Finalidad social de la empresa

Producción. Planificación de Procesos. Administración de RRHH (Recursos Humanos). Sociedad. Responsabilidad Moral. Ética empresarial

  • Enviado por: Felipe Inosrtoza
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de Finanzas para no Financieros
Curso de Finanzas para no Financieros
Este programa le enseñará a personas del común, gerentes, ejecutivos y empresarios que sientan la necesidad de...
Ver más información

Mercados Financieros e Inversiones
Mercados Financieros e Inversiones
Juan Diego Gómez en está compilación de videos habla y analiza escenarios claves de los mercados financieros y de...
Ver más información


“LA EMPRESA CUMPLE OBJETIVOS SOCIALES”

Predominio de la finalidad social

El cambio de enfoque en la finalidad de la empresa facilita que el empresario esté en capacidad de trascender no sólo respecto en su personal labor de directivo sino respecto al logro de los objetivos -institucionales y personales- del resto de miembros de su empresa. A pesar de las influencias nocivas del individualismo y del capitalismo económico, los empresarios comprenden cada vez mejor que su tarea tiene una finalidad en la que el beneficio se da en la medida en que se consiguen los objetivos sociales que lo condicionan.

Lo anterior es mucho más acorde con lo que el trabajo mismo, significa para todo hombre: "Un ejercicio consciente, serio y exteriorizado objetivamente, de las capacidades espirituales y corporales del hombre para la realización de aquellos valores con los que el hombre cumple sus fines y con los que presta un servicio a la sociedad" (Hoeffner).

La trascendencia del trabajo tiene que ver con la coherencia en el hombre, la unidad vital entre lo que es directamente trabajo y aquello que no es trabajo en sentido estricto, o sea, los valores humanos, sociales, culturales, morales, políticos, cívicos, religiosos, etc.

Trabajar, directiva u operativamente, es hacer posible la convivencia, sin la cual la sociedad no logra sus fines, ni la persona los suyos. El empresario -y quienes integran la empresa- está llamado, en esta sociedad de hoy, a trascender el capitalismo, el materialismo, el hedonismo, el individualismo, en la medida en que se abre a los bienes esenciales al hombre: voluntad, inteligencia, libertad, amor y fe.

La paradoja de los bienes esenciales del hombre es que se suelen perder primero en lo personal de forma indolora -casi sin darse cuenta- y luego los pierden los grupos, las empresas, las instituciones y hasta la sociedad misma, o se sustituyen por antivalores.

Un directivo empresarial puede ser un excelente administrador de los procesos temporales de la producción y de las proyecciones financieras o del control presupuestal, pero, al mismo tiempo, ser incapaz de ordenar su trabajo diario, su vida diaria, que se ve arrastrada por un tráfago que se convierte en vértigo incesante, que suele conducirle a una deformación del auténtico trabajo que es el activismo: moverse mucho, hacer muchas cosas, pero con desorden y ligereza, con falta de intensidad y concentración, en síntesis, sin avanzar de verdad en los objetivos personales e institucionales

La empresa vista desde la sociedad

Quien no saca la cabeza de la empresa, para mirarla desde la sociedad, no podrá saber si la empresa está a la altura y medida de esa sociedad. Y no será capaz de dar trascendencia a su labor directiva y llevara a la empresa es un sistema de cooperación social. Mirar la empresa desde la sociedad no es tarea sólo defensiva, para ver si se le deja trabajar o no, o si se obstaculizan su libertad y su iniciativa. Es también verla como un remedio contra los abusos y como "un núcleo positivo expansionable... En vez de un sujeto cortapisas, la empresa si se comprende su idea, es corrector que pone en su sitio a las otras instancias (sociales) y les obliga a la seriedad" (Polo).

Las empresas marchan bien, cuando directivos y empleados están atentos a su eficiencia y eficacia, abiertos a la innovación, saben lo que quieren, organizan e impulsan, y buscan resultados también en época de crisis; saben administrar la escasez de recursos. Como la vida es luz y sombra, a veces se dejan llevar por eso que el dramaturgo presidente de Checoslovaquia recuerda con validez universal: "El poder enemigo de hoy son nuestros defectos: indiferencia ante el bien común, vanidad, ambición personal, egoísmo y rivalidad".

Responsabilidad moral y social.

La sociedad tiene un grave problema moral. Dentro de ella, la empresa está hondamente marcada por el capitalismo que "es. De algún modo fundamental, un sistema moralmente deficiente (Guilder). Pero esa deficiencia se corrige desplegando la iniciativa empresarial, lo cual se realiza si hay libertad moral. Los empresarios pueden producir un cambio individual, corporativa y gremialmente si tienen presente que, pase lo que pase, "actuar ante las causas tiene mucho más sentido que reaccionar simplemente ante las consecuencias" (Vaclav Hável).

