Fotocarta arqueológica

Arqueología. Fotointerpretación. Cartografía. Indicadores geoambientales

  • Enviado por: Valeria
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 12 páginas
publicidad
publicidad

Universidad Nacional de Catamarca

Escuela de Arqueología

Carrera: Lic. en Arqueología

Cátedra: Fotografía y Fotointerpretación.

Profesor: Geólogo Luis Papetti.

Monografía: “ La Elaboración de una Fotocarta Arqueológica”

Alumna:

M.U.nº.:

Septiembre 2003.

Introducción.

La Arqueología y la Fotointerpretación de fotografías Aéreas.

En los últimos 50 años, la Arqueología, como el resto de las Ciencias Sociales ha estado sujeta de replanteos teóricos y epistemológicos, con el objetivo de realizar una interpretación del pasado de las sociedades humanas, no tan sólo más completo y fidedigno, sino que sea de mayor utilidad para las sociedades actuales, herederas de este pasado, que los arqueólogos intentamos “descifrar”. De esta manera los arqueólogos han ido sumando al estudio del pasado técnicas y metodologías, muchas provenientes de otras Ciencias, las cuales con estos aportes han oficiado como auxiliares de la Arqueología; también se han incrementado de manera considerable los trabajos de corte interdisciplinarios; con el fin de lograr una mejor obtención de evidencias, más completas y cuantiosas, para que puedan ser interpretadas a la luz de una Ciencia Arqueológica, que debe ayudar a la reconstrucción de un pasado útil a las necesidades de las sociedades actuales.

Dentro de este marco, la Interpretación de Fotografías Aéreas, proporcionan un medio sistemático de investigación a distancia de rasgos que pueden haber pasado desapercibidos por siglos. Más aún, posicionándonos en nuestra realidad socioeconómica, de los pueblos latinoamericanos, y en una situación periférica respecto a los centros productores de conocimiento, en que los objetivos de las investigaciones se encuentran determinadas por el factor económico primero, y segundo por los lineamientos que marcan los centros de producción que se encuentran en los países dominantes, (los problemas que se plantean en una investigación la orientan en una dirección determinada, y hacen necesario definir criterios de relevancia para la selección de los datos), la realización de una Arqueología que sea socialmente útil se encuentra en una difícil posición. Debido a los grandes limitaciones de orden económico que contamos los arqueólogos que desarrollamos esta clase de arqueología, la utilización de la interpretación de fotografías aéreas para la confección de una fotocarta arqueológica, resulta de una gran utilidad, ya que abarata los costos de investigación, proporcionando una información de base, y facilitando de este modo el trabajo de prospección arqueológica y la detección de sitios arqueológicos, tanto superficiales como los que ya han sido sepultados bajo los sedimentos.

Las probabilidades de predicción de sitios que nos proporciona la interpretación de fotografías aéreas es una de las características que le confiere a la misma el valor que tiene dentro de nuestro campo de investigación. Por ejemplo: En la localidad de Laguna Blanca, en el norte del departamento Belén, en nuestra provincia de Catamarca, existen numeroso vestigios de trabajos agrícolas prehispánicos. Es de notar que la base de la economía actual reside fundamentalmente en actividades ganaderas, practicándose una agricultura de subsistencia, en un mínima escala. A principio de los ' 80, M. E. Albeck y M. C. Scattolín (1984), prospectaron la zona para ajustar su estudio con fotografías aéreas, registrando en un mapa muchas de las principales reas arqueológicas. Mediante este análisis de fotografías aéreas de la región les permitió a ellas una caracterización preliminar de las estructuras agrícolas prehispánicas y de las generalidades ambientales del áreas, de una forma más fácil y económica que por los medios tradicionales, como la prospección.

La Fotointerpretación y la Elaboración de una Fotocarta Arqueológica.

