Francis Bacon

Arte Contemporáneo siglo XX. Pintura. Expresionismo. Estudio de la figura humana

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

La creación en 1944 de Tres estudios de figuras junto a una crucifixión supuso un nuevo comienzo en la carrera de Francis Bacon que meses antes había destruido toda su obra ante su escaso éxito.

Nació en Dublín el 28 de Octubre de 1909 en el seno de una familia inglesa inmigrante. A los dieciseis años su padre lo echó de casa por pornerse la ropa de su madre. Se trasladó a Londres , deambuló por Europa y se estableció como diseñador de muebles. A finales de los años veinte se inicia en la pintura de manera autodidacta tras la profunda impresión que le causa una exposición de Picasso.

Mandó sus obras a varias galerías, relacionadas sobre todo con la corriente surrealista, pero fue rechazado por no conectar con el movimiento.

Tres estudios de figuras junto a una crucifixión cambió el rumbo de su vida.

Es un tríptico en el que aparecen en cada uno de ellos la misma figura de un extraño ser alargado y de aspecto desagradable que se encuentra sobre algún soporte.

En primer lugar, renueva la fórmula del tríptico con la que pretende crear un espacio envolvente en torno al espectador que le capacite para poder violar la intimidad de la figura que tiene delante. Bacon renuncia a cualquier tipo de simbolismo en el uso del tríptico y en toda su obra. Si en otros siglos había tenido una función narrativa aquí la pierde. Algo así ocurre con el tema de la crucifixión. Bacon lo toma y lo vacía de significado, es una mera escusa, iconográficamente no tiene nada que ver con el tema de la crucifixión de Jesús. Ambas ausencias le dan al tríptico la apariencia de un ritual que hubiera perdido su significado. Algo así hizo James Joyce quien utilizó el orden de la Odisea para realizar su Ulises. Este vaciado de significado se da en toda la obra de Bacon.

Parece que la fórmula de los trípticos fue sugerida las pantallas panorámicas de algunos cine así como al película Napoleón de Abel Gances de 1925.

La pintura Bacon está basícamente dedicada a la figura humana, sólo existen contadas ocasiones en las que pintó paisajes.En su larga serie de retratos y autorretratos aplica también el tríptico que adoptan así la forma de las serie de fotografias de un fotomatón. Los últimos suponen todo un diario pictórico de la vida del pintor y en los primeros se dedica a retratar a sus amigos más cercanos como George Dyer, Isabel Rawsthorne o Lucian Freud.

En ambos, retratos y autorretratos, los rostros, al igual que hacía Picasso, presentan la posibilidad de lecturas espaciales distintas y sin embargo la distorsión del mismo nunca lo hace irreconocible. Se asemenjan a los efectos que consige la fotografía estroboscópica de los futuristas, de hecho, Bacon utilizó para muchos de sus cuadros la serie de luchadores que el fotografo de esta corriente, E. Muybrigde, realizó. Tanto en los retratos como en los autorretratos encontramos dos de los rasgos característicos de su pintura: la presencia humana y la deformación.

Sin la figura humana no se entiende la obra de Bacon. Se suele considerar su arte como figurativo y por esta razón suele hablarse de él cuando se nombra a la nueva figuración o neoexpresionismo, movimiento que se consistía en una reacción contra la impersonalidad del minimalismo y otros estilos abstractos, mediante el uso de una pintura figurativa, inspirada en el expresionismo alemán que empleaba formas distorsionadas y colorido intenso. La nueva figuración contaba en nómina a artistas como Anselm Kiefer, George Baselitz, A.R. Penck, Sandro Chia, Enzo Cucchi, Julian Schnabel o David Salle.

Vincular la obra de Bacon de alguna u otra manera con el expresionismo es totalmente erroneo y de hecho es una nominación que en muchas ocasiones el mismo autor señaló que le incomodaba.

El expresionismo se basaba en la proyección de las emociones y pensamientos del artista, era un arte idealista porque evocaba un mensaje a cerca del significado del mundo, mientras que, como veremos la obra de Bacon se situa más dentro del realismo.

La deformación, la segunda caracterítica, la realiza Bacon por razones distintas, en sus propias palabras :

“ Intento captar la apariencia con el conjunto de sensaciones que esta apariencia en concreto suscita en mí”

Con la deformación intenta escapar a la rutina perceptiva y representar la experiencia evitando las convenciones asocianda a la percepción. Las representaciones rutinaria impiden ver esa realidad por eso propone una visón distinta que nos permita alejarnos de nuestras percepciones para poder juzgarlas. Se le ofrece al espectador una mirada alternativa del mundo, la realidad pasada por el colador de la mente de Bacon. Por esta razón se dice de él que es un pintor realista , si bien sus pinturas no reflejan la realidad a la manera de una fotografía. Es un realismo moderno, un realismo subjetivo y un realismo creador.

La distorsión que se produce en él va más allá de la que llevaron a cabo los cubistas que sólo modificaban la forma; Bacon deforma también el contenido, como hemos visto, vaciando la obra de significado.

El gesto de la deformación también es diferente en el expresionismo y en Bacon: para los expresionistas la idea ya surgía deformada, para Bacon, la deformación es un proceso, una lucha con el material para llega a alcanzar lo que quiere. Sus cuadros , formalmente no son el resultado de una planificación, ni siquiera lo dibuja, ( recuerdese su carácter de autodidacta), sino que el resultado es el accidente surgido de esa lucha. Le resultaba tan violento llevarla a cabo mientras retrataba a sus amigos que siempre utilizaba fotografías de los mismos.

