Filosofía de la psicología

Epistemología. Visión del hombre. Conciencia. Conductismo. Procesos cognitivos. Dualismo. Funcionalismo

  • Enviado por: Lua
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 48 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

PROBLEMAS EPISTEMOLÓGICOS DE LA PSICOLOGÍA

  • EL SENTIDO DE LA FILOSOFÍA DE LA PSICOLOGÍA

  • 1.1- Filosofía, ciencias humanas y Psicología

    Filosofía es la teoría más general y abstracta que hay, pues incluye cualquier tipo de objeto o problema visto desde las conexiones que mantiene con la totalidad. Desde esta perspectiva la Filosofía sobrepasa a la ciencia, pero debe estudiarse basándose en las ciencias, aunque yendo más allá.

    Por teoría se entiende que es una forma conceptualmente elaborada de interpretación de la realidad y nuestra relación con dicha realidad.

    El fin de la Filosofía es ayudar a la orientación de las personas, no es empírica. Filosofía es una interpretación que aspira a ser racional, total y autónoma.

    Por interpretación se entiende una representación en la que se asigna a cada parte de lo representado un sentido, una función y un puesto dentro de ese todo.

    Es total porque le interesa todas las relaciones entre cada parte del conjunto, frente a la parcialidad del resto de las ciencias empíricas, renunciando al estudio minucioso.

    Es razonada o racional porque la Filosofía necesita dar razones para la aceptación de una teoría. Las dos razones o criterios principales suelen ser:

    - Coherencia: El conjunto de las partes debe ser coherente, debe encajar.

    - Utilidad: La teoría debe ser útil para el fin de la Filosofía.

    Es autónoma porque no depende de otra teoría más general que esté por encima para demostrar su validez.

    La Filosofía trata de responder a los problemas que se plantea el hombre y que no consiguen responder las ciencias empíricas.

    * Partes de la Filosofía:

    • Ontología: (") Metafísica. Concepción de la realidad que incluye Qué se acepta como realidad y Cómo es esa realidad.

    • Antropología filosófica: Concepción general del hombre y de sus relaciones con el mundo.

    • Epistemología o gnoseología: Teoría del conocimiento, acerca del carácter, las condiciones, el alcance y los límites del conocimiento; etimológicamente son sinónimos, pero históricamente la gnoseología es el estudio del conocimiento común, mientras que la epistemología se refiera al conocimiento científico.

    • Lógica: Ciencia formal que trata de establecer cuáles son las formas válidas del razonamiento, prescindiendo del contenido.

    • Filosofía del lenguaje: trata de hacer una interpretación de la función del lenguaje a la hora de hacer una explicación global (por ejemplo ver en qué medida el lenguaje condiciona la visión de la realidad.

    • Ética: Se ocupa de las valoraciones que los humanos hacemos acerca de la bondad o maldad de nuestros actos y los de los demás.

    • Estética: Se ocupa de las valoraciones que los humanos hacemos acerca de la belleza o fealdad de las cosas.

    • Metafilosofía: Se ocupa sobre el sentido de la Filosofía misma.

    Es importante conocer qué punto de vista defendemos tanto ontológico como antropológico, porque eso va a influir en nuestra manera de trabajar; esto es lo que trata de descubrir o investigar la Filosofía de la Psicología.

    * Psicología: Ciencia que trata de explicar el comportamiento en su relación con los estímulos del medio y con las estructuras y procesos, que permiten al organismo recibir e interpretar la información de los estímulos.

    * Las relaciones entre la Psicología y la Filosofía son de interdependencia.

    La Filosofía depende de la Psicología porque tiene que partir de los conocimientos que ésta aporta.

    La Psicología depende de la Filosofía por dos razones: 1- La Filosofía aporta a la Psicología una visión general del hombre que le sirve como fondo de su investigación, teoría y práctica terapéutica. 2- En la medida en que la Filosofía se ocupa del conocimiento general y de la metodología científica en particular, tiene como una de sus preocupaciones el objeto y el método de la Psicología como ciencia.

    3- El psicólogo en su práctica diaria utiliza continuamente unas normas morales que en último término vienen dadas por la Filosofía.

    1.2- El problema del objeto de la Psicología: conciencia, conducta y procesos cognitivos

    En Psicología el no tener claro cuál es el objeto puede alterar qué problemas se van a tratar y cómo tratarlos.

    La Psicología comenzó siendo la ciencia del alma. Esta es la concepción que existió desde Grecia (s. V a.C.) hasta el siglo XVIII. A partir de Descartes ya se empieza a entender la Psicología como el estudio de los procesos mentales.

    PSICOLOGÍA COMO CIENCIA DEL ALMA:

    Se pueden distinguir dos conceptos distintos de alma, como principio biológico, formando parte de lo natural, o como un elemento o realidad distinta del cuerpo material.

    El primero sería la concepción de Aristóteles, que afirmaba que la unión entre alma y cuerpo era sustancial, por tanto el alma era también mortal.

    El segundo correspondería principalmente a la concepción platónica según la cual el alma es principio de conocimiento, es sobre todo la parte racional, y su unión con el cuerpo es accidental, pues el alma es inmortal.

    En la Edad Media continúa la misma distinción en dos grandes corrientes: Platónico-Agustiniana y Aristotélico-Tomista. La diferencia más llamativa entre la Psicología griega y la medieval es que en ésta se estudian las distintas facultades del alma.

    PSICOLOGÍA COMO CIENCIA DE LA CONCIENCIA:

    A partir de Descartes cambia radicalmente la perspectiva filosófica y esto produce un cambio en la Psicología, que se va a entender como ciencia de la conciencia o de la mente. Este cambio se produce porque anteriormente se consideraba que cuando el hombre conoce se limita a reflejar la realidad, mientras que según Descartes el hombre, en el proceso de conocer, está elaborando el conocimiento, pues aporta algo. La Filosofía pasa de centrarse en la realidad exterior a centrarse en el sujeto, lo que lleva a considerar la Psicología como un estudio de los procesos mentales.

    Este cambio se produce en cuatro pasos: - Acentuación de la reflexividad o conciencia del alma medieval.

    • Consideración filosófica de esa conciencia.

    • Análisis descriptivo de la actividad consciente.

    • Introducción de la metodología experimental propia de la Filosofía al análisis de la mente.

    A partir de aquí se producen dos etapas, en la primera no se entiende la Psicología como ciencia experimental, sino que es simplemente descriptiva de la vida mental; en la segunda la Psicología ya trata de ser una ciencia experimental, en esta etapa, que comienza con Wundt, se trata de explicar la conciencia con los mismos métodos que se estaban aplicando en la ciencia natural o en la Fisiología.

    Esta Psicología pretende por un lado conseguir datos empíricos objetivos, pero por otro lado su objetivo es el estudio de la conciencia, que es un concepto al que sólo tiene acceso uno mismo. Este planteamiento hace que surja una nueva corriente que propugna que el objeto de la Psicología debe ser la conducta: el Conductismo. Watson entiende por conducta lo que un organismo hace y lo que un organismo dice, de forma que sea públicamente observable y por tanto objetivo y medible; por otro lado hay que rechazar los conceptos mentalistas a la hora de explicar la conducta (no niega su existencia).

    * En la Psicología hay que partir de dos tipos de datos distintos:

    - Datos observables en la conducta pública.

    - Datos psicológicos de los que se tiene experiencia en la conciencia privada.

    Cuando se pueda integrar los dos tipos de datos y adoptar un enfoque que los integre se podrá determinar cuál es el objeto de la Psicología.

    1.3- El problema del método en Psicología

    1.3-1 Introducción

    Wundt trata de convertir la Psicología en una ciencia trasladando a la Psicología el modelo epistemológico de la ciencia natural. Este modelo naturalista es el que ha predominado a lo largo de la Historia de la Psicología, aunque se ha sometido a crítica desde que fue propuesto y fundamentalmente en los últimos 25 años.

    Se podría decir que la Psicología ha pasado por dos momentos diferentes:

  • Los primeros 75 años: los enfrentamientos entre las escuelas son sustituidos por un método aceptado de forma general, el Conductismo.

  • Los últimos 25 años: se ha ido produciendo una crítica generalizada de ese método y han ido apareciendo distintas alternativas entre las que destaca la Psicología Cognitiva.

  • Estas dos etapas coinciden casi puntualmente con las dos etapas que se han dado en la Filosofía de la ciencia contemporánea: Una posición heredada derivada del Positivismo lógico y una segunda posición en la que se hace una crítica de lo que defendía el Positivismo y se subrayan los aspectos pragmáticos de la elaboración de la ciencia frente a la tiranía de la lógica de la etapa anterior.

    1.3-2 El Positivismo naturalista de los orígenes

    1- Enfrentamiento inicial de las escuelas

    La Psicología como ciencia en sus orígenes va a estar influida por dos factores fundamentales: - una mentalidad positivista propiciada en gran medida por el desarrollo de una ciencia natural, de ella surge una técnica que se va a desarrollar con mucha rapidez caracterizada por la preocupación por los hechos que se puedan medir de forma objetiva y la tendencia antimetafísica.

    - el desarrollo de la Fisiología.

    Ambos factores confluyen de modo especial en Wundt, que trató de aplicar a la Psicología los métodos de la ciencia natural para convertirla en una ciencia a la altura de las demás y separada de la Filosofía. Wundt se apoya en dos métodos fundamentales, el experimento (observación en la cual los fenómenos observables surgen y se desarrollan por la acción voluntaria del observador) y la observación (que estudia los fenómenos sin intervención, tal y como se presentan en la experiencia).

    Junto a esta Psicología experimental, que estudia los procesos más simples, Wundt propone lo que llama Psicología de los pueblos (o de la cultura) que se va a servir de la observación de los productos del espíritu para estudiar los procesos superiores y el desarrollo psíquico.

    La Psicología de los pueblos según Wundt se ocupa de los productos humanos que son creados por una comunidad de seres humanos y son por tanto inexplicables en términos de conciencias individuales exclusivamente, pues presuponen la acción recíproca de muchos.

    * Críticas que siguieron al planteamiento de Wundt:

  • Crítica fenomenológica: Brentano da a conocer, casi al mismo tiempo que Wundt, su obra `La Psicología desde el punto de vista empírico' que pretende representar una alternativa a la Psicología Naturalista de Wundt. Brentano pensaba que había una distinción cualitativa entre los fenómenos físicos y los psíquicos, por tanto no se podía aplicar la misma metodología para estudiar ambos. La diferencia fundamental entre estos dos tipos de fenómenos era que los fenómenos psíquicos tienen intencionalidad porque se refieren a algo distinto de ellos mismos, mientras que los físicos no.

  • Según Brentano los fenómenos físicos requieren observación e inducción de hipótesis causales, mientras que los fenómenos psíquicos requieren intuición. Las ciencias del espíritu requieren intuición y comprensión.

    Esta polémica continuó con Dilthey (por parte de Brentano) y Ebbinghaus (por parte de Wundt). Así Dilthey añadió que los fenómenos psíquicos tenían una índole opaca frente a la transparencia de los físicos. También señaló otra diferencia fundamental entre las ciencias del espíritu y las ciencias de la naturaleza, las primeras tienen un carácter global y propositivo, mientras que las segundas tienen índole compositiva y causal.

    El problema del planteamiento fenomenológico es que implicaba un Dualismo (ciencias naturales - ciencias espirituales) y esto es difícil de conciliar con el estudio científico.

  • Crítica de la Gestalt: Intentan escapar del Dualismo fenomenológico acudiendo al isomorfismo, que postula que existe una igualdad entre las estructuras neurofisiológicas y las formas de los estados mentales (dos caras de la misma moneda). Estos psicólogos trataron de salvar la Psicología del reduccionismo que según ellos implicaba el planteamiento naturalista de Wundt mediante un planteamiento globalista, según el cual en el todo hay más que la suma de las partes.

  • La Psicología debe conservar el carácter significativo y el carácter propositivo de la vida mental (La conducta no sólo responde a unos estímulos, sino que se produce en función de unos propósitos).

    Köhler, representante de la Gestalt, pensaba que el elemento más destructivo del Positivismo en Psicología era que las cualidades psicológicas que no encajaban en sus paradigmas metodológicos se dejaban fuera. La consecuencia que los gestaltistas creen que va a tener el triunfo de la Psicología Naturalista es la desaparición de la responsabilidad.

  • Crítica sociológica: En las Ciencias Sociales se produce una polémica semejante centrada en la Sociología del conocimiento.

  • Marx, en este contexto, critica las Ciencias Sociales mecanicistas, propias del capitalismo burgués; las consecuencias de esa crítica en la Psicología son el ocultamiento de las cualidades psicológicas más características y la defensa del saber como algo histórico y por tanto relativo. Marx critica las pretensiones de universalidad de la ciencia naturalista.

    También es importante la influencia de Fromm, para entender la dinámica de los procesos psicológicos actuantes en el individuo es preciso verlo inmerso en la cultura que le rodea.