La fotointerpretación, es la rama de la fotogrametría que nos ayuda a examinar la imagen fotográfica del terreno, con el propósito de identificar los diferentes componentes del paisaje. Con esta técnica obtenemos información para analizar aspectos geológicos, naturaleza y uso del suelo, tipo de cubierta vegetal; aspectos arqueológicos, existencia de muros, calzadas, etc; entre otros muchos aspectos. Entre 1950 y 1970 se desarrollaron las principales técnicas de fotointerpretación como el análisis de elemento y el análisis fisiográfico, para la aplicación de fotografías aéreas en análisis del terreno y para cartografía de suelos. El método de elementos esta basado en el análisis sistemático de elementos individuales visibles en las fotografías aéreas, que se relacionan con el fenómeno a estudiar. Se complementan con el trabajo de campo que son esenciales para la interpretación. Este método es el de mas fácil acceso para el usuario que no es un experto.

La técnica de la fotografía aérea aplicada a la arqueología es un recurso que ha sido reconocido como de efectivo valor como ya he expuesto arriba, sin embargo, no se ha utilizado en nuestro país con la frecuencia que merecería, a pesar de su gran eficacia y aplicabilidad en el tratamiento de los hechos que nos conciernen y por su fácil y económico manejo en relación con la gran información que puede proporcionar. Los proyectos arqueológicos que utilizan el análisis aerofotográfico, lo incluyen en sus planes como un técnica prospectiva inicial con variados propósitos como la identificación de sitios arqueológicos, el relevamiento de sitios, el parcelamiento de áreas, etc. Pero su alcance puede ir mucho más allá de los clásicos primeros pasos de la investigación arqueológica y extenderse a la etapa de análisis de las evidencias, si se encuentra la manera adecuada de obtener de la fotografía aérea la información necesaria a los objetivos de la investigación que nos encontramos realizando.

Uno de los obstáculos con los que nos encontramos a la ora de realizar una fotocarta arqueológica en nuestro país debido a que la mayoría de las fotografías aéreas que se tiene, no fueron sacadas con objetivos arqueológicos sino geológicos, y por mucho tiempo las fotos aéreas a escala 1:50.000 y/o 1:30.000 han sido descartadas para el uso arqueológico, debido a que prestan serias limitaciones si se desea obtener de ellas un resultado arqueológico en el sentido tradicional, es decir; la detección y evaluación de sitios por observación directa. Las limitaciones se dan por dos razones: la escala ( ya que limita la observación directa de los sitios arqueológicos) y la hora de toma (cercana al medio día impide la aparición de marcas de sombras, uno de los efectos de mayor utilidad para el arqueólogo). Pero aún así, puede obtenerse de estas imágenes un aprovechamiento arqueológico si se asocia a los rasgos o eventos de este tipo a unidades de mayor extensión susceptibles de ser cartografiadas. (Papetti, 1994a)

Teniendo en cuenta estas últimas consideraciones, tenemos que, tenemos en nuestras manos la posibilidad de utilizar las fotografías sacadas con fines Geológicos y Mineros y adecuar las técnicas de fotointerpretación para poder obtener información valiosa para la investigación arqueológica; tratar de producir una cartografía a escala 1:50.000, teniendo como base la fotografía aérea, identificando en la misma “unidades Identificadoras”; esto es, que cada unidad (de fácil reconocimiento en el terreno) este relacionada a unos o más rasgos de significación arqueológica, de manera que aporte criterios útiles para hacer más precisas a las futuras prospecciones que se realizaran en el área para la cual se elaboro la carta.

Elementos a tener en cuenta al momento de elaborar un fotocarta arqueológica.

Una vez delimitada el área de estudio, y antes de proceder a la interpretación de la fotografía aérea mediante la metodología de áreas útiles. Se deberá realizar (a mi criterio) una investigación bibliográfica de las características ambientales de la región. Conocer la historia geológica y geomorfológica de la región, como así también realizar una aproximación a la historia arqueológica de la región, buscando en la bibliografía las características del paisaje arqueológico de la región como así también conocer los antecedentes arqueológicos de los trabajos realizados con anterioridad. Por supuesto no dejar de lado información referente a la población actual de la región, los lugares de asentamientos contemporáneos y del pasado, sistemas de movilidad empleados, condiciones climáticas, conformación faunística y florística, etc.

