Filósofos. Platón I

Teoría de los mundos. Teoría de imitación. Cuerpo y alma

  • Enviado por: Reisanis
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

PLATÓN

Teoría de los mundos

Para Platón existe un mundo al que llama mundo Inteligible, constituido por una pluralidad de IDEAS, es decir, arquetipos inteligibles de las cosas materiales que integran la naturaleza sensible, el mundo en que vivimos. Tales ideas son eternas, inmutables, simples, indivisibles, perfectas e inmateriales. Estas ideas constituyen el verdadero ser, la verdadera realidad, y solo su conocimiento nos proporciona el conocimiento verdadero, la verdad. Las ideas están organizadas de forma jerárquica. La idea suprema es el Bien y las demás dependen de esta. Una persona es justa cuando hace el bien.

Mundo sensible

La naturaleza material en que vivimos constituido por seres naturales es el mundo Sensible. Las cosas del mundo sensible tienen propiedades radicalmente opuestas a la del mundo inteligible. Son generables, mutables, compuestas, divisibles e imperfectas. El mundo sensible no es el verdadero ser sino mera apariencia del ser. Su conocimiento solo nos proporciona Doxa (opinión) . Es un conocimiento imperfecto y despreciable porque es un mundo mutable.

Relación entre mundo inteligible y mundo sensible

Aunque son radicalmente opuestos, existe una relación entre ellos. El mundo inteligible es el verdadero ser y el mundo sensible es mera apariencia de ser. Las cosas sensibles que forman el mundo sensible son participación o imitación de las ideas, como sombras de éstas.

Idea

El termino de idea no es conjunción mental de objetos sin existencia a parte de la mente que las concibe. Son las únicas realidades con sentido pleno ya que lo que de realidad hay en el mundo físico deriva de las ideas. La teoría de las ideas consiste en la afirmación de que existen realidades inmateriales, absolutas, inmutables y universales independientemente del mundo físico, p.e. la bondad en sí, el hombre en si,...

Las ideas son el modelo permanente de las cosas, es decir, una idea es lo “en sí” y “por sí”. Y en el caso de la idea del bien, “lo en sí y para sí”.

Con esto se destaca el rasgo de no relatividad de las ideas y su característica de necesidad. Las ideas no se dejan arrastrar por lo sensible, siempre cambiante y mutable.

Son por lo tanto la verdadera realidad de todo lo que existe y si el mundo sensible tiene alguna realidad es porque el mundo inteligible se hace presente.

Platón admite la idea de una inteligencia ordenadora, el Demiurgo. Esta inteligencia actúa sobre una masa eterna y eternamente agitada. El Demiurgo es el que hace el mundo sensible fabricándolo según un plan o modelo. Su función es la de plasmar las esencias o ideas en la materia lo mas perfectamente posible; si el mundo sensible no es perfecto es porque la materia introduce un factor de desorden e indeterminación.

Teoría de la imitación

Es el intento de dar cuenta de la presencia de lo inteligible en lo sensible. Las cosas sensibles tienen una parte de la realidad del mundo inteligible pero dicha participación no seria imaginaria sino real.

Presenta dos problemas:

  • Si las cosas sensibles participan de las ideas tendrían que haber tantas ideas como cosas sensibles

  • Si participar significa tener parte, después de cada participación se destruiría la idea de la que se participa.

  • Para evitar estos problemas, enuncia la teoría de la imitación. Las cosas sensibles serian una imitación del modelo y no pueden ser perfectas ya que son materiales. Con esto se evita la dificultad de hacer infinitos ejemplares de cada una de las ideas ya que las cosas sensibles pueden imitar un único modelo y al mismo tiempo el modelo idea no se ve destruido. Pero la imitación no tiene nada entitativo del modelo por lo que son dos realidades diferentes aunque se parezcan. Las ideas están ahí, son eternas y el demiurgo las copia.

