Formas elementales de la vida religiosa; Èmile Durkheim

Psicología. Sociología. Filosofía. Religión. Representación. Ritual. Creencias. Pensamiento. Sociedad

  • Enviado por: F G A
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


"Formas elementales de la vida religiosa" E. Durkheim

Primer tópico: La noción de representación.

Item 2: A partir del texto de Durkheim considere la relación entre representación y ritual.

La objetivación de los sentimientos colectivos como confirmación identitaria de grupo de creencia, etc.

El reforzamiento de la consciencia colectiva que ello involucra.

Como bien sabemos, todo acto del ser humano necesita de fundamentos, es imposible tener creencias sin justificarlas, cada papel que desempeñamos en nuestro diario vivir nos reafirma esta teoría, es decir, cuando un psicólogo entra a su consulta, saluda a su secretaria y, luego de sentarse en su escritorio, observa los cuadros (o recordatorios) que certifican su título y que están ubicados tras su asiento de modo que cualquier paciente que se siente frente a él los podrá ver, así tanto paciente como el profesional se sentirán identificados y seguros de el rol que representan.

Como se vio en el ejemplo anterior este acto es propio de la naturaleza humana, es decir se da tanto en lo social como en lo científico y lo religioso. Pero como tal, necesita una constante afirmación de las creencias, es necesario hacer que cada sujeto se sienta identificado con lo que es, de esta manera recurrimos a la representación o al “hacer presente lo ausente”. Tomaremos, para ilustrar mejor, el mismo ejemplo que propone Durkheim, es decir hablar de la religión.

Se dice que el elemento principal de la religión está en las representaciones o creencias, cada doctrina tendría sus propios ideales los que identificarían a la totalidad de sus creyentes, y de esta manera cada sujeto se sentiría como parte de él al ver a muchos iguales dentro de la institución, punto importante si queremos ver que pese a la subjetividad de cada individuo este acepta ideales que están elaborados con anterioridad. Todo este “milagro” se debe única y exclusivamente a la fe, la que se ve enriquecida por la constante repetición (o representación) de los ritos que hacen que cada sujeto se reindentifique con la propia creencia de su organización.Es en este punto cuando hablamos de la relación entre representación y ritual, pues el hacer presente una situación para fortalecer las creencias grupales no sería posible sin un acto específico que una o reviva las creencias propias del grupo implicado, como diría Durkheim:

“...ese conjunto de actos regularmente repetidos es el que constituye el culto, el cual vuelve a adquirir toda su importancia....”

Vemos ahora que es imposible desligar la representación del ritual, pues es en este último donde se complementa la fase identitaria, ya sea grupal o individual de los sujetos, sería la prueba experimental de ellos. Lo interesante de este acto es que sin él los individuos caerían en la negación de su identidad. Esto se debe principalmente por ser los propios sujetos los que buscan reafirmar su condición de persona en grupos colectivos y sujetos similares en sus prácticas y creencias que se reconozcan así mismos.

Sin embargo caemos en otro punto importante, cada ritual hace presente las creencias de dichas personas, pero a la vez reafirma lo sacro y lo profano, es decir lo permitido y lo rechazado, esto nos abre una cosmovición particular, pues cada creencia estaría abriendo un mundo de concepciones de las cuales los sujetos implicados llevarían insertas en su vida diaria.Ritual, entonces sería, la prueba experimental de sus creencias, con el cual se crea y recrea la fe existente y sin el cual no existiría la religión.

Ahora se nos hace entendible la importancia que tiene esta idea para un sujeto y no solo para este, pues la comunidad compartiría las mismas preocupaciones, pues, tal como lo diría la frase “la unión hace la fuerza”, es ese sistema de creencias prácticas (o asimilables al diario vivir que normarían la conducta de los sujetos) las que uniría a una comunidad bajo un mismo techo de tal manera que cada integrante se sentiría apoyado y a la vez la unión de estos se apoyaría mutuamente reafirmando sus fundamentos en un acto específico y común.