Luego de realizados estos trabajos previos, necesarios y esenciales, para la realización de cualquier trabajo de investigación arqueológico; se debe pasar al estudio concreto de interpretación de la fotografía aérea para elaborar la carta.

Se deberá establecer unidades de mapeo a partir de las fotos aéreas, utilizando como criterios para de identificación de unidades, principalmente las características fisiográficas y/o antrópicas observables del terreno asociando la posible significación arqueológica que cada una de las unidades delimitadas pudiera tener.

Aquí voy a citar dos ejemplos de nuestra provincia, uno para el Valle de Santa María perteneciente al sistema orográfico conocido como Sierras Pampeanas Noroccidentales y otro para la Región de Laguna Blanca, perteneciente al sistema orográfico conocido como Puna en su extensión meridional.

Tomando el Trabajo de Papetti, Cisternas e Ibáñez de 1994 sobre la elaboración de una Fotocarta de uso arqueológico, podemos ver que ellos tomaron como área piloto el Valle de Santa Maria (ubicado entre los 27º y los 26º 41' de latitud Sur y los 66º 11' y 66 02' de longitud Oeste) y confeccionaron una cartografía basada en la foto a escala 1:50.000, identificando unidades ( en base a características fisiográficas, antrópicas y geológicas) y asociando a las mismas con la posible significación arqueológica, que cada una de ellas pudiera tener.

Las unidades que pudieron establecer y su significación son las siguientes:

  • Tronco montañoso: comprende todos los afloramientos de rocas que constituyen la ladera oriental de la Sierra de Quilmes. Tratándose de un relieve abrupto con interfluvios de cumbre aguda orientados en dirección E-W. Se observan quebradas secundarias y lomas alargadas con sentido casi N-S. Los sitios arqueológicos observados ocupan dos unidades ya que se extienden hacía la zona de pedemontana y son Cerro Mendocino y Rincón Chico- Pampacito. La identificación de los sitios fue bastante dificultosa, por la tonalidad gris media de las rocas cristalinas y por la presencia de vegetación. Los autores le atribuyen a esta unidad la siguiente significación arqueológica; una de tipo áreal (las estructuras de asentamiento) y otra de tipo lineal que comprendería el camino incaico; y aclaran que este último no es detectable a la escala de trabajo, pero cuya presencia es conocida.(Figura 1ª)

  • Piedemonte: Los conos y abanicos de deyección de las Sierras de Quilmes y Aconquija. Esta unidad adquiere una especial significación arqueológica en las partes más altas de los conos aluviales y especialmente en los sectores donde se encuentra en contacto con el tronco montañoso de la Sierra de Quilmes. Frecuentes los asentamientos cuyos pobladores usaron el piedemonte como ámbito de vida con las serranías a sus espaldas cumpliendo objetivos estratégicos. Ocasionalmente se ubica un sitio en el sector distal como el Caso de Medanitos. ( Figura 1b)

  • Planicie Aluvial: el área de influencia del Río Santa María, incluyendo los depósitos de tránsito y su lecho fluvial. Se detectan zonas inundadles pantanosas, recubiertas por cobertura herbácea, en algunos casos empleadas por los lugareños como potreros.

  • Terrazas Fluviales: Constituyen superficies planas, elongadas en dirección paralela al cauce y de poca anchura. Forman retazos discontinuos y estrechos que son utilizados por su gran fertilidad, preferentemente para cultivos y población. Posee dos niveles. El área antrópica actual cubre gran parte de esta unidad. Esta unidad contiene, al sur de punta de Balasto, un asentamiento Incaico (no observable en la foto).

  • Lomadas de cumbre plana: se presentan como; superficies aplanadas y lobuladas asociadas a terrenos de pendientes medias, mesetas horizontales o levemente inclinadas coronando lomas labradas en sedimentos terciarios, superficies digitadas planas, topográficamente más altas que el piedemonte actual, adosadas a paquetes de sedimentos terciarios. Aquí se encuentran los asentamientos de Loma Rica de Shiquimil, Loma Rica de Jujuil y Lorohuasi, pertenecientes a la Cultura San José. Los autores asignaron a esta unidad una importante significación foto-arqueológica, debido a que las evidencias que existen y su situación topográfica la convierten en un indicador muy confiable para la prospección de asentamientos.

