Filosofía medieval

Historia universal. Edad Media. Renacimiento. Barroco. Época barroca y renacentista. Empirismo. Filósofos empiristas. Ilustración

  • Enviado por: Naniii
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

LA EDAD MEDIA

Los filósofos de la Edad Media asumieron más o menos que el cristianismo era lo verdadero, lo que se preguntaban era si todo había de basarse en la fe o si se podían acercar al cristianismo mediante la razón también.

Los dos filósofos más importantes de esta época. Empezamos por San Agustín. Este filósofo, antes de ser cristiano, pasó por muchas otras religiones y corrientes, el estoicismo y el neoplatonismo.

SAN AGUSTÍN (354-430). Representa la transición entre la Antigüedad tardía y el comienzo de la Edad Media. Acabó siendo cristiano pero pasó por corrientes filosóficas muy distintas, por ejemplo el maniqueísmo que era una doctrina de salvación mitad religiosa, mitad filosófica. El mundo está dividido en opuestos (bien y mal, luz y oscuridad, espíritu y materia…). También el estuvo influenciado por la filosofía estoica, donde no existía esa fuerte separación. Al final fue cristiano con gran influencia neoplatonista. Es decir, utilizaba sus razonamientos y la unió con la religión cristiana. Pero afirmo que la razón tenía unos límites. Para llegar más allá se necesita la iluminación divina, y esta sólo se puede conseguir por medio de la fe.

Él y otros Padres de la Iglesia trataron así de unir la forma de pensar judía con la griega. En lo referente a la problemática del mal, opina que el mal es la “ausencia de Dios”, es decir, no existe porque es el “no-bien” por decirlo así. En lo referente a la salvación, cree que dios ya ha elegido a algunos que se salvarán, todos estamos condenados de antemano por el pecado original excepto estos.

Por otro lado distinguió dos ciudades y dos tipos de ciudadanos pero que no se encuentran separados físicamente: “La Ciudad de Dios” y “la Ciudad terrena”. Acabo por identificar la primera con la Iglesia, diciendo que no había salvación fuera de ésta. Por otro lado, fue el primero que introdujo la historia en la filosofía como algo lineal con principio y fin dentro de lo que todo ocurre, debido a que estas es la visión del cristianismo en general y una de sus novedades.

TOMÁS DE AQUINO (1225-1274). Filósofo y teólogo (no había verdadera distinción entre ambas) que se apoyó en muchas teorías de Aristóteles, aplicándolas al cristianismo. Así sintetizó fe y saber, afirmando que mediante la razón se podía llegar a las mismas verdades que las que dice la Biblia.

Sólo existe una verdad, y mediante la razón nos podemos acercar a una parte de ésta, la otra parte está en la Biblia. En muchas partes ambas coinciden. Lo que no se contradice con Aristóteles. Con ésta (la razón) deducimos que tiene que haber una causa original de todo, así como en la moral, que tenemos una conciencia además de habernos dicho en la Biblia cómo quiere que vivamos.

También crea un esquema donde se refleja el grado evolutivo de existencia: en la base están las plantas y animales, en el medio el ser humano que se divide en cuerpo y alma, compartiendo cualidades de lo material y de lo que no lo es, y en la punta los ángeles (sólo inteligencia inmediata) y como cumbre está Dios que lo ve y sabe todo de inmediato, que es pura perfección, puro acto.

También creía que la mujer era inferior al hombre aunque sólo físicamente.

EL RENACIMIENTO

Renacimiento es la corriente cultural que comenzó a finales del siglo XIV en el Norte de Italia y luego se extendió. La cultura griega cobró gran importancia y el hombre volvió a ser el centro de todo estudio y pensamiento, pero esta vez de forma más individual. Incluso en lo religioso se llegó a la conclusión de que Dios había hecho al hombre para el propio hombre. La filosofía y la ciencia se fueron distinguiendo de la teología de la Iglesia, ya que cada vez eran más quienes creían que no se podía llegar a Dios por medio de la razón, porque este supera toda capacidad de entendimiento humano. Esto dio paso a un nuevo método científico: el método empírico, que se basaba en la observación, la experiencia y el experimento. De ahí la importancia que cobraron las matemáticas por ser exactas.

EL NUEVO MÉTODO CIENTÍFICO

Este nuevo método abrió el camino a la revolución técnica. GALILEO GALILEI y JOHANNES KEPLER fueron dos científicos muy importantes del siglo XVII. Ambos negaron creencias que se tenían acerca de la Tierra y los planetas. Por ejemplo que en ambos las leyes físicas son las mismas. Galileo formuló la ley de la inercia, distinguiendo diferentes fuerzas.

ISAAC NEWTON (1642-1727) hizo la descripción definitiva del sistema solar y de los movimientos de los planetas, utilizando la “dinámica de Galileo”. Así formuló la “ley de gravitación universal” que dice que dos objetos se atraerán más cuanto más grandes sean y menos cuanto más lejos estén.

