Filosofía griega

Historia de la Filosofía clásica. Pensamiento griego. Filósofos griegos. Mito. Logos. Esencia. Arché. Heráclito de Éfeso. Parménides. Demócrito

  • Enviado por: Xtreme
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

Primeros pasos de la filosofía

en el mundo griego

1.Aclara el significado de los siguientes conceptos:

  • Mito

El mito es un conjunto de doctrinas y creencias tradicionales acerca del mundo, los hombres y los dioses que se expresan a través de relatos fantásticos e imaginativos. Estos relatos míticos se caracterizan por ofrecer una explicación total de lo real en la que encuentran respuestas todos los enigmas acerca del origen y naturaleza del universo, la aparición del género humano y la civilización, la técnica, la organización social, etc.

El mito supone toda una actitud intelectual que subyace a esas explicaciones. En el mito las fuerzas naturales son personificadas y divinizadas; su presencia y sus efectos se vinculan a una voluntad sobrenatural. Desde el punto de vista del mito los fenómenos naturales y la propia existencia humana, individual y colectiva, son en gran medida imprevisibles.

  • Logos

El logos es una explicación racional que surge cuando la idea de arbitrariedad es sustituida por la idea de necesidad, las cosas suceden cuando y como tienen que suceder. El logos constituye uno de los más importantes logros de la cultura occidental. Las ideas de necesidad y regularidad también constituyen la base del pensamiento racional, la condición para la aparición y el desarrollo de la filosofía y la ciencia.

  • Esencia (Ideas)

La idea de necesidad se encuentra vinculada con las ideas de permanencia y constancia. Eso que encontramos de permanente o constante en las cosas, es lo que los griegos denominaron esencia, el eidos. La esencia es lo que una cosa es a pesar de sus posibles cambios de apariencia o estado. Podemos encontrar seres humanos de diversas etnias, culturas, etc., pero en todos los casos se trata de seres humanos.

Conocer las cosas será conocer su esencia, conocer lo que verdaderamente son, lo que en ellas hay de común y permanente. Los griegos vieron que para alcanzar ese conocimiento no era suficiente la información que nos proporcionan nuestros sentidos, sino que será necesario que hagamos uso de nuestra razón.

  • Arché

El arché es el origen común de todos los seres naturales, lo que hay de permanente o común en todos ellos y la explicación o causa última de su misma existencia. Los primeros filósofos griegos consideraron que el conjunto de lo real, lo que denominaron naturaleza (Physis), debería poder explicarse a partir de un único principio o arché.

2.Ideas fundamentales que caracterizan el pensamiento de Heráclito y Parménides

  • Heráclito de Éfeso (550-480 a.C)

Según Heráclito todo cambia, por ello afirma que “no podemos bañarnos dos veces en el mismo río”. Ese devenir no es irracial y caótico, ya que se realiza de acuerdo con ciertas leyes y proporciones. La ley o logos interno del devenir universal constituye el verdadero principio explicativo del universo. Para Heráclito el fuego simboliza ese logos que rige el incesante devenir del universo, por eso afirmará que el arché es el fuego. La armonía que caracteriza al universo es el equilibrio dinámico que surge de las tensiones entre contrarios. Heráclito ofrece así una visión del cosmos y de la racionalidad al buscar el orden y la inteligibilidad de lo real en su dinamismo, en la contracción, en la lucha de los contrarios.

  • Parménides de Elea (540-470 a.C)

La doctrina de Parménides parte de la noción de ser y extrae conclusiones lógicas que afirman la radical unidad del ser y la imposibilidad del movimiento. “El ser es y el no-ser no es”, el ser existe y la nada no existe. Según Parménides, si queremos avanzar por el camino del verdadero conocimiento deberemos admitir esa verdad y ser coherentes con ella; por lo que hemos de concluir que el ser es uno, compacto y homogéneo, sin que nada pueda romper esa unidad. Así, Parménides concluye que el ser es único, inengendrado, indestructible, inmutable, compacto, homogéneo, indivisible y esférico. Esta visión monista de la realidad es según Parménides una exigencia de la razón, del logos.

3. Implicaciones que extrae Parménides de la afirmación “el ser es y el no-ser no es”

Parménides escribe un poema sobre a naturaleza en el que afirma que una diosa le ha revelado una verdad incuestionable: “el ser es y el no-ser no es”, es decir, que el ser existe y la nada no existe.

Si aceptamos que el ser es y el no-ser no es tendremos que reconocer que nada puede limitar o fragmentar el ser ya que eso supondría afirmar la presencia del no-ser, por lo que según Parménides hemos de concluir que el ser es uno, compacto y homogéneo, sin que nada pueda romper esa unidad.

Las consecuencias de estas afirmaciones son tajantes e ineludibles; si la razón nos obliga a aceptar que el ser es uno, si de una única realidad no puede surgir la pluralidad y no puede afirmarse el paso del ser al no-ser, ni del no-ser al ser, no habrá más remedio que declarar irracionales e ininteligibles el movimiento y la pluralidad.

4. En qué consiste el atomismo de Demócrito y hasta qué punto esa concepción de la realidad es coherente con las afirmaciones de Parménides.

  • Demócrito de Abdera (460-370 a.C)

Demócrito adopta una postura pluralista rechazando la unidad del ser (el monismo radical). Según Demócrito la realidad estaría compuesta por una multitud de pequeñísimas partículas indivisibles que denominó átomos.

Este filósofo griego afirma la existencia de una multitud de realidades, los átomos, entre los que se interpone el vacío. El vacío no sería real si se entiende real como algo material, pues en este sentido solo sería reales los átomos; pero para Demócrito el vacío sí sería algo real si por real entendemos que efectivamente lo hay. Para los atomistas el universo está formado por átomos y vacío.

El papel desempeñado por e vacío en el atomismo es decisivo. El atomismo ofrece una explicación del movimiento sin necesidad de recurrir a ninguna fuerza externa y hace posible la pluralidad.

Según Parménides no podía haber más que una única realidad porque si existiesen dos o más realidades debería de haber alguna separación entre ellas pues en caso contrario nos enfrentaríamos a una única realidad continua.