    2-El paradigma conductista

    Desde el punto de vista epistemológico el Conductismo ha adoptado dos formas básicas, la primera corresponde al Empirismo radical de orientación baconiana representado por Watson y Skinner, y la segunda al Neopositivismo, representado por Hull, con una metodología hipotético-deductiva.

    La primera alternativa se corresponde con la versión positivista decimonónica de la explicación causal; la segunda, sin dejar de ser positivista y empirista, se aproxima más a una interpretación racionalista de la explicación causal.

    * Rasgos de la primera fase: 1- Primacía de la observación empírica cuantitativa y experimental, de los hechos frente a la teoría.

  • Énfasis en la generalización inductiva de los resultados en términos de las leyes empíricas o de dependencias funcionales, expresables unas y otras en términos cuantitativos.

  • Comprobación de los resultados y las réplicas de los experimentos por observadores independientes.

  • 4-Acumulatibilidad de los conocimientos científicos obtenidos por este procedimiento, dando por supuesto su capacidad de ser medido.

    GENERALIZACIONES: LEYES EMPÍRICAS O DEPENDENCIAS FUNCIONALES

    INDUCCIÓN

    OBSERVACIÓN EMPÍRICA DE LOS HECHOS

    * Rasgos de la segunda fase: Se distingue por utilizar un modelo hipotético- deductivo.

  • Deduce los hechos de un campo a partir de un sistema de postulados; sólo en la medida en que las regularidades empíricas son deducidas de tales postulados, se alcanza la condición de ley.

  • Supone la independencia de la observación de la teoría.

  • Incluye un sistema de verificación o falsación indirecta de la teoría a través de la contrastación empírica de sus teoremas o corolarios a la par que un sistema de autocorrección de los postulados en caso de que sus deducciones no sean confirmadas por la experiencia.

  • Adopta garantías formales para que el lenguaje de los hechos y los enunciados teóricos no acojan elementos metafísicos no correspondientes.

  • TEORÍAS (HIPÓTESIS),

    ENUNCIADOS TEÓRICOS/POSTULADOS

    DEDUCCIÓN

    CONSECUENCIAS LÓGICAS. TEOREMAS O COROLARIOS. REGULARIDADES EMPÍRICAS LEYES.

    Se contrastan con

    HECHOS

    Los dos modelos comparten una serie de elementos comunes:

    • Exclusión categórica de las causas finales.

    • Uso de variables dependientes e independientes que representan los elementos básicos del campo que se pretende explicar.

    • Reducción de la observación a términos fisicalistas intersubjetiva o públicamente observable.

    • Independencia entre observación y teoría.

    • Sostienen el carácter acumulativo y conmensurable de todos los acontecimientos científicos en un sistema unificado.

    Esta epistemología positivista tiene dos tipos de limitaciones: unas que afectan a su consistencia y validez en cuanto instrumento científico en general y otras que cuestionan so idoneidad metodológica para las Ciencias Sociales en general y para la Psicología en particular.

    Estas dos limitaciones se han concretado en una serie de críticas que han llevado a una revisión crítica del paradigma conductista.

    REVISIÓN CRÍTICA DEL PARADIGMA CONDUCTISTA

    * Crítica a la noción de hecho: Consistiría en cuestionar que haya una distinción efectiva o real entre teoría y observación. Según esto no habría hechos objetivos puros y por tanto no sería posible una contrastación empírica de toda la teoría.

    Para los post-positivistas, como Hanson, Kuhn y Toulmin, los hechos presuponen muchos juicios epistemológicos. Los hechos no están dados, sino que de alguna manera hay que hacerlos mediante juicios que presuponen una teoría previa y además forman una parte intrínseca de esa teoría. En cualquier caso lo dado serían los datos con los que se construyen los hechos bajo algún punto de vista determinado.

    En Psicología a menudo los hechos que observamos entrañan cualidades psicológicas como la intencionalidad; eso hace que lo observado sensorialmente no explicite de una forma inequívoca esas cualidades psicológicas (por eso el problema anterior es más importante en Psicología). Ahí es donde la distinción entre observación y teoría se vuelve borrosa.

    Esto ha llevado a muchos a excluir de la Psicología el recurso a estados mentales, y ha llevado a suponer que esos hechos mentales son reducibles al lenguaje de la Física, pero no parece que eso sea la solución, sino más bien habría que darles cabida en un planteamiento más amplio de la Psicología.

    * Crítica a la explicación causal: Esta crítica ha adoptado múltiples y variadas formas, cuyo origen estaría en la concepción de la causalidad de Hume.

    Según la concepción tradicional la relación entre causa y efecto se caracteriza por la contigüidad (espacial y temporal), la prioridad temporal y la conexión necesaria; la conexión causal tiene su base en la realidad. Según la concepción de Hume en la relación entre causa y efecto sí se da la contigüidad y la prioridad temporal, pero ni hay conexión necesaria sino una conjunción constante; la conexión causal tiene su base en nuestra mente.

    Si la causalidad no es una propiedad básica del mundo físico inherente a la naturaleza de las cosas, sino más bien el resultado de una operación mental, la causalidad no es más que una manera útil de explicación del mundo, válida sólo en tanto en cuanto sirva para sus propósitos (facilitar la clasificación, el pronóstico y la comprensión de la realidad), si esto no es así habría que acudir a explicaciones finales o teleológicas.

    Esta crítica lo que afirma es que el Conductismo ha prescindido de todo elemento teleológico y ha tratado de dar cuenta del elemento propositivo de la conducta humana en términos puramente causales, lo cual según Fodor no parece posible.

    * Crítica a la experimentación: En el Conductismo el núcleo del método experimental consiste en las habilidades del experimentador para manipular y controlar la VI, y en que la relación entre VI y VD sea simple y directa:

    CONDICIÓN CONDICIÓN

    VI Variable intermedia VD

    Relación simple y directa

    El problema es que en Psicología no hay ningún procedimiento que nos garantice que hemos logrado especificar todas las sutiles e intrincadas conexiones entre la variable independiente y la variable dependiente; muchas veces no somos capaces de identificar de un modo preciso las variables intermedias. Esto se agrava a medida que esas variables se alejan de la psicofísica y las conductas elementales, además las variables que manejamos en una situación experimental de laboratorio pierden bastante consistencia cuando se aplican a la vida real, ya que normalmente son variables producidas artificialmente que fuera del contexto en el que se opera sufren una alteración importante.

    Algunos autores han señalado cómo algunas influencias sociales inciden de forma importante sobre la elección y formulación de los problemas, sobre los métodos a utilizar y la reinterpretación de las consignas experimentales. De todas estas críticas no se desprende que en Psicología haya que prescindir del método experimental, únicamente que este método necesita ciertas reformas.

    * Crítica socio-histórica: Realizada por Fromm y sus seguidores, es una crítica a la sociedad capitalista basándose en el marxismo y el psicoanálisis. Tiene su base en la Sociología del conocimiento y reprocha a la Psicología científico natural que ha olvidado los problemas institucionales, económicos e ideológicos de la Psicología científica; afirmando que la Psicología académica tradicional está tecnocráticamente orientada y aspira al control de los seres humanos en tanto que elementos de un proceso productivo, olvidándose del individuo en cuanto ser que mantiene relaciones con otros seres humanos a un nivel de igualdad, reciprocidad y de ilustración emancipadora que ayuda a la liberación personal.

    El conocimiento tiene una dimensión histórica, al igual que el comportamiento humano. Esto se concreta en la Psicología, que opera con datos que no son repetibles, ya que cambian con el proceso histórico, de tal manera que las regularidades observadas, y con ellas los principios teóricos, se hallan firmemente inscritas en las circunstancias históricas, y por consiguiente varían con ellas.

    Esta crítica insiste en la relatividad histórica, tanto del comportamiento como de la metodología para estudiar dicho comportamiento. El psicólogo debe tomar conciencia de que la Psicología no es un saber axiológicamente tan neutro como se ha pretendido. Esto influiría sobre la elección de los problemas, la interpretación de los resultados que obtenga y sobre la propia metodología que se va a utilizar para obtener esos resultados. En cuanto a los valores, en Psicología la neutralidad no existe.

    En resumen, se puede afirmar que no existen verdades absolutas en las Ciencias Sociales, sus hechos forman parte de un marco de referencia teórico, que a su vez depende de ciertos presupuestos epistemológicos y metafísicos y no se discuten.

    En Psicología hay una relación muy estrecha entre las cuestiones de hecho (es) y las valoraciones (debe), es decir, entre lo natural y lo cultural.

    * Crítica al método hipotético-deductivo: La adopción de este método fue un intento de poner a la Psicología en igualdad de condiciones con las demás ciencias. En los años 40, Hull en su obra `Teoría matemático-deductiva del aprendizaje memorizado: estudio de metodología científica'.

    Este método fue criticado en primer lugar desde el propio empirismo psicológico (Skinner), desde el propio Conductismo se decía que era un método demasiado racional y avanzado para el estado de la Psicología.

    También fue criticado desde la epistemología post-positivista: La Psicología actual no comparte la creencia neopositivista de que se puede construir una ciencia psicológica acumulativa y unitaria, que sería el resultado de la aplicación sistemática de ese método. La independencia de la observación y la teoría resulta en la práctica mucho menor de lo que se pensaba; igual ocurre con las supuestas garantías formales para la construcción de una teoría, confirmación y falsación, y para su eventual autocorrección. También se critica la fe en la inducción y en el operacionismo y se cuestiona que la finalidad de la ciencia sea el pronóstico y el control (para algunos la finalidad debería ser más bien la comprensión como algo opuesto a la explicación).

    1.3-3 Situación actual

    Desde el primer momento, lo más destacable de la constitución de la Psicología como ciencia es que se ha producido una tensión entre los intentos de imponer un reduccionismo propio del método naturalista evolucionista, y los intentos de hacer un estudio exhaustivo de su objeto, de forma que no deje fuera nada que sea importante.

    De esta tensión surgirá finalmente la necesidad de revisar la metodología positivista para adaptarla a lo que se considera más propio del estudio del hombre. La Psicología Cognitiva es el ejemplo más significativo de esta necesidad de revisión.

    Sin embargo, a pesar de que esta necesidad de revisión del método es reconocida por casi todos los psicólogos, no existe por el momento ninguna concepción metodológica que haya obtenido una aceptación general parecida. En el panorama actual no hay ninguna propuesta que sustituya con ventaja el paradigma experimental es decir, al método científico-positivo en su vertiente funcional e hipotético- deductiva.

    * La situación actual de este método natural-positivista se puede resumir en los siguientes puntos:

    • Aunque por un lado es el método que hace posible la Psicología como ciencia, por otra parte es insuficiente y limitado; no obstante es el mejor método con que contamos, tanto por su estructura como por su aceptación dentro de la comunidad científica.

    • La tensión anterior pasa a ser una tensión entre la posibilidad de la Psicología como ciencia y las limitaciones del método científico, es decir, tensión entre unidad y pluralidad metodológica, o entre concepción estricta y permisiva de la ciencia.

    Esta tensión es difícil que se decante hacia un lado o hacia otro; por una parte es difícil, teóricamente, aceptar el pluralismo, pues supondría volver a un estadio pre-científico; y por otra parte se hace imposible mantener por más tiempo una concepción rígida y unitaria del método. Quizá la `solución' sea mantenerse en esa tensión, admitir ese método científico renovado y ampliado, pero completado con otra serie de métodos (fenomenológico, etc.) puesto que es el más aceptado. Esta serie de métodos deben cumplir una serie de requisitos: objetividad, control, articulación empírico-teórica, comprobación experimental, capacidad predictiva...

    ¿RESUELVE EL COGNITIVISMO TODOS LOS PROBLEMAS METODOLÓGICOS DEL CONDUCTISMO?

    En parte sí y en parte no, es un error considerar que los rasgos definitorios del paradigma metodológico de la Psicología Cognitiva son los contrapuestos a los del paradigma conductista.

  • Elementos contrapuestos entre Conductismo y Cognitivismo:

  • Para el Conductismo el hombre es sólo un sujeto pasivo que sólo responde a estímulos ambientales, mientras que para el Cognitivismo el hombre es un sujeto activo que interpreta la información que recibe del medio y elabora estrategias de comportamiento en función de esta interpretación.

  • El Conductismo elabora explicaciones en forma de cadenas de elementos que e determinan o condicionan de una forma lineal, mientras que el Cognitivismo da nociones explicativas que presuponen una determinación jerárquica y recursiva del comportamiento.

  • En el Conductismo se produce el reduccionismo y la simplificación de las explicaciones E-R, mientras que en el Cognitivismo se produce una proliferación de conceptos internos.

  • En el Cognitivismo la epistemología racionalista que defienden algunos teóricos se enfrenta a la epistemología empirista que defiende Skinner.

  • Todas estas contraposiciones llevan a que muchos consideren el paso del Conductismo al Cognitivismo como una sustitución revolucionaria de un paradigma dominante por otro; esto tiene algo de verdad, sin embargo no hay que olvidar que son muchos los rasgos de continuidad entre ambos paradigmas.

