Fonorreceptores

Órganos sensoriales. Sentidos. Oído. Audición. Equilibrio

  • Enviado por: Zoranyi Salazar
  • Idioma: castellano
  • País: Venezuela Venezuela
  • 9 páginas
publicidad
publicidad

Introducción

Los órganos de los sentidos (ojo, oídos, nariz, lengua-->[Author:ZS] y piel) nos ponen en contacto con el mundo exterior: gracias a ellos conocemos las propiedades físicas de los cuerpos y las condiciones del medio que nos rodea. También tienen una misión protectora, ya que nos advierten de los peligros que nos amenazan.

Las impresiones captadas por los receptores de los órganos de los sentidos se trasmiten, a través de los nervios sensitivos, al cerebro, que percibe la información que le llega y la identifica (sensación). Los centros nerviosos elaboran entonces una orden de respuesta que viaja a través de los nervios motores, hasta los distintos órganos encargados de ejecutarla.

Los receptores se agrupan en una zona concretas y dan lugar a los diferentes sentidos: la vista, el oído (que incluye el sentido de equilibrio), el olfato, el gusto y el tacto.

Audición y Equilibrio

Los receptores de dos modalidades sensoriales, los de la audición y los del equilibrio, están alojados en el oído. El oído externos, el oído medio y la cóclea del oído interno están relacionados con la audición; en cambio, los conductos semicirculares, el utrículo y probablemente el sáculo del oído interno, están relacionados con el equilibrio. Para ambos casos, los receptores sensoriales son células ciliares y hay seis grupos de ellas en cada oído interno: uno en cada uno de los tres conductos semicirculares, uno en el utrículo, otro en el sáculo y el último en la cóclea.

Consideraciones Anatómicas

Oído externos y oído medio

Las orejas dirigen las ondas al orificio auditivo externo. En algunos animales, las orejas pueden moverse como antenas de radar para buscar el sonido. Del orificio externo el conducto auditivo se dirige hacia adentro hasta la membrana timpánica o tímpano.

El oído medio está constituido por una cavidad llena de aire, dentro del hueso temporal, que se abre en la nasofaringe a través de la trompa de Eustaquio y a través de la nasofaringe se comunica con el exterior. La trompa usualmente se encuentra cerrada, pero se abre durante la deglución, la masticación y el bostezo, conservando igual la presión del aire a los dos lados del tímpano. Los 3 huecesillos del oído, el martillo, el yunque y el estribo se hallan localizados en el oído medio. El manubrio o mango del martillo está adherido a la cara interna de la membrana timpánica, la cabeza a la cara interna de la membrana timpánica, la cabeza a la pared del oído medio, pero su proceso corto al yunque, el cual a su vez se articula con la cabeza del estribo. El estribo se denomina así por su semejanza con este objeto. Su base está unida por un ligamento anular a las paredes de la ventana oval. Dos pequeños músculos estriados, el tensor de tímpano y el estapedio, o músculos del estribo, también se encuentran situados en el oído medio. La contracción del primero tira del manubrio del martillo hacia adentro y disminuye las vibraciones de la membrana timpánica; la contracción del segundo separa la base del estribo de la ventana oval.

Oído interno

El oído o laberinto se compone de dos partes, una dentro de la otra. El laberinto óseo es una serie de conductos en la porción petrosa del temporal. Dentro de esos conductos, rodeado por un líquido llamado perifilina, se encuentra el laberinto membranoso; este laberinto es más o menos una réplica de los conductos óseos y está lleno de un líquido denominado endolinfa; no hay comunicación entre los espacios que están llenos de endolinfa y los que contienen perilinfa. Debido a está distribución, las bases de las células ciliares en cada uno de los seis grupos en el oído interno, están en contacto con la perilinfa y sus procesos apicales (cilios) lo están con la endolinfa.

Cóclea

La porción coclear del laberinto es un tubo enrollado, de 35 mm de longitud, que en el hombre tiene dos vueltas y tres cuartos. En toda su longitud, la membrana basilar y la membrana de reissner la dividen en tres cámaras o escalas. La escalas vestibular, superior, y la escala timpánica, inferior, contienen perilinfa y se comunican entre sí en el vértice en el vértice del caracol a través de una pequeña abertura llamada helicotrema. En la base del caracol, la escala vestibular termina en la ventana oval, que se encuentra cerrada por la base estribo. La escala timpánica termina en la ventana redonda, orificio situado en la pared interna del oído medio, cerrado por la membrana timpánica secundaria flexible. La escala media, que constituye la cámara coclear media, continua con el laberinto membranoso y no comunica con las otras dos escalas. Está contiene endolinfa.

Órgano de Corti

Situado en la membrana basilar se encuentra en el órgano de Corti, la estructura que contiene las células receptoras auditivas. Este órgano se extiende desde el vértice hasta la base de cóclea y por consiguiente tiene forma de espiral. Los receptores auditivos son células ciliares cuyas prolongaciones perforan las membranosa y resistente lámina reticular que es sostenidas por pilares de Corti.

Audición

Ondas sonoras

El sonido es la sensación que se produce cuando las vibraciones longitudinales que las moléculas en el medio externo, esto es, cuando las fases alternadas de condensación y rarefacción de ellas, actúan en la membrana timpánica.

Conclusión

-->[Author:ZS]E este trabajo aprendí un poco más sobre este sentido y además que hay que valorarlo mucho ya que muy importante para nuestra adaptación y la comunicación. Este sentido tiene dos funciones:

  • Escuchar

  • equilibrio

Bibliografía

Fisiología Médica

William F. Ganong

Editorial: El Manual Moderno, s.a de c.v

Enciclopedia Temática Del Cuerpo Humano

(cómo funciona)

Ediciones Daly s.l

Enciclopedia Temática Del Cuerpo Humano

(cómo es)

Ediciones Daly s.l .

Enciclopedia Temática Estudiantil Océano

Editorial Océano

Biología 8°

Lorinda Coelho Da Silva

Editorial Santillana

1