Flexibilidad

Salud. Ejercicio. Flexibilidad general, específica, estática y dinámica. Factores internos y externos. Efectos. Evolución y desarrollo

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas

publicidad

LA FLEXIBILIDAD

Definimos la flexibilidad como la capacidad física de amplitud de movimientos de una sola articulación o de una serie de articulaciones. Si queremos medir la flexibilidad tendremos que valorar esta amplitud de movimientos.

La flexibilidad es necesaria en muchos deportes en los cuales se requieren amplios movimientos articulares como el taekwondo, pero también se necesita en deportes en los que se debe desarrollar fuerza explosiva, pues cuanta más flexibilidad mayor será el recorrido y por tanto, mayor el impulso que se obtendrá.

Es necesario e importante para todos los deportistas entrenar la flexibilidad, porque poseerla previene de muchas lesiones. La flexibilidad se entrena por medio de los estiramientos, que muchas veces se incluyen en los ejercicios de calentamiento previos al inicio o final de la competición o al entrenamiento.

Es de gran importancia para el entrenamiento deportivo, ya que es un elemento favorecedor del resto de las capacidades físicas; se define como la capacidad de extensión máxima de un movimiento en una articulación determinada.

  • Clasificación.-

Flexibilidad general y específica

Estática y dinámica

Flexibilidad pasiva y activa

  • Factores.-

Se engloban en dos grupos:

-Factores internos; por la movilidad, fuerza, capacidad y coordinación de los músculos.

-Factores externos; cansancio, temperatura, falta de actividad…

  • Efectos.-

Si es bien utilizada, aportará beneficios como la prevención ante posibles lesiones, pero si se utiliza mal, por el contrario, podrá llegar a producir efectos negativos, incluso lesiones musculares.

Clasificación de la flexibilidad

Ahora profundizamos en la clasificación de esta cualidad que antes hemos nombrado.

Existen tres clasificaciones básicas de la flexibilidad.

1.- Aquella que se centra en la relación con la especialidad deportiva a desarrollar, en este caso distinguimos flexibilidad general que es la que trabaja todas las articulaciones importantes del cuerpo y flexibilidad específica, en la que el trabajo se centra en articulaciones relacionadas directamente con el deporte.

2.-Se centra en el tiempo de elongación muscular con lo que distinguimos entre flexibilidad estática (mantener una postura durante unos segundos) y flexibilidad dinámica, que suelen ser ejercicios de estiramiento y acortamiento continuado, sin pausa ni mantenimiento de posiciones.

3.-Se centra en el tipo de fuerza que provoca la elongación, de lo que obtenemos: flexibilidad pasiva (producida por una o varias fuerzas ajenas al individuo, como puede ser un compañero, una máquina, la gravedad, etc.) y flexibilidad activa, producida por la fuerza que genera el propio individuo por contracciones musculares.

Factores

Además de los factores internos y externos ya mencionados, podemos distinguir entre otros dos grupos: los factores que determinan la flexibilidad y los que la mejoran o la limitan.

-Factores que determinan la flexibilidad

La movilidad articular es uno de los factores que determinan la flexibilidad. Se trata de la capacidad de movimiento que tiene una articulación. Esta posibilidad de movimiento depende de la configuración de cada articulación (segmentos óseos que la forman, de los tendones, ligamentos y otros elementos articulares).

La elasticidad es otro de estos elementos. Es la capacidad que permite al músculo elongarse hasta cierto límite y recuperar la forma inicial. Los tejidos articulares (tendones, ligamentos, músculos, etc.) que conforman la articulación pueden estirarse y acortarse; pero la elasticidad más importante que hay que tener en cuenta es la elasticidad muscular. Los músculos pueden estirarse cuando se relajan.

-Factores que mejoran o limitan la flexibilidad

Cada persona tiene un grado diferente de flexibilidad, debido a unos factores que la determinan, como son:

Genéticos: por herencia y constitución

Sexo: normalmente, las chicas suelen ser más flexibles que los chicos.

Edad: desde el nacimiento hasta la vejez, esta facultad va disminuyendo progresivamente.

Sedentarismo: la inactividad prolongada resta movilidad.

El cansancio muscular: un músculo cansado es un músculo parcialmente intoxicado y agotado, cuyas facultades elásticas están muy disminuidas.

La temperatura del músculo: un buen calentamiento previo del músculo mejora su capacidad de elongarse.

Las posturas forzadas potencian la movilidad en una dirección, pero la limitan en otros sentidos.

La movilidad de cada articulación.

La elasticidad y la fuerza de nuestros músculos.

La coordinación entre los grupos musculares.

El estado emocional: cuanto más tensos estamos, somos menos flexibles.

La hora: somos más flexibles en las horas centrales del día que por la mañana y por la noche.

Efectos

Al nacer, tenemos el máximo grado de flexibilidad, que se va disminuyendo a lo largo de los años de nuestra vida. El practicar ejercicio para desarrollar la flexibilidad nos permite adquirir parte de la flexibilidad perdida, o evitar que ésta se deteriore.

Además, la práctica de ejercicio sube el estado de ánimo y ayuda al mejor funcionamiento del cuerpo.

Evolución y desarrollo

La flexibilidad, es una capacidad que tenemos desde que nacemos. Es mucho más ligera en los primeros años de edad y por lo general, las mujeres presentan mayores valores de flexibilidad que los hombres.

Para cualquier actividad deportiva, se recomienda hacer ejercicios genéricos de flexibilidad, antes de pasar al específico.

Dependiendo si el ejercicio es dinámico o estático, varía el número de series de flexibilidad a realizar.

Tanto el dinámico como el estático puede realizarse con ejercicios activos (realizados por el propio sujeto) y pasivos, utilizando fuerza externa como puede ser en deportes como: los rebotes, balanceos, presiones, tracciones, el PNI, etc.