LA REFORMA

La relación del individuo con Dios prevalecía sobre la relación con la Iglesia.

LUTERO. el hombre no necesita pasar a través de la Iglesia para recibir el perdón de Dios, y menos hacer ningún tipo de pago a esta. Quería volver al cristianismo original basándose sólo en las escrituras.

ERASMO DE ROTTERDAM. Creía que Lutero era demasiado negativo respecto al ser humano ya que creía que el hombre estaba perdido tras el pecado original. La única vía de salvarse es por la gracia de Dios.

LA ÉPOCA BARROCA

La filosofía se caracterizó por tener dos maneras de pensar opuestas: el materialismo y el idealismo. Para los primeros la existencia era de naturaleza espiritual, y para los segundos todo lo que ocurría en la naturaleza se reducía a magnitudes físicas.

IDEALISTAS.

THOMAS HOBBES. Materialista inglés. Todo está compuesto de partículas de materia y está dirigido por las mismas leyes (mecánica). Por lo tanto es posible calcular cualquier cambio con exactitud.

Por otro lado, no veían una incompatibilidad entre esta visión del mundo y la fe en Dios. De hecho, algunos pensaban que todo está decidido de antemano (determinismo).

LEIBNIZ. Señaló la diferencia entre “materia” y “espíritu”, ya que lo material se puede dividir casi indefinidamente.

DESCARTES. Trató de conseguir conocimientos seguros sobre el hombre y el universo (la certeza del conocimiento y la relación entre el alma y el cuerpo). Era racionalista (la razón como única fuente segura de conocimiento), y pretendía no basarse en ninguna idea anterior, partir de cero en el razonamiento para concluir en un sistema filosófico tan exacto como las matemáticas.

Partió del absoluto escepticismo, y de que no podemos dar nada como verdad si no estamos seguros de lo que es. Para ello hay que dividir las cosas en partes lo más pequeñas posibles que se estudiarán por separado (lo simple) para luego verlas en conjunto (lo complejo). En primer luagr llegó a la conclusión de que lo único que sabía era que no estaba seguro de nada, y si así dudaba, entonces pensaba, y si pensaba, entonces “era” (“Cogito, ergo sum”). Luego también concluyó que tenía la idea clara de un “ser perfecto”, y como algo perfecto no puede venir de algo imperfecto, entonces tenía que venir d ese mismo “ser perfecto” o Dios.

Distinguió dos tipos de cualidades: las cuantitativas, características de las matemáticas y, por lo tanto, fiables (dependen de la razón) y las cualitativas que dependen de los sentidos. Así, la realidad exterior es “extensión” o “materia” y la del pensamiento es el “alma”. Es decir, era dualista. La diferencia es que la segunda no ocupa lugar en el espacio, y la primera es mecánica, por lo que el cuerpo no tiene libertad, pero lo que pensamos ocurre en la razón, el alma, que es independiente de la otra. Así la meta es que la razón se encargue del control del cuerpo.

Su obra más importante fue “Meditaciones Metafísicas”

SPINOZA (1632-1677). Perseguido por emplear una visión “crítico-histórica” de la Biblia Decía que había que tener presente, a la hora de entenderla, la época en que fue escrita. Bajo la superficie del Nuevo Testamento está Jesús, que predicó una religión de la “razón” que ponía al amor sobre todo lo demás. Pero el cristianismo se quedó en la superficie, en los dogmas fijos. Su filosofía se basaba en ver las cosas bajo el “ángulo de la eternidad”. Para él no sólo todo lo que existe es naturaleza, sino que Dios es igual a Naturaleza,.

Su obra más importante fue “Ética demostrada según el orden geométrico”, donde quería demostrar que la vida del hombre está condicionada por las leyes de la naturaleza, por lo que deberíamos librarnos de los sentimientos para encontrar la paz. Era monista ya que para él todo lo que existe proviene de lo mismo (“Sustancia”, Dios o Naturaleza). De éste los humanos sólo podemos conocer dos de las cualidades (los modos): el “pensamiento” y la “extensión” de Descartes. Así Dios o las leyes de la naturaleza son la causa interna de todo. Así todo está ya predeterminado, no somos libres, y es que sólo un ser que sea la “causa de sí mismo” puede actuar en total libertad. La meta es capatar todo lo que existe con una sola mirada.

EMPIRISTAS

La idea que comparten los empiristas es que no tenemos absolutamente ningún contenido en la conciencia antes de adquirir las experiencias mediante los sentidos.