  • Rasgos de continuidad entre Conductismo y Cognitivismo

  • Respeto hacia los métodos objetivos, acompañados de suspicacias hacia la introspección y la conciencia.

  • Empleo de modelos explicativos mecanicistas y perspectiva más bien solipsista en el análisis del origen del comportamiento.

  • * Solipsismo: No considera a los sujetos de alrededor y su influencia en el comportamiento de la persona.

    1.4- Unidad y diversidad de la Psicología

    A- Resumen de un artículo de Yela en `Tratado de Psicología General' vol. 1.

    Situación de la Psicología actual: - Pletórica (en el sentido de que el número de psicólogos se duplica...).

    - Frustrante, ya que las distintas corrientes producen que parezca que una cosa no tenga nada que ver con la otra.

    - Desunida, en cuanto a la manera de entender el objeto y en cuanto a la manera de entender el método.

    · Las razones de esta desunión son: es una ciencia joven, su objeto es más complejo que en otras ciencias, y cada persona es un mundo, por tanto si el objeto de la Psicología es el comportamiento humano es muy difícil conseguir la unidad (`El hombre es uno y mil y así debe ser la Psicología').

    B- Diversidad de la Psicología

    Planteamiento del problema: La Psicología es un conjunto dispar de conocimientos teóricos y procedimientos prácticos; esto lleva a plantearse una serie de preguntas:

    · ¿Es la Psicología una ciencia?, si lo es, ¿en qué sentido?.

    · ¿ Es una sola ciencia, o más bien la palabra Psicología designa ciencias distintas y modos de conocer diferentes?.

    · ¿ Hay algún fundamento para defender dentro de esa diversidad la unidad básica de la ciencia psicológica?.

    B.1 - Situación actual


    La Psicología hoy es una ciencia:

    · Pletórica

    · Frustrante

    · Desunida

    Actualmente hay multitud de áreas y multitud de escuelas que discrepan en:

    · El objeto (la manera de entenderlo)

    · El método


    B.2 - Razones de la diversidad

    · La Psicología es una ciencia demasiado joven.

    · El objeto de la Psicología es más complejo que el de otras ciencias, ya que comprende todo el mundo interno del individuo y todo el mundo externo a él.

    · El hombre es “uno y mil”, y así debe ser la Psicología, pero la unidad no aparece.

    B.3 - El Dualismo básico

    - Dualismo de datos:

    · Datos psicológicos observables en la conducta publica (nos lleva a:) Elaboración de una Psicología de la conducta como objeto, al modo de las ciencias naturales.

    · Datos psicológicos de los que se tiene experiencia en la conciencia privada (nos lleva a:) Elaboración de una Psicología de la experiencia privada, en lo que tiene de actividad automática regida por leyes (relaciones funcionales), al modo de las ciencias naturales.

    Elaboración de una Psicología comprensiva que, al modo de las ciencias culturales, describa los fenómenos subjetivos y trate de comprender su sentido.

    Yela llega a la conclusión de que habría un Dualismo en la forma de entender la Psicología, según el tipo de datos que se tengan en cuenta.

    A la Psicología se la considera como una ciencia del espíritu, ya que explica las creencias y deseos de una persona, por tanto sería una Psicología comprensiva, es decir, se pone en el lugar del otro, ya que todos tenemos deseos y creencias.

    C- La unidad de la Psicología

    C.1 - La posible unidad

    La unidad de la ciencia psicológica es posible si se aceptan dos precisiones:

    · Sobre el objeto- sentir, percibir, emocionarse, desear, querer y pensar.

    · Sobre el método: según el nuevo concepto de ciencia se tiene que dar una comprobación empírica y experimental, pública y repetida.

    El objeto y el método parecen incompatibles.

    C.2 - El significado y la conducta

    El Dualismo de datos es incompatible con la unidad de la ciencia psicológica, lo que nos lleva a dos enfoques diferentes pero compatibles y complementarios, pues se refieren a una misma realidad, la conducta.

    La conducta humana es una acción significativa y mental es el mundo espacio-temporal, es por tanto subjetiva y mental (conciencia) pero Físicamente real.

    Los dos tipos de datos son dos paradigmas con el mismo método final: la comprobación empírica y experimental en la conducta observable.

    Estudiar una vertiente no niega que se pueda estudiar la otra, las dos son complementarias: La conducta como deseos/ la conducta en el mundo físico.

    C.3 - La verificación de la experiencia privada

    Problema: ¿cómo los enunciados sobre lo subjetivo pueden ser sometidos a comprobación empírica y experimental en la conducta privada?.

    Solución: Indirectamente, mediante la verificación o refutación en la conducta observable de expectativas de regularidad e implicaciones deducidas a partir de hipótesis.

    Ej. Explicar la conducta por el deseo y el deseo por la conducta.

    D- Hacia una ciencia unificada

    A pesar de todo, la ciencia está dividida, ¿ es posible su unificación?, sí; se pueden llevar a cabo programas de investigación por medio de múltiples procedimientos:

    · Comprensivos, de significados (propio de las ciencias culturales-sociales).

    · Explicativos, de hechos (propio de las ciencias naturales).

    Recibiría su sanción última de la comprobación empírica y de la experimentación.

    Yela cree que, en último término, cualquier hecho que estudiemos tiene que ser explicado por la experiencia. Hay que lograr la unidad en la diversidad:

    · Unidad de objeto: la conducta como acción Física y significativa.

    · Unidad de método: sometimiento último a la comprobación empírica y experimental.

    · Diversidad de datos de la observación externa y de la experiencia interna. La actividad científica acontece en un contexto social.

    EL PROBLEMA MENTE-CUERPO

    2-DUALISMO INTERACCIONISTA: POPPER Y ECCLES

    El Dualismo es una doctrina filosófica que sostiene que el hombre está compuesto por dos tipos de sustancias, cuerpo y mente/espíritu/alma.

    - La característica fundamental del Dualismo es que estas dos sustancias son irreductibles la una a la otra.

    · Dualismo de sustancias (más radical): las dos sustancias son dos realidades irreductibles y diferentes, lo mental y lo físico.

    · Dualismo de propiedades: mezcla Dualismo y Materialismo, existe una sola realidad con dos propiedades, Físicas y mentales, que no son reductibles la una a la otra.

    Hoy día nadie defiende la postura del Dualismo de sustancias (ni siquiera Eccles).

    2.1- Los Dualismos: planteamientos clásicos y planteamientos actuales.

    A - El Dualismo en el pensamiento griego (objeto: el estudio del alma)

    PLATÓN: El ser humano está compuesto de dos elementos completamente distintos - cuerpo y alma - con una naturaleza distinta e irreductibles la una a la otra. La unión del cuerpo y el alma es accidental (Dualismo de sustancias).


    Alma

    · En el mundo de las ideas

    · Constante en su identidad, inmutable.

    · Insoluble (no se puede dividir)

    · Inmortal

    · Inteligible

    Cuerpo

    · En el mundo sensible

    · Cambiante

    · Soluble (se puede dividir)

    · Mortal

    · No inteligible


    En último término el alma es principio de conocimiento, y su fin último es la contemplación de las ideas en el mundo de las ideas. El alma tiene que liberarse de la “cárcel” del cuerpo.

    Platón habla del alma como algo simple, que no se puede dividir, en un inicio (`El Fedón'), en su madurez, en cambio, hablará del alma como compuesta por tres partes - racional, irascible y concupiscible - para poder explicar la existencia de los conflictos internos (`El Banquete' o `El Fedro').

    En la primera época Platón llamaba `tendencias del cuerpo' a lo que después llamó alma irascible y alma concupiscible.

    ARISTÓTELES: parte del pensamiento platónico, modificándolo. Para Aristóteles la unión entre cuerpo y mente no es accidental, sino sustancial, es decir, la una no tiene sentido sin el otro. A diferencia de Platón, para Aristóteles, el alma es mortal, muere con el cuerpo.

    Todos los seres vivos tienen alma, pero no es igual el alma de una planta que el alma de un hombre.

    · Planta: Alma vegetativa (alimentación y reproducción)

    · Animal: Alma sensitiva y vegetativa (Alimentación y reproducción + Movimiento y sentimiento)

    · Humano: Alma racional, sensitiva y vegetativa (alimentación y reproducción + movimiento y sentimiento + pensamiento).

    En una de sus obras Aristóteles afirma que hay una parte del alma que sí es inmortal, el entendimiento agente.

    B - El Dualismo en el pensamiento moderno

    DESCARTES: El hombre está formado por dos sustancias: Res extensa y Res cogitans. Es un Dualismo de sustancias.

    Sustancia es aquello que no necesita de ninguna otra cosa para existir, por eso son independientes e irreductibles.

    Mientras de la existencia declarativa no cabe dudar, de la existencia del cuerpo cabría dudar e incluso imaginar que no existe. Mientras los objetos físicos (y con ellos el cuerpo) son extensos, medibles, cuantificables, la mente no lo es; la mente es pensamiento.

    El cuerpo es una máquina que está regida por las leyes de la mecánica, la extensión el reposo y el movimiento (Descartes aceptaba la concepción determinista del mundo material propia de su tiempo). El alma, por el contrario, es autónoma e independiente de la materia y se caracteriza por su libertad. Descartes pretendía salvaguardar la visión del hombre según el cristianismo, por eso dice que el cuerpo y el alma no tienen que ver entre sí.

    · Determinismo mecanicista: todo lo que es el hombre se reduce a una máquina.

    El gran problema que dejará Descartes en herencia es el de cómo se comunican las sustancias, es decir, el cuerpo y el alma; la solución que él da, nada satisfactoria, es que dicha comunicación se produce a través de la glándula pineal. El resto de los racionalistas (Malebranche, Leibniz, Spinoza) intentarán resolver este problema recurriendo a diferentes formas de paralelismo entre el cuerpo y el alma.

    El cuerpo hace cosas que pide el alma, ya que están sincronizadas, aunque sean independientes funcionan así.

    EN EL SIGLO XIX: BRENTANO Y WILLIAM JAMES: Brentano distinguirá entre fenómenos físicos y psíquicos basándose en que estos últimos son representaciones, o que su fundamento está formado por representaciones. La característica fundamental de los fenómenos mentales era la intencionalidad (“los fenómenos mentales son aquellos que contienen en sí, intencionalmente, un objeto” -Psicología desde un punto de vista empírico-).

    2.2- El interés de Popper por la metodología científica

    Popper va a defender un Dualismo de sustancias interaccionista, basado en una Teoría emergente (en el proceso evolutivo van surgiendo elementos nuevos) fundada con los aportes de la Biología, en concreto del evolucionismo y de la Neurofisiología.

    El conocimiento científico ha sido el centro de sus preocupaciones, que finalmente le han llevado a elaborar una Teoría cosmológica, en la que cobra máximo relieve el problema de las relaciones cuerpo-mente.

    - Tiene interés por combinar la ciencia con los planteamientos filosóficos, a través del tema del conocimiento. Ciencia y Filosofía responden a un reto e interés coincidente, se trata de comprender al máximo el mundo, la realidad natural y social, y a nosotros mismos.

    · Entre ambas, no obstante, hay considerables diferencias, aunque no hay barreras infranqueables.

    · Se opone a la concepción del Círculo de Viena, aunque la ciencia es lo fundamental, ésta admite el aporte valioso de las interpretaciones filosóficas, la Filosofía no puede hacerse de espaldas a la ciencia. Ambas tienen competencias diferentes, pero ambas están sometidas al método de la argumentación y de la crítica.

    · Popper va a cuestionar los dos pilares básicos del Neopositivismo, el criterio de verificación y el principio y método inductivos, y propondrá sustituirlos por el criterio de falsabilidad o de argumentación y un método hipotético-deductivo. Su esquema del funcionamiento del conocimiento será:

    P1 TT EE P2

    TT es una teoría tentativa provisional, un intento de solucionar P1.

    EE es la eliminación de errores, el intento de hechos que vayan contra la teoría para falsarla; es el paso más importante.

    A partir de 1960 Popper se va a interesar de modo creciente por la Biología, lo que le abre a nuevas cuestiones entre las que se encuentra el problema mente-cuerpo.

    2.3- Evolucionismo emergente y teoría de los mundos

    El análisis del progreso científico se relaciona con el evolucionismo de Darwin: desde los organismos más simples hasta las teorías más audaces y complejas de la ciencia natural, la constante es la necesidad de reducir problemas.

    La evolución no es reducible a determinismo ni a relativismos extremos, tiene un carácter abierto, emergente, creador; ha producido novedades reales (el término emergente significa precisamente lo que no se puede predecir del todo desde la perspectiva de o conocido, de lo precedente). El universo es, por tanto, un universo abierto, en continuo devenir (proceso de cambio), posibilitante de novedades relativas: la emergencia de una novedad puede cambiar las posibilidades o propensiones del universo.