  • Lomadas de cumbre aguda: morfología labrada sobre los terrenos sedimentarios terciarios. Por lo conocido hasta hoy esta unidad no parece contener restos de construcciones indígenas, salvo las tareas de sistematización de laderas en lugares cercanos a sitios conocidos sobre las lomadas de cumbre plana.

En la cartografía lograda hay unidades cuya distribución áreal, o su relación con otras unidades, constituye un indicador arqueológico en el sentido prospectivo:

  • En el sector Oriental del Valle: los sectores bajos del tronco montañoso de la sierra de Quilmes, el contacto entre el tronco montañoso y el piedemonte, los sectores apicales y medios de los abanicos aluviales topográficamente dominantes.

  • En el sector Oriental del Valle: las lomadas de sedimentos terciarias sólo cuando están coronadas por capas de fanglomerados cuaternarios capaces de generar cumbres planas.

  • En la Región de Laguna Blanca (66º 57' de longitud Oeste y 26º 38' de latitud Sur) se ubica al norte del departamento Belén. Se trata de un bolsón de origen tectónico cuya dirección general es de Norte a Sur. Está totalmente delimitado por serranías, entre las que se destacan el Nevado de Laguna Blanca al Oeste y el Cordón Tierras Coloradas- Moradito al Este.

    Albeck y Scatollin en 1984, levantaron lo que ellas denominaron un mapa planimétrico, sobre la base de los fotogramas originales (escala 1:50.000), en el cual se representan la red de drenaje, los asentamientos actuales y arqueológicos (Figura 2). También discriminaron las áreas correspondientes a afloramientos rocosos de aquellas que representan sedimentos no consolidados (sería en estas ultimas donde se hallan los asentamientos actuales y arqueológicos). Por esta razón las autoras intensificaron los trabajos en el área pedemontana, haciendo una muy buena representación del drenaje. Asimismo detectaron que la presencia de afloramientos transversales a la pendiente de los conos de deyección y sobre grandes áreas de sedimentos fue un factor que afectó el asentamiento humano pues actuaron como barreras para el escurrimiento del agua.

    En la parte correspondiente a los sedimentos se observó:

    • La textura: para diferenciar la granulometría del material, presencia o ausencia de vegetación.

    • El diseño de drenaje: con el objeto de considerar la ubicación que tiene los asentamientos en relación con los cursos, en este sentido ellas presentaron mayor interés a los cursos portadores de agua.

    • Tonalidad: fue tomado como un aspecto dependiente del factor humedad y tipo de suelo.

    • El diseño de vegetación: lo consideraron de la misma manera que el anterior.

    Se distinguieron 8 sectores de ocupación arqueológica: ganadería, La Falda, Chupiyaco, Rodeo, Loma Negra, Corral Blanco, Rumimontón y las Juntas.

    Ellas rescataron que el análisis fotográfico les permitió una clara visión de conjunto que facilitó una mejor interpretación de los datos.

    • Fue posible constatar la incidencia que tuvo el diseño agrícola de la red hídrica en la selección del lugar de asentamiento agrícola, constituyendo éste el factor primordial.

    • Las diferencias tonalidades nos permitieron distinguir variaciones granulométricas en el sedimento. Observaron regularidades en el emplazamiento de las estructuras respondiendo a tales variaciones.

    • Determinaron las posibles fuentes de agua para el riego de los recintos agrícolas prehispánicos.

    • Descubrieron la influencia de los afloramientos rocosos ejercen en la retención de agua y la formación de vegas.

    • La instalación agrícola prehispánica coincidió, en gran parte, con la presencia de vegetación natural en el terreno, relejo seguramente de ciertas condiciones de humedad y tipo de suelo.

    • Realizaron mediciones de grandes extensiones de terreno.

    La ocupación Prehispánica:

    Recintos habitacionales: a causa de la reducida escala les resultó difícil ubicar las habitaciones arqueológicas; para identificarlas es necesario primero reconocerlas en el terreno. Los criterios tenidos en cuenta fueron: tamaño, forma y presencia de material arqueológico mobilar en superficie.

