Filosofía y Cristianismo

Filosofía patrística. San Agustín de Hipona. Escolástica. Tomás de Aquino. Relaciones Fe y Razón. Física y Metafísica. Antropología. Dios. Ética y Política

  • Enviado por: Rubita
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

TEMA 5: LOS COMIENZOS DEL CRISTIANISMO: LA FILOSOFÍA PATRÍSTICA

El cristianismo no es una filosofía, ya que no busca solución a problemas planteados, si no que da respuestas mediante los dogmas de fe, unas verdades reveladas por Dios al hombre. Pero, si en el cristianismo no interviene la reflexión, ¿cómo se relacionan fe y razón? Este es el problema planteado por la filosofía patrística, que surge con la aparición del cristianismo. Sus características fundamentales son:

  • Ausencia de sistemas filosóficos (excepto San Agustín), ya que los clérigos estaban más preocupados en defender sus dogmas.

  • Falta de rigor en el vocabulario filosófico, es decir, se usan términos con una significación errónea.

  • Evolución en las relaciones con la filosofía, desde la negación completa, hasta la aceptación. Estas relaciones pasaron por las siguientes fases:

      • Padres apostólicos: No son conscientes del tema y utilizan con toda normalidad el lenguaje y los conceptos de la filosofía helenística.

      • Padres apologistas: Tienen una doble actitud: La mayoría, como el padre Justino, piensan que sólo la fe es capaz de mostrar la verdad, pero que la filosofía no es mala, ya que permite al hombre alcanzar verdades parciales. La otra parte minoritaria liderada por Tertuliano, dice que la filosofía es un peligro para el creyente, que los filósofos son herejes y que la fe hay que aceptarla tal y como es, sin intentar razonarla.

      • Padres de la Escuela de Alejandría: San Clemente decía que la filosofía tiene 3 tareas: Preparar al hombre para aceptar la fe, ayudarle a comprenderla y a defenderla. San Agustín, aunque no pertenecía a esta escuela, se unió a su causa.

    SAN AGUSTÍN DE HIPONA (354-430)

  • Trayectoria espiritual: Epicureismo, maniqueísmo, escepticismo, platonismo y cristianismo.

  • Relaciones fe-razón: No están separadas, ya que la fe lleva a la razón. Se puede expresar así:

      • Cree para entender: Hay que tener fe para poder usar la razón.

      • Entiende par creer: La fe no debe de ser ciega, si no que debe apoyarse en la razón.

    TEORÍA DE LA ILUMINACIÓN: San Agustín dice que las dos buscan un mismo fin, la verdad eterna, que es Dios, principio de todo. La verdad está dentro del alma y hay que interiorizarse para llegar a ella, porque la verdad se irradia desde Dios al espíritu del hombre, como la idea del bien en Platón.

  • Dios: San Agustín utiliza 4 argumentos para demostrar que Dios existe. Respecto a los atributos de Dios, hay dos de especial relevancia para él, la UNIDAD y la INMUTABILIDAD.

      • Argumento basado en el testimonio de la conciencia universal: En todos los pueblos y en todas las épocas se ha creído en un Ser Superior, por lo que no puede haberse confundido tanta gente.

      • Argumento basado en la conciencia individual: Si buscamos en lo profundo de nuestra conciencia, sentiremos la presencia de Dios, ya que la verdad se encuentra en nuestro interior.

      • Argumento del orden universal o prueba teleológica: En la naturaleza existe un orden y todo orden requiere en ordenador que no puede ser otro que Dios.

      • Argumento basado en la existencia de verdades eternas: Existen verdades universales y eternas como 2 + 2 = 4 y su origen debe estar también en un ser inmutable y eterno, que es Dios.

    San Agustín recogió la teoría de las Ideas de la Platón y la aplicó a Dios, así las ideas que Dios tiene de cada uno de los seres son modelos de los seres por él creados.

    LA CIUDAD DE DIOS: San Agustín distingue entre dos categorías de seres humanos, que constituyen dos ciudades diferentes:

      • La ciudad de Dios, donde los individuos aman a Dios y se desprecian a sí mismos.

      • La ciudad Terrenal, donde los individuos se aman a sí mismos y desprecian a Dios.

    En el final de los tiempos hay un triunfo de la ciudad de Dios.