    Entre las novedades fruto del proceso evolutivo destacan la aparición del hombre (con su mente) y el desarrollo de las funciones del lenguaje, siendo éste el que se configura como el elemento más poderoso de la adaptación biológica, posibilitando el surgimiento de la razón, la conciencia del yo y el desarrollo del conocimiento científico.

    · La misma evolución de la vida lleva a Popper a distinguir tres mundos:

    - Mundo 1: el mundo de los objetos físicos o materiales.

    - Mundo 2: El ámbito psicológico, el mundo mental.

    - Mundo 3: los productos de la mente humana.

    Estos tres mundos son ontológicamente diferentes, con tango y autonomía propios y no reductibles entre sí.

    La relación que establece Popper entre estos mundos y el proceso evolutivo se puede representar en el siguiente esquema:

    Mundo 3: (6) Obras de arte y ciencia (y tecnología)

    (5) Lenguaje humano. Teorías acerca del yo y de la muerte

    Mundo 2: (4) Conciencia del yo y de la mente

    (3) Sensibilidad (conciencia animal)

    (2) Organismos vivos

    Mundo 1: (1) Elementos más pesados: líquidos y cristales

  • Hidrógeno y Helio

  • · El Mundo 1 es un mundo abierto, en un doble sentido:

    - Posibilita la emergencia de novedades de los otros mundos.

    - Permite recibir influencias causales de los otros dos mundos con lo que se varía la futura evolución de la realidad.

    La Teoría de los tres mundos se presenta como una solución problemática general del hombre y, más en concreto, al problema mente-cuerpo (frente a los reduccionismos del Materialismo y el Dualismo clásico).

    Las relaciones entre los tres mundos son la de emergencia y la de comunicación causal entre ellos (interaccionismo). El Mundo 2 se relaciona de forma directa con el Mundo 1 y el Mundo 3 pero estos últimos sólo se relacionan entre sí a través del Mundo 1. Desde otro punto de vista los objetos pueden pertenecer a más de un mundo.

    El Mundo 3 es el más específicamente humano y el más problemático; para Popper es real en tanto que sea capaz de interaccionar con el Mundo 1, con el campo de los cuerpos físicos, y es irreductible porque tiene un determinado grado de autonomía, una dinámica peculiar y leyes propias de funcionamiento.

    Real es todo aquello que puede ejercer una acción causal (a través del Mundo 2) sobre el mundo físico (el Mundo 1).

    · Diferencia entre el Mundo 3 y el Mundo de las ideas platónico: El primero es creación humana e históricamente cambiante, mientras que el mundo de las ideas existía independientemente de las mentes humanas.

    2.4- Caracterización de la mente

    - La base de la mente, según Popper, hay que buscarla en el centro de control del habla en los dos hemisferios. Este planteamiento resuelve dos problemas:

    · Problema sobre la relación entre la conciencia y la base biológica.

    · Problema de cómo emerge la conciencia a partir del cuerpo.

    2.5- El planteamiento de Eccles

    Este autor combina sus conocimientos de tipo fisiológico con la teoría de los tres mundos de alma vegetativa Popper, es un Dualismo interaccionista.

    · El cerebro es una máquina neurológica compleja que interacciona con lo que es la conciencia.

    El objetivo es suministrar una explicación inteligible sobre el cerebro relacionado con la conciencia, la autoconciencia y el yo.

    La mente se caracteriza en términos supraorgánicos, cuando se produce un nivel de desarrollo (evolución) suficiente aparece la autoconciencia, lo que en último término sería la causa de una síntesis o unificación. La aparición de novedades o de la autoconciencia llevaría a una apertura de nuevas posibilidades que implican poder trascender la materia y la energía.

    Eccles va a defender la existencia de dos tipos de realidades distintas:

    · Cerebro - lo que Popper llamaba Mundo 1.

    · Autoconciencia o mente - lo que Popper llamaba Mundo 2.

    Existe una interacción o causación entre estas dos realidades; dicha causación (posibilidad de que lo que se piensa se traduzca en acciones, p.e) es bidireccional y se va a llevar a cabo en la mente consciente, en concreto, en las áreas de relación del hemisferio cerebral dominante.

    Para explicar esto se recurre a experimentos de Neurofisiología:

    - Spearling concluye que el hemisferio izquierdo es el único responsable de las experiencias conscientes, lo que apoyaría la teoría de Eccles.

    - Pendfield concluye que en el cerebro no existe ningún mecanismo o zona que lleve a cabo las funciones de la mente, debe, por tanto, existir una mente de forma independiente. También apoya la teoría de Eccles.

    La mente autoconsciente tiene un carácter unitario, que se manifiesta en sus propias experiencias, las cuales se relacionan interactivamente con sucesos nerviosos del cerebro. En la mente autoconsciente también se da la experiencia de poder actuar sobre los acontecimientos cerebrales. La función de la mente autoconsciente es interpretativa, es la que lleva a percibir la unidad entre mente y cerebro, y no el cerebro neurológico.

    ¿Qué ocurre con la mente al morir?: Eccles, como científico, no puede dar una respuesta, ya que eso está dentro del ámbito de las creencias.

    2.6- Problemas del Dualismo

    · Duplican la problemática, al hablar de dos realidades, sin aportar ninguna explicación mejor a cambio. En último término, no respetan el principio de la navaja de Occan: cuando algo pueda explicarse sin acudir a entidades innecesarias, debe explicarse así.

    Esta crítica la hacen fundamentalmente los materialistas: los dualistas recurren a entidades mentales innecesarias.

    · El Dualismo es incapaz de explicar la interacción que se produce entre el cuerpo y la mente: cómo la mente, que no es Física, puede producir un cambio en un ámbito físico (viola el principio de conservación de la energía).

    3-CONDUCTISMO FILOSÓFICO: RULE, WITTGENSTEIN Y SKINNER

    3.1- Antecedentes

  • Principio de verificabilidad del empirismo lógico

  • Segundo Wittgenstein: muchos problemas filosóficos se disuelven analizando el uso efectivo de nuestro lenguaje cotidiano (juegos del lenguaje).

  • 3.2- Objetivos

    La teoría conductista de la mente no pretende proporcionar nueva información sino rectificar su ordenación conceptual (su geografía lógica).

    3.3- Doctrina

    3.3-1 El Dualismo (el dogma del fantasma en la máquina) habría venido contaminando nuestra utilización de los principales conceptos psicológicos. Nos hallamos aquí ante un gran error categorial: la doctrina oficial representa los conceptos mentales como si pertenecieran a una categoría o tipo lógico cuando en realidad pertenecen a otra.

    3.3-2 La mente y el comportamiento de las personas no pueden describirse sólo en el lenguaje de la Física, la Química y la Fisiología y por procesos mecánicos. Pero la época moderna se deja llevar por `la metáfora paramecánica de la mente' y supone que la vida psicológica tiene que describirse en términos análogos.

    3.3-3 No se niega la existencia de procesos mentales, sino que la existencia de éstos se halle al mismo nivel que los procesos físicos. En consecuencia, ambas afirmaciones no pueden unirse mediante las conectivas lógicas.

    Esto implica: Materialismo e idealismo son respuestas a un problema que es un pseudoproblema.

    3.3-4 Si la doctrina oficial (el Dualismo cartesiano) fuese cierta se seguirían una serie de absurdos: la conducta inteligente, por ejemplo, sería el resultado de una operación interna anterior que consiste en planean qué hacer. Ahora bien, este planteamiento crea el problema de cuáles son las leyes que rigen el funcionamiento de la mente y cómo se explica la interacción entre las operaciones de ésta y los movimientos físicos. Nadie es capaz de responder estas preguntas. Por tanto, el reconocimiento de nuestra ignorancia es el punto de llegada necesario del mito del fantasma en la máquina.

    La voluntad y las voluciones son una manifestación de este mito cómo algo mental puede producir efectos en el mundo físico.

    3.4- Propuesta positiva

    · La creencia en los dos mundos de la doctrina oficial deriva de la superstición de que todas las oraciones en indicativo, para tener sentido, tienen que describir objetos existentes o informar de acontecimientos. Pero esto es un error.

    · Los enunciados referentes a estados mentales son enunciados disposicionales. Y los enunciados disposicionales no pueden ser interpretados como enunciados categóricos singulares, sino como enunciados hipotéticos abiertos: no son informes de estados de cosas, observables o inobservables, sino que explicitan una disposición, esto es, una inclinación o actitud a hacer algo. (ej. Fulanito habla francés).

    3.5- Críticas

    3.5-1 Si los términos mentales son equivalentes a listas potencialmente infinitas de enunciados condicionales, ¿cómo podría un niño aprender su significado a partir de la experiencia?.

    3.5-2 El análisis de un término mental en términos disposicionales llega por lo general, más tarde o más temprano, a un nuevo término mental: estamos atrapados en un círculo de términos mentales.

    3.5-3 Tras la crisis de la teoría verificacionista del significado, uno de los fundamentos más importantes del Conductismo lógico, los filósofos de la ciencia han llegado a reconocer que es preciso aceptar términos teóricos en nuestro vocabulario científico que serían irreductibles a términos observacionales. Esto legitimaría la introducción de términos mentales en Psicología en calidad de términos teóricos, sin necesidad de hacerlos equivaler a términos conductuales.

    3.6- Wittgenstein

    · La finalidad de la Filosofía de la Psicología es el esclarecimiento de los conceptos psicológicos cotidianos. El objetivo final es disolver los problemas filosóficos de la naturaleza de la mente, en especial del problema mente cuerpo, ya que éstos surgen de nuestra confusión en el uso del vocabulario psicológico.

    · Lo que pensamos y decimos sólo puede ser entendido en su contexto (juego del lenguaje) cotidiano. Pues bien, el problema mente-cuerpo no surgiría cuando usáramos el lenguaje en el contexto ordinario.

    Crítica de Wittgenstein al Dualismo:

    · El significado de las palabras no puede estar determinado por mis experiencias o estados de conciencia. Con esto no intenta negar la existencia de las experiencias internas, sino platear una alternativa metodológica: el estudio de la experiencia interna sólo puede llevarse a cabo en su expresión y consecuencia públicas (superioridad del punto de partida objetivo, de tercera persona).

    · La “tiranía de la forma enunciativa” nos ha llevado a malentender el uso de los verbos psicológicos. Pensamos que sólo adquieren significado cuando se refieren a objetos internos. Pero hay una asimetría entre los verbos de primera y tercera persona; en aquellos la cuestión de la verificación no puede surgir, porque son expresiones.

    · De lo que se trata es de minar la idea tradicional de que la mente tiene un carácter sustancial: lo mental no puede existir ni ser conocido independientemente de sus relaciones con otras entidades mentales. La vida mental no puede concebirse al margen de un contexto público de objetos, personas, instituciones y actividades. Porque, entre otras cosas, la normatividad del lenguaje es constitutiva de la mente.

    Crítica de Wittgenstein al Materialismo:

    · No tenemos ninguna razón de tipo conceptual para pensar que tiene que haber algo en la estructura del sistema nervioso que se corresponda con la estructura de determinados fenómenos psicológicos.

    El Conductismo en Wittgenstein:

    · Muchos niegan que sea conductista porque no se propone eliminar la vida interna. Esto muestra que no encaja en una determinada clase de Conductismo.

    · Su Conductismo consiste en que en su declaración de los conceptos psicológicos concede un papel decisivo a la idea de conducta: para determinar si un predicado psicológico resulta aplicable a un sujeto cualquiera lo único que podemos hacer es observar el comportamiento de ese sujeto.

    3.7- Skinner

    En su obra parecen confundirse Conductismo lógico/filosófico y Conductismo psicológico/metodológico, porque ambos tienen una misma meta: proporcionar una definición operacional para cada término mentalista de la Psicología tradicional.

    3.7-1 El Skinner de los años 40

    Su preocupación es buscar la traducción de los `términos subjetivos': estos términos son respuestas verbales a estímulos privados que son reforzados por la comunidad verbal.

    3.7-2 El Skinner de los años 50

    El psicólogo no debe preocuparse de los análisis operacionales que definen los términos mentalistas conductualmente. A la Psicología científica no le hace falta la redefinición de lo subjetivo; le basta con abandonarlo.

    3.7-3 El Skinner de los años 70

    Vuelve a un intento de traducción conductual de los términos psicológicos tradicionales y denuncia la inversión explicativa de la que sería culpable la Psicología del sentido común: la causa del comportamiento no son los estados internos (sentimientos, motivos, propósitos) sino la historia de los refuerzos del sujeto, siendo aquellos meros efectos colaterales de éstos. (ej. Un sujeto no coge el paraguas porque crea que va a llover -estado interno- sino porque le ha llovido muchas veces -historia de refuerzos-).

    3.7-4 La distinción entre Conductismo filosófico y Conductismo metodológico

    Mientras que la meta del Conductismo Filosófico es la aclaración semántica de los términos mentalistas, la meta del Conductismo Metodológico es la búsqueda de la determinación de las causas del comportamiento de modo que se pueda predecir y controlar.

