sencillo.

El matrimonio fue uno de los sacramentos que los frailes querían impartir con más urgencia, puesto que existía el problema de la poligamia. El problema estaba enraizado en las clases principales y era difícil porque las mujeres no sólo eran compañeras y servidoras del marido, sino que se dedicaban además a trabajos productivos, por lo que representaban una fuente de ingreso a la que nadie quería renunciar. Los frailes por esto no quitaron la poligamia rápidamente, sino que poco a poco se fueron infiltrando para cambiarla hasta llegar al punto en que no se daba el bautismo a quien fuera polígamo. Generalmente después de esto los mismos frailes franciscanos eran los que arreglaban los matrimonios entre indios e indias ya convertidos y educados.

Si grande era la preocupación que los frailes tenían por la salud de las almas, no menos fue su preocupación por la salud de los cuerpos. Desde que se construyeron los conventos, se procuró establecer hospitales como parte de su evangelización para enseñar con esto a los indios el ejercicio de la caridad y obras de misericordia que se deben usar con el prójimo. El sostenimiento de los hospitales se basaba en la caridad pública.

Como era su Educación?

Las primeras escuelas que se fundaron en la Nueva España fueron obra de los franciscanos. La primera fue la fundada por Pedro de Gante en 1523 en Texcoco. Después se fundó otra a espaldas del convento de San Francisco y otra más en México a cargo de fray Martín de Valencia. En los colegios para varones se enseñaban las primeras letras y en las de Pedro de Gante las artes y oficios.

Antes de la llegada de seis religiosas, las niñas y jóvenes indígenas habían sido gobernadas también por los frailes. Establecieron varias escuelas en las que se preparaba a las jóvenes para el matrimonio y las alumnas eran internas. Sólo se les permitía salir si alguien las acompañaba. En el colegio pasaban por lo general cinco años; entraban a la edad de siete y salían a los doce para casarse con algún indígena educado por los frailes.

Cuando y donde fundaron las misiones?

A los conventos fundados alrededor de la Ciudad de México acudían los indígenas, pero no todos. A los misioneros les interesaban todos los indios, no sólo aquellos que podían o querían asistir a los conventos. Por ello, lejos de quedarse en la comodidad de la casa convental, se lanzaron a las visitas y a la fundación y creación de templos y misiones por todo el territorio. Pronto comenzó la fundación de nuevos conventos. En 1524 se fundó el convento de Cuernavaca y de aquí se empiezan a hacer visitas de los frailes a sus alrededores.

En ese mismo año Caltzonzin, rey de Michoacán le pidió a los frailes franciscanos que enviaran religiosos a aquella zona y en 1526 llegaron hasta el centro de la cultura tarasca. En esa misma región se fundaron mientras tanto un puñado de conventos más. Desde luego, éstas fundaciones no se convirtieron de inmediato en grandes monasterios, sino que debieron ser pequeñas y humildes. No tenían sacerdote establecido, sino que recibían la visita de un fraile cada cierto tiempo, llegado de la fundación principal.

poco después se fundaron otras misiones a orillas del Lago de Chapala. Fray Juan de Padilla fundó en 1533 un pequeño convento en lo que hoy es Ciudad Guzmán, Jalisco y que fue el primer paso para la evangelización de Nayarit, Durango y Zacatecas y poco después la Nueva Vizcaya y las Provincias del Norte.

Introducción

En éste trabajo yo voy a dar algunas de las notas importantes de los franciscanos y acerca del papel que desempeñaban dentro de la Colonización de México y de aquello que nos dejaron a través de la actual República Mexicana.

Algunos datos importantes que eh buscado acerca de cómo eran los franciscanos.

Conclusión

Yo pienso q los franciscanos era gente muy preparada que ayudo muchísimo en su época a la demás gente que los ayudaban tanto espiritualmente como humanamente a ser mejor cada día.

Creo también que los franciscanos nos han dado un buen ejemplo acerca de nuestro pueblo que es un país que se reconoce por ser religioso y es ejemplar

Para otros países.

Y pues en este trabajo ya por ultimo aprendí la importancia que tienen los franciscanos en nuestra vida y cultura por lo que nos dejaron.

Bibliografía

. Enciclopedia Encarta

. Enciclopedia Salvat

. Explorador de Internet - www.grolier.com

Vídeos relacionados