Fracaso de la pequeña empresa

Relaciones Laborales. Empresas. Empresarios. Ruina. Cierre. Causas. Capital insuficiente. Mala contabilidad. Administración incorrecta. Mala ubicación

  • Enviado por: Carla Msf
  • Idioma: castellano
  • País: Puerto Rico Puerto Rico
  • 7 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

FRACASO DE LA PEQUEÑA EMPRESA:

CAUSAS

Uno de los más trágicos eventos que le puede ocurrir a una empresa y a su dueño es que esta llegue al fracaso. Esto no solo representa una pérdida y la ruina del empresario, sino que le produce muchas consecuencias en cuanto a la sociedad, el desempleo, etc. Además, el impacto psicológico que esta derrota implica para el empresario puede afectarle de manera tal que no quiera volver a comenzar. La posibilidad del fracaso está siempre presente en todo tipo de empresa; pero, es la pequeña empresa la que sufre el fracaso más pronunciado.

Tipos de Fracasos

Existen dos tipos de fracasos. El primero es aquél que finalmente es resuelto ante los tribunales debido a la incapacidad de la empresa de poder pagarle a sus acreedores. Este tipo de fracaso es llamado “fracaso normal”. Aqui entras las distintas leyes de quiebra.

El otro tipo de fracaso es aquel en que el individuo ha invertido todos sus ahorros y ve cómo las pérdidas continuas hacen que desaparezca el capital invertido. En este caso, no existen acreedores, o si existen, el dueño de la empresa paga cualquier deuda que haya. La empresa, al final, cesa sus operaciones y es vendida. Este segundo tipo es el que es mucho más frecuente.

Causas del fracaso de una empresa

Según James C. Worthy, quien escribió un artículo titulado “¿Quién fracasa y por qué?”, las causas del fracaso son las siguientes:

  • La persona que no reconoce que ya no puede trabajar y debe retirarse.

  • El caso de negocios familiares en los cuales el padre no delega en sus hijos una vez que ellos están en posición de asumir el liderazgo.

  • El mito de que uno es “indispensable”.

  • El usar el pasado como una introducción al futuro.

  • Falta de capital.

  • No aplicación por parte de la gerencia en las cosas básicas relativas a la planificación, presupuestos, control, etc.

Otros estudios y artículos revelan que otra de las causas del fracaso es la falta de experiencia y conocimiento del empresario. Charlesworth pone énfasis en que el futuro de la pequeña empresa no solo depende del capital, sino, del asesoramiento técnico por parte del gobierno a través de agencias especializadas. Steiner hace énfasis en que se debe planificar a largo plazo.

En un estudio publicado en 1961 se identificó las siguientes causas del fracaso de las empresas:

  • Capital inadecuado.

  • Exceso de deudas.

  • Mala selección del lugar en que esta situada la empresa.

  • La competencia.

  • Errores de organización.

Finalmente se llegó a la conclusión en que las causas principales del fracaso de la empresa son las siguientes:

  • Falta de experiencia por parte del dueño.

  • Insuficiente capital.

  • Falta de libros adecuados de contabilidad.

  • Mala administración del inventario y las cuentas por cobrar.

  • Mala selección del lugar donde está situada la empresa.

Falta de experiencia del dueño

El fracaso final de la empresa puede ser atribuido a una serie de factores tales como la deficiencia del propio dueño, defectos de la personalidad y ausencia de perseverancia una vez comienzan las dificultades. Algunos empresarios carecen de uno de estos factores y otros pueden tenerlos, pero, no los ponen en práctica.

Es un error el creer que uno podrá aprender lo que no sabe en su propio negocio. Intentar hacerlo resulta muy costoso y a la larga puede resultar fatal.

Una adecuada experiencia en las áreas de financiera, mercadotécnica y administración garantizará que el empresario esté lo suficientemente preparado para hacerle frente a los problemas que surgirán en el futuro.

Insuficiente capital

En la mayoría de los casos, el dueño ha pensado durante años abrir la empresa y ha acumulado ciertos ahorros que finalmente piensa invertir. Son muy pocos los futuros empresarios que se dan a la tarea de explorar la cantidad de capital que necesitan para su negocio.

El error de un malo capital se resume en las siguientes categorías:

  • Empresarios que han hecho una inversión inicial suficiente y invierten la mayor parte del capital en el momento de abrir la empresa y se quedan sin reservas para los gastos futuros.

  • Depende de capital prestado para iniciar la empresa.

Un empresario que se encuentre en circunstancias difíciles, no tenga capital reservado y que ya haya consumido todas las oportunidades de pedir dinero prestado verá como el impulso inicial que la empresa ha generado empieza a disminuir.

La falta de liquidez se origina porque no existe una buena sincronización entre el efectivo que sale de la empresa y el que entra.

Un empresario inteligente es aquél que hace frente a la falta de liquidez tomando las siguientes medidas:

  • No invertir todo el capital, sino, mantener una parte substancial para cuando sea necesario.

  • No agotar la totalidad del crédito disponible de la empresa ya que se debe tener algo para cuando haya alguna circunstancia.

Falta de libros adecuados de contabilidad

Los libros de contabilidad facilitan la clasificación de alguna información necesaria para el uso inteligente de los recursos que una empresa dispone. En una empresa la mayoría de los recursos son medidos en términos de dinero. El dinero sirve para medir la labor diaria, las ventas, los derechos de la empresa o activos, entre otros.

Una empresa comercial o manufacturera debe emplear un Contador Público Autorizado para asesorar y determinar los libros que se van a emplear ya que estos tienen que ajustarse a la contabilidad que se vaya a establecer.

En caso de una empresa de ventas al detal, uno de los sistemas más simples es el utilizar los siguientes libros:

  • Diario de Caja

  • Diario de Compras

  • Diario de Ventas

  • Mayor General

  • Registro de Nómina

  • Talonario de Cheques

  • Entre otros

Mala administración de los inventarios

Uno de los errores en cuanto a los inventarios es la preocupación del dueno de si tiene muy poco o demasiado en “stock”. En realidad, lo que debe preocupar al dueno de la pequena empresa es si lo que tiene en existencia es adecuado.

Un inventario adecuado es aquel que satisfaga al público consumidor. Un buen empresario es aquel que sabe ofrecer los productos que más se venden. Un inventario que no refleje el gusto o las necesidades del mercado es uno que no se vendrá y tendrá pérdidas para la empresa.

Otros aspectos de las correcta administración del inventario serán las medidas de seguridad. Hay que asegurarse que el mismo esté protegido contra robos, deterioro, entre otros.

Mala administración de las cuentas por cobrar

La extensión de crédito por parte de la pequeña empresa a sus clientes es una de las razones que le permite a la firma atraer clientela adicional y mantenerse en operaciones.

Desafortunadamente en numerosas ocasiones, el dueño de la empresa, debido a muchas responsabilidades, no le presta atención y comete dos tipos de errores comunes. Son los siguientes:

  • Le da crédito a quienes no cualifican.

  • Da crédito excesivo a aquellas personas que cualifican para un crédito menor.

Debido a estos errores, las pérdidas de la empresa pueden llegar a ser grandes. La empresa puede llegar a la quiebra si el dinero que representan las cuentras por cobrar no llega a sus manos.

Mala ubicación de la empresa

Si el empresario no hace un estudio de viabilidad en el lugar donde va a establecer el negocio puede cometer muchos errores que le perjudicará al negocio. Si el empresario por error selecciona un lugar que está en un área que está perdiendo población o alejado del mercado que quiera servir, la empresa está condenada a un fracaso. Puede que sobreviva la empresa, pero, en un plano secundario.