    Según Skinner, el mentalismo y la Folk Psychology (Psicología Popular o del sentido común) deberán ser juzgados en función de la ayuda que puedan prestar en la consecución de este objetivo.

    3.7-5 Objeciones de Skinner a la Psicología tradicional

  • Objeción del homúnculo: Las explicaciones mentalistas caen en el error de suponer la existencia de un agente privado para dar cuenta de los hechos públicamente observables.

  • Objeción epifenomenalista: Los introspeccionistas asumen que los eventos y estados mentales son antecedentes causales de las conductas pero el modo de establecer e identificar esos hechos invalida toda pretensión de que sean tenidos por causas, ya que no pueden someterse a observación pública.

  • Objeción de la circularidad: Las explicaciones conductuales que parecen posibilitar la dimensión de lo mental no pasarían de ser descripciones redundantes absolutamente inservibles.

  • Objeción de la simplicidad: El eslabón mental intermedio de la cadena de la conducta puede ser puesto entre paréntesis sin la más mínima perdida en la predicción y el control.

  • En definitiva el Conductismo Metodológico consiste en la doctrina que, sin negar la existencia de los estados internos, afirma, en primer lugar, que dichos estados no son importantes en un análisis funcional, y en segundo lugar, que si les damos entrada en la Psicología científica, no encontraremos con graves dificultades a la hora de explicar la conducta.

    3.8- Crítica al Conductismo Metodológico

    La concepción de la ciencia que adopta este movimiento está ya superada: no todos los términos teóricos de una ciencia han de estar conectados directamente con los términos observacionales.

    4- FISICALISMOS

    4.1- Introducción

    Mientras las concepciones materialistas del hombre se remontan al pensamiento griego, las formulaciones modernas surgen de un enfrentamiento al Dualismo cartesiano (aunque paradójicamente, tiene su raíz en el mismo). Los Fisicalismos son teorías que tratan de responder al problema mente-cuerpo desde una triple dimensión:

  • Ontológica: ¿existe algo mental independientemente de la materia?

  • Semántica: ¿el significado de los términos psicológicos es traducible al de los términos físicos?

  • Epistemológica: ¿las explicaciones de la Psicología son traducibles a las de la Física o la Neurofisiología?

  • Y su respuesta consistirá en la negación del Dualismo defendiendo bien la inexistencia de las entidades mentales, bien la posibilidad de identificarlas con entidades, cualidades y procesos materiales (dimensión ontológica), bien la necesidad de traducir nuestro lenguaje mentalista a un lenguaje físico (dimensión semántica) o bien la posibilidad de reducir las explicaciones psicológicas sobre lo mental a explicaciones Físicas y orgánicas (dimensión epistemológica).

    La raíz de estos materialismos está, al mismo tiempo, en la Filosofía cartesiana: si el cuerpo, según Descartes, funciona como una máquina compleja, ¿no podría la mente explicarse también por principios mecánicos semejantes?, ¿acaso los procesos y productos cognitivos del hombre no podrían constituir más que un caso particular de los procesos y productos materiales?, ¿no será la mente independiente una realidad fantasmal?.

    Si esto es así no sería necesario distinguir entre cuerpo y mente, puesto que ambos funcionarían de la misma forma.

    La relación del Fisicalismo con el Dualismo es ambivalente: por un lado, en último término es su origen, por otro, es la teoría contra la que luchan.

    4.2- Factores en el nacimiento del Fisicalismo

  • La teoría de la evolución.

  • El gran desarrollo de las ciencias positivas. Esto produce que las Ciencias Sociales intenten explicar los hechos de la misma forma que las ciencias naturales.

  • Los avances en el estudio fisiológico comportaron un fuerte apoyo empírico a las concepciones materialistas de la mente.

  • 4.3- La teoría de la identidad- el Fisicalismo de tipos

    PLACE: (“¿Es la conciencia un proceso cerebral?”) - El Fisicalismo moderno es conductista: los estados mentales son iguales a determinadas conductas o disposiciones conductuales. Esto es correcto para un conjunto de términos psicológicos, como `creer' o `conocer', pero no para todos aquellos que se refieran a conciencia, como la experiencia de un determinado dolor, éstos se refieren a procesos internos del sujeto (estados y procesos mentales). Pero la aceptación de estos procesos internos no implica Dualismo: la conciencia es un proceso cereblral y esta tesis no puede ser negada con argumentos lógicos.

    Por tanto lo que sostiene la teoría de la identidad psicoFísica es:

  • Aquello a lo que se refieren las descripciones psicológica y neurológica es una misma realidad. No existe algo mental, además de lo cerebral (monismo materialista).

  • La afirmación de que las experiencias psicológicas se identifican con estados cerebrales no es una verdad necesaria ni una entidad lógica. Es una hipótesis científica que expresa una verdad contingente.

  • La tesis defiende una identidad en sentido estricto, no una mera semejanza o un paralelismo.

  • - El rechazo de esta hipótesis se fundamenta:

  • Bien en una confusión lógica, no distinguir en `es' de la definición del `es' de la composición.

  • Bien en una falacia fenomenológica, el error de creer que cuando describimos nuestras experiencias psíquicas, como sensaciones o sentimiento, estamos describiendo propiedades literales de determinados objetos mentales internos.

  • Este Materialismo reduccionista fue acogido con entusiasmo, aunque también suscitó fuertes críticas. Entre los autores que defendieron la teoría de la identidad psicofísica cabe destacar:

    - H. Feigl: los estados de experiencia directa que tenemos los seres humanos y que atribuimos a algunos animales superiores son idénticos a ciertos aspectos de los procesos neuronales de sus organismos.

    - J.C. Smart: respondió a las ocho objeciones que se plantearon a la teoría (hay propiedades mentales irreductibles a las propiedades neuronales, las imágenes no son espaciales como los procesos cerebrales, las sensaciones son privadas y los hechos mentales públicos): la cualidad de `amarillo' no sería de la imagen, sino del objeto; las imágenes no son procesos cerebrales, sino la experiencia de tenerlas; y, en fin, sólo el progreso de la neurología nos permitirá informar con un lenguaje público lo que hasta ahora sólo puede informarse con un lenguaje introspectivo privado. La tesis de la identidad es una tesis teórica y no empírica.

    - D.M. Armstrong: generalizó el alcance de la teoría de la identidad: no sólo los términos relativos a sensaciones como dolor, sino también los términos, como `inteligente', debían ser identificados con estados neurológicos del organismo.

  • Relaciones de la Teoría de la identidad con la Psicología del sentido común:

  • A fin de explicar la compatibilidad de este monismo materialista con el Dualismo mentalista de la Psicología Natural, sus defensores solían recurrir a algunos ejemplos del tipo de identidad psicofísica: nuestra experiencia fenomenológica y nuestra descripción psicológica de una nube o de un rayo son diferentes de la que lleva a cabo un físico. Lo mismo ocurriría entre la descripción de nuestras experiencias psicológicas y la descripción de un neurólogo de los procesos cerebrales.

    Para aclarar su tesis, los teóricos de la identidad suelen recurrir a una importante distinción establecida por el lógico Frege. Según éste, en el significado de los términos habría que distinguir entre sentido y referencia. Dos términos pueden tener distinto significado (implicar distintas connotaciones en su significado) y, sin embargo, compartir un mismo referente (pueden referirse a un mismo objeto). Del mismo modo, los términos, proposiciones, explicaciones y teorías psicológicas y neurológicas tienen un sentido diferente, pero tienen una idéntica referencia, un determinado estado del sistema nervioso.

  • Relaciones de la Teoría de la identidad con las ciencias empíricas:

  • Al presentarse como una hipótesis científica (Place) o como una hipótesis teórica (Smart), la Teoría de la identidad implica que el progreso en las neurociencias será el encargado de mostrar las correlaciones biunívocas entre los términos psicológicos y los términos físico y de establecer la reducción de las explicaciones mentalistas a explicaciones neurológicas.

    4.3-3 L as dificultades de la Teoría de la identidad:

    La Teoría de la identidad produce una sensación de perplejidad que deriva de que, por una parte es la teoría más coherente con la explicación científica del mundo, y por otra deja sin explicar la subjetividad esencial de los estados psicológicos, nada más y nada menos que al yo. Al mismo tiempo ha sido una teoría muy fecunda (por esta misma razón).

  • Críticas referidas a la identidad:

  • · No respeta la Ley de Leibniz o Principio de indiscernibilidad de los idénticos: dado que se defiende una estricta identidad entre lo mental y lo cerebral, debería cumplirse que todo lo que pudiera afirmarse de uno debería poder afirmarse del otro.

    Los partidarios de la Teoría de la identidad han subrayado que no identifican los contenidos mentales sino sólo sus procesos con estados cerebrales. No existen objetos mentales, sino sólo la experiencia de tales objetos.

    · Kripke defendió que una tesis de la identidad en sentido estricto, como se pretendía que fuera la Teoría de la identidad, sólo es posible establecerla entre lo que él denominó “designadores rígidos”, esto es, nombres que designan las diferentes cualidades en cualquier mundo posible. Pero, en ese caso, las identidades no son contingentes sino necesarios.

    No puede ser una identidad de tipo estricto y al mismo tiempo contingente, por tanto se contradicen.

  • Críticas referidas a la extensión: Se refieren al problema de la generalización: puede entenderse que lo que defienden los teóricos de la identidad es un llamado Fisicalismo de tipos, esto es, que cada clase o tipo de un evento o de un proceso mental se identifica con un tipo o evento cerebral. Planteada de esta forma, la Teoría de la identidad estaría muy lejos de ser una hipótesis plausible: es fácilmente concebible y muy probable que una misma actividad mental no requiera corresponderse con idénticas características de un mismo proceso orgánico.

  • Se propuso, pues, una formulación más débil de la teoría: el Fisicalismo de casos o de instancias. Según esta propuesta, cada caso particular, cada instancia en que se realiza un estado mental, se identifica con un determinado estado físico. Pero formulada de esta manera, la Teoría de la identidad es compatible con otras propuestas materialistas como el Funcionalismo (por ejemplo el analítico o causal y el computacional).

  • Críticas relativas a su realización: Los teóricos de la identidad confiaron en que su teoría sería confirmada, a la vez que completada, por las tesis particulares de identidad que las neurociencias fueran estableciendo entre estados mentales específicos y sus correspondientes estados de activación cerebral: se presentó como un programa de investigación y una hipótesis de trabajo. Sin embargo, hoy día no sólo los filósofos de la mente y los científicos cognitivos, sino también los neurofisiólogos empíricos, se negarían a aceptar como realizable una identificación estricta entre tipos de eventos mentales. Por otra parte, los críticos de la Teoría de la identidad han negado que una tal identificación teórica pudiera desprenderse de los hallazgos de la Bioquímica y Fisiología del sistema nervioso: el aumento cuantitativo de los mismos no modifica cuantitativamente sus implicaciones teóricas para el problema mente-cuerpo.

  • Por otra parte, desde el propio bando materialista se le han hecho dos tipos de críticas por las consecuencias teóricas de la realización de su programa:

  • · Ésta llevaría a la desaparición de lo mental en lugar de su identificación con lo cerebral.

    · Sigue admitiendo un Dualismo de propiedades (crítica de los materialistas más radicales).

    4.4- El Materialismo eliminativo- Fisicalismo de casos

    La Teoría de la identidad como programa de investigación terminó, pues, en un estrepitoso fracaso, puesto que la neurociencia no consiguió demostrar una correlación estricta y precisa entre procesos mentales y procesos cerebrales. Este fracaso hizo surgir, sin embargo, el más radical de los materialismos contemporáneos, el Materialismo eliminativo, cuya tesis centrales que no existen ni los estados ni los procesos mentales y pensar lo contrario es seguir en un error de milenios.

    4.4- 1 Contra la Psicología Natural (o popular)

    La pregunta obvia que surge es ¿cómo que no hay estados mentales?. La introspección revela directamente la existencia de dolores, creencias, deseos, etc. A este argumento de la introspección responde el Materialismo Eliminativo con una acusación de petición de principio (los hechos que proponen como crítica están desde el marco conceptual que critica el Materialismo Eliminativo). Pero, entonces, ¿hemos estado hablando de nada durante miles de años?. Para solucionar esta perplejidad los materialistas eliminativos recurren a diversas comparaciones extraídas de la historia de la ciencia:

    · Feyerabend: las posesiones demoníacas.

    · Rorty: el cielo, la salida del sol.

    · Quine: enfermedades infecciosas.

    · P.M. Churchland: el fluido calórico, el flogisto, la esfera estrellada del cielo, las brujas.

    Según estos paralelismos históricos, la polémica del Materialismo Eliminativo habría que enmarcarla dentro del impacto que ha producido el proceso científico en nuestras intuiciones del sentido común, en el esquema conceptual del lenguaje corriente; el Materialismo Eliminativo representa así la agudización del enfrentamiento entre la imagen científica y la imagen manifiesta del hombre en el mundo. Sólo la ciencia tiene derecho a establecer `lo que hay'. La Psicología Natural será entonces candidata a la eliminación.