Locke: está convencido de que todo lo que tenemos de pensamientos y conceptos son los reflejos de lo que hemos visto y oído. Para él, los conceptos que no pueden derivarse de sensaciones simples, son conocimientos falsos y, por lo tanto, han de ser rechazados. Con cualidades primarias de los sentidos se refiere a la extensión de las cosas; su peso, forma, movimiento, número. En cuanto a estas cualidades podemos estar seguros de que los sentidos reproducen las verdaderas cualidades de las cosas. Cualidades secundarias de los sentidos, como color, sabor, olor o sonido, no reflejan las verdaderas cualidades que son inherentes en las cosas mismas, sino que sólo reflejan la influencia de la realidad interior sobre nuestros sentidos. Las cualidades primarias, es algo sobre lo que todo el mundo puede estar de acuerdo, pero las cualidades secundarias pueden variar de un animal a otro y de una persona a otra, según la construcción de los sentidos de cada uno.

HUME

Según Hume, el ser humano tiene dos tipos de percepciones:

  • impresiones: La inmediata percepción de las cosas.

  • Ideas: recuerdo de la impresión.

Tanto impresiones como ideas pueden ser simples o compuestas.

Según Hume, existen otros conceptos denominados conceptos falsos que surgen cuando el ser humano compone dos experiencias diferentes que no estén unidas en la realidad, pero sí en nuestra imaginación. Por ejemplo, un ángel. Existen dos ideas unidad; la idea de hombre y la idea de alas; entonces surge el ángel (hombre con alas).

Bien, Hume intenta investigar cada concepto para saber si se trata de un concepto falso o no. Opina que Dios es un concepto falso porque es una idea que consta de inteligencia, sabiduría, bondad, etc. Tenemos una “idea compuesta” de Dios.

¡Ah! Hume era agnóstico. Y por último, según Hume nuestros sentimientos sen los que deciden lo que hacen.

George Berkeley 1685-1753 es el último gran empirista. Berkeley, obispo irlandés, afirmaba que lo único existente es lo que percibimos y que el alma es la causa de las ideas. Además, el filósofo se preguntaba qué somos ante el tiempo y el espacio.

LA ILUSTRACIÓN

Los filósofos franceses de la Ilustración decían que el propio individuo tenía que buscar respuestas a todas sus preguntas. La rebelión contra las autoridades iba contra el poder de la Iglesia, del rey y de la nobleza.

Estos filósofos, al igual que lo humanistas de la Antigüedad, tenían una enorme fe en la razón del hombre. Por eso, a esta época se le conoce con el nombre de “Racionalismo”.

Se debe “ilustrar”al pueblo para conseguir una sociedad mejor, había que tomarse en serio la educación de los niños. La obra cumbre de la Ilustración es la Enciclopedia.

Nada más que se extendieran los conocimientos y la razón, la humanidad progresaría. Los filósofos ilustrados eran partidarios de la vuelta a la naturaleza y no querían ni la Iglesia ni la civilización. También defendían la idea de valorar la infancia.

Los filósofos ilustrados creían en Dios. Claro está, algunos eran ateos, pero otros no. Se consideraba razonable creer en la importancia del alma.

Muchos defendieron el deísmo. Para los deístas, Dios creó el mundo, pero desde entonces no se ha aparecido ante el hombre de forma “sobrenatural”.

Los filósofos ilustrados lucharon por los “derechos naturales del hombre”. En 1789 fue aprobada la “Declaración de los Derechos Humanos”.

A la mujer no se le consideraba con los mismos derechos que el hombre, por tanto, muchas se revelaron aunque no consiguieron nada.

KANT

Los racionalistas decían que la base de todo conocimiento humano está en la conciencia del hombre. Los empiristas decían que todo conocimiento viene de las percepciones.

Kant opinaba que ambos tenían razón, pero que ambos se equivocaban en algo. Él pensaba que tanto la razón como la percepción son importantes para percibir el mundo.

Kant habló de las dos “formas a priori de la sensibilidad, el espacio y el tiempo”. Todo lo que percibimos (y nosotros también) deben estar en un tiempo y en un espacio determinados. Éstas son anteriores a cualquier experiencia.

Este diferenció entre la cosa “en sí” y la cosa “para mi”. No podemos conocer el mundo “en si”, pero si lo podemos conocer “para mi”, es decir, como lo vemos los humanos.

Kant también distinguió entre dos condiciones para que el hombre pueda percibir el mundo:

  • Condiciones exteriores, de las que no podemos saber nada hasta que no las percibamos. Podemos llamarlas “material del conocimiento”.

  • Condiciones internas del mismo ser humano (tiempo y espacio). Podemos llamarlas “formas del conocimiento”.

Kant dijo que ni la razón ni la idea experiencia son bases para decir que Dios existe. Estaba de acuerdo con los racionalistas en que todos los seres humanos sabemos lo que está bien y lo que esta mal, ya que somos capaces de razonar.

Existe una ley moral universal que es la que te dice cómo debes actuar en todas las situaciones. Es válida en todas ellas, para cualquier personas y cualquier época.

Para concluir, sólo una cosa más, Kant dividió al hombre en dos: en cuerpo y razón.