Es este “sentirse parte de algo” lo que empujaría a cada sujeto a sentirse integrado y a la vez, la unión de ellos formaría una cadena irrompible de la cual sus partes se defenderían bajo un bien común, es decir para mantener su identidad fundamentadora.

Podría decirse que cada integrante de la comunidad confirmaría su identidad individual en el grupo y a la vez este se afianzaría en una identidad común.Este ideal colectivo, al ser compartido por cada uno de sus miembros, tomaría una conciencia propia de tal manera que llegará un punto en que tome decisiones propias, las que serán aceptadas por sus integrantes, esto se debe únicamente a la necesidad del grupo para defenderse de influencias externas que agrederían, en cierta forma sus fundamentos, algo así como una barrera inconsciente. Es por eso que nos encontramos en lugares donde una mínima oposición a los fundamentos reinantes podrían significar la muerte del agresor, ejemplo de esto sería el caso que se da en la India, donde las vacas son sagradas, y cualquiera que las agrediera significaría el fin de esa pobre vida. Todo esto por la necesidad de impedir que agentes externos puedan dañar, manchar o influenciar en sus ideales, lo que a la larga se transforma en un horror contra cualquier elemento ofensor.

Otro ejemplo de este caso es el que se daba en los campos de concentración nazi, donde a los judíos infractores se les torturaba en frente de sus iguales, los cuales no debían bajar sus cabezas porque debían observar el castigo para que aprendieran a no infringir la ley o fundamento reinante en el pensamiento nazi.

En pocas palabras lo dicho anteriormente se resumiría en que el ritual es el hecho de representar, es decir hacer presente el fundamento propio de una comunidad específica lo que significa renovar su cosmovición, exclusiva del grupo de personas que integran un ideal común, el que a la vez es defendido porque representa los propios ideales de cada integrante. Tanto el individual como el global se identifican en una misma institución, por lo que la una protege a la otra por medio del cumplimiento de normas que permiten y prohiben ciertas acciones o pensamientos en donde la falta a algunos de ellos desencadenaría la violencia o el enojo de el grupo social afectado.Con esto podríamos decir que este pensamiento no se da solo en la institución religiosa, sino que también el la ciencia, pues su manera de adquirir y justificar su fundamento es el mismo en ambas:

“...Todo esto porque la sociedad no puede dejar de sentir influencia si no está en acto, y no está en actos más que cuando los individuos que la componen se encuentran reunidos y actuando en un común.”, “la ciencia, de este modo tendría un fundamento religioso”.

Es así como acabamos la tesis de Durkheim, del cual nos queda claro que de la religión habría derivado la sociedad y todas las implicancias de ello, pues el ser humano no nació para estar solo, es un ser social que necesita gente a su lado para sentir fuerzas en sus decisiones y estar protegido bajo mismos ideales. Solo así se defiende ante agresores, al igual que los antiguos reinos, mientras más aliados tuviera, más fuerte sería su poder y dominancia.

El hombre es por naturaleza un ser social y el no estarlo le resulta irritante por lo que necesita vivir en una constante sociedad.