La trascendencia del trabajo en la empresa está directamente relacionada con su responsabilidad social. Friedman dice que la empresa "tiene una y sólo una responsabilidad social: utilizar sus recursos y participar en actividades pensadas para incrementar sus beneficios siempre que permanezca dentro de las reglas del juego; o lo que es lo mismo, participar en competencia abierta y libre, sin engaño o fraude". Esta tesis, dominante en la visión capitalista de la empresa, que plantea como factor supremo las leyes del mercado, es muy discutible. Entre quienes la rechazan está David Naughton quien sostiene que "la empresa no es simplemente una institución económica que tiene una responsabilidad primaria en la sociedad en conjunto y una responsabilidad secundaria con los accionistas y empleados".

Primero el servicio que el beneficio

Lo positivo que hacen las empresas puede empañarse cuando subsisten visiones estrechas y egoístas, individualistas y cómodas muchas veces, de contraponer los intereses de la empresa con los del país.

El enorme potencial espiritual de los profesionales y directivos de la empresa debe convertirse en un "poder configurador de la empresa respecto de su entorno" (Melendo). Sin duda alguna la empresa y quienes la orientan, pueden contribuir decisivamente al cambio de la sociedad entera. Y mientras más importante sea la empresa que se dirige, mayor es la responsabilidad proporcional de contribuir a la construcción social. "No sólo "el que puede, debe", sino "el que más puede, más debe".

De la capacidad de todos para responder a la crisis social y moral que se palpa en la sociedad actual, dependen las posibilidades de que ella brinde a sus miembros una convivencia en paz y justa, una calidad de vida material, cultural y espiritual, y una estabilidad social más perdurable.

Empresas locales que cumplen objetivos sociales.

Después de tomar en cuenta los tres puntos anteriores: Predominio de la finalidad social, La empresa vista desde la sociedad, Responsabilidad moral y social y por ultimo Primero el servicio que el beneficio, nos damos cuenta que todo tipo de empresas cumple un papel muy importante en nuestra sociedad actual.

Para saber cuales son las empresas que cumplen objetivos sociales, primeramente debemos saber cuales son algunos de los objetivos sociales que tiene la sociedad con las personas.

Bueno, algunos de ellos son:

  • Dar trabajo a personas, de esta manera la empresa y la persona se benefician de ello.

  • Con la obtención del trabajo en la empresa el objetivo social que conlleva es derrotar la pobreza o poder ascender económicamente en la vida de la persona.

  • Ya en la empresa, la persona recibe capacitación donde el objetivo a cumplir es: desarrollar mejores personas en lo laboral y sacarle el mejor provecho al máximo.

  • Y por ultimo dar a los empleados satisfacción personal y perfeccionamiento humano mediante las relaciones humanas dentro de la empresa, por parte de la misma y por parte de la persona lograr una capacidad de auto continuidad o permanencia en ella.

Toda empresa debería estar en condiciones de cumplir con estos objetivos ya que toda empresa para que funcione necesita trabajadores los cuales se remuneraran y obtendrán beneficio de ella, ahí se estarán cumpliendo dos objetivos sociales, dar trabajo y con la remuneración dar la lucha a la pobreza.

En nuestra zona la mayoría de las empresas cumple con estos objetivos y como ya se ha mencionado en este informe los principales beneficiarios son los trabajadores quienes son a los cuales esta dirigidos los objetivos sociales.

En nuestra provincia existen diversos tipos de empresas: Productoras, de servicio y Distribuidoras. Algunas empresas en nuestra zona son:

  • Celulosa Arauco Planta Itata

  • Copelec

  • Rectificadora de Motores Badilla

¿Qué tendrán en común estas tres empresas?

Analicemos estas tres empresas:

Lo primero es que las tres empresas necesitan trabajadores de toda índole para funcionar bien, lo segundo es que como dan trabajo a un gran numero de personas (Celulosa, Copelec) y a cambio de esto dan una remuneración en dinero y de esta manera las personas pueden sostener a sus familias y dar la lucha por la pobreza, en tercer lugar estas empresas necesitan que sus empresas funcionen a la perfección de esta manera entregan capacitación a sus empleados de esta manera funcionara mejor la empresa y por ultimo las personas necesitan mantenerse en sus trabajos así que ellos hacen lo mejor posible por cumplir con la empresa de esta manera se desarrolla la capacidad de autocontinuidad y permanencia .

En conclusión, toda empresa esta destinada a cumplir objetivos sociales, de una u otra manera, en el caso de los ejemplos dados en el informe es muy importante que dos de estas empresas son nacidas en la ciudad, además tenemos que darnos cuenta que como administradores es necesario saber los objetivos sociales que cumple una empresa, por esta y otras razones nos gusto el trabajo ya que nos ayudara en el futuro a ser mejores administradores y personas.