    TEMA 6: LA ESCOLÁSTICA: TOMÁS DE AQUINO

  • DIVISIÓN DE LA FILOSOFÍA MEDIEVAL:

  • Periodo de transición Patrística-Escolástica: Desde el siglo V hasta finales del VIII. Fue una etapa en la que solo se recopilaban obras antiguas en los monasterios. Podemos citar a Boecio que tradujo y recopiló el “Organon”, una obre de Porfirio titulada “Isagoge”, que dará mucho que hablar posteriormente y San Isidoro de Sevilla, que consiguió reunir una importante biblioteca, fundó una escuela para la formación del clero y escribió una obra titulada “Etimologías”.

  • Renacimiento Carolingio: Siglos IX y X. Es un resurgimiento cultural emprendido por Carlomagno, que fomenta la creación de escuelas. Había tres tipos: MONACALES- situadas en los monasterios, EPISCOPALES- en la residencia de los obispos y PALATINAS- situadas en las cortes de los reyes. En el plan de estudios había dos opciones: TRIVIUM (Gramática, Retórica y Dialéctica) y QUADRIVIUM (Aritmética, Geometría, Música y Astronomía. Además, todos los alumnos estudiaban Filosofía, Cosmología y Teología. Estas escuelas darán lugar a las UNIVERSIDADES

  • Periodo de formación de la filosofía escolástica: Siglos XI y XII. Durante es te periodo se van a plantear dos problemas filosóficos:

    • POLÉMICA DE LOS UNIVERSALES: Hay un grupo, los “realistas exagerdos” que cree que hay conceptos que existen en la realidad desde siempre. El otro grupo, los nominalistas, sin embargo, piensan que simplemente es la denominación, el nombre que se le ha puesto a un ser. Hay también grupos intermedios como los realistas moderados y los conceptualistas. Toda esta polémica viene planteada de forma muy complicada en “Isagoge” de Porfirio y luego Boecio la simplifica en sus traducciones.

    • PROBLEMA DE LAS RELACIONES FE-RAZÓN: En el siglo XI están los dialécticos (racionalistas) que defienden que la fe debe ser analizada y demostrada por la razón, y los místicos (antirracionalistas), que opinan que solamente la fe y la contemplación mística nos conducen a Dios, y califican el saber de satánico y a las ciencias de inútiles y peligrosas. También hay posiciones intermedias como las de Pedro Abelardo y San Anselmo de Canterbury:

    SAN ANSELMO DE CANTERBURY (1033-1109): Padre de la escolástica. Se muestra realista respecto al tema de los universales y conciliador entre dialécticos y antidialécticos. Escribió dos obras, “Monologuium” sobre la naturaleza de Dios y “Prosloguium” sobre su existencia, que demuestra diciendo que si Dios es el ser mayor pensado, tiene que existir, ya que si no existiese ya no sería el ser mayor pensado y eso es una contradicción: Argumento ontológico.

    Este argumento fue contestado por el monje Gaunilón, que decía que entonces, si nos imaginásemos una isla perfecta, ésta tendría que existir también. San Anselmo explica que la isla estaría e el plano finito, mientras que su argumento sobre la existencia de Dios estaría en lo infinito.

    Esta teoría ha sido aceptada por posteriores corrientes y autores como Descartes, Leibniz, y Hegel, del racionalismo, y rechazada por Santo Tomás y Kant, empiristas. Éste último, por ejemplo, decía que es un paso ilegítimo del plano lógico (el pensamiento) al ontológico (la realidad).

  • Periodo de apogeo de la filosofía escolástica: Siglo XIII.

  • Incorporación de Aristóteles al occidente europeo: Producido por el contacto en cruzadas, escuelas de traductores, y de inmigrantes árabes y judíos que vivían en las cortes de los reyes europeos. Al principio su filosofía fue tomada con recelo, su posterior aceptación fue gracias a Alberto Magno y a Tomás de Aquino.

  • Creación de las universidades: Surgen en el siglo XIII partir de la escuelas. Como en algunas ciudades había escuelas distintas, surgieron enfrentamientos. Se necesitaba, pues, una regulación de alumnos, profesores y resto de habitantes de la ciudad. Esta regulación fue la creación de universidades (universitas). Las universidades estuvieron apoyadas por los reyes y por la iglesia, y cada una se componía de cuatro facultades: Arte, Medicina, Teología y Derecho, y alcanzaban un prestigio en alguna de las ramas, como Oxford en Medicina.

