Fiestas y bailes religiosos

Religiosidad. Celebraciones. Niño Jesús. Sotaquí. Virgen de Andacollo. Baile chino. Danzantes. Tradición. Danza

  • Enviado por: Carola
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 9 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

INTRODUCCION

Este trabajo está basado en las fiestas y bailes religiosos de la cuarta región los que han estado presentes en muchas generaciones de esta tierra las que han seguido las costumbres y tradiciones de sus antepasados fielmente hasta nuestros días.-

Fiestas y bailes que expresan la fe y devoción de todo un pueblo, hacia sus santos además del cariño, la devoción y el agradecimiento hacia ellos.-

En este trabajo de investigación se explica, en el caso de las fiestas, como se le rinde honores a la virgen, y, en el caso de los bailes, sus creencias, su significado, su origen, vestimenta, música, en que lugares estos se realizan etc.-

FIESTA DEL NIÑO DIOS. (ENERO 6)



Se celebra en el pueblo de Sotaquí, ubicado 8 kms al SE de Ovalle.

Es ésta una festividad religioso-folklorica que reúne a creyentes de todo el país y de Argentina, en que toman parte activa las hermandades de danzantes ataviados con vistosos trajes de vivos colores y profusamente adornados.

Son éstos los principales protagonistas de la fiesta, ya que entrando a la Iglesia, bailan en homenaje al Niño Dios, para luego salir a la calle abriéndole paso al anda en que es portada la imagen del infante.

Mientras tanto, los miles de peregrinos que han llegado a Sotaqui, ubicados en cerros y planicies vecinos, ejecutan música apropiada.

La leyenda dice qué una señora vio a un niño que jugaba en los alrededores y al acercarse comprobó que era la imagen del Niño Dios. La llevó a su casa, lugar en que se encuentra en la actualidad, y donde no sólo fue venerada por ella, sino que por todo el pueblo.







LA VIRGEN DE ANDACOLLO. (DICIEMBRE 24)



Esta festividad, que rinde homenaje a la Virgen del Rosario, y que se efectúa en la localidad de Andacollo pueblo minero situado a 1.040 mts.-

Es la que reúne a la mayor cantidad de personas provenientes de todos los rincones del país y de algunas regiones de países limítrofes. Se ha calculado que la asistencia a esta festividad sobrepasa de las 100 mil personas.



Los actos tienen tres días de duración y se inician la noche del 24 de diciembre para culminar el día 26. La afluencia de fieles al santuario comienza una semana antes, iniciándose, en esa oportunidad, una novena a la
Virgen. Los peregrinos utilizan toda clase de medios de locomoción para llegar hasta allí. Para la ocasión, el pueblo se viste de gala y en sus alrededores se levantan carpas y se establece un comercio ambulante que ofrece toda suerte de artículos y comidas. El principal negocio lo constituye la venta de imágenes, estampas y estatuillas de la Virgen de Andacollo, objetos que son muy apreciados por los fieles y el público en general.



Como en otras festividades religiosas del norte, la principal actuación le corresponde a las hermandades de danzantes con sus famosos atavíos. El acto culminante de la celebración es la procesión encabezada por los mineros, en la que toman parte activa los danzantes. Cuando la Virgen se saca de la Iglesia, los fieles que la aguardan concentran su vista en ella y, simultáneamente, se inicia una frenética danza. El solo espectáculo de fe del acto, como también su contenido folklórico, hacen de esta festividad una de aquellas que debieran ser conocidas por todos los chilenos.

LOS BAILES RELIGIOSOS

Nacieron en Andacollo. Y cuando los mineros tuvieron que salir del pueblo por la escazes de mineral, llevaron con ellos su fé y sus tradiciónes. Así sucedió con el baile chino por primera vez le bailó a la Virgen de La Tirana allá en el interior de la Tierra Ariqueña: fueron mineros andacollinos quines formaron el primer Baile Chino de La Tirana.

Podemos decir que los bailes religiosos nacieron a los pies de la Virgen del Rosario de Andacollo allá por los años 1585 a 1590. La fecha no es segura, pero muchos escritores coinciden en que se remontan a los años mismos del encuentro de la imagen de la Virgen.