Item 1: La relación entre una concepción discursiva de lo social y la significaciones (representación) sociales en Castoriadis. La discursividad como multiplicidad de imaginarios de mundo. Reflexione acerca de la modernidad como un proceso desfundamentado (sin meta fundamento). La relación entre el carácter y l a religión.El problema de la representación se plantea como una dificultad del Hombre por no entender, cómo se le presentan las distintas realidades y verdades que circulan frente a sus ojos.Como sabemos la representación es el acto de volver a presentar algo. Pero este volver a presentar alguna cosa o algún hecho tiene como problemática todo lo que es el lenguaje, y la comunicación que se puede adquirir sobre esta representación que está obteniendo de ese objeto parado frente a nuestros ojos y que se nos presenta como un objeto “nuevo”.Ante la idea de que todo se nos presenta de una manera distinta, es decir que como cada uno tienen una manera compleja de ver las cosas y por ende de percibirlas, es que se ha producido una confusión con relación a la representación de las cosas y como esa representación debe ser únicamente una, hemos debido intentar ordenar ese caos reinante en la representación de las cosas, y para realizar esto hemos debido crear taxinomias o modo de clasificación de las cosas, las cuales nos permiten mantener cierto orden a las formas, el problema mayor se presenta cuando el hombre se constituye como hombre ya que muchas de las concepciones que se tienen cambian radicalmente produciéndose una verdadera desfundamentación del mundo. Para poder entender mejor esto, es necesario comprender que la representación sería algo así como un objeto parado frente a un espejo y que la imagen que de él se emite, es la representación. Todas las cosas pueden ser representadas, inclusive el hombre. Como todo puede ser representado e s necesario establecer cierto orden en las cosas por lo que se crean ciertas maneras de clasificación (las ya nombradas taxinomias), las cuales ayudarán al hombre en la organización de la vida (hablando de la manera más general posible).Cuando el Hombre se constituye como tal, se producen grandes cambios como el hecho de que “...Desaparece la teoría de la representación como fundamento general de todos los órdenes posibles...”. Como podemos ver aquí la representación se presenta como la única manera posible y real de poder clasificar y ordenar las cosas, además que se desaparece el lenguaje como conexión o enlace entre las representaciones y los seres. Es aquí cuando comienzan a suscitarse los problemas con respecto a la problemática de la representación y a la relación que tienen con la desfundamentación del Mundo.Foucault propone que el hombre es un ser que se da en el orden de las representaciones y que se da por lo tanto en el saber. Para él de las representaciones emanan saberes y de ellos emana y surge el hombre. El cual es definible, finito y acotable. El hecho de que el hombre sea finito permite que este conozca..“..La humanidad surge del caos, del abismo, de lo sin fondo...” Como podemos ver existe una cierta negatividad al hablar de la construcción del hombre como tal, ya que se piensa que del vacío, de lo sin fundamento nace la humanidad, lo que ya nos plantea la problemática de la desfundamentación del Mundo, porque Castoriadis nos propone que el hombre y la humanidad en si han nacido del caos mismos, entonces se nos presenta como algo mucho más entendible la posibilidad de por qué el mundo se encuentra en esta desfundamentación. “Radicalmente inepta para la vida, la especie humana sobrevienen al crear la sociedad y la institución...” Como podemos ver en la cita anterior, Castoriadis propone la idea de que el hombre para poder sobrevivir necesita crear institución, la cual sería la sociedad y esto lo hace para poder lograr el orden (deshacer el caos) que produce la falta de la representación como método de organización de las cosas. Así nos queda absolutamente claro que la sociedad es una institución imaginaria del Hombre creada para poder sobrevivir ante el caos producido por la falta de representación de las cosas.Castoriadis nos dice que la institución de la sociedad por más que quiera intentar cubrir el caos en su totalidad, no va a poder lograrlo desde el punto de vista de los individuos, puede ser que lo logre desde un punto de vista más general.“...La institución de la sociedad es institución de las significaciones imaginarias sociales, y por principio, debe dar sentido a todo lo que pueda presentarse, tanto “en” la sociedad como fuera de ella. La significación imaginaria de lo social hace que las cosas sean como tales cosas, las establece como lo que ellas son y ese lo que está establecido por la significación que es indisociablemente principio de existencia, principio de pensamiento, principio de valor, de acción. Pero este trabajo de la significación está permanentemente amenazado ( y desde un punto de vista último, está siempre ya vencido o inservible) por el caos que la significación encuentra y por el caos que ella misma hace surgir. Esta amenaza se manifiesta con toda su realidad y toda su gravedad, en los dos niveles extremos del edificio de las significaciones, por la ausencia de una piedra angular en ese edificio y por la arena que está en ese lugar de lo que debía sostenerlo como fundamento...”