  • Aparición de las órdenes mendicantes: Carecen de voto de estabilidad, como los dominicos (seguidores de Aristóteles) y franciscanos (seguidores de Platón y San Agustín). Se dedicaban a la filosofía y a la teología y sus principales representantes fueron Alberto Magno y Tomás de Aquino (ambos dominicos).

  • Alberto Magno fue el primero que supo distinguir entre ciencia, filosofía y teología, se percató de las grandes posibilidades que ofrecía Aristóteles para fundamentar racionalmente el cristianismo, sin embargo, era necesario depurarlo (cristianizarlo) y esto estaba en contra de los Averroístas que admitían a Aristóteles tal cual, y contra los agustinistas, que preferían a Platón.

  • TOMÁS DE AQUINO:

  • 2.1. Vida y obras: Nació en Italia en una familia de la aristocracia. Estudió en la universidad de Nápoles y a los veinte años ingresó en la orden de los dominicos. Continúa sus estudios en París y Colonia, donde conoce a Alberto Magno. Fue profesor de las universidades de París y Roma, donde conoce a Moerbeke, que le proporciona traducciones directas y seguras de Aristóteles.

    Entre 1269 y 1272 se establece en París y es su época de apogeo filosófico, y de sus polémicas contra Averroes en la facultad de Arte y contra los agustinistas en la de Teología que le obligan más de una vez a responder frente a la Iglesia. Muere en 1274 de camino a Lyon, donde le habñia convocado el Papa Gregorio X para tomar parte en la preparación de un concilio. Su producción es inmensa:

  • Comentarios a Aristóteles: Física, Metafísica, Ética, Política

  • Opúsculos: “Sobre la eternidad del mundo” y “Sobre la unidad del entendimiento”

  • Cuestiones disputadas: “Sobre el mal”

  • Obras apologéticas: “Suma filosófica” para dirigir a los dominicos españoles y “suma teleológica”, resumen de su concepción física y teológica.

  • Conjunto de escritos de filosofía práctica: “Sobre el gobierno de los príncipes”

  • 2.2. Marco histórico del pensamiento de Santo Tomás: Pertenece a la Baja Edad Media (Mitad del XI - finales del XV). La expansión de la Baja Edad Media tuvo su desarrollo gracias al progreso agrícola. Gracias a esto mejoró la alimentación y aumentó la población. La crisis surgió a finales del XIII al aparecer el hambre, la peste y la guerra. Al final de la expansión, comienzan a crearse los estados modernos europeos. En lo político, la cristiandad contemplaba dos poderes, el del emperador y el del Papa. Frente a la caída de los dos poderes anteriores, las monarquías hereditarias fueron cobrando mayor interés dando lugar a la nación, surgiendo también las Asambleas Parlamentarias. Surgieron también las ciudades-estado.

    Reaparece la vida urbana. Surgen nuevas ciudades debido a los comerciantes que se instalaban cerca de los enclaves fortificados, dando lugar a los burgos y sus habitantes, los burgueses. Estos se dedicaban al comercio. La principal industria era la textil. El incremento de la actividad monetaria dio lugar a la aparición de la Banca y de las letras de cambio.

    El grupo social más importante era la nobleza dedicada a defender al pueblo. Poseían grandes extensiones de terreno y cada noble era señor de sus inferiores y vasallo de sus superiores. El otro grupo social eran los campesinos, mayoría de población. Su vida era dura, con mucha dependencia de la naturaleza y agrupados en aldeas. El último grupo eran los excluidos: judíos, leprosos, sodomitas, vagabundos, juglares. Habría frecuentes conflictos debido a los repartos de las riquezas, sobre todo revueltas campesinas, las comunas urbanas y otras formaciones especialmente contra los judíos.