    Carro Alado

    Para Platón el hombre es una mezcla entre cuerpo y alma. El cuerpo es materia imperfecta y despreciable. El alma es superior al cuerpo. Las almas son eternas, están contemplando las ideas y allí son felices. Cometen una falta y se encarnan en los cuerpos como castigo. Por eso, conocer es recordar. Solo se puede describir el proceso de conocimiento si utilizamos el termino conocer como sinónimo de recordar. Por ello se pede decir que las ideas son innatas y el conocimiento es a priori. Todo el proceso de conocimiento se reduce a ser una preparación para el acto de recordar. El alma es principio de conocimiento.

    Niveles de conocimiento

    La Doxa es el conocimiento del mundo de lo sensible y es imperfecto. Procede de los sentidos. Tiene dos niveles:

    • Imaginación: Nivel mas bajo. En el no se tiene conocimiento de lo sensible sino solo de las sombras de lo sensible.

    • Pistis: Opinión vulgar. Es el conocimiento sensitivo de las realidades materiales.

    La Episteme es el conocimiento del mundo inteligible, el conocimiento indudable, perfecto y necesario que constituye la ciencia. Tiene dos niveles:

    • Dianoia o Creencia: consiste en apreciar las realidades inteligibles que tienen una cierta presencia en el mundo de lo sensible

    • Noesis o Intuición: Es el estrato más elevado del conocimiento. Significa visión directa y repentina y cuando se llaga a este nivel se procede a ver el mundo de las ideas. Para poder llegar a este nivel hace falta un proceso denominado Dialéctica. La Dialéctica es el proceso por el cual partiendo de una idea se llega a su contradicción y de dicho fenómeno se llega a una superación del mismo conservando lo mejor de cada una de las ideas. Así se va ascendiendo hasta la idea de Bien. Y así, cuando alguien utilice la Dialéctica, y prescinde en absoluto de los sentidos, para elevarse a la esencia de las cosas, y no cese en su empeño por alcanzar por medio de la inteligencia lo que constituye el bien, llega realmente al termino mismo de lo inteligible. Podría decirse que la Dialéctica consta de dos momentos:

    -El ascenso hacia la idea del Bien

    -La intuición intelectual del Bien en sí

    Unión entre cuerpo y alma

    Se ha interpretado de dos maneras:

    • Accidental: Dos entes se unen para realizar una misión y cuando esta acaba, se separan. Cada uno tiene su identidad propia. P.e. jinete y caballo.

    • Sustancial: Dos entes se unen para formar un tercero que es la unión intima y profunda de los anteriores.

    ¿Qué es vivir? : Pensar, actividad, programar una meta, conseguirla, programar otra,...

    Pruebas de la inmortalidad del alma

    Platón en su teoría siempre supone la inmortalidad lo que le permite testimoniar lo admitido.

  • Según la teoría de la reminiscencia conocer es recordar. De ello se concluye la existencia del mundo de las ideas y la preexistencia del alma. El lugar natural del alma no es el mundo sensible y su destino no esta ligado al del cuerpo.

  • La teoría de los contrarios que implica la inmortalidad del alma. Vida y muerte son dos términos contrarios que se implican consecutivamente. El alma cuando nace llega a la vida terrenal a través del cuerpo, luego es necesario que exista cuando el cuerpo muera. Lo compuesto por definición esta sujeto a la disolución y muerte. Lo simple permanece siempre en el mismo estado, por lo que el alma se asemeja a lo simple. De ello se deduce que no se puede descomponer y que por lo tanto es eterno.

  • Si la muerte supusiera la destrucción de todo, lo malvado de cada alma quedaría libre, pero como el alma es inmortal, ninguna culpa queda perdonada con la muerte.

  • -La parte racional es la que define al hombre. Estaría en el cerebro, que es la que le otorga dignidad y le lleva al proceso de conocimiento.

    -La parte irascible es la que corresponde a todas las tendencias volitivas del hombre y estaría situada en el pecho.

    -La parte concupiscible es la que corresponde a las pasiones del hombre que no se corresponden con las necesidades básicas.

    Para Platón cada hombre ha de desempeñar la función para la que según su naturaleza o tendencia esta mejor dotado. Esta seria una sociedad justa en la que imperaría la virtud.