    Se podría pensar que nuestro esquema lingüístico de actitudes proposicionales ha sido seleccionado a lo largo de mucho tiempo, y ha demostrado ser el más apto. Pero que haya sido seleccionado por la comunidad lingüística, dice el Materialismo Eliminativo, no implica de ningún modo que las entidades con las que ésta da cuenta de la acción humana se correspondan con lo que realmente hay.

    4.4- 2 La eliminación neurológica

    En nuestros días Patricia y Paul Churchland han retomado la tesis eliminativista extremándola si cabe desde el terreno de la neurociencia: si no se ha logrado efectuar una reducción interteórica de la Psicología Popular es porque ésta constituye una concepción absolutamente falsa de la conducta y de la actividad cognitiva humana. La nueva explicación neurocientífica no podrá jamás encajar en las categorías de la Psicología Natural porque esta última es falsa e inadecuada. Y para descubrir esto hubiera bastado con darnos cuenta de la ineficacia de las explicaciones psicológicas de sentido común sin esperar los resultados de la investigación empírica: la Psicología Natural es incapaz de explicar fenómenos tan cruciales como el soñar, el aprendizaje, las diferencias de inteligencia, el funcionamiento de la memoria, la naturaleza de la enfermedad mental, etc.

    El programa de la eliminación neurológica forma parte esencial del progresismo cientifista: nadie defiende que la neurociencia vaya a ser capaz de hacerse cargo de la totalidad de los menesteres explicativos de la Psicología Natural; ésta todavía es necesaria para entender a los demás y a nosotros mismos. Pero cuando las explicaciones neurocientíficas hayan progresado lo suficiente, nuestro juicio del comportamiento ajeno será mucho más afinado. El resultado será un enorme beneficio para la humanidad: al aumentar la comprensión mutua, disminuirá la desdicha humana.

    4.4- 3 La eliminación computacional

    Desde la Filosofía de la ciencia cognitiva, aunque pueda resultar sorprendente, se han alcanzado recientemente conclusiones muy cercanas al Materialismo Eliminativo. La brecha la abriría Stich al presentarnos una teoría de la mente sintáctica, pero no representacional. Para Stich la computación no exige un medio de computación, esto es, un contenido: la mente lleva a cabo operaciones formales, semejantes a las de una teoría lingüística, pero los objetos sobre los que recaen estas operaciones no tendrían por qué tener contenido, es decir, representar algo.

    Siguiendo esta línea de trabajo, Stich llega a la conclusión de que en la mente computacional no hay absolutamente nada que se corresponda con nuestro concepto de creencia (y otros conceptos mentales de la Psicología Popular).

    La propuesta de Stich se vio reforzada a comienzos de los años 80 por la popularización de los modelos conexionistas: el conexionismo tendría efectos letales para nuestros esquemas psicológicos del sentido común. El argumento que lleva a esa conclusión sería el siguiente: las creencias, los deseos, los temores, etc., sólo pueden funcionar como el sentido común dice que funcionan se acepta el principio de la modularidad proposicional cuyo sentido básico sería que los estados mentales que representamos como actitudes proposicionales tienen eficacia causal en virtud de sus propiedades semánticas, en virtud de su contenido. Ahora bien, si la mente encajara en los modelos conexionistas, lo cual es algo que decidirá la investigación futura, entonces el principio de modularidad proposicional quedará excluido, puesto que en el procesamiento distribuido de la información no se representa nada de forma localizada. En una palabra, las actitudes proposicionales, los estados mentales, carecen de existencia.

    4.4- 4 Críticas

  • Crítica que le ha hecho el Funcionalismo: si el Materialismo Eliminativo estuviera en lo cierto, entonces habría que abandonar la investigación cognitiva (el conexionismo avalaría la posibilidad de una ciencia cognitiva no mentalista).

  • La objeción de la introspección: la introspección revela directamente la existencia de dolores, creencias, deseos, etc. El Materialismo Eliminativo responde que no es un argumento, sino una petición de principio.

  • El Materialismo Eliminativo pasa por alto los innegables éxitos de nuestros esquemas psicológicos del sentido común. Autores como Dennett, que no son realistas en este tema, reivindican y demuestran la eficacia predictiva de la actitud intencional.

  • Los partidarios de la eliminación de la Psicología Popular nos han de dar la demostración de cómo podríamos vivir sin ella una existencia plenamente humana. El plano de la Neurofisiología y de la ciencia cognitiva es puramente descriptivo, mientras que el plano de la acción implica necesariamente normas y valoraciones que sólo la Psicología Popular hace posible. Y, como es obvio, la descripción nunca podrá reemplazar las valoraciones.

  • FUNCIONALISMO

  • 5.1- ¿Qué es el Funcionalismo?

    Es una teoría sobre la naturaleza de la mente que, a partir de los años 70, ha originado un gran debate. Pretende dar respuesta a los problemas epistemológicos y ontológicos de la Psicología, ofreciendo un planteamiento novedoso de su autonomía como saber explicativo y de las relaciones de lo psíquico con su infraestructura material. Se presenta como alternativa, coherente con la Psicología Cognitiva, a todas las teorías de la mente propuestas hasta ahora.

    El Funcionalismo ha aceptado la metáfora del ordenador, que implica que el ordenador sería un adecuado modelo para la comprensión de la mente humana al compartir ambos la característica común de ser procesadores de información y poder identificarse en la ejecución de determinadas tareas una idéntica organización funcional.

    Esta propuesta ha sido, sin embargo, formulada de diversos modos, lo que ha provocado que el Funcionalismo hoy abarque una amplia variedad de planteamientos; si bien todos concuerdan en identificar los estados mentales con sus roles funcionales e interacciones causales. Así se podrían distinguir entre las siguientes variedades de Funcionalismo:

  • Funcionalismo de la Psicología Popular (D. Lewis).

  • Funcionalismo de tabla de máquina (Putnam).

  • Funcionalismo computacional (Fodor y Pylyshyn).

  • Funcionalismo homuncular (Dennett).

  • La característica común a todas las formas de Funcionalismo, según Churchland, es que “el rasgo esencial común definitorio de todo tipo de estado mental es el conjunto de relaciones causales que mantiene con 1- los efectos ambientales sobre el cuerpo

    2- otros tipos de estados mentales

    3- la conducta del cuerpo”

    Pero esto no es del todo cierto, pues el Funcionalismo no precisa para su caracterización ninguna referencia a los cuerpos orgánicos. El único rasgo común que le caracteriza, diferenciándolo de las propuestas conductista y fisicalista, es la identificación de los estados mentales de un sistema, orgánico o inorgánico, con las relaciones funcionales que mantienen con los imputs, con otros estados internos del sistema y con los outputs

    5.2- El Funcionalismo de tabla de máquina

    Fue H. Putnam el primero que, en una serie de artículos publicados en los años 60, criticó las insuficiencias teóricas del Conductismo lógico y de la teoría de la identidad, proponiendo al mismo tiempo una teoría que defendía la naturaleza funcional de los estados mentales.

    Putnam asumió el modelo de la máquina de Turing, para sostener que lo mental podía y debía ser comprendido funcionalmente, con independencia del soporte material que ejecute esa función: un hombre y una máquina (o un marciano, o un ángel) desarrollarán la misma actividad mental si y sólo si sus estados funcionales son idénticos, aunque su realidad material sea bien diferente.

    Cómo funciona una máquina de Turing:

    0

    1

    1

    1

    0

    0

    1

    0

    1

    0

    0

    0

    1

    1

    0

    1

    1

    0

    a

    a0 1La

    a1 1La

    b0 0Ra

    b1 1Rd

    Idealización matemática o esquema del proceso que habría que seguir para realizarla.

    El estado funcional de la máquina sería la relación entre las entradas y las salidas con los otros estados mentales. En el Sistema Humano se concretaría en la conducta que realiza.

    En las máquinas de Turing la organización funcional está dada por una tabla de máquina (de ahí su denominación), de manera que cada estado mental se identificaría funcionalmente con un posible estado de la máquina. Así `dolor' vendría a identificarse con un estado de un sistema, que a partir de determinados inputs produjera determinados efectos, de acuerdo con las instrucciones recogidas en su tabla de máquina, en otros estados internos del propio sistema y determinados outputs.

    Esta propuesta, además, parece que habría que entenderla como una propuesta revisionista: no se trata de que el concepto habitual de lo mental sea funcional, sino más bien de proponer que se entienda así (García Carpintero).

    Es importante que nos demos cuenta de que las descripciones de la organización funcional de un sistema son de una clase lógicamente diferente de las descripciones de su composición físico-química, así como de su conducta efectiva y potencial, permitiendo de este modo una autonomía para la Psicología como ciencia.

    5.3- El Funcionalismo computacional

    No todos los que siguieron el planteamiento de Putnam, están de acuerdo con la identificación de un estado mental con un estado de la máquina de Turing. Así Fodor, ya en 1968, afirmaba que la prueba de Turing, correctamente interpretada, no proporciona una condición suficiente para la simulación satisfactoria de la conducta cognitiva humana, ya que tal prueba podría ser superada por máquinas que son realmente incapaces de llevar a cabo múltiples actividades que abarca la capacidad normal de los seres humanos: además de que no se puedan distinguir sus respuestas, es preciso que las ejecuten de un modo similar siguiendo pautas algorítmicas comunes. Se trata, en fin, de una identidad en la forma de computar sus representaciones: hombre y máquina comparten mente si comparten software.

    El objetivo del Funcionalismo computacional será, por tanto, reconstruir de forma diferencial cuál sea la `arquitectura funcional' (Pylyshyn) de las máquinas virtuales, artificiales u orgánicas, capaces de ejecutar tareas mentales. Es importante que no se confunda el que las máquinas realicen funciones cognitivas sin tener en cuenta si es o no de un modo semejante a como los humanos las realizan (inteligencia artificial) y el que las máquinas realicen funciones cognitivas del mismo modo que las realizan los humanos (simulación cognitiva).

    Para Rivière, el Funcionalismo computacional, al contestar afirmativamente a la pregunta de Turing y sostener que mentes humanas y ordenadores comparten la propiedad de computar representaciones simbólicas de acuerdo con un sistema de reglas, habrían abierto las posibilidades de una nueva ciencia con un objeto propio: los sistemas o entidades que realizan actividades cognitivas mediante la computación de representaciones. El problema es si tal ciencia puede identificarse con la Psicología y sus análisis de los procesos cognitivos pueden ser considerados una adecuada aproximación al estudio de la mente humana.

    Para terminar, una precisión: lo que el Funcionalismo computacional subraya, al aceptar el juego de imitación de Turing, no es el que las máquinas piensan porque tengan mente humana, sino que las mentes humanas piensan porque son máquinas. Pensar sería una actividad mecánica, en contra de lo que afirmaba Descartes, pero no sería una actividad Física, tal y como Descartes había sostenido. Sólo de este modo, a partir de esta profunda revisión de lo mental podría encontrar la Psicología un nivel explicativo, autónomo con respecto a otras ciencias, y objetivo de las ciencias cognitivas.

    5.4- Ventajas del Funcionalismo

    El éxito del Funcionalismo sólo puede ser comprendido analizando histórica y teóricamente sus ventajas con respecto a las otras teorías alternativas: Dualismo, Conductismo lógico y teoría de la identidad.

    5.4-1 Ventajas frente al Dualismo

    Los funcionalistas argumentan contra el Dualismo que éste debe ser descartado como una teoría legítima de la mente pues no ofrece una posibilidad real de desarrollo a la Psicología como ciencia, ni aclara satisfactoriamente las relaciones causales entre lo mental y lo físico.

    Por una parte, el fracaso de la Psicología mentalista del siglo XIX había mostrado la imposibilidad de acometer un estudio científico de la vida mental a partir de la introspección subjetiva y, en todo caso, el Dualismo es incompatible con los métodos experimentales de las ciencias Físicas que el psicólogo aplica. Si los procesos mentales fueran de otra especie que los físicos, no habría motivo para esperar que éstos métodos fueran eficaces en el ámbito de lo mental (Fodor). El Dualismo, por tanto, como había señalado el Conductismo, no puede garantizar una Psicología como ciencia natural y objetiva.

