Filogénesis humana

Bases biológicas del comportamiento humano. Concepto. Charles Darwin. Evolución. Genética. Mutaciones. Bipedestación. Neotenia. Lenguaje

  • Enviado por: Susana
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

2. Bases biológicas del comportamiento humano

2.1 Filogénesis y ontogénesis del ser humano

La filogénesis humana es el proceso evolutivo de formación de los seres humanos en un periodo de tiempo que va desde los primeros organismos al hombre, dotado de cerebro capaz de autogenerar y autorregular su propio pensamiento.

La ontogénesis es el proceso evolutivo de constitución del individuo, proceso que se inicia en el feto y concluye en la edad adulta.

FILOGÉNESIS

  • Historia de la Filogénesis

Los griegos Heráclito y Demócrito fueron los primeros que intentaron ofrecer una visión de la naturaleza sin recurrir a los poderes sobrenaturales. Por otro lado, Platón y Arsitóteles defendían la idea de inmutabilidad de las especies.

Fue en el siglo XX, cuando Lamark (1809) publicó su obra Filosofía Zoológica, en la que ofrece la primera explicación sobre cómo se ha producido la evolución.

Sin embargo, los mecanismos evolutivos que expone, basados en el uso y desuso del órgano (la función crea al órgano) y en la herencia de los caracteres adquiridos, no se corresponde con la realidad y han sido rebatidos radicalmente por los descubrimientos del siglo XX.

La teoría de la selección de Darwin

Según Darwin (1809-1882) los organismos que viven en la actualidad se habrían originado por los cambios producidos en al descendencia a partir de algunas especies ancestrales comunes. En esto coincide con Lamark, pero el gran interés e importancia de su teoría se basan en la explicación de los mecanismos por los que se han producido y se siguen produciendo en la actualidad estos cambios evolutivos.

Para Darwin, la lucha por la existencia provoca que los individuos más débiles o menos aptos sean eliminados, manteniéndose los mejores dotados, que son los que dejarán descendencia. De esta manera, se produce la selección natural o supervivencia del más apto, que dará lugar a la evolución de las especies, seleccionándose en ellas las características que mejor resuelvan sus diferentes necesidades.

Esta teoría está asumida y es conocida por todos (incluso aceptada oficialmente por la Iglesia católica), pero en la época de su promulgación causó un auténtico revuelo, ya que implica el reconocimiento de que el hombre desciende de los animales a partir de antecesores comunes con los monos actuales.

Teorías actuales

Con los recientes descubrimientos de la Genética se ha avanzado en el conocimiento y explicación de los procesos evolutivos, realizándose una revisión crítica de las ideas de Darwin. De aquí han surgido nuevas teorías neodarwinistas, que mantienen las ideas fundamentales sobre la selección natural e incluyen descubrimientos recientes, como las mutaciones.

Los genes son muy estables y se transmiten de unas generaciones a otras con gran fidelidad, pero en algunos casos se producen errores al realizarse las copias. Estos cambios en los genes se denominan mutaciones y pueden originarse espontáneamente (errores fortuitos) o bien ser inducidas por algunos factores del ambiente (radiaciones, sustancias químicas, calor, etc.). Las mutaciones serían, por tanto, la base del proceso evolutivo, algo así como la materia prima de la evolución.

La teoría general de la evolución es la única que explica la existencia y las características de la vida en nuestro planeta, pero, además, puede utilizarse como principio explicativo para entender muchas de las pautas de conducta humana en la actualidad, así como los cambios culturales y la evolución del comportamiento humano.

  • Leyes de la evolución

Algunas leyes de la evolución biológica relevantes en la comprensión de la conducta humana son:

  • Ley de Dollo: el proceso evolutivo tiene un carácter histórico y temporal, no tiene vuelta atrás; la evolución de las especies es irreversible, cualquier característica que se pierde no se vuelve a desarrollar.

  • Ley de la ortogénesis: la dirección progresiva del proceso filogenético señala que, en el transcurso del tiempo, la vida asciende a superiores niveles de sustantividad o autonomía funcional frente al medio.

  • Cerebración creciente: la evolución de las especies se debe al progresivo perfeccionamiento del sistema nervioso.

  • Niveles de subjetivación: la cerebración creciente supone:

    • Un aumento de la calidad de la conducta

    • Una mayor subjetivación

    • Una superior autonomía funcional

    • Un mayor control del medio, cuyas consecuencias son la aparición de la conciencia, el lenguaje y la cultura.

  • Pruebas de la evolución

La observación de la Naturaleza permite descubrir una serie de hechos que podemos explicar sólo si se admite la evolución de los seres vivos. Estos datos son las pruebas que avalan el hecho evolutivo.

  • Pruebas taxonómicas: la Taxonomía es la ciencia que clasifica a los seres vivos, agrupándolos en clases, órdenes, géneros, especies, etc. Cada categoría taxonómica engloba grupos afines que probablemente tienen idéntico origen evolutivo.

  • Pruebas paleontológicas: la Paleontología estudia los restos fósiles de animales y vegetales que vivieron en otras épocas, cómo se desarrollaron y qué relaciones mantenían con el medio. En algunos fósiles se observan caracteres morfológicos que van cambiando.

  • Pruebas bioquímicas: resaltan que todos los seres vivos tienen en común el código genético y las mismas familias de compuestos orgánicos. También permite comparar la secuencia de aminoácidos de una proteína en diferentes seres vivos.

  • Pruebas embriológicas: durante el desarrollo embrionario de algunos organismos se observa una uniformidad que no se manifiesta en la edad adulta. Las características semejantes de los embriones indican la existencia de un ancestro común, del que se originaron mediante procesos evolutivos diferentes.

  • Pruebas anatómicas: estudio comparado de las formas y estructuras de órganos de diversas especies.

  • Pruebas inmunológica: se obtienen analizando la intensidad de la reacción antígeno-anticuerpo en diferentes animales tratados con el mismo anticuerpo.

  • Filogénesis humana

El ser humano está incluido en la clasificación zoológica dentro del orden de los primates, esto quiere decir que está emparentado filogenéticamente con este grupo de mamíferos.

El hombre, aunque forma una familia aparte (Hominidae) es bastante afín al chimpancé y al gorila.

Los dos factores que más afectaron a la evolución humana fueron:

  • la bipedestación: utilizando los pies para el desplazamiento, las manos quedaban libres y podían emplearlas para manipular herramientas, desarrollando en ellas gran habilidad y sensibilidad.

  • el aumento del volumen del cerebro, en especial el desarrollo de la corteza cerebral, confirieron al hombre la característica inteligencia, que lo destaca y diferencia del resto de los primates y mamíferos superiores.

El desarrollo de la socialización y del lenguaje, unido a la inmadurez de los individuos al nacer, favorecieron y fomentaron el adiestramiento y la transmisión cultural de padres a hijos.

  • Características anatómicas de la especie humana

  • Características comportamentales de la especie humana

'Filognesis humana'

6