El “Estudio de desnudo en cuclillas” nos va a servir para el estudio del espacio en su obras. Se crean sin ningún tipo de perspectiva y en ellas encontramos partes muy significativas y partes neutras. Estas últimas apenas existen pero deben identificarse como lugar un escenario en el que la acción acontece, un lugar diferenciado del espacio en el que se situa el personaje que es también el del espectador y el de la acción. En este cuadro en concreto nos encontramos dos espacios diferenciados uno gris y con violentas marcas verticales que lo atraviesan, y en la parte inferior del cuadro encontramos un espacio amarillo, ésa sería la parte neutra. Dentro del espacio gris encontramos una figura que se encuentra de cuclillas sobre una baranda y está inscrita dentro de un cubo, una especie de jaula que al encontrarse ésta dentro del espacio propio del personaje y también del espectador es por lo tanto también jaula para el propio espectador.

El tiempo del espacio que crea es totalmente actual, al igual que el tiempo que refleja en sus obras. Bacon parece que se obliga a evidenciar el tiempo en el que vive, incluyendo en sus cuadros objetos que lo enclavan en él como la ropa, los muebles ( siempre funcionales), bombillas, teléfono, paraguas, máquinas de afeitar, etc.

Con respecto al espacio, éste se vuelve el lugar propio del espectador, con respecto al tiempo, éste se encuentra en su época. El acercamiento pretende ser total, por eso la obra de Bacon renuncia a cualquier simbolismo. La reflexión supone distanciamiento, ralentiza pues el efecto de percepción inmediata deseado y por ello la elimina. Esta inmediatez conseguida es un acoso violento sin piedad al que se somete el espectador especialmente en cierto tipos de cuadros.

Su obra está por ello dentro del mito ya que su mensaje no llega a través de la razón sino que de un golpe de vista debería alcanzarse lo propuesto por Bacon quien dijo en una entrevista: “ Se desea siempre que las historias y las sensaciones se reduzcan a su estado elemental. Esto es lo que uno desea de los amigos, ¿no es cierto? Se puede hacer mucho sin palabrería”.

Para él el arte no consiste en crear simbolos sino que es el duelo entre el artista y los que él quiere significar.

A lo largo de su obra muchas serán las referencias a símbolos creados por otros artistas o a ellos mismos en los que siempre paraecía buscar un aura de tragedia, son: Van Gogh, al que dedicó algunos retratos; T.S Eliot, del cual recurre a “Sweeney Agoniste” para realizar un tríptico, Edwear Muybridge del cual utilizó muchas de sus estudios de movimientos y posturas del cuerpo a través fotografías de luchadores, así como maestros como Rembrand cuya influencia se verá en los cuadros más violentos, Miguel Angel y la plasticidad que imprime a alguna de sus figuras siguiendo a este autor y Velázquez.

Este último le inspiró el que debe ser el cuadro más famoso de Francis Bacon junto con Tres estudios de figuras junto a una cruxificción que es El Retrato de Inocencio X del cual realizó varias versiones. En una de ellas ( Cabeza VI) encontramos a este Papa sentado en su silla y rodeado de esta jaula propia de su estilo. Además llama la atención su gesto, es un grito para el cual toda su cara se distorsiona. Este consitituyen uno de los gestos más representativos de su obra. Parece ser que la visión del cuadro de Possin “ La matanza de los inocentes” donde aparecía una madre a la cual le arrabataban su hijo, así como la enfermera con los quevedos rotos en el ojo de “El Acorazado Potemkin” de Einsentein le causó una gran impresión.

La violencia de su gesto se traspasa a las propias figuras de sus cuadros y nos pone ante un desfile de lo mostruoso, lo deforme y lo enfermizo. Consigue convetir las fotografías de los luchadores de Muybridge, en violentas escenas homosexuales y al igual que Rembrandt llena algunos de sus cuadros con animales despedazados.

Con todos estos elementos; la deformación, la figura humana, su concepción del espacio y el tiempo, la violencia etc...; y jugando siempre con la inmediatez de su pintura, fuera de toda retórica, Bacon consigue que el espectador, fascinado vea en última instancia lo absurdo de la condición humana con toda su rutina y violencia hasta la saciedad.

Como conclusión habría que añadir que su peculiar arte lo hace difícilmente clasificable y al no encontrarse dentro de un movimiento en concreto, parece aún más difícil encontrar estudios de él y en muchos casos la información que ofrecen es contradictoria. Pongamos por ejemplo, y con esto termino algunas de las afirmaciones que he encontrado:

“ Pintor figurativo británico de tendencia expresionista...”

Webmuseum

“No obstante, a despecho de esta búsqueda reconocida de lo esencial, el espectador sin prejuicios notará en muchas obras de Bacon una componenta retórica del sufrimiento, inmediatamente reconocible y no siempre, en nuestra opinión, completamente justificada por el argumento”

“ Bacon, Francis ( 1909-1992), pintor británico de origen irlandés, cuyo personalísimo estilo expresionista, basado en un simbolismo de terror y rabia, le ha convertido en uno de los artistas más originales del siglo XX.”

Enciclopedia Encarta

BIBLIOGRAFÍA

- Leiris, Michael: Francis Bacon

  • Faerna García-Bermejo, Jose María : Francis Bacon

  • Enciclopedia Encarta

WEBS

  • WebMuseum

  • BBC Education

Vídeos relacionados