    Recintos de siembra: estas son claramente identificables en las fotografías aéreas. Cuatro aspectos fueron tomados en consideración por las autoras: nitidez, diferencia de tonalidad, forma del contorno y disposición.

    • nitidez: los canchones pueden aparecer en los fotogramas con contornos más o menos borroneados. Esto quizás en concordancia con el estado de conservación de los mismos, y podría reflejar un uso más o menos reciente de la estructura. Los pircados más claros serían los actuales.

    • Diferencia de tonalidad: existe un marcado contraste entre los sectores de siembra y los terrenos circundantes.

    • Forma de contorno: las principales formas que adoptan los recintos agrícolas son la cuadrangular, poligonal y circular. Estas diferencias se pueden relacionar a factores medioambientales.

    • Disposición; hay tres tipos diferentes de disposición de los recintos de cultivo en la zona de Laguna Blanca. La más común es la agrupación de los recintos que se asocian en número variables, limitando con otros ubicados ya sea más arriba o más abajo en la pendiente o a los constados. Otro tipo de distribución es linear, longitudinalmente con la pendiente, aprovechando hondonadas o relictos de antiguos cauces. El tercer tipo lo constituyen los recintos aislados, en los que no existe ningún tipo de contigüidad.

    Indicadores Geoambientales.

    El análisis de la evolución del ambiente a través del paso del tiempo involucra una serie de metodologías cuyo costo no es siempre compatible con nuestra realidad como investigadores considerando lo dicho al comienzo del trabajo. Pero la interacción entre las sociedades y el medio ambiente en el cual se establecieron es de compleja evaluación.

    En lo que se ha llamado la “Arqueología Andina” es importante el concepto de “Nicho Arqueológico”, en el sentido de que las comunidades en el pasado se asentaron en una zona ecológica, pero en utilizaron varias zonas ecológicas de los alrededores como soporte a la complementariedad ecológica que les resulto esencial al momentos de satisfacer sus necesidades. Las unidades geoambientales que interactuaron con las sociedades en el pasado podrían ser usadas con un sentido utilitario de prospección y predicción para la ubicación de sitios arqueológicos aún no descubiertos.

    La teledetección y descripción de algunos de estos elementos geoambientales en las Sierras pampeanas de Catamarca es el objetivo del presente trabajo. (Papetti et. Al. 1994b)

    Unidades:

    El Bolsón: Se ubica en el Departamento Belén, entre las localidades de Villa Vil al norte y Puerta de Corral Quemado al sur. En un ámbito de areniscas terciarias conglomerádicas homoclinales, de rumbo N-S se han desarrollado "cavidades" en las cuales se encontraron pinturas rupestres que evidencian la presencia humana en el área. Tales cavidades son conocidas como "aleros" por los arqueólogos y resultaron de la acción de agentes naturales que erodan más fácilmente las capas más blandas. Una situación geológica determinada se convierte así en albergue de antiguas y específicas actividades humanas en un viejo ambiente de clima semiárido con condiciones de vida poco favorables.

    Las Juntas (Figura 3): En el área de Las Juntas, Departamento Ambato se observan numerosas pircas ubicadas en pequeñas cuencas hídricas, construidas con fragmentos aplanados de rocas cristalinas; estas estructuras han sido dispuestas perpendicularmente a los ejes fluviales como así también sobre laderas a manera de sistematización de las cuencas. La disposición sobre los ejes de los pequeños cauces permite una retención de humedad que puede haber sido utilizada para agricultura. Hoy en día no existe aprovechamiento como zona de cultivo y estos andenes actúan como pequeños diques sistematizadores controlando la erosión en las cuencas. Este hecho calificaría a estas antiguas obras como de tecnología apropiada para aplicar en cuencas similares con problemas de erosión.