    Por otra parte, el Dualismo se muestra incapaz de explicar la interacción causal entre fenómenos físicos y psíquicos una vez establecida la distinción entre ellos. Si se trata de sustancias distintas o de fenómenos heterogéneos resulta ininteligible cómo pueden influirse mutuamente; si la mente es algo no espacial parece difícil admitir una causalidad mental sobre algo físico, como es nuestro propio cuerpo, sin vaciar de contenido preciso nuestro concepto de causalidad y sin violar leyes bien establecidas como la de conservación de la energía. El funcionalista se une de nuevo al conductista en su denuncia del `fantasma en la máquina' y al materialista en su acusación de que “el Dualismo no es tanto una teoría de la mente sino un vacío que aguarda que se lo con una auténtica teoría de la mente” (Churchland)

    5.4-2 Ventajas frente al Conductismo

    En primer lugar, frente al Conductismo metodológico, los funcionalistas señalan que, en contra de lo que aquel esperaba, la eliminación de los estados y procesos internos del organismo, sí comporta una merma en el poder explicativo de las teorías que la asumen. La Psicología Cognitiva se habría encargado de poner de relieve la necesidad de tales referencias. Ni la causalidad mental ni el mentalismo han de ser desterrados por imperativos metodológicos, pues, como el propio Funcionalismo propugna, existe una posibilidad de que la Psicología sea mentalista y a la vez objetiva.

    Aunque el Conductismo lógico les merece más respeto a los funcionalistas, sin embargo, no deja de revelarse a sus ojos como una teoría de la mente incapaz de proporcionar un marco explicativo adecuado a la Psicología científica y de ofrecer una respuesta plausible a las relaciones mente-cuerpo. No es necesario recordar aquí las insuficiencias del programa conductista de traducir los términos mentales a disposiciones conductuales, tanto por la remisión casi al infinito de las condiciones hipotéticas que comportan, como por la imposibilidad real de eliminar la referencia a otros términos mentales.

    Para el funcionalista, sin embargo, el fallo fundamental del Conductismo lógico es que sigue sin ofrecer una explicación satisfactoria de la causalidad mental. Al reducir la significación de los términos psicológicos a las disposiciones conductuales, no sólo nos priva de la comprensión de las relaciones internas entre estados mentales, sino también de la posibilidad de que la Psicología pueda ofrecer explicaciones causales del tipo acontecimiento-acontecimiento: “ lo que existe realmente no puede causar nada, y el conductista lógico, al igual que el radical, está profundamente convencido de que no existen causas mentales” (Fodor).

    5.4-3 Ventajas frente a la teoría de la identidad

    Para la Teoría de la identidad, la causalidad mental no es problema, puesto que al identificar numéricamente cada evento psíquico con un evento cerebral, el problema de cómo pueda influirse recíprocamente lo mental y lo físico se trata sólo de interacciones entre el cerebro y otra parte de nuestro cuerpo.

    Pero la propuesta fisicalista tampoco satisface al Funcionalismo que surgió en parte como una reacción frente a ella. El Funcionalismo rechaza frontalmente, al menos, el llamado Fisicalismo de tipos, según el cual cada tipo o clase de suceso mental se identifica con un tipo o clase de suceso cerebral. Para un teórico de la identidad resultaría imposible atribuir estados mentales, por tanto, a otros seres cuya constitución Física fuera diferente de la de los seres humanos.

    Por el contrario el Funcionalismo sería compatible con un Fisicalismo de casos o de instancias. A juicio de los funcionalistas, resulta difícil imaginar que en todos y cada uno de los casos de dolor o de percepción esté presente un mismo o idéntico estado cerebral, aunque están dispuestos a admitir que cada realización efectiva de un tipo de estado mental se identifique con un estado físico concreto. A fortiori, para el funcionalista puede resultar justificada la atribución de estados mentales a determinadas máquinas aunque su forma de realización Física sea bien diferente de la nuestra, aunque también podría ocurrir que los sucesos cerebrales fueran, de hecho, los únicos sucesos capaces de tener aquellas propiedades funcionales que caracterizan a los estados mentales.

    Por otra parte, el programa fisicalista no deja lugar para una Psicología como ciencia autónoma de la mente, ya que su propuesta es la paulatina reducción de los términos psicólogos a términos neurológicos. Para los funcionalistas, la situación es diferente: la Psicología Cognitiva se podría constituir en un saber independiente pues su objeto sería el resultado de un proceso de abstracción mediante el que atenderíamos tan solo a la organización funcional de los sistemas capaces de generar actividades cognitivas, con independencia de la base neurofisiológica. La posibilidad de explicar el funcionamiento de un máquina de coca-cola, sin necesidad de recurrir a su hardware, sería un ejemplo ilustrativo de lo que acabamos de decir:

    Estado E1

    Estado E2

    5 cts

    input

    No hay output.

    Pasa a E2

    Sale una coca-cola.

    Pasa a E1

    10 cts

    input

    Sale una coca-cola.

    Permanece en E1

    Sale una coca-cola y 5 cts.

    Pasa a E1

    Las ventajas de estas explicaciones funcionalistas no radican tan solo en que, frente a los conductistas, puedan hacerse cargo de los estados internos y que, frente a la Teoría de la identidad, su nivel de explicación sea independiente del físico, sino también en que sólo así se abre la posibilidad a un mentalismo a la vez objetivo y mecánico.

    5.5- Críticas al Funcionalismo

    Las críticas contra el Funcionalismo son sumamente abundantes y variadas. En general cuestionan que una explicación de carácter mecánico y meramente formal de las actividades mentales pueda dar cuenta cabal de la mente humana.

  • Deshumanización del sujeto: Al centrarse sólo en aquellas propiedades funcionales que el ser humano comparte con una máquina, el funcionalista dejaría de lado lo que le caracteriza y distingue como ser humano.

  • Alejamiento de forma ilegítima del significado de los términos psicológicos en el lenguaje cotidiano.

  • Un modelo de mente sin conciencia: Las actividades computacionales de un sistema inteligente pueden ser cognitivas, pero el sistema no es consciente de tales actividades. La mente funcionalista es una mente inconsciente. El funcionalista no otorga ningún papel explicativo a la conciencia ni resulta fácil ver cómo pueda otorgar esta propiedad a los sistemas mecánicos y formales de cómputos de representaciones. Tampoco resulta fácil entender cómo la conciencia habría emergido y permanecido en el proceso evolutivo sin tener ninguna virtualidad ni eficacia causal para los seres humanos.

  • Aunque en los últimos años diversos autores se han esforzado por hacer comprensible una teoría de la conciencia compatible con las tesis funcionalistas (Baars, Jackendorff, Johnson-Lairds), el problema de la conciencia sigue siendo la asignatura pendiente del Funcionalismo. Al viejo problema de las relaciones mente - cuerpo viene a añadirse el nuevo de las relaciones entre la mente computacional abstracta y la mente fenoménica consciente.

  • Al concebir la mente como una maquinaria cognitiva que combine con símbolos mediante reglas sintácticas estrictas, el funcionalista tiene graves problemas para integrar en su sistema explicativo las imágenes mentales. En contra de los resultados de psicólogos empíricos, los funcionalistas no pueden otorgar funcionalidad alguna a nuestras representaciones por imágenes.

  • La objeción de los qualia: el modelo computacional de la mente tiene limitaciones internas para poder integrar los qualia, esto es, las cualidades sensoriales que se nos presentan de forma directa en nuestras experiencias psíquicas (por ejemplo, percibir un olor o sentir un dolor). Sin embargo, con ellas se ha identificado tradicionalmente, y no sin buenas razones, el psiquismo. Es perfectamente imaginable, tal como Block y Fodor nos invitan a hacer, imaginar dos sistemas conductual y funcionalmente equivalentes y que, sin embargo, tuvieran diferentes cualidades sensoriales en su experiencia psíquica ante un objeto (experimento mental del espectro invertido) o no tuviera ninguna cualidad sensorial (experimento de los qualia ausentes de la “Población china como cabeza homuncular”).

  • Carencia de contenido intencional: Al proponer un modelo estrictamente formal y sintáctico, el Funcionalismo dejaría fuera un aspecto esencial de lo mental, como es el estar referido a un contenido. Pero este contenido mental parece insoslayable en las explicaciones de nuestras actuaciones cognitivas tanto con el medio como en la relación entre estados mentales. Dreyfus primero y Searle después con su experimento mental de la habitación china han sido los dos autores que más han criticado la inviabilidad del programa de la Inteligencia Artificial para reproducir los procesos mentales humanos.

  • Dentro del propio campo de la Psicología Cognitiva han surgido críticas sobre la capacidad del modelo de cómputos de representaciones para representar la mente humana real, ya que la `máquina' cognitiva que interesa a los psicólogos está limitada y condicionada por su integración en un sistema nervioso compuesto de neuronas, mientras que los funcionalistas prescinden del hardware. Esto llevaría a alejarse en sus explicaciones funcionales de aspectos relevantes de la mente.

  • Finalmente, el modelo de computación adoptado, que no es otro que el del ordenador digital, tipo Von Newmann, sería inadecuado, ya que sólo es capaz de procesar símbolos de forma serial, aunque sea a grandes velocidades. Hoy día parece más apropiado un modelo computacional de redes neuronales, que se ha denominado conexionismo. Este nuevo enfoque propone una reproducción más realista del funcionamiento cognitivo de nuestro sistema nervioso: el procesamiento sería en paralelo, no serial, fruto de la activación y conexión simultánea de redes neurales; un modelo en el que, en contra de lo afirmado por el Funcionalismo computacional, no sería preciso para explicar el conocimiento apelar a cómputos de representaciones ni a símbolos inconscientes, pues bastarían los cambios cuantitativos en la activación y en la conexión de las redes neurales (para la historia del conexionismo ver las pags 123 a 127 del libro).

  • EL NATURALISMO BIOLÓGICO DE SEARLE

  • 6.1- El mito de los ordenadores que piensan

    Searle, en un artículo de 1980, titulado “Mentes, cerebros y programas”, realizará una crítica a la Inteligencia Artificial (IA) fuerte (o Funcionalismo computacional) y a la Psicología Cognitiva, que aceptaban las tesis de que `la mente es al cerebro lo que un programa al ordenador'. Su posición era que mientras el Funcionalismo de una máquina se defina sólo en términos de procesos computacionales de elementos definidos formalmente, no será capaz de reproducir la intencionalidad y la comprensión humanas. Esta tesis general se basaba a su vez en otras dos:

    6.1-1 Los programas de ordenador son puramente formales y, en consecuencia carecen de semántica, esto es, carecen de contenido, por lo que son incapaces de producir comprensión e intencionalidad. Esta afirmación la apoyaba con el conocido experimento de pensamiento de la habitación china.

    Esta crítica de Searle implicaba el rechazo de dos de los según él, supuestos fundamentales de la Inteligencia Artificial fuerte:

  • La creencia de que el ordenador procesa información como la procesan los humanos.

  • La idea de que basta con criterios operacionales o conductistas para atribuir inteligencia o comprensión.

  • Ninguna de las dos cosas es cierta:

  • El ordenador se limita a manipular símbolos formales, pero en ningún caso es capaz de utilizar esos símbolos formales para reemplazar objetos del mundo como hace el programado y el usuario del mismo.

  • La insuficiencia de los criterios operacionales o conductistas es puesta de manifiesto porque el inquilino de la habitación china sí superaría el test de Turing, pero carece en absoluto de comprensión.

  • 6.1-2 Sólo un sistema que posea los poderes causales del cerebro puede producir intencionalidad (o comprensión). La intencionalidad es un fenómeno biológico, y como tal es independiente de su Bioquímica como lo es la fotosíntesis o la lactancia de la suya. Pero además, la distinción entre el programa y su realización implicaba de hecho el prescindir de los poderes causales del hardware en el que se produce dicha realización.

    Las réplicas al artículo de Searle, en conjunto hostiles, no se hicieron esperar. Estas han adoptado tres formas distintas:

  • Las que atacaban la tesis de que un programa de ordenador es algo puramente formal: el inquilino de la habitación china (ordenador) no carece totalmente de comprensión, ya que al menos comprende las reglas para poder manipular los símbolos (Boden, Abelson). También podría ocurrir que algo puramente sintáctico pueda generar semántica (Churchland y Churchland).

  • Las que cuestionan la tesis de que es necesario que algo tenga los mismos poderes causales del cerebro para producir intencionalidad: Searle no ha demostrado que sólo los sistemas que poseen poderes causales semejantes a los del cerebro puedan producir intencionalidad (Fodor, Carleton). Searle comete la falacia de la negación del antecedente al razonar que, dado que los procesos equivalentes a los procesos cerebrales producen intencionalidad, cualquier entidad que no tenga estos procesos equivalentes no posee intencionalidad. Pero está claro que la intencionalidad podría ser producida de otra forma. Por otro lado, la intencionalidad no es comparable a la fotosíntesis, ya que, mientras en ésta conocemos perfectamente todo proceso y entendemos porqué es así, no ocurre lo mismo con la intencionalidad (Boden).