    El pensamiento de Santo Tomas se sitúa en el periodo de apogeo de la filosofía escolástica debido a la incorporación de Aristóteles al occidente europeo, el nacimiento de las universidades y la creación de las órdenes mendicantes (franciscanos y dominicos)

    2.3. Relaciones Fe-Razón: La Filosofía se basa en la Razón y la Teología en la Fe, son ciencias distintas, autónomas y autosuficientes. El filósofo solo puede admitir lo que sea accesible a través de la razón y el teólogo solo lo que se base en la autoridad de Dios. Tomás de Aquino es humanista y supone una confianza en la razón. A pesar de ser distintas estas dos, algunas veces ocupan los mismos temas, cuando ocurre esto, según Tomás de Aquino debe de existir una identidad en las respuestas que dan la teología y la filosofía, porque si Dios es el que habla al hombre a través de la revelación y Dios es el autor de la razón, las dos ciencias deberían decir lo mismo. Tomás de Aquino niega la teoría de la doble verdad de Averroes y establece una relación de ayuda entre ambas ciencias (Filosofía ! razón, Teología ! Fe):

    A) La razón ayuda a la fe:

    • Demostrando las primeras verdades, ejemplo: la existencia de Dios.

    • Ilustrando con argumentos convincentes las verdades reveladas.

    • Haciendo ver que las verdades reveladas son creíbles y no conducen a la contradicción.

    B) La fe ayuda a la razón:

    • Adelantándose a ella en la mayoría de las mentalidades cristianas.

    • Confirmando con la autoridad divina lo que descubre la razón y coincide con lo que dice la fe.

    2.4. Física y metafísica: Sigue a Aristóteles, características de su física:

    • Interpreta el movimiento en potencia y acto.

    • Reconoce las sustancias como materia y forma.

    • Interpretación teológica a partir de las 4 causas ! material, formal, eficiente y final.

    • Existencia de un 1er motor inmóvil, acto puro que identifica con Dios.

    Introduce modificaciones para adaptar las doctrinas aristotélicas al cristianismo. Dice que la 1ª materia fue creada por dios (y no eterna como Aristóteles). En la teoría del cambio o movimiento introduce la creación (engendrar aun ser de la nada) y aniquilación (desaparición de un ser). En cuanto a la metafísica, piensa que es la ciencia del ser considerado en sí mismo. El concepto de ser el primero de todos y un concepto analógico según Santo Tomás de Aquino. Hay seres que existen en sí mismos, sustancias (hombre), otros determinaciones de los anteriores, accidentes (el color amarillo es un ser en otro) y ser por sí mismo, no necesita otro para vivir (Dios.) Estableció la misma clasificación de las categorías que Aristóteles: sustancia y sus 9 accidentes.

    2.5. Antropología: intenta adaptar la filosofía aristotélica a teología cristiana. El hombre es el resultado de la unión sustancial de alma y cuerpo, ambos se completan en su unión. Solo hay un alma en cada cuerpo, que a su vez contiene a las anteriores (sensorial y vegetativa). El alma es simple, espiritual e inmortal y puede sobrevivir sin cuerpo. En cuanto al origen del alma, Tomás de Aquino dice que Dios la creó de la nada y que a partir del embrión, va pasando por las diferentes formas de alma. Ésta es inmortal porque es simple y simple porque no se puede descomponer en más y espiritual porque sus funciones mas elevadas no tienen que ver con la materia (pensamiento). También admite la resurrección de los cuerpos.

    En cuanto al conocimiento humano expone que tiene su origen en las realidades sensibles y materiales y distingue dos tipos de conocimiento, el sensible y el intelectual, dicho proceso sería:

    A) Conocimiento sensible:

    • Los objetos sensibles estimulan los órganos de los sentidos formando “especie sensible impresa”.

    • El órgano sensorial reacciona a la estimulación dando lugar a la imagen del objeto, formando “especie sensible expresa”.

    B) Conocimiento intelectual:

    • El entendimiento agente separa lo esencial de lo accidental y forma “imagen inteligible expresa”

    • El entendimiento paciente conserva la imagen llamada “imagen inteligible expresa”, sería la idea del objeto.

    2.6. Dios: Al ocuparse racionalmente de Dios, la primera cuestión es demostrar su existencia, por que no es directa ni evidente, aunque para Tomás de Aquino es necesario y posible. No se puede admitir como válida la prueba ontológica de San Anselmo, porque no basta partir de ideas y conceptos, sino que hay que partir de realidades que nos da la experiencia. Si el argumento ontológico era una prueba “a priori” por que iba de la causa (Dios) al efecto (causas creadas), las pruebas tomistas son “a posteriori”, es decir van del efecto a la causa. Estas pruebas con Tomás de Aquino se denominan “Vías” y son 5. Todas ellas ponen en juego dos elementos:

    a) La comprobación de que existe una realidad sensible que requiere una explicación

    b) La afirmación de una serie causal que tiene como base esa realidad sensible y como cima a Dios. El principio de causalidad se convierte en el fundamento de la existencia de Dios.