    Loma Rica (Figura 4): Se trata de un asentamiento Santamariano ubicado 17 kilómetros al SE de la ciudad de Santa María (cabecera del departamento del mismo nombre) sobre una loma de rocas sedimentarias terciarias (Grupo Santa María en la literatura geológica) coronadas por una superficie cumbral plana que inclina levemente al Oeste. La existencia de la superficie cumbral se debe a restos de un antiguo nivel de piedemonte que corona la loma. Estas superficies cumbrales planas, levemente inclinadas constituyeron el geoambiente propicio para el asentamiento humano. Similar emplazamiento se observa para otros sitios arqueológicos del valle de Santa María, tales como los de Lorohuasi y Jujuil.

    Rincón Chico (Figura 5): Se sitúa a pocos kilómetros al SO de la ciudad de Santa María, al pié de la Sierra de Quilmes. Se trata de restos de andenes y pircas que ocupan la zona apical de un gran cono aluvial y las laderas contiguas del tronco montañoso. En general, el importante tronco montañoso de la sierra de Quilmes ha actuado durante mucho tiempo como un elemento estratégico de importancia. En la actualidad los andenes localizados sobre las laderas actúan como estabilizadores de las mismas; es probable que en el pasado hayan cumplido la misma función. En similar situación geoambiental se ubican los sitios de Fuerte Quemado y Quilmes.

    Luego de las datos expuestos más arriba de las Investigaciones de Papetti, Ojeda y Cisternas (1994) se puede concluir que, la antigua relación Hombre - Geoambiente como mutuos condicionantes ha dejado en el área de las Sierras Pampeanas de Catamarca importantes rastros susceptibles de ser detectados y cartografiados en base a fotografías aéreas, aún a escalas no ideales como son las 1:50.000 y 1:30.000 usadas para este trabajo. En base a los elementos geoambientales mencionados, pueden usarse las técnicas convencionales de fotointerpretación como complemento de la actividad del arqueólogo a fines de localizar zonas con condiciones similares como indicadores arqueológicos, cubriendo grandes áreas a costo muy bajo.

    Consideraciones Finales

    Retomando las ideas plasmadas al comienzo del presenta trabajo, a manera de conclusión me gustaría hacer unos comentarios finales sobre la importancia de la fotointerpretación y la elaboración de una cartografía a partir de fotografías aéreas de escala 1:50.000 y 1:30.000 para un arqueología socialmente útil.

    Una de las características que hacen muy valioso el uso de este método es el que viene dado por su bajo costo, a partir de fotos aéreas pancromáticas verticales a pequeña escala se ha logrado obtener imágenes de segunda generación que permiten fotointerpretaciones de utilidad arqueológica ya que aunque no reúnan todas las ventajas de las fotos inclinadas, son de un costo infinitamente menor y han sido obtenidas usando elementos al alcance de cualquier investigador (fotos aéreas existentes, una PC, un scaner y software apropiado de uso común). Los resultados alientan a pensar que, a partir de estas metodologías de muy bajo costo, puede incrementarse la explotación de estos documentos gráficos (de escalas inapropiadas) con objetivos arqueológicos en nuestra región. (Papetti y Eremuck, 2001)

    Aparte la elaboración de una cartografía arqueológica a partir del uso de fotografías aéreas, identificando en la misma unidades indicadoras, cuya distribución áreal, o su relación con otras unidades, constituye un indicador Arqueológico en el sentido prospectivo, que de este manera abarata los costos de los trabajos de campo.

    Pero así también el uso de fotografías aéreas para determinar las áreas de cultivos prehispánicas, estableciendo una relación zona ecológica y productividad agrícola, quizás pueda evidenciar áreas que en la actualidad no son aprovechadas o técnicas agrícolas que surgieron de una constante interacción sociedad/ambiente y que fueron en el pasado muy provechosas para las comunidades que las utilizaron y que en la actualidad siguen siendo beneficiosas para el ambiente debido a que no son destructivas sino que al contrario evitan la erosión. Mediante el uso de la fotografía aérea, se vuelve más fácil y económico la ubicación de estas zonas con gran potencialidad agrícola y la identificación de la tecnología apropiada para cada una de ellas, y esto puede ser de fundamental utilidad para las comunidades locales, las cuales pueden haber dejado en desuso estas prácticas prehispánicas.