  • Las que sostenían que el experimento mental de Searle no era el adecuado para representar la propuesta de la Inteligencia Artificial fuerte y el modo de funcionamiento del cerebro que éste tenía, porque se basa en programas como el de Schank (en los que las entradas y salidas son de tipo lingüístico), que ya están superados, y en ordenadores que funcionan serialmente, que no son los más adecuados, según nuestros conocimiento actuales de Neurofisiología. Además, representa falsamente el tipo de reglas necesarias para entender el lenguaje, y eso produce la impresión de que el individuo en esa situación no entiende chino. Por todo esto, hay muchos que no creen que sea imposible para un ordenador tener significado intrínseco o contenido con tal de que dispusiera de parámetros o datos empíricos que relacionen sus programas con el mundo (réplica del robot) y que funcione en paralelo, de modo analógico y con sus componentes elementales conectados en forma de estructura reticular.

  • Por otra parte, la interpretación que hace Searle del experimento mental es incorrecta; Searle en la habitación china no entiende chino pero él junto con las reglas y los símbolos chinos sí. Es la réplica de los sistemas.

    Junto a estos argumentos elaborados en torno al experimento mental de la habitación china, Searle ha propuesto otro argumento contra el Funcionalismo computacional con el que pretende demostrar que el cerebro no es un ordenador: si los ordenadores se definen sintácticamente en términos de asignaciones de ceros y unos, la Física es irrelevante, excepto en cuanto admite asignaciones de ceros y unos y la transición de unos estados a otros. Por tanto, la sintaxis no es intrínseca a la Física, sino que depende del observador. El que algo lo consideremos como un proceso computacional no depende de rasgos físicos del sistema, sino de un agente que desde fuera dé una interpretación en ese sentido. Ahora bien, las consecuencias de esto son desastrosas para la Inteligencia Artificial fuerte: cualquier cosa podría ser un ordenador, y no hay, por tanto, ningún hecho objetivo, intrínseco a los cerebros, que los convierta en ordenadores. Sólo en el sentido irrelevante de que cualquier cosa es un ordenador lo es también el cerebro.

    6.2- El Naturalismo biológico y el problema mente-cuerpo

    La posición de Searle con respecto a los hechos y procesos mentales cabe calificarla de realista. Piensa que hay realmente procesos y estados mentales que no pueden reducirse a ninguna otra cosa o eliminarse. Los estados y procesos mentales son fenómenos biológicos reales en el mundo como lo son los estados y procesos físicos (neurofisiológicos), ambos “interactúan, esto es, los fenómenos mentales son causados por los procesos físicos, pero no son cosas diferentes, puesto que los fenómenos mentales son sólo rasgos del cerebro”.

    Searle piensa que la aparente dificultad para conciliar las dos últimas afirmaciones deriva de una idea de causalidad inadecuada, que debe ser sustituida por un tipo de causación más sofisticado. Y éste lo va a proporcionar la Física: en ésta las macropropiedades o propiedades de superficie son explicadas causalmente por el comportamiento de los elementos del micronivel. Por ejemplo, la solidez de la mesa se explica causalmente por la estructura reticular de la que la mesa se compone. Y en este caso no tenemos ninguna dificultad en decir que los fenómenos de superficie están causados por los elementos del micronivel y, al mismo tiempo, que esas propiedades son sólo rasgos del sistema. Pues bien, lo mismo habría que decir de los procesos mentales y los procesos neurofisiológicos.

    El problema mente- cuerpo no se ha resuelto antes, según Searle, porque la Filosofía de la mente de los últimos cincuenta años ha asumido de un modo implícito que la única manera de evitar el Dualismo consistía en eliminar de algún modo los fenómenos mentales, o, en caso contrario, nos encontraríamos con unas entidades que escapaban al dominio de la ciencia, y con el problema de cómo relacionarlas con el mundo. Pero en la base de esa asunción tácita estaba en Dualismo que se quiere evitar: si algo es mental no puede ser físico, y si es físico no puede ser mental (Dualismo conceptual).

    Esta solución al problema mente - cuerpo le va a permitir a Searle resolver el problema que suponen para una concepción científica del mundo las que considera, siguiendo al sentido común, las cuatro características más propias de la mente:

    6.2-1 La conciencia

    A- Qué es:

    Searle es reacio a definir la conciencia y prefiere poner ejemplos ilustrativos: cuando me despierto, cuando sueño... La conciencia tiene grados, aunque un sistema es consciente o no. La existencia de la conciencia le va a resultar a Searle evidente y es, además, el hecho central de la existencia específicamente humana. Sin ella el universo carece de significación. También es la noción mental central.

    B- El problema y su solución:

    Ahora bien, al mismo tiempo es difícil ver cómo encaja en nuestra visión científica del mundo: ¿cómo un sistema físico puede tener conciencia? La conciencia es una macroproposición (Física) del sistema, que es el cerebro, que se puede explicar causalmente por los elementos del micronivel del propio sistema, esto es, por los procesos neurofisiológicos del cerebro. Es cierto que todavía no entendemos completamente el proceso, pero entendemos su carácter general. El único obstáculo para aceptar esto es el supuesto materialista, de raíces cartesianas, antes aludido, de que el carácter mental de la conciencia le impide ser una propiedad Física.

    C- Objeciones:

    No vamos a insistir en las discrepancias de otros autores respecto de la comparación que hace Searle de los estados mentales con la fotosíntesis o la digestión, puesto que ya han sido señaladas.

    6.2-2 La intencionalidad

    A- Qué es:

    El segundo rasgo que atribuimos a la mente es la intencionalidad, esto es, la propiedad de muchos de nuestros estados mentales consistente en `estar dirigido a' o `ser acerca de' objetos y estados en el mundo distintos de ellos mismos. La intencionalidad es una característica intrínseca de los estados mentales frente al lenguaje, los programas, etc. que sólo tienen intencionalidad extrínseca o derivada.

    En los estados intencionales (“deseo que mis alumnos aprueben”) hay que distinguir entre:

    · Contenido representativo; `que mis alumnos aprueben'.

    · Modo psicológico; creencia, deseo, esperanza...

    · Condiciones de satisfacción; que son las condiciones que se han de cumplir para que un estado intencional sea satisfactorio o tenga éxito. Estas condiciones de satisfacción son las que hacen que un estado intencional tenga dirección de ajuste.

    · Dirección de ajuste; que viene determinada por el modo psicológico y que hace referencia a la responsabilidad de que el contenido representacional represente algo del mundo o se ajuste a él. Esta puede ser de mente-a-mundo (creencias) o de mundo-a-mente (deseos).

    B- El problema y su solución:

    De nuevo el problema que se plantea con respecto a la intencionalidad ¿cómo pueden ser acerca de algo procesos en mi cerebro que después de todo, consisten finalmente en “átomos de vacío”?. Searle cree que, como en el caso de la conciencia, la manera de aclarar el misterio de la intencionalidad es describir con todo el detalle que podamos cómo los fenómenos son causados por procesos biológicos, al mismo tiempo que se realizan en sistemas biológicos.

    C- Objeciones:

    El problema fundamental de esta explicación es que la intencionalidad sigue siendo un misterio de acuerdo con el análisis de Searle (Bechtel): no explica cómo el cerebro produce intencionalidad.

    6.2-3 La subjetividad

    A- Qué es:

    Un tercer rasgo difícil de acomodar en nuestra concepción científica del mundo es la subjetividad de los estados mentales; que yo puedo sentir mis dolores y tú no puedes parece evidente, yo veo el mundo desde mi punto de vista y tú lo ves desde el tuyo, etc. Por otra parte, la concepción científica de la realidad nos lleva a pensar que ésta tiene que ser objetiva, es decir, igualmente accesible a todos los observadores competentes.

    B- El problema y su solución:

    ¿Cómo es posible que la subjetividad sea una parte real del mundo?

    En primer lugar, hay que tener en cuenta que el sentido de la subjetividad de la que estamos hablando es un sentido ontológico y no epistemológico y, por tanto, se refiere al modo de ser de los estados mentales, aunque es evidente que, debido a esa subjetividad ontológica, los estados mentales no son igualmente accesibles a todo observador (sentido epistemológico). Todo estado mental es siempre un estado de alguien, que tiene una relación privilegiada con él que no posee con los estados mentales de otras personas. La ontología de la subjetividad es una ontología de primera persona. Ha sido el pretender un planteamiento de tercera persona lo que ha llevado a no poder encajar la subjetividad en nuestra imagen científica del mundo. Dicho esto, la respuesta de Searle al problema de la subjetividad es que es un problema ficticio y su solución viene por sí sola simplemente con aceptar los hechos: `si ciencia es el nombre del conjunto de verdades objetivas y sistemáticas que podemos enunciar acerca del mundo y de la existencia'.

    C- Objeciones

    Todo lo dicho aparentemente disuelve el problema, pero en realidad platea una serie de cuestiones de difícil solución. ¿Cómo puede ser la subjetividad un hecho científico como cualquier otro si se nos acaba de decir que tiene una ontología de la primera persona frente al resto de los hechos físicos que tiene una ontología de la tercera persona, lo cual lleva aparejado un acceso privilegiado que no tenemos a los otros hechos físicos? ¿En qué consiste esa objetividad bajo la que se pueden agrupar tanto fenómenos físicos no mentales como fenómenos físicos mentales (subjetivos)? ¿Cuáles son los rasgos que hacen que consideremos algo como objetivo?.

    6.2-4 La causación intencional

    A- Qué es

    Un cuarto componente de nuestra concepción del sentido común sobre la mente es que los procesos mentales tienen un efecto causal sobre el mundo físico, o más concretamente, sobre nuestro cuerpo.

    B- El problema y su solución

    El problema que se plantea en este caso es ¿cómo algo mental puede tener influencia en algo físico como es nuestro cuerpo?. La respuesta es una vez más bastante simple para Searle: cuando se tienen estados mentales, se está realizando actividad cerebral, y la actividad cerebral causa movimientos corporales por medio de los procesos fisiológicos. Pero como los estados mentales son rasgos del cerebro, tienen dos niveles de descripción: un nivel superior en términos mentales y un nivel interior en términos fisiológicos. Los mismos poderes causales se pueden describir en cualquiera de los dos niveles.

    C- Objeciones

    La pretensión de Searle de seguir un modelo de causalidad semejante al de la Física no parece que sea aceptable, ya que en ésta tanto las micropropiedades como las macropropiedades son accesibles al método objetivo de la ciencia, mientras que el caso de la mente, al ser irreductiblemente subjetiva no.

    6.3- Pluralismo, emergentismo, superveniencia

    La teoría de la mente de Searle ha sido calificada por sus críticos de las más diversas formas: Dualismo de propiedades, emergentismo, teoría de la superveniencia, etc. Veamos lo que piensa Searle de estas clasificaciones.

    • Dualismo de propiedades: Sólo la acepta en el sentido de que en el mundo hay rasgos físicos que son mentales y otros rasgos físicos que son no mentales. No obstante prefiere la denominación de polismo o pluralismo de propiedades, ya que `Dualismo de propiedades' puede inducir a error, al implicar habitualmente que sólo existen dos tipos de propiedades, el físico y el mental.

    • Emergentismo: Acepta tal denominación si se entiende como tal la teoría que sostiene que las propiedades mentales son propiedades emergentes al modo en que lo son las características de alto nivel de los sistemas físicos, como por ejemplo la solidez. Por el contrario, si a los rasgos emergentes se les atribuyen poderes causales que no pueden ser explicados por las relaciones causales de los elementos del macronivel, no lo aceptaría.

    • Superveniencia: Dicha denominación es correcta si la entendemos de un modo causal, sosteniendo que no puede haber diferencias mentales sin las correspondientes diferencias Físicas, ya que los estados físicos son causalmente suficientes (aunque no necesarios) para los estados mentales correspondientes.

    6.4- Algunos problemas del Naturalismo biológico

    • El realismo ingenuo: Searle, con frecuencia, presenta como hechos evidentes e incuestionables lo que sólo son interpretaciones, por supuesto discutibles, o cuando menos, hechos aceptables sólo sobre el fondo de una determinada teoría que los constituye y les confiere su status como tales hechos. Este realismo ingenuo y esta independencia de los hechos con respecto a las teorías ya están superados en epistemología hace mucho tiempo.

    • Dualismo implícito: Searle pretende conciliar una concepción materialista de la mente -los estados mentales son rasgos físicos del cerebro- y, al mismo tiempo, seguir manteniendo como características de los estados mentales las que se les atribuía tradicionalmente dentro de una concepción dualista, y eso es difícilmente alcanzable, ya que esos rasgos del sentido común presuponían una radical distinción entre lo mental y lo físico (Dualismo).

    • Falta una explicación de la intencionalidad: Searle sostiene que sólo algunos sistemas biológicos tienen intencionalidad intrínseca, pero nunca nos dice qué rasgos de los sistemas biológicos les hacen ser intencionales. Ahora bien, si en su crítica a los modelos computacionales (IA) sostiene que son incorrectos para representar los procesos internos que ocurren en nuestros cerebros, que hacen posible los estados intencionales que atribuíamos a los sistemas humanos, parece lógico que se dé una explicación de lo que capacita a esos sistemas para mostrar intencionalidad. Searle no la da.

    Filosofía de la Psicología. 2º Curso - 1 -

    VERI

    F

    ICAN

    O

    FALSAN