    Las cinco demostraciones se ajustan al siguiente esquema:

    1. PUNTO DE PARTIDA: Afirmación de un hecho de experiencia sensible fácilmente observable.

    2. RECORRIDO: Primero se establece el principio de causalidad (todo efecto tiene una causa) y luego la

    imposibilidad del tránsito hasta el infinito en la serie de causas subordinadas.

    3. PUNTO DE LLEGADA: Afirmación de la necesidad de una primera causa incausada y su identificación con

    Dios.

    Primera expresión observable

    Principio de Causalidad

    Imposibilidad de una cadena infinita de causas

    Conclusión

    1. VÍA DEL MOVIMIENTO

    Todo movimiento es efecto de un motor

    Motrices

    Primer motor

    2. VÍA DE LA CAUSALIDAD

    Todo efecto es provocado por una causa previa

    Eficientes

    Causa primera

    3. VÍA DE LA CONTINGENCIA

    Todo ser contingente procede de otro previo

    Seres contingentes

    Ser necesario

    4. VÍA DE LA PERFECCIÓN

    Todo nivel de perfección participa de un ser perfecto superior

    Seres perfectos

    Sumo perfecto

    5. VÁI DEL ORDEN

    Todo nivel inferior en el orden de los seres depende de otro superior

    Nivel de orden: Teleológica

    Fin último

    1ª Vía del movimiento: parte del hecho de experiencia que supone el movimiento, como paso de potencia al acto y concluye la existencia de un motor inmóvil (Dios)

    2ª Vía de la causalidad eficiente: todas las causas de este mundo están a su vez causadas, como ninguna causa puede ser causa eficiente de si misma y es imposible recorrer una serie infinita de causas, es necesario poner una primera causa eficiente (Dios)

    3ª Vía de la contingencia: se apoya en que todos los seres de la realidad podían haber no existido, ya que no son necesarios, ahora bien, lo contingente no tiene en sí mismo la explicación de su existencia, luego el hecho de que existan, implica la existencia de un ser necesario, causa de todos los seres. (Dios)

    4ª Vía de los grados de perfección: Considera que detrás de la mayor o menor imperfección de las cosas tiene que haber un ser perfecto de grado sumo (Dios).

    5ª Vía del orden cósmico: Tomás de Aquino denomina como del gobierno del mundo. Si los seres no inteligentes obran de manera inteligente, es necesario admitir que un ser sumamente inteligente programa el curso de las cosas (Dios)

    CRÍTICAS:

    • Guillermo de Occam: dice que todo el conocimiento humano se reduce al ámbito de la experiencia sensible, y lo que rebasa dicha experiencia, como la existencia de Dios, no puede ser objeto de conocimiento.

    • Hume: Llega a negar el valor de lo universal y necesario del principio de causalidad, con lo que la ciencia empírica queda reducida a mera probabilidad.

    • Kant: reduce todas las pruebas de la existencia de Dios al argumento ontológico, sostiene que la causalidad solo puede aplicarse dentro de los límites de la experiencia y no puede traspasarlos.

    Una vez conocida la existencia de Dios, para conocer su esencia propone tres nuevas vías:

  • Vía de la negación: consiste en negar a Dios todas las imperfecciones y limitaciones que hay en los seres creados, podremos concluir que Dios es un ser infinito, inmutable, necesario, simple, inmaterial y espiritual.

  • Vía de la afirmación: Consiste en atribuir a Dios las perfecciones de las cosas, pero teniendo en cuenta que nada se le puede atribuir ni a las criaturas en sentido idéntico (unívoco), supondría caer en el antropomorfismo teológico, ni en sentido equívoco pues caeríamos en el agnosticismo, por eso las palabras que designen las perfecciones de Dios tienen que estar en sentido analógico.