El tipo de baile religioso proviene de las danzas culturales de los incas que se adueñaron del norte del actual Chile hacia el siglo XV. La costumbre continuó con los cristianos y en Andacollo fue tomado su propia identidad. El baile chino más antiguo, y por mucho tiempo el único que rendía honores a la virgen, fue el que por 1585 acudía a la primitiva capilla del Cura Gaytán. Con el paso del tiempo otros grupos de bailes organizados sobre la base de las familias se fueron creando entre los devotos  y peregrinos. Ya por 1752 aparece un nuevo tipo de baile, con sus propios trajes, instrumentos y ritmos diversos al de los chinos: eran los bailes turbantes, originarios de La Serena y, al decir de muchos, alentados por el Obispado para salir del paso de ciertos excesos en los bailes primitivos. Hacia 1798 aparece un tercer tipo de baile diferente a los anteriores: los Danzantes, provenientes de la estancia de Cutún, propiedad de la Marquesa de Piedra Blanca de Huana.

TRADICIÓN

Así, son tres los tipos de ritmos que se han visto multiplicados por centenares de organizaciónes con diversos nombres y números de acuerdo al año de su nacimiento o lugar de procedencia.

Los integrantes del Baile Chino usaban antes una vestimenta que comprendía un ancho calzoncillo corto, de bayeta, ojotas y faja, gorro y el clásico " Culero " de cuero de los mineros. No usaban chaqueta, sino una camisa blanca a la que le fueron agregando alamares, espejitos y lentejuelas. Después se pusieron medias y calcetas de color y le añadieron al gorro unos pompones de lana colgantes. Sus instrumentos son toscos y simples:unas flautas de caña revestidas de tablitas de madera que forran con tiras de género para conseguir un sonido más ronco, además de dar más consistencia a la flauta. Se acompañan de pequeños tambores que golpean al mismo compás que el sonido tristón de las flautas. El ritmo del baile es lento, acompasado, con inclinaciones profundas que se alteran con saltos y cabriolas luciendo la resistencia del equilibrista. Es una música monótona, meláncólica y llena de sentimiento humano. El golpear de los tamboriles a veces es por encima de la cabeza, y otras por debajo de las piernas y se transforma en una ronca plegaría a la " China ".

Los Turbantes, en cambio, tienen una vestimenta más lujosa:generalmente usan los colores blancos y claros, sobre la cabeza llevan un gorro a modo de bonete punteagudo; en la punta del cono el sombrero  tiene una rosa de la que cuelgan cintas y hebras anchas y de todos los colores, que caen sobre las espaldas del danzante. Para la música se acompañan de guitarras y acordeonos, triángulos, tambores y pitos de sonido muy agudo. El ritmo de su baile es ágil y rápido, y sigue en esquema de movimientos dirigidos por alféreces que llevan una espada con la que indican los diversos movimientos del grupo.

Los Danzantes, que aparecieron en Andacollo por 1798, no son tan lujosos en un vestido como los Chinos. De todos modos llevan un ropaje colorido, con una banda terciada con lentejuelas brillantes, y se ponen un sombrero a modo de morrión forrado en esmalte de color y adornado con espejuelos y abalorios. Tienen un ritmo  de baile vivo y alegre, con zapateo y saltos mas o menos pronunciados.

D A N Z A

Desde 1958 se ha ido añadiendo en forma creciente un sin número de bailes de instrumental grueso, con vestimentas muy variadas y lujosas: marineros, mapuches , gitanos, apaches, pieles rojas, etc.

Estos son nuestros bailes. Todos ellos demuestran su cariño a la Chinita de Andacollo, a la reina de la Montaña. Son una manifestación de fé y de cariño, un rasgo cultural del pueblo nortino que no puede perderse, porque es signo de vitalidad: la creencia religiosa que no se queda escondida en el fondo del corazón, sino que se manifiesta en la celebración comunitaria. Por que " el que canta, ora dos veces; y el que, además, baila motivado por su fé, ora tres veces ".

CONCLUSION

Este trabajo me ha servido para comprender las motivaciones que mueven a tantos hombres, mujeres, y niños que danzan a la Virgen.-

Así como los integrantes de los bailes religiosos desafían los rigores del clima, las dificultades, y el cansancio en su fan de expresar su fe y devoción así también nosotros podemos demostrar responsabilidad y deseos de aprender un poco más sobre nuestras tradiciones religiosas.-

Me sirvió para informarme sobre los otras pequeñas fiestas religiosas que se realizan en mi región que no conocía.-

B I B L I O G R A F Í A

  • Enciclopedia Encarta 2002