.A lo largo de toda esta cita textual, se nos van presentando distintas maneras de poder reflexionar sobre la problemática de al representación, su relación con la desfundamentación del Mundo y la concepción de la sociedad. Es así como ene esta frase se nos dice que es lo social lo que produce nuevas representaciones, nuevas significaciones y estas son producidas por el Mundo y la consecuencia es el caos. La tesis que castoriadis defiende es la del intercambio entre las significaciones que tienen las personas y los valores que lo social conlleva con ello, en otras palabras la dialéctica que los sujetos se dan al momento de vivir en la que cambian por sus mismas representaciones, de este modo se produce una dialéctica entre lo establecido y lo nuevo. Estas nuevas significaciones creadas, que en el fondo no son más que representaciones nuevas, presentan un problema de que la sociedad no se encuentra preparada para ello, produciéndose un temor, entonces la sociedad plantea estas significaciones como algo inherente a los Hombres y que pueden ser útiles para la creación de normas, las que pueden ser utilizadas en instituciones ya creadas.Lo social sería la Cultura, los valores y las normas, entonces ante estas nuevas significaciones, lo social pretende domesticarlas y ponerlas en instituciones estables. Lo que castoriadis trata de decirnos es que lo que se debería hacer es reemplazar lo antiguo y lo nuevo. Para él lo social es una institución incompleta, abierta y contingente, y la ve como un camuflaje de las significaciones.Como podemos observar, él piensa que las significaciones de los social, vendrían a ser las representaciones ya que ambas están buscando establecer el orden en la Humanidad y el hombre, sin embargo como esta institución crea nuevas significaciones cuando surge, el presunto orden que establece se va a transformar en un nuevo desorden. Lo que se debería realizar es una mezcla entre las antiguas representaciones (antes de que el caos gobierne, en cierta medida dicho así) y las nuevas creadas por la institución de la sociedad, para que de esta manera se pueda solucionar el problema de este caos en el cual se encuentra la Humanidad.Sin embargo, en esta frase también se realiza mención a que en los edificios de las representaciones se encuentran sin una base sólida, que le hace falta esa piedra angular a la cual hace mención en el texto y esto se produce debido a que existe un desfundamento del Mundo y el autor de la “institución de la sociedad y de la religión “ (Castoriadis) nos dice que existe una imposibilidad de encontrar un fundamento último (sobre lo social) debido a la multiplicidad de los sentidos, es decir que existen tantas verdades que se encuentran dirigidas en tantas direcciones distintas que resulta muy difícil poder encontrar esa verdad última que en el fondo, manejará el orden de las cosas y se planteará como fundamento del Mundo.Como conclusión podemos decir que la problemática que las representaciones presentan traen como consecuencia que exista un caos dentro del cual ha surgido la humanidad, la cual también se ve afectada por toda esta crisis y esas faltas de representaciones. Como la representaciones dejaron de ser las organizadoras de las cosas, se tuvo que implementar una nueva forma para que las cosas siguieran estando, de una forma u otra, más ordenadas que antes, para eso se realiza la conformación de una sociedad imaginaria, la cual le daría el orden necesario a las cosas como para mantener cierta organización estable. Pero esta institución va a producir más representaciones, las cuales se van a confrontar a las antiguas en vez de complementarse como era la idea de C. Castoriadis. Como van a surgir nuevas representaciones, surgirán nuevas verdades que van a tratar de llenar el vacío que se produjo cuando el fundamento del mundo se “desintegró”, sin embargo va a existir una imposibilidad de que este fundamento último se encuentre debido a la multiplicidad de sentidos que las verdades pueden adoptar, por esta razón es muy difícil que el fundamento se encuentre, que la problemática de las representaciones se solucione y que la sociedad imaginaria de C. Castoriadis pueda ser una de las instancias que nos llevan a esa solución.“La sociedad es su propio origen”, por lo tanto se seguirá en una infinidad de representaciones al igual que un juego de dominóes infinitos, los cuales se ordenan verticalmente de manera que al caer uno cae el de adelante y el de adelante y así sucesivamente hasta llegar al infinito, tanto hacia delante como hacia atrás, de esta manera si buscamos un fundamento originario nos toparíamos con una cadena de sucesos desencadenados por otros y así hasta el infinito que a la vez ha sido creado por ella misma... La sociedad.