  • Vía de la eminencia: Significa elevar al máximo posible cualquier perfección para atribuírsela a Dios. Queda abierta la relación entre cada cosa con su creador (entre SER y seres), en este aspecto Tomás de Aquino usa el termino analogía. Todo ser encierra en sí cierta analogía con el creador, pero esa semejanza o analogía es superior en el hombre debido a su capacidad intelectiva. El hombre aparece como la criatura más importante debido a su alma espiritual y racional y la Biblia dice que el hombre es imagen y semejanza de Dios. La semejanza es una consecuencia de ser a imagen, es una semejanza de especie. En este caso, causa (Dios) y efecto (hombre) se asemejan en la capacidad intelectual. Distingue entre semejanza como imagen (aplicada la hombre) y semejanza como vestigio (significa cierta semejanza genérica semejanza)

  • 2.7. Ética y Política: La ética de Tomás de Aquino sólo se entiende con el trasfondo de la de Aristóteles y la tradición católica (agustinistas). El concepto clave es que piensa que en todo hombre existe una ley natural que se conoce a través de la conciencia moral y que hay que seguir para obrar correctamente. Su contenido coincide con los Diez Mandamientos y también recibe el nombre de ley moral, ya que es la parte que atañe al hombre de la ley eterna. La ley eterna a su vez, es el plan de la sabiduría divina que dirige a todas las cosas a sus últimos fines. Los seres inferiores al hombre cumplen esta ley inconscientemente y sin poder rebelarse contra ella, sin embargo el hombre, como ser racional sí que puede y por eso es esencial que conozca la parte que le concierne (ley natural). Para conocerla no podemos leer la mente de Dios, pero sí podemos observar las tendencias y necesidades de nuestra naturaleza, y reflexionando sobre ellas podremos llegar a esta ley, cuyo primer principio es haz el bien y evita el mal. La felicidad hay que merecerla con nuestra conducta, que debe estar de acuerdo con la ley moral. Aunque la felicidad plena y definitiva se consigue en la otra vida, ya que en esta solo cabe una felicidad relativa y precaria. La virtud es como la de Aristóteles, en el hábito de obrar bien y dividida en ética y dianoética.

    En política, Tomás de Aquino dio a conocer “La Política” de Aristóteles y la comenta, aunque no está del todo de acuerdo con ella, sino que procura fundirla con la de San Agustín. Piensa que el fin esencial de la vida social es el bien común de los ciudadanos que se subdivide en tres bienes: la producción y justa distribución de los bienes económicos, la paz social y el perfeccionamiento moral de los ciudadanos con vistas en la felicidad “metahistórica”. Las leyes tienen que estar de acuerdo con la ley natural moral y el poder es necesario, ya que si no el egoísmo de los individuos separaría la sociedad. El poder de los gobernantes procede de Dios pero a través del pueblo, por lo que el poder político no debe de ser absoluto, ya que está limitado por la felicidad metahistórica y el bien común de los ciudadanos.

    2.8. Valoración y Proyección: Mientras Tomás de Aquino vivía, tenía ya enfrentamientos con los averroístas y los agustinistas. Una vez muerto, se crearon dos posturas fanáticas, los tomistas que le creían infalible, y los antitomistas que decían que era opuesto a todo progreso filosófico o científico. La realidad es que Tomas de Aquino ha sido un filósofo importante con los errores que puede tener cualquier persona. Su aportación más importante es la problemática de la existencia de Dios, que conlleva al problema del ateísmo y de Dios en general, que es un problema que ha llegado a nuestros días y es imposible de ignorar. En esta situación, Tomás de Aquino se sitúa entre las posturas fideistas, que han sido entendidas como abuso de fe, y al racionalismo científico, que ha sido entendido como mal uso de la razón.

    De las vías tomistas se deduce la llamada al creyente para que razone su fe y la llamada al no creyente para decirle que la fe es más razonable que el ateísmo o el agnosticismo.

    La filosofía escolástica entró en crisis en el siglo XIV, pero resurge en el XVI en Italia y España destacando Francisco Vitoria y Francisco Suárez, de la Universidad de Salamanca. En el siglo XIX las doctrinas de Tomás de Aquino y por tanto de Aristóteles fueron recogidas y asumidas por la Universidad de Lovaina (Bélgica) y la de Friburgo (Suiza) entre otras. La filosofía de Tomás de Aquino ha fundamentado la doctrina oficial de la iglesia católica, orientando una línea determinada que lleva siete siglos en rigor.