    Otro ejemplo de la utilidad social del uso de la interpretación de fotografías aéreas en la arqueología, esta en estrecha unión con lo que se conoce como la relación entre historia e identidad. Se sabe de algunos casos en los que los arqueólogos latinoamericanos han sido convocados como peritos judiciales en pleitos por reivindicaciones territoriales de aborígenes contra particulares o contra estados nacionales. El fin de los arqueólogos habría sido el de certificar la ocupación continua de tierras durante períodos prolongados de tiempo por las mismas comunidades. Y en este punto, la utilización de la cartografía confeccionada con el apoyo de la interpretación de las fotografías aéreas es de importante utilidad, ya que identificando las áreas de ocupación en una zona se pueden delimitar los terrenos que han sido ocupados por una sociedad aborigen a lo largo de la historia cultural de la región.

    De esta manera trate de desarrollar en el presente trabajo, conceptos referidos a la fotointerpretación en arqueología, y desarrollar la importancia y la manera de confección de una Fotocarta para uso arqueológico. Así también tratando de mostrar la utilidad de esta a una Arqueología Socialmente Útil, realizada por arqueólogos que vivimos en la realidad de una América Latina que se encuentra en un posición periférica de los centros de producción de conocimiento, y cuyas investigaciones se encuentran sumamente influenciadas por los contextos históricos, económicos y sociales que rodean la producción de conocimiento en nuestros países.

    Bibliografía:

    Avery, Thomas Eugene (1997) “Arqueológia Histórica y Prehistórica” En: Interpretación de fotografías aéreas Cap. 9, 3º Edición. Burgues Publishing Company. Minneapolis. Minnesota, U.S.A.

    Albeck, Ma. Ester y María Cristina Scattolín. (1984). “Análisis preliminar de los asentamientos de Laguna Blanca (Catamarca) mediante el uso de la fotografía aérea. Revista del Museo de la Plata, Sección Antropología, tomo VIII, pp. 279-302. La Plata, Argentina.

    Delfino, Daniel D. y Pablo G. Rodríguez (1991): “Crítica de la arqueología `pura': De la defensa del patrimonio hacia una arqueología socialmente útil”. En prensa en Centro de Estudios Arqueológicos y Antropológicos (CEEA). Escuela Superior Politécnica del Litoral (ESPOL). Guayaquil.

    Papetti L. et al (1994) "Algunos criterios para la elaboración de una fotocarta de uso arqueológico". III Simposio Argentino de Teledetección. Córdoba.

    Papetti L., et al (1994) "Algunos aspectos geoambientales de las Sierras Pampeanas Noroccidentales y su utilidad como indicadores arqueológicos". IV Congreso el NOA y su ambiente. Catamarca.

    Papetti L. y Eremchuk J. (1999) "Fotointerpretación e indicadores geoambientales de un sitio no excavado en el valle de Santa María, Catamarca". XIII Congreso Nacional de Arqueología Argentina.

    Papetti L. y Eremchuk J. (2001) "Fotos aéreas verticales pancromáticas de pequeña escala, nuevas posibilidades para su uso arqueológico a partir del procesamiento mediante computadoras personales". Enviado al XIV Congreso Nacional de Arqueología Argentina.

    Una ciencia socialmente útil es aquella que, con una actitud crítica, reflexiva y comprometida, busca responder a los problemas y necesidades de la sociedad actual que la sustenta (desde luego que este planteo no se confunde con consideraciones asistencialistas)

    Coincidiendo con otros investigadores, los proyectos de Tecnología Apropiada son uno de los marcos más adecuados para la confluencia de los fines de una investigación conjunta arqueólogo - comunidad local. En algunos casos las tecnologías indígenas (técnicas de cultivo, de construcción, de mejoramiento de especies, medicina “tradicional”, etc.) nunca dejaron de usarse. En otros han caído en desuso y en el olvido por distintas circunstancias. Pero su recuperación puede resultar beneficiosa para la población local en la medida en que no haya perdido vigencia su carácter socialmente adecuado y su adaptación al ecosistema particular.

    1