Filippo Brunelleschi

Arte renacentista del siglo XV. Arquitectura italiana. San Lorenzo. Catedral de Florencia. Santa María dei Fiori. Cúpulas. Perspectiva. Biografía

  • Enviado por: Lluc Pallejá
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

Análisis de la obra.

La iglesia de San Lorenzo fue construida por Brunelleschi hacia el 1423, dónde desarrolla simétricamente el tema del pórtico de los Inocentes: en las dos naves laterales se superponen una superficie plana sobre una sucesión de arcos, ya que la nave mayor es mucho más luminosa que éstas.

La planta del edificio está construida en forma de cruz latina dando una gran profundidad longitudinal. Existe una relación entre el arco de la nave central y el arco de la capilla lateral, que es de 5 a 3: , así que esto demuestra que los dos arcos tienen en común el punto de fuga.

Las capillas laterales no tienen una fuente de luz propia; las ventas redondas de las naves menores dan media luz y las ventanas de la nave central dan una luminosidad alta y uniforme.

Un dato curioso es que las tres paredes de las capillas laterales están encuadradas por molduras que forman un bisel perspectivo, y partiendo que la relación es de 5 a 3 y que la pared del fondo coincide con la línea de horizonte , se puede calcular la profundidad de las capillas y comprobar que el espacio está condensado y comprimido. Por lo tanto ya Brunelleschi se caracterizaba por el rigor lo estrictamente científico, calculado, porque ocurría esa cuestión?.

Brunelleschi se preocupa más de la construcción del espacio, que de la visión óptica, ya que toda su investigación se basa en los elementos constructivos y no en la figuración del espacio.

Por lo tanto es fácil observar cómo el espacio comprimido de las capillas a medida que se acerca al ojo del espectador se va aplanando.

Filippo Brunelleschi
Filippo Brunelleschi
Referente a los arcos , una doble cornisa separa las arcuaciones del arco ciego superior , y con sus ventanas redondas cuya luz apenas roza la bóveda. Detalle de un capitel de San Lorenzo Vista exterior de San Lorenzo

Después en el plano de la nave mayor las conexiones estructurales se hacen más lentas: encontramos un fragmento de la cornisa entre el capitel y la imposta del arco, como una almohadilla, para hacer una pausa allí dónde contrastan el peso y la resistencia.

Filippo Brunelleschi
Filippo Brunelleschi
Por otra parte la forma de “T” de las naves con el crucero desarrolla claramente la articulación de los espacios que forman los ejes perpendiculares y los cruzados. Las capillas del fondo cierran las hileras que forman las naves , pero entorno a ellas los espacios se distribuyen según direcciones

Sección con una retícula dimensional Planta con módulos proporcionales

entrecruzadas, recordando aún el espacio radial de la arquitectura gótica.( el mismo que había utilizado obligatoriamente para hacer geométrica la cúpula de Santa María del Fiore.

Otra característica es que entre el cruce de los ejes perpendiculares y la forma que cuadrada de la base, la estructura del conjunto se resuelve con una cúpula hemisférica, sin tambor, sin nervaduras, pero con una alta linterna cilíndrica que lleva al punto de fuga al infinito, y que es fuente de una luz intensa que se distribuye uniformemente en los espacios de las capillas.

Filippo Brunelleschi

Detalle de la linterna

En el año 1428 bajo la dirección de Brunelleschi se terminó la sacristía de San Lorenzo, de planta cuadrada cuyos lados se abre una capilla, también cuadrada.

La cubierta es una cúpula esférica, con un casquete rebajado, con nervaduras, unidas a las paredes por cuatro pechinas. Aquí se demuestra la pluridimensionalidad del espacio, ya que intenta dar la profundidad mediante la relación comentada anteriormente entre altura y anchura definida por un gran friso y las paredes angulares. Así que vemos que encima del friso, se abren tres ventanas en arco con un bisel perspectivo.

De este modo el perfil del gran arco final adquiere el valor de la línea de horizonte, y de lo infinito.

Filippo Brunelleschi

Vista panorámica del interior hacia el altar mayor.

Otro proyecto de Brunelleschi que cabe mencionar (y que puede ser comparada con San Lorenzo), es el de la iglesia de Santo Spirito. En que en el 1432 se redactó el proyecto , y en 1444 se empezó a construir, un dato importante es que Brunelleschi murió dos años después de que se empezara a construir, por lo tanto se aportaron algunas variantes.

En lo que resepecta a la iconografia, Santo Spirito se diferencia de San Lorenzo, por la columnata, que se desarrolla por todos los lados a lo largo del crucero y del ábside, y además por el diseño de las capillas laterales, reducidas a nichos.

Otra característica es que la relación entre la altura del arco de la nave central y la del arco frontal de la capilla lateral, que en San Lorenzo era de 5 a 3, en Santo Spirito es de 1 a 1, por lo tanto los espacios laterales ya no están pensados o graduados por la perspectiva, si no que están directamente interrelacionados en los arcos de la nave mayor.

En lugar de la aplanada pilastra que había en San Lorenzo, aquí tenemos media columna que enlaza directamente con los marcos frontales de las capillas.

Si en San Lorenzo Brunelleschi, se preocupaba o intentaba coordinar proporcionalmente los espacios, ya que había dado a las naves menores y a la mayor distintas fuentes luminosas, en Santo Spirito las naves menores no teinen un foco luminoso propio. La columna tiene la misma función también en la distribución de la luz , la redondez de su fuste establece el paso de la luz de la nave mayor a la penumbra de las naves menores. Y es aquí dónde se encuentra el gran contraste colorista entre la pared y la piedra gris.

En el crucero, la columna regula la distribución de los espacios, establece un vínculo entre las capillas y la cúpula que sec coloca en el centro del espacio como la figura espacial por excelencia.

Biografia

Filippo Brunelleschi
Filippo Brunelleschi

Filippo Brunelleschi nace en Florencia en 1377, su padre era notario, pero él no quiere seguir la profesión de su padre, y estudia para ser orfebre. Uno de sus primeros trabajos como orfebre y además escultor son las figuritas de plata del altar de Santo Jacopo, también el crucifijo de madera de Santa María Novella, la pieza con el sacrifico de Isaac en el museo dell'Opera del Duomo de Florencia.

Con relación a estas obras, cada una de ellas está relacionada con una discusión , con una polémica, con un intento de demostración.

El crucifijo según Vasari, fue relaizado por disputa o apuesta, con el fin de castigar el gran realismo del Cristo de Donatello. El Sacrifico de Isaac, fue compuesto con ocasión del concurso para las puertas del Baptisterio, convocado en 1402, en el que Filippo es galardonado, juntamente con Lorenzo Ghiberti, pero él no aceptó la división del encargo, y aquí se demuestra que que él era consciente de la novedad que representaban sus formas y de su incompatibilidad con la tradicición, asi que no se trataba de una cuestión de estilo sino de visión.

Brunelleschi, fue amigo de Paollo del Pozzo Toscanelli, quien le enseñó geometria, y también que desde los últimos años del Trecento Filippo estaba meditando sobre la relación entre forma artística y visión de lo real, como se demuestra en las tablas en las que representó al Baptisterio realizadas según las reglas de la perspectiva las cuales él aparece como el gran inventor.

También sabemos que sus primeros trabajos de arquitectura tenien un aire profundamente técnico. Trabajó en la villa de Petraia, en el taller de los Ufficiali del Monte, en el Palacio de los Priori.

Desde 1409 está documentada la participación de Filippo, en los trabajos de Santa María del Fiore, con la cúpula, en los que se emplea a fondo. En 1418 se convoca el concurso para el modelo a escala reducida y Filippo termina el suy, pero el premio no es asignado.

La construcción de la cúpula presentaba sobretodo problemas técnicos , y por esa razón los viajes realizados a Roma, consisten en recopilar elementos técnicos para resolver el problema de cubrir una cúpula sin necesidad de un armazón.

En 1420 Ghiberti, Brunelleschi y Battista d'Antonio, son elegidos provisores de la construcción de la cúpula. Y se repite la situación anterior en el concurso de las puertas, (prescindiendo de Battista d'Antonio), es decir vuelven a estar frente a frente Ghiberti y Brunelleschi. Ghiberti es mucho más tradicionalista, pero su actitud moderadamente progresista es precisamente la que no puede conciliarse con la intransingencia revolucionaria de Brunelleschi.

El hecho es que en 1402 con las puertas del Baptisterio, la batalla debía desarollarse en el terreno del estilo, ahora se debía desarrollar en el terreno de la técnica, Y Brunelleschi, es el portador de una nueva técnica.

Una vez comenzada la construcción, cada vez crecían las dificultades y los riesgos. Filippo, entre otras cosas le gustaba la burla un dia decide fingir que está enfermo, y deja al otro solo, dirigiendo la obra en el momento más crítico , y cuando decide a volver, reclama la división de las tareas y responsabilidades. Ghiberti, que tiene prioridad para la elección opta por la construcción de la cadena y deja a Filippo, con lo más modesto, que són los andamios y la albañileria. Pero al final la cadena no resiste y cae, perdiendo gran cantidad de dinero, por ello los Gremios le confían a Filippo la responsabilidad de la construcción.

A parte del trabajo de la cúpula, Filippo, lleva a cabo otras construcciones: en 1420 diseña El pórtico de los Inocentes, hacia el 23 construye la iglesia de San Lorenzo, en el 1428 se termina la cúpula y se inician los estudios para la reconstrucción de la iglesia de Santo Spirito. En 1432 se coloca la linetrna encima de la cúpula, en 1444 se completa el interior de la Capilla Pazzi, se inicia la construcción de Santo Spirito, y al final en 1446 poco después de iniciar la construcción de la linterna muere y recibe sepultura en Santa María de Fiore.

La teoría de la perspectiva

En los primeros años en que Filippo Brunelleschi practicaba la orfebreria, emepzó a ocuparse de algunos problemas de la visión, bueno más bien de la técnica de la visión, que nada tenía que ver con lo que era la práctica del arte. Pintó dos pequeñas tablas en que tenían un carácter experimental.

De la primera tabla se conoce que el espectador tenía que mirarla reflejada en un espejo, enfrentado a la superfície pintada, a través de un orificio; en lugar del cielo habia una superfície de plata que reflejaba el verdadero cielo. La segunda tabla se recortaba siguiendo los tejados de los edificios reprsentados, y se observaba poniéndola de manera que el cielo real completase la pintura.

Así que poco hace falta para conceder a Brunelleschi la paternidad de algunos principios de la visión sobre los cuales Alberti planteó su teoría de la perspectiva. Por medio del orificio colocado en el centro de la tabla se obligaba al espectador a mirar a la pintura, reflejado en el espejo, desde el mismo punto de vista en que lo habia pintado el pintor. La recta que une el ojo del pintor con el centro de la cosa representada es lo que Alberti llama el rayo central, que es el eje de la pirámide visual con el que el vértice coincide con el punto de fuga.

Otro hecho importante es que Brunelleschi, no pinta el cielo. En la tabla del Baptisterio lo refleja en una superfície especular y en la segunda recorta la madera para que el cielo pueda constituir el fondo de la pintura. Entonces él se limita a las cosas que no ocupan “lugar”, y como que el cielo no ocupa un lugar, no puede ser representado ni proporcionalmente, por tanto el artista no lo pinta.

Pero aún así la renuncia de pintar el cielo viene dada por un interés de arquitecto no como pintor. Brunelleschi renuncia a pintar el cielo porque él es arquitecto y pinta edificios y los edificios se destacan sobre el cielo real y no contra un telón de fondo.

Por tanto Filippo se preocupaba no tanto de fijar una ley general de la visión sino que fijar una ley específica de la visión de los edificios, una visión la cual destacase las cualidades constructivas y verdaderas de la arquitectura.