Francia

Geografía. Países europeos. Religión. Lenguas oficiales. Clima. Cultura francesa

  • Enviado por: Jelopondia
  • Idioma: inglés
  • País: México México
  • 8 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


FRANCIA

INTRODUCCIÓN

Francia es un país de la Europa occidental que limita al norte con el canal

de la Mancha y el estrecho de Dover o paso de Calais; al noreste con

Bélgica, Luxemburgo y Alemania; al este con Alemania, Suiza e Italia; al

sureste con el mar Mediterráneo; al sur con España; al suroeste con el golfo

de Vizcaya; y al oeste con el océano Atlántico.

RELIGIÓN

El catolicismo es la religión que profesan aproximadamente el 75% de los

franceses. Le siguen un importancia el islam, el protestantismo y el

judaísmo. Durante el siglo XIX, el estado subvencionó a las religiones

cristianas y judía. En 1905, debido a la oposición popular a la influencia

política de la iglesia católica y a su control sobre la educación pública, la

legislación prohibió la financiación del clero católico, protestante y judío

con fondos públicos. Por las disposiciones de esta legislación y de otras

posteriores, el gobierno francés retiró el reconocimiento oficial a las citadas

religiones.

LENGUAS OFICIALES Y HABLADAS

El idioma oficial es el francés, pero además perduran lenguas regionales en

varias áreas. Así, por ejemplo, en Bretaña, algunas personas hablan el

bretón; en las regiones montañosas de los Pirineos occidentales se habla la

lengua vasca; el catalán y el provenzal en algunas zonas de Provenza; en

Flandes se mantiene el flamenco; y en Alsacia y Lorena también se habla el

alemán. El dialecto alemán que se utiliza en Alsacia se denomina alaciano.

CULTURA

La cultura francesa está íntimamente relacionada con el desarrollo cultural

del mundo occidental, en particular en la áreas de las artes y de las letras.

París ha sido considerada durante mucho tiempo como el origen de la

cultura francesa. Durante la edad media, Francia fue un destacado foco

cultural en Europa; después, la riqueza de la monarquía francesa en los

siglos XVI, XVII y XVIII subvencionó el arte a una escala comparable con

la del Papado, lo que atrajo a París a la mayoría de los talentos artísticos de

Europa. El aumento de la riqueza también permitió el crecimiento de una

clase acomodada, que tenía tiempo y medios para practicar la elegancia en

el vestir, en el comportamiento social, en la arquitectura y en el diseño,

desarrollando unos estilos y unas formas sociales que todavía perduran en

la cultura occidental. En el siglo XX, el cine francés asumió una posición

importante en el mundo, particularmente en la década de 1960 con el grupo

de directores cinematográficos de la nouvelle vague (nueva ola).

CLIMA

El clima de Francia es templado en términos generales, pero existen

considerables constantes regionales; por ejemplo, el área costera del

sureste, goza de un clima mediterráneo con veranos secos y cálidos e

inviernos suaves, mientras en la meseta del interior, las montañas y las

regiones de las tierras altas orientales el clima se vuelve continental. El

clima oceánico es característico de las regiones de Bretaña y Normandía y

se extiende a toda la zona occidental de Francia. Las temperaturas en el

litoral atlántico están suavizadas por las corrientes oceánicas y los vientos

dominantes del suroeste. Las precipitaciones son abundantes durante todo

el año en el oeste, y en el este aumentan con la altitud y durante los meses

de primavera y otoño. Una de las peculiaridades meteorológicas del sur de

Francia es el mistral, un viento muy fuerte procedente de la meseta central

que sopla hacia la región mediterránea.

AGRICULTURA

Aproximadamente el 35% de la superficie total de Francia es cultivable y

alrededor del 6% de la población activa trabaja en la agricultura, la

silvicultura y la pesca. Bajo condiciones normales, las propiedades

agrarias, que suelen tener un promedio de unas 15 ha, producen los

suficientes cereales y otros alimentos básicos para consumo nacional. Una

valiosa producción agrícola son las vides, con cuyas uvas se elaboran unos

excelentes vinos. Francia e Italia son los mayores productores mundiales de

vino.

RECURSOS NATURALES

Francia presenta una excelente distribución de sus recursos mineros y

agrícolas. El país es uno de los principales productores del mundo en

mineral de hierro y de carbón. Además, tiene notables depósitos de

antimonio, bauxita, magnesio, pirita, tungsteno, sal, potasio, minerales

radiactivos, plomo y cinc. Está en pleno desarrollo la producción de gas

natural, petróleo y azufre.

Por otro lado, Francia cuenta con grandes extensiones de suelos fértiles,

entre ellos, los más ricos son los formados por los sedimentos marinos en la

cuenca de París y los suelos aluviales bien drenados de los valles más bajos

de los ríos Sena y Somme.

INDUSTRIA

Las industrias de Francia son comparables en volumen, variedad y calidad

de producción a las de otros países de Europa occidental. Alrededor del

29% de la población activa trabaja en este sector. Entre las industrias

productoras de bienes duraderos (excluyendo los metales), la fabricación de

vehículos de motor ocupa una alta posición. La firma Renault es el

principal fabricante de automóviles. Otros bienes duraderos fabricados en

cantidades significativas son aviones, aparatos electrodomésticos,

maquinaria no eléctrica, equipamiento electrónico y productos químicos.

La industrial textil y de hilado es una de las mayores del mundo. Las

refinerías de azúcar de remolacha constituyen otra importante industria, al

igual que las transformadoras de alimentos, las destilerías y las fábricas de

artículos especializados.

MINERÍA

Francia tiene una amplia diversidad de recursos minerales. Los depósitos

franceses de hierro se encuentran entre los más ricos del mundo.

Otro mineral importante del país es el carbón, que se explota

principalmente en el norte. En la región de la Landas, en el suroeste, hay

pequeños depósitos de petróleo.

ENERGÍA

Sólo alrededor del 10% de la producción de electricidad de Francia se

genera en las centrales térmicas que utilizan carbón, productos derivados

del petróleo o gas natural. Las instalaciones hidroeléctricas producen

alrededor del 19% de la energía nacional. Ningún país depende tanto de la

energía nuclear como Francia; las centrales nucleares generan el 71% de la

energía eléctrica de Francia. También se utilizan otros tipos de fuentes

energéticas, como la energía mareal, fruto del aprovechamiento de las

mareas del canal de la Mancha en el curso bajo del Rance, cerca de Saint-

Malo (Bretaña).

ECONOMÍA

Francia, cuya economía tradicional se basaba en la agricultura, experimentó

un fuerte desarrollo industrial a partir de la II Guerra Mundial. Durante el

periodo de posguerra, el gobierno llevó a cabo una serie de planes de gran

alcance con el fin de promover la recuperación y de incrementar la

dirección gubernamental de la economía. En los denominados planes

Monnet se establecía el principio de nacionalización de ciertas industrias,

y, en especial, los sistemas de transporte ferroviario y aéreo, los más

importantes bancos y las minas de carbón. El Estado, además, se convirtió

en el principal accionista de las industrias automovilísticas, electrónicas y

aeronáuticas, así como en el promotor de lo explotación de las reservas de

crudo y gas natural.

MONEDA Y COMERCIO EXTERIOR

La unidad monetaria de Francia es el franco, dividido en 100 céntimos. El

Banque de France, es el banco emisor.

París es el centro del comercio nacional e internacional francés, pero otras

grandes ciudades como Marsella y Lyon, desempeñan también un papel

importante en la vida comercial del país. El comercio francés se ha

caracterizado por el predominio del pequeño comercio, aunque en la

actualidad hay una tendencia al crecimiento de las grandes superficies

comerciales.

Aproximadamente el 55% de la población activa trabaja en el comercio y

en los servicios.

Francia es una de las mayores potencias mercantiles del mundo y su

comercio exterior engloba una amplia variedad de artículos. Más de la

mitad del comercio exterior de Francia se realiza con la Unión Europea,

principalmente con Alemania, Bélgica, Luxemburgo e Italia, aunque

también Estados Unidos, los Países Bajos, Gran Bretaña, las repúblicas que

pertenecieron a la extinta URSS, y Japón son importantes socios

mercantiles de Francia. El país desempeña un papel destacado en el

comercio exterior con algunas de sus antiguas posesiones ultramarinas,

como Argelia, Marruecos, Túnez y Costa de Marfil.

TRANSPORTE

Francia posee uno de los sistemas de transporte más desarrollados de

Europa. El ferrocarril francés se nacionalizó parcialmente en 1983. En

Francia se ha desarrollado el tren de alta velocidad que funciona en las

principales líneas. El país tiene alrededor de 6.000 Km de vías fluviales

navegables. En lo que respecta al transporte aéreo, Francia tiene dos

grandes líneas aéreas estatales: Air France, que realiza vuelos a casi todas

las partes del mundo, y Air Inter., que desarrolla su servicio en el interior

del país. Una línea aérea privada internacional, Unión de Transports

Aériens (UTA), junto a varias pequeñas compañias privadas, también

ofrece servicios nacionales e internacionales. Los principales aeropuertos

son el Charles de Gaulle y el de Orly, ambos cerca de París.

BIBLIOTECAS Y MUSEOS

La mayoría de las capitales de provincia francesas tienen bibliotecas

municipales y museos, pero la principal de estas instalaciones se encuentra

en París; entre sus principales bibliotecas destacan la Biblioteca Nacional

de Francia, con más de nueve millones de volúmenes, y las bibliotecas

universitarias de la ciudad. El Louvre, también en París, contiene una de las

mayores y más importantes colecciones de arte del mundo. Otro museo

parisino, el Centro Nacional de Arte y Cultura Georges-Pompidou, alberga

notables pinturas y dibujos del siglo XX. Muchas de las grandes obras

maestras de la arquitectura francesa, como iglesias, catedrales, castillos y

palacios, se